Vene­zue­la. Rai­mun­do Kab­chi aler­ta sobre san­cio­nes y la “Orden Eje­cu­ti­va” que bus­ca la inva­sión y des­truc­ción a los pue­blos por par­te de Esta­dos Unidos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 2 de abril de 2020

Paí­ses a los cua­les se les apli­có san­cio­nes y la “Orden Ejecutiva”

A) Por orden del pre­si­den­te Ronald Reagan, Nica­ra­gua (1981): la Orden Eje­cu­ti­va 12333 – 04DIC81, con apo­yo logís­ti­co, finan­cie­ro y mili­tar dado a los “con­tra”, para derro­car al pre­si­den­te Daniel Orte­ga, con inter­ven­ción de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA). Con ayu­da ejer­ci­da con­jun­ta­men­te por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y el Ban­co Mun­dial (BM).

B) En Gra­na­da (1983): Orden Eje­cu­ti­va 12582 – 02FEB83, refe­ri­da a la natu­ra­li­za­ción y excep­cio­nes para los extran­je­ros y los resi­den­tes no ciu­da­da­nos de los Esta­dos Uni­dos, que sir­vie­ron en la inva­sión de Granada.

C) Por orden del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush., en Afga­nis­tán (2001): Orden Eje­cu­ti­va 13239 – 12DIC01, esta­ble­ci­mien­to de Afga­nis­tán como espa­cio aéreo libre, para la incur­sión de aero­na­ves de com­ba­te y bom­bar­deo para los Esta­dos Uni­dos y sus aliados.

En mar­zo de 2015, el pre­si­den­te Oba­ma decla­ra a Vene­zue­la como “una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal”.
D) En Irak (2003): Orden Eje­cu­ti­va 13303 – 22MAY03, con la fina­li­dad de pro­te­ger al fon­do de desa­rro­llo en Irak, y su recons­truc­ción. Ade­más de res­guar­dar los pro­duc­tos del petró­leo ira­quí, los intere­ses y pro­pie­da­des de los Esta­dos Uni­dos, por lo cual se deter­mi­na “…ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos…”.

E) En Siria (2004): Orden Eje­cu­ti­va 13338 – 11MAY04/​13460 – 11FEB08, en el blo­queo de la pro­pie­dad de cuen­tas ban­ca­rias de algu­nas per­so­nas, y con­jun­ta­men­te con la prohi­bi­ción de expor­ta­ción de mer­can­cías a Siria. Por lo cual se impo­ne la apli­ca­ción de “…ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos…”.

F) Por orden del pre­si­den­te Barak Oba­ma, en Libia (2011): apli­ca­ción de la Orden Eje­cu­ti­va 13566 – 25FEB11, que indi­ca el blo­queo y la prohi­bi­ción de cier­tas tran­sac­cio­nes comer­cia­les para Libia, por lo cual se deter­mi­na “….ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos…”.

G. En Ucra­nia (2014): Orden Eje­cu­ti­va 13660 – 06MAR14/​13661 – 16MAR14/​13662 – 20MAR14 /​13685 – 19DIC14, blo­queo de la pro­pie­dad de per­so­nas que con­tri­bu­yen a la situa­ción en Ucra­nia, por lo cual se deter­mi­na “…ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos…”.

H) En Vene­zue­la (2015): Orden Eje­cu­ti­va 13692 – 08MAR15, de blo­queo de bie­nes, sus­pen­sión de ingre­so de deter­mi­na­das per­so­nas que con­tri­bu­yen posi­ti­va­men­te al desa­rro­llo y pro­gre­so de la coyun­tu­ra en Vene­zue­la, por lo que se “con­si­de­ra que la situa­ción en Vene­zue­la, inclu­yen­do al Gobierno de Vene­zue­la la ero­sión de las garan­tías de los dere­chos huma­nos, la per­se­cu­ción de opo­si­to­res polí­ti­cos, la res­tric­ción de la liber­tad de pren­sa, la uti­li­za­ción de la vio­len­cia y de las vio­la­cio­nes y abu­sos de los dere­chos huma­nos en res­pues­ta a anti­gu­ber­na­men­ta­les pro­tes­tas, y el arres­to y la deten­ción arbi­tra­rios de anti­gu­ber­na­men­ta­les mani­fes­tan­tes, así como la exa­cer­ba­ción de la pre­sen­cia de corrup­ción públi­ca, cons­ti­tu­ye una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Uni­dos, se decla­ra una emer­gen­cia nacio­nal para lidiar con esa amenaza”.

A par­tir del año 2015 se han rati­fi­ca­do en for­me des­me­di­da una serie de san­cio­nes y órde­nes eje­cu­ti­vas has­ta espe­cí­fi­ca­men­te el 26 de mar­zo del 2020, con una últi­ma orde­na­da por el pre­si­den­te Donald Trump. Don­de se rea­li­za una decla­ra­ción del Secre­ta­rio del Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos, Mike Pom­peo, anun­cian­do una serie de recom­pen­sas eco­nó­mi­cas por la infor­ma­ción que con­duz­ca al arres­to y/​o con­de­na de ciu­da­da­nos vene­zo­la­nos, a quie­nes el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia deve­ló, sin prue­bas, ni docu­men­tos, ni tes­ti­gos, que refuer­cen las acu­sa­cio­nes para encau­sar su par­ti­ci­pa­ción en el nar­co­trá­fi­co inter­na­cio­nal. En esta situa­ción, alta­men­te opro­bio­sa, se inclu­ye al pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro Moros, por el cual el Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos ha coti­za­do una recom­pen­sa de has­ta 15 millo­nes de dóla­res por infor­ma­ción al res­pec­to. Segui­da­men­te, el Depar­ta­men­to de Esta­do tam­bién ofre­ció recom­pen­sas de has­ta 10 millo­nes dóla­res por infor­ma­ción rela­cio­na­da con los seño­res altos fun­cio­na­rios de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

Des­de que asu­mió la pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos, en enero de 2017, Donald Trump ha impues­to nume­ro­sas san­cio­nes a Venezuela.
Cómo se trans­for­ma una “Orden Eje­cu­ti­va” en una ope­ra­ción militar

En “Cau­sa Jus­ta”, Pana­má (1989). Fue la inva­sión resuel­ta para derro­car al Gral. Manuel Norie­ga. Orde­na­da por Geor­ge H.W. Bush. Y el tér­mino apli­ca­do para la inter­ven­ción fue la excu­sa de envol­ver a Norie­ga en una situa­ción no com­pro­ba­da de “nar­co­trá­fi­co”.
En “Liber­tad dura­de­ra”, Afga­nis­tán (2001). Fue la inter­ven­ción como res­pues­ta a los “pre­sun­tos” aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, orde­na­da por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush . Y el tér­mino uti­li­za­do­fue “terro­ris­mo”.
En “Liber­tad Ira­quí”, Irak (2003). Fue la inva­sión orde­na­da por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush. La fra­se apli­ca­da fue: “armas de des­truc­ción masi­va”.
En “Odi­sea del Ama­ne­cer”, Libia (2011). Una ope­ra­ción mili­tar para lle­var a cabo ata­ques aéreos con­tra ins­ta­la­cio­nes del Ejér­ci­to libio y los sis­te­mas de defen­sa aérea, y la impo­si­ción de una zona de exclu­sión aérea (ZEA). La misión de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) allí ter­mi­nó poco des­pués de la muer­te de Mua­mar Gada­fi, en octu­bre de 2011, orde­na­da por el pre­si­den­te Barack Oba­ma. La fra­se apli­ca­da fue: “vio­la­ción de los DD.HH.”.
En “Tor­men­ta Deci­si­va”, Yemen (2015). La ope­ra­ción la lle­vó a cabo una coa­li­ción de varios paí­ses, diri­gi­dos por Ara­bia Sau­di­ta, con el apo­yo logís­ti­co del pre­si­den­te Barack Oba­ma. Su apli­ca­ción se argu­men­ta en la obs­truc­ción del pro­ce­so y acuer­do polí­ti­co. En este caso par­ti­cu­lar entre el gobierno de Yemen y la opo­si­ción, para la tran­si­ción pací­fi­ca del poder. Y el tér­mino con­ce­bi­do fue: “por obs­truir el acuer­do polí­ti­co para la tran­si­ción”.
En la expli­ca­ción de Ser­gio Rodrí­guez, la inva­sión de un país por los Esta­dos Uni­dos pue­de ser ante­ce­di­da por el ofre­ci­mien­to de una recom­pen­sa mone­ta­ria por la cap­tu­ra de sus jefes de Esta­do. Por ejem­plo, en Pana­má se ofre­ció un millón de dóla­res por la cap­tu­ra de Norie­ga. Años des­pués, William Barr, como Fis­cal Gene­ral Adjun­to, decre­tó legal­men­te la inva­sión de Esta­dos Uni­dos a Irak. Y duran­te la segun­da gue­rra del Gol­fo, en 2003, Washing­ton ofre­ció 25 millo­nes de dóla­res por Sad­dam Hus­sein y 15 millo­nes por cada uno de sus dos hijos. De la mis­ma mane­ra, en 2011, ofre­ció un millón de dóla­res por Mua­mar Gadafi.

Final­men­te, Rai­mun­do Kab­chi apre­ció que a los paí­ses con­si­de­ra­dos como Esta­dos “falli­dos” o “nar­co­tra­fi­can­tes, terro­ris­tas, vio­la­do­res de DD.HH., entre otros”, se les impo­nen cual­quie­ra de estos tres esce­na­rios de intervención:

“Apli­car a dichos paí­ses san­cio­nes y blo­queos en for­ma uni­la­te­ral o mul­ti­la­te­ral, a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes regio­na­les e inter­na­cio­na­les, y some­ter­los a un esta­do de extor­sión, pre­sión y chan­ta­je capa­ces de indu­cir a estos paí­ses a modi­fi­car sus polí­ti­cas y aca­tar las direc­tri­ces ema­na­das de la Casa Blan­ca.
Ayu­dar a lo que la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se con­si­de­ra la socie­dad civil y los sec­to­res demo­crá­ti­cos, nece­sa­ria­men­te afi­nes a sus intere­ses, para “des­es­ta­bi­li­zar” a aque­llos paí­ses y sus gober­nan­tes, adu­cien­do ayu­da a su esta­bi­li­za­ción, en pro­cu­ra de cam­biar­los (derri­bar­los) y con­se­cuen­cial­men­te lograr la ins­ta­la­ción de gobier­nos nue­vos, adic­tos a sus intere­ses.
La inter­ven­ción mili­tar direc­ta, con su fuer­za bru­ta, para impo­ner los cam­bios e inclu­si­ve poder lle­gar al des­mem­bra­mien­to de los Esta­dos y la impo­si­ción de sepa­ra­cio­nes que sir­ven a sus intere­ses, espe­cial­men­te en aque­llas nacio­nes cuyos sue­los y sub­sue­los con­tie­nen los recur­sos ener­gé­ti­cos, hidráu­li­cos, mine­ra­les y otros nece­sa­rios para man­te­ner la maqui­na­ria eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos.”
En con­clu­sión, la aler­ta que se pre­sen­ta, con las pre­ci­ta­das órde­nes eje­cu­ti­vas, san­cio­nes o lla­ma­das recom­pen­sas, son un peli­gro a nivel mun­dial. Como nefas­tos y deli­ca­dos docu­men­tos que for­man par­te (ofi­cial) de la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Uni­dos, sin impor­tar cuál sea el pre­si­den­te. Dan­do lue­go aper­tu­ra sin com­pa­sión, ni pie­dad, a una ope­ra­ción mili­tar en con­tra de algún país que no com­par­ta sus políticas.

Igual­men­te, se aler­ta a los pue­blos de Lati­noa­mé­ri­ca, que deben cui­dar­se en el empleo inter­na­cio­nal de la “matriz de opi­nión” que se uti­li­za con los tér­mi­nos: “jefe de Esta­do nar­co­tra­fi­can­te”, “jefe de Esta­do terro­ris­ta”, “jefe de Esta­do vio­la­dor de DD.HH.” y “jefe de Esta­do que obs­tru­ye el acuer­do polí­ti­co para la transición”.

Pos­te­rior­men­te, eti­que­tar a ese país al cual se le impon­drá una “Orden Eje­cu­ti­va”. Para, segui­da­men­te, acti­var una des­truc­ti­va inter­ven­ción mili­tar con una posi­ble coa­li­ción, inva­sión ter­ce­ri­za­da o inva­sión dele­ga­da, pla­ni­fi­ca­da y rea­li­za­da por sus paí­ses alia­dos en la región

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.