Colom­bia. El esta­do de aban­dono en tiem­pos de pan­de­mia

Vivian Frye Cifuen­tes /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​2 de abril de 2020

¿Qué nos dejan ver las medi­das que ha toma­do el gobierno para afron­tar las cri­sis?

Con la recien­te lle­ga­da del Coro­na­vi­rus a nues­tro país, el gobierno ha teni­do que tomar medi­das que ayu­den a miti­gar el con­ta­gio y a sobre­lle­var la cri­sis; muchos han cele­bra­do este “opor­tuno” actuar del jefe de Esta­do. Y es que, como diría Jai­me Gar­zón, pen­sa­mos que hay que ren­dir­le tri­bu­to a los polí­ti­cos, ren­dir­le tri­bu­to por hacer lo que a su pues­to corres­pon­de. En este momen­to en vez de aplau­dir a Duque por “demos­trar” auto­no­mía para tomar las deci­sio­nes, debe­mos exa­mi­nar con ojo crí­ti­co las vici­si­tu­des que nos dejan las medi­das con­tra el coro­na­vi­rus. Si el bien­es­tar gene­ral es un com­pro­mi­so de todos y deba­mos asu­mir la cua­ren­te­na, tam­bién debe­mos pen­sar en ¿Qué ha hecho el Esta­do por nues­tro bien­es­tar antes de la pan­de­mia?

Si uno mira el pano­ra­ma está cla­ro que no es mucho, los gobier­nos pasa­dos y recien­tes han per­mi­ti­do que Colom­bia siga en un esta­do de aban­dono, aban­dono a comu­ni­da­des vul­ne­ra­bles, aban­do­na al sec­tor salud, aban­dono a la edu­ca­ción, aban­dono hacia las infra­es­truc­tu­ras nece­sa­rias para una comu­ni­dad; y es que esto es muy evi­den­te cuan­do en medio de la cri­sis por el coro­na­vi­rus el gobierno en sus decre­tos se intere­sa más en la empre­sa pri­va­da que en sus tra­ba­ja­do­res.

El aban­dono es pal­pa­ble cuan­do el sis­te­ma de salud colap­sa por los gran­des frau­des en sus inver­sio­nes. No se nos olvi­da el car­tel de la hemo­fi­lia, los hos­pi­ta­les que a lo lar­go y ancho del país no están en fun­cio­na­mien­to por ser gigan­tes­cos ele­fan­tes blan­cos, y ni hablar del aban­dono a los pro­fe­sio­na­les de la salud que entre las EPS y el gobierno han que­da­do atra­pa­dos en jue­gos de intere­ses que impi­den el desa­rro­llo de sus dere­chos labo­ra­les, aun­que aho­ra los aplau­da­mos masi­va­men­te y hoy ellos sean nues­tros héroes y heroí­nas, no nos hemos pelea­do su dig­ni­dad labo­ral, toda­vía.

Y es que las medi­das con­tra el coro­na­vi­rus han deja­do entre­ver las falen­cias y caren­cias de un Esta­do como el nues­tro. La edu­ca­ción es otro sec­tor que mues­tras sus acha­ques. Gra­cias a las medi­das que han teni­do que tomar­se, nos hemos dado cuen­ta de las caren­cias de nues­tros niños y jóve­nes, caren­cia ali­men­ta­ria, caren­cia eco­nó­mi­ca.

¿Cómo pen­sar­nos cla­ses vir­tua­les para un país don­de el ser­vi­cio de ener­gía no cubre todo el terri­to­rio? Y ni hablar del inter­net, qui­zás en las ciu­da­des se sope­se un poco el WIFI y la luz ¿Pero todos los hoga­res de Colom­bia cuen­tan con un compu­tador? ¿Las peri­fe­rias en el país cuen­tan con inter­net gra­tui­to y de cali­dad? Es evi­den­te cómo el pano­ra­ma deja más incer­ti­dum­bres que res­pues­tas, y aun­que al pare­cer el gobierno se haga el de la vis­ta gor­da, e impon­ga medi­das fue­ra del alcan­ce de todos; noso­tros, maes­tros y estu­dian­tes, si nos des­ve­la­mos por saber cómo se va a cum­plir el dere­cho al acce­so a edu­ca­ción para todos y todas.

Por­que no es sufi­cien­te con mon­tar una cua­ren­te­na y salir hacien­do el tea­tro del líder en horas de pan­de­mia, es nece­sa­rio reco­no­cer las caren­cias del país, dar una lec­tu­ra a las posi­bi­li­da­des o impo­si­bi­li­da­des, para no tomar medi­das que dejen por fue­ra a bue­na par­te de la pobla­ción; en un país don del 47% de la gen­te se sus­ten­ta del empleo infor­mal ¿Cómo vamos a asu­mir la cua­ren­te­na? Esto abre la dis­cu­sión o nos mori­mos por el virus o mori­mos de ham­bre y de pen­sa­de­ra, por­que cómo dor­mir tran­qui­lo sabien­do que maña­na la barri­ga no va a estar lle­na, o que el pela­do no podrá asis­tir a cla­ses ni vir­tua­les, mien­tras el virus empie­za a acer­car­se a las peri­fe­rias.

Con esto no que­re­mos incen­ti­var a que aho­ra todos nos con­vo­que­mos a las calles, en señal de pro­tes­ta, pero sí que­re­mos evi­den­ciar que cuan­do estos espa­cios se abren, se lucha por cosas ver­da­de­ras, cosas nece­sa­rias que dejan hoy en vilo nues­tra cua­ren­te­na, “apro­ve­che­mos” este momen­to his­tó­ri­co en la huma­ni­dad para dar­nos cuen­ta: sobre qué o quié­nes ha esta­do el inte­rés del país que ha per­mi­ti­do los bonos de agua de carras­qui­lla y aun así le pide a las comu­ni­da­des un lava­do fre­cuen­te de manos y aca­tar las reglas. Si en sus muni­ci­pios y regio­nes sí hay agua, y no se la han roba­do, lavé­mo­nos las manos con fre­cuen­cia y apro­ve­che­mos esos segun­dos para pen­sar por qué el gobierno neo­li­be­ral tam­bién es una epi­de­mia.


** Las opi­nio­nes, aná­li­sis y/​o simi­li­tu­des expre­sa­das por los auto­res son su res­pon­sa­bi­li­dad, por tan­to Tro­chan­do Sin Fron­te­ras no se hace res­pon­sa­ble

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *