Pales­ti­na. ‘Que­ri­do mun­do, ¿cómo va el con­fi­na­mien­to? Gaza’ /​Israel: Así se ha bene­fi­cia­do la extre­ma dere­cha de la covid-19 /​Más info…

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​04 de abril de 2020 – 

‘Que­ri­do mun­do, ¿cómo va el con­fi­na­mien­to? Gaza’

La pan­de­mia del coro­na­vi­rus ha lle­ga­do a la Fran­ja de Gaza. La región podría estar preo­cu­pa­da por la expan­sión del virus, debi­do a su den­sa pobla­ción, sin embar­go, su mayor inquie­tud, en ple­na cri­sis sani­ta­ria, es esqui­var y sobre­vi­vir a las bom­bas del Ejér­ci­to israelí.

Duran­te los últi­mos días, ha cir­cu­la­do por las redes socia­les una foto en la que se lee: «Que­ri­do mun­do, ¿qué tal el con­fi­na­mien­to? Gaza». En otras pala­bras: «¿cómo lle­va el res­to del mun­do lo que Gaza vive des­de hace 13 años?».

Sin embar­go, la situa­ción de con­fi­na­mien­to que están vivien­do el res­to de paí­ses no es com­pa­ra­ble a lo que viven las per­so­nas blo­quea­das en la Fran­ja de Gaza por Israel.

Este ase­dio mili­tar ha pro­vo­ca­do que la región ape­nas ten­ga herra­mien­tas para afron­tar la pandemia.

La ONG Gisha ha aler­ta­do sobre la esca­sez de recur­sos: “El gra­ve esta­do de la infra­es­truc­tu­ra civil bási­ca y los ser­vi­cios esen­cia­les, inade­cua­dos inclu­so en tiem­pos «nor­ma­les», aho­ra repre­sen­ta una ame­na­za para la vida huma­na“.

Des­de 2007, Gaza vive some­ti­da al blo­queo por tie­rra, mar y aire impues­to por Israel, lo que impo­si­bi­li­ta el inter­cam­bio de pro­duc­tos, así como la entra­da y sali­da libre de esta estre­cha fran­ja que colin­da con Israel, Egip­to y el Mar Mediterráneo.

Egip­to tam­bién supo­ne una puer­ta cerra­da para la región, debi­do a su apo­yo a Israel. Sin embar­go, el pues­to fron­te­ri­zo de Rafah, al sur de la Fran­ja, pare­ce ser la úni­ca vía por la que los gaza­tíes pue­den acce­der al res­to del mundo.

Bom­bar­deo en ple­na cri­sis del coronavirus

Des­pués de que reba­ja­sen la ten­sión por la pan­de­mia, la pasa­da sema­na, Gaza era bom­bar­dea­da por el Ejér­ci­to israe­lí como res­pues­ta a los ata­ques del movi­mien­to Hamás, quien con­tro­la la zona bloqueada.

No se sabe cómo la cri­sis del coro­na­vi­rus que ha pro­vo­ca­do más de 3.000 con­ta­gios en Israel y pone ‑aún más- el agua al cue­llo a Gaza, toda­vía les deja fuer­za a las auto­ri­da­des para empren­der con­flic­tos bélicos.

La impo­si­bi­li­dad de luchar con­tra el COVID-19

Uno de los direc­to­res de la ofi­ci­na de la OMS en los Terri­to­rios Pales­ti­nos, Gerald Roc­kens­chaub, ha aler­ta­do de que en la Fran­ja solo hay 60 camas des­ti­na­das a cui­da­dos inten­si­vos y fal­ta per­so­nal cua­li­fi­ca­do que pue­da tra­tar a los futu­ros pacien­tes. Este sis­te­ma sani­ta­rio que «se ha degra­da­do debi­do al blo­queo» se tra­du­ce en «la fal­ta de elec­tri­ci­dad, medi­ca­men­tos de base y mano de obra», como expli­ca. Ade­más, Gerald ase­gu­ra que «más del 90% del agua con­si­de­ra­da pota­ble en Gaza no es apta para el con­su­mo humano».

Apar­te de la pro­ble­má­ti­ca de la fal­ta de agua pota­ble, la pobla­ción cuen­ta con más impe­di­men­tos para dete­ner la enfer­me­dad. Solo tie­nen 11 horas de elec­tri­ci­dad dia­rias, por lo que solo se podrán duchar y lavar las manos en ese tiem­po y, ade­más, los ali­men­tos que estén en la neve­ra deja­rán de estas fres­cos cuan­do esas horas se cumplan.

Los cam­pa­men­tos no tie­nen ape­nas agua y desin­fec­tan­tes y, debi­do al haci­na­mien­to, la dis­tan­cia social en tiem­pos de coro­na­vi­rus se vuel­ve impo­si­ble.

La fal­ta de elec­tri­ci­dad y de com­bus­ti­ble tam­bién se cier­ne sobre el cre­cien­te núme­ro de enfer­mos que ingre­sa­rán en los hos­pi­ta­les por la pandemia.

Por esta situa­ción catas­tró­fi­ca, la mayor par­te de los refu­gia­dos siguen sub­sis­tien­do gra­cias a la ayu­da de orga­ni­za­cio­nes como UNRWA, que ha hecho un lla­ma­mien­to deses­pe­ra­do para que estas per­so­nas pue­dan sobrevivir.

El opti­mis­mo, en algún lugar

De la fabri­ca­ción de cami­se­tas y pan­ta­lo­nes, a la de mas­ca­ri­llas y ropa médi­ca. Este es el gra­ni­to de are­na que está apor­tan­do la fábri­ca Queen Tex en la lucha con­tra la pan­de­mia en Gaza.

«Tenía­mos la inten­ción de impor­tar más­ca­ras y tra­jes de Chi­na, pero hubo difi­cul­ta­des para hacer­lo, así que deci­di­mos fabri­car­los noso­tros mis­mos», ha reco­no­ci­do el geren­te Has­san Alwan.

Sin embar­go, Alwan afir­ma que des­de que ten­ga sufi­cien­te mate­rial para el mer­ca­do local, podrá hacer expor­ta­cio­nes a Israel, que está sufrien­do más dura­men­te el azo­te de la pandemia.

Fuen­te: María Rodrí­guez, Iris­press Magazine


Israel: Así se ha bene­fi­cia­do la extre­ma dere­cha de la covid-19

El ‘pue­blo ele­gi­do por Dios’ tam­bién ha reci­bi­do la visi­ta del coro­na­vi­rus, un ‘esta­do’ fun­da­do sobre una base reli­gio­sa que no étni­ca y mane­ja­do por la ultra dere­cha, ha apro­ve­cha­do una vez mas de las catás­tro­fes para for­ta­le­cer posi­cio­nes y accio­nes ile­ga­les y racis­tas, pro­fun­di­zar la ocu­pa­ción mili­tar, la opre­sión y la lim­pie­za étni­ca en con­tra de los palestinos

Poli­cías israe­líes con mas­ca­ri­llas patru­llan por el bario de judios ultra-orto­do­xos de Mea Shea­rim, en la zona nor­te de Jeru­sa­lén. REUTERS/​Ronen Zvulun

Por NAZANÍN ARMANIAN

El «pue­blo ele­gi­do por Dios» tam­bién ha reci­bi­do la visi­ta del coro­na­vi­rus, infec­tan­do al menos a 7.000 per­so­nas, muchos de ellos jus­ta­men­te los ultra­or­to­do­xos, que al igual que sus homó­lo­gos de otras reli­gio­nes, se carac­te­ri­zan por desa­fiar la reali­dad y la razón y la cien­cia. La ciu­dad Bnei Brak, en subur­bio de Tel Aviv, con 200.000 habi­tan­tes fun­da­men­ta­lis­tas, y el 40% infec­ta­da, ha sido blo­quea­da por la policía.

El esta­do de Israel, fun­da­do sobre una base reli­gio­sa que no étni­ca (al igual que Pakis­tán), ha sufri­do una serie de gra­ves acon­te­ci­mien­tos en los últi­mos meses que, gra­cias al famo­so virus, han pasa­do desapercebidos:

  • Netan­yahu sigue sien­do pri­mer minis­tro, a pesar de per­der has­ta tres veces las últi­mas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en favor del ex jefe del Esta­do Mayor de las Fuer­zas Arma­das, Benny Gantz, líder del Par­ti­do Azul y Blan­co, quien fue encar­ga­do por el par­la­men­to a for­mar gobierno. ¿Cómo? La fies­ta del «¡Has­ta nun­ca, Bibi!» se fue al gare­te, cuan­do Gantz, que había cen­tra­do su cam­pa­ña en denun­ciar a Netan­yahu como un polí­ti­co auto­ri­ta­rio y corrup­to, dio un giro radi­cal ante una socie­dad estu­pe­fac­ta y trai­cio­na­da, entre­gán­do­le a él su car­go has­ta el 2021, pen­san­do que des­pués de esta fecha el astu­to mala­ba­ris­ta polí­ti­co le devol­ve­rá el sillón. ¿Por qué lo hizo?

1) La ideo­lo­gía y el pro­gra­ma de Gantz no difie­ren mucho de Likud, el par­ti­do de extre­ma dere­cha de Netan­yahu, a quien Gantz se opu­so por sus escán­da­los de corrup­ción, no por sus polí­ti­cas que han lle­va­do al país y a la región hacía el desas­tre. El par­ti­do Azul y Blan­co es sólo judío, y por ende racis­ta, exclu­yen­do a una quin­ta par­te de la pobla­ción del país que es ára­be, y apo­ya el plan de «paz» de Trump para una «Solu­ción Final» de la cau­sa pales­ti­na .

2) El mie­do del mili­tar a seguir sien­do ata­ca­do y difa­ma­do por los defen­so­res del eterno pri­mer minis­tro, que lle­ga­ron a acu­sar­le de tener «cone­xión con Irán».

3) La debi­li­dad de la opo­si­ción (el Par­ti­do Labo­ris­ta obtu­vo sólo tres esca­ños), el pode­río de las redes del Likud por gober­nar duran­te tan­tos años, y su fal­ta de escrú­pu­los para hacer jue­gos sucios: El 18 de mar­zo, Yuli Edels­tein, el pre­si­den­te del Knes­set, del Likud, recha­zó la peti­ción de los dipu­tados en for­mar comi­sio­nes para ges­tio­nar la cri­sis sani­ta­rias, y lue­go sus­pen­dió el par­la­men­to, no para pre­ser­var la salud de los repre­sen­tan­tes del pue­blo, sino impe­dir que apro­ba­sen una anun­cia­da ley que iba a prohi­bir a las per­so­nas acu­sa­das de delin­cuen­te osten­tar car­gos polí­ti­cos; medi­da «incons­ti­tu­cio­nal» que pro­vo­có la mayor cri­sis polí­ti­ca de la his­to­ria recien­te de Israel el «úni­co país demo­crá­ti­co de Orien­te Pró­xi­mo«. El dia­rio Haa­retz insi­nuó un «gol­pe de esta­do» y el pre­si­den­te de Israel, Reuven Rivlin, tam­bién de Likud, lo cali­fi­có una ame­na­za para las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas del estado.

Así, Gantz pasó de ser el cam­peón anti­co­rrup­ción a defen­sor de Netan­yahu y aspi­rar a ser su minis­tro de Exteriores.

Asal­to mili­ta­ri­za­do a los dere­chos sociales

De este modo, Netan­yahu, no sólo se libró del jui­cio por frau­de, soborno, y abu­so de con­fian­za, pro­gra­ma­do para el 17 de mar­zo, sino que recu­pe­ró el poder, para ter­mi­nar sus pro­yec­tos a la som­bra de la covid-19:

  1. Decla­ró el esta­do de emer­gen­cia, lle­na­do las calles del país de miles de hom­bres arma­dos del ejér­ci­to y la poli­cía, que aho­ra se pare­cen a los terri­to­rios ocu­pa­dos palestinos.
  2. Limi­tó los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les de los pro­pios ciu­da­da­nos israe­líes, y no sólo para cas­ti­gar­les por haber­le dado la espal­da, sino por­que ésta es la lógi­ca natu­ral de un sis­te­ma polí­ti­co basa­do en el Apartheid y el des­tino de una socie­dad, que en su gran mayo­ría, res­pal­dó o miró para otro lado las atro­ci­da­des come­ti­das por Netan­yahu con­tra los pales­ti­nos: con el apo­yo del fis­cal gene­ral del Esta­do, el pri­mer minis­tro man­dó a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y segu­ri­dad inte­rior de Israel Shin Bet, con­cre­ta­men­te a la ultra­se­cre­ta Uni­dad 81, apli­car medi­das anti terro­ris­tas con­tra las per­so­nas infec­ta­das con el virus ras­trean­do sus telé­fo­nos móvi­les, sien­do el úni­co esta­do del mun­do que públi­ca­men­te orde­na méto­dos de vigi­lan­cia y espio­na­je con­tra los ciu­da­da­nos pro­pios, ero­sio­nan­do sus dere­chos fun­da­men­ta­les. El pen­sa­dor israe­lí Yesaha­yau Lei­bo­witz (1903 – 1994) ya advir­tió des­pués de la Gue­rra de los Seis Días que gober­nar a los extran­je­ros en las tie­rras ocu­pa­das trans­for­ma­ría a Israel en «un esta­do Shin Bet». La tec­no­lo­gía supues­ta­men­te anti­te­rro­ris­ta en manos de la extre­ma dere­cha siem­pre es un arma afi­la­da con­tra la tota­li­dad de la sociedad.
  3. ¿A quién, en un esta­do «demo­crá­ti­co» se le ocu­rre nom­brar al jefe de los ser­vi­cios de inte­li­gen­tes, el Mos­sad, Yos­si Cohen, para diri­gir la ope­ra­ción de obte­ner equi­pos médi­cos? ¡A Netan­yahu! Hay que con­se­guir, como sea, res­pi­ra­do­res, kits de prue­ba de coro­na­vi­rus y otros arte­fac­tos nece­sa­rios para que su gobierno no supere en núme­ro de muer­tos a Ita­lia. Los 100.000 test de prue­ba del virus que reci­bie­ron de las monar­quías del Gol­fo Pér­si­co no eran ade­cua­dos. A pesar de que la pobla­ción israe­lí cuen­ta con la cober­tu­ra de salud gra­tui­ta y tie­ne clí­ni­cas avan­za­das, los recor­tes neo­li­be­ra­les (redu­cir el núme­ro del per­so­nal sani­ta­ria, las camas, etc.) de los últi­mos años han deja­do el sis­te­ma de salud del país muy afec­ta­do, y hay temo­res a que el coro­na­vi­rus se lle­ve muchas vidas.
    Cohen se con­vir­tió en uno de los hom­bres más pode­ro­sos de Israel des­pués de orga­ni­zar la supues­ta ope­ra­ción del secues­tro de los archi­vos nuclea­res de Irán en 2016, con­si­de­ra­da la mayor haza­ña del Mos­sad en su his­to­ria. Cuen­tan que, con dece­nas de agen­tes, des­cu­brie­ron un alma­cén «nuclear» en Tehe­rán, neu­tra­li­za­ron su vigi­lan­cia elec­tró­ni­ca y des­pués de 6 horas y 29 minu­tos (¡que no 30!) con­si­guie­ron abrir 32 cajas fuer­tes uti­li­zan­do un ins­tru­men­to tér­mi­co que alcan­za­ba los 3.600 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra. Lue­go, no se sabe cómo, tras­la­da­ron media tone­la­da de mate­ria­les ‑como afirman‑, de folios, videos y CD a Israel, país que no tie­ne fron­te­ra común con Irán. Des­pués, en mar­zo de 2018, Cohen se va a EEUU para entre­gar el botín a Mike Pom­peo, enton­ces el direc­tor de la CIA.
  4. Netan­yahu, tam­bién ha encar­ga­do a un mili­tar, el gene­ral Roni Numa, impo­ner el toque de que­da en los barrios ultra­or­to­do­xas, comu­ni­dad que repre­sen­ta el 12% de la pobla­ción y ha reci­bi­do duran­te déca­das gran­des pri­vi­le­gios por par­te de los gobier­nos a cam­bio de la ben­di­ción de los rabinos.

El virus en Gaza y Cisjordania

Si, por un lado, el Minis­te­rio de Salud israe­lí tar­dó en publi­car una guía en ára­be, la segun­da len­gua del país y del 17% de los médi­cos y per­so­nal sani­ta­rio, para infor­mar­les acer­ca de la pan­de­mia, el Minis­te­rio de Defen­sa anun­ció el blo­queo total de Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza, can­ce­lan­do ade­más 107.000 per­mi­sos de tra­ba­jo para los pales­ti­nos, y cerró el pues­to de con­trol fron­te­ri­zo de Shua­fat en Jeru­sa­lén Este, pri­van­do a 80.000 pales­ti­nos israe­líes de los ser­vi­cios de salud de la Ciu­dad Santa.

La sala de las ope­ra­cio­nes con­jun­tas esta­ble­ci­da entre la Auto­ri­dad Pales­ti­na (AP) y el ejér­ci­to israe­lí para coor­di­nar la luchar con­tra el virus, no resuel­ve el pro­ble­ma de los pales­ti­nos, que cuen­tan con unos 60 res­pi­ra­do­res y solo 200 kits de prue­ba para una pobla­ción de dos millo­nes de personas.

Israel, como fuer­za de ocu­pa­ción debe garan­ti­zar la segu­ri­dad y el bien­es­tar de los pales­ti­nos, pero ni ha levan­ta­do el devas­ta­dor ase­dio sobre Gaza e inclu­so impi­de que sus habi­tan­tes bus­quen aten­ción médi­ca fue­ra de la Franja.

Tras detec­tar unos 60 casos de infec­ción por el coro­na­vi­rus, y el aumen­to del núme­ro de los colo­nos que han dado posi­ti­vo en la prue­ba en los Terri­to­rios Ocu­pa­dos, la AP ha impues­to el con­fi­na­mien­to a la pobla­ción sal­vo para salir a com­prar ali­men­tos y medi­ca­men­tos. No le será fácil con­se­guir que miles de jor­na­le­ros pales­ti­nos cuya fuen­te de ingre­so es el tra­ba­jo que rea­li­zan, cum­plan estas restricciones.

En Gaza, uno de los terri­to­rios más den­sa­men­te pobla­dos del mun­do, don­de 1,800 mil per­so­nas están ence­rra­das en 365 kiló­me­tros cua­dra­dos, y sufren un bru­tal blo­queo eco­nó­mi­co des­de hace 13 años por par­te de Israel, el pató­geno pue­de cau­sar estra­gos. El des­em­pleo y una pobre­za extre­ma pue­den pro­vo­car revuel­tas en esta tie­rra, que podría con­ver­tir­se en otra Inti­fa­da en caso de que algu­nos de los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos en las cár­ce­les israe­líes pier­dan la vida debi­do al bro­te del virus. El Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja ha pedi­do a Tel Aviv redu­cir el núme­ro de estos pri­sio­ne­ros quie­nes han ame­na­za­do con una huel­ga de ham­bre, tras la sus­pen­sión de las visi­tas con sus abo­ga­dos y sin reci­bir medios para pro­te­ger­se de la covid-19.

En Gaza, el sis­te­ma de salud se ha des­mo­ro­na­do por el blo­queo y los con­ti­nuos bom­bar­deos. Las 2.900 camas hos­pi­ta­la­rias en unas ins­ta­la­cio­nes des­tar­ta­la­das no darán abas­to ante la tra­ge­dia que se avecina.

El virus y el entorno estra­té­gi­co de Israel

La incer­ti­dum­bre gene­ra­da por la pan­de­mia pue­de afec­tar a la per­cep­ción de los líde­res de la región a una reali­dad pro­fun­da­men­te cam­bia­da: ¿Quién segui­rá sien­do alia­do y quién enemi­go? ¿Qué suce­de­rá con las gue­rras en cur­so y las pla­nea­das? ¿Cómo será el nue­vo equi­li­brio de poder entre Irán, Israel, Tur­quía y Ara­bia Sau­dí que luchan a muer­te por la hege­mo­nía regio­nal?

  • El pro­pio» gol­pe pala­cie­go» de Netan­yahu, en par­te, per­te­ne­ce a esta era Pos COVID19.
  • El lar­go y mor­tal blo­queo a Gaza, el fin de las ayu­das huma­ni­ta­rias de EEUU, agra­va­dos por la actual cri­sis sani­ta­ria con­ver­ti­rán a Gaza en una bom­ba de relo­je­ría, que ni Hamas podrá con­tro­lar­la. Israel, por su pro­pio bien y segu­ri­dad, debe levan­tar el blo­queo a la Fran­ja de for­ma inme­dia­ta, y per­mi­tir la aten­ción sani­ta­ria a sus habitantes
  • Algu­nos jefes de esta­do de la región pue­den falle­cer, por ancia­nos, en Irán y Ara­bia sau­dí, por ejem­plo, con todo lo que podrá supo­ner, debi­do a sus sis­te­mas polí­ti­cos per­so­na­lis­tas.
  • Ara­ba Sau­dí ‑alia­do de Israel en su lucha con­tra Irán-, sal­drá debi­li­ta­da, tan­to por la cri­sis polí­ti­ca que está vivien­do (por las ince­san­tes deten­cio­nes de los prín­ci­pes y altos car­gos), como por la caí­da brus­ca del pre­cio del petró­leo.
  • La para­li­za­ción de las eco­no­mías afec­ta­rá más a unos que a otros e inten­si­fi­ca­rá los con­flic­tos socia­les, des­es­ta­bi­li­zan­do a más de un régi­men: Iraq, será uno de los primeros.
  • En caso de que el virus gol­pee lo bas­tan­te fuer­te a EEUU como para redu­cir sus ayu­das a Israel, Rusia y Chi­na amplia­rán su cola­bo­ra­ción con el esta­do judío.
  • Trump ame­na­za a Irán de «pagar un pre­cio muy alto» si cum­ple con sus pla­nes de un «ata­que sor­pre­sa» con­tra las fuer­zas o intere­ses de EEUU en Iraq, pla­nes inexis­ten­tes según Tehe­rán. El 11 de mar­zo, un ata­que con cohe­te de las mili­cias ira­quíes al Camp Taji mató a dos esta­dou­ni­den­ses y un sol­da­do bri­tá­ni­co. El Ame­ri­ca First de Trump ha colo­ca­do a su país en el «First» de infec­ta­dos por el coro­na­vi­rus del mun­do, pero no le ha impe­di­do des­ple­gar misi­les Patriot en Iraq miran­do a Irán.

La covid-19 pro­fun­di­za­rá la cri­sis del capi­ta­lis­mo, y los peces gran­des ya se han pre­pa­ra­do para devo­rar a los peque­ños. La cues­tión es si pode­mos sal­var lo que que­da de la paz mundial.

Fuen­te: Público.es


La Poli­cía Israe­lí detie­ne al minis­tro pales­tino para los asun­tos de Jerusalén

La Poli­cía israe­lí detu­vo al minis­tro pales­tino para los asun­tos de Jeru­sa­lén, Fadi Hada­mi, des­pués de alla­nar su domi­ci­lio en el sec­tor ocu­pa­do de Jerusalén.

Según la agen­cia pales­ti­na Wafa, la Poli­cía israe­lí derri­bó las puer­tas exte­rio­res e inte­rio­res de la casa, con­fis­có el telé­fono de Hama­di y 10.000 she­kels, unos 2.500 dóla­res, antes de con­du­cir al minis­tro a un cen­tro de detenciones.

Esta es la cuar­ta vez en pocos meses que las fuer­zas de ocu­pa­ción israe­líes arres­tan a Hada­mi, a quien ade­más han inte­rro­ga­do en nume­ro­sas ocasiones.

Según medios israe­líes, el minis­tro fue dete­ni­do en rela­ción con una recien­te visi­ta del pre­si­den­te de Chi­le, Sebas­tián Piñe­ra, a la mez­qui­ta al Aqsa de Jeru­sa­lén, duran­te la que Hama­di lo acompañó.

Israel ocu­pó mili­tar­men­te el sec­tor orien­tal de Jeru­sa­lén en la gue­rra de 1967 y pos­te­rior­men­te se lo ane­xio­nó, una medi­da uni­la­te­ral que no reco­no­cen los pales­ti­nos ni la inmen­sa mayo­ría de la comu­ni­dad internacional.

Fuen­te: Sput­nik Mundo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.