Pen­sa­mien­to crí­ti­co y Covid 19: Por un Inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio

Pedro Fuen­tes y Tito Pra­do /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​1 de abril de 2020

(Este tex­to no es un docu­men­to aca­ba­do. Son notas para pen­sar como inter­na­cio­na­lis­tas la cri­sis que vivi­mos y qué pode­mos hacer para salir de ella)

La pan­de­mia y la cri­sis eco­nó­mi­ca estre­me­cen al mun­do

Vivi­mos momen­tos dra­má­ti­cos en el mun­do ente­ro. Esta­mos en una situa­ción de cri­sis huma­ni­ta­ria de tal dimen­sión, que es como estar en una gue­rra mun­dial. En esta gue­rra no hay pue­blos con­fron­ta­dos, quien nos ata­ca es un virus, una par­tí­cu­la minús­cu­la que ya se pro­pa­gó a todo el mun­do y ame­na­za la vida de todo el pla­ne­ta. En esta gue­rra sufre toda huma­ni­dad. Como en toda gue­rra hay tam­bién una con­fron­ta­ción entre cla­ses; la hay y es muy pro­fun­da. La bur­gue­sía domi­nan­te quie­re sal­var su sis­te­ma de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Noso­tros los inter­na­cio­na­lis­tas esta­mos en esta gue­rra pen­san­do en sal­var a la huma­ni­dad de la catás­tro­fe (no al capi­ta­lis­mo), y en esta lucha con­tra la pan­de­mia defen­der los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res y del pue­blo. Esta­mos en la pri­me­ra fila defen­dien­do a los tra­ba­ja­do­res de la salud, de las fábri­cas que no pue­den parar su pro­duc­ción por­que es indis­pen­sa­ble, de los emplea­dos de comer­cio. Hay una con­tra­dic­ción social más pro­fun­da que sale a flo­te mos­tran­do que hay inmen­sas des­igual­da­des de cla­se entre ricos y pobres sien­do estos últi­mos los que más van a sufrir. Tene­mos que ayu­dar a la orga­ni­za­ción de los barrios, de las comu­ni­da­des que más sufren con la pan­de­mia. Al mis­mo tiem­po que se hace indis­pen­sa­ble, y ese es el obje­ti­vo prin­ci­pal de estas notas, ayu­dar a que la van­guar­dia inter­na­cio­nal anti­ca­pi­ta­lis­ta se agru­pe alre­de­dor de pun­tos bási­cos de un pro­gra­ma de urgen­cia para apa­re­cer den­tro de sus posi­bi­li­da­des como una alter­na­ti­va fren­te a los intere­ses del capi­tal.

En esa gue­rra que nos afec­ta a todos, los due­ños del capi­tal que domi­nan el pla­ne­ta tie­nen un obje­ti­vo común; coin­ci­den en que la pan­de­mia no afec­te sus intere­ses de cla­se, quie­ren uti­li­zar­la para bajar sala­rios, trans­for­mar for­mas de pro­duc­ción para aumen­tar la explo­ta­ción. Pero hay dife­ren­cias sobre qué medi­das tomar para enca­rar la urgen­cia y sal­var el sis­te­ma que ya arras­tra una cri­sis des­de el 2008.

Del lado del pue­blo tra­ba­ja­dor, quie­nes pos­tu­la­mos el fin del capi­ta­lis­mo que­re­mos sal­var la vida por enci­ma de todo y por eso vamos a esta gue­rra en uni­dad de acción con todos los que están toman­do medi­das posi­ti­vas en este momen­to pero sabien­do que en defi­ni­ti­va toma­re­mos cami­nos dis­tin­tos por­que de lo que se tra­ta en esta cri­sis no es sal­var al sis­te­ma falli­do sino al pla­ne­ta ente­ro, empe­zan­do por evi­tar que el cos­to de esta gue­rra la pague el pue­blo.


En este mun­do cada vez más glo­ba­li­za­do esta gue­rra es mun­dial, se va pro­pa­gan­do a todo el pla­ne­ta. Comen­zó en Chi­na don­de ya van murien­do a la fecha 3,245 per­so­nas. Se exten­dió al medi­te­rrá­neo, Ita­lia con 8,165 y Espa­ña con 4,366 son los más afec­ta­dos y las cifras de falle­ci­dos se ele­van día a día. Se ha pro­pa­ga­do a EEUU don­de ya hay 200,000 afec­ta­dos con 4,000 muer­tos y se va expan­dió a todo el sur del con­ti­nen­te. Se con­ta­bi­li­zan medio millo­nes de con­ta­gios en 180 paí­ses con cer­ca de 20,000 muer­tos por esta pan­de­mia en lo que va has­ta el momen­to. Si bien el capi­ta­lis­mo glo­ba­li­zó la mise­ria, en Lati­noa­mé­ri­ca y Áfri­ca esta gue­rra será más dura por­que las insu­fi­cien­cias de los ser­vi­cios del Esta­do son gigan­tes­cas y por­que la vida es más pre­ca­ria en los pue­blos jóve­nes de Perú, en las fave­las de Bra­sil, o las Villas Mise­ria de Argen­ti­na. Tam­bién en el con­ti­nen­te afri­cano o en el medio orien­te don­de viven aglo­me­ra­do los pales­ti­nos de Gaza cer­ca­dos por el sio­nis­mo. En estos luga­res don­de esca­sea el agua, fal­ta sanea­mien­to bási­co y esta­ble­ci­mien­tos de salud, la muer­te pue­de ser mucho mayor.


Sin dudas, es la mayor tra­ge­dia de este siglo. No es algo nor­mal que tenía que pasar por­que los virus exis­ten. Los virus son par­te de la natu­ra­le­za y van a exis­tir y serán menos peli­gro­sos cuan­do la cien­cia los domi­ne. Pero aho­ra la ame­na­za es gra­ví­si­ma en este pla­ne­ta ya enfer­mo por la cri­sis sis­té­mi­ca que vivi­mos bajo la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta. Hay dos epi­de­mias: el coro­na­vi­rus y el capi­ta­lis­mo. Tene­mos que com­ba­tir la epi­de­mia del coro­na­vi­rus cuan­do ya sufri­mos la epi­de­mia de este sis­te­ma en cri­sis, con una enfer­me­dad ter­mi­nal y que sobre­vi­ve agó­ni­ca­men­te por­que a los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos les está cos­tan­do dotar­se de direc­cio­nes polí­ti­cas radi­cal­men­te alter­na­ti­vas al domi­nio del 1% sobre el 99% de la huma­ni­dad. Pero con esta cri­sis sale más a luz que este sis­te­ma no fun­cio­na para mejo­rar la vida de la socie­dad sino en fun­ción de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta de unos pocos, de las cor­po­ra­cio­nes, los ban­cos y de los ricos. Este sis­te­ma vive una cri­sis estruc­tu­ral, mul­ti­di­men­sio­nal, que se hace cró­ni­ca des­de el 2008.


La huma­ni­dad no quie­re morir y una van­guar­dia de cien­tí­fi­cos, de tra­ba­ja­do­res de la salud y de los que más sufren la epi­de­mia están comen­zan­do a com­pren­der con este virus letal que la mayor pan­de­mia es el capi­ta­lis­mo. La lucha con­tra el coro­na­vi­rus crea temor y deses­pe­ra­ción. El con­fi­na­mien­to pue­de ago­tar pero no ata las cabe­zas de la gen­te. En esta lucha por ter­mi­nar con la pan­de­mia del Covid 19 se está movien­do la con­cien­cia de los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos. La pan­de­mia des­nu­da a un capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral que des­qui­ció el sis­te­ma de los ser­vi­cios públi­cos de la salud, don­de los pro­gre­sos de la cien­cia médi­ca se ponen al ser­vi­cio de las ganan­cias y no de la pobla­ción. Clí­ni­cas pri­va­das equi­pa­das con alta tec­no­lo­gía pero hos­pi­ta­les públi­cos des­qui­cia­dos para la salud de los pobres. Se impu­so la irra­cio­na­li­dad capi­ta­lis­ta de que la salud sea una mer­can­cía para que lucre la inver­sión pri­va­da. Esta­mos ante un sis­te­ma que no solo ata­ca la vida de las per­so­nas sino la vida del pla­ne­ta. Se empie­za a ver que este sis­te­ma se ha trans­for­ma­do en depre­da­dor de la madre tie­rra con extrac­ti­vis­mos y des­fo­res­ta­cio­nes que rom­pen el equi­li­brio nece­sa­rio entre el hom­bre y el medio ambien­te lle­van­do al mun­do a una cri­sis cli­má­ti­ca que pue­de poner un lími­te a la vida en la tie­rra. La lucha por la vida es tam­bién la lucha por sal­var el pla­ne­ta. La cau­sa eco­so­cia­lis­ta que pare­cía una uto­pía hace años atrás cuan­do fue for­mu­la­da se vuel­ve aho­ra en una nece­si­dad inme­dia­ta. La pan­de­mia pone a luz que no solo se nece­si­ta de un nue­vo mode­lo de pro­duc­ción sino tam­bién de vida, de otra rela­ción del hom­bre con la natu­ra­le­za, de otra for­ma de vida social que se hace indis­pen­sa­ble para orga­ni­zar la socie­dad.

Se empie­za a com­pren­der que nece­si­ta­mos otro orden mun­dial que per­mi­ta la dis­tri­bu­ción de la rique­za, que pre­ser­ve el pla­ne­ta, que pro­vea de edu­ca­ción, salud y vivien­da para todos. Se hace más enten­di­ble hoy que la alter­na­ti­va es socia­lis­mo o bar­ba­rie, como dis­yun­ti­va his­tó­ri­ca. O sal­va­mos la vida y al pla­ne­ta, o se hun­de en un cur­so trá­gi­co de muer­te.

Cae de madu­ro que hay que socia­li­zar la salud, que tie­ne que haber un sis­te­ma úni­co para todos. Los pio­ne­ros de esta cam­pa­ña fue­ron los jóve­nes socia­lis­tas de EEUU que aumen­ta­ron enor­me­men­te y toma­ron cuer­po en el movi­mien­to polí­ti­co – social de apo­yo a la can­di­da­tu­ra de Ber­nie San­ders, quién levan­ta el Medi­ca­re para todos y el socia­lis­mo como nor­te en las entra­ñas del impe­rio más poten­te del mun­do, pola­ri­zan­do des­de la izquier­da una cla­ra alter­na­ti­va al utra­reac­cio­na­rio gobierno de Trump.


Como decía­mos al comien­zo, en la lucha por parar la epi­de­mia hay un con­flic­to entre dife­ren­tes intere­ses socia­les, un con­flic­to prin­ci­pal entre el capi­tal y la vida; entre los tra­ba­ja­do­res y los pobres de un lado y las gran­des cor­po­ra­cio­nes del otro. Los gobier­nos quie­ren parar la epi­de­mia sin com­pro­me­ter los intere­ses de las cor­po­ra­cio­nes y los Ban­cos. Pero han sur­gi­do dife­ren­cias entre los capi­ta­lis­ta como ocu­rre en toda cri­sis gra­ve. Algu­nos más irra­cio­na­les dicen que no debe parar la eco­no­mía y que hay que vol­ver al tra­ba­jo sin impor­tar­les la vida. Quie­nes más defien­de esta polí­ti­ca son los gobier­nos auto­ri­ta­rios: el cri­mi­nal Bol­so­na­ro en Bra­sil, que no quie­re parar la pro­duc­ción ni cerrar las escue­las, que níti­da­men­te defien­de la eco­no­mía con­tra la vida. De esa mane­ra, apun­ta a pro­mo­ver en la pan­de­mia una “lim­pie­za étni­ca”, que debi­li­ta­rá al pue­blo pobre negro que es el sec­tor más vul­ne­ra­ble. Trump no se que­da atrás, lo hace de mane­ra más cíni­ca cuan­do dice que hay que vol­ver a tra­ba­jar y que la eco­no­mía no debe parar. Y están los gobier­nos más pru­den­tes entre los que se encuen­tra la buro­cra­cia capi­ta­lis­ta de Chi­na, los gobier­nos euro­peos y aquí mis­mo en Lati­noa­mé­ri­ca algu­nos que pien­san que para dete­ner el virus y sal­var el sis­te­ma hay que dar palia­ti­vos para ase­gu­rar la cua­ren­te­na y abrir las reser­vas públi­cas así sea de mane­ra limi­ta­da con bonos, ren­tas bási­cas, gas­tos en salud, etc.

Ante esta situa­ción, un sec­tor social impor­tan­te se está movi­li­zan­do de mane­ra crea­ti­va, a pesar de la cua­ren­te­na, en los barrios y comu­ni­da­des y apro­ve­chan­do las redes para dispu­tar la opi­nión publi­ca exi­gien­do medi­das con­cre­tas que cubran las urgen­cias socia­les del momen­to. No se tra­ta de acep­tar solo palia­ti­vos, sino de exi­gir más para ase­gu­rar la vida de las per­so­nas. Y el cos­to lo tie­ne que pagar la gran empre­sa que hizo for­tu­nas inmen­sas con sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les.


Si se logran pro­gre­sos con medi­das con­cre­tas para dete­ner el avan­ce del coro­na­vi­rus, los tra­ba­ja­do­res y los opri­mi­dos esta­rán mejor para la siguien­te pan­de­mia que se vie­ne: la gra­ví­si­ma rece­sión eco­nó­mi­ca que según el jefe de la OCDE será mayor que la de los años trein­ta. En ese momen­to todos los capi­ta­lis­tas se uni­rán para que la cri­sis la paguen los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo, mien­tras que noso­tros defen­de­re­mos que la paguen ellos, que están lle­van­do al mun­do al bor­de de la extin­ción.


Esta­mos en la hora de ges­tar un gran movi­mien­to mun­dial en defen­sa de la vida y la natu­ra­le­za. Hay con­di­cio­nes para ello. El coro­na­vi­rus ata­có al mun­do cuan­do este esta­ba con­vul­sio­na­do por gran­des movi­li­za­cio­nes y rebe­lio­nes con­tra los gobier­nos neo­li­be­ra­les y espe­cial­men­te los más auto­ri­ta­rios. En la cor­di­lle­ra andi­na uno de los epi­cen­tros fue Chi­le, pero tam­bién en Perú, Ecua­dor y Colom­bia se die­ron gran­des luchas. La pri­ma­ve­ra ára­be rena­ce en el nor­te de Áfri­ca y en el Medio Orien­te. En Asia comien­zan las gran­des movi­li­za­cio­nes, en India y Pakis­tán, y se man­tie­ne la lucha demo­crá­ti­ca en Hong Kong. En Euro­pa, Fran­cia vol­vió a mos­trar por­que ha sido el don­de comen­za­ron las pri­me­ras revo­lu­cio­nes. Recien­te­men­te fue la huel­ga del trans­por­te como ante­rior­men­te fue el turno de los cha­le­cos ama­ri­llos. Hay movi­li­za­cio­nes con­tra el auto­ri­ta­ris­mo de Putin en Rusia y en los Esta­dos Uni­dos, jun­to al cre­ci­mien­to del socia­lis­mo, se da una olea­da de huel­gas.

En estas luchas ha sur­gi­do una nue­va van­guar­dia radi­cal, que enca­be­zan las muje­res y los jóve­nes. Aho­ra en esta gue­rra los inter­na­cio­na­lis­tas tene­mos que tra­tar por todos los medios que con­ta­mos de apun­tar para todos estos sec­to­res un pro­gra­ma de urgen­cia común.

En este siglo XXI ya hubo serios inten­tos por uni­fi­car la van­guar­dia inter­na­cio­nal. Con la movi­li­za­ción de Seatle sur­gió el movi­mien­to alter­mun­dia­lis­ta que con­fron­tó con la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta dan­do ori­gen al Foro Social Mun­dial que tuvo duran­te un perío­do un papel muy pro­gre­si­vo ya que per­mi­tió tener una ins­tan­cia para coor­di­nar la lucha inter­na­cio­nal lle­gan­do a con­vo­car una movi­li­za­ción en todo el mun­do con­tra la gue­rra en Irak.

Tam­bién sur­gie­ron los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos inde­pen­dien­tes del impe­rio en USA a caba­llo de gran­des movi­li­za­cio­nes y esta­lli­dos socia­les a fina­les del siglo XX; estos abrie­ron un cur­so nue­vo pero no lle­ga­ron a sos­te­ner­se y pros­pe­rar, pero deja­ron una valio­sa expe­rien­cia. La siguien­te ola fue la pri­ma­ve­ra ára­be y los indig­na­dos de Espa­ña, Gre­cia, que ali­men­ta­ron nue­vas expre­sio­nes inter­na­cio­na­lis­tas y dio vida a Occupy Wall Street. Ber­nie San­ders y su revo­lu­ción polí­ti­ca en los Esta­dos Uni­dos sur­ge de este pro­ce­so y es una res­pues­ta a la cri­sis en el país del nor­te. Tam­bién el movi­mien­to femi­nis­ta que cre­ce y sigue acu­mu­lan­do vic­to­rias par­cia­les, como el dere­cho de abor­to en más paí­ses. Se dan fuer­tes pro­ce­sos demo­crá­ti­cos que derro­tan regí­me­nes auto­ri­ta­rios en Sudan y se desa­fían otros en Arge­lia e Irán.


Las fuer­zas que que­re­mos cam­biar el mun­do y sal­var la vida pode­mos actuar de mane­ra más uni­da en el terreno inter­na­cio­nal. Hay una lucha común que se pue­de resu­mir en pro­pues­tas inme­dia­tas:

1.- ase­gu­rar la cua­ren­te­na para dete­ner la epi­de­mia como acon­se­ja toda la cien­cia médi­ca.

2.- nin­gu­na gran empre­sa, sal­vo las de ser­vi­cios bási­cos, pue­de obli­gar a tra­ba­jar a su pla­na labo­ral. Los suel­dos deben estar garan­ti­za­dos mien­tras dure el ais­la­mien­to social.

3.- ren­ta bási­ca para todos que ase­gu­ren el man­te­ni­mien­to de sus fami­lias.

4.- sus­pen­sión del cobro de luz, agua, alqui­le­res, cese del cobro de hipo­te­cas, deu­das e intere­ses ban­ca­rios.

5.- cen­tra­li­za­ción públi­ca de todos los hos­pi­ta­les y el sis­te­ma de salud para ase­gu­rar la aten­ción de todos de mane­ra gra­tui­ta.

6.- recur­sos públi­cos y pri­va­dos para enca­rar la emer­gen­cia; que las gran­des empre­sas paguen sus deu­das tri­bu­ta­rias, que apor­ten el 20% de su capi­tal a fon­do un huma­ni­ta­rio.

7.- cese del pago de la deu­da exter­na; pri­me­ro la salud del pue­blo, lue­go los com­pro­mi­sos con los acree­do­res. Revi­sión de la deu­da exter­na.

8.- segu­ri­dad en base a la orga­ni­za­ción social; con­trol veci­nal y popu­lar, no a sali­das mili­ta­ris­tas y repre­si­vas que impi­dan al pue­blo opi­nar y orga­ni­zar­se.

Nada será igual que antes. Pue­den los amos del mun­do inten­tar rever­tir la cri­sis como en el pasa­do con­de­nan­do a la huma­ni­dad a sufri­mien­tos mayo­res pero no la tie­nen con­si­go por­que la cri­sis gene­ra­da por el virus Covid 19 es tam­bién la expre­sión de su cri­sis y de su mayor fra­ca­so. Algo nue­vo está por nacer de la mano de esa resis­ten­cia que se extien­de como un pode­ro­so antí­do­to con­tra la pan­de­mia del capi­ta­lis­mo, con­tra la explo­ta­ción social y el exter­mi­nio del pla­ne­ta. Algo nue­vo y supe­ra­dor va a sur­gir de esta cri­sis. Nue­vas fuer­zas y nue­vos líde­res emer­gen en toda esta resis­ten­cia a las dis­tin­tas for­mas de opre­sión del gran capi­tal. Hay que unir­los en la soli­da­ri­dad, en las luchas y en las con­tien­das polí­ti­cas. Más aho­ra que va que­dan­do en evi­den­cia el ros­tro pér­fi­do del gran capi­tal que ante­po­ne sus intere­ses a la vida del pla­ne­ta. Nos toca tomar la pos­ta de nues­tros médi­cos y enfer­me­ras para estar en la pri­me­ra línea con­tra la pró­xi­ma pan­de­mia, la del capi­ta­lis­mo en su mayor cri­sis y por ello mis­mo más peli­gro­so. Pero las fuer­zas de la his­to­ria están de nues­tro lado, no será posi­ble que un sis­te­ma cla­sis­ta per­du­re para siem­pre, de cada cri­sis sur­gen sus ente­rra­do­res.

Por­tal de la Izquier­da*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *