Perú. Ley de Pro­tec­ción Poli­cial. Los ries­gos de la norma

Fran­cis­co Pérez Gar­cía /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de abril de 2020

Esta­mos en la segun­da eta­pa de la cua­ren­te­na plan­tea­da por el gobierno nacio­nal para hacer fren­te a la pan­de­mia del Coro­na­vi­rus lue­go de medio mes de con­fir­ma­do el pri­mer caso de la enfer­me­dad pro­du­ci­da por el virus deno­mi­na­do Covid19 y que ya ha cobra­do miles de muer­tos a nivel internacional. 

En medio de este pro­ce­so de ais­la­mien­to y de emer­gen­cia nacio­nal, se han emi­ti­do una serie de nor­mas des­de el Poder Eje­cu­ti­vo des­ti­na­das a aten­der las nece­si­da­des de las fami­lias vul­ne­ra­bles, regu­lar el trán­si­to de las per­so­nas, legis­lar sobre el tra­ba­jo a dis­tan­cia, entre otras. Pero lla­ma la aten­ción una nor­ma, que no nació del Eje­cu­ti­vo, sino que vino del fla­man­te y recién inau­gu­ra­do Con­gre­so de la Repú­bli­ca que pone en ries­go a la población.

Se tra­ta de la Ley N° 31012 deno­mi­na­da Ley de Pro­tec­ción Poli­cial, que entre otros pun­tos modi­fi­ca el nume­ral 11 del artícu­lo 20 del Códi­go Penal y esta­ble­ce que “(…) está exen­to de res­pon­sa­bi­li­dad penal: (…) 11. El per­so­nal de las Fuer­zas Arma­das y la Poli­cía Nacio­nal del Perú que, en cum­pli­mien­to de su fun­ción cons­ti­tu­cio­nal y en uso de sus armas u otro medio de defen­sa, en for­ma regla­men­ta­ria, cau­se lesio­nes o muerte (…)”

Este artícu­lo de la ley gene­ra polé­mi­ca en un con­tex­to don­de las Fuer­zas Arma­das y la Poli­cía tie­nen bajo su con­trol la segu­ri­dad inter­na de un país en esta­do de emer­gen­cia y don­de se han mos­tra­do ya algu­nos casos de abu­so y repre­sión por par­te de las fuer­zas del orden, sien­do ‑tal vez el más cono­ci­do- el del capi­tán del Ejér­ci­to Chris­tian Cue­va quien gol­peó y ame­na­zó a un suje­to dete­ni­do y redu­ci­do en un camión.

Esta nor­ma, ade­más, pro­vie­ne de una pro­pues­ta apro­ba­da por el con­gre­so disuel­to y que fue­ra impul­sa­da en la comi­sión de Defen­sa que pre­si­día el apris­ta, Jor­ge Del Cas­ti­llo. La nor­ma apro­ba­da, fue obser­va­da por el Eje­cu­ti­vo antes del cie­rre del Par­la­men­to, sin embar­go, al retorno de sus fun­cio­nes con los nue­vos inte­gran­tes se ha insis­ti­do en ella y ha sido final­men­te pro­mul­ga­da, en medio de otras nor­mas que se die­ron en este Esta­do de Emer­gen­cia y que coli­sio­nan entre sí.

Al res­pec­to, el Ins­ti­tu­to de Defen­sa Legal (IDL) ha emi­ti­do un pro­nun­cia­mien­to don­de ana­li­za los baches y ries­gos de esta nor­ma al pro­mo­ver “la defen­sa de malos ele­men­tos poli­cia­les, cuyas accio­nes merez­can un pro­ce­so penal regu­lar”. Ade­más con­si­de­ran que se vio­la la inde­pen­den­cia de los jue­ces al impo­ner­les una inter­pre­ta­ción de las nor­mas en favor de las fuer­zas policiales.

Seña­la IDL al res­pec­to “El artícu­lo 1 de la ley seña­la que: “En estas cir­cuns­tan­cias al ejer­cer su dere­cho a su legí­ti­ma defen­sa y de la socie­dad esta­ble­ci­do en la ley, el prin­ci­pio de razo­na­bi­li­dad de medios será inter­pre­ta­do a favor del per­so­nal poli­cial inter­vi­nien­te, esta­ble­cien­do meca­nis­mos pro­ce­sa­les que evi­ten menos­ca­bar el prin­ci­pio de auto­ri­dad poli­cial”. Lo deta­lla­do refle­ja una cla­ra vio­la­ción de la divi­sión de pode­res y con­vier­te a la ley en inconstitucional.”

Un dato a tomar en cuen­ta, es que des­de el gobierno de Ale­jan­dro Tole­do (2001−2006) son 156 los falle­ci­dos pro­duc­to del uso des­pro­por­cio­nal de la fuer­za por par­te de la poli­cía nacio­nal. De ese núme­ro, según rese­ña la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos (CNDH) el 10% son niños.

Por ello la CNDH tam­bién ha con­si­de­ra­do que esta ley pone en ries­go la vida e inte­gri­dad de los perua­nos y perua­nas, pues “dero­ga el cri­te­rio de pro­por­cio­na­li­dad que regu­la el uso de la fuer­za por par­te de la PNP. El prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad esta­ble­ci­do en el D.L es un requi­si­to indis­pen­sa­ble para garan­ti­zar que los efec­ti­vos poli­cia­les no actúen de for­ma exce­si­va y/​o arbi­tra­ria y se desem­pe­ñen en el mar­co cons­ti­tu­cio­nal y el res­pe­to a los dere­chos huma­nos.” De esta for­ma com­par­ten la opi­nión de la Defen­so­ría del Pue­blo que tam­bién con­si­de­ra que esta nor­ma “no se ajus­ta a los pará­me­tros constitucionales”.

Nadie duda del tra­ba­jo que rea­li­zan las fuer­zas arma­das y poli­cia­les en esta situa­ción, pero tam­po­co se pue­de per­mi­tir una car­ta blan­ca a los abu­sos de poder y que estos pue­dan que­dar exen­tos de cual­quier pro­ce­so penal si ter­mi­nan con la vida o dañan la inte­gri­dad de las personas.

El silen­cio pre­si­den­cial fren­te a este tema, preocupa.

Fuen­te: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.