Argen­ti­na. Mal­vi­nas: 2 de abril, ese día mal­di­to para el sta­tus quo mundial

Juan Nata­li­zio /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​1 de abril de 2020

El 2 de abril de 1982, aquel día que lle­vó a la Argen­ti­na a un enfren­ta­mien­to béli­co con Gran Bre­ta­ña, la OTAN y Esta­dos Uni­dos por las Islas Mal­vi­nas, Sand­wich y Geor­gias del Sur, es un acto mal­di­to –o un hecho olvi­da­ble- para el sta­tu quo mun­dial. Lue­go de 149 años de ile­gí­ti­ma ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca, la Repú­bli­ca Argen­ti­na recu­pe­ró (por 74 días) estos terri­to­rios y su rico mar adya­cen­te al Atlán­ti­co Sur, hace 38 años.

Des­pués de la Gue­rra de Mal­vi­nas, dis­tin­tos gobier­nos nacio­na­les imple­men­ta­ron diver­sas polí­ti­cas para pro­mo­ver el olvi­do de esa expe­rien­cia, de los muer­tos, de los sobre­vi­vien­tes y de la cau­sa por la que lucharon.

La “des­mal­vi­ni­za­ción” impli­có un pro­ce­so de des­ac­ti­va­ción de pasio­nes, sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos en torno a este hecho his­tó­ri­co, orien­ta­do por los sec­to­res con­ser­va­do­res y de men­ta­li­dad colo­nial. Tal dis­po­si­ti­vo ‑como seña­la Gus­ta­vo Can­giano- estu­vo orien­ta­do a des­his­to­ri­zar la gue­rra y des­li­gar el con­flic­to arma­do de 1982. Así, el dis­cur­so “des­mal­vi­ni­za­dor”, pre­ten­dió y aún pre­ten­de clau­su­rar cier­tos sen­ti­dos his­tó­ri­cos sobre esta cuestión.

No es de extra­ñar que el Club Polí­ti­co Argen­tino de inte­lec­tua­les, haya pedi­do que la gue­rra de Mal­vi­nas sea “con­de­na­da sin cor­ta­pi­sas”. En un artícu­lo publi­ca­do por el dia­rio con­ser­va­dor La Nación en el año 2012 expre­sa­ron: “Como argen­ti­nos, des­apro­ba­mos que el 2 de abril haya sido decla­ra­do ‘Día del vete­rano y los caí­dos en la gue­rra en Malvinas”.

Des­de dife­ren­tes sec­to­res se rea­li­zan gran­des esfuer­zos para ins­ta­lar en el ima­gi­na­rio argen­tino la idea de que con la gue­rra, la dic­ta­du­ra geno­ci­da se qui­so per­pe­tuar en el poder, lim­piar su ima­gen o la “hipó­te­sis” más absur­da: que entre bote­llas de whisky se tomó la deci­sión de recu­pe­rar Mal­vi­nas. Todas ellas son “zon­ce­ras” de la “des­mal­vi­ni­za­ción”.

En el Manual de Zon­ce­ras Argen­ti­nas, el escri­tor Artu­ro Jau­ret­che dice que la zon­ce­ra “con­sis­te en prin­ci­pios intro­du­ci­dos en nues­tra for­ma­ción inte­lec­tual des­de la más tier­na infan­cia –y en dosis para adul­tos- con la apa­rien­cia de axio­mas, para impe­dir­nos pen­sar las cosas del país por la sim­ple apli­ca­ción del buen sentido.

Hay zon­ce­ras polí­ti­cas, his­to­rio­grá­fi­cas, eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les, la mar en coche (…) bas­ta dete­ner­se un ins­tan­te en su aná­li­sis para que la zon­ce­ra resul­te obvia, pero ocu­rre que lo obvio pasa con fre­cuen­cia inad­ver­ti­do, pre­ci­sa­men­te por serlo.”.

La des­mal­vi­ni­za­ción tie­ne una gran can­ti­dad de zon­ce­ras: el lugar en don­de se ponen a nues­tros sol­da­dos, como víc­ti­mas; los crí­me­nes que se come­tie­ron en Mal­vi­nas por par­te de los ofi­cia­les argen­ti­nos (los de los ingle­ses no se habla ni se inves­ti­ga); el rol de estos ofi­cia­les; y la lis­ta es lar­ga, pero hoy que­re­mos hablar del 2 de abril.

2 de abril, un acto de defensa

La argen­ti­na Comi­sión de Aná­li­sis y Eva­lua­ción de la Res­pon­sa­bi­li­da­des del Con­flic­to del Atlán­ti­co Sur, en el cono­ci­do “Infor­me Rat­ten­bach” sobre la recu­pe­ra­ción mili­tar, afir­mó: “Con ese acto, la nación rei­vin­di­ca­ba un obje­ti­vo his­tó­ri­co y mos­tra­ba su deter­mi­na­ción de hacer res­pe­tar sus dere­chos sobre un terri­to­rio irre­den­to. Ade­más, estas jus­tas aspi­ra­cio­nes habían sido reco­no­ci­das suce­si­va­men­te por las Nacio­nes Uni­das a par­tir del año 1965 sien­do sis­te­má­ti­ca­men­te resis­ti­das por Gran Bretaña”.

Y seña­ló que “la ocu­pa­ción mili­tar se daba como un recur­so extre­mo para denun­ciar y com­pro­me­ter ante el mun­do a una poten­cia colo­nia­lis­ta que se nega­ba obs­ti­na­da­men­te a nego­ciar con serie­dad el futu­ro de las islas”.

Por su par­te, quien fue­ra Fis­cal de Cáma­ra en el jui­cio a la Jun­ta Mili­tar por las res­pon­sa­bi­li­da­des del con­flic­to béli­co (Cau­sa N° 59), Luis Gabriel Moreno Ocam­po, decla­ró: “La Fis­ca­lía (…) acep­ta expre­sa­men­te que la con­quis­ta de Mal­vi­nas fue un acto de legí­ti­ma defen­sa; eso aquí no se dis­cu­te, ni en nin­gún foro inter­na­cio­nal se con­de­nó a la Argen­ti­na como agre­so­ra, menos la Fis­ca­lía esta­ría dis­pues­ta a decir esto.”

La ter­ce­ra Jun­ta Mili­tar de la dic­ta­du­ra geno­ci­da (com­pues­ta por el gene­ral Leo­pol­do For­tu­na­to Gal­tie­ri, el almi­ran­te Jor­ge Isaac Ana­ya y el bri­ga­dier Basi­lio Lami Dozo), tenía como prio­ri­dad la recu­pe­ra­ción de Mal­vi­nas. Su prin­ci­pal impul­sor era el almi­ran­te Anaya.

El 5 de enero de 1982 se comen­za­ron a estu­diar los pla­nes para un des­em­bar­co mili­tar, que se rea­li­za­ría si las nego­cia­cio­nes diplo­má­ti­cas no pros­pe­ra­ban. Pero para com­pren­der el des­em­bar­co mili­tar argen­tino en Mal­vi­nas del 2 de abril, hay tres fac­to­res fun­da­men­ta­les que es pre­ci­so ana­li­zar: Esta­dos Uni­dos, los gru­pos eco­nó­mi­cos, y la Royal Navy (arma­da mili­tar bri­tá­ni­ca); los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles del conflicto.

Esta­dos Unidos

Para Esta­dos Uni­dos, la impor­tan­cia de Mal­vi­nas era la nece­si­dad de tener una base mili­tar para pro­te­ger la ruta marí­ti­ma del petró­leo. En una entre­vis­ta, el Dr. Bar­to­lo­mé con­tó cómo el expre­si­den­te Artu­ro Fron­di­zi se refi­rió al inte­rés de Esta­dos Uni­dos sobre Mal­vi­nas: “Duran­te 1981, un con­tac­to de máxi­ma con­fian­za de [Fron­di­zi] que es el emba­ja­dor Wal­ters, le dice que por la situa­ción estra­té­gi­ca glo­bal que se esta­ba vivien­do en ese momen­to, el enfren­ta­mien­to Este-Oes­te, para los Esta­dos Uni­dos resul­ta­ba impe­ra­ti­vo poder dis­po­ner de algún tipo de ins­ta­la­ción mili­tar en las Islas Malvinas».

«Ese impe­ra­ti­vo iba a lle­var a la Casa Blan­ca a ayu­dar a Gran Bre­ta­ña para que se can­ce­le en su favor el plei­to de la sobe­ra­nía, inclu­si­ve (aun­que no era lo ideal) a tra­vés de un con­flic­to arma­do”, indicó.

No es casua­li­dad que el gene­ral Gal­tie­ri en un via­je a Esta­dos Uni­dos se haya reu­ni­do con el enton­ces vice­pre­si­den­te Geor­ge W. Bush. Tam­po­co es casua­li­dad que lo hayan lla­ma­do “Gene­ral majes­tuo­so”, ni que en todas las con­sul­tas pre­vias que reali­zó Argen­ti­na a fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses estos hayan sos­te­ni­do que, en caso de un con­flic­to, su posi­ción sería “hand off” (manos afue­ra). Los hechos demues­tran que esto no fue así y la ayu­da mili­tar de EE.UU. fue cla­ve para el triun­fo mili­tar británico.

El inte­rés de Esta­dos Uni­dos sobre las Islas Mal­vi­nas es de lar­ga data. El mis­mo Gene­ral Rat­ten­bach, en 1976, comen­tó que en 1945 Argen­ti­na pla­neó la recu­pe­ra­ción de las Islas, al cono­cer­se la deci­sión bri­tá­ni­ca de ceder­las a EE.UU.

Gru­pos económicos

En 1968, en ple­nas nego­cia­cio­nes entre Argen­ti­na y Gran Bre­ta­ña por Mal­vi­nas, se logró un acuer­do entre ambos paí­ses sobre un borra­dor del “Memo­ran­do de Enten­di­mien­to sobre la cues­tión de las Islas Mal­vi­nas”. El Como­do­ro ® VGM Rubén Moro, en su libro “La Tram­pa de Mal­vi­nas” seña­la que el borra­dor fue redac­ta­do pre­via­men­te “como secre­to”, y “esta­ble­cía que los ingle­ses apro­ba­rían la trans­fe­ren­cia de sobe­ra­nía si ase­gu­ra­ban las comu­ni­ca­cio­nes entre las Islas y el con­ti­nen­te y se garan­ti­za­ba los intere­ses de los habi­tan­tes de las Malvinas”.

A raíz de este hecho, sur­gió el Fal­kland Islands Emer­gency Com­mit­tee, un lobby de los intere­ses eco­nó­mi­cos bri­tá­ni­cos en el Atlán­ti­co Sur, que fue crea­do en Lon­dres por William Hun­ter Chris­tie, ex fun­cio­na­rio de Esta­do, con la par­ti­ci­pa­ción de los aris­tó­cra­tas Lord Bux­ton y Lord Shac­kle­ton y miem­bros del ser­vi­cio civil inglés. No se que­dó afue­ra de esta ope­ra­ción el Daily Express, un perió­di­co con­ser­va­dor alia­do en la difu­sión de las accio­nes del grupo.

Este lobby ope­ró fuer­te­men­te has­ta lograr que ambos gobier­nos rom­pie­ran con el men­cio­na­do “memo­ran­do de enten­di­mien­to”. Pero no se que­dó quie­to: pasó a lla­mar­se Uni­ted King­dom Fal­kland Islands Defen­se Com­mit­tee (Comi­té de Defen­sa de las Islas Mal­vi­nas del Rei­no Uni­do). A par­tir de ese momen­to, comen­za­ron cam­pa­ñas cien­tí­fi­cas en el Atlán­ti­co Sur explo­ran­do la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal, y una cam­pa­ña en los medios de comu­ni­ca­ción para infor­mar de las “rique­zas” petro­le­ras que allí había.

Ade­más, segui­ría siem­pre al ace­cho para impe­dir todo tipo de acuer­do entre los gobier­nos. Duran­te el ter­cer man­da­to de Juan Domin­go Perón (1974) hubo una nue­va pro­pues­ta por par­te de Lon­dres que no logró avan­zar por el falle­ci­mien­to del enton­ces pre­si­den­te argen­tino; un nue­vo inten­to fue, nada más y nada menos, que duran­te el gobierno de Mar­ga­ret That­cher. El lobby del Comi­té nue­va­men­te logró frenarlo.

El Uni­ted King­dom Fal­kland Islands Defen­se Com­mit­tee bus­ca­ba ase­gu­rar­se que Lon­dres no avan­za­ra en nin­gún tipo de acuer­do con Bue­nos Aires. El 20 de mar­zo de 1982, se pro­du­jo el des­em­bar­co de obre­ros argen­ti­nos en las Geor­gias del Sur para efec­tuar el des­man­te­la­mien­to de unas fac­to­rías balle­ne­ras. Esta ope­ra­ción había sido pac­ta­da entre el empre­sa­rio argen­tino Cons­tan­tino Davi­doff y la com­pa­ñía bri­tá­ni­ca Chris­tin Sal­ven­sen de Edimburgo.

Tan­to en Gran Bre­ta­ña como en Mal­vi­nas se sabía de este con­tra­to comer­cial, quié­nes irían y cuán­to dura­ría el tra­ba­jo. Pero al lle­gar los obre­ros a las Geor­gias del Sur comen­zó una cam­pa­ña en el Rei­no Uni­do que sos­te­nía que habían des­em­bar­ca­do mili­ta­res y que el des­em­bar­co de los tra­ba­ja­do­res era ile­gal. El escán­da­lo inme­dia­ta­men­te se con­vir­tió en un asun­to diplo­má­ti­co. El 23 de mar­zo del mis­mo año, ante la cri­sis gene­ra­da, se reu­nió el Par­la­men­to bri­tá­ni­co y rom­pió todo diá­lo­go con Argen­ti­na por la Cues­tión Mal­vi­nas, des­alo­jó a los obre­ros y reva­lo­ri­zó el Atlán­ti­co Sur, man­te­nien­do una fuer­za mili­tar. Este fue un gran triun­fo para el lobby.

Ante esta cri­sis diplo­má­ti­ca y la infor­ma­ción que lle­ga­ba a Bue­nos Aires sobre el avan­ce de buques y sub­ma­ri­nos nuclea­res hacia el Atlán­ti­co Sur, la dic­ta­du­ra tomó la deci­sión de con­ti­nuar con su plan mili­tar de recu­pe­rar las Mal­vi­nas. Sin el escán­da­lo gene­ra­do por el lobby no se hubie­ra pro­du­ci­do la recu­pe­ra­ción de Mal­vi­nas en abril de 1982. Qui­zás, más ade­lan­te, pero eso nun­ca lo sabremos.

La Royal Navy

Otro actor que nece­si­ta­ba un con­flic­to béli­co era la indus­tria mili­tar y, en espe­cial, la arma­da bri­tá­ni­ca. En 1981, el gobierno de Mar­ga­ret That­cher anun­ció un drás­ti­co ajus­te mili­tar que impli­ca­ba dar de baja a buques, fra­ga­tas, por­ta­avio­nes, per­so­nal mili­tar y cerrar asti­lle­ros. Para fre­nar­lo, la Royal Navy tenía un solo camino: una guerra.

En mar­zo de 1982, la flo­ta bri­tá­ni­ca comen­zó ejer­ci­cios mili­ta­res en Gibral­tar. Al man­do de estos ejer­ci­cios esta­ba el almi­ran­te John Fors­ter Wood­ward, quien en su libro “Los cien días” con­tó que el 29 de mar­zo de ese año se reu­nió con su jefe, el almi­ran­te John Fieldhou­se, quien men­cio­nó que la cri­sis en el Atlán­ti­co Sur aumen­ta­ba, y por eso había que pre­pa­rar una flo­ta para enviar.

Dos días des­pués Fieldhou­se jun­to al Pri­mer Lord del Almi­ran­taz­go, Sir Henry Leach, par­ti­ci­pó de una reu­nión de emer­gen­cia en Lon­dres, ya que se supo que una flo­ta argen­ti­na nave­ga­ba rum­bo a Mal­vi­nas. Ante esta situa­ción, That­cher con­sul­tó a Leach qué se podría hacer si la “inva­sión” a Mal­vi­nas se producía.

Cuen­ta la Dama de Hie­rro: “Jamás olvi­da­ré, la sere­na, tran­qui­la y con­fia­da res­pues­ta”. La res­pues­ta de Leach fue: “Pue­do pre­pa­rar una fuer­za de tareas for­ma­da por fra­ga­tas, des­truc­to­res, lan­cho­nes de des­em­bar­co, naves de apo­yo. Sería enca­be­za­da por los por­ta­avio­nes Her­mes e Inven­ci­ble. Pue­de estar lis­ta den­tro de 48 horas.”

Cla­ra­men­te, Leach tenía todo pre­pa­ra­do para movi­li­zar a la mayor fuer­za bri­tá­ni­ca des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Tenía tam­bién un obje­ti­vo prin­ci­pal: no per­der su capa­ci­dad mili­tar y que sus buques no pasen a ser museo de una épo­ca “dora­da” del Impe­rio. La Royal Navy ejer­ció pre­sio­nes para que se pro­du­je­ra el enfren­ta­mien­to mili­tar y ase­gu­ró que no hubie­ran nego­cia­cio­nes des­pués del 2 de abril.

2 de abril, una fecha maldita 

Sin dudas, para los intere­ses eco­nó­mi­cos bri­tá­ni­cos y mun­dia­les, el 2 de abril es una fecha mal­di­ta, por­que a par­tir de allí se pro­du­jo una fuer­te uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na con­tra la agre­sión colo­nial de Gran Bre­ta­ña y sus alia­dos, Esta­dos Uni­dos y la OTAN.

El 2 de abril le demos­tró a las Fuer­zas Arma­das Argen­ti­nas quié­nes son los ver­da­de­ros enemi­gos: Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos. Has­ta 1955, las Fuer­zas Arma­das Argen­ti­nas (FFAA) tenían como prin­ci­pal obje­ti­vo la defen­sa de los intere­ses nacio­na­les, pero a par­tir del gol­pe al gobierno del pre­si­den­te Perón, pasa­ron a enro­lar­se en la doc­tri­na deno­mi­na­da de “segu­ri­dad nacio­nal”, con­vir­tién­do­se en opre­so­ras del pue­blo argen­tino y defen­so­ras de los intere­ses extranjeros.

Con el gol­pe de 1976, las FFAA desa­rro­lla­ron has­ta su máxi­ma expre­sión esta doc­tri­na, come­tien­do un geno­ci­dio sin pre­ce­den­tes. Pero el 2 de abril de 1982 debían enfren­tar una gue­rra real. Deja­ron de actuar exclu­si­va­men­te en la repre­sión civil inter­na y asu­mie­ron una lucha cara a cara con­tra las fuer­zas británicas.

Por supues­to que los gene­ra­les y almi­ran­tes no estu­vie­ron a la altu­ra de los acon­te­ci­mien­tos. Los años de influen­cia de la doc­tri­na de Esta­dos Uni­dos y Fran­cia para el Ejér­ci­to, y bri­tá­ni­ca para la Arma­da, no se podían borrar de un plu­ma­zo. La deci­sión de la recu­pe­ra­ción de Mal­vi­nas, ante la agre­sión bri­tá­ni­ca en las Geor­gias del Sur, se tomó a par­tir de la estú­pi­da creen­cia de que no se lle­ga­ría al enfren­ta­mien­to béli­co. Supo­nían que Esta­dos Uni­dos lo impe­di­ría y que la flo­ta bri­tá­ni­ca no se movilizaría.

En defi­ni­ti­va, se pen­só en recu­pe­rar las Mal­vi­nas para nego­ciar: nun­ca se bara­jó la posi­bi­li­dad de un con­flic­to arma­do. Por ello, cuan­do los ingle­ses lle­ga­ron y los com­ba­tes comen­za­ron, la defen­sa de las Islas fue una per­ma­nen­te improvisación.

El tér­mino “des­mal­vi­ni­za­ción” lo impul­só un extran­je­ro: el poli­tó­lo­go y soció­lo­go fran­cés Alian Rou­quié que, en una entre­vis­ta rea­li­za­da por el perio­dis­ta y escri­tor Osval­do Soriano para la revis­ta Humor en 1983, advir­tió que para evi­tar que los mili­ta­res vuel­van al poder era nece­sa­rio “dedi­car­se a des­mal­vi­ni­zar la vida argentina.

Esto es muy impor­tan­te: des­mal­vi­ni­zar, por­que para los mili­ta­res las Mal­vi­nas serán siem­pre la opor­tu­ni­dad de recor­dar su exis­ten­cia, su fun­ción y, un día, de reha­bi­li­tar­se. Inten­ta­rán hacer olvi­dar la gue­rra sucia con­tra la sub­ver­sión y harán saber que ellos tuvie­ron una fun­ción evi­den­te y mani­fies­ta, que es la defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal. Mal­vi­ni­zar la polí­ti­ca argen­ti­na agre­ga­rá otra bom­ba de tiem­po en la Casa Rosa­da”, afir­mó Rouquié.

El poli­tó­lo­go fran­cés pro­pu­so “des­mal­vi­ni­zar” por­que para los “mili­ta­res será siem­pre la opor­tu­ni­dad de recor­dar su exis­ten­cia”. Pero, ¿si la defen­sa del terri­to­rio nacio­nal no es la razón de la exis­ten­cia de las FFAA, cuál es? Y ahí es don­de tie­ne que estar la for­ma­ción mili­tar. Des­mal­vi­ni­zar es borrar el apren­di­za­je de 1982, esa expe­rien­cia que mos­tró que el enemi­go está ahí en Mal­vi­nas y es Euro­pa occi­den­tal y Esta­dos Unidos.

Se dice que la gue­rra de Mal­vi­nas aca­bó con la Dic­ta­du­ra, pero esto no es más que otra zon­ce­ra ya que sólo pre­ci­pi­tó el tras­pa­so de man­do de Gal­tie­ri a Beni­to Big­no­ne, que final­men­te entre­gó el poder a los civi­les, a fines de 1983. Quien ter­mi­nó con los geno­ci­das en la Casa Rosa­da fue el pue­blo tra­ba­ja­dor orga­ni­za­do en las calles, las Madres y Abue­las de Pla­za de Mayo desa­fian­do a los repre­so­res y recla­man­do por sus hijos/​as y nietos/​as. La de Mal­vi­nas no fue una gue­rra de una demo­cra­cia con­tra una dic­ta­du­ra, ya que That­cher tuvo como alia­do a otro dic­ta­dor geno­ci­da: el chi­leno Augus­to Pinochet.

En Mal­vi­nas luchó el pue­blo argen­tino repre­sen­ta­do por sus sol­da­dos cons­crip­tos. Fue­ron ellos los que com­ba­tie­ron con­tra el ejér­ci­to inva­sor. Des­pro­vis­tos, en gene­ral, de ropa, armas, comi­da. Allí nacie­ron miles de héroes, que por sus actos en fun­ción de un otro (sus com­pa­ñe­ros y el país), que­da­rán en el cora­zón del pue­blo argentino.

Esos sol­da­dos, ale­ja­dos del mode­lo de héroe holly­woo­den­se, eran crio­llos que con su arro­jo se des­ta­ca­ron, como los sol­da­dos Daniel Mas­sad, Julio Cao, Fabri­cio Carras­cul, Romual­do Bazán y tan­tos otros. No eran “pobres pibes”, ni víc­ti­mas, ni chi­cos. Eran el pue­blo argen­tino en armas, luchan­do por nues­tra sobe­ra­nía; con sus mie­dos y su valen­tía. Ellos siem­pre serán los héroes de Malvinas.

Ellos repre­sen­ta­ban al pue­blo soli­da­rio, que como en dis­tin­tas oca­sio­nes de nues­tra his­to­ria, se movi­li­zó entre­gan­do todo para el com­ba­te. El mis­mo pue­blo que sepa­ró la dic­ta­du­ra de la ges­ta de Mal­vi­nas. Así las Fuer­zas Arma­das que­da­ron de repen­te, sepa­ra­das de la oli­gar­quía local y se encon­tra­ron con el pue­blo, se unie­ron. Cla­ro, como ya diji­mos, los altos man­dos no esta­ban capa­ci­ta­dos ni tenían la inten­ción de hacer una gue­rra nacio­nal, lati­no­ame­ri­ca­na y total. De ahí, el resul­ta­do. Pero la ense­ñan­za es enor­me y eso es lo que se bus­ca borrar de la historia.

El 2 de abril es una fecha mal­di­ta para el sta­tu quo mun­dial. No estu­diar quié­nes fue­ron, en su con­jun­to, los res­pon­sa­bles del des­em­bar­co mili­tar argen­tino en Mal­vi­nas, es ocul­tar a quie­nes nece­si­ta­ban el enfren­ta­mien­to. Aque­llos que des­de enton­ces, se enri­que­cie­ron. Habla­mos aquí no sólo del gobierno bri­tá­ni­co, sino tam­bién de los “intere­ses” eco­nó­mi­cos. Mien­tras se man­ten­gan en las som­bras ope­ran­do en el Atlán­ti­co Sur y en el con­ti­nen­te, con sus intere­ses intac­tos, no ten­drán nin­gu­na nece­si­dad de sen­tar­se en una mesa de negociación. 

A la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na corres­pon­de, un día como hoy, recu­pe­rar el sen­ti­do his­tó­ri­co de la Cues­tión de Mal­vi­nas. Como dijo Fidel Cas­tro “la gue­rra de Mal­vi­nas es una gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal”. De lo con­tra­rio el 2 de abril que­da­rá en el calen­da­rio como una fecha “mal­di­ta” y ocul­ta de la his­to­ria argentina.

*Perio­dis­ta. Docen­te e inves­ti­ga­dor del Obser­va­to­rio Mal­vi­nas de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Lanús (UNLa), aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estratégico. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *