Argen­ti­na. Abu­sos de poder de la poli­cía: ¿Quién nos pro­te­ge de esa pan­de­mia?

Este­fa­nía San­to­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​2 de abril de 2020

Fren­te a la pro­pa­ga­ción del Coro­na­vi­rus, las tareas de con­trol y vigi­lan­cia social otor­ga­das a las fuer­zas de segu­ri­dad habi­li­ta­ron los abu­sos de poder y la repre­sión como herra­mien­ta de dis­ci­pli­na­mien­to. Pero el “Que­da­te en casa” no con­tem­pla la reali­dad de los sec­to­res socia­les más vul­ne­ra­dos.

Des­de mi bal­cón nun­ca había vis­to tan desier­ta la ave­ni­da Eva Perón en Mon­te Chin­go­lo (Lanús). Es vier­nes 27 de mar­zo, son las 22:30, cada cin­co o diez minu­tos pasan patru­lle­ros, tam­bién cir­cu­lan motos de deli­very, jóve­nes que todas las noches salen hacer el man­go del día, muy pocos de ellos con guan­tes y bar­bi­jo. Ade­más, veo pasar una camio­ne­ta Hilux blan­ca sin paten­te con dos ofi­cia­les de la poli­cía aden­tro. Con esa últi­ma ima­gen y en la sole­dad de la cua­ren­te­na me pre­gun­to ¿Quién nos cui­da de la poli­cía? Me estre­me­ce saber que les otor­ga­ron la tarea de cui­dar­nos a quie­nes nos repri­men, obli­gan a los pibes a robar, los ase­si­nan, transan con pro­xe­ne­tas, des­apa­re­cen per­so­nas, arman cau­sas, hos­ti­gan a las tra­ba­ja­do­ras sexua­les, vio­len­tan a tra­ves­tis y trans y toda una infi­ni­dad situa­cio­nes por el esti­lo.

Lo que nun­ca ima­gi­né es la exa­cer­ba­da voca­ción de vigi­lan­cia ciu­da­da­na que can­ta el himno, aplau­de, jus­ti­fi­ca y legi­ti­ma la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, feli­ces con esta for­ma de con­trol social y dis­ci­pli­na­mien­to a par­tir de la cual la poli­cía acti­va dos tipos de pro­to­co­lo total­men­te dife­ren­tes entre sí, según barrio, con­di­ción social y color de piel del ciu­da­danx a cas­ti­gar.

La poli­cía ejer­cien­do con­trol duran­te el ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, fren­te a un rubio en camio­ne­ta tran­si­tan­do las calles con una tabla de surf: lo escol­tan ama­ble­men­te has­ta tu casa y es mul­ta­do. La poli­cía ejer­cien­do con­trol duran­te el ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, fren­te a un moro­cho en la vere­da de su casa en un barrio del conur­bano: lo gol­pean, le tiran balas de goma, se meten en su casa, le pegan a su mamá, a su her­mano y a su abue­lo, lo lle­van dete­ni­do y le arman una cau­sa por robo. Esto es real y pasó en La Pla­ta.

El pasa­do jue­ves, la agen­cia de noti­cias ANRed publi­có en su por­tal: “El 23 de mar­zo, a horas de con­me­mo­rar­se el día del gol­pe cívi­co-ecle­siás­ti­co-mili­tar, un gru­po de poli­cías de la comi­sa­ría 8va de La Pla­ta per­si­guió y agre­dió a gol­pes y bala­zos de goma a un joven que esta­ba en su vere­da. Una vez dete­ni­do le ini­cia­ron una cau­sa por robo, resis­ten­cia a la auto­ri­dad y vio­la­ción del ais­la­mien­to. La fami­lia, acom­pa­ña­da por orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, reali­zó la denun­cia en Asun­tos Inter­nos de la Poli­cía bonae­ren­se.«

Gabrie­la Con­der, inte­gran­te de la Gre­mial de Abo­ga­das y Abo­ga­dos expli­ca: “Las medi­das que decre­ta­ron no son higie­nis­tas para evi­tar la expan­sión del virus, sino que son total­men­te repre­si­vas para un sec­tor de la pobla­ción que es pobre. No se pue­den decre­tar estas medi­das tenien­do en cuen­ta que las per­so­nas que están en los barrios tra­ba­jan día a día. Pasan los patru­lle­ros, los meten aden­tro, les toman los datos o los lle­van dete­ni­dos, sobre todo a pibes. ¿Qué tie­ne que ver que te lle­ven dete­ni­do con una medi­da sani­ta­ria? Debe­rían dar­le un bar­bi­jo, repar­tir lavan­di­na, dar­le infor­ma­ción, no se pue­de cri­mi­na­li­zar con una medi­da higie­nis­ta. Y ade­más hay que tener en cuen­ta que el 0,01% son los que caen dete­ni­dos, es decir que el 99,9% está cum­plien­do el ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo, no hay des­obe­dien­cia como para que las medi­das sean tan repre­si­vas. En los barrios fal­ta comi­da, no hay agua, algu­nas per­so­nas ni se pue­den higie­ni­zar, nos aga­rra una pan­de­mia con pibes pobres y esto no se solu­cio­na con la poli­cía en la calle, sino, con una bue­na aten­ción en salud.”

A par­tir del vier­nes 20, día en que se decre­tó el ais­la­mien­to, comen­za­ron a cir­cu­lar en las redes socia­les tes­ti­mo­nios en pri­me­ra per­so­na y videos que mani­fes­ta­ban hos­ti­ga­mien­tos, abu­so de poder, repre­sión, gol­pes y deten­cio­nes arbi­tra­rias de par­te de las fuer­zas de segu­ri­dad.

Des­de el Fren­te de Orga­ni­za­cio­nes en Lucha denun­cia­ron la esca­la­da repre­si­va en un comu­ni­ca­do: «Muchxs de nosotrxs no pode­mos que­dar­nos en nues­tra casa todo el día por­que no tene­mos para comer y tene­mos que acu­dir a un come­dor o nece­si­ta­mos seguir hacien­do chan­gas para poder sobre­vi­vir», los videos publi­ca­dos en sus redes socia­les mues­tran la vio­len­cia que se vivió en los barrios más pos­ter­ga­dos de Jujuy, Cha­co, San­tia­go del Este­ro, San­ta Fe y el conur­bano bonae­ren­se.

A estos casos se suman otros dos que Revis­ta Cítri­ca pudo rela­tar: El pasa­do vier­nes 20, la poli­cía de Mar del Pla­ta gol­peó a un chi­co en situa­ción de calle y se lle­vó dete­ni­do a otros dos chi­cos que esta­ban con él, los tuvie­ron en un patru­lle­ro has­ta las 7 am. La poli­cía dijo que los pibes esta­ban en situa­ción de calle, cuan­do en reali­dad los nenes les habían dado todos sus datos, telé­fo­nos y direc­ción de sus casas. En Orán, pro­vin­cia de Sal­ta, José Maxi­mi­liano Villa, tra­ba­ja­dor elec­tri­cis­ta pre­ca­ri­za­do rela­tó que el 23 de mar­zo fue dete­ni­do de mane­ra arbi­tra­ria jun­to a un gru­po de 14 veci­nos. Una vez en la comi­sa­ría los ofi­cia­les los obli­ga­ron a rea­li­zar lagar­ti­jas y fle­xio­nes de bra­zo y a quie­nes no sabían hacer­las les paga­ban con un garro­te en la espal­da. Fue­ron libe­ra­dos a las 2 de la madru­ga­da.

«En San­ta Rosa, La Pam­pa, nos avi­san que un auto blan­co, sin iden­ti­fi­ca­ción, con hom­bres de civil que dicen ser de la PFA reco­rre los barrios incre­pan­do gen­te de for­ma vio­len­ta, y rea­li­za­ron al menos dos deten­cio­nes de chi­cas jóve­nes», denun­ció la Coor­di­na­do­ra Con­tra la Repre­sión Poli­cial e Ins­ti­tu­cio­nal (Corre­pi). La abo­ga­da y refe­ren­te de la orga­ni­za­ción María del Car­men Ver­dú con­tó: “Como ocu­rre siem­pre, las fuer­zas arma­das no inter­vie­nen de la mis­ma mane­ra en una zona popu­lar o barrio pre­ca­rio, en una villa que en una zona pri­vi­le­gia­da y no tra­tan de la mis­ma mane­ra al pibi­to de gorra con vise­ra que a la seño­ra con zapa­ti­to de taco agu­ja y tra­je­ci­to sas­tre, más allá de que esté a 500 kiló­me­tros de su domi­ci­lio. En esta situa­ción de excep­ción esto se mul­ti­pli­ca expo­nen­cial­men­te por­que pro­fun­di­za esa reali­dad mate­rial que sub­ya­ce. Por eso nos encon­tra­mos con que a los que hacen gim­na­sia o jue­gan al tenis en el country va el poli­cía y le dice: ‘Por favor, sería usted tan ama­ble de ingre­sar a su domi­ci­lio’, y en cam­bio al pibi­to que está con la bol­sa de pan, como el chi­co que denun­cia­mos de La Pam­pa, lo cosen a bala­zos de goma y le revien­tan la cara y la bol­sa de pan que traían en la mano.”

En el sitio ofi­cial de Corre­pi se actua­li­zan a dia­rio denun­cias sobre gra­ves situa­cio­nes repre­si­vas y de arbi­tra­rie­dad come­ti­das por las fuer­zas de segu­ri­dad, las cua­les fue­ron rele­va­das des­de la imple­men­ta­ción del decre­to 2972020. “En la cen­tral nuclear de Río Ter­ce­ro, Cór­do­ba, todos tra­ba­jan por­que es tarea esen­cial. A la sali­da de cada turno está la fila de poli­cías y defen­sa civil que les toman la tem­pe­ra­tu­ra a los tra­ba­ja­do­res ‑con un ter­mó­me­tro de los vie­jos, de mer­cu­rio que no son exac­tos– a uno de ellos le dio 36.8 que está en el lími­te, es febrí­cu­la. Como no con­se­guían el ter­mó­me­tro elec­tró­ni­co para poder esta­ble­cer si era fie­bre o no, lo tuvie­ron cua­tro horas dete­ni­do y des­pués de haber cum­pli­do un turno de 8 horas de tra­ba­jo, por supues­to que empe­zó a pro­tes­tar. Le die­ron una pali­za, lo metie­ron en cana y enci­ma difun­die­ron en todos los medios pro­vin­cia­les que él había ata­ca­do a la poli­cía. Hay cien labu­ran­tes de la plan­ta dicien­do no es ver­dad, has­ta el sin­di­ca­to Luz y Fuer­za salió a des­men­tir­lo”, deta­lla Ver­dú.

Leo Demonty es her­mano de Eze­quiel Demonty, un joven ase­si­na­do por la Poli­cía Fede­ral en Ciu­dad de Bue­nos Aires en 2002, en diá­lo­go con Agen­cia Paco Uron­do comen­tó: “Hace dos días que ven­go vien­do abu­sos de par­te de algu­nos gen­dar­mes acá, en el barrio de Bajo Flo­res. Ano­che un gru­po de tres gen­dar­mes le esta­ba pegan­do pata­das a algu­nos pibes que esta­ban ahí. Uno de los pibes se cae al piso, uno de los gen­dar­mes se pone con­tra la pared y le empie­za a revo­lear pata­das por el cuer­po. Yo escu­cho los gri­tos, sal­go, veo qué pasa, les gri­to y auto­má­ti­ca­men­te salie­ron los veci­nos a decir­les que dejen de pagar­le.”

Un día antes en el par­ti­do de San Mar­tín la poli­cía bonae­ren­se hizo «bai­lar» a jóve­nes demo­ra­dos: “mien­tras mi com­pa­ñe­ra le toma los datos van a bai­lar un rati­to”, dijo un poli­cía. Tam­bién los obli­gó a can­tar el himno. En Quil­mes tras­cen­dió el caso de un poli­cía con bar­bi­jo den­tro de una comi­sa­ría gri­tán­do­le a dos jóve­nes ate­rro­ri­zán­dolxs: “¿A usted y a usted saben lo que les hace fal­ta? ¡Que los trai­gan y los re caguen a pata­das en el orto, para que entien­dan!”. Y en La Matan­za, tres poli­cías en un patru­lle­ro reco­rrie­ron un barrio paran­do a vecinxs que esta­ban hacien­do com­pras. A uno de ellxs le dijo: “hay un toque de que­da des­de las cin­co de la tar­de”. Algo total­men­te fal­so por­que lo que hay, en reali­dad, es una medi­da de ais­la­mien­to obli­ga­to­rio. Mien­tras rea­li­za­ban el reco­rri­do lxs poli­cías habla­ban entre ellxs: “A estos hay que pasar con la cachi­po­rra y dar­le caña­zo”. Todo que­dó regis­tra­do por las pro­pias fuer­zas y los videos se vira­li­za­ron, tal como recu­pe­ró el infor­me de La Izquier­da Dia­rio.

Cuan­do pen­sá­ba­mos que estas medi­das no podían ir tan lejos, en Pal­pa­lá (Jujuy) detu­vie­ron a tan­tas per­so­nas que se que­da­ron sin lugar en la comi­sa­ría y no tuvie­ron mejor idea que con­fi­nar a lxs dete­nidxs a una jau­la.

“Hay que rom­per el sen­ti­do común y mos­trar las cosas como son, nues­tra expe­rien­cia de todos los días es esta, vas a cual­quier barrio y la gen­te te dice ‘que bar­ba­ri­dad hay mucha inse­gu­ri­dad’, pero ¿quié­nes son los que cho­rean, transan, admi­nis­tran los pros­tí­bu­los? Esa mis­ma per­so­na ter­mi­na admi­tién­do­te que es la cana. A las mis­mas fuer­zas de segu­ri­dad que matan un pibe por día por gati­llo fácil o en luga­res de deten­ción, les están dicien­do que nos tie­nen que cui­dar, ya sabía­mos que esto iba a pasar por eso ape­nas salió el DNU publi­ca­mos reco­men­da­cio­nes para cui­dar­nos del accio­nar vio­len­to de las fuer­zas”, advier­te Ver­dú y agre­ga: “Lo que veni­mos seña­lan­do es que esto no se pue­de resol­ver a tra­vés de una polí­ti­ca repre­si­va bru­tal sobre el pue­blo tra­ba­ja­dor. Si vos que­rés que todo el mun­do se que­de en la casa, tenés que garan­ti­zar que ten­gan para comer. Hay un mon­tón de deten­cio­nes en las barria­das, sobre todo por pibes que están en la vere­da, en el pasi­llo, el pro­ble­ma es que esos pibes viven en casas que tie­nen una pie­za divi­di­da con una fra­za­da con ocho per­so­nas aden­tro, es lógi­co que sal­gan al pasi­llo. Qué le pode­mos decir al tipo que si no sale a car­to­near no come. Si quie­ro que se que­de en la casa le ten­go que garan­ti­zar que pue­da comer.”

En 2013 Emi­lia Vasa­llo per­dió a su hijo, Pablo Paly Alcor­ta. El ofi­cial Die­go Ariel Toba­da le dis­pa­ró en el pecho y lue­go de una ago­nía de seis meses falle­ció. Hoy fren­te a la mili­ta­ri­za­ción de los barrios ase­gu­ra: “Esta­mos en momen­tos muy difí­ci­les, y siem­pre las per­so­nas más cas­ti­ga­das son las vul­ne­ra­das, lxs olvi­da­das, total a quién le impor­ta un pibx tor­tu­radx, gol­peadx, o ase­si­nadx. Hoy las fuer­zas repre­si­vas no solo con­tro­lan nues­tras vidas si no el país ente­ro. Y con ese poder hacen y harán lo que quie­ran, ya vimos muchos casos y no serán los últi­mos, segui­re­mos denun­cian­do, visi­bi­li­zan­do, y luchan­do. Gobier­ne quien gobier­ne, la repre­sión exis­te como medio de domi­na­ción y opre­sión”.

El Gru­po de asis­ten­cia a veci­nos en situa­ción de calle publi­có en la red social Face­book un video que mues­tra una bru­tal gol­pi­za que reci­bió ‑de par­te de la poli­cía de la Ciu­dad- un joven de apro­xi­ma­da­men­te 25 años. “Así tra­ta la Poli­cía a un chi­co que visi­ta­mos siem­pre en el barrio de Mon­te Cas­tro. Es un mucha­cho que hace meses vemos en la calle revol­vien­do la basu­ra para con­se­guir algo de comi­da, es super ama­ble y sabe­mos que está atra­ve­san­do una situa­ción psí­qui­ca com­pli­ca­da. No es modo de con­ven­cer­lo, a los gol­pes, si que­rían que no deam­bu­le. Fíjen­se la ´pre­ven­ción´, el poli­cía le pega, no tie­ne ni guan­tes ni bar­bi­jos y el otro ofi­cial que está a su lado tie­ne un bar­bi­jo col­ga­do en el cue­llo mien­tras fuma”, rela­ta­ron des­de la red.

Si resi­dís en Pro­vin­cia de Bue­nos Aires y, en el mar­co del ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, fuis­te tes­ti­go o sufris­te abu­sos de la poli­cía o de algu­na otra fuer­za de segu­ri­dad, podés con­tac­tar a la Comi­sión Pro­vin­cial por la Memo­ria a tra­vés de sus redes socia­les o por mail a la direc­ción [email protected]​comicionporlamemoria.​org. A nivel nacio­nal otro de los cana­les que reci­be denun­cias es la Direc­ción Nacio­nal de Polí­ti­cas con­tra la Vio­len­cia Ins­ti­tu­cio­nal a tra­vés del 0800−122−5878.

Revis­ta Cítri­ca*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *