Argen­ti­na. 2 de abril: Día del Vete­rano de Gue­rra y de los Caí­dos en las Islas Mal­vi­nas

Por Lois Perez Lei­ra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 abril 2020

Entre­vis­ta a Miguel Ángel Tri­ni­dad, refe­ren­te his­tó­ri­co de los ex com­ba­tien­tes de Mal­vi­nas.

Miguel Angel Tri­ni­dad es un ex sol­da­do com­ba­tien­te en Mal­vi­nas, per­te­ne­ció a la Com­pa­ñía Coman­do del Regi­mien­to de Infan­te­ría Mec. 3 Grl Bel­grano. En 1982 fue co fun­da­dor y Secre­ta­rio Gene­ral del Cen­tro de Ex Sol­da­dos Com­ba­tien­tes en Mal­vi­nas de la ciu­dad de Bue­nos Aires. Resi­de en el extran­je­ro des­de 1992. Se espe­cia­li­zo en Reso­lu­ción Paci­fi­ca de con­flic­tos, Media­cio­nes, Rein­ser­ción de ex com­ba­tien­tes, veri­fi­ca­dor de DDHH y cum­pli­mien­to de Acuer­dos de Paz y Acuer­dos bila­te­ra­les de Fomen­to de la Con­fian­za.

¿Cómo valo­ra este 2 de abril en este con­tex­to nacio­nal e inter­na­cio­nal?

Este 38 con­me­mo­ra­ción del 2 de Abril, Día del Vete­rano de Gue­rra y de los Caí­dos en las Islas Mal­vi­nas, es total­men­te dife­ren­te a los ante­rio­res. Hoy, como hace 38 años atrás, esta­mos en gue­rra, pero esta vez con­tra la muer­te por la vida; pero con un enemi­go incor­pó­reo, fan­tas­mal que se pue­de intro­du­cir en nues­tros hoga­res, en nues­tros cuer­pos y cau­sar­nos la muer­te. El con­tex­to nacio­nal encuen­tra ‑por suer­te- a una Argen­ti­na don­de el rol del Esta­do ha sido reva­lo­ri­za­do lue­go de cua­tro años don­de la admi­nis­tra­ción ante­rior solo tuvo como nor­te la mano invi­si­ble del mer­ca­do y bajo ese para­dig­ma se redu­jo el pre­su­pues­to a la Salud ‑eli­mi­nan­do el Minis­te­rio de Salud para bajar­lo a ran­go de Secretaría‑, se redu­jo el pre­su­pues­to en el ámbi­to de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, suplan­tan­do la gene­ra­ción de cono­ci­mien­to e indus­tria­li­za­ción del país por un mode­lo mono pro­duc­tor agrí­co­la entre otros tan­tos des­ati­nos. Hoy en este esce­na­rio trá­gi­co que­da pal­ma­ria­men­te demos­tra­da que la con­sig­na «Achi­car el Esta­do es agran­dar la Nación», enar­bo­la­da por los gol­pis­tas de 1976 y apli­ca­da por el últi­mo gobierno, no solo es una fala­cia, sino tam­bién un daño a la vida huma­na.

La Argen­ti­na tie­ne un Pre­si­den­te que supo vis­lum­brar a tiem­po los esce­na­rios por venir y tomo deci­sio­nes valien­tes, nece­sa­rias y ade­cua­das. Solo con ver los repor­tes de la OMS res­pec­to a los casos y dece­sos por el Covid 19 en el hemis­fe­rio, ubi­ca a la Argen­ti­na como un país serio, pre­vi­sor y por sobre todo soli­da­rio, don­de se prio­ri­za la vida por enci­ma de la eco­no­mía.

En el con­tex­to inter­na­cio­nal, no me atre­ve­ría a nin­gu­na afir­ma­ción con­cre­ta, ya que la pan­de­mia está derrum­ban­do mitos: los into­ca­bles y pode­ro­sos, hoy son vul­ne­ra­bles. Ya no habrá pelí­cu­las de Holly­wood ponien­do cri­sis huma­ni­ta­ria a cau­sa de epi­de­mias en Áfri­ca. Hoy el pri­mer mun­do las sufre tam­bién. El Covid 19 sera al capi­ta­lis­mo sal­va­je lo que la caí­da del muro de Ber­lín fue al comu­nis­mo. O tal vez aún más con­tun­den­te. La mano invi­si­ble del mer­ca­do dejo de exis­tir, por­que en reali­dad nun­ca exis­tió. La úni­ca mano que sal­va a sus ciu­da­da­nos es la del Esta­do. Hoy la huma­ni­dad tie­ne un faro que nos ilu­mi­na sobre las tinie­blas de esta deca­den­te civi­li­za­ción: el Papa Fran­cis­co, quien muy cla­ra­men­te ha dicho que la vida está por enci­ma de codi­cia. Su encí­cli­ca Lau­da­to Si, fue pre­mo­ni­to­ria en rela­ción a la pan­de­mia que hoy vivi­mos. Sus lla­ma­dos a pro­te­ger la vida y la salud de los migran­tes en Euro­pa, que no fue­ron oídos, hoy retum­ban en los oídos de la huma­ni­dad.
Los para­dig­mas van a cam­biar. Y en las Islas Mal­vi­nas tam­bién. Allí el gobierno de fac­to que admi­nis­tra las Islas y el mono­po­lio de las FIC, no le pue­den dar una res­pues­ta sani­ta­ria míni­ma a la pobla­ción si el virus lle­ga­ra a la fase 3. Están hoy ais­la­dos, no tie­nen vue­los ni con Chi­le, Bra­sil, ni con el Rei­no Uni­do. Su úni­ca espe­ran­za es acce­der a los hos­pi­ta­les del con­ti­nen­te que están a su dis­po­si­ción, y que el Esta­do argen­tino ha anun­cia­do que se faci­li­ta­ra ayu­da huma­ni­ta­ria.

¿El gobierno actual asu­mió el Tema Mal­vi­nas como cues­tión de Esta­do?

Nin­gu­na duda. Bas­ta recor­dar la men­ción del Pre­si­den­te A. Fer­nán­dez sobre la Cues­tión Mal­vi­nas en su dis­cur­so inau­gu­ral para tener cabal idea que este gobierno enca­ra­ra la Cues­tión Mal­vi­nas como una polí­ti­ca de Esta­do. Los argen­ti­nos, y en par­ti­cu­lar la cla­se polí­ti­ca debe asu­mir de una vez por todas que un país no pue­de estar cam­bian­do como un bar­co sin rum­bo su polí­ti­ca exte­rior, con­for­me a la ideo­lo­gía de cada ges­tión gober­nan­te en cuan­to a temas como Mal­vi­nas que son Obje­ti­vos Nacio­na­les de cual­quier gobierno. He tra­ba­ja­do en el ámbi­to mul­ti­la­te­ral en el mar­co de dos paí­ses que man­te­nían un dife­ren­do terri­to­rial, y recuer­do per­fec­ta­men­te que uno de los dos pai­ses (no los men­ciono por razo­nes obvias que usted com­pren­de­rá) siem­pre lle­va­ba al par­ti­do polí­ti­co de opo­si­ción a las nego­cia­cio­nes y la pos­tu­ra de ese país eran con­sen­sua­das con el líder de la opo­si­ción.
En Argen­ti­na asu­mió Macri y tiro todo por la bor­da en rela­ción a la Cues­tión Mal­vi­nas, se limi­tó a tími­das, ende­bles y for­ma­les pre­sen­ta­cio­nes en los dos prin­ci­pa­les foros mul­ti­la­te­ra­les (la OEA y la ONU), el recla­mo sobre las Islas Mal­vi­nas, Geor­gias, Sánd­wich y mares cir­cun­dan­tes. Dejo de acti­var la soli­da­ri­dad tan­to decla­ra­ti­va como de accio­nes coor­di­na­das en orga­nis­mo regio­na­les como el Mer­co­sur, la Una­sur y la Celac, no puso volun­tad para que se apli­ca­ra efec­ti­va­men­te la Ley Gau­cho Rive­ro en nues­tros puer­tos atlán­ti­cos, por ejem­plo.

El actual gobierno, al menos hizo pro­fe­sión de Fe de que en la agen­da nacio­nal, Mal­vi­nas ocu­pa­ra un sitio sig­ni­fi­ca­ti­vo: anun­cio el envío de tres pro­yec­tos de ley para afian­zar la sobe­ra­nía terri­to­rial, la crea­ción del Con­se­jo Nacio­nal de Asun­tos Rela­ti­vos a las Islas Mal­vi­nas, una nue­va demar­ca­ción del lími­te de la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal argen­ti­na y la modi­fi­ca­ción del Régi­men Fede­ral Pes­que­ro para endu­re­cer las san­cio­nes a los buques que depre­den ile­gal­men­te los espa­cios marí­ti­mos bajo la juris­dic­ción argen­ti­na. Esto no es poco.

¿Cree posi­ti­vo la crea­ción de la Secre­ta­ria de Esta­do que atien­de la defen­sa de los dere­chos nacio­na­les sobre Mal­vi­nas?

Es un paso muy posi­ti­vo, por supues­to. Pero entron­can­do con la res­pues­ta ante­rior, le diría que no es sufi­cien­te avan­zar sola­men­te en el ámbi­to de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. Vea­mos, Mal­vi­nas tie­ne dos ámbi­tos de expre­sión y lucha con­cep­tua­les: la Cues­tión Mal­vi­nas y la Cau­sa Mal­vi­nas. En la pri­me­ra es el Esta­do nacio­nal el que lle­va la res­pon­sa­bi­li­dad al dise­ñar una polí­ti­ca exte­rior inde­pen­dien­te, sobe­ra­na y cohe­ren­te, tenien­do al Minis­te­rio de RR​.EE. Como prin­ci­pal fuen­te de gene­ra­ción de dichas accio­nes. A ello se debe sumar una Polí­ti­ca de Defen­sa (que des­de 1976 no tene­mos) plas­ma­da en una Doc­tri­na e Hipó­te­sis de Con­flic­to de la cual care­cen nues­tras fuer­zas arma­das. No pue­de un país estar des­pro­vis­to de una polí­ti­ca de Defen­sa cuan­do tie­ne una por­ción de su terri­to­rio insu­lar marí­ti­mo ocu­pa­do por una poten­cia extran­je­ra. Las Fuer­zas Arma­das del país nece­si­tan de esa polí­ti­ca de defen­sa, de una doc­tri­na for­ma­ti­va y de su mate­ria­li­za­ción en el equi­pa­mien­to. ¿Sabe usted cuál es el país en el hemis­fe­rio que pro­por­cio­nal­men­te a su PBI, pobla­ción y super­fi­cie, tie­ne el menor pre­su­pues­to de Defen­sa? La Argen­ti­na.
Lue­go está el ámbi­to edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral. Dise­ño de una curri­cu­la pri­ma­ria, media y ter­cia­ria don­de la Cues­tión Mal­vi­nas se vea refle­ja­da con obje­ti­vi­dad sin anteo­je­ras ideo­ló­gi­cas de nin­gún tipo.
Final­men­te tene­mos la Cau­sa Mal­vi­nas, cuyo ámbi­to de desa­rro­llo es fun­da­men­tal­men­te la ciu­da­da­nía argen­ti­na, las for­mas orga­ni­za­ti­vas que la pobla­ción esta­ble­ce, sean estas polí­ti­cas par­ti­da­rias, sin­di­ca­les, socie­dad civil, barria­les, cul­tu­ra­les, depor­ti­vas. Aquí el Esta­do influ­ye pero no es el actor prin­ci­pal. Bas­te como ejem­plo reco­rrer los barrios don­de están esta­ble­ci­dos los clu­bes de fut­bol: cada hin­cha­da tie­ne en el barrio un mural rei­vin­di­ca­ti­vo de Mal­vi­nas, en las tri­bu­nas todas las hin­cha­das des­plie­gan sus ban­de­ras mal­vi­ne­ras. Vea­mos las ban­das de rock nacio­nal y de metal pesa­do. Todas tie­nen una can­ción refe­ren­te a Mal­vi­nas, en par­ti­cu­lar las meta­le­ras. Vayan a un reci­tal de Alma­fuer­te, y lo veri­fi­ca­ran. Pibes cuyos padres en 1982 o eran niños o aun no habían naci­do, hacien­do pogo al can­to de Mal­vi­nas Argen­ti­nas y que no sal­ta es un inglés.
La Cau­sa Mal­vi­nas está en el ADN de la Argen­ti­ni­dad.

¿Exis­ten dife­ren­cias entre las polí­ti­cas de Macri y las de Alber­to Fer­nán­dez?

Creo que con las res­pues­tas ante­rio­res está cla­ro que no solo son dife­ren­cias, son direc­ta­men­te anta­gó­ni­cas.

¿A cam­bia­do la acti­tud de este gobierno con los ex com­ba­tien­tes?

Ten­ga pre­sen­te que no resi­do en la Argen­ti­na des­de hace casi 30 años, así que opi­nar sobre un tema pun­tual interno de un nue­vo gobierno que debe hacer fren­te a tan­tos desa­fíos here­da­dos, y otros ines­pe­ra­dos como la pan­de­mia, seria apre­su­ra­do. Pero si tene­mos en cuen­ta lo anun­cia­do por Alber­to Fer­nán­dez con­si­de­ro que la acti­tud hacia los ex com­ba­tien­tes o VGM, va a cam­biar. Hay un dato a tener en cuen­ta, y en esto no van pre­fe­ren­cias par­ti­da­rias: un ami­go VGM y muy anti­pe­ro­nis­ta me dijo un día: debo admi­tir que fue Nés­tor Kirch­ner el que saco a los ex com­ba­tien­tes de los tre­nes ven­dien­do perió­di­cos. Fue el gobierno de Nés­tor el que más con­tem­plo a noso­tros los VGM. Lue­go duran­te el gobierno de Cris­ti­na eso con­ti­nuo pero tuvo una influen­cia muy mar­ca­da de un pro­gre­sis­mo anti mili­ta­ris­ta que a estas altu­ras es poco útil y fun­cio­nal a la poten­cia ocu­pan­te.

El gobierno ante­rior tuvo muchas adhe­sio­nes des­de el ámbi­to de los VGM. Y lo logro por­que pre­ci­sa­men­te el dis­cur­so anti­mi­li­ta­ris­ta faci­li­to que el sec­tor mili­tar y civil “pro­ce­se­ro” (me refie­ro a los adhe­ren­tes a la dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar de 1976) tam­bién cono­ci­do como “la fami­lia mili­tar”, fue­ra atrac­ti­vo como can­to de sire­na a muchos VGM. Tam­bién es impor­tan­te men­cio­nar que los VGM somos tan plu­ra­les y dis­tin­tos en nues­tras opi­nio­nes polí­ti­cas como lo lo es la socie­dad argen­ti­na. Pero el macris­mo uti­li­zo a los VGM como obje­tos deco­ra­ti­vos de la litur­gia mal­vi­ne­ra mien­tras que fir­ma­ba el Memo­rán­dum Fora­do­ri Dun­can, decla­ra­cio­nes con­jun­tas, coope­ra­ción con los bri­tá­ni­cos en la Antár­ti­da y en el Atlán­ti­co Sur, cese de san­cio­nes a las empre­sas que reali­cen pros­pec­cio­nes y explo­ta­ción petro­le­ra en la pla­ta­for­ma cir­cun­dan­te de las Islas Mal­vi­nas, por solo nom­brar algu­nos de los dis­la­tes del macris­mo que fue­ron, a la sazón, actos de trai­ción a la Patria.

¿Que está aún fal­tan­do en rela­ción a nues­tros dere­chos nacio­na­les sobre Mal­vi­nas?

Vuel­vo con lo men­cio­na­do ante­rior­men­te: dise­ño, eje­cu­ción y per­se­ve­ran­cia de una polí­ti­ca cohe­ren­te de la Cues­tión Mal­vi­nas que se mani­fies­te con efi­ca­cia en tres ámbi­tos de la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do nacio­nal: 1) Polí­ti­ca Exte­rior, 2) Defen­sa Nacio­nal y 3) Polí­ti­ca Edu­ca­cio­nal y Cul­tu­ral.

Y la toma de con­cien­cia en todos los nive­les de que hay espa­cios y temas que con­vo­can a la uni­dad nacio­nal por enci­ma de las dife­ren­cias.

Así como la “Des – mal­vi­ni­za­cion” fue una polí­ti­ca que tomo for­ma pre­via a su crea­ción como cate­go­ría con­cep­tual bajo el neo­lo­gis­mo acu­ña­do por el soció­lo­go fran­cés Alain Roquie en 1983 –pero que ya fue­ra imple­men­ta­da en el ámbi­to mili­tar en 1982 por el gobierno de fac­to del PRN bajo las ins­truc­cio­nes pre­ci­sas del enton­ces Coman­dan­te del Ejér­ci­to, el Grl. Cris­tino Nico­lai­des, y que la admi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Raúl Alfon­sín pro­fun­di­za­ra en tér­mi­nos polí­ti­cos duran­te su ges­tión – su con­tra­ca­ra, que tuvo y tie­ne varias defi­ni­cio­nes (la mal­vi­ni­za­cion, re mal­vi­ni­za­cion, etc.) tie­ne tam­bién un ámbi­to has­ta aho­ra no plan­tea­da y es la hete­ro­ge­nei­dad des­de la cual es abor­da­da. A esa par­ti­cu­la­ri­dad la que­re­mos lla­mar hoy con un neo­lo­gis­mo para con­tra­po­ner la cita­da Des­mal­vi­ni­za­cion: “La Mal­vi­ni­dad”.

La Mal­vi­ni­dad es el espa­cio de la Nación Com­par­ti­da don­de nos encon­tra­mos todos los argen­ti­nos ‑y con par­ti­cu­lar foco los VGM y los mal­vi­ne­ros mili­tan­tes que no fue­ron com­ba­tien­tes pero que en no pocos casos son mas con­se­cuen­tes que algu­nos de los pri­me­ros- que pen­sa­mos y asu­mi­mos posi­cio­nes polí­ti­cas tan varia­das y diver­sa­men­te como es de plu­ral la con­for­ma­ción polí­ti­ca de la opi­nión públi­ca argen­ti­na; como así tam­bién en tonos de con­fron­ta­ción a par­tir de nues­tras ideas y pos­tu­la­dos polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos. Es decir que La Mal­vi­ni­dad es trans­ver­sal a la dere­cha clá­si­ca libe­ral, la nacio­na­lis­ta, la izquier­da libe­ral tra­di­cio­nal, la izquier­da nacio­nal, los movi­mien­tos nacio­na­les y los lla­ma­dos sec­to­res o expre­sio­nes de “la Repu­bli­ca”, pasan­do por supues­to por los ámbi­tos mas con­cre­tos como el cas­tren­se, la reli­gio­si­dad en su ver­tien­te con­fe­sio­nal cató­li­ca en par­ti­cu­lar como así tam­bién algu­nos de los reser­vo­rios polí­ti­cos de lo que fue un sec­tor de la anti­gua gue­rri­lla argen­ti­na.

Cada sec­tor, des­de su pers­pec­ti­va y para­dig­ma, tie­ne a Mal­vi­nas en algún pun­to de su agen­da.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *