Boli­via. Al bor­de del esta­lli­do social fren­te al coro­na­vi­rus (videos)

Por Veró­ni­ca Zapa­ta, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 2 de abril de 2020

En el depar­ta­men­to del Beni rom­pen la cua­ren­te­na por­que la gen­te tie­ne ham­bre.

El día mar­tes 31 de mar­zo, la pobla­ción de Ribe­ral­ta y Tri­ni­dad, del depar­ta­men­to del Beni, al nor­te del país, cer­ca con la fron­te­ra con Bra­sil, deci­dió rom­per la cua­ren­te­na y salir a las calles a recla­mar el cum­pli­mien­to de la entre­ga de la canas­ta fami­liar que pro­me­tió el gobierno de fac­to, y que no ha cum­pli­do has­ta la fecha.

La pobla­ción se con­vo­có para mar­char en pos de hacer oír sus recla­mos para exi­gir comi­da y tra­ba­jo. Los mili­ta­res fue­ron reba­sa­dos y no pudie­ron con­te­ner a la gen­te que no pue­de cum­plir con la cua­ren­te­na debi­do a que se ven obli­ga­dos a salir a bus­car comi­da. Recor­de­mos que, en Boli­via, un alto por­cen­ta­je de su pobla­ción vive de la ven­ta ambu­lan­te y sus empren­di­mien­tos, y depen­de de ello para sub­sis­tir. 

El sec­tor de mono taxis­tas avan­zó en la mar­cha a boci­na­zos, recla­man­do que les dejen tra­ba­jar al menos medio día, ya que argu­men­ta­ban que el gre­mio vive al día. Una seño­ra de Tri­ni­dad exi­gió: “Que la pre­si­den­ta no se olvi­de de su pue­blo, por­que aquí se la apo­yó. Aho­ra no tene­mos que comer, no nos dejan tra­ba­jar y nues­tros hijos nos piden todos los días pan”. Beni es el depar­ta­men­to don­de nació Jea­ni­ne Áñez y don­de tuvo un apo­yo polí­ti­co impor­tan­te en el pasa­do, que empe­zó a res­que­bra­jar­se hace un tiem­po y con la lle­ga­da de la pan­de­mia, se acen­tuó sin vuel­ta atrás. Otra seño­ra sos­tu­vo “Ten­go a mi hijo que tie­ne tres añi­tos y me dice que quie­re comer (…) No pue­do salir afue­ra (…) por­que ten­go mie­do que me deten­gan y si soy dete­ni­da: ¿Quién va a velar por mi hijo? Recla­mo que me dejen salir a bus­car comi­da para mis hijos, por­que si no se van a morir de ham­bre, no de la enfer­me­dad”.

El alcal­de de Ribe­ral­ta, Enzo Roca se des­en­ten­dió de la situa­ción y afir­mó: “Esa no es potes­tad mía, es potes­tad de los mili­ta­res, ellos son los que hacen cum­plir el decre­to”. A lo que fue incre­pa­do: “Noso­tros ya no pode­mos espe­rar. Esto no es polí­ti­co, es el pue­blo boli­viano que no tie­ne que comer”.

En los recla­mos de las y los benia­nos obser­va­mos que se exi­ge poder tra­ba­jar media jor­na­da para sub­sis­tir, por­que la gen­te no tie­ne otra opción, aún expo­nién­do­se al con­ta­gio del coro­na­vi­rus. De par­te del gobierno de fac­to, no reci­ben nin­gu­na ayu­da eco­nó­mi­ca, el esta­do en Boli­via está total­men­te ausen­te para la gen­te humil­de. De esta for­ma, se hace impo­si­ble que la gen­te pue­da cum­plir con la cua­ren­te­na por mucho tiem­po más como úni­ca for­ma de evi­tar con­ta­gios median­te el ais­la­mien­to y el dis­tan­cia­mien­to social.

El gobierno de fac­to no solo no ayu­da eco­nó­mi­ca­men­te a la pobla­ción boli­via­na, sino que ade­más ha pro­fun­di­za­do la vio­len­cia hacia el pue­blo que se expre­sa en la dure­za de las mul­tas exce­si­vas por vio­lar la cua­ren­te­na, que osci­lan por enci­ma de los 100 dóla­res. Ade­más, han sido ame­na­za­dos con has­ta 10 años de cár­cel para quie­nes vio­len la medi­da como lo sos­tu­vo el minis­tro de fac­to, Artu­ro Muri­llo recien­te­men­te. Esta situa­ción social que atra­vie­sa Beni, se repli­ca en cada depar­ta­men­to de Boli­via, pero aún no ha explo­ta­do en todo el país y ello pare­ce cues­tión de tiem­po. Por este moti­vo se pide fuer­te­men­te la renun­cia de Jea­ni­ne Áñez median­te cace­ro­la­zos que todos los días el pue­blo boli­viano lle­va ade­lan­te.

Este pano­ra­ma de cri­sis polí­ti­ca y social, que ya exis­tía debi­do el gol­pe de esta­do, y que se ha pro­fun­di­za­do con la pan­de­mia, se suma a la cri­sis sani­ta­ria que atra­vie­sa el país don­de obser­va­mos que el gobierno de fac­to no cuen­ta con un plan estra­té­gi­co serio de cómo afron­tar la pan­de­mia, no se sabe la can­ti­dad de res­pi­ra­do­res que tie­ne el país, de test para detec­tar la enfer­me­dad, no hay capa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal al res­pec­to, no hay insu­mos y equi­pos de bio­se­gu­ri­dad para el per­so­nal de la salud, no hay cen­tros de ais­la­mien­to, no hay plan de repa­tria­ción serio, etc., y se da el lujo de recha­zar ayu­da de los médi­cos cuba­nos que el pue­blo boli­viano implo­ra. Tan­to el per­so­nal de salud como las y los boli­via­nos están sien­do aban­do­na­dos por el gobierno de fac­to a su suer­te y rei­na un “sál­ve­se quien pue­da”.

No obs­tan­te, Jea­ni­ne Áñez no ha para­do de hacer cam­pa­ña pro­se­li­tis­ta y apro­ve­cha la cua­ren­te­na para empa­pe­lar y pin­tar las ciu­da­des con publi­ci­dad de su par­ti­do, lo que demues­tra que no se toma en serio la pan­de­mia y el poco valor que le da a la vida de las y los boli­via­nos. Has­ta el Dia­rio Pági­na 7 de la dere­cha, ha cri­ti­ca­do esta acti­tud soli­ci­tan­do la renun­cia a su can­di­da­tu­ra.

Boli­via está fren­te a una encru­ci­ja­da, que solo podría abor­dar­se asu­mien­do la res­pon­sa­bi­li­dad que le com­pe­te a un gobierno de tomar las medi­das polí­ti­cas ade­cua­das para cui­dar a su pobla­ción, como por ejem­plo el gobierno argen­tino lo está hacien­do. Con­vo­car a la unión de los dife­ren­tes sec­to­res de la socie­dad, dejan­do de lado las dife­ren­cias ideo­ló­gi­cas para afron­tar un momen­to de emer­gen­cia social y sani­ta­ria, aun­que para ello Áñez care­ce de legi­ti­mi­dad por ser un gobierno que no sur­gió de la volun­tad popu­lar. Pare­ce lejano ver a Áñez asu­mir este reto que le com­pe­te como pre­si­den­ta de Boli­via. De cómo vaya evo­lu­cio­nan­do la cri­sis polí­ti­ca y la cri­sis sani­ta­ria en el país, se pue­den des­atar con­se­cuen­cias impre­de­ci­bles. Esta situa­ción, ade­más se encuen­tra enmar­ca­da en un con­tex­to en que E.E.U.U. no deja de velar por sus intere­ses en Boli­via, por lo que en enero pasa­do Mike Pom­peo, secre­ta­rio de esta­do del impe­rio, dio orden a Jea­ni­ne Áñez de no dejar entrar al país a los médi­cos cuba­nos.

Ante los recla­mos, Áñez puso fecha de entre­ga de la canas­ta fami­liar.

Duran­te la mar­cha del día mar­tes 31 de mar­zo la gen­te gri­ta­ba: “Que sal­ga la pre­si­den­ta”, lo que suce­dió final­men­te en T.V. para poner fecha a la entre­ga de la canas­ta fami­liar que será en efec­ti­vo para no seguir demo­ran­do la entre­ga: “Este vie­nes 3 de abril comen­za­re­mos a entre­gar en dine­ro efec­ti­vo la canas­ta fami­liar que pro­me­ti­mos. Entre­ga­re­mos 400 boli­via­nos a los hoga­res de menos recur­sos. (…) Reci­bi­rán estos recur­sos en efec­ti­vo más de un millón de ciu­da­da­nos (…) Esta canas­ta en efec­ti­vo es: 1) Para las per­so­nas que reci­ben la ren­ta dig­ni­dad, pero que no reci­ben nin­gu­na otra ren­ta o jubi­la­ción. 2) Para las madres que reci­ben el bono Jua­na Azur­duy. 3) Para las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. (…) En la segun­da sema­na de abril, entre­ga­re­mos otra ayu­da en dine­ro a las fami­lias, el bono fami­lia, es un bono de 500 boli­via­nos por hijo que reci­bi­rán todas las fami­lias que ten­gan hijos estu­dian­do en ciclo ini­cial, o sea, pre kín­der y kín­der, en la pri­ma­ria, en las escue­las fis­ca­les, para­le­la­men­te y como ya se anun­ció, rati­fi­ca­mos que se reba­ja la luz y el agua por tres meses, pero ade­más hoy agre­ga­mos a estas ayu­das la reba­ja al gas domi­ci­lia­rio del 50 % y del mis­mo modo rati­fi­ca­mos que se pos­ter­gue el pago de impues­tos y de cré­di­tos para las fami­lias”.

Lue­go del men­sa­je de Jea­ni­ne Áñez en redes se des­ata­ron recla­mos al res­pec­to, ya que estas medi­das siguen sien­do insu­fi­cien­tes, solo lle­gan a un sec­tor redu­ci­do de la pobla­ción por­que deja afue­ra, por ejem­plo, al trans­por­te libre que tam­bién se con­vo­có hace ins­tan­tes a rom­per la cua­ren­te­na y mar­char.

El gobierno de fac­to, recien­te­men­te reci­bió de par­te del Ban­co Cen­tral de Boli­via un prés­ta­mo de 1000 millo­nes de dóla­res, por lo que obser­va­mos que dine­ro no le fal­ta para inver­tir en salud y en ayu­da social. Lo que fal­ta es la deci­sión polí­ti­ca de que­rer cui­dar la vida de las y los boli­via­nos ante la pan­de­mia, toman­do medi­das para enfren­tar la emer­gen­cia en salud y la ayu­da eco­nó­mi­ca que implo­ra el pue­blo. En vez de ello, lo que suce­de es que se refuer­zan las polí­ti­cas de repre­sión. Por otro lado, en ple­na cua­ren­te­na en el mun­do, cuan­do ya se adver­tía la lle­ga­da del virus a Boli­via, se invir­tió 5 millo­nes de dóla­res median­te el decre­to 4168 en la com­pra de arma­men­to para repri­mir a la pobla­ción.

El gobierno de Evo Mora­les ha deja­do un P.B.I. de 40.581 millo­nes de dóla­res, el más alto de la his­to­ria del país y se con­so­li­dó por seis años como la eco­no­mía de mayor cre­ci­mien­to (2009, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018) de Suda­mé­ri­ca. En este cua­dro favo­ra­ble, se auto­pro­cla­mó pre­si­den­ta Áñez, que aca­ba de reci­bir un prés­ta­mo millo­na­rio del Ban­co Cen­tral de Boli­via, y tie­ne las puer­tas abier­tas del F.M.I., lo que demues­tra que no es un tema eco­nó­mi­co el pro­ble­ma del gobierno de fac­to para afron­tar la pan­de­mia, sino de cues­tio­nes neta­men­te polí­ti­cas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *