Argen­ti­na. ¿Quién paga la gue­rra con­tra el enemi­go invi­si­ble?

Por Ale­jan­dro Bercovich*/ Resu­men Latinoamericano/​3 de abril 2020 . — — — –

El albo­ro­to en el mun­do de los nego­cios des­pués de que Alber­to Fer­nán­dez cali­fi­ca­ra como «mise­ra­bles» a los empre­sa­rios que des­pi­die­ron emplea­dos en medio de la pan­de­mia de COVID-19 fue tan sin­fó­ni­co, sobre­ac­tua­do y coor­di­na­do que cues­ta no iden­ti­fi­car detrás suyo a los des­ti­na­ta­rios del epí­te­to. Vete­ra­nos del lobb­ying, los due­ños de Techint no se sin­tie­ron espe­cial­men­te esco­ra­dos por un Pre­si­den­te que ya lla­mó «idio­tas», «ton­tos», «locos» e «irres­pon­sa­bles» a dis­tin­tos pro­ta­go­nis­tas de esta pesa­di­lla colec­ti­va des­de que empe­zó. Lo que hicie­ron fue ‑val­ga la metá­fo­ra en estos tiem­pos- curar­se en salud. Lo mis­mo que el due­ño de Medi­cus, Jor­ge Aufie­ro, cuan­do Ginés Gon­zá­lez Gar­cía ama­gó con decla­rar «de inte­rés públi­co» todo el equi­pa­mien­to sani­ta­rio pri­va­do. En medio de una cri­sis que nadie sabe cómo ter­mi­na­rá y que des­di­bu­jó todas las líneas de cal en el cés­ped, el esta­blish­ment pro­cu­ra vol­ver a mar­car la can­cha de lo polí­ti­ca­men­te posi­ble.

Es una tarea urgen­te, que expli­ca tam­bién el tono gra­ve de las admo­ni­cio­nes y las pirue­tas argu­men­ta­les a las que ape­la­ron los escan­da­li­za­dos y sus tes­ta­fe­rros ideo­ló­gi­cos. No es que la opo­si­ción haya apro­ve­cha­do el flan­co débil que dejó Fer­nán­dez al apar­tar­se del cen­tro don­de siem­pre pro­cu­ra parar­se y por eso arras­tró a la cla­se media a un cace­ro­la­zo. Lo que mos­tró el cace­ro­la­zo en ple­na cua­ren­te­na, casi como un ladri­do al pasea­pe­rros a quien no se le dis­cu­te el rum­bo a la pla­za, fue por el con­tra­rio una orfan­dad: la de un sec­tor de la socie­dad que siem­pre lo resis­ti­rá y que no encuen­tra refe­ren­cia en una opo­si­ción que ya enca­be­za de mane­ra níti­da el tam­bién cen­trí­pe­to Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta, con quien el Pre­si­den­te habla varias veces por día.

Todas las medi­cio­nes coin­ci­den en que Fer­nán­dez aca­ba de tocar picos de popu­la­ri­dad iné­di­tos inclu­so entre quie­nes vota­ron a Mau­ri­cio Macri. Y eso, para con­ce­sio­na­rios pri­va­dos de ser­vi­cios públi­cos como los con­tra­tis­tas, los petro­le­ros, los due­ños de pre­pa­gas y has­ta los ban­que­ros, ele­va los ries­gos de expro­pia­ción. El mun­do, ade­más, ofre­ce ejem­plos cada vez más inquie­tan­tes. La medi­da que Aufie­ro con­si­de­ró una «locu­ra total» ‑y que el Gobierno de momen­to archi­vó- fue anun­cia­da en Irlan­da la sema­na pasa­da. Por un gobierno con­ser­va­dor.

Lo que más inquie­ta a Pao­lo Roc­ca y al res­to del 1% más pode­ro­so de la socie­dad es algo que, has­ta esta sema­na, Alber­to Fer­nán­dez no había mos­tra­do la más míni­ma inten­ción de hacer: finan­ciar la gue­rra con­tra el coro­na­vi­rus ape­lan­do a una con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca espe­cial de esos super-ricos. El mote de «mise­ra­bles», el acto de fe moya­nis­ta del Sana­to­rio Antár­ti­da y el decre­to que prohí­be los des­pi­dos fue­ron los pri­me­ros indi­cios de que la posi­bi­li­dad está sobre la mesa.

De Warren a Mas­sa

No es una reco­men­da­ción tras­no­cha­da de la izquier­da. Es exac­ta­men­te lo que pro­po­ne Bran­ko Mila­no­vic, el eco­no­mis­ta ser­bo-esta­dou­ni­den­se a quien el año pasa­do invi­tó el mis­mí­si­mo Pao­lo Roc­ca a diser­tar en Bue­nos Aires, en el his­tó­ri­co edi­fi­cio cor­po­ra­ti­vo de la Orga­ni­za­ción Techint en Cata­li­nas. El exper­to en des­igual­dad y desa­rro­llo, tam­bién pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Mary­land y ex inves­ti­ga­dor del Ban­co Mun­dial, vati­ci­nó ante este dia­rio por Zoom que con la dise­mi­na­ción del COVID-19 «se va a ensan­char la bre­cha tan­to en tér­mi­nos de ingre­sos como de salud» y que «los pobres se van a ver mucho más afec­ta­dos por esta cri­sis».

«Esto es casi como una situa­ción de gue­rra y se pue­den tomar deci­sio­nes de emer­gen­cia. Si mirás his­tó­ri­ca­men­te, duran­te las gue­rras hubo impues­tos y gra­vá­me­nes espe­cia­les que nun­ca se habían impues­to», dijo Mila­no­vic. «Son impues­tos que pue­den no durar para siem­pre, como cuan­do se cam­bia el esque­ma tri­bu­ta­rio. En prin­ci­pio ahí siem­pre hay nego­cia­cio­nes y se inter­cam­bian cosas. Pero con impues­tos ver­da­de­ra­men­te extra­or­di­na­rios, se pue­de cobrar una tasa muy alta sobre los ingre­sos o sobre la rique­za, y eso va a ser una tasa por úni­ca vez, por este año por ejem­plo», agre­gó.

Algo pare­ci­do, aun­que no por la coro­na-cri­sis sino para com­pen­sar la dis­pa­ra­da de la des­igual­dad de la últi­ma déca­da, pro­po­nía la expre­can­di­da­ta demó­cra­ta Eli­za­beth Warren: un impues­to espe­cial del 2% a las for­tu­nas de más de 50 millo­nes de dóla­res con una sobre­alí­cuo­ta del 3% para las que supe­ra­ran los 1.000 millo­nes. La «Warren tax», como se la lla­mó en Esta­dos Uni­dos, esta­ba apo­ya­da en cálcu­los de Emma­nuel Saez y Gabriel Zuc­man, dos cola­bo­ra­do­res del fran­cés Tho­mas Piketty.

En Argen­ti­na, si solo se cobra­ra ese impues­to a los «mil­mi­llo­na­rios» como Roc­ca ‑un puña­do de fami­lias entre las que se des­ta­can los Bulghe­ro­ni, los Gal­pe­rín, los Eur­ne­kian, los Bri­to y los Roem­mers- se recau­da­rían al menos 28.600 millo­nes de pesos, 143 veces lo que Ser­gio Mas­sa dijo que aho­rra­rá con la reba­ja del 40% de las die­tas legis­la­ti­vas que salió a ofre­cer des­pués del cace­ro­la­zo. Eso supo­nien­do que cada uno tie­ne en pro­me­dio U$S 1.500 millo­nes (la ter­ce­ra par­te de lo que ate­so­ran los Roc­ca) y sin con­tar lo que la «Warren Tax» podría recau­dar entre los cer­ca de mil posee­do­res de for­tu­nas supe­rio­res a los 50 millo­nes de dóla­res.

Según el Anua­rio Esta­dís­ti­co 2017 de la AFIP, el 1% más rico de la Argen­ti­na decla­ra acti­vos por US$ 89.252 millo­nes en el capí­tu­lo Bie­nes Per­so­na­les. El 74% de esa rique­za se encuen­tra en el exte­rior, por lo que ade­más de obli­gar a sus due­ños a tri­bu­tar habría que ase­gu­rar­se de que la tra­je­ran para hacer­lo. Pero más del 60% está en títu­los, accio­nes y depó­si­tos en el exte­rior, lo cual faci­li­ta­ría la liqui­dez de la repa­tria­ción.

Gua­ri­das y pea­jes

Es una con­tri­bu­ción patrió­ti­ca que en su momen­to pidie­ron otros con­ser­va­do­res, como Eisenho­wer, pero que la patria con­tra­tis­ta difí­cil­men­te haga de motu pro­prio. La con­ce­sio­na­ria Auto­pis­tas del Sol (Ausol), por ejem­plo, le envió una car­ta esta sema­na a Via­li­dad Nacio­nal para que sus­pen­da la deci­sión ofi­cial de levan­tar las barre­ras del pea­je en el Acce­so Nor­te para que pasen sin pagar los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos a ser­vi­cios esen­cia­les. La misi­va, fir­ma­da por su apo­de­ra­do Eduar­do Pomsz­tein, advier­te que la deci­sión «se inser­ta ade­más en el con­tex­to de un sos­te­ni­do incum­pli­mien­to del Régi­men Tari­fa­rio del Acuer­do Inte­gral, que afec­ta gra­ve­men­te los dere­chos de Ausol». Es decir, del con­ge­la­mien­to de tari­fas que fre­nó los incre­men­tos que había com­pro­me­ti­do Gui­ller­mo Die­trich.

Para no gene­ra­li­zar habría que acla­rar que los exso­cios de Macri que toda­vía mane­jan Ausol, a quie­nes el gobierno ante­rior pro­rro­gó la con­ce­sión has­ta 2030, fue­ron los úni­cos con­ce­sio­na­rios via­les que hicie­ron ese recla­mo. Pero el hol­ding Techint, de los Roc­ca, tam­bién apro­ve­cha cada res­qui­cio de su rela­ción con el Esta­do para extraer una ven­ta­ja pecu­nia­ria. En 2001, poco antes de la cri­sis, mon­tó una inge­nie­ría con­ta­ble para elu­dir no solo el pago de impues­tos en Argen­ti­na sino tam­bién el con­trol de las auto­ri­da­des sobre la ges­tión de sus com­pa­ñías. Eso le per­mi­tió, ade­más, com­prar y ven­der accio­nes de sus pro­pias fir­mas con la mis­ma diná­mi­ca en la que cimen­tó su for­tu­na el zar ener­gé­ti­co Mar­ce­lo Mind­lin.

La cons­truc­to­ra Techint Com­pa­ñía Téc­ni­ca Inter­na­cio­nal SACEI, la que hizo eno­jar a Fer­nán­dez con los des­pi­dos, es un esla­bón de otra com­pa­ñía del gru­po, radi­ca­da bajo el régi­men de socie­da­des finan­cie­ras del Uru­guay en la calle La Cum­par­si­ta 1373 de Mon­te­vi­deo. Se lla­ma Techint E&C, la E por Engi­nee­ring y la C por Cons­truc­tion. La uru­gua­ya, a su vez con­tro­la­da por Techint Invest­ments S.A. de Pana­má, decla­ró ven­tas en 2017 por más de US$ 1.400 millo­nes y dice tener 18.000 tra­ba­ja­do­res.

«Es cla­ro que los emplea­dos que decla­ra­ra la filial uru­gua­ya no son sólo ahí sino tam­bién en Argen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Méxi­co, Perú, Egip­to, Espa­ña e India», sos­tie­ne el eco­no­mis­ta Ser­gio Are­lo­vich, fun­da­dor del rosa­rino Mira­dor de la Actua­li­dad del Tra­ba­jo y la Eco­no­mía (MATE). Según el espe­cia­lis­ta en socie­da­des offsho­re, «adu­cir una situa­ción de cri­sis en un esla­bón de esta tra­ma socie­ta­ria es inacep­ta­blem por­que requie­re ana­li­zar el flu­jo de ope­ra­cio­nes entre todos sus com­po­nen­tes».

Pero lejos de una con­tri­bu­ción patrió­ti­ca a la Warren o de una sus­pen­sión uni­la­te­ral de los des­pi­dos como habría que­ri­do el Gobierno para no tener que prohi­bir­los, Techint SACEI tam­bién quie­re apro­ve­char la coro­na-cri­sis como opor­tu­ni­dad de nego­cios. Afe­rra­da a un decre­to del 2 de agos­to de 2010, que fir­mó como jefe de Gobierno Macri pero tam­bién como jefe de gabi­ne­te Rodrí­guez Larre­ta, pro­cu­ra reflo­tar el con­tra­to para cons­truir el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Sur «Muñiz-Udaon­do-Ferrer», para ins­ta­lar los tres hos­pi­ta­les en el pre­dio del Muñiz. Es una ini­cia­ti­va pri­va­da que inclu­ye una inver­sión de US$ 172 millo­nes pero que tam­bién deja a la empre­sa a car­go del man­te­ni­mien­to ren­ta­do de las ins­ta­la­cio­nes, equi­pa­mien­to y lim­pie­za de los edi­fi­cios.

En su char­la con este dia­rio, Mila­no­vic dijo que en una cri­sis de esta mag­ni­tud, «los ricos debe­rían dar­se cuen­ta de que no solo están pagan­do para com­pen­sar a los pobres por los ingre­sos que pier­den, sino que tam­bién están pagan­do para evi­tar un colap­so social». Es decir, el derrum­be del cas­ti­llo que los tie­ne en la cima. Es algo que Pao­lo le debe haber leí­do al mis­mo Marx cuan­do, de muy muy joven, mili­ta­ba en Lot­ta Con­ti­nua (Lucha Con­ti­nua), un gru­po de izquier­da radi­cal estu­dian­til que flo­re­ció en la Milán de su fami­lia.

*Fuen­te: Info­Bae

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *