Orga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas cali­fi­can de “retro­ce­so his­tó­ri­co” la des­re­gu­la­ción ambien­tal apro­ba­da en el gobierno de la Jun­ta

Apro­ve­chan­do la actual situa­ción de excep­cio­na­li­dad, el Par­la­men­to de Anda­lu­cía ha con­va­li­da­do –con los votos de PP, Cs y Vox– el decre­to apro­ba­do recien­te­men­te por el Gobierno de la Jun­ta de Anda­lu­cía por el que se des­re­gu­lan nume­ro­sas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, se redu­ce la par­ti­ci­pa­ción públi­ca y se eli­mi­nan garan­tías ambien­ta­les.

Para las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas se tra­ta de un autén­ti­co des­pro­pó­si­to que, con el argu­men­to de agi­li­zar trá­mi­tes admi­nis­tra­ti­vos para redu­cir el impac­to socio­eco­nó­mi­co del Bre­xit y de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, la Jun­ta de Anda­lu­cía cam­bie 21 leyes y 6 decre­tos a tra­vés de una con­va­li­da­ción con un redu­ci­do núme­ro de par­la­men­ta­rios a cau­sa de la cua­ren­te­na.

La mayo­ría de estas modi­fi­ca­cio­nes nada tie­nen que ver con una pre­ten­di­da sim­pli­fi­ca­ción de trá­mi­tes buro­crá­ti­cos. Muy al con­tra­rio, pre­ten­den reedi­tar el mode­lo eco­nó­mi­co impe­ran­te duran­te los años de la bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va que lle­vó a Espa­ña a la cri­sis de 2008, al tiem­po que se redu­ce el papel de la admi­nis­tra­ción públi­ca en la defen­sa y sal­va­guar­da de la natu­ra­le­za y los dere­chos socia­les. Estos cam­bios legis­la­ti­vos y nor­ma­ti­vos pue­den pro­vo­car impor­tan­tes daños ambien­ta­les y terri­to­ria­les y fomen­tar, de nue­vo, entre otras cosas, la espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca, afec­tan­do tam­bién a otros sec­to­res socia­les y eco­nó­mi­cos.

Entre las prin­ci­pa­les modi­fi­ca­cio­nes que afec­tan a cues­tio­nes ambien­ta­les, des­ta­can:

– Se amplían las actua­cio­nes que se pue­den decla­rar de Inte­rés Auto­nó­mi­co, lo que faci­li­ta su tra­mi­ta­ción y apro­ba­ción, como son: urba­ni­za­cio­nes resi­den­cia­les supra­mu­ni­ci­pa­les, puer­tos y aero­puer­tos, embal­ses, gran­des esta­ble­ci­mien­tos comer­cia­les, turís­ti­cos e indus­tria­les.

– Se modi­fi­ca la Ley de Orde­na­ción Urba­nís­ti­ca de Anda­lu­cía (LOUA) para redu­cir pla­zos en la tra­mi­ta­ción de pla­nes urba­nís­ti­cos, a pesar de la impo­si­bi­li­dad de la pro­pia Jun­ta de Anda­lu­cía de cum­plir­los para eva­luar infor­mes, con lo que se apro­ba­rán sin las debi­das garan­tías.

– Se sus­ti­tu­yen los Pla­nes Espe­cia­les y Pro­yec­tos de Actua­ción en Sue­lo No Urba­ni­za­ble para la implan­ta­ción de diver­sas infra­es­truc­tu­ras, can­te­ras y minas por un mero infor­me. Se eli­mi­na así la obli­ga­ción de some­ter esos pla­nes a Eva­lua­ción Ambien­tal Estra­té­gi­ca. 

– Se modi­fi­ca la Ley de Ges­tión Inte­gra­da de la Cali­dad Ambien­tal (GICA), sus­ti­tu­yen­do el régi­men de Auto­ri­za­ción Ambien­tal Uni­fi­ca­da al que se encon­tra­ban some­ti­dos deter­mi­na­dos pro­yec­tos y actua­cio­nes por el de Cali­fi­ca­ción Ambien­tal, con muchas menos exi­gen­cias, y que aprue­ban los Ayun­ta­mien­tos.

– Modi­fi­ca­ción de la Ley del Sec­tor Públi­co de Anda­lu­cía, para “dina­mi­zar” la pri­va­ti­za­ción del patri­mo­nio agra­rio públi­co de la Jun­ta de Anda­lu­cía.

– Se modi­fi­ca el Regla­men­to que regu­la el régi­men apli­ca­ble a los sue­los con­ta­mi­na­dos, per­mi­tién­do­se en los pro­yec­tos de recu­pe­ra­ción volun­ta­ria dejar los sue­los con­ta­mi­na­dos con­fi­na­dos en el lugar don­de se encuen­tren.

– Se modi­fi­ca el Regla­men­to de Ver­ti­dos al Domi­nio Públi­co Hidráu­li­co y al Domi­nio Públi­co Marí­ti­mo-Terres­tre para eli­mi­nar la obli­ga­ción de dotar de red de alcan­ta­ri­lla­do y depu­ra­ción con­jun­ta de aguas resi­dua­les a las urba­ni­za­cio­nes ile­ga­les que se pre­ten­dan lega­li­zar.

– Se modi­fi­ca de la Ley de medi­das fren­te al Cam­bio Cli­má­ti­co, eli­mi­nan­do la obli­ga­ción del cálcu­lo de la hue­lla de car­bono de pro­duc­tos y ser­vi­cios.

Para Ami­gos de la Tie­rra, Eco­lo­gis­tas en Acción, Green­pea­ce, SEO/​BirdLife y WWF, si las for­mas y el momen­to de la apro­ba­ción son inacep­ta­bles, mucho más lo es el con­te­ni­do y la jus­ti­fi­ca­ción del Decre­to. Éste es repre­sen­ta­ti­vo de la for­ma en que la Jun­ta de Anda­lu­cía entien­de que debe­mos actuar al salir de la cri­sis, des­re­gu­lan­do pro­ce­sos que nos garan­ti­zan el buen fun­cio­na­mien­to de acti­vi­da­des y pro­yec­tos, eli­mi­nan­do cau­te­las bajo el pre­tex­to de agi­li­zar pla­zos –cuan­do la fal­ta de agi­li­dad admi­nis­tra­ti­va es cul­pa del mal fun­cio­na­mien­to de la pro­pia Jun­ta de Anda­lu­cía en muchas oca­sio­nes – , elu­dien­do pro­ce­sos de par­ti­ci­pa­ción públi­ca –inclu­so, en con­tra de los obje­ti­vos de leyes esta­ta­les y direc­ti­vas comu­ni­ta­rias– y, en defi­ni­ti­va, per­mi­tien­do el “todo vale”.

Esta­mos atra­ve­san­do momen­tos muy difí­ci­les debi­do a las pér­di­das per­so­na­les y socio­eco­nó­mi­cas deri­va­das de la cri­sis del coro­na­vi­rus. Es pre­ci­sa­men­te en estos momen­tos cuan­do resul­ta vital un buen cor­pus admi­nis­tra­ti­vo y legis­la­ti­vo, como arma­zón públi­co que garan­ti­ce los ser­vi­cios y la salud de las per­so­nas y el medioam­bien­te. Esta refor­ma rela­ja las nor­ma­ti­vas de sal­va­guar­da ambien­tal y de otros sec­to­res socio­eco­nó­mi­cos vita­les para Anda­lu­cía sin sacar nin­gu­na lec­ción de la cri­sis que esta­mos atra­ve­san­do.

Por estos moti­vos, las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes ambien­ta­les apo­yan el anun­cio del PSOE y Ade­lan­te Anda­lu­cía de pre­sen­tar un Recur­so de Ampa­ro ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal con­tra este Decre­to, con el fin de res­ti­tuir las garan­tías lega­les ambien­ta­les en Anda­lu­cía de los pro­ce­di­mien­tos aho­ra afec­ta­dos por esta modi­fi­ca­ción. Por su par­te, ejer­ce­rán todas las accio­nes lega­les posi­bles en ámbi­tos espa­ño­les y euro­peos para que una con­tra­rre­for­ma ambien­tal como la que ha ini­cia­do la Jun­ta de Anda­lu­cía no se con­so­li­de.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *