Argen­ti­na. La más­ca­ra de la pes­te

La pan­de­mia pro­me­te con­ver­tir­se en un pun­to de quie­bre en la his­to­ria, aun­que sus con­se­cuen­cias aún sean un enig­ma: ¿el 1% que ate­so­ra el 82% de la rique­za glo­bal aumen­ta­rá sus pri­vi­le­gios o se dará vuel­ta la tor­ti­lla? Las disí­mi­les res­pues­tas esta­ta­les fren­te al coro­na­vi­rus indi­can que la pul­sea­da está en mar­cha.

Por Car­los Saglul */​Resu­men Latinoamericano/​1 de abril 2020. — — — — — — — -

Uno de los gran­des gana­do­res del macris­mo fue el sis­te­ma finan­cie­ro: solo en 2019 los ban­cos embol­sa­ron 430 mil millo­nes gra­cias a las Leliqs. Entre 2016 y junio del año pasa­do gana­ron 424.534 millo­nes con­tra los 197 mil millo­nes que habían obte­ni­do entre 2013 y 2015.

Las tasas de inte­rés que paga­ron las Leliqs, las letras con las que el Ban­co Cen­tral reem­pla­zó el stock de Lebac, fue nego­cio exclu­si­vo de los ban­cos a cos­ta de los fon­dos públi­cos, el dine­ro de todos. No asom­bra que los ban­que­ros pusie­ran cara de asco cuan­do le habla­ron de cré­di­tos al 24% de inte­rés para ayu­dar a pagar los suel­dos de las peque­ñas empre­sas duran­te la pan­de­mia. Aho­ra el gobierno optó por “per­mi­tir­les aumen­tar su tenen­cia de Leliqs, solo a los ban­cos que pres­ten más del 70% del dine­ro que les fue libe­ra­do en con­cep­to de baja de enca­jes”.

Esta “esca­sa cola­bo­ra­ción”, jun­to a la ame­na­za de des­pi­do de 1450 tra­ba­ja­do­res por par­te de Techint, abre en el hori­zon­te la “con­tra­ofen­si­va” de los gru­pos eco­nó­mi­cos. ¿Exis­tió una ofen­si­va ofi­cial que siquie­ra toca­ra sus intere­ses? El pre­si­den­te ape­nas los exhor­tó a ser “soli­da­rios” y “ganar un poco menos esta vez”.

La eco­no­mía no cie­rra por due­lo

Quie­nes vivie­ron con Mau­ri­cio Macri una ver­da­de­ra fies­ta que por gene­ra­cio­nes paga­rá el país no ven con bue­nos ojos la cua­ren­te­na. De hecho, creen que va sien­do nece­sa­rio “mar­car­le la can­cha al pre­si­den­te”. No entien­den: “¿por qué no pue­de pagar el cos­to de unas cuan­tas muer­tes, como hace Donald Trump o Jair Bol­so­na­ro?”. En Esta­dos Uni­dos esti­man que no serán menos de 200 mil los muer­tos. En el caso de Bra­sil, de no avan­zar con una cua­ren­te­na sería, se espe­cu­lan otros tan­to miles. “La eco­no­mía no pue­de dete­ner­se, no cie­rra por due­lo”, dicen.

Duran­te la medie­val pes­te negra los médi­cos euro­peos se ponían más­ca­ras que los ase­me­ja­ban a pája­ros terro­rí­fi­cos. En el pico de la epi­de­mia se colo­ca­ban plan­tas aro­má­ti­cas para sopor­tar los olo­res y cris­ta­les en los ojos para cui­dar la visión. Hay mucha lite­ra­tu­ra sobre más­ca­ras de la pes­te que ‑tar­de o tem­prano- siem­pre se cae. Aquí se ha caí­do y quien está detrás no es el coro­na­vi­rus, sino empre­sa­rios millo­na­rios y ban­que­ros a los que el pre­si­den­te acu­só de “con­duc­tas per­ver­sas”.

Los que sobran

El 1% de la huma­ni­dad aca­pa­ra ya el 82% de la rique­za. No hay lugar para todos. Más de la mitad del pla­ne­ta sobra. Para ellos se crean las zonas muer­tas don­de el Impe­rio obtie­ne recur­sos natu­ra­les. Pero los esta­dos casi han des­apa­re­ci­do: Irak, Afga­nis­tán, Libia y Siria. Se inten­ta lo mis­mo con Vene­zue­la.

“Entre la eco­no­mía y la vida, me que­do con la vida”, dijo el pre­si­den­te. Lue­go se sin­tió obli­ga­do a acla­rar que esto no sig­ni­fi­ca dejar de lado la eco­no­mía. Sin embar­go, no con­ven­ció a algu­nos mul­ti­mi­llo­na­rios para los cua­les la vida es solo sinó­ni­mo de lucro.

La pul­sea­da está en mar­cha

Des­de que los Roc­ca lle­ga­ron al país pro­ve­nien­tes de Ita­lia, don­de admi­nis­tra­ban las indus­trias de Beni­to Mus­so­li­ni, se han enri­que­ci­do a cos­ta del Esta­do. La fru­ti­lla de la tor­ta fue la esta­tal Somi­sa que Car­los Menem les entre­gó por mone­das. De entra­da, más 8.000 obre­ros fue­ron cesan­tea­dos. Para el capi­tal, la vida de los tra­ba­ja­do­res es solo “recur­so humano” que ‑hoy por hoy- sobra.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *