Con­ta­gio social: gue­rra de cla­ses micro­bio­ló­gi­ca en Chi­na

Des­kar­gak /​Des­car­gas (1086 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Des­car­gar 
[PDF] [A5] Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Des­car­gar 
[EPUB]Des­car­gar 
[Mobi]Des­car­gar 

Wuhan es cono­ci­do colo­quial­men­te como uno de los cua­tro hor­nos de Chi­na por su opre­si­vo verano húme­do y calu­ro­so, que com­par­te con Chong­qing, Nan­kín y alter­na­ti­va­men­te con Nan­chang o Changsha, ciu­da­des bulli­cio­sas de lar­ga his­to­ria, situa­das a lo lar­go o cer­ca del valle del río Yangtsé. De las cua­tro, Wuhan tam­bién está sal­pi­ca­da de hor­nos en sen­ti­do estric­to: el enor­me com­ple­jo urbano cons­ti­tu­ye una espe­cie de núcleo de la fabri­ca­ción de ace­ro y hor­mi­gón y de otras indus­trias rela­cio­na­das con la cons­truc­ción en Chi­na. Su pai­sa­je está sal­pi­ca­do de altos hor­nos de enfria­mien­to len­to de las demás fun­di­cio­nes de hie­rro y ace­ro de pro­pie­dad esta­tal, aho­ra afec­ta­das por la sobre­pro­duc­ción y obli­ga­das a una nue­va y polé­mi­ca ron­da de cie­rres y des­pi­dos, pri­va­ti­za­cio­nes y rees­truc­tu­ra­cio­nes gene­ra­les, que ha dado lugar a varias huel­gas y pro­tes­tas de gran enver­ga­du­ra en los últi­mos cin­co años. La ciu­dad es ante todo la capi­tal de la cons­truc­ción de Chi­na, lo que sig­ni­fi­ca que ha desem­pe­ña­do un papel espe­cial­men­te impor­tan­te en el perío­do pos­te­rior a la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, ya que aque­llos fue­ron los años en que el cre­ci­mien­to chino se vio impul­sa­do por la cana­li­za­ción de inver­sio­nes hacia pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra e inmo­bi­lia­rios. Wuhan no solo ali­men­tó esta bur­bu­ja con su abun­dan­te ofer­ta de mate­ria­les de cons­truc­ción y obra públi­ca, sino que tam­bién, al hacer­lo, se con­vir­tió ella mis­ma en expo­nen­te del boom inmo­bi­lia­rio. Según nues­tros cálcu­los, en 2018 – 2019 la super­fi­cie total dedi­ca­da a obras de cons­truc­ción en Wuhan equi­va­lía al tama­ño de la isla de Hong Kong en su con­jun­to.

Pero aho­ra este horno, motor de la eco­no­mía chi­na tras la cri­sis, pare­ce que se enfría, al igual que los hor­nos que se encuen­tran en las fun­di­cio­nes de hie­rro y ace­ro. Aun­que este pro­ce­so ya esta­ba en mar­cha, la metá­fo­ra ya no es sim­ple­men­te eco­nó­mi­ca, pues­to que la ciu­dad, anta­ño bulli­cio­sa, ha esta­do ais­la­da duran­te más de un mes y sus calles se han vacia­do por orden guber­na­ti­va: «La mayor con­tri­bu­ción que podéis hacer es: no os jun­téis, no pro­vo­quéis el caos», reza­ba un titu­lar del dia­rio Guang­ming, del depar­ta­men­to de pro­pa­gan­da del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino (PCC). Hoy en día, las nue­vas y amplias ave­ni­das de Wuhan y los relu­cien­tes edi­fi­cios de ace­ro y cris­tal que las coro­nan, están todos fríos y vacíos, cuan­do el invierno atra­vie­sa el Año Nue­vo Lunar y la ciu­dad se estan­ca bajo la cons­tric­ción de la cua­ren­te­na gene­ra­li­za­da. Ais­lar­se es un buen con­se­jo para cual­quier per­so­na en Chi­na, don­de el bro­te del nue­vo coro­na­vi­rus (recien­te­men­te rebau­ti­za­do con el nom­bre de SARS-CoV‑2 y su enfer­me­dad con el de COVID-19) ha mata­do a más de dos mil per­so­nas; más que su pre­de­ce­so­ra, la epi­de­mia de SARS de 2003. El país ente­ro está para­li­za­do, como lo estu­vo duran­te el SARS. Las escue­las están cerra­das y la gen­te está con­fi­na­da en sus casas en todo el país. Casi toda la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca se detu­vo por la fies­ta del Año Nue­vo Lunar, el 25 de enero, pero la pau­sa se exten­dió duran­te un mes para fre­nar la pro­pa­ga­ción de la epi­de­mia. Los hor­nos de Chi­na pare­cen haber deja­do de que­mar, o por lo menos no con­tie­nen más que bra­sas incan­des­cen­tes. En cier­to modo, sin embar­go, la ciu­dad se ha con­ver­ti­do en otro tipo de horno, ya que el coro­na­vi­rus arde a tra­vés de su nume­ro­sa pobla­ción como una gran fie­bre.

El bro­te se ha acha­ca­do inco­rrec­ta­men­te a toda cla­se de cau­sas, des­de la cons­pi­ra­ción y/​o la libe­ra­ción acci­den­tal de una cepa de virus del Ins­ti­tu­to de Viro­lo­gía de Wuhan –una afir­ma­ción dudo­sa, difun­di­da en redes socia­les, par­ti­cu­lar­men­te a tra­vés de publi­ca­cio­nes para­noi­cas en Face­book de Hong Kong y Tai­wán, pero aho­ra impul­sa­da por medios de comu­ni­ca­ción con­ser­va­do­res e intere­ses mili­ta­res en Occi­den­te – , has­ta la pro­pen­sión de los chi­nos a con­su­mir ali­men­tos sucios o extra­ños, ya que el bro­te de virus está rela­cio­na­do con mur­cié­la­gos o ser­pien­tes ven­di­das en un mer­ca­do semi­ile­gal de ani­ma­les vivos, espe­cia­li­za­do en fau­na sil­ves­tre y exó­ti­ca (aun­que esta no fue la fuen­te ori­gi­na­ria). Ambas acu­sa­cio­nes refle­jan el evi­den­te beli­cis­mo y orien­ta­lis­mo común a las infor­ma­cio­nes sobre Chi­na y a una serie de artícu­los que han seña­la­do este hecho fun­da­men­tal. Pero inclu­so estas res­pues­tas sue­len cen­trar­se exclu­si­va­men­te en cues­tio­nes de cómo se per­ci­be el virus en la esfe­ra cul­tu­ral, dedi­can­do mucho menos tiem­po a inda­gar en la diná­mi­ca mucho más bru­tal que se ocul­ta bajo el fre­ne­sí de los medios de comu­ni­ca­ción.

Una varian­te un poco más com­ple­ja entien­de al menos las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, aun­que exa­ge­ra las posi­bles reper­cu­sio­nes polí­ti­cas por efec­to retó­ri­co. Aquí encon­tra­mos a los sos­pe­cho­sos habi­tua­les, que van des­de los con­sa­bi­dos polí­ti­cos beli­cis­tas has­ta los que se afe­rran a la per­la derra­ma­da del alto libe­ra­lis­mo: las agen­cias de pren­sa, des­de la Natio­nal Review has­ta el New York Times, ya han insi­nua­do que el bro­te pue­de pro­vo­car una «cri­sis de legi­ti­mi­dad» del PCC, a pesar de que ape­nas se per­ci­be el halo de una revuel­ta en el aire. Pero el núcleo de ver­dad de estas pre­dic­cio­nes radi­ca en su com­pren­sión de las dimen­sio­nes eco­nó­mi­cas de la cua­ren­te­na, algo que difí­cil­men­te podrían per­der­se los perio­dis­tas con car­te­ras de accio­nes más grue­sas que sus crá­neos. Por­que el hecho es que, a pesar del lla­ma­mien­to del gobierno a ais­lar­se, la gen­te pue­de ver­se pron­to obli­ga­da a jun­tar­se para aten­der las nece­si­da­des de la pro­duc­ción. Según las últi­mas esti­ma­cio­nes ini­cia­les, la epi­de­mia ya pro­vo­ca­rá que el PIB de Chi­na se reduz­ca a un 5% este año, por deba­jo de su ya de por sí débil tasa de cre­ci­mien­to del 6% del año pasa­do, la más baja en tres déca­das. Algu­nos ana­lis­tas han dicho que el cre­ci­mien­to en el pri­mer tri­mes­tre podría des­cen­der al 4% o menos y que esto podría des­en­ca­de­nar algún tipo de rece­sión mun­dial. Se ha plan­tea­do una pre­gun­ta impen­sa­ble has­ta aho­ra: ¿qué suce­de real­men­te en la eco­no­mía mun­dial cuan­do el horno chino comien­za a enfriar­se?

Den­tro de la pro­pia Chi­na, la tra­yec­to­ria final de este pro­ce­so es difí­cil de pre­de­cir, pero de momen­to ya ha dado lugar a un raro fenó­meno colec­ti­vo de cues­tio­na­mien­to y apren­di­za­je sobre la socie­dad. La epi­de­mia ha infec­ta­do direc­ta­men­te a casi 80.000 per­so­nas (según el cálcu­lo más con­ser­va­dor), pero ha supues­to una con­mo­ción para la vida coti­dia­na bajo el capi­ta­lis­mo de 1.400 millo­nes de per­so­nas, atra­pa­das en un momen­to de auto­rre­fle­xión pre­ca­ria. Este momen­to, aun­que domi­na­do por el mie­do, ha hecho que todos se hagan simul­tá­nea­men­te algu­nas pre­gun­tas pro­fun­das: ¿Qué va a ser de mí? ¿De mis hijos, mi fami­lia y mis ami­gos? ¿Ten­dre­mos sufi­cien­te comi­da? ¿Me paga­rán? ¿Podré pagar el alqui­ler? ¿Quién es res­pon­sa­ble de todo esto? De una mane­ra extra­ña, la expe­rien­cia sub­je­ti­va se pare­ce a la de una huel­ga de masas, pero que, por su carác­ter no espon­tá­neo, de arri­ba aba­jo y espe­cial­men­te por su invo­lun­ta­ria hiper­ato­mi­za­ción, ilus­tra los enig­mas bási­cos de nues­tro pro­pio pre­sen­te polí­ti­co opre­si­vo de una mane­ra tan cla­ra como las ver­da­de­ras huel­gas de masas del siglo pasa­do, que dilu­ci­da­ron las con­tra­dic­cio­nes de su épo­ca. La cua­ren­te­na, enton­ces, es como una huel­ga vacia­da de sus carac­te­rís­ti­cas colec­ti­vas, pero que es, sin embar­go, capaz de cau­sar un pro­fun­do cho­que tan­to psi­co­ló­gi­co como eco­nó­mi­co. Este hecho por sí solo la hace dig­na de refle­xión.

Por supues­to, la espe­cu­la­ción sobre la inmi­nen­te caí­da del PCC es una ton­te­ría pre­de­ci­ble, uno de los pasa­tiem­pos favo­ri­tos de The New Yor­kerThe Eco­no­mist. Mien­tras tan­to, se apli­can los pro­to­co­los nor­ma­les de supre­sión mediá­ti­ca, en los que los artícu­los de opi­nión abier­ta­men­te racis­tas publi­ca­dos en los medios tra­di­cio­na­les son con­tra­rres­ta­dos por un enjam­bre de artícu­los de opi­nión en Inter­net que pole­mi­zan con el orien­ta­lis­mo y otras face­tas ideo­ló­gi­cas. Pero casi toda esta dis­cu­sión se que­da en el nivel de la repre­sen­ta­ción –o, en el mejor de los casos, de la polí­ti­ca de con­ten­ción y de las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la epi­de­mia – , sin pro­fun­di­zar en las cues­tio­nes de cómo se pro­du­cen estas enfer­me­da­des en pri­mer lugar, y mucho menos en su difu­sión. Sin embar­go, ni siquie­ra esto es sufi­cien­te. No es el momen­to de un sim­ple ejer­ci­cio de scu­bi­dú mar­xis­ta que qui­te la más­ca­ra al villano para reve­lar que, sí, de hecho, ¡ha sido el capi­ta­lis­mo el que ha cau­sa­do el coro­na­vi­rus! Eso no sería más sutil que los comen­ta­ris­tas extran­je­ros olfa­tean­do el cam­bio de régi­men. Por supues­to que el capi­ta­lis­mo es cul­pa­ble, pero ¿cómo se inter­re­la­cio­na exac­ta­men­te la esfe­ra socio­eco­nó­mi­ca con la bio­ló­gi­ca y qué tipo de lec­cio­nes más pro­fun­das se podrían sacar de toda la expe­rien­cia?

En este sen­ti­do, el bro­te pre­sen­ta dos opor­tu­ni­da­des para la refle­xión. En pri­mer lugar, se tra­ta de una aper­tu­ra ins­truc­ti­va en la que podría­mos exa­mi­nar cues­tio­nes sus­tan­cia­les sobre la for­ma en que la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se rela­cio­na con el mun­do no humano en un plano más fun­da­men­tal: en resu­men, el mun­do natu­ral, inclui­dos sus sus­tra­tos micro­bio­ló­gi­cos, no pue­de enten­der­se sin hacer refe­ren­cia a la for­ma en que la socie­dad orga­ni­za la pro­duc­ción (por­que, de hecho, ambos aspec­tos no están sepa­ra­dos). Al mis­mo tiem­po, esto es un recor­da­to­rio de que el úni­co comu­nis­mo que mere­ce este nom­bre es el que inclu­ye el poten­cial de un natu­ra­lis­mo ple­na­men­te poli­ti­za­do. En segun­do lugar, tam­bién pode­mos uti­li­zar este momen­to de ais­la­mien­to para nues­tra pro­pia refle­xión sobre el esta­do actual de la socie­dad chi­na. Algu­nas cosas solo se acla­ran cuan­do todo se detie­ne de for­ma ines­pe­ra­da, y un parón de este tipo no pue­de por más que sacar a la luz ten­sio­nes que esta­ban ocul­tas. A con­ti­nua­ción, pues, explo­ra­re­mos estas dos cues­tio­nes, mos­tran­do no solo cómo la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta pro­du­ce tales pla­gas, sino tam­bién cómo el momen­to de la pan­de­mia es en sí mis­mo un caso con­tra­dic­to­rio de cri­sis polí­ti­ca, que hace visi­bles a las per­so­nas los poten­cia­les y las depen­den­cias invi­si­bles del mun­do que les rodea, al tiem­po que ofre­ce otra excu­sa más para la exten­sión cre­cien­te de los sis­te­mas de con­trol en la vida coti­dia­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *