Perú. Indí­ge­nas urba­nos des­pro­te­gi­dos ante el COVID-19

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de abril de 2020

«Un pro­me­dio de 200 resi­den­tes de los pue­blos indí­ge­nas Awa­jún y Wam­pís se encuen­tran en una situa­ción crí­ti­ca por el esta­do de emer­gen­cia sani­ta­ria que vive el Perú».

Así lo repor­tó Matut Micae­la Impi Ismi­ño, vice­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción del Pue­blo Awa­jún en Lima (AJUTAP), en diá­lo­go con Ser­vin­di. 

Ante estas cir­cuns­tan­cias de extre­ma nece­si­dad Matut pidió apo­yo al Gobierno para que pue­dan aten­der a los indí­ge­nas ama­zó­ni­cos más vul­ne­ra­bles de las zonas urba­nas, 

Impi ase­gu­ró que los her­ma­nos y her­ma­nas indí­ge­nas que resi­den en Lima no cuen­tan con ingre­sos eco­nó­mi­cos debi­do al ais­la­mien­to domi­ci­lia­rio obli­ga­to­rio que decre­tó el gobieno para fre­nar la cur­va de con­ta­gio por el COVID-19.

La mayo­ría de la pobla­ción afec­ta­da vive en barrios humil­des como San­ta Ani­ta, Ate, San Juan de Luri­gan­cho, Cho­si­ca y San Mar­tín de Porres, prin­ci­pal­men­te.

Impi men­cio­nó que algu­nos son estu­dian­tes que, inclu­so sin beca, se man­te­nían gra­cias al esfuer­zo de sus fami­lias en la sel­va, tra­tan­do de alcan­zar un futu­ro mejor en la ciu­dad.

Gran par­te de esta pobla­ción rea­li­za­ba tra­ba­jos domés­ti­cos, inde­pen­dien­tes o infor­ma­les; como ayu­dan­tes de lim­pie­za, sol­da­do­res, car­pin­te­ros, elec­tri­cis­tas. Tam­bién tra­ba­ja­ban en el rubro de mue­ble­ría, tex­ti­le­ría, sas­tre­ría, cons­truc­ción y reco­lec­ción de plás­ti­co.

Por ende, sus ingre­sos eran dia­rios o sema­na­les y en el momen­to actual no tie­nen cómo lograr un sus­ten­to para ellos y sus fami­lias.

La vice­pre­si­den­ta de AJUTAP dijo que el Cen­tro Ama­zó­ni­co de Antro­po­lo­gía y Apli­ca­ción Prác­ti­ca ( CAAAP) y la orga­ni­za­ción Cári­tas del Perú brin­da­ron un apo­yo inme­dia­to y se han com­pro­me­ti­do con la difu­sión para la ayu­da lle­gue a los más nece­si­ta­dos.

¿Cómo ayu­dar­los?

Lo más urgen­te para los awa­jún y wam­pís, apar­te de cos­tear su alqui­ler, es la ali­men­ta­ción.

Nece­si­tan víve­res que garan­ti­cen un pla­to de comi­da en sus hoga­res mien­tras toda esta emer­gen­cia pasa y pue­dan vol­ver a su ruti­na.

Solo dos fami­lias han sido bene­fi­cia­das con el bono de los 380 soles otor­ga­do por el Esta­do, sin embar­go los demás no, aun­que se des­co­no­ce el por­qué.

«Tene­mos un gru­po en WhatsApp y, ahí, cons­tan­te­men­te vamos infor­mán­do­nos unos a otros», expli­có Impi.

De igual mane­ra, sobre el repar­to de víve­res por sus res­pec­ti­vas muni­ci­pa­li­da­des «nadie sabe nada».

«En la tele­vi­sión indi­can que las muni­ci­pa­li­da­des van a estar yen­do a las casas, empa­dro­nan­do para iden­ti­fi­car fami­lias vul­ne­ra­bles pero, has­ta el momen­to, todos nos cuen­tan que a sus cuar­tos alqui­la­dos no lle­ga nadie», lamen­tó la docen­te awa­jún.

“Pue­den lla­mar­me direc­ta­men­te y, según lo que sea, se coor­di­na don­de poder entre­gar por­que algu­nos de los pai­sa­nos viven en un mis­mo dis­tri­to y rela­ti­va­men­te cer­ca unos de otros”, con­clu­yó Micae­la Impi.

La entre­vis­ta fue rea­li­za­da por Gerar­do Llus­co, comu­ni­ca­dor indí­ge­na del equi­po de Radio Ser­vin­di.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *