Argen­ti­na. Cua­ren­te­na en peli­gro. ¿Salir de cual­quier modo?

Julio C Gam­bi­na /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​4 de abril de 2020

Argen­ti­na está bien con­cep­tua­da mun­dial­men­te por anti­ci­par polí­ti­cas de “ais­la­mien­to” de su pobla­ción para pre­ve­nir el coro­na­vi­rus, mori­ge­ran­do la cur­va de con­ta­gios. El argu­men­to por la “vida y la salud públi­ca” es cri­ti­ca­do por el poder eco­nó­mi­co y sus comu­ni­ca­do­res ante la pará­li­sis de bue­na par­te de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y las difi­cul­ta­des que con­lle­va. Ese accio­nar de la crí­ti­ca, meca­nis­mo mediá­ti­co pro­pa­gan­dís­ti­co median­te, actúa sobre la reali­dad de una par­te impor­tan­te de la socie­dad que desa­rro­lla su acti­vi­dad eco­nó­mi­ca de mane­ra “infor­mal”, al con­ta­do, por fue­ra del sis­te­ma ban­ca­rio, quien tam­bién pre­sio­na por el levan­ta­mien­to, aún par­cial de la cua­ren­te­na.

El epi­so­dio del vier­nes 3 de abril, con miles de bene­fi­cia­rios de jubi­la­cio­nes y AUH hacien­do colas en las enti­da­des finan­cie­ras que abo­nan esos bene­fi­cios dis­pa­ró una ace­le­ra­ción de la deman­da por apre­su­rar la sali­da de la cua­ren­te­na, aún par­cial­men­te. Eran mayo­res rom­pien­do el ais­la­mien­to dis­pues­to, abru­ma­dos por sus nece­si­da­des coti­dia­nas y sin acce­so a ingre­sos en una orga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca que exi­ge tener dine­ro para con­su­mir y sobre­vi­vir.

Levan­tar o fle­xi­bi­li­zar la cua­ren­te­na es un deba­te intere­san­te, que en gene­ral no dis­cu­te el mode­lo pro­duc­ti­vo y de desa­rro­llo. Por ejem­plo: ¿la sali­da de la cua­ren­te­na supo­ne dis­cu­tir otra for­ma de aten­der la pro­duc­ción y el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos? ¿Debe reto­mar­se la for­ma mer­can­til subor­di­na­da a las gran­des trans­na­cio­na­les de la ali­men­ta­ción y a los gran­des cen­tros comer­cia­les para la dis­tri­bu­ción con des­tino al con­su­mo? ¿Por dón­de tran­si­ta­ría lo alter­na­ti­vo?

Deba­tir la ban­ca

Este últi­mo inte­rro­gan­te supo­ne inclu­so poner en dis­cu­sión el papel de la ban­ca, y no solo por el epi­so­dio de miles de per­so­nas, mayo­res de edad, suje­tos vul­ne­ra­bles de la pan­de­mia, expues­tos a rom­per el ais­la­mien­to.

¿Por qué no pagan bene­fi­cios socia­les y pre­vi­sio­na­les todos los ban­cos? ¿Por qué no uti­li­zar el fon­do ges­tio­na­do por los ban­cos al ser­vi­cio de finan­ciar las nece­si­da­des actua­les deri­va­das de la pan­de­mia, inclu­so para modi­fi­car el mode­lo pro­duc­ti­vo y de desa­rro­llo? Son muchos los empren­di­mien­tos socia­les des­ple­ga­dos en los terri­to­rios de la pobre­za en el país, con insu­fi­cien­te capa­ci­dad de dine­ro para inver­tir en fuer­za de tra­ba­jo y medios de pro­duc­ción, sean equi­pos, mate­ria­les, herra­mien­tas, mate­rias pri­mas.

Algu­nos sugie­ren la colo­ca­ción de una LETRA del Ban­co Cen­tral, obli­ga­to­ria para todas las enti­da­des finan­cie­ras, con ren­di­mien­tos limi­ta­dos para las enti­da­des. Eso ya lo hizo Domin­go Cava­llo en los 90´, obli­gan­do a colo­car deu­da, inclu­so a la ANSES, todo lo cual cayó en el default del 2001; pero tam­bién se hizo “volun­ta­ria­men­te” en tiem­pos de Macri, ofre­cien­do esas letras con tasas de inte­rés de más del 80% de ren­di­mien­to, caso de las Lebac, Leliq, etc. No hay nove­dad en el ins­tru­men­to, sí en el para qué. Ello supo­ne uti­li­zar una par­te de la capa­ci­dad pres­ta­ble de las enti­da­des para apli­car­lo a aten­der la pan­de­mia, pero tam­bién para otra polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, espe­cial­men­te en la PRODUCCIÓN de bie­nes y ser­vi­cios.

Otros pro­po­nen direc­ta­men­te la “nacio­na­li­za­ción de los depó­si­tos”, como en el pri­mer gobierno pero­nis­ta, o en el de 1973 – 76, de modo que el cré­di­to se cana­li­za por redes­cuen­tos del BCRA según sea la orien­ta­ción de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, algo común en muchos paí­ses. Más aún, se sos­tie­ne la nacio­na­li­za­ción de la ban­ca, para ter­mi­nar con la extran­je­ri­za­ción de una his­to­ria que vie­ne des­de la aún vigen­te ley 21.526 de Enti­da­des Finan­cie­ras for­mu­la­da y apli­ca­da des­de 1977, en Dic­ta­du­ra y con Mar­tí­nez de Hoz minis­tro.

Inclu­so, se pos­tu­la la socia­li­za­ción de la ban­ca, para que en la ges­tión par­ti­ci­pe el Esta­do, las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res de los ban­cos y el con­jun­to de la socie­dad intere­sa­da en dis­cu­tir la orien­ta­ción del cré­di­to para otro mode­lo pro­duc­ti­vo y de desa­rro­llo.

Con la “cua­ren­te­na” veni­mos bien en mate­ria de acha­ta­mien­to de la cur­va de con­ta­gios y así debié­ra­mos con­ti­nuar, sabien­do que no toda la pobla­ción pue­de hacer cua­ren­te­na, enton­ces, ¿qué hacer?

La reali­dad impo­ne fle­xi­bi­li­zar, pero no de cual­quier mane­ra. Se requie­re pla­ni­fi­ca­ción del Esta­do con par­ti­ci­pa­ción popu­lar, espe­cial­men­te en los terri­to­rios de la pobre­za acre­cen­ta­da en déca­das de hege­mo­nía neo­li­be­ral, la Dic­ta­du­ra geno­ci­da y los 90´, ape­nas con­tra­rres­ta­da en pocos perio­dos por casi medio siglo des­de 19756. No se debie­ra salir de la cua­ren­te­na de cual­quier mane­ra, ni aten­dien­do la deman­da de ganan­cia de los sec­to­res más con­cen­tra­dos de la eco­no­mía local.

Como deci­mos, el sis­te­ma finan­cie­ro es cla­ve, espe­cial­men­te la auto­ri­dad mone­ta­ria, el BCRA. Entre los acti­vos más pre­cia­dos del Ban­co Cen­tral están más de 44.000 millo­nes de dóla­res, los que pue­den, en par­te, uti­li­zar­se para ase­gu­rar insu­mos exter­nos para una lógi­ca de pro­duc­ción que modi­fi­que la orga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca actual. Ello supo­ne no uti­li­zar­los, tal como ocu­rre en la actua­li­dad, para can­ce­lar prés­ta­mos del exte­rior o con des­tino a la fuga de capi­ta­les. Sino que, todas las divi­sas que pasen por el BCRA sean uti­li­za­bles para el plan de trans­for­ma­ción que esbo­za­mos en estas líneas. No salir de cual­quier mane­ra de la cua­ren­te­na, sino de acuer­do a un plan con par­ti­ci­pa­ción popu­lar.

¿Qué nor­ma­li­dad?

Entre el 30 y el 40% de la pobla­ción eco­nó­mi­ca­men­te acti­va del país tran­si­ta por la eco­no­mía infor­mal. Es par­te de la deman­da por salir del ais­la­mien­to y reto­mar la “nor­ma­li­dad”.

¿Pue­de gene­rar­se otro sen­ti­do de “nor­ma­li­dad” en el ámbi­to de la pobla­ción que sufre la infor­ma­li­dad? No hay solu­ción buro­crá­ti­ca o tec­no­crá­ti­ca al pro­ble­ma, se requie­re un inmen­so meca­nis­mo de pro­ta­go­nis­mo y par­ti­ci­pa­ción social, que inclu­ya la expe­ri­men­ta­ción de quie­nes ya desa­rro­llan tareas pro­duc­ti­vas en empren­di­mien­tos de auto­ges­tión de la eco­no­mía popu­lar.

Han vuel­to las ollas popu­la­res a las barria­das empo­bre­ci­das, las que pue­den orga­ni­zar enca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos y de ser­vi­cios, hacia atrás y hacia ade­lan­te, res­pec­to de quie­nes pro­veen los ali­men­tos y como ampliar la cade­na de dis­tri­bu­ción. Son meca­nis­mos para dis­cu­tir el enca­re­ci­mien­to de los pre­cios, inclu­so cier­to des­abas­te­ci­mien­to que se reco­no­ce en estos tiem­pos irre­gu­la­res.

Está cla­ro que no alcan­za con los con­tro­les actua­les, debi­li­ta­dos con años de pres­cin­den­cia del Esta­do en la ges­tión y con­trol de los pre­cios. Invo­lu­crar a la socie­dad en la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción es un mejor y más efec­ti­vo meca­nis­mo de con­fron­ta­ción a la fija­ción de pre­cios por sec­to­res con poder y, capa­ci­dad para aumen­tar pre­cios. Insis­ta­mos que hay que acer­car recur­sos eco­nó­mi­cos a los más nece­si­ta­dos sobre la base de una pla­ni­fi­ca­ción con par­ti­ci­pa­ción popu­lar. La pro­duc­ción inclu­ye a la salud, ya que hay que pla­ni­fi­car la pro­duc­ción de infra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, los medi­ca­men­tos y uten­si­lios nece­sa­rios para la acti­vi­dad; inclu­so los sala­rios e ingre­sos de trabajadoras/​es de la salud.

Salir de la cua­ren­te­na supo­ne dis­cu­tir la inver­sión públi­ca, en qué sec­to­res y con qué fines. Un tema estra­té­gi­co remi­te a la deu­da públi­ca exter­na, más cuan­do en esta sema­na se con­ti­nuó con la can­ce­la­ción, uti­li­zan­do divi­sas que son esca­sas y nece­sa­rias para sus­ten­tar una polí­ti­ca que atien­da la gra­ve­dad del momen­to de pan­de­mia, pero tam­bién impres­cin­di­ble para supe­rar el mode­lo pro­duc­ti­vo y de desa­rro­llo, que nos per­mi­ta salir, pro­gre­si­va­men­te, de la cua­ren­te­na. Y no para reto­mar el rum­bo de la nor­ma­li­dad de las ganan­cias, sino de otra nor­ma­li­dad, la de la satis­fac­ción de las amplias nece­si­da­des socia­les.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *