Chi­le. Tra­ba­ja­do­ras de casa par­ti­cu­lar: la des­pro­tec­ción labo­ral se agu­di­za en cua­ren­te­na

Rodri­go Alia­ga /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​3 de abril de 2020

Des­de dis­tin­tas agru­pa­cio­nes del gre­mio han mani­fes­ta­do su desa­zón tras des­pi­dos irre­gu­la­res, exi­gen­cias en cam­bio de moda­li­da­des de tra­ba­jo y la cons­tan­te expo­si­ción a zonas de con­ta­gio. «Éra­mos el pilar fun­da­men­tal para el desa­rro­llo de la fami­lia y de un momen­to para otro los emplea­do­res se des­ha­cen de la tra­ba­ja­do­ra que cau­sa­rá un gas­to» dice María Cotal, diri­gen­ta de las tra­ba­ja­do­ras.

“Muchas muje­res que son tra­ba­ja­do­res de casa par­ti­cu­lar y que no tie­nen coti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les es por­que no quie­ren per­der los bene­fi­cios de ser car­ga del mari­do o tener bene­fi­cios que les entre­gan las muni­ci­pa­li­da­des por ser caren­tes de recur­sos”, fue el argu­men­to de la minis­tra del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión Social, María José Zal­dí­var, para dejar fue­ra del pro­yec­to de ley de pro­tec­ción al empleo a las tra­ba­ja­do­ras y ase­so­ras del hogar que no reci­ben el pago de sus coti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les.

El comen­ta­rio anti­la­bo­ral de la auto­ri­dad no pasó des­aper­ci­bi­do y gene­ró moles­tias en quie­nes for­man par­te del gre­mio y han sufri­do de con­di­cio­nes labo­ra­les pre­ca­rias, tal como han des­cri­to duran­te años las agru­pa­cio­nes sin­di­ca­les de tra­ba­ja­do­res de casa par­ti­cu­lar.

La secre­ta­ria de la Fede­ra­ción Nacio­nal de Sin­di­ca­tos de Tra­ba­ja­do­ras de Casa Par­ti­cu­lar (Fesin­tra­cap), María Cotal, negó rotun­da­men­te la afir­ma­ción de la titu­lar del Tra­ba­jo. “La gran mayo­ría de las tra­ba­ja­do­ras saben que nece­si­tan su con­tra­to, pero tie­nen una dis­yun­ti­va: o tra­ba­jan en esas con­di­cio­nes o no tie­nen ingre­sos para sus fami­lias. La ley dice que la res­pon­sa­bi­li­dad del con­tra­to es del emplea­dor. Si hay una denun­cia por no con­tra­to el que asu­me el cos­to de esto es el emplea­dor, pero la minis­tra insis­te en hacer res­pon­sa­ble a las tra­ba­ja­do­ras”, dijo.

Si bien, las con­di­cio­nes labo­ra­les del gre­mio siem­pre se han carac­te­ri­za­do por sus irre­gu­la­ri­da­des (según datos del Minis­te­rio del Tra­ba­jo actual­men­te hay 180.000 tra­ba­ja­do­res infor­ma­les), los pro­ble­mas se han agu­di­za­do aún más con el bro­te del coro­na­vi­rus.

MARIA-ZALDIVAR

Minis­tra del Tra­ba­jo, María José Zal­dí­var.

En las últi­mas sema­nas, a raíz de la com­ple­ja situa­ción que enfren­tan las tra­ba­ja­do­ras de casa par­ti­cu­lar, los sin­di­ca­tos han reci­bi­do diver­sas denun­cias de muje­res que han sido des­pe­di­das de sus tra­ba­jos u obli­ga­das a cam­biar su moda­li­dad labo­ral a puer­tas aden­tro o de lo con­tra­rio serían des­pe­di­das. Por otra par­te, un gru­po no menor ha sido envia­do a sus casas sin goce de suel­do.

La pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­ras de Casa Par­ti­cu­lar (Sin­tra­cap), Luz Vidal, lle­va sema­nas regis­tran­do dis­tin­tas denun­cias de des­pi­dos, baja de suel­dos con la mis­ma car­ga labo­ral y cam­bios abrup­tos en la for­ma del tra­ba­jo. Pese a que han dis­mi­nui­do en los últi­mos días, estas situa­cio­nes aún gene­ran preo­cu­pa­ción.

Pudi­mos hacer que el tema esté en pales­tra y que el Gobierno nos con­si­de­re en sus medi­das”, deta­lló Vidal. Sin embar­go, des­de otras orga­ni­za­cio­nes siguen encon­trán­do­se con irre­gu­la­ri­da­des.

PRESIDENTA-SINTRACAP

“Hemos reci­bi­do har­tos des­pi­dos por­que no hay para pagar los suel­dos”, comen­ta la pre­si­den­ta del Sin­di­ca­to Nacio­nal Uni­ta­rio Inter­em­pre­sa (Sin­du­cap), Emi­lia Solís. La sin­di­ca­lis­ta agre­ga que el pro­ble­ma se agu­di­za tra­tán­do­se de tra­ba­ja­do­ras migran­tes de casas par­ti­cu­la­res.

“La mayo­ría de nues­tras com­pa­ñe­ras son migran­tes. Enton­ces es doble la pro­ble­má­ti­ca que tene­mos por­que muchas veces tie­nen que pagar arrien­do, man­dar dine­ro para sus hijos y están total­men­te en la calle. Hay com­pa­ñe­ras tra­ba­jan­do sin pape­les que han teni­do que espe­rar la docu­men­ta­ción mien­tras tra­ba­jan; aho­ra las des­pi­den y que­dan nue­va­men­te en la calle”, acu­só la diri­gen­ta.

La pre­ca­rie­dad de estas con­di­cio­nes se pone en evi­den­cia al con­si­de­rar que el grue­so de las tra­ba­ja­do­ras ejer­ce sus labo­res en el sec­tor orien­te de la capi­tal, “lugar que pre­sen­ta la mayor tasa de con­ta­gia­dos de coro­na­vi­rus y que actual­men­te se encuen­tra en cua­ren­te­na total”, expli­có.

Sobre los cam­bios en la moda­li­dad de tra­ba­jo, Solís agre­gó que “muchas de ellas tra­ba­jan puer­tas afue­ra y les han pedi­do que sean puer­tas aden­tro. Hay unas que ellas mis­mas deci­den que­dar­se para no que­dar sin tra­ba­jo. Hay tra­ba­ja­do­ras que tie­nen sus hijos aquí en el país y no han podi­do ver­los”.

El pasa­do 19 de mar­zo, el régi­men de Sebas­tián Piñe­ra, den­tro de su agen­da de medi­das eco­nó­mi­cas para enfren­tar el pano­ra­ma de la cri­sis sani­ta­ria, anun­ció que per­mi­ti­rá el uso del Fon­do de Cesan­tía para quie­nes no pue­dan rea­li­zar labo­res por medio de tele­tra­ba­jo. Lamen­ta­ble­men­te, fren­te a las irre­gu­la­ri­da­des que cons­tan­te­men­te afec­tan al gre­mio, esta deci­sión del Gobierno no ayu­da a la situa­ción de las tra­ba­ja­do­ras.

“La tra­ba­ja­do­ra para poder sacar esa pla­ta del fon­do tie­ne que fir­mar un fini­qui­to. La tra­ba­ja­do­ra que­da­rá cesan­te, así que si des­pués el emplea­dor no quie­re reno­var el fini­qui­to que­da sin nada. Muchas veces tam­po­co hay con­tra­to para hacer esto”, expli­có Solís.

“Noso­tras no tene­mos segu­ro de cesan­tía. Tene­mos un por­cen­ta­je (4,11%) por con­cep­to de años de ser­vi­cio. Aquí vol­ve­mos a un gran pro­ble­ma: la mayo­ría de las tra­ba­ja­do­ras no coti­zan por el total de su suel­do por las nece­si­da­des que tie­nen; siem­pre se prio­ri­za. Lo que tie­nen por ese con­cep­to es míse­ro”, agre­gó María Cotal.

WhatsApp Image 2020-04-01 at 15.49.13

María Cotal

La des­pro­tec­ción que sien­ten ante estas situa­cio­nes y las decla­ra­cio­nes de la minis­tra Zal­dí­var han sido toma­das como un insul­to al gre­mio de tra­ba­ja­do­ras de casas par­ti­cu­la­res, como lo han mani­fes­ta­do sus diri­gen­tas.

“Es incom­pren­si­ble. Hace un mes atrás éra­mos par­te de las fami­lias. Éra­mos el pilar fun­da­men­tal para el desa­rro­llo de la fami­lia y de un momen­to para otro los emplea­do­res corren a des­ha­cer­se de la tra­ba­ja­do­ra que le cau­sa­rá un gas­to. ¿Ese así como nos ven? ¿Como un obje­to dese­cha­ble cuan­do para ellos somos una car­ga o una res­pon­sa­bi­li­dad?”, expre­só con moles­tia María Cotal.

Luz Vidal, al igual que sus cole­gas, se ven des­es­pe­ran­za­das ante el avan­ce del virus y las con­di­cio­nes a que sus emplea­do­res las some­ten, muchos de ellos sin pres­tar nin­gu­na garan­tía a quie­nes han tra­ba­ja­do con ellos por años.

“Pasan muchas cosas por las manos nues­tras. Pasa la ali­men­ta­ción de la fami­lia, pasa la segu­ri­dad del hogar. Aún nos nin­gu­nean, nos basu­rean. Esta­mos espe­ran­do a lo que resuel­va el Gobierno para con­vo­car y hacer un lla­ma­do a las com­pa­ñe­ras que están en los pun­tos cla­ves. Por­que no hay hogar en este Gobierno que no ten­ga una tra­ba­ja­do­ra, no hay nin­gún fun­cio­na­rio públi­co que no ten­ga en su casa a una tra­ba­ja­do­ra”, sen­ten­ció Vidal.

Los sin­di­ca­tos han reu­ni­do dis­tin­tas denun­cias y espe­ran poder cana­li­zar­las hacia algún orga­nis­mo pero, como han expre­sa­do sus diri­gen­tes, no tie­nen fe que estas se con­cre­ten en algo.

Radio UChi­le*


Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *