Pales­ti­na. ‘Que­ri­do mun­do, ¿cómo va el con­fi­na­mien­to? Gaza’ /​Israel: Así se ha bene­fi­cia­do la extre­ma dere­cha de la covid-19 /​Más info…

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​04 de abril de 2020 –

‘Que­ri­do mun­do, ¿cómo va el con­fi­na­mien­to? Gaza’

La pan­de­mia del coro­na­vi­rus ha lle­ga­do a la Fran­ja de Gaza. La región podría estar preo­cu­pa­da por la expan­sión del virus, debi­do a su den­sa pobla­ción, sin embar­go, su mayor inquie­tud, en ple­na cri­sis sani­ta­ria, es esqui­var y sobre­vi­vir a las bom­bas del Ejér­ci­to israe­lí.

Duran­te los últi­mos días, ha cir­cu­la­do por las redes socia­les una foto en la que se lee: «Que­ri­do mun­do, ¿qué tal el con­fi­na­mien­to? Gaza». En otras pala­bras: «¿cómo lle­va el res­to del mun­do lo que Gaza vive des­de hace 13 años?».

Sin embar­go, la situa­ción de con­fi­na­mien­to que están vivien­do el res­to de paí­ses no es com­pa­ra­ble a lo que viven las per­so­nas blo­quea­das en la Fran­ja de Gaza por Israel.

Este ase­dio mili­tar ha pro­vo­ca­do que la región ape­nas ten­ga herra­mien­tas para afron­tar la pan­de­mia.

La ONG Gisha ha aler­ta­do sobre la esca­sez de recur­sos: “El gra­ve esta­do de la infra­es­truc­tu­ra civil bási­ca y los ser­vi­cios esen­cia­les, inade­cua­dos inclu­so en tiem­pos «nor­ma­les», aho­ra repre­sen­ta una ame­na­za para la vida huma­na“.

Des­de 2007, Gaza vive some­ti­da al blo­queo por tie­rra, mar y aire impues­to por Israel, lo que impo­si­bi­li­ta el inter­cam­bio de pro­duc­tos, así como la entra­da y sali­da libre de esta estre­cha fran­ja que colin­da con Israel, Egip­to y el Mar Medi­te­rrá­neo.

Egip­to tam­bién supo­ne una puer­ta cerra­da para la región, debi­do a su apo­yo a Israel. Sin embar­go, el pues­to fron­te­ri­zo de Rafah, al sur de la Fran­ja, pare­ce ser la úni­ca vía por la que los gaza­tíes pue­den acce­der al res­to del mun­do.

Bom­bar­deo en ple­na cri­sis del coro­na­vi­rus

Des­pués de que reba­ja­sen la ten­sión por la pan­de­mia, la pasa­da sema­na, Gaza era bom­bar­dea­da por el Ejér­ci­to israe­lí como res­pues­ta a los ata­ques del movi­mien­to Hamás, quien con­tro­la la zona blo­quea­da.

No se sabe cómo la cri­sis del coro­na­vi­rus que ha pro­vo­ca­do más de 3.000 con­ta­gios en Israel y pone ‑aún más- el agua al cue­llo a Gaza, toda­vía les deja fuer­za a las auto­ri­da­des para empren­der con­flic­tos béli­cos.

La impo­si­bi­li­dad de luchar con­tra el COVID-19

Uno de los direc­to­res de la ofi­ci­na de la OMS en los Terri­to­rios Pales­ti­nos, Gerald Roc­kens­chaub, ha aler­ta­do de que en la Fran­ja solo hay 60 camas des­ti­na­das a cui­da­dos inten­si­vos y fal­ta per­so­nal cua­li­fi­ca­do que pue­da tra­tar a los futu­ros pacien­tes. Este sis­te­ma sani­ta­rio que «se ha degra­da­do debi­do al blo­queo» se tra­du­ce en «la fal­ta de elec­tri­ci­dad, medi­ca­men­tos de base y mano de obra», como expli­ca. Ade­más, Gerald ase­gu­ra que «más del 90% del agua con­si­de­ra­da pota­ble en Gaza no es apta para el con­su­mo humano».

Apar­te de la pro­ble­má­ti­ca de la fal­ta de agua pota­ble, la pobla­ción cuen­ta con más impe­di­men­tos para dete­ner la enfer­me­dad. Solo tie­nen 11 horas de elec­tri­ci­dad dia­rias, por lo que solo se podrán duchar y lavar las manos en ese tiem­po y, ade­más, los ali­men­tos que estén en la neve­ra deja­rán de estas fres­cos cuan­do esas horas se cum­plan.

Los cam­pa­men­tos no tie­nen ape­nas agua y desin­fec­tan­tes y, debi­do al haci­na­mien­to, la dis­tan­cia social en tiem­pos de coro­na­vi­rus se vuel­ve impo­si­ble.

La fal­ta de elec­tri­ci­dad y de com­bus­ti­ble tam­bién se cier­ne sobre el cre­cien­te núme­ro de enfer­mos que ingre­sa­rán en los hos­pi­ta­les por la pan­de­mia.

Por esta situa­ción catas­tró­fi­ca, la mayor par­te de los refu­gia­dos siguen sub­sis­tien­do gra­cias a la ayu­da de orga­ni­za­cio­nes como UNRWA, que ha hecho un lla­ma­mien­to deses­pe­ra­do para que estas per­so­nas pue­dan sobre­vi­vir.

El opti­mis­mo, en algún lugar

De la fabri­ca­ción de cami­se­tas y pan­ta­lo­nes, a la de mas­ca­ri­llas y ropa médi­ca. Este es el gra­ni­to de are­na que está apor­tan­do la fábri­ca Queen Tex en la lucha con­tra la pan­de­mia en Gaza.

«Tenía­mos la inten­ción de impor­tar más­ca­ras y tra­jes de Chi­na, pero hubo difi­cul­ta­des para hacer­lo, así que deci­di­mos fabri­car­los noso­tros mis­mos», ha reco­no­ci­do el geren­te Has­san Alwan.

Sin embar­go, Alwan afir­ma que des­de que ten­ga sufi­cien­te mate­rial para el mer­ca­do local, podrá hacer expor­ta­cio­nes a Israel, que está sufrien­do más dura­men­te el azo­te de la pan­de­mia.

Fuen­te: María Rodrí­guez, Iris­press Maga­zi­ne


Israel: Así se ha bene­fi­cia­do la extre­ma dere­cha de la covid-19

El ‘pue­blo ele­gi­do por Dios’ tam­bién ha reci­bi­do la visi­ta del coro­na­vi­rus, un ‘esta­do’ fun­da­do sobre una base reli­gio­sa que no étni­ca y mane­ja­do por la ultra dere­cha, ha apro­ve­cha­do una vez mas de las catás­tro­fes para for­ta­le­cer posi­cio­nes y accio­nes ile­ga­les y racis­tas, pro­fun­di­zar la ocu­pa­ción mili­tar, la opre­sión y la lim­pie­za étni­ca en con­tra de los pales­ti­nos

Poli­cías israe­líes con mas­ca­ri­llas patru­llan por el bario de judios ultra-orto­do­xos de Mea Shea­rim, en la zona nor­te de Jeru­sa­lén. REUTERS/​Ronen Zvu­lun

Por NAZANÍN ARMANIAN

El «pue­blo ele­gi­do por Dios» tam­bién ha reci­bi­do la visi­ta del coro­na­vi­rus, infec­tan­do al menos a 7.000 per­so­nas, muchos de ellos jus­ta­men­te los ultra­or­to­do­xos, que al igual que sus homó­lo­gos de otras reli­gio­nes, se carac­te­ri­zan por desa­fiar la reali­dad y la razón y la cien­cia. La ciu­dad Bnei Brak, en subur­bio de Tel Aviv, con 200.000 habi­tan­tes fun­da­men­ta­lis­tas, y el 40% infec­ta­da, ha sido blo­quea­da por la poli­cía.

El esta­do de Israel, fun­da­do sobre una base reli­gio­sa que no étni­ca (al igual que Pakis­tán), ha sufri­do una serie de gra­ves acon­te­ci­mien­tos en los últi­mos meses que, gra­cias al famo­so virus, han pasa­do des­aper­ce­bi­dos:

  • Netan­yahu sigue sien­do pri­mer minis­tro, a pesar de per­der has­ta tres veces las últi­mas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en favor del ex jefe del Esta­do Mayor de las Fuer­zas Arma­das, Benny Gantz, líder del Par­ti­do Azul y Blan­co, quien fue encar­ga­do por el par­la­men­to a for­mar gobierno. ¿Cómo? La fies­ta del «¡Has­ta nun­ca, Bibi!» se fue al gare­te, cuan­do Gantz, que había cen­tra­do su cam­pa­ña en denun­ciar a Netan­yahu como un polí­ti­co auto­ri­ta­rio y corrup­to, dio un giro radi­cal ante una socie­dad estu­pe­fac­ta y trai­cio­na­da, entre­gán­do­le a él su car­go has­ta el 2021, pen­san­do que des­pués de esta fecha el astu­to mala­ba­ris­ta polí­ti­co le devol­ve­rá el sillón. ¿Por qué lo hizo?

1) La ideo­lo­gía y el pro­gra­ma de Gantz no difie­ren mucho de Likud, el par­ti­do de extre­ma dere­cha de Netan­yahu, a quien Gantz se opu­so por sus escán­da­los de corrup­ción, no por sus polí­ti­cas que han lle­va­do al país y a la región hacía el desas­tre. El par­ti­do Azul y Blan­co es sólo judío, y por ende racis­ta, exclu­yen­do a una quin­ta par­te de la pobla­ción del país que es ára­be, y apo­ya el plan de «paz» de Trump para una «Solu­ción Final» de la cau­sa pales­ti­na .

2) El mie­do del mili­tar a seguir sien­do ata­ca­do y difa­ma­do por los defen­so­res del eterno pri­mer minis­tro, que lle­ga­ron a acu­sar­le de tener «cone­xión con Irán».

3) La debi­li­dad de la opo­si­ción (el Par­ti­do Labo­ris­ta obtu­vo sólo tres esca­ños), el pode­río de las redes del Likud por gober­nar duran­te tan­tos años, y su fal­ta de escrú­pu­los para hacer jue­gos sucios: El 18 de mar­zo, Yuli Edels­tein, el pre­si­den­te del Knes­set, del Likud, recha­zó la peti­ción de los dipu­tados en for­mar comi­sio­nes para ges­tio­nar la cri­sis sani­ta­rias, y lue­go sus­pen­dió el par­la­men­to, no para pre­ser­var la salud de los repre­sen­tan­tes del pue­blo, sino impe­dir que apro­ba­sen una anun­cia­da ley que iba a prohi­bir a las per­so­nas acu­sa­das de delin­cuen­te osten­tar car­gos polí­ti­cos; medi­da «incons­ti­tu­cio­nal» que pro­vo­có la mayor cri­sis polí­ti­ca de la his­to­ria recien­te de Israel el «úni­co país demo­crá­ti­co de Orien­te Pró­xi­mo«. El dia­rio Haa­retz insi­nuó un «gol­pe de esta­do» y el pre­si­den­te de Israel, Reuven Rivlin, tam­bién de Likud, lo cali­fi­có una ame­na­za para las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas del esta­do.

Así, Gantz pasó de ser el cam­peón anti­co­rrup­ción a defen­sor de Netan­yahu y aspi­rar a ser su minis­tro de Exte­rio­res.

Asal­to mili­ta­ri­za­do a los dere­chos socia­les

De este modo, Netan­yahu, no sólo se libró del jui­cio por frau­de, soborno, y abu­so de con­fian­za, pro­gra­ma­do para el 17 de mar­zo, sino que recu­pe­ró el poder, para ter­mi­nar sus pro­yec­tos a la som­bra de la covid-19:

  1. Decla­ró el esta­do de emer­gen­cia, lle­na­do las calles del país de miles de hom­bres arma­dos del ejér­ci­to y la poli­cía, que aho­ra se pare­cen a los terri­to­rios ocu­pa­dos pales­ti­nos.
  2. Limi­tó los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les de los pro­pios ciu­da­da­nos israe­líes, y no sólo para cas­ti­gar­les por haber­le dado la espal­da, sino por­que ésta es la lógi­ca natu­ral de un sis­te­ma polí­ti­co basa­do en el Apartheid y el des­tino de una socie­dad, que en su gran mayo­ría, res­pal­dó o miró para otro lado las atro­ci­da­des come­ti­das por Netan­yahu con­tra los pales­ti­nos: con el apo­yo del fis­cal gene­ral del Esta­do, el pri­mer minis­tro man­dó a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y segu­ri­dad inte­rior de Israel Shin Bet, con­cre­ta­men­te a la ultra­se­cre­ta Uni­dad 81, apli­car medi­das anti terro­ris­tas con­tra las per­so­nas infec­ta­das con el virus ras­trean­do sus telé­fo­nos móvi­les, sien­do el úni­co esta­do del mun­do que públi­ca­men­te orde­na méto­dos de vigi­lan­cia y espio­na­je con­tra los ciu­da­da­nos pro­pios, ero­sio­nan­do sus dere­chos fun­da­men­ta­les. El pen­sa­dor israe­lí Yesaha­yau Lei­bo­witz (1903 – 1994) ya advir­tió des­pués de la Gue­rra de los Seis Días que gober­nar a los extran­je­ros en las tie­rras ocu­pa­das trans­for­ma­ría a Israel en «un esta­do Shin Bet». La tec­no­lo­gía supues­ta­men­te anti­te­rro­ris­ta en manos de la extre­ma dere­cha siem­pre es un arma afi­la­da con­tra la tota­li­dad de la socie­dad.
  3. ¿A quién, en un esta­do «demo­crá­ti­co» se le ocu­rre nom­brar al jefe de los ser­vi­cios de inte­li­gen­tes, el Mos­sad, Yos­si Cohen, para diri­gir la ope­ra­ción de obte­ner equi­pos médi­cos? ¡A Netan­yahu! Hay que con­se­guir, como sea, res­pi­ra­do­res, kits de prue­ba de coro­na­vi­rus y otros arte­fac­tos nece­sa­rios para que su gobierno no supere en núme­ro de muer­tos a Ita­lia. Los 100.000 test de prue­ba del virus que reci­bie­ron de las monar­quías del Gol­fo Pér­si­co no eran ade­cua­dos. A pesar de que la pobla­ción israe­lí cuen­ta con la cober­tu­ra de salud gra­tui­ta y tie­ne clí­ni­cas avan­za­das, los recor­tes neo­li­be­ra­les (redu­cir el núme­ro del per­so­nal sani­ta­ria, las camas, etc.) de los últi­mos años han deja­do el sis­te­ma de salud del país muy afec­ta­do, y hay temo­res a que el coro­na­vi­rus se lle­ve muchas vidas.
    Cohen se con­vir­tió en uno de los hom­bres más pode­ro­sos de Israel des­pués de orga­ni­zar la supues­ta ope­ra­ción del secues­tro de los archi­vos nuclea­res de Irán en 2016, con­si­de­ra­da la mayor haza­ña del Mos­sad en su his­to­ria. Cuen­tan que, con dece­nas de agen­tes, des­cu­brie­ron un alma­cén «nuclear» en Tehe­rán, neu­tra­li­za­ron su vigi­lan­cia elec­tró­ni­ca y des­pués de 6 horas y 29 minu­tos (¡que no 30!) con­si­guie­ron abrir 32 cajas fuer­tes uti­li­zan­do un ins­tru­men­to tér­mi­co que alcan­za­ba los 3.600 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra. Lue­go, no se sabe cómo, tras­la­da­ron media tone­la­da de mate­ria­les ‑como afirman‑, de folios, videos y CD a Israel, país que no tie­ne fron­te­ra común con Irán. Des­pués, en mar­zo de 2018, Cohen se va a EEUU para entre­gar el botín a Mike Pom­peo, enton­ces el direc­tor de la CIA.
  4. Netan­yahu, tam­bién ha encar­ga­do a un mili­tar, el gene­ral Roni Numa, impo­ner el toque de que­da en los barrios ultra­or­to­do­xas, comu­ni­dad que repre­sen­ta el 12% de la pobla­ción y ha reci­bi­do duran­te déca­das gran­des pri­vi­le­gios por par­te de los gobier­nos a cam­bio de la ben­di­ción de los rabi­nos.

El virus en Gaza y Cis­jor­da­nia

Si, por un lado, el Minis­te­rio de Salud israe­lí tar­dó en publi­car una guía en ára­be, la segun­da len­gua del país y del 17% de los médi­cos y per­so­nal sani­ta­rio, para infor­mar­les acer­ca de la pan­de­mia, el Minis­te­rio de Defen­sa anun­ció el blo­queo total de Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza, can­ce­lan­do ade­más 107.000 per­mi­sos de tra­ba­jo para los pales­ti­nos, y cerró el pues­to de con­trol fron­te­ri­zo de Shua­fat en Jeru­sa­lén Este, pri­van­do a 80.000 pales­ti­nos israe­líes de los ser­vi­cios de salud de la Ciu­dad San­ta.

La sala de las ope­ra­cio­nes con­jun­tas esta­ble­ci­da entre la Auto­ri­dad Pales­ti­na (AP) y el ejér­ci­to israe­lí para coor­di­nar la luchar con­tra el virus, no resuel­ve el pro­ble­ma de los pales­ti­nos, que cuen­tan con unos 60 res­pi­ra­do­res y solo 200 kits de prue­ba para una pobla­ción de dos millo­nes de per­so­nas.

Israel, como fuer­za de ocu­pa­ción debe garan­ti­zar la segu­ri­dad y el bien­es­tar de los pales­ti­nos, pero ni ha levan­ta­do el devas­ta­dor ase­dio sobre Gaza e inclu­so impi­de que sus habi­tan­tes bus­quen aten­ción médi­ca fue­ra de la Fran­ja.

Tras detec­tar unos 60 casos de infec­ción por el coro­na­vi­rus, y el aumen­to del núme­ro de los colo­nos que han dado posi­ti­vo en la prue­ba en los Terri­to­rios Ocu­pa­dos, la AP ha impues­to el con­fi­na­mien­to a la pobla­ción sal­vo para salir a com­prar ali­men­tos y medi­ca­men­tos. No le será fácil con­se­guir que miles de jor­na­le­ros pales­ti­nos cuya fuen­te de ingre­so es el tra­ba­jo que rea­li­zan, cum­plan estas res­tric­cio­nes.

En Gaza, uno de los terri­to­rios más den­sa­men­te pobla­dos del mun­do, don­de 1,800 mil per­so­nas están ence­rra­das en 365 kiló­me­tros cua­dra­dos, y sufren un bru­tal blo­queo eco­nó­mi­co des­de hace 13 años por par­te de Israel, el pató­geno pue­de cau­sar estra­gos. El des­em­pleo y una pobre­za extre­ma pue­den pro­vo­car revuel­tas en esta tie­rra, que podría con­ver­tir­se en otra Inti­fa­da en caso de que algu­nos de los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos en las cár­ce­les israe­líes pier­dan la vida debi­do al bro­te del virus. El Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja ha pedi­do a Tel Aviv redu­cir el núme­ro de estos pri­sio­ne­ros quie­nes han ame­na­za­do con una huel­ga de ham­bre, tras la sus­pen­sión de las visi­tas con sus abo­ga­dos y sin reci­bir medios para pro­te­ger­se de la covid-19.

En Gaza, el sis­te­ma de salud se ha des­mo­ro­na­do por el blo­queo y los con­ti­nuos bom­bar­deos. Las 2.900 camas hos­pi­ta­la­rias en unas ins­ta­la­cio­nes des­tar­ta­la­das no darán abas­to ante la tra­ge­dia que se ave­ci­na.

El virus y el entorno estra­té­gi­co de Israel

La incer­ti­dum­bre gene­ra­da por la pan­de­mia pue­de afec­tar a la per­cep­ción de los líde­res de la región a una reali­dad pro­fun­da­men­te cam­bia­da: ¿Quién segui­rá sien­do alia­do y quién enemi­go? ¿Qué suce­de­rá con las gue­rras en cur­so y las pla­nea­das? ¿Cómo será el nue­vo equi­li­brio de poder entre Irán, Israel, Tur­quía y Ara­bia Sau­dí que luchan a muer­te por la hege­mo­nía regio­nal?

  • El pro­pio» gol­pe pala­cie­go» de Netan­yahu, en par­te, per­te­ne­ce a esta era Pos COVID19.
  • El lar­go y mor­tal blo­queo a Gaza, el fin de las ayu­das huma­ni­ta­rias de EEUU, agra­va­dos por la actual cri­sis sani­ta­ria con­ver­ti­rán a Gaza en una bom­ba de relo­je­ría, que ni Hamas podrá con­tro­lar­la. Israel, por su pro­pio bien y segu­ri­dad, debe levan­tar el blo­queo a la Fran­ja de for­ma inme­dia­ta, y per­mi­tir la aten­ción sani­ta­ria a sus habi­tan­tes
  • Algu­nos jefes de esta­do de la región pue­den falle­cer, por ancia­nos, en Irán y Ara­bia sau­dí, por ejem­plo, con todo lo que podrá supo­ner, debi­do a sus sis­te­mas polí­ti­cos per­so­na­lis­tas.
  • Ara­ba Sau­dí ‑alia­do de Israel en su lucha con­tra Irán-, sal­drá debi­li­ta­da, tan­to por la cri­sis polí­ti­ca que está vivien­do (por las ince­san­tes deten­cio­nes de los prín­ci­pes y altos car­gos), como por la caí­da brus­ca del pre­cio del petró­leo.
  • La para­li­za­ción de las eco­no­mías afec­ta­rá más a unos que a otros e inten­si­fi­ca­rá los con­flic­tos socia­les, des­es­ta­bi­li­zan­do a más de un régi­men: Iraq, será uno de los pri­me­ros.
  • En caso de que el virus gol­pee lo bas­tan­te fuer­te a EEUU como para redu­cir sus ayu­das a Israel, Rusia y Chi­na amplia­rán su cola­bo­ra­ción con el esta­do judío.
  • Trump ame­na­za a Irán de «pagar un pre­cio muy alto» si cum­ple con sus pla­nes de un «ata­que sor­pre­sa» con­tra las fuer­zas o intere­ses de EEUU en Iraq, pla­nes inexis­ten­tes según Tehe­rán. El 11 de mar­zo, un ata­que con cohe­te de las mili­cias ira­quíes al Camp Taji mató a dos esta­dou­ni­den­ses y un sol­da­do bri­tá­ni­co. El Ame­ri­ca First de Trump ha colo­ca­do a su país en el «First» de infec­ta­dos por el coro­na­vi­rus del mun­do, pero no le ha impe­di­do des­ple­gar misi­les Patriot en Iraq miran­do a Irán.

La covid-19 pro­fun­di­za­rá la cri­sis del capi­ta­lis­mo, y los peces gran­des ya se han pre­pa­ra­do para devo­rar a los peque­ños. La cues­tión es si pode­mos sal­var lo que que­da de la paz mun­dial.

Fuen­te: Público.es


La Poli­cía Israe­lí detie­ne al minis­tro pales­tino para los asun­tos de Jeru­sa­lén

La Poli­cía israe­lí detu­vo al minis­tro pales­tino para los asun­tos de Jeru­sa­lén, Fadi Hada­mi, des­pués de alla­nar su domi­ci­lio en el sec­tor ocu­pa­do de Jeru­sa­lén.

Según la agen­cia pales­ti­na Wafa, la Poli­cía israe­lí derri­bó las puer­tas exte­rio­res e inte­rio­res de la casa, con­fis­có el telé­fono de Hama­di y 10.000 she­kels, unos 2.500 dóla­res, antes de con­du­cir al minis­tro a un cen­tro de deten­cio­nes.

Esta es la cuar­ta vez en pocos meses que las fuer­zas de ocu­pa­ción israe­líes arres­tan a Hada­mi, a quien ade­más han inte­rro­ga­do en nume­ro­sas oca­sio­nes.

Según medios israe­líes, el minis­tro fue dete­ni­do en rela­ción con una recien­te visi­ta del pre­si­den­te de Chi­le, Sebas­tián Piñe­ra, a la mez­qui­ta al Aqsa de Jeru­sa­lén, duran­te la que Hama­di lo acom­pa­ñó.

Israel ocu­pó mili­tar­men­te el sec­tor orien­tal de Jeru­sa­lén en la gue­rra de 1967 y pos­te­rior­men­te se lo ane­xio­nó, una medi­da uni­la­te­ral que no reco­no­cen los pales­ti­nos ni la inmen­sa mayo­ría de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Fuen­te: Sput­nik Mun­do

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *