Inter­na­cio­nal. ¿Eco­no­mía de gue­rra con­tra el coronavirus?

Michael Roberts /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​5 de abril de 2020

Si todas las pan­de­mias en los paí­ses fue­ran igua­les, el siguien­te grá­fi­co mos­tra­ría cómo aca­ba­ría esta pan­de­mia. La rela­ción des­de el ini­cio al pico de infec­cio­nes por Covid-19 para todos los paí­ses sería de 40 – 50 días. Muchos paí­ses aún no están cer­ca del pico y no hay garan­tías de que el pico sea en el mis­mo pun­to si los méto­dos de miti­ga­ción y supre­sión (prue­bas, auto­a­is­la­mien­to, cua­ren­te­na y cie­rres) no fun­cio­nan de mane­ra simi­lar. Pero en últi­ma ins­tan­cia, habrá un pico en todas par­tes y la pan­de­mia dis­mi­nui­rá, aun­que solo sea para vol­ver el pró­xi­mo año, tal vez.

Lo que está cla­ro es que los cie­rres de acti­vi­dad empre­sa­rial en tan­tas eco­no­mías impor­tan­tes gene­ran y gene­ra­rán una caí­da enor­me en la pro­duc­ción, la inver­sión, el empleo y los ingre­sos en la mayo­ría de las eco­no­mías. La OCDE resu­me mejor el esce­na­rio. El efec­to de impac­to de los cie­rres de nego­cios podría resul­tar en reduc­cio­nes de 15% o más en el nivel de pro­duc­ción en las eco­no­mías avan­za­das y las prin­ci­pa­les eco­no­mías de los mer­ca­dos emer­gen­tes. En las eco­no­mía media­nas, la pro­duc­ción dis­mi­nui­ría en un 25% … «Por cada mes de con­fi­na­mien­to, habrá una pér­di­da de 2 pun­tos por­cen­tua­les en el cre­ci­mien­to anual del PIB».

Miran­do en mi libro, The Long Depres­sion, des­cu­brí que la pér­di­da del PIB des­de el comien­zo de la Gran Rece­sión en 2008 duran­te 18 meses has­ta media­dos de 2009 fue supe­rior al 6% del PIB en las prin­ci­pa­les eco­no­mías. El PIB real mun­dial cayó apro­xi­ma­da­men­te un 3,5% duran­te ese perío­do, mien­tras que las lla­ma­das eco­no­mías de mer­ca­dos emer­gen­tes no se con­tra­je­ron (por­que Chi­na con­ti­nuó expandiéndose).

En esta pan­de­mia, si las prin­ci­pa­les eco­no­mías cie­rran sus empre­sas duran­te dos meses y tal vez más (el blo­queo de Wuhan en Chi­na no se sua­vi­za­rá has­ta la pró­xi­ma sema­na; más de dos meses), es pro­ba­ble que el PIB mun­dial se con­trai­ga en 2020 más que en La Gran Recesión.

Por supues­to, la espe­ran­za es que los cie­rres sean de cor­ta dura­ción. Como dijo el secre­ta­rio gene­ral de la OCDE, Gurria, «no sabe­mos cuán­to tiem­po lle­va­rá solu­cio­nar el des­em­pleo y el cie­rre de millo­nes de peque­ñas empre­sas: pero es una ilu­sión hablar de una recu­pe­ra­ción rápi­da». Es evi­den­te que la idea del pre­si­den­te Trump de que Esta­dos Uni­dos pue­de vol­ver a la nor­ma­li­dad pro­duc­ti­va el domin­go de Pas­cua no es realista.

Sin embar­go, con la espe­ran­za de que los cie­rres sean de cor­ta dura­ción y debi­do a que no tie­nen otra opción si se quie­re aca­bar con la pan­de­mia, los gobier­nos pro-capi­ta­lis­tas han arro­ja­do el sal­va­vi­das a sus eco­no­mías para evi­tar lo peor. La pri­me­ra prio­ri­dad ha sido sal­var a las empre­sas capi­ta­lis­tas, espe­cial­men­te las gran­des empre­sas. Para ello, los ban­cos cen­tra­les han redu­ci­do sus tasas de inte­rés polí­ti­cas a cero o menos aún; y han anun­cia­do una miría­da de líneas de cré­di­to y pro­gra­mas de com­pra de bonos que empe­que­ñe­cen los res­ca­tes y las medi­das de fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va de los últi­mos diez años. Los gobier­nos han anun­cia­do garan­tías de prés­ta­mos y sub­ven­cio­nes para empre­sas por mon­tos nun­ca antes vistos.

A nivel mun­dial, calcu­lo que los gobier­nos han anun­cia­do paque­tes de ‘estí­mu­lo’ fis­cal de alre­de­dor del 4% del PIB y otro en garan­tías de cré­di­to y prés­ta­mo para el sec­tor capi­ta­lis­ta 5% del PIB. En la Gran Rece­sión, los res­ca­tes fis­ca­les tota­li­za­ron solo el 2% del PIB mundial.

Si toma­mos el paque­te de 2 billo­nes de dóla­res acor­da­do por el Con­gre­so de los EEUU, mucho mayor que con el colap­so finan­cie­ro glo­bal en 2008 – 9, dos ter­cios se des­ti­na­rán direc­ta­men­te a efec­ti­vo y prés­ta­mos que pue­den no ser devuel­tos para las gran­des empre­sas (com­pa­ñías de via­jes, etc. ) y para empre­sas más peque­ñas, pero solo un ter­cio para ayu­dar a sobre­vi­vir a los millo­nes de tra­ba­ja­do­res y autó­no­mos con pagos en efec­ti­vo y apla­za­mien­to de impuestos.

Lo mis­mo ocu­rre en el Rei­no Uni­do y Euro­pa con los paque­tes con­tra la pan­de­mia: pri­me­ro, sal­var las empre­sas capi­ta­lis­tas; y segun­do, res­ca­tar a la gen­te tra­ba­ja­do­ra. Las pres­ta­cio­nes para los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos y los autó­no­mos se espe­ra que solo estén vigen­tes duran­te dos meses y, a menu­do, las per­so­nas tar­da­rán en reci­bir dine­ro en efec­ti­vo sema­nas, cuan­do no meses. Por lo tan­to, estas medi­das están lejos de pro­por­cio­nar sufi­cien­te apo­yo a los millo­nes de per­so­nas que ya han sido con­fi­na­das o des­pe­di­das por sus compañías.

Real­men­te es inge­nuo, si no igno­ran­cia, que eco­no­mis­tas gana­do­res del Pre­mio Nobel como Joseph Sti­glitz, Chris Pis­sa­ri­des o Adam Posen elo­gien pro­gra­mas como el del gobierno del Rei­no Uni­do, sim­ple­men­te por­que son «más gene­ro­sos» que los de los Esta­dos Uni­dos. «El Rei­no Uni­do mere­ce ser ala­ba­do por real­men­te rever­tir su aus­te­ri­dad y ser muy ambi­cio­so y cohe­ren­te», dijo Posen, que fue un direc­ti­vo del Ban­co de Ingla­te­rra cuan­do la cri­sis finan­cie­ra”. La car­ta a los Reyes Magos en tér­mi­nos de dise­ño, tama­ño, con­te­ni­do y coor­di­na­ción, es exce­len­te». El archi key­ne­siano bri­tá­ni­co Will Hut­ton resu­mió el esta­do de áni­mo: “se ha cru­za­do un Rubi­cón. El key­ne­sia­nis­mo ha sido res­tau­ra­do en el lugar que le corres­pon­de en la vida públi­ca bri­tá­ni­ca». Inclu­so los anta­ño defen­so­res de la aus­te­ri­dad se han uni­do al coro de ala­ban­zas, como el ex can­ci­ller del Rei­no Uni­do, Geor­ge Osborne.

La opi­nión públi­ca bri­tá­ni­ca y esta­dou­ni­den­se tam­bién pare­ce estar con­ven­ci­da de que los paque­tes son gene­ro­sos, ya que las últi­mas encues­tas sugie­ren un repun­te en apo­yo al men­daz pre­si­den­te Trump y al pri­mer minis­tro John­son que pare­ce sali­do de ‘Sal­va­dos’. Pare­ce que en todas par­tes los gober­nan­tes han gana­do apo­yo duran­te la cri­sis. Sin embar­go, eso pue­de no durar si los cie­rres con­ti­núan y la cri­sis comien­za a mor­der profundamente.

La reali­dad es que el dine­ro que se trans­fie­re a la gen­te tra­ba­ja­do­ra en com­pa­ra­ción con el que se des­ti­na a las gran­des empre­sas es míni­mo. Por ejem­plo, el paque­te del Rei­no Uni­do ofre­ce un pago del 80% de los sala­rios para emplea­dos y autó­no­mos. Pero en reali­dad no es mayor que la pro­por­ción usual de bene­fi­cios por des­em­pleo que con­ce­den muchos gobier­nos en Euro­pa. El Rei­no Uni­do tenía una tasa de pres­ta­ción por des­em­pleo muy baja, que aho­ra se ele­va al pro­me­dio euro­peo pero solo unos pocos meses. E inclu­so enton­ces millo­nes de tra­ba­ja­do­res no cua­li­fi­ca­rán para tener acce­so a la misma.

Ade­más, nin­gu­na de estas medi­das evi­ta­rá la cri­sis y son muy insu­fi­cien­tes para res­tau­rar el cre­ci­mien­to y el empleo en la mayo­ría de las eco­no­mías capi­ta­lis­tas duran­te el pró­xi­mo año. Hay muchas posi­bi­li­da­des de que esta rece­sión pan­dé­mi­ca no ten­ga una recu­pe­ra­ción en for­ma de V, como espe­ran la mayo­ría de los pro­nós­ti­cos. La recu­pe­ra­ción en for­ma de U (es decir, una depre­sión que dure un año o más) es más pro­ba­ble. Y exis­te el ries­go de una recu­pe­ra­ción muy len­ta, más como una L, como pare­ce que ocu­rre en China.

De hecho, la teo­ría eco­nó­mi­ca con­ven­cio­nal no está segu­ra de qué hay que hacer. Lord Ski­delsky, bió­gra­fo de Key­nes, nos pre­sen­ta la visión key­ne­sia­na. Ski­delsky seña­ló que los cie­rres de empre­sa eran lo opues­to al típi­co pro­ble­ma key­ne­siano de la «deman­da defi­cien­te». De hecho, es un pro­ble­ma de ofer­ta defi­cien­te ya que la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res pro­duc­ti­vos han deja­do de tra­ba­jar. Pero Ski­delsky no lo ve así. Cree que no es un «shock de ofer­ta» sino un pro­ble­ma de «exce­so de deman­da». Pero el «exce­so de deman­da» es el refle­jo del «esca­so sumi­nis­tro». La pre­gun­ta es por dón­de comen­za­mos: ¿segu­ro que comien­za con la pér­di­da de pro­duc­ción y la crea­ción de valor, no con el ‘exce­so de demanda’?

Ski­delsky nos dice que “una rece­sión nor­mal­men­te se des­en­ca­de­na por una quie­bra ban­ca­ria o un colap­so de la con­fian­za empre­sa­rial. La pro­duc­ción se cor­ta, los tra­ba­ja­do­res son des­pe­di­dos, el poder adqui­si­ti­vo cae y la caí­da se extien­de a tra­vés de una reduc­ción en el gas­to mul­ti­pli­ca­da. La ofer­ta y la deman­da caen jun­tas has­ta que la eco­no­mía se esta­bi­li­ce en un nivel más bajo. En estas cir­cuns­tan­cias, dijo Key­nes, el gas­to públi­co debe­ría aumen­tar para com­pen­sar la caí­da del gas­to privado «.

Mis lec­to­res saben que con­si­de­ro que, si bien una rece­sión pue­de ser «des­en­ca­de­na­da» por una quie­bra ban­ca­ria o «un colap­so de la con­fian­za empre­sa­rial», estos des­en­ca­de­nan­tes no son la cau­sa sub­ya­cen­te de las cri­sis recu­rren­tes en el capi­ta­lis­mo. ¿Por qué las quie­bras ban­ca­rias a veces no cau­san una rece­sión y por qué las empre­sas repen­ti­na­men­te sufren un colap­so de con­fian­za? La teo­ría key­ne­sia­na no pue­de explicarlo.

Ski­delsky con­ti­núa dicien­do que si la cri­sis es de «exce­so de deman­da», ¡enton­ces debe­mos redu­cir la deman­da para satis­fa­cer la ofer­ta! Pen­sa­ría que es mejor salir de esta rece­sión aumen­tan­do la pro­duc­ción para satis­fa­cer la deman­da, pero no. Ski­delsky seña­la que “no es que las empre­sas quie­ran pro­du­cir menos. Se ve obli­ga­das a pro­du­cir menos por­que una par­te de su fuer­za labo­ral no pue­de tra­ba­jar. El efec­to eco­nó­mi­co es simi­lar al reclu­ta­mien­to en tiem­pos de gue­rra, cuan­do una frac­ción de la fuer­za labo­ral se extrae de la pro­duc­ción civil. La pro­duc­ción de bie­nes civi­les cae, pero la deman­da agre­ga­da sigue sien­do la mis­ma: sim­ple­men­te se redis­tri­bu­ye de los tra­ba­ja­do­res que pro­du­cen bie­nes civi­les a los tra­ba­ja­do­res reclu­ta­dos en el ejér­ci­to o relo­ca­li­za­dos para pro­du­cir muni­cio­nes. Lo que suce­da hoy esta­rá deter­mi­na­do por lo que suce­da con el poder adqui­si­ti­vo de aque­llos que están obli­ga­dos a estar inactivos ”.

¿De ver­dad? En una eco­no­mía de gue­rra, todos siguen tra­ba­jan­do; de hecho, duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, en efec­to, hubo pleno empleo a medi­da que la máqui­na de gue­rra fue ali­men­ta­da. Actual­men­te nos diri­gi­mos hacia el mayor aumen­to del des­em­pleo en algu­nos tri­mes­tres de la his­to­ria eco­nó­mi­ca. Esta no es una eco­no­mía de guerra.

Ski­delsky nos recuer­da que la solu­ción de Key­nes del «exce­so de deman­da» en la eco­no­mía de gue­rra fue pro­po­ner un aumen­to de los impues­tos. “En su folle­to Cómo pagar la gue­rra (1940), el con­su­mo civil, dijo, tuvo que redu­cir­se para libe­rar recur­sos para el con­su­mo mili­tar. Sin un aumen­to del aho­rro volun­ta­rio, solo había dos for­mas de redu­cir el con­su­mo civil: infla­ción o impues­tos más altos ”. “La solu­ción que él y el Teso­ro encon­tra­ron con­jun­ta­men­te fue aumen­tar la tasa están­dar del impues­to sobre la ren­ta al 50 por cien­to, con una tasa mar­gi­nal máxi­ma del 97,5 por cien­to, y redu­cir el umbral para pagar impues­tos. Esto últi­mo apor­ta­ría 3,25 millo­nes de con­tri­bu­yen­tes adi­cio­na­les a la red del impues­to sobre la ren­ta. Todos paga­rían los mayo­res impues­tos que exi­gía el esfuer­zo de gue­rra, pero los pagos de impues­tos de los tres millo­nes serían reem­bol­sa­bles des­pués de la gue­rra en for­ma de cré­di­tos fis­ca­les. Tam­bién habría racio­na­mien­to de bie­nes esenciales».

¡Guauu! Enton­ces, la res­pues­ta de Ski­delsky a la rece­sión actual es aumen­tar los impues­tos, ¡inclu­so para aque­llos que están en la par­te infe­rior de la esca­la de ingre­sos para evi­tar que gas­ten dema­sia­do y cau­sen infla­ción! Ter­mi­na dicien­do que la pan­de­mia «debe­ría pro­fun­di­zar nues­tra com­pren­sión de lo que es ser key­ne­siano». En efecto.

La situa­ción actual no es la de una eco­no­mía de gue­rra, como dice James Mead­way. Jus­to al final de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial hubo la lla­ma­da pan­de­mia de gri­pe espa­ño­la. Esa pan­de­mia se cobró 675.000 vidas en los EEUU. Y al menos 50 millo­nes en todo el mun­do. La gri­pe no des­tru­yó la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se. En 1918, el año en que las muer­tes por gri­pe alcan­za­ron su pun­to máxi­mo en los EEUU, las quie­bras de empre­sas fue­ron infe­rio­res a la mitad de su nivel ante­rior a la gue­rra, y fue­ron aún meno­res en 1919 (ver grá­fi­co). Impul­sa­do por el esfuer­zo de pro­duc­ción en tiem­pos de gue­rra, el PIB real de los EEUU aumen­tó un 9% en 1918, y alre­de­dor del 1% al año siguien­te, inclu­so cuan­do la gri­pe se exten­dió por todos lados.

Por supues­to, enton­ces no hubo cie­rres y sim­ple­men­te se aban­do­nó a la gen­te a su suer­te, a morir o vivir. Pero el pun­to es que, una vez que ter­mi­nen los cie­rres por la pan­de­mia actual, lo que se nece­si­ta para revi­vir la pro­duc­ción, la inver­sión y el empleo es algo así como una eco­no­mía de gue­rra: no res­ca­tar a las gran­des empre­sas con sub­ven­cio­nes y prés­ta­mos para que pue­dan vol­ver a sus nego­cios como de cos­tum­bre. Esta rece­sión solo pue­de rever­tir­se con medi­das simi­la­res a las de la gue­rra, a saber, la inver­sión masi­va del gobierno, la pro­pie­dad públi­ca de los sec­to­res estra­té­gi­cos y la direc­ción esta­tal de los sec­to­res pro­duc­ti­vos de la economía.

Recuer­de, inclu­so antes de que el virus gol­pea­ra a la eco­no­mía glo­bal, muchas eco­no­mías capi­ta­lis­tas se esta­ban des­ace­le­ran­do rápi­da­men­te o esta­ban ya en rece­sión. En los Esta­dos Uni­dos, una de las eco­no­mías con mejo­res cifras, el cre­ci­mien­to del PIB real en el cuar­to tri­mes­tre había caí­do a menos del 2% anual con pro­nós­ti­cos de una mayor des­ace­le­ra­ción este año. La inver­sión empre­sa­rial se estan­có y las ganan­cias cor­po­ra­ti­vas no finan­cie­ras decre­cien­do ten­den­cial­men­te duran­te cin­co años. El sec­tor capi­ta­lis­ta ni esta­ba ni está en con­di­cio­nes de lide­rar una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que pue­da con­du­cir al pleno empleo y al aumen­to de los ingre­sos reales. Reque­ri­rá que el sec­tor públi­co lidere.

Andrew Bos­sie y JW Mason aca­ban de publi­car un intui­ti­vo docu­men­to sobre la expe­rien­cia de ese papel diri­gen­te del sec­tor públi­co en la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se en tiem­pos de gue­rra. Demues­tran que, al comien­zo, la admi­nis­tra­ción Roo­se­velt ofre­ció todo tipo de garan­tías de prés­ta­mos, incen­ti­vos fis­ca­les, etc. al sec­tor capi­ta­lis­ta. Pero pron­to se hizo evi­den­te que el sec­tor capi­ta­lis­ta no podía satis­fa­cer el esfuer­zo de gue­rra, ya que los capi­ta­lis­tas no inver­ti­rían ni aumen­ta­rían la capa­ci­dad pro­duc­ti­va sin garan­tías de ganan­cias. La inver­sión públi­ca direc­ta se hizo car­go y se impu­so la direc­ción guber­na­men­tal en la ges­tión de las empresas.

Bos­sie y Mason des­cu­brie­ron que el gas­to fede­ral aumen­to del 8 al 10 por cien­to del PIB duran­te la déca­da de 1930 a un pro­me­dio de alre­de­dor del 40 por cien­to del PIB de 1942 a 1945. Y lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo, el gas­to por con­tra­to en bie­nes y ser­vi­cios repre­sen­tó el 23 por cien­to de media duran­te la gue­rra. Actual­men­te, en la mayo­ría de las eco­no­mías capi­ta­lis­tas, la inver­sión del sec­tor públi­co es de apro­xi­ma­da­men­te el 3% del PIB, mien­tras que la inver­sión del sec­tor capi­ta­lis­ta es de más del 15%. En la gue­rra, esa pro­por­ción se invirtió.

Había mos­tra­do datos simi­la­res en un artícu­lo mío en 2012. Cito: “Lo que suce­dió fue un aumen­to masi­vo en la inver­sión y el gas­to del gobierno. En 1940, la inver­sión del sec­tor pri­va­do toda­vía esta­ba por deba­jo del nivel de 1929 y en reali­dad cayó aún más duran­te la gue­rra. Por lo tan­to, el sec­tor esta­tal se hizo car­go de casi todas las inver­sio­nes, ya que los recur­sos (valor) se des­via­ron a la pro­duc­ción de armas y otras medi­das de segu­ri­dad nacio­nal en una eco­no­mía de gue­rra». El pro­pio Key­nes dijo que la eco­no­mía de gue­rra demos­tró que «es, al pare­cer, polí­ti­ca­men­te impo­si­ble para una demo­cra­cia capi­ta­lis­ta orga­ni­zar el gas­to en la esca­la nece­sa­ria para hacer los gran­des expe­ri­men­tos que pro­ba­rían lo que defien­do, excep­to en con­di­cio­nes de guerra».

La eco­no­mía de gue­rra no esti­mu­ló al sec­tor pri­va­do, sino que reem­pla­zó al ‘mer­ca­do libre’ y la inver­sión capi­ta­lis­ta con fines de lucro. Para orga­ni­zar la eco­no­mía de gue­rra y ase­gu­rar que pro­du­je­ra los bie­nes nece­sa­rios para la gue­rra, el gobierno de Roo­se­velt creó una serie de agen­cias de movi­li­za­ción que no solo a menu­do com­pra­ban bie­nes, sino que diri­gían de cer­ca la fabri­ca­ción de esos bie­nes e influían mucho en el fun­cio­na­mien­to de empre­sas pri­va­das y sec­to­res indus­tria­les enteros.

Bos­sie y Mason con­clu­yen que: “cuan­to más —y más rápi­do— se nece­si­ta cam­biar la eco­no­mía, más pla­ni­fi­ca­ción se nece­si­ta. Más que en cual­quier otro perío­do en la his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, la eco­no­mía en tiem­pos de gue­rra fue una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da. El cam­bio masi­vo y rápi­do de la pro­duc­ción civil a la mili­tar requi­rió una direc­ción mucho más cons­cien­te que el pro­ce­so nor­mal de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La res­pues­ta nacio­nal al coro­na­vi­rus y la tran­si­ción para la des­car­bo­ni­za­ción tam­bién reque­ri­rán gra­dos de pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca supe­rio­res a los nor­ma­les por par­te del gobierno».

Lo que mos­tró la his­to­ria de la Gran Depre­sión y la gue­rra fue que, una vez que el capi­ta­lis­mo se encuen­tra en la pro­fun­di­dad de una lar­ga depre­sión, debe haber una des­truc­ción pro­fun­da y devas­ta­do­ra de todo lo que el capi­ta­lis­mo había acu­mu­la­do en déca­das ante­rio­res antes de que una nue­va era de expan­sión sea posi­ble. No exis­ten medi­das polí­ti­cas que pue­dan evi­tar­lo y pre­ser­var el sec­tor capi­ta­lis­ta. Si eso no suce­de esta vez, enton­ces la lar­ga depre­sión que ha sufri­do la eco­no­mía capi­ta­lis­ta mun­dial des­de la Gran Rece­sión podría pro­lon­gar­se otra década.

Las prin­ci­pa­les eco­no­mías (para no hablar de las lla­ma­das eco­no­mías emer­gen­tes) ten­drán difi­cul­ta­des para salir de esta gran rece­sión a menos que la ley del mer­ca­do y el valor sea reem­pla­za­da por la pro­pie­dad públi­ca, la inver­sión y la pla­ni­fi­ca­ción, uti­li­zan­do todas las habi­li­da­des y recur­sos de los tra­ba­ja­do­res. Esta pan­de­mia lo esta demostrando.

Michael Roberts es un reco­no­ci­do eco­no­mis­ta mar­xis­ta bri­tá­ni­co, que ha tra­ba­ja­do 30 años en la City lon­di­nen­se como ana­lis­ta eco­nó­mi­co y publi­ca el blog The Next Recession.

Fuen­te: https://thenextrecession.wordpress.com/2020/03/30/a‑war-economy/

Tra­duc­ción: G. Buster 

SP*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *