Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Pla­ni­fi­ca­ción y tran­si­ción eco­ló­gi­ca y social

Michael Löwy /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​4 de abril de 2020

Eco­so­cia­lis­mo y auto­ges­tión

La nece­si­dad de la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca en cual­quier pro­ce­so serio y radi­cal de tran­si­ción socio-eco­ló­gi­ca cada vez está más asu­mi­da, en con­tras­te con las posi­cio­nes tra­di­cio­na­les de los par­ti­dos ver­des, par­ti­da­rios de una varian­te eco­ló­gi­ca de la eco­no­mía de mer­ca­do, es decir, de un capi­ta­lis­mo ver­de.

En su últi­mo libro, Nao­mi Klein seña­la que cual­quier res­pues­ta seria a la cri­sis cli­má­ti­ca debe­ría «recu­pe­rar el domi­nio de un arte denos­ta­do duran­te los dece­nios de férreo libe­ra­lis­mo: el arte de la pla­ni­fi­ca­ción». Des­de su pun­to de vis­ta, esto supo­ne una pla­ni­fi­ca­ción indus­trial, un plan para el uso de los sue­los, la pla­ni­fi­ca­ción agrí­co­la, un plan de empleo para las y los tra­ba­ja­do­res cuyas tareas hubie­ran deve­ni­do obso­le­tas con la tran­si­ción [eco­ló­gi­ca], etc. «Por tan­to, se tra­ta de vol­ver a apren­der a pla­ni­fi­car nues­tras eco­no­mías en fun­ción de nues­tras prio­ri­da­des colec­ti­vas y no en fun­ción de cri­te­rios de ren­ta­bi­li­dad» 1/​

Pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca

La tran­si­ción socio-eco­ló­gi­ca hacia una alter­na­ti­va eco­so­cia­lis­ta impli­ca el con­trol públi­co de los prin­ci­pa­les medios de pro­duc­ción y una pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca: Si se quie­re que las deci­sio­nes refe­ren­tes a las inver­sio­nes y a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos sir­van al bien común de la socie­dad y res­pe­ten el medioam­bien­te, tie­nen que ser sus­traí­das a la ban­ca y a las empre­sas capi­ta­lis­tas.

¿Quién ha de tomar esas deci­sio­nes? A menu­do, la res­pues­ta de los socia­lis­tas era: las y los tra­ba­ja­do­res. En el libro III de El Capi­tal Marx defi­nió el socia­lis­mo como una socie­dad en la que «los pro­duc­to­res aso­cia­dos regu­len racio­nal­men­te ese meta­bo­lis­mo suyo con la natu­ra­le­za». Sin embar­go en el Libro I encon­tra­mos un pun­to de vis­ta más amplio: «una aso­cia­ción de hom­bres libres que tra­ba­jan con medios de pro­duc­ción colec­ti­vos» 2/​. Se tra­ta de una con­cep­ción mucho más apro­pia­das: la pro­duc­ción y el con­su­mo se tie­nen que orga­ni­zar racio­nal­men­te no solo por las y los pro­duc­to­res, sino tam­bién por las y los con­su­mi­do­res y, de hecho, por el con­jun­to de la socie­dad; es decir, la pobla­ción pro­duc­ti­va o no pro­duc­ti­va: estu­dian­tes, la juven­tud, las muje­res (y hom­bres) en el hogar, las per­so­nas jubi­la­das, etc.

En este sen­ti­do, el con­jun­to de la socie­dad será libre de deci­dir demo­crá­ti­ca­men­te las líneas de pro­duc­ción que se tie­nen que pri­vi­le­giar y el nivel de recur­sos que deben ser inver­ti­dos en la edu­ca­ción, la sani­dad o la cul­tu­ra. El pre­cio de esos bie­nes ya no se deter­mi­na­rá en fun­ción de la ley de la ofer­ta y la deman­da, sino que será esta­ble­ci­do en la medi­da de lo posi­ble en fun­ción de cri­te­rios socia­les, polí­ti­cos y eco­ló­gi­cos.

Lejos de ser des­pó­ti­ca en sí mis­ma, la pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca cons­ti­tu­ye el ejer­ci­cio de la liber­tad a deci­dir del con­jun­to de la socie­dad. Un ejer­ci­cio nece­sa­rio para eman­ci­par­se de las leyes eco­nó­mi­cas y de las jau­las de ace­ro alie­nan­tes y reifi­ca­das en el seno de la estruc­tu­ra tan­to capi­ta­lis­ta como buro­crá­ti­ca. La pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca vin­cu­la­da a la reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo supon­dría un pro­gre­so con­si­de­ra­ble de la huma­ni­dad hacia lo que Marx deno­mi­na­ba «el rei­no de la liber­tad»: el incre­men­to del tiem­po libre cons­ti­tu­ye de hecho una con­di­ción para la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en la dis­cu­sión demo­crá­ti­ca y la ges­tión, tan­to de la eco­no­mía como de la socie­dad.

Los par­ti­da­rios del mer­ca­do libre uti­li­zan incan­sa­ble­men­te el fra­ca­so de la pla­ni­fi­ca­ción sovié­ti­ca para jus­ti­fi­car su opo­si­ción radi­cal a toda for­ma de eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da. No nece­si­ta­mos dis­cu­tir sobre los logros o los fra­ca­sos de la expe­rien­cia sovié­ti­ca para saber que se tra­ta­ba, sin nin­gu­na duda, de una for­ma de «dic­ta­du­ra sobre las nece­si­da­des», por citar la expre­sión de György Már­kus y sus cole­gas de la escue­la de Buda­pest: un sis­te­ma no demo­crá­ti­co y auto­ri­ta­rio que otor­ga­ba el mono­po­lio de las deci­sio­nes a una redu­ci­da oli­gar­quía de tecno-buró­cra­tas. No fue la pla­ni­fi­ca­ción la que lle­vó a la dic­ta­du­ra; fue la cre­cien­te limi­ta­ción de la demo­cra­cia en el seno del Esta­do sovié­ti­co y la ins­tau­ra­ción de un poder buro­crá­ti­co tota­li­ta­rio tras la muer­te de Lenin la que con­du­jo a un sis­te­ma de pla­ni­fi­ca­ción buro­crá­ti­ca tota­li­ta­ria cada vez más auto­ri­ta­ria y no demo­crá­ti­ca. Si es cier­to que el socia­lis­mo se defi­ne como el con­trol del pro­ce­so de pro­duc­ción por par­te de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras y de la pobla­ción en gene­ral, la Unión sovié­ti­ca bajo Sta­lin y sus suce­so­res no tenía nada que ver con esta defi­ni­ción.

El fra­ca­so de la URSS mues­tra los lími­tes y las con­tra­dic­ción de una pla­ni­fi­ca­ción buro­crá­ti­ca en la que la inefi­ca­cia y el carác­ter arbi­tra­rio son fla­gran­tes; por ello no se pue­de uti­li­zar como argu­men­to con­tra la pues­ta en pie de una pla­ni­fi­ca­ción real­men­te demo­crá­ti­ca. La con­cep­ción socia­lis­ta de la pla­ni­fi­ca­ción sig­ni­fi­ca sobre todo la demo­cra­ti­za­ción radi­cal de la eco­no­mía: si es ver­dad que las deci­sio­nes polí­ti­cas no pue­den dejar­se en manos de una redu­ci­da éli­te de diri­gen­tes, ¿por qué no apli­car el mis­mo cri­te­rio a las deci­sio­nes de carác­ter eco­nó­mi­co? La cues­tión del equi­li­brio entre los meca­nis­mos del mer­ca­do y los de la pla­ni­fi­ca­ción es sin duda un tema com­ple­jo; duran­te las pri­me­ras fases de una nue­va socie­dad, es ver­dad que el mer­ca­do ten­drá aún un peso impor­tan­te, pero a medi­da que pro­gre­sa la tran­si­ción hacia el socia­lis­mo, la pla­ni­fi­ca­ción será cada vez más impor­tan­te.

En el sis­te­ma capi­ta­lis­ta el valor de uso no es más que un medio –y a menu­do una arti­ma­ña- subor­di­na­da al valor de cam­bio y a la ren­ta­bi­li­dad, lo que expli­ca el por­qué en nues­tra socie­dad exis­ten tan­tos pro­duc­tos sin sen­ti­do alguno. En una eco­no­mía socia­lis­ta pla­ni­fi­ca­da, la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios no res­pon­de más que al cri­te­rio de su valor de uso, lo que con­lle­va con­se­cuen­cias a nivel eco­nó­mi­co, social y eco­ló­gi­co cuya dimen­sión es espec­ta­cu­lar.

Des­de lue­go, la pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca afec­ta a las gran­des opcio­nes eco­nó­mi­cas y no a la admi­nis­tra­ción de los res­tau­ran­tes, de los ultra­ma­ri­nos, de las pana­de­rías, del peque­ño comer­cio o de las empre­sas arte­sa­na­les o de ser­vi­cios a nivel local. Del mis­mo modo, hay que seña­lar que la pla­ni­fi­ca­ción no es con­tra­dic­to­ria con la auto­ges­tión de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en sus cen­tros de tra­ba­jo. Por ejem­plo, mien­tras que la deci­sión de trans­for­mar una fábri­ca de coches en una de auto­bu­ses o de tran­vías corres­pon­de­rá al con­jun­to de la socie­dad, la orga­ni­za­ción y el fun­cio­na­mien­to interno de la empre­sa ten­drá que ser ges­tio­na­da demo­crá­ti­ca­men­te por los pro­pios tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. Se ha deba­ti­do mucho sobre el carác­ter cen­tra­li­za­do o des­cen­tra­li­za­do de la pla­ni­fi­ca­ción, pero lo fun­da­men­tal es el con­trol demo­crá­ti­co del plan a todos los nive­les: local, regio­nal, nacio­nal, con­ti­nen­tal y, espe­re­mos, pla­ne­ta­rio, por­que los temas que tie­nen que ver con la eco­lo­gía (como la cri­sis cli­má­ti­ca) son mun­dia­les y no se pue­den abor­dar más que a ese nivel. Esta pro­pues­ta se podría deno­mi­nar como pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca glo­bal. Inclu­so a ese nivel, se tra­ta de una pla­ni­fi­ca­ción que se opo­ne a lo que de for­ma reite­ra­da se defi­ne como pla­ni­fi­ca­ción cen­tral dado que las deci­sio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les no serán adop­ta­das por un cen­tro cual­quie­ra, sino que serán deter­mi­na­das demo­crá­ti­ca­men­te por la pobla­ción con­cer­ni­da.

Por supues­to, exis­ti­rán ten­sio­nes y con­tra­dic­cio­nes entre los espa­cios auto­ges­tio­na­dos y las admi­nis­tra­cio­nes loca­les o sec­to­res socia­les más amplios; serán nece­sa­rios meca­nis­mos de nego­cia­ción para resol­ver los con­flic­tos de este tipo, pero al final corres­pon­de­rá a los sec­to­res socia­les más amplios, y solo en caso de que sean mayo­ri­ta­ria, impo­ner la deci­sión. Para dar un ejem­plo: una fábri­ca auto­ges­tio­na­da deci­de depo­si­tar los resi­duos tóxi­cos en un río, cuya polu­ción afec­ta­rá a la pobla­ción de toda la región. En esas cir­cuns­tan­cias, y tras un deba­te demo­crá­ti­co, se pue­de deci­dir parar la pro­duc­ción de esa fábri­ca has­ta encon­trar una solu­ción satis­fac­to­ria para con­tro­lar los resi­duos. Ideal­men­te, en una socie­dad eco­so­cia­lis­ta, la pro­pia plan­ti­lla de la fábri­ca ten­drá una con­cien­cia eco­ló­gi­ca sufi­cien­te como para tomar deci­sio­nes peli­gro­sas para el medio ambien­te y para la salud de la pobla­ción local. Sin embar­go, el hecho de intro­duc­ción meca­nis­mos que garan­ti­cen el poder de deci­sión de la pobla­ción para la defen­sa de los intere­ses gene­ra­les, como el ejem­plo pre­ce­den­te, no con­lle­va que las cues­tio­nes rela­cio­na­das con la ges­tión inter­na no se deban some­ter a la ciu­da­da­nía a nivel de la empre­sa, de la escue­la, del barrio, del hos­pi­tal o del pue­blo.

La pla­ni­fi­ca­ción eco­so­cia­lis­ta se debe basar en el deba­te demo­crá­ti­co y plu­ra­lis­ta en todos los nive­les de deci­sión. Las y los dele­ga­dos de los órga­nos de pla­ni­fi­ca­ción serán ele­gi­dos, en base a los par­ti­dos, a pla­ta­for­mas u otra for­ma de orga­ni­za­ción polí­ti­ca, y las pro­pues­tas irán diri­gi­das a quie­nes con­cier­nan. Dicho de otro modo, la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va tie­ne que enri­que­cer­se y mejo­rar­se median­te la demo­cra­cia direc­ta que per­mi­te a la gen­te deci­dir de for­ma direc­ta ‑a nivel local, nacio­nal y, final­men­te, inter­na­cio­nal- entre las dis­tin­tas pro­pues­tas. De ese modo, el con­jun­to de la pobla­ción adop­ta­ría las deci­sio­nes sobre, diga­mos, la gra­tui­dad del trans­por­te públi­co, los impues­tos sobre los vehícu­los para finan­ciar el trans­por­te públi­co, las sub­ven­cio­nes a la ener­gía solar para que sea com­pe­ti­ti­va en rela­ción a la ener­gía fósil, la reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo a 30, 25 o menos horas sema­na­les, aún cuan­do ello con­lle­ve una dis­mi­nu­ción de la pro­duc­ción.

El carác­ter demo­crá­ti­co de la pla­ni­fi­ca­ción no la hace incom­pa­ti­ble con la par­ti­ci­pa­ción de exper­tos y exper­tas cuyo papel no con­sis­te en deci­dir, sino en pre­sen­tar argu­men­tos –a menu­do dife­ren­tes e inclu­so opues­tos- en el pro­ce­so de toma de deci­sión demo­crá­ti­co. Como seña­ló Ernest Man­del: «Los gobier­nos, los par­ti­dos polí­ti­cos, los con­se­jos de pla­ni­fi­ca­ción, los cien­tí­fi­cos, los tec­nó­cra­tas o quie­nes quie­ran pue­den rea­li­zar pro­pues­tas, pre­sen­tar ini­cia­ti­vas o tra­tar de influir en la gen­te… Sin embar­go, en un sis­te­ma mul­ti­par­ti­da­rio, tales pro­pues­tas nun­ca serán uná­ni­mes: la gen­te opta­rá entre alter­na­ti­vas cohe­ren­tes. De ahí que el dere­cho y el poder efec­ti­vo de tomar deci­sio­nes tie­ne que estar en manos de la mayo­ría de las y los pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res, de la mayo­ría ciu­da­da­na y de nadie más. ¿Hay algu­na piz­ca de pater­na­lis­mo o de des­pó­ti­co en este plan­tea­mien­to?» 3/​.

La cues­tión que se plan­tea es la siguien­te: ¿qué garan­tía exis­te de que la gen­te toma­rá las bue­nas deci­sio­nes, las que pro­te­jan el medio ambien­te, inclu­so si el pre­cio a pagar es modi­fi­car en par­te sus hábi­tos de con­su­mo? Esa garan­tía no exis­te; solo tene­mos la pers­pec­ti­va razo­na­ble de que la racio­na­li­dad de las deci­sio­nes demo­crá­ti­cas triun­fa­rá una vez abo­li­do el feti­chis­mo de los bie­nes de con­su­mo. Es ver­dad que el pue­blo se equi­vo­ca­rá, que rea­li­za­rá de opcio­nes que no son las bue­nas, pero ¿los exper­tos no come­ten los mis­mos erro­res? Es impo­si­ble con­ce­bir la cons­truc­ción de una socie­dad nue­va sin que la mayo­ría del pue­blo haya alcan­za­do una toma de con­cien­cia socia­lis­ta y eco­ló­gi­ca gran­de fru­to de sus luchas, de su auto­edu­ca­ción y su expe­rien­cia social. Así pues, resul­ta razo­na­ble esti­mar que los erro­res gra­ves –inclu­so deci­sio­nes incom­pa­ti­bles con la nece­si­da­des medioam­bien­ta­les- serán corre­gi­das. En todo caso, nos pode­mos pre­gun­tar si las alter­na­ti­vas –el impla­ca­ble mer­ca­do, la dic­ta­du­ra eco­ló­gi­ca de los exper­tos– no son mucho más peli­gro­sas que el pro­ce­so demo­crá­ti­co con todos sus lími­tes…

Cier­to, para que la pla­ni­fi­ca­ción fun­cio­ne son nece­sa­rios gru­pos téc­ni­cos y eje­cu­ti­vos que pue­dan imple­men­tar las deci­sio­nes adop­ta­das, pero su capa­ci­dad de deci­sión esta­ría some­ti­da al con­trol per­ma­nen­te y demo­crá­ti­co ejer­ci­do por los nive­les infe­rio­res en los que la admi­nis­tra­ción demo­crá­ti­ca se rea­li­za median­te la auto­ges­tión de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. Des­de lue­go, es incon­ce­bi­ble pen­sar que la mayo­ría de la pobla­ción emplee su tiem­po libre a la auto­ges­tión o a reunio­nes par­ti­ci­pa­ti­vas. Como seña­ló Ernest Man­del: «La auto­ges­tión no con­lle­va la supre­sión de la dele­ga­ción, sino la com­bi­na­ción entre la toma de deci­sio­nes por la ciu­da­da­nía y el con­trol estric­to de los dele­ga­dos por sus res­pec­ti­vos elec­to­res « 4/​.

Un lar­go pro­ce­so no exen­to de con­tra­dic­cio­nes

La tran­si­ción del pro­gre­so des­truc­ti­vo del sis­te­ma capi­ta­lis­ta al eco­so­cia­lis­mo es un pro­ce­so his­tó­ri­co, una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria y per­ma­nen­te de la socie­dad, de la cul­tu­ra y de las men­ta­li­da­des; y la polí­ti­ca, en el sen­ti­do amplio que hemos defi­ni­do más arri­ba, se encuen­tra de for­ma inne­ga­ble en el cen­tro de ese pro­ce­so. Es impor­tan­te pre­ci­sar que esa trans­for­ma­ción no se pue­de dar sin un cam­bio revo­lu­cio­na­rio de las estruc­tu­ras socia­les y polí­ti­cas y sin el apo­yo acti­vo al pro­gra­ma eco­so­cia­lis­ta de una amplia mayo­ría de la pobla­ción. La toma de con­cien­cia socia­lis­ta y eco­ló­gi­ca es un pro­ce­so en el que los fac­to­res deci­si­vos son la expe­rien­cia y las luchas colec­ti­vas de la pobla­ción, que a par­tir de con­fron­ta­cio­nes par­cia­les a nivel local pro­gre­sen hacia una pers­pec­ti­va de cam­bio social radi­cal. Esta tran­si­ción no sólo desem­bo­ca­rá en un nue­vo modo de pro­duc­ción y una socie­dad demo­crá­ti­ca e igua­li­ta­ria, sino tam­bién en un modo de vida alter­na­ti­vo, una ver­da­de­ra civi­li­za­ción eco­so­cia­lis­ta más allá del impe­rio del dine­ro y sus hábi­tos de con­su­mo arti­fi­cial indu­ci­do por la pro­duc­ción, así como la pro­duc­ción ili­mi­ta­da de bie­nes inú­ti­les o per­ju­di­cia­les para el medioam­bien­te.

Algu­nos eco­no­mis­tas esti­man que la úni­ca alter­na­ti­va al pro­duc­ti­vis­mo es la de poner fin al cre­ci­mien­to glo­bal o reem­pla­zar­lo por un cre­ci­mien­to nega­ti­vo, que en Fran­cia se cono­ce como decre­ci­mien­to. Para hacer­lo sería nece­sa­rio redu­cir drás­ti­ca­men­te el exce­si­vo nivel de con­su­mo de la gen­te y renun­ciar, entre otras cosas, a casas indi­vi­dua­les, a la cale­fac­ción cen­tral y a las lava­do­ras con el fin de redu­cir a la mitad el con­su­mo ener­gé­ti­co. Como estas y otras dra­co­nia­nas medi­das de aus­te­ri­dad corren el ries­go de ser muy impo­pu­la­res, cier­tos abo­ga­dos del decre­ci­mien­to con­tem­plan la idea de un tipo de «dic­ta­du­ra eco­ló­gi­ca» 5/​. Fren­te a estos pun­tos de vis­ta tan pesi­mis­tas, algu­nos socia­lis­tas desa­rro­llan un opti­mis­mo que les lle­va a pen­sar que el pro­gre­so téc­ni­co y la uti­li­za­ción de ener­gías reno­va­bles per­mi­ti­rán un cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do y la pros­pe­ri­dad de for­ma que cada cual reci­ba según sus nece­si­da­des.

Des­de mi pun­to de vis­ta, estas dos escue­las com­par­ten una con­cep­ción pura­men­te cuan­ti­ta­ti­va del cre­ci­mien­to –posi­ti­vo o nega­ti­vo- y del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Pien­so que exis­te una ter­ce­ra con­cep­ción que me pare­ce más ade­cua­da: una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción cua­li­ta­ti­va del desa­rro­llo. Esto impli­ca poner fin al des­pil­fa­rro mons­truo­so de recur­sos que pro­vo­ca el capi­ta­lis­mo; un sis­te­ma basa­do en la pro­duc­ción a gran esca­la de pro­duc­tos inú­ti­les y/​o per­ju­di­cia­les. La indus­tria arma­men­tís­ti­ca es un buen ejem­plo, al igual que todos esos pro­duc­tos, con sus obso­les­cen­cia pro­gra­ma­da, fabri­ca­dos en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta que no tie­nen otra uti­li­dad que gene­rar bene­fi­cios para las gran­des empre­sas.

Así pues, el pro­ble­ma no está en el con­su­mo exce­si­vo en abs­trac­to, sino sobre todo en el tipo de con­su­mo domi­nan­te cuyas carac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les son: la pro­pie­dad osten­to­sa, el des­pil­fa­rro masi­vo, la obse­si­va acu­mu­la­ción de bie­nes y la adqui­si­ción com­pul­si­va de pseu­do-nove­da­des impues­tas por la moda. Una socie­dad nue­va orien­ta­ría la pro­duc­ción a la satis­fac­ción de las ver­da­de­ras nece­si­da­des, comen­zan­do por las que se podrían cali­fi­car de bíbli­cas: agua, ali­men­ta­ción, ves­ti­dos y vivien­da, e inclu­yen­do ser­vi­cios esen­cia­les como la salud, la edu­ca­ción, la cul­tu­ra y el trans­por­te.

Es evi­den­te que los paí­ses en los que estas nece­si­da­des están lejos de ser satis­fe­chas, es decir, los paí­ses del hemis­fe­rio sur, debe­rán desa­rro­llar­se mucho más –cons­truir ferro­ca­rri­les, hos­pi­ta­les, sanea­mien­tos y otras infra­es­truc­tu­ras- que los paí­ses indus­tria­li­za­dos, pero ello ten­dría que ser com­pa­ti­ble con un sis­te­ma de pro­duc­ción basa­do en las ener­gías reno­va­bles y, por tan­to, no per­ju­di­cia­les para el medioam­bien­te. Esos paí­ses nece­si­ta­rán pro­du­cir gran can­ti­dad de ali­men­tos para su pobla­ción sacu­di­da por el ham­bre, pero –como seña­lan des­de hace años los movi­mien­tos cam­pe­si­nos orga­ni­za­dos a nivel inter­na­cio­nal en la red Vía Campesina‑, se tra­ta de un obje­ti­vo más fácil de alcan­zar a tra­vés de la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na bio­ló­gi­ca basa­da en uni­da­des fami­lia­res, coope­ra­ti­vas o gran­jas colec­ti­vas que median­te los méto­dos des­truc­ti­vos y anti­so­cia­les de la indus­tria del agro­ne­go­cio cuyo prin­ci­pio es la uti­li­za­ción inten­si­va de pes­ti­ci­das, de ingre­dien­tes quí­mi­cos y de orga­nis­mos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos (OGM).

El odio­so sis­te­ma actual de la deu­da y la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta de los recur­sos del Sur por los paí­ses capi­ta­lis­tas e indus­tria­li­za­dos sería reem­pla­za­do por el impul­so del apo­yo téc­ni­co y eco­nó­mi­co del Nor­te hacia el Sur. No sería nece­sa­rio –como pare­ce que creen deter­mi­na­dos eco­lo­gis­tas puri­ta­nos y ascé­ti­cos- de redu­cir en tér­mi­nos abso­lu­tos el nivel de vida de la pobla­ción euro­pea o nor­te­ame­ri­ca­na. Sim­ple­men­te sería nece­sa­rio que esta pobla­ción se des­pren­da de los pro­duc­tos inú­ti­les, de los que no satis­fa­cen nin­gu­na nece­si­dad real y cuyo con­su­mo obse­si­vo es impul­sa­do por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Redu­cien­do el con­su­mo de esos pro­duc­tos, el nivel de vida sería rede­fi­ni­do y daría lugar a un modo de vida que, en reali­dad, es más rico.

¿Cómo dis­tin­guir las nece­si­dad autén­ti­cas de las nece­si­da­des arti­fi­cia­les, fal­sas o simu­la­das? La indus­tria de la publi­ci­dad –que ejer­ce su influen­cia sobre las nece­si­da­des a tra­vés de la mani­pu­la­ción men­tal- ha pene­tra­do en todas las esfe­ras de la vida huma­na en las socie­da­des capi­ta­lis­tas moder­nas. Todo se for­ja según sus reglas; no solo la ali­men­ta­ción y la ropa, sino tam­bién áreas como el depor­te, la cul­tu­ra, la reli­gión y la polí­ti­ca. La publi­ci­dad ha inva­di­do las calles, los buzo­nes, las pan­ta­llas de tele­vi­sión, los perió­di­cos y todo nues­tro pai­sa­je de una for­ma insi­dio­sa, per­ma­nen­te y agre­si­va. Este sec­tor con­tri­bu­ye direc­ta­men­te a hábi­tos de con­su­mo osten­si­bles y com­pul­si­vos. Ade­más, con­lle­va un des­pil­fa­rro enor­me de petró­leo, de elec­tri­ci­dad, de tiem­po de tra­ba­jo, de papel y de sus­tan­cias quí­mi­cas (entre otras mate­rias pri­mas), que son paga­das en su tota­li­dad por las y los con­su­mi­do­res. Se tra­ta de un sec­tor de pro­duc­ción que no solo es inú­til des­de el pun­to de vis­ta humano, sino que está en con­tra­dic­ción con las nece­si­da­des socia­les reales. Si bien la publi­ci­dad es una dimen­sión indis­pen­sa­ble para una eco­no­mía de mer­ca­do capi­ta­lis­ta, no ten­dría nin­gún sen­ti­do en una socie­dad de tran­si­ción hacia el socia­lis­mo. Sería reem­pla­za­da por la infor­ma­ción sobre los pro­duc­tos y ser­vi­cios sumi­nis­tra­dos por las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res. El cri­te­rio para dife­ren­ciar una autén­ti­ca nece­si­dad de una nece­si­dad arti­fi­cial sería su per­ma­nen­cia tras la supre­sión de la publi­ci­dad. Está cla­ro que duran­te un deter­mi­na­do tiem­po per­sis­ti­rán los vie­jos hábi­tos de con­su­mo, por­que nadie tie­ne el dere­cho a decir a la gen­te cuá­les son sus nece­si­da­des. El cam­bio del mode­lo de con­su­mo es un pro­ce­so his­tó­ri­co y reto edu­ca­ti­vo.

Algu­nos pro­duc­tos, tales como el coche indi­vi­dual, plan­tean pro­ble­mas más com­ple­jos. El vehícu­lo indi­vi­dual cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma públi­co. A nivel pla­ne­ta­rio, pro­du­cen anual­men­te la muer­te o la muti­la­ción de cien­tos de miles de per­so­nas; con­ta­mi­nan el aire de las gran­des ciu­da­des –con nefas­tas con­se­cuen­cias sobre la salud de la infan­cia y de las per­so­nas mayo­res- y con­tri­bu­yen con­si­de­ra­ble­men­te a la cri­sis cli­má­ti­ca. Por otra par­te, el coche satis­fa­ce nece­si­da­des reales en las con­di­cio­nes actua­les del capi­ta­lis­mo. En las ciu­da­des euro­peas en las que las auto­ri­da­des se preo­cu­pan por el medio ambien­te, expe­rien­cias loca­les –que cuen­tan con el apo­yo mayo­ri­ta­rio de la pobla­ción- mues­tran que es posi­ble limi­tar pro­gre­si­va­men­te la uti­li­za­ción del coche par­ti­cu­lar para pri­vi­le­giar el auto­bús o el tran­vía. En un pro­ce­so de tran­si­ción hacia el eco­so­cia­lis­mo, el trans­por­te públi­co y gra­tui­to –tan­to de super­fi­cie como sub­te­rrá­neo- se amplia­ría enor­me­men­te, en tan­to que las calles esta­rían pro­te­gi­das para las y los pea­to­nes y ciclis­tas. Con­se­cuen­te­men­te, el coche indi­vi­dual ocu­pa­ría un lugar mucho menos impor­tan­te que en la socie­dad bur­gue­sa, en la que se ha trans­for­ma­do en un feti­che pro­mo­cio­na­do por una publi­ci­dad inten­sa y agre­si­va. El coche es un sím­bo­lo de pres­ti­gio, un signo de iden­ti­dad ‑en EE UU, el per­mi­so de con­du­cir es reco­no­ci­do como car­net de iden­ti­dad-; ocu­pa un lugar cen­tral en la vida per­so­nal, social y eró­ti­ca. En esta tran­si­ción hacia una nue­va socie­dad será mucho más fácil redu­cir de for­ma drás­ti­ca el trans­por­te de mer­can­cías por carre­te­ra –res­pon­sa­ble de trá­gi­cos acci­den­tes y de un nivel de con­ta­mi­na­ción muy gran­de- y ser reem­pla­za­do por el trans­por­te ferro­via­rio: solo la absur­da lógi­ca de la com­pe­ti­ti­vi­dad capi­ta­lis­ta expli­ca el actual desa­rro­llo del trans­por­te de mer­can­cías por carre­te­ra.

Fren­te a estas pro­pues­tas, los pesi­mis­tas res­pon­de­rán: sí, pero las per­so­nas se moti­van por aspi­ra­cio­nes y deseos infi­ni­tos que se tie­nen que con­tro­lar, ana­li­zar, recha­zar e inclu­so repri­mir si fue­ra nece­sa­rio. Y en ese caso, la demo­cra­cia podría sufrir deter­mi­na­das res­tric­cio­nes. Sin embar­go, el eco­so­cia­lis­mo se basa en una hipó­te­sis razo­na­ble que ya plan­teó Marx: la pre­va­len­cia, en una socie­dad no capi­ta­lis­ta, del ser sobre el tener; es decir, la pri­ma­cía del tiem­po libre sobre el deseo de poseer innu­me­ra­bles obje­tos; la rea­li­za­ción per­so­nal por la vía de acti­vi­da­des cul­tu­ra­les, depor­ti­vas, lúdi­cas, cien­tí­fi­cas, eró­ti­cas, artís­ti­cas y polí­ti­cas.

El feti­chis­mo de la mer­can­cía inci­ta a la com­pra com­pul­si­va a tra­vés de la ideo­lo­gía y la publi­ci­dad pro­pias del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Nada demues­tra que ello for­me par­te de la «eter­na natu­ra­le­za huma­na». Ernest Man­del lo ponía de relie­ve: «La acu­mu­la­ción per­ma­nen­te de bie­nes cada vez más nume­ro­sos (cuya uti­li­dad mar­gi­nal decre­ce) no es un ras­go uni­ver­sal ni per­ma­nen­te del com­por­ta­mien­to humano. Una vez satis­fe­chas las nece­si­da­des bási­cas, las moti­va­cio­nes per­so­na­les evo­lu­cio­nan hacia acti­tu­des y pro­pen­sio­nes auto-gra­ti­fi­can­tes: pre­ser­va­ción de la salud y de la vida, pro­tec­ción de la infan­cia, desa­rro­llo de rela­cio­nes socia­les enri­que­ce­do­ras…» 6/​.

Como hemos seña­la­do más arri­ba, esto no sig­ni­fi­ca, sobre todo duran­te el perío­do de tran­si­ción, la ausen­cia de con­flic­tos: entre las nece­si­da­des de pro­tec­ción medioam­bien­tal y las nece­si­da­des socia­les, entre las obli­ga­cio­nes eco­ló­gi­cas y la nece­si­dad de desa­rro­llar infra­es­truc­tu­ras bási­cas ‑sobre todo en paí­ses pobres‑, entre los hábi­tos popu­la­res de con­su­mo y la fal­ta de recur­sos… Una socie­dad sin cla­ses socia­les no supo­ne una socie­dad sin con­tra­dic­cio­nes ni con­flic­tos. Estos últi­mos son inevi­ta­bles: resol­ver­las será el papel que ten­drá que desa­rro­llar la pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca a tra­vés de deba­tes abier­tos y plu­ra­lis­tas que per­mi­tan a la socie­dad adop­tar las deci­sio­nes en una pers­pec­ti­va eco­so­cia­lis­ta, libre de las pre­sio­nes del capi­tal y el bene­fi­cio. Una demo­cra­cia común y par­ti­ci­pa­ti­va como esa es el úni­co medio no para evi­tar que se come­tan erro­res, sino para corre­gir­los colec­ti­va­men­te.

Soñar con un socia­lis­mo ver­de o, como dicen algu­nos, de un comu­nis­mo solar, y luchar por ese sue­ño no sig­ni­fi­ca que se aban­do­na el esfuer­zo por lograr refor­mas con­cre­tas y urgen­tes. Si bien no hay que hacer­se ilu­sio­nes sobre un capi­ta­lis­mo lim­pio, al menos hemos de tra­tar de ganar tiem­po e impo­ner a los pode­res públi­cos algu­nos cam­bios bási­cos como la mora­to­ria gene­ral sobre los OGM, la reduc­ción drás­ti­ca de las emi­sio­nes de gas de efec­to inver­na­de­ro, la estric­ta regu­la­ción de la pes­ca indus­trial y de la uti­li­za­ción de pes­ti­ci­das y subs­tan­cias quí­mi­cas en la pro­duc­ción agro­in­dus­trial, un mayor impul­so del trans­por­te públi­co, la sus­ti­tu­ción pro­gre­si­va de los camio­nes por los tre­nes…

Estas deman­das eco-socia­les urgen­tes pue­den con­du­cir a un pro­ce­so de radi­ca­li­za­ción a con­di­ción de que no se aco­mo­den a las exi­gen­cias de la com­pe­ti­ti­vi­dad. En base a la lógi­ca de lo que los mar­xis­tas deno­mi­nan pro­gra­ma de tran­si­ción, cada peque­ña vic­to­ria, cada peque­ño avan­ce par­cial con­du­ce inme­dia­ta­men­te a un exi­gen­cia supe­rior, a un obje­ti­vo más radi­cal. Las luchas en torno a obje­ti­vos con­cre­tos son impor­tan­tes, no solo por­que las vic­to­rias par­cia­les son úti­les en sí mis­mas, sino por­que con­tri­bu­yen a la toma de con­cien­cia eco­ló­gi­ca y socia­lis­ta. Ade­más, estas vic­to­rias favo­re­cen la acti­vi­dad y la auto­or­ga­ni­za­ción por aba­jo: dos con­di­cio­nes nece­sa­rias y deci­si­vas para lograr una trans­for­ma­ción radi­cal, es decir revo­lu­cio­na­ria, del mun­do.

No habrá trans­for­ma­ción radi­cal mien­tras las fuer­zas com­pro­me­ti­das en un pro­gra­ma radi­cal, socia­lis­ta y eco­ló­gi­co no sean hege­mó­ni­cas en el sen­ti­do en que lo enten­día Anto­nio Grams­ci. Por una par­te, el tiem­po es nues­tro alia­do, por­que tra­ba­ja­mos por el úni­co cam­bio capaz de resol­ver los pro­ble­mas medioam­bien­ta­les, cuya situa­ción no hace sino agra­var­se con las ame­na­zas –como la de la cri­sis cli­má­ti­ca- que cada vez están más cer­ca. Por otro lado, el tiem­po es limi­ta­do, y en algu­nos años –nadie pue­de pre­de­cir cuán­tos- los daños pue­den ser irre­ver­si­bles. No hay razo­nes para el opti­mis­mo: el poder de las éli­tes actua­les en cum­bre del sis­te­ma es inmen­so y las fuer­zas radi­ca­les de opo­si­ción son modes­tas. Sin embar­go, cons­ti­tu­yen la úni­ca espe­ran­za que tene­mos para poner freno al pro­gre­so des­truc­ti­vo del capi­ta­lis­mo.

Fuen­te: https://​fran​ce​.attac​.org/​n​o​s​-​p​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​l​e​s​-​p​o​s​s​i​b​l​e​s​/​n​u​m​e​r​o​-​2​3​-​p​r​i​n​t​e​m​p​s​-​2​0​2​0​/​d​o​s​s​i​e​r​-​l​a​-​p​l​a​n​i​f​i​c​a​t​i​o​n​-​p​o​u​r​-​l​a​-​t​r​a​n​s​i​t​i​o​n​-​s​o​c​i​a​l​e​-​e​t​-​e​c​o​l​o​g​i​q​u​e​/​a​r​t​i​c​l​e​/​p​l​a​n​i​f​i​c​a​t​i​o​n​-​e​t​-​t​r​a​n​s​i​t​i​o​n​-​e​c​o​l​o​g​i​q​u​e​-​e​t​-​s​o​c​i​a​l​e​?​p​k​_​c​a​m​p​a​i​g​n​=​I​n​f​o​l​e​t​t​r​e​-​2​4​0​8​&​p​k​_​k​w​d​=​p​l​a​n​i​f​i​c​a​t​i​o​n​-​e​t​-​t​r​a​n​s​i​t​ion

Tra­duc­ción: vien­to sur

Notas:

1/ N. Klein, Plan B pour la pla­nè­te : le New Deal vert, Paris, Actes sud, 2019, p. 117.

2/ K. Marx, El Capi­tal, Siglo XXI, Tomo III, p. 398 y Tomo 1, p. 51.

3/ E. Man­del, Power and money, Ver­so, Lon­dres, 1991, p. 209.

4/ E. Man­del, Power and money, op. Cit., p. 204.

5/ El filó­so­fo ale­mán Hans Jonas (Le prin­ci­pe res­pon­sa­bi­li­té, Éd. du Cerf, 1979) evo­có la posi­bi­li­dad de una «tira­nía bon­da­do­sa» para sal­var la natu­ra­le­za y el eco­fas­cis­ta fin­lan­dés Pent­ti Lin­ko­la (Voi­si­ko elä­mä voit­taa. Hel­sin­ki, Tam­mi, 2004) es par­ti­da­rio de una dic­ta­du­ra que impi­da el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

6/ E. Man­del, Power and money, op. cit., p. 206.


Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *