Perú. Ley de Pro­tec­ción Poli­cial. Los ries­gos de la nor­ma

Fran­cis­co Pérez Gar­cía /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de abril de 2020

Esta­mos en la segun­da eta­pa de la cua­ren­te­na plan­tea­da por el gobierno nacio­nal para hacer fren­te a la pan­de­mia del Coro­na­vi­rus lue­go de medio mes de con­fir­ma­do el pri­mer caso de la enfer­me­dad pro­du­ci­da por el virus deno­mi­na­do Covid19 y que ya ha cobra­do miles de muer­tos a nivel inter­na­cio­nal.

En medio de este pro­ce­so de ais­la­mien­to y de emer­gen­cia nacio­nal, se han emi­ti­do una serie de nor­mas des­de el Poder Eje­cu­ti­vo des­ti­na­das a aten­der las nece­si­da­des de las fami­lias vul­ne­ra­bles, regu­lar el trán­si­to de las per­so­nas, legis­lar sobre el tra­ba­jo a dis­tan­cia, entre otras. Pero lla­ma la aten­ción una nor­ma, que no nació del Eje­cu­ti­vo, sino que vino del fla­man­te y recién inau­gu­ra­do Con­gre­so de la Repú­bli­ca que pone en ries­go a la pobla­ción.

Se tra­ta de la Ley N° 31012 deno­mi­na­da Ley de Pro­tec­ción Poli­cial, que entre otros pun­tos modi­fi­ca el nume­ral 11 del artícu­lo 20 del Códi­go Penal y esta­ble­ce que “(…) está exen­to de res­pon­sa­bi­li­dad penal: (…) 11. El per­so­nal de las Fuer­zas Arma­das y la Poli­cía Nacio­nal del Perú que, en cum­pli­mien­to de su fun­ción cons­ti­tu­cio­nal y en uso de sus armas u otro medio de defen­sa, en for­ma regla­men­ta­ria, cau­se lesio­nes o muer­te (…)”

Este artícu­lo de la ley gene­ra polé­mi­ca en un con­tex­to don­de las Fuer­zas Arma­das y la Poli­cía tie­nen bajo su con­trol la segu­ri­dad inter­na de un país en esta­do de emer­gen­cia y don­de se han mos­tra­do ya algu­nos casos de abu­so y repre­sión por par­te de las fuer­zas del orden, sien­do ‑tal vez el más cono­ci­do- el del capi­tán del Ejér­ci­to Chris­tian Cue­va quien gol­peó y ame­na­zó a un suje­to dete­ni­do y redu­ci­do en un camión.

Esta nor­ma, ade­más, pro­vie­ne de una pro­pues­ta apro­ba­da por el con­gre­so disuel­to y que fue­ra impul­sa­da en la comi­sión de Defen­sa que pre­si­día el apris­ta, Jor­ge Del Cas­ti­llo. La nor­ma apro­ba­da, fue obser­va­da por el Eje­cu­ti­vo antes del cie­rre del Par­la­men­to, sin embar­go, al retorno de sus fun­cio­nes con los nue­vos inte­gran­tes se ha insis­ti­do en ella y ha sido final­men­te pro­mul­ga­da, en medio de otras nor­mas que se die­ron en este Esta­do de Emer­gen­cia y que coli­sio­nan entre sí.

Al res­pec­to, el Ins­ti­tu­to de Defen­sa Legal (IDL) ha emi­ti­do un pro­nun­cia­mien­to don­de ana­li­za los baches y ries­gos de esta nor­ma al pro­mo­ver “la defen­sa de malos ele­men­tos poli­cia­les, cuyas accio­nes merez­can un pro­ce­so penal regu­lar”. Ade­más con­si­de­ran que se vio­la la inde­pen­den­cia de los jue­ces al impo­ner­les una inter­pre­ta­ción de las nor­mas en favor de las fuer­zas poli­cia­les.

Seña­la IDL al res­pec­to “El artícu­lo 1 de la ley seña­la que: “En estas cir­cuns­tan­cias al ejer­cer su dere­cho a su legí­ti­ma defen­sa y de la socie­dad esta­ble­ci­do en la ley, el prin­ci­pio de razo­na­bi­li­dad de medios será inter­pre­ta­do a favor del per­so­nal poli­cial inter­vi­nien­te, esta­ble­cien­do meca­nis­mos pro­ce­sa­les que evi­ten menos­ca­bar el prin­ci­pio de auto­ri­dad poli­cial”. Lo deta­lla­do refle­ja una cla­ra vio­la­ción de la divi­sión de pode­res y con­vier­te a la ley en incons­ti­tu­cio­nal.”

Un dato a tomar en cuen­ta, es que des­de el gobierno de Ale­jan­dro Tole­do (2001−2006) son 156 los falle­ci­dos pro­duc­to del uso des­pro­por­cio­nal de la fuer­za por par­te de la poli­cía nacio­nal. De ese núme­ro, según rese­ña la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos (CNDH) el 10% son niños.

Por ello la CNDH tam­bién ha con­si­de­ra­do que esta ley pone en ries­go la vida e inte­gri­dad de los perua­nos y perua­nas, pues “dero­ga el cri­te­rio de pro­por­cio­na­li­dad que regu­la el uso de la fuer­za por par­te de la PNP. El prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad esta­ble­ci­do en el D.L es un requi­si­to indis­pen­sa­ble para garan­ti­zar que los efec­ti­vos poli­cia­les no actúen de for­ma exce­si­va y/​o arbi­tra­ria y se desem­pe­ñen en el mar­co cons­ti­tu­cio­nal y el res­pe­to a los dere­chos huma­nos.” De esta for­ma com­par­ten la opi­nión de la Defen­so­ría del Pue­blo que tam­bién con­si­de­ra que esta nor­ma “no se ajus­ta a los pará­me­tros cons­ti­tu­cio­na­les”.

Nadie duda del tra­ba­jo que rea­li­zan las fuer­zas arma­das y poli­cia­les en esta situa­ción, pero tam­po­co se pue­de per­mi­tir una car­ta blan­ca a los abu­sos de poder y que estos pue­dan que­dar exen­tos de cual­quier pro­ce­so penal si ter­mi­nan con la vida o dañan la inte­gri­dad de las per­so­nas.

El silen­cio pre­si­den­cial fren­te a este tema, preo­cu­pa.

Fuen­te: Otra Mira­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *