Hoy se ini­cia una huel­ga de alqui­le­res – La otra Anda­lu­cía

Hoy se ini­cia una huel­ga de alqui­le­res orga­ni­za­da por más de 200 aso­cia­cio­nes de inqui­li­nos del Esta­do espa­ñol, repro­du­ci­mos a con­ti­nua­ción su mani­fies­to:

Nos encon­tra­mos a tan solo 48 horas del 1 de Abril, día en el que miles de fami­lias afec­ta­das por la cri­sis del coro­na­vi­rus se verán obli­ga­das a pagar alqui­le­res inasu­mi­bles.

El Gobierno ha igno­ra­do nues­tras deman­das de sus­pen­sión del pago del alqui­ler. Es más: prio­ri­za que todas las ren­tas inmo­bi­lia­rias se sigan cobran­do a pre­cio de oro, como si la eco­no­mía no se hubie­ra para­li­za­do, y pre­ten­de que miles de per­so­nas se endeu­den para pagar­las.

Fren­te a ello, nos vemos en la obli­ga­ción de con­vo­car a una huel­ga de alqui­le­res a todas las per­so­nas afec­ta­das por el coro­na­vi­rus. Quie­nes no cobra­mos, no paga­mos. Si la eco­no­mía pro­duc­ti­va se para, la eco­no­mía ren­tis­ta tam­bién.

  • En muchos casos, los impa­gos son inevi­ta­bles y se van a dar el 1 de abril inde­pen­dien­te­men­te de lo que haga­mos: en una sema­na hemos reci­bi­do miles de men­sa­jes que lo corro­bo­ran. Con la huel­ga, damos la úni­ca res­pues­ta posi­ble a todas esas per­so­nas: una res­pues­ta colec­ti­va, que les dice que ya no están solas y que las invi­ta a unir­se a una lucha para evi­tar que nadie ten­ga que hacer fren­te a una deu­da o a un desahu­cio. 
  • Tam­bién invi­ta­mos a sumar­se a la huel­ga a todas aque­llas per­so­nas que están vien­do cómo sus ingre­sos caen o entran en una situa­ción de pre­ca­rie­dad, pero aún así son obli­ga­das a pagar alqui­le­res a pre­cios desor­bi­ta­dos.

Si miles de per­so­nas no paga­mos bajo la cober­tu­ra de la huel­ga y de un mis­mo movi­mien­to, nadie podrá hacer nada con­tra noso­tras. En cam­bio, si afron­ta­mos la situa­ción de for­ma indi­vi­dual, ter­mi­na­re­mos más pobres, con más deu­das, y más vul­ne­ra­bles. Por eso más que nun­ca es nece­sa­ria la soli­da­ri­dad de todas. El Gobierno no ha hecho nada para ampa­rar a todas las per­so­nas que no iban a poder pagar. Noso­tras nos orga­ni­za­mos, vamos a la huel­ga y pre­sen­ta­mos una caja de resis­ten­cia que nece­si­ta­rá de la soli­da­ri­dad de toda la socie­dad. Muchas sabe­mos que aun­que no este­mos en ries­go de per­der nues­tras casas el techo es lo más impor­tan­te, y más en momen­tos como este.

Y por todo ello soli­ci­tan des­de su pági­na web:

  1. Sus­pen­sión de los pagos del alqui­ler e hipo­te­ca­rios a la vivien­da habi­tual y loca­les de peque­ños comer­cios. Tam­bién la con­do­na­ción de las deu­das inqui­li­nas e hipo­te­ca­rias con­traí­das a raíz de la pan­de­mia. Es nece­sa­rio ali­viar la asfi­xia eco­nó­mi­ca de la pobla­ción. Ade­más, hay más de tres millo­nes de tra­ba­ja­do­res autó­no­mos en todo el Esta­do que tie­nen baja­da la ver­ja de sus comer­cios.
    En este aspec­to, tam­bién inter­pe­la­mos a la res­pon­sa­bi­li­dad social de los arren­da­do­res, tenien­do en cuen­ta de las ven­ta­jas fis­ca­les de las que dis­fru­tan y paga­mos entre todos.
  2. Sus­pen­sión del pago de los sumi­nis­tros bási­cos de agua, luz y gas. Habla­mos de ser­vi­cios bási­cos para garan­ti­zar la vida de las fami­lias. Ende­sa, Iber­dro­la y Naturgy cose­cha­ron más de 5.700 millo­nes de bene­fi­cios en el últi­mo año. Lo que supo­ne que el enca­re­ci­mien­to de las fac­tu­ras aumen­tó 35 veces más que el con­su­mo de ener­gía.
  3. Poner las vivien­das vacías a dis­po­si­ción de las per­so­nas que no dis­po­nen de una. Hay más de 35.000 per­so­nas sin hogar que nece­si­tan una vivien­da. 

Sin embar­go, no nos que­da­mos aquí. Somos cons­cien­tes de que las con­se­cuen­cias socio­eco­nó­mi­cas se man­ten­drán más allá del con­fi­na­mien­to. Por ello, nos ade­lan­ta­mos a este con­tex­to pro­po­nien­do solu­cio­nes post-con­fi­na­mien­to:

  1. Man­te­ner la sus­pen­sión del pago del alqui­ler el tiem­po que sea nece­sa­rio a aque­llas per­so­nas en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.
  2. Sus­pen­sión inde­fi­ni­da de los desahu­cios y per­se­cu­ción de los desahu­cios ile­ga­les. No acep­ta­mos que vuel­van los des­alo­jos tras el con­fi­na­mien­to. Antes de la pan­de­mia, el núme­ro de desahu­cios­de­sa­lo­jos que se había alcan­za­do des­de 2008 ya supe­ra­ba el millón de desahu­cios.
  3. Regu­la­ción del pre­cio del alqui­ler. Ingre­sos bajos fren­te a pre­cios altos es la fór­mu­la de la asfi­xia eco­nó­mi­ca. EAde­más, exi­gi­mos la baja­da inme­dia­ta del pre­cio del alqui­ler y que este vaya liga­do a la ren­ta dis­po­ni­ble de los hoga­res. Los con­tra­tos de alqui­ler tie­nen que ser esta­bles, que se renue­ven de mane­ra auto­má­ti­ca, y se pon­ga fin así a la actual pre­ca­rie­dad e incer­ti­dum­bre. 
  4. Que no se retro­ce­da en medi­das de pro­tec­ción toma­das duran­te el con­fi­na­mien­to. Man­te­nien­do el alta de los sumi­nis­tros bási­cos a las per­so­nas vul­ne­ra­bles, el régi­men de vivien­das de alqui­ler para pisos turís­ti­cos y sus­ten­tar la mora­to­ria de desahu­cios. 
  5. Com­pro­mi­so de no tomar repre­sa­lias con­tra las huel­guis­tas. Prohi­bien­do las deman­das por impa­go a las inqui­li­nas que se hayan uni­do a la huel­ga. 
  6. Expro­pia­ción de pisos a fon­do bui­tres y ban­cos. Debe­mos corres­pon­sa­bi­li­zar a aque­llos acto­res que han hecho nego­cio con unel bien de pri­me­ra nece­si­dad como es la vivien­da. Fon­dos bui­tres y ban­cos deben con­tri­buir con­pro­por­cio­nar en dotar recur­sos para supe­rar las con­se­cuen­cias habi­ta­cio­na­les de la pan­de­mia. Recor­de­mos que la ban­ca fue res­ca­ta­da con más de 65.000 millo­nes de dine­ro públi­co y los fon­dos bui­tre son maqui­na­rias de eva­sión fis­cal.

Hay que aca­bar con la lógi­ca per­ver­sa de que las cri­sis sean sufra­ga­das con recur­sos públi­cos. Duran­te esta pan­de­mia ha que­da­do paten­te que nece­si­ta­mos unos ser­vi­cios públi­cos fuer­tes. Con­ce­der pri­vi­le­gios a las gran­des for­tu­nas inmo­bi­lia­rias mien­tras se recor­tan dere­chos socia­les ha pues­to nues­tras vidas en ries­go. Las enti­da­des finan­cie­ras y los gran­des pro­pie­ta­rios de este país tie­nen que arri­mar el hom­bro.

Los fon­dos bui­tre, soci­mi, ban­cos e inmo­bi­lia­rias no van a tener pro­ble­mas en asu­mir los cos­tes de la sus­pen­sión de los alqui­le­res. En rela­ción a los arren­da­do­res que tie­nen un úni­ca vivien­da en pro­pie­dad y nece­si­ten estos ingre­sos para cubrir sus nece­si­da­des bási­cas, tam­bién deben estar ampa­ra­dos por el Gobierno, como ya están hacien­do a otros sec­to­res.

Es la hora de res­ca­tar a las per­so­nas. Es el momen­to de con­fi­nar pri­vi­le­gios. La sus­pen­sión del pago de los alqui­le­res es el pri­mer paso nece­sa­rio para devol­ver la fun­ción social a la vivien­da y supe­rar las con­se­cuen­cias socia­les de la pan­de­mia.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *