Vene­zue­la. Car­ta del pre­si­den­te Madu­ro al pue­blo de EE.UU: «que­re­mos paz, hay que poner­le freno a la locu­ra de Trump»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 abril 2020

El can­ci­ller de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Jor­ge Arrea­za, leyó este domin­go una car­ta envia­da por el Jefe de Esta­do, Nico­lás Madu­ro al pue­blo de Esta­dos Uni­dos,
don­de ins­ta a poner­le freno a lo que cali­fi­ca como un inten­to del
pre­si­den­te Donald Trump por ins­tru­men­ta­li­zar las ins­ti­tu­cio­nes de ese
país para alcan­zar sus obje­ti­vos elec­to­ra­les, basán­do­se en infa­mias bajo
pre­tex­to de la lucha con­tra las dro­gas a tra­vés del cual ha orde­na­do el
des­plie­gue mili­tar más gran­de hacia nues­tra región en 30 años, en medio
del com­ba­te con­tra la pan­de­mia del Covid-19 que azo­ta a la huma­ni­dad.

En la misi­va diri­gi­da al pue­blo recha­zó las ame­na­zas de la admi­nis­tra­ción Trump en con­tra de Vene­zue­la que bus­ca­lle­var a la región a un con­flic­to béli­co cos­to­so, san­grien­to y de dura­ción inde­fi­ni­da.

“Noso­tros en Vene­zue­la no
que­re­mos un con­flic­to arma­do en nues­tra región. Que­re­mos rela­cio­nes
fra­ter­na­les, de coope­ra­ción, de inter­cam­bio y de res­pe­to“, ase­ve­ró el
Man­da­ta­rio vene­zo­lano, al tiem­po que sen­ten­ció que el país no
pue­de acep­tar ame­na­zas béli­cas, ni blo­queos, ni tam­po­co la inten­ción de
ins­ta­lar un tute­la­je inter­na­cio­nal que vio­la la sobe­ra­nía y des­co­no­ce
los avan­ces del últi­mo año en el diá­lo­go polí­ti­co entre el gobierno y
gran par­te de la opo­si­ción vene­zo­la­na.

Tras soli­da­ri­zar­se con el pue­blo esta­dou­ni­den­se que sufre los emba­tes por la pan­de­mia del Covid-19,
lla­mó a la pobla­ción de ese país a res­pon­sa­bi­li­zar a sus gober­nan­tes y
obli­ga­ro a enfo­car su aten­ción y sus recur­sos en la nece­sa­ria y urgen­te
lucha con­tra la pan­de­mia.

En tal sen­ti­do, soli­ci­tó el cese de las ame­na­zas
mili­ta­res, el fin de las san­cio­nes ile­ga­les y el blo­queo que res­trin­ge
el acce­so a insu­mos huma­ni­ta­rios, tan nece­sa­rios hoy en el país para el
com­ba­te con­tra este virus.

“Les pido, con el cora­zón en la mano, que no
per­mi­tan que su país se vea arras­tra­do, una vez más, a otro con­flic­to
inter­mi­na­ble, otro Viet­nam u otro Irak, pero esta vez más cer­ca de casa”, resal­ta la misi­va.

A con­ti­nua­ción el tex­to de la misi­va ínte­gro:

Cara­cas, 3 de abril de 2020

Al Pue­blo de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca:

Des­de hace sema­nas, el mun­do está para­li­za­do,
inten­tan­do con­tro­lar una pan­de­mia que sin duda es el desa­fío más gran­de
que hemos enfren­ta­do jun­tos como socie­dad y comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Al
igual que para el pue­blo de Esta­dos Uni­dos, con­fron­tar­la es nues­tra
prio­ri­dad.

Afor­tu­na­da­men­te, en Vene­zue­la hemos con­ta­do con
algu­nas ven­ta­jas. Toma­mos medi­das muy tem­pra­nas de ais­la­mien­to y el
des­pis­ta­je amplia­do, apo­yán­do­nos en nues­tro sis­te­ma públi­co y gra­tui­to
de salud, que cuen­ta con médi­cos de fami­lia alre­de­dor de todo el país.
Con­ta­mos tam­bién con la inva­lo­ra­ble orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria para ayu­dar
a ele­var la con­cien­cia social y brin­dar apo­yo a los más vul­ne­ra­bles.
Igual­men­te, la soli­da­ri­dad de Cuba, Chi­na, Rusia y el apo­yo de la
Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, nos ha per­mi­ti­do obte­ner insu­mos
médi­cos nece­sa­rios, a pesar de las san­cio­nes ile­ga­les de Donald Trump.

Al expre­sar­les mi soli­da­ri­dad ante este impor­tan­te
desa­fío his­tó­ri­co y nues­tra cons­ter­na­ción y dolor por las con­se­cuen­cias
de la pan­de­mia en EEUU, me veo obli­ga­do a tam­bién aler­tar­les que,
mien­tras el mun­do se enfo­ca en aten­der la emer­gen­cia del COVID-19, el
gobierno de Trump, ins­tru­men­ta­li­zan­do una vez más las ins­ti­tu­cio­nes para
alcan­zar sus obje­ti­vos elec­to­ra­les y basán­do­se en infa­mias bajo
pre­tex­to de la lucha con­tra las dro­gas, ha orde­na­do el des­plie­gue
mili­tar más gran­de de Esta­dos Uni­dos hacia nues­tra región en 30 años,
con el fin de ame­na­zar a Vene­zue­la y de lle­var a nues­tra región a un
con­flic­to béli­co cos­to­so, san­grien­to y de dura­ción inde­fi­ni­da.

Como ante­ce­den­te a esta manio­bra falaz, el pasa­do
26 de mar­zo, William Barr, un Fis­cal Gene­ral de cues­tio­na­ble
inde­pen­den­cia (quien reco­men­dó la inva­sión de 1989 a Pana­má con­tra
Norie­ga y ayu­dó a encu­brir las irre­gu­la­ri­da­des del escán­da­lo
Irán-Con­tra), pre­sen­tó, sin mos­trar prue­ba algu­na, acu­sa­cio­nes de
nar­co­trá­fi­co hacia los Esta­dos Uni­dos con­tra mí y con­tra altos
fun­cio­na­rios del Esta­do vene­zo­lano, a pesar de que la infor­ma­ción del
pro­pio Depar­ta­men­to de Defen­sa demues­tra que Vene­zue­la no es un país de
trán­si­to pri­ma­rio de dro­gas hacia los Esta­dos Uni­dos, como sí lo son
paí­ses alia­dos de Washing­ton como Colom­bia u Hon­du­ras.

Es cla­ro, que la admi­nis­tra­ción Trump cons­tru­ye
una cor­ti­na de humo para ocul­tar el impro­vi­sa­do y errá­ti­co mane­jo de la
pan­de­mia en Esta­dos Uni­dos. Des­de un prin­ci­pio Donald Trump 
le res­tó impor­tan­cia y la negó, tal como ha hecho con el cam­bio
cli­má­ti­co. Hoy la cri­sis se agra­va sim­ple­men­te por­que, pese a con­tar con
recur­sos, no está dis­pues­to a trans­for­mar el sis­te­ma de salud en uno
que prio­ri­ce el cui­da­do pleno de la pobla­ción y no el lucro de ganan­cias
de la medi­ci­na pri­va­da, las com­pa­ñías de segu­ros y las far­ma­céu­ti­cas.

Noso­tros en Vene­zue­la no que­re­mos un con­flic­to
arma­do en nues­tra región. Que­re­mos rela­cio­nes fra­ter­na­les, de
coope­ra­ción, de inter­cam­bio y de res­pe­to.

No pode­mos acep­tar ame­na­zas béli­cas, ni blo­queos,
ni tam­po­co la inten­ción de ins­ta­lar un tute­la­je inter­na­cio­nal que vio­la
nues­tra sobe­ra­nía y des­co­no­ce los avan­ces del últi­mo año en el diá­lo­go
polí­ti­co sin­ce­ro entre el gobierno y gran par­te de la opo­si­ción
vene­zo­la­na, que desea solu­cio­nes polí­ti­cas, y no gue­rras por petró­leo.

Por todo lo ante­rior, hago un lla­ma­do al pue­blo de los Esta­dos Uni­dos
para que pon­ga freno a esta locu­ra, para que res­pon­sa­bi­li­ce a sus
gober­nan­tes y los obli­gue a enfo­car su aten­ción y sus recur­sos en la
aten­ción urgen­te de la pan­de­mia. Pido, jun­to al cese de las ame­na­zas
mili­ta­res, el fin de las san­cio­nes ile­ga­les y el blo­queo que res­trin­ge
el acce­so a insu­mos huma­ni­ta­rios, tan nece­sa­rios hoy en el país. Les
pido, con el cora­zón en la mano, que no per­mi­tan que su país se vea
arras­tra­do, una vez más, a otro con­flic­to inter­mi­na­ble, otro Viet­nam u
otro Irak, pero esta vez más cer­ca de casa.

No somos tan dife­ren­tes, como nos quie­ren hacer
creer con infa­mias. Somos pue­blos bus­can­do una socie­dad más jus­ta,
libre y com­pa­si­va. No deje­mos que los intere­ses par­ti­cu­la­res de mino­rías
cega­das por ambi­ción nos sepa­ren. Noso­tros, como dijo una vez nues­tro
líder Hugo Chá­vez, com­par­ti­mos el mis­mo sue­ño. El sue­ño de Mar­tin Luther King es tam­bién el sue­ño de Vene­zue­la y de su gobierno revo­lu­cio­na­rio. Los invi­to a luchar jun­tos por hacer reali­dad ese sue­ño.

No a la gue­rra de Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la

No más san­cio­nes cri­mi­na­les

Que­re­mos Paz

Nico­lás Madu­ro Moros

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *