Perú. Indí­ge­nas urba­nos des­pro­te­gi­dos ante el COVID-19

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de abril de 2020

«Un pro­me­dio de 200 resi­den­tes de los pue­blos indí­ge­nas Awa­jún y Wam­pís se encuen­tran en una situa­ción crí­ti­ca por el esta­do de emer­gen­cia sani­ta­ria que vive el Perú».

Así lo repor­tó Matut Micae­la Impi Ismi­ño, vice­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción del Pue­blo Awa­jún en Lima (AJUTAP), en diá­lo­go con Servindi. 

Ante estas cir­cuns­tan­cias de extre­ma nece­si­dad Matut pidió apo­yo al Gobierno para que pue­dan aten­der a los indí­ge­nas ama­zó­ni­cos más vul­ne­ra­bles de las zonas urbanas, 

Impi ase­gu­ró que los her­ma­nos y her­ma­nas indí­ge­nas que resi­den en Lima no cuen­tan con ingre­sos eco­nó­mi­cos debi­do al ais­la­mien­to domi­ci­lia­rio obli­ga­to­rio que decre­tó el gobieno para fre­nar la cur­va de con­ta­gio por el COVID-19.

La mayo­ría de la pobla­ción afec­ta­da vive en barrios humil­des como San­ta Ani­ta, Ate, San Juan de Luri­gan­cho, Cho­si­ca y San Mar­tín de Porres, principalmente.

Impi men­cio­nó que algu­nos son estu­dian­tes que, inclu­so sin beca, se man­te­nían gra­cias al esfuer­zo de sus fami­lias en la sel­va, tra­tan­do de alcan­zar un futu­ro mejor en la ciudad.

Gran par­te de esta pobla­ción rea­li­za­ba tra­ba­jos domés­ti­cos, inde­pen­dien­tes o infor­ma­les; como ayu­dan­tes de lim­pie­za, sol­da­do­res, car­pin­te­ros, elec­tri­cis­tas. Tam­bién tra­ba­ja­ban en el rubro de mue­ble­ría, tex­ti­le­ría, sas­tre­ría, cons­truc­ción y reco­lec­ción de plástico.

Por ende, sus ingre­sos eran dia­rios o sema­na­les y en el momen­to actual no tie­nen cómo lograr un sus­ten­to para ellos y sus familias.

La vice­pre­si­den­ta de AJUTAP dijo que el Cen­tro Ama­zó­ni­co de Antro­po­lo­gía y Apli­ca­ción Prác­ti­ca ( CAAAP) y la orga­ni­za­ción Cári­tas del Perú brin­da­ron un apo­yo inme­dia­to y se han com­pro­me­ti­do con la difu­sión para la ayu­da lle­gue a los más necesitados.

¿Cómo ayu­dar­los?

Lo más urgen­te para los awa­jún y wam­pís, apar­te de cos­tear su alqui­ler, es la alimentación.

Nece­si­tan víve­res que garan­ti­cen un pla­to de comi­da en sus hoga­res mien­tras toda esta emer­gen­cia pasa y pue­dan vol­ver a su rutina.

Solo dos fami­lias han sido bene­fi­cia­das con el bono de los 380 soles otor­ga­do por el Esta­do, sin embar­go los demás no, aun­que se des­co­no­ce el porqué.

«Tene­mos un gru­po en WhatsApp y, ahí, cons­tan­te­men­te vamos infor­mán­do­nos unos a otros», expli­có Impi.

De igual mane­ra, sobre el repar­to de víve­res por sus res­pec­ti­vas muni­ci­pa­li­da­des «nadie sabe nada».

«En la tele­vi­sión indi­can que las muni­ci­pa­li­da­des van a estar yen­do a las casas, empa­dro­nan­do para iden­ti­fi­car fami­lias vul­ne­ra­bles pero, has­ta el momen­to, todos nos cuen­tan que a sus cuar­tos alqui­la­dos no lle­ga nadie», lamen­tó la docen­te awajún.

“Pue­den lla­mar­me direc­ta­men­te y, según lo que sea, se coor­di­na don­de poder entre­gar por­que algu­nos de los pai­sa­nos viven en un mis­mo dis­tri­to y rela­ti­va­men­te cer­ca unos de otros”, con­clu­yó Micae­la Impi.

La entre­vis­ta fue rea­li­za­da por Gerar­do Llus­co, comu­ni­ca­dor indí­ge­na del equi­po de Radio Servindi.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.