Méxi­co. ¡Áni­mo! le com­pro la con­fian­za a AMLO

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 mar­zo 2020.-

Estoy ence­rra­do; ten­go 77 años; estoy en tran­ce de dejar de fumar, padez­co un efec­to refle­jo que me con­ge­la las neu­ro­nas de escri­bir si no ten­go un ciga­rro encen­di­do en el ceni­ce­ro (que gene­ral­men­te se fuma solo); mis esca­sos ingre­sos están por el sue­lo pero estoy vivo y con muchas ganas de seguir están­do­lo; me cui­do sufi­cien­te­men­te; leo más de 200 pági­nas dia­rias o resuel­vo un ejem­plar de la revis­ta de cru­ci­gra­mas; sigo con cier­ta asi­dui­dad la infor­ma­ción gene­ral: la maña­ne­ra com­ple­ta; Aris­te­gui en Vivo igual; ínte­gra leo La Jor­na­da; me ati­bo­rro de COV-19 vir­tual (sin con­ta­gio); me due­le lo que le suce­de a la enor­me can­ti­dad de gen­te que está obli­ga­da a salir para traer comi­da a la casa, los que han per­di­do su modus viven­di, los que están enfer­mos y tan­tos otros que sufren por la pan­de­mia.

Obser­vo con enor­me tris­te­za y mayor cora­je a los mer­ca­de­res de la des­gra­cia, los que ven­den su dig­ni­dad y mien­ten, que se enri­que­cen al pro­vo­car el páni­co; los que pre­ten­den des­truir al Pre­si­den­te López Obra­dor median­te la difu­sión de rumo­res cri­mi­na­les; los que no tie­nen patria ni matria que defen­der y cons­truir, sólo sus mez­qui­nos intere­ses. Dis­fru­to ver la for­ma como logran acu­mu­lar des­cré­di­to y pér­di­da de públi­co como ago­re­ros a suel­do de quie­nes se han vis­to des­pla­za­dos del poder y qui­sie­ran recu­pe­rar­lo, aun­que sea arre­ba­tán­do­lo “hai­ga sido como hai­ga sido”.

En este entorno dis­fru­to el tozu­do opti­mis­mo del Pre­si­den­te López Obra­dor: “el pue­blo es mucha pie­za y sabrá sacar­nos ade­lan­te de la adver­si­dad”, la soli­da­ri­dad es el mayor anti­vi­rus y la fami­lia es la más impor­tan­te ins­ti­tu­ción de segu­ri­dad social. Con­ta­mos con el equi­po humano de exce­len­cia en mate­ria de salud públi­ca y la direc­ción polí­ti­ca se some­te a sus dic­ta­dos, sin dar lugar a dudas ni hacer caso de voces aje­nas o a rumo­res intere­sa­dos. La infor­ma­ción flu­ye con inten­si­dad, cla­ri­dad y coti­dia­ni­dad (más vale que sobre y no que fal­te). Se con­vo­ca al encie­rro en liber­tad y la gen­te res­pon­de en alto gra­do; se recha­za cual­quier suer­te de auto­ri­ta­ris­mo y se pri­vi­le­gian los dere­chos huma­nos. La estra­te­gia pare­ce cer­te­ra y, por lo menos has­ta aho­ra, está fun­cio­nan­do con­for­me a lo pro­yec­ta­do; el opti­mis­mo no sig­ni­fi­ca ocul­tar la gra­ve­dad del peli­gro, sino la con­fian­za en noso­tros mis­mos, vir­tud tan aban­do­na­da des­de que los tec­nó­cra­tas made in Har­vard, que sólo pien­san en inglés, se hicie­ron del poder en Méxi­co.

El opti­mis­mo tam­po­co nie­ga la tre­men­da car­ga eco­nó­mi­ca que se nos vie­ne enci­ma. El paro de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca mun­dial y local, el derrum­be de los pre­cios del petró­leo, la deva­lua­ción de la mone­da, la rece­sión de nues­tro prin­ci­pal com­pra­dor, la acti­tud entre timo­ra­ta y chan­ta­jis­ta de los inver­sio­nis­tas pri­va­dos que pre­ten­den regre­sar el reloj a los vie­jos tiem­pos de la corrup­ción y el dis­pen­dio. Todo ello es real pero no fatal, inclu­so el opti­mis­mo va por el camino de que la cri­sis aca­be de dar por total­men­te aca­ba­do el vie­jo régi­men y sur­ja una nue­va eco­no­mía sus­ten­ta­da en la base popu­lar mexi­ca­na, con la ope­ra­ción del esta­do de bien­es­tar. La reali­dad obli­ga a radi­ca­li­zar esta opción como úni­ca y, ade­más, coin­ci­de con el Pro­yec­to Alter­na­ti­vo de Nación vota­do por la mayo­ría de la gen­te en 2018. Se for­ta­le­ce y adquie­re via­bi­li­dad ante el desas­tre de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta.

Un ele­men­to a con­si­de­rar: en tres meses, la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, ori­gen de la pan­de­mia, ya la tie­ne bajo con­trol, ayer sólo se regis­tró una defun­ción y el núme­ro de pacien­tes recu­pe­ra­dos supera al de nue­vos con­ta­gios. Por su par­te los Esta­dos Uni­dos son hoy el país cam­peón en núme­ro de con­ta­gios y dece­sos y no se con­tem­pla un pron­to arre­glo, con un tre­men­do sis­mo en su eco­no­mía de difí­cil recu­pe­ra­ción. Euro­pa ente­ra está igual. El nue­vo orden mun­dial está cayen­do por su pro­pio peso y afec­ta­rá seria­men­te los modos de pro­duc­ción y de con­su­mo, con más ape­go a los intere­ses de la mayo­ría y al cui­da­do de la natu­ra­le­za. Esta es nues­tra gran opor­tu­ni­dad como país y como región lati­no­ame­ri­ca­na, esta últi­ma con un ver­da­de­ro terre­mo­to para aca­bar con los Bol­so­na­ros, Duques, More­nos y demás ali­ma­ñas hijas de Donald Trump, quien ya per­dió su relec­ción.

Es un honor estar con Obra­dor y una enor­me for­tu­na con­tar con él. Áni­mo que vamos pa’lante.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *