Hoy se ini­cia una huel­ga de alqui­le­res – La otra Andalucía

Hoy se ini­cia una huel­ga de alqui­le­res orga­ni­za­da por más de 200 aso­cia­cio­nes de inqui­li­nos del Esta­do espa­ñol, repro­du­ci­mos a con­ti­nua­ción su manifiesto:

Nos encon­tra­mos a tan solo 48 horas del 1 de Abril, día en el que miles de fami­lias afec­ta­das por la cri­sis del coro­na­vi­rus se verán obli­ga­das a pagar alqui­le­res inasumibles.

El Gobierno ha igno­ra­do nues­tras deman­das de sus­pen­sión del pago del alqui­ler. Es más: prio­ri­za que todas las ren­tas inmo­bi­lia­rias se sigan cobran­do a pre­cio de oro, como si la eco­no­mía no se hubie­ra para­li­za­do, y pre­ten­de que miles de per­so­nas se endeu­den para pagarlas.

Fren­te a ello, nos vemos en la obli­ga­ción de con­vo­car a una huel­ga de alqui­le­res a todas las per­so­nas afec­ta­das por el coro­na­vi­rus. Quie­nes no cobra­mos, no paga­mos. Si la eco­no­mía pro­duc­ti­va se para, la eco­no­mía ren­tis­ta también.

  • En muchos casos, los impa­gos son inevi­ta­bles y se van a dar el 1 de abril inde­pen­dien­te­men­te de lo que haga­mos: en una sema­na hemos reci­bi­do miles de men­sa­jes que lo corro­bo­ran. Con la huel­ga, damos la úni­ca res­pues­ta posi­ble a todas esas per­so­nas: una res­pues­ta colec­ti­va, que les dice que ya no están solas y que las invi­ta a unir­se a una lucha para evi­tar que nadie ten­ga que hacer fren­te a una deu­da o a un desahucio. 
  • Tam­bién invi­ta­mos a sumar­se a la huel­ga a todas aque­llas per­so­nas que están vien­do cómo sus ingre­sos caen o entran en una situa­ción de pre­ca­rie­dad, pero aún así son obli­ga­das a pagar alqui­le­res a pre­cios desor­bi­ta­dos.

Si miles de per­so­nas no paga­mos bajo la cober­tu­ra de la huel­ga y de un mis­mo movi­mien­to, nadie podrá hacer nada con­tra noso­tras. En cam­bio, si afron­ta­mos la situa­ción de for­ma indi­vi­dual, ter­mi­na­re­mos más pobres, con más deu­das, y más vul­ne­ra­bles. Por eso más que nun­ca es nece­sa­ria la soli­da­ri­dad de todas. El Gobierno no ha hecho nada para ampa­rar a todas las per­so­nas que no iban a poder pagar. Noso­tras nos orga­ni­za­mos, vamos a la huel­ga y pre­sen­ta­mos una caja de resis­ten­cia que nece­si­ta­rá de la soli­da­ri­dad de toda la socie­dad. Muchas sabe­mos que aun­que no este­mos en ries­go de per­der nues­tras casas el techo es lo más impor­tan­te, y más en momen­tos como este.

Y por todo ello soli­ci­tan des­de su pági­na web:

  1. Sus­pen­sión de los pagos del alqui­ler e hipo­te­ca­rios a la vivien­da habi­tual y loca­les de peque­ños comer­cios. Tam­bién la con­do­na­ción de las deu­das inqui­li­nas e hipo­te­ca­rias con­traí­das a raíz de la pan­de­mia. Es nece­sa­rio ali­viar la asfi­xia eco­nó­mi­ca de la pobla­ción. Ade­más, hay más de tres millo­nes de tra­ba­ja­do­res autó­no­mos en todo el Esta­do que tie­nen baja­da la ver­ja de sus comer­cios.
    En este aspec­to, tam­bién inter­pe­la­mos a la res­pon­sa­bi­li­dad social de los arren­da­do­res, tenien­do en cuen­ta de las ven­ta­jas fis­ca­les de las que dis­fru­tan y paga­mos entre todos.
  2. Sus­pen­sión del pago de los sumi­nis­tros bási­cos de agua, luz y gas. Habla­mos de ser­vi­cios bási­cos para garan­ti­zar la vida de las fami­lias. Ende­sa, Iber­dro­la y Naturgy cose­cha­ron más de 5.700 millo­nes de bene­fi­cios en el últi­mo año. Lo que supo­ne que el enca­re­ci­mien­to de las fac­tu­ras aumen­tó 35 veces más que el con­su­mo de energía.
  3. Poner las vivien­das vacías a dis­po­si­ción de las per­so­nas que no dis­po­nen de una. Hay más de 35.000 per­so­nas sin hogar que nece­si­tan una vivienda. 

Sin embar­go, no nos que­da­mos aquí. Somos cons­cien­tes de que las con­se­cuen­cias socio­eco­nó­mi­cas se man­ten­drán más allá del con­fi­na­mien­to. Por ello, nos ade­lan­ta­mos a este con­tex­to pro­po­nien­do solu­cio­nes post-confinamiento:

  1. Man­te­ner la sus­pen­sión del pago del alqui­ler el tiem­po que sea nece­sa­rio a aque­llas per­so­nas en situa­ción de vulnerabilidad.
  2. Sus­pen­sión inde­fi­ni­da de los desahu­cios y per­se­cu­ción de los desahu­cios ile­ga­les. No acep­ta­mos que vuel­van los des­alo­jos tras el con­fi­na­mien­to. Antes de la pan­de­mia, el núme­ro de desahu­cios­de­sa­lo­jos que se había alcan­za­do des­de 2008 ya supe­ra­ba el millón de desahucios.
  3. Regu­la­ción del pre­cio del alqui­ler. Ingre­sos bajos fren­te a pre­cios altos es la fór­mu­la de la asfi­xia eco­nó­mi­ca. EAde­más, exi­gi­mos la baja­da inme­dia­ta del pre­cio del alqui­ler y que este vaya liga­do a la ren­ta dis­po­ni­ble de los hoga­res. Los con­tra­tos de alqui­ler tie­nen que ser esta­bles, que se renue­ven de mane­ra auto­má­ti­ca, y se pon­ga fin así a la actual pre­ca­rie­dad e incertidumbre. 
  4. Que no se retro­ce­da en medi­das de pro­tec­ción toma­das duran­te el con­fi­na­mien­to. Man­te­nien­do el alta de los sumi­nis­tros bási­cos a las per­so­nas vul­ne­ra­bles, el régi­men de vivien­das de alqui­ler para pisos turís­ti­cos y sus­ten­tar la mora­to­ria de desahucios. 
  5. Com­pro­mi­so de no tomar repre­sa­lias con­tra las huel­guis­tas. Prohi­bien­do las deman­das por impa­go a las inqui­li­nas que se hayan uni­do a la huelga. 
  6. Expro­pia­ción de pisos a fon­do bui­tres y ban­cos. Debe­mos corres­pon­sa­bi­li­zar a aque­llos acto­res que han hecho nego­cio con unel bien de pri­me­ra nece­si­dad como es la vivien­da. Fon­dos bui­tres y ban­cos deben con­tri­buir con­pro­por­cio­nar en dotar recur­sos para supe­rar las con­se­cuen­cias habi­ta­cio­na­les de la pan­de­mia. Recor­de­mos que la ban­ca fue res­ca­ta­da con más de 65.000 millo­nes de dine­ro públi­co y los fon­dos bui­tre son maqui­na­rias de eva­sión fiscal.

Hay que aca­bar con la lógi­ca per­ver­sa de que las cri­sis sean sufra­ga­das con recur­sos públi­cos. Duran­te esta pan­de­mia ha que­da­do paten­te que nece­si­ta­mos unos ser­vi­cios públi­cos fuer­tes. Con­ce­der pri­vi­le­gios a las gran­des for­tu­nas inmo­bi­lia­rias mien­tras se recor­tan dere­chos socia­les ha pues­to nues­tras vidas en ries­go. Las enti­da­des finan­cie­ras y los gran­des pro­pie­ta­rios de este país tie­nen que arri­mar el hombro.

Los fon­dos bui­tre, soci­mi, ban­cos e inmo­bi­lia­rias no van a tener pro­ble­mas en asu­mir los cos­tes de la sus­pen­sión de los alqui­le­res. En rela­ción a los arren­da­do­res que tie­nen un úni­ca vivien­da en pro­pie­dad y nece­si­ten estos ingre­sos para cubrir sus nece­si­da­des bási­cas, tam­bién deben estar ampa­ra­dos por el Gobierno, como ya están hacien­do a otros sectores.

Es la hora de res­ca­tar a las per­so­nas. Es el momen­to de con­fi­nar pri­vi­le­gios. La sus­pen­sión del pago de los alqui­le­res es el pri­mer paso nece­sa­rio para devol­ver la fun­ción social a la vivien­da y supe­rar las con­se­cuen­cias socia­les de la pandemia.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.