Vene­zue­la. Rai­mun­do Kab­chi aler­ta sobre san­cio­nes y la “Orden Eje­cu­ti­va” que bus­ca la inva­sión y des­truc­ción a los pue­blos por par­te de Esta­dos Unidos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 2 de abril de 2020

Paí­ses a los cua­les se les apli­có san­cio­nes y la “Orden Ejecutiva”

A) Por orden del pre­si­den­te Ronald Reagan, Nica­ra­gua (1981): la Orden Eje­cu­ti­va 12333 – 04DIC81, con apo­yo logís­ti­co, finan­cie­ro y mili­tar dado a los “con­tra”, para derro­car al pre­si­den­te Daniel Orte­ga, con inter­ven­ción de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA). Con ayu­da ejer­ci­da con­jun­ta­men­te por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y el Ban­co Mun­dial (BM).

B) En Gra­na­da (1983): Orden Eje­cu­ti­va 12582 – 02FEB83, refe­ri­da a la natu­ra­li­za­ción y excep­cio­nes para los extran­je­ros y los resi­den­tes no ciu­da­da­nos de los Esta­dos Uni­dos, que sir­vie­ron en la inva­sión de Granada.

C) Por orden del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush., en Afga­nis­tán (2001): Orden Eje­cu­ti­va 13239 – 12DIC01, esta­ble­ci­mien­to de Afga­nis­tán como espa­cio aéreo libre, para la incur­sión de aero­na­ves de com­ba­te y bom­bar­deo para los Esta­dos Uni­dos y sus aliados.

En mar­zo de 2015, el pre­si­den­te Oba­ma decla­ra a Vene­zue­la como “una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal”.
D) En Irak (2003): Orden Eje­cu­ti­va 13303 – 22MAY03, con la fina­li­dad de pro­te­ger al fon­do de desa­rro­llo en Irak, y su recons­truc­ción. Ade­más de res­guar­dar los pro­duc­tos del petró­leo ira­quí, los intere­ses y pro­pie­da­des de los Esta­dos Uni­dos, por lo cual se deter­mi­na “…ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos…”.

E) En Siria (2004): Orden Eje­cu­ti­va 13338 – 11MAY04/​13460 – 11FEB08, en el blo­queo de la pro­pie­dad de cuen­tas ban­ca­rias de algu­nas per­so­nas, y con­jun­ta­men­te con la prohi­bi­ción de expor­ta­ción de mer­can­cías a Siria. Por lo cual se impo­ne la apli­ca­ción de “…ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos…”.

F) Por orden del pre­si­den­te Barak Oba­ma, en Libia (2011): apli­ca­ción de la Orden Eje­cu­ti­va 13566 – 25FEB11, que indi­ca el blo­queo y la prohi­bi­ción de cier­tas tran­sac­cio­nes comer­cia­les para Libia, por lo cual se deter­mi­na “….ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos…”.

G. En Ucra­nia (2014): Orden Eje­cu­ti­va 13660 – 06MAR14/​13661 – 16MAR14/​13662 – 20MAR14 /​13685 – 19DIC14, blo­queo de la pro­pie­dad de per­so­nas que con­tri­bu­yen a la situa­ción en Ucra­nia, por lo cual se deter­mi­na “…ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos…”.

H) En Vene­zue­la (2015): Orden Eje­cu­ti­va 13692 – 08MAR15, de blo­queo de bie­nes, sus­pen­sión de ingre­so de deter­mi­na­das per­so­nas que con­tri­bu­yen posi­ti­va­men­te al desa­rro­llo y pro­gre­so de la coyun­tu­ra en Vene­zue­la, por lo que se “con­si­de­ra que la situa­ción en Vene­zue­la, inclu­yen­do al Gobierno de Vene­zue­la la ero­sión de las garan­tías de los dere­chos huma­nos, la per­se­cu­ción de opo­si­to­res polí­ti­cos, la res­tric­ción de la liber­tad de pren­sa, la uti­li­za­ción de la vio­len­cia y de las vio­la­cio­nes y abu­sos de los dere­chos huma­nos en res­pues­ta a anti­gu­ber­na­men­ta­les pro­tes­tas, y el arres­to y la deten­ción arbi­tra­rios de anti­gu­ber­na­men­ta­les mani­fes­tan­tes, así como la exa­cer­ba­ción de la pre­sen­cia de corrup­ción públi­ca, cons­ti­tu­ye una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Uni­dos, se decla­ra una emer­gen­cia nacio­nal para lidiar con esa amenaza”.

A par­tir del año 2015 se han rati­fi­ca­do en for­me des­me­di­da una serie de san­cio­nes y órde­nes eje­cu­ti­vas has­ta espe­cí­fi­ca­men­te el 26 de mar­zo del 2020, con una últi­ma orde­na­da por el pre­si­den­te Donald Trump. Don­de se rea­li­za una decla­ra­ción del Secre­ta­rio del Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos, Mike Pom­peo, anun­cian­do una serie de recom­pen­sas eco­nó­mi­cas por la infor­ma­ción que con­duz­ca al arres­to y/​o con­de­na de ciu­da­da­nos vene­zo­la­nos, a quie­nes el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia deve­ló, sin prue­bas, ni docu­men­tos, ni tes­ti­gos, que refuer­cen las acu­sa­cio­nes para encau­sar su par­ti­ci­pa­ción en el nar­co­trá­fi­co inter­na­cio­nal. En esta situa­ción, alta­men­te opro­bio­sa, se inclu­ye al pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro Moros, por el cual el Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos ha coti­za­do una recom­pen­sa de has­ta 15 millo­nes de dóla­res por infor­ma­ción al res­pec­to. Segui­da­men­te, el Depar­ta­men­to de Esta­do tam­bién ofre­ció recom­pen­sas de has­ta 10 millo­nes dóla­res por infor­ma­ción rela­cio­na­da con los seño­res altos fun­cio­na­rios de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

Des­de que asu­mió la pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos, en enero de 2017, Donald Trump ha impues­to nume­ro­sas san­cio­nes a Venezuela.
Cómo se trans­for­ma una “Orden Eje­cu­ti­va” en una ope­ra­ción militar

En “Cau­sa Jus­ta”, Pana­má (1989). Fue la inva­sión resuel­ta para derro­car al Gral. Manuel Norie­ga. Orde­na­da por Geor­ge H.W. Bush. Y el tér­mino apli­ca­do para la inter­ven­ción fue la excu­sa de envol­ver a Norie­ga en una situa­ción no com­pro­ba­da de “nar­co­trá­fi­co”.
En “Liber­tad dura­de­ra”, Afga­nis­tán (2001). Fue la inter­ven­ción como res­pues­ta a los “pre­sun­tos” aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, orde­na­da por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush . Y el tér­mino uti­li­za­do­fue “terro­ris­mo”.
En “Liber­tad Ira­quí”, Irak (2003). Fue la inva­sión orde­na­da por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush. La fra­se apli­ca­da fue: “armas de des­truc­ción masi­va”.
En “Odi­sea del Ama­ne­cer”, Libia (2011). Una ope­ra­ción mili­tar para lle­var a cabo ata­ques aéreos con­tra ins­ta­la­cio­nes del Ejér­ci­to libio y los sis­te­mas de defen­sa aérea, y la impo­si­ción de una zona de exclu­sión aérea (ZEA). La misión de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) allí ter­mi­nó poco des­pués de la muer­te de Mua­mar Gada­fi, en octu­bre de 2011, orde­na­da por el pre­si­den­te Barack Oba­ma. La fra­se apli­ca­da fue: “vio­la­ción de los DD.HH.”.
En “Tor­men­ta Deci­si­va”, Yemen (2015). La ope­ra­ción la lle­vó a cabo una coa­li­ción de varios paí­ses, diri­gi­dos por Ara­bia Sau­di­ta, con el apo­yo logís­ti­co del pre­si­den­te Barack Oba­ma. Su apli­ca­ción se argu­men­ta en la obs­truc­ción del pro­ce­so y acuer­do polí­ti­co. En este caso par­ti­cu­lar entre el gobierno de Yemen y la opo­si­ción, para la tran­si­ción pací­fi­ca del poder. Y el tér­mino con­ce­bi­do fue: “por obs­truir el acuer­do polí­ti­co para la tran­si­ción”.
En la expli­ca­ción de Ser­gio Rodrí­guez, la inva­sión de un país por los Esta­dos Uni­dos pue­de ser ante­ce­di­da por el ofre­ci­mien­to de una recom­pen­sa mone­ta­ria por la cap­tu­ra de sus jefes de Esta­do. Por ejem­plo, en Pana­má se ofre­ció un millón de dóla­res por la cap­tu­ra de Norie­ga. Años des­pués, William Barr, como Fis­cal Gene­ral Adjun­to, decre­tó legal­men­te la inva­sión de Esta­dos Uni­dos a Irak. Y duran­te la segun­da gue­rra del Gol­fo, en 2003, Washing­ton ofre­ció 25 millo­nes de dóla­res por Sad­dam Hus­sein y 15 millo­nes por cada uno de sus dos hijos. De la mis­ma mane­ra, en 2011, ofre­ció un millón de dóla­res por Mua­mar Gadafi.

Final­men­te, Rai­mun­do Kab­chi apre­ció que a los paí­ses con­si­de­ra­dos como Esta­dos “falli­dos” o “nar­co­tra­fi­can­tes, terro­ris­tas, vio­la­do­res de DD.HH., entre otros”, se les impo­nen cual­quie­ra de estos tres esce­na­rios de intervención:

“Apli­car a dichos paí­ses san­cio­nes y blo­queos en for­ma uni­la­te­ral o mul­ti­la­te­ral, a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes regio­na­les e inter­na­cio­na­les, y some­ter­los a un esta­do de extor­sión, pre­sión y chan­ta­je capa­ces de indu­cir a estos paí­ses a modi­fi­car sus polí­ti­cas y aca­tar las direc­tri­ces ema­na­das de la Casa Blan­ca.
Ayu­dar a lo que la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se con­si­de­ra la socie­dad civil y los sec­to­res demo­crá­ti­cos, nece­sa­ria­men­te afi­nes a sus intere­ses, para “des­es­ta­bi­li­zar” a aque­llos paí­ses y sus gober­nan­tes, adu­cien­do ayu­da a su esta­bi­li­za­ción, en pro­cu­ra de cam­biar­los (derri­bar­los) y con­se­cuen­cial­men­te lograr la ins­ta­la­ción de gobier­nos nue­vos, adic­tos a sus intere­ses.
La inter­ven­ción mili­tar direc­ta, con su fuer­za bru­ta, para impo­ner los cam­bios e inclu­si­ve poder lle­gar al des­mem­bra­mien­to de los Esta­dos y la impo­si­ción de sepa­ra­cio­nes que sir­ven a sus intere­ses, espe­cial­men­te en aque­llas nacio­nes cuyos sue­los y sub­sue­los con­tie­nen los recur­sos ener­gé­ti­cos, hidráu­li­cos, mine­ra­les y otros nece­sa­rios para man­te­ner la maqui­na­ria eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos.”
En con­clu­sión, la aler­ta que se pre­sen­ta, con las pre­ci­ta­das órde­nes eje­cu­ti­vas, san­cio­nes o lla­ma­das recom­pen­sas, son un peli­gro a nivel mun­dial. Como nefas­tos y deli­ca­dos docu­men­tos que for­man par­te (ofi­cial) de la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Uni­dos, sin impor­tar cuál sea el pre­si­den­te. Dan­do lue­go aper­tu­ra sin com­pa­sión, ni pie­dad, a una ope­ra­ción mili­tar en con­tra de algún país que no com­par­ta sus políticas.

Igual­men­te, se aler­ta a los pue­blos de Lati­noa­mé­ri­ca, que deben cui­dar­se en el empleo inter­na­cio­nal de la “matriz de opi­nión” que se uti­li­za con los tér­mi­nos: “jefe de Esta­do nar­co­tra­fi­can­te”, “jefe de Esta­do terro­ris­ta”, “jefe de Esta­do vio­la­dor de DD.HH.” y “jefe de Esta­do que obs­tru­ye el acuer­do polí­ti­co para la transición”.

Pos­te­rior­men­te, eti­que­tar a ese país al cual se le impon­drá una “Orden Eje­cu­ti­va”. Para, segui­da­men­te, acti­var una des­truc­ti­va inter­ven­ción mili­tar con una posi­ble coa­li­ción, inva­sión ter­ce­ri­za­da o inva­sión dele­ga­da, pla­ni­fi­ca­da y rea­li­za­da por sus paí­ses alia­dos en la región

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *