Colom­bia. Juan Car­los Cas­ti­llo, excom­ba­tien­te de Farc es ase­si­na­do en Putumayo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​31 de mar­zo de 2020

La vio­len­cia en el sur­oes­te del país no se detie­ne. Según la red de Dere­chos Huma­nos del Putu­ma­yo duran­te los últi­mos días, cua­tro per­so­nas han sido ase­si­na­das; el caso más recien­te es el de Juan Car­los Cas­ti­llo, excom­ba­tien­te, inte­gran­te del Espa­cio de Capa­ci­ta­ción y Rein­cor­po­ra­ción (ETCR) Hei­ler Mos­que­ra Car­me­li­ta.

Juan Car­los Cas­ti­llo, tenía 29 años y fue halla­do sin vida y con varios impac­to de arma de fue­go en su cuer­po por indí­ge­nas del res­guar­do Kwis­na Cxhab, ubi­ca­do en el mis­mo corre­gi­mien­to La Car­me­li­ta, en Puer­to Asís.

Wil­mar Madro­ñe­ro, inte­gran­te de la Red de Dere­chos Huma­nos del Putu­ma­yo seña­ló que, «La comu­ni­dad lo encon­tró al pare­cer ya hace 5 días , pero al ver que nin­gu­na auto­ri­dad pro­ce­dió a reco­ger­lo, ellos deci­die­ron ente­rrar­lo». Con este caso ya son 14 excom­ba­tien­tes ase­si­na­dos en Putu­ma­yo y 191 en todo el país.

Y agre­gó que el caso de Juan Car­los entris­te­ce a la pobla­ción por dos razo­nes, la pri­me­ra tie­ne que ver con que él hacia par­te de una «pobla­ción muy espe­cial para noso­tros, ellos deja­ron las armas por estar tran­qui­los en un terri­to­rio y aho­ra tie­nen que afron­tar nue­va­men­te la vio­len­cia»; y la segun­da, con que es caso ya anun­cia­do, don­de hacia pocos días se había vivi­do algo simi­lar.

«En Putu­ma­yo en los últi­mos días han muer­to más per­so­nas ase­si­na­das que por cau­sa del Covid-19»

Según Madro­ñe­ro son tres razo­nes las que han inten­si­fi­ca­do la per­se­cu­ción ase­si­na­to y estig­ma­ti­za­ción de líde­res socia­les en el Putu­ma­yo; la pri­me­ra se refie­re a la dispu­ta del terri­to­rio por par­te de gru­pos armados.

«Se han iden­ti­fi­ca­do tres de estos, uno y al cual pode­mos decir que le corres­pon­den el 90% de los ase­si­na­tos en Putu­ma­yo es, «La Mafia» que tra­ba­ja al ser­vi­cio nar­co­trá­fi­co».

La segun­da razón está rela­cio­na­da a la pre­sen­cia de mul­ti­na­cio­na­les, «el poder que tie­nen las mul­ti­na­cio­na­les y empre­sas en rela­ción al tema mine­ro, ha cau­sa­do no solo un pro­fun­do daño ambien­tal, tam­bién ame­na­zas y mie­do en la comu­ni­dad que defien­de su terri­to­rio«.

Final­men­te seña­ló que la erra­di­ca­ción for­za­da ha sido uno de los mayo­res pro­mo­to­res de vio­len­cia, pero espe­cial­men­te del olvi­do por par­te del Esta­do que des­de hace hace años, «vie­ne anun­cian­do sus tra­ge­dias, y de las cua­les hoy se han podi­do regis­trar mas ase­si­na­tos por cau­sa de la vio­len­cia que por el coronavirus».

«Pedi­mos un alto al Gobierno, y que valo­re for­mas dis­tin­tas de abor­dar las situa­cio­nes en nues­tro departamento»

Madro­ñe­ro des­ta­có que de cara al tema de los tres migran­tes vene­zo­la­nos ase­si­na­dos , se pue­de refle­jar no solo la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca que aque­ja el terri­to­rio, sino tam­bién la insu­fi­cien­cia del Ejér­ci­to, «es absur­do pen­sar que este hecho pasó a solo 10 minu­tos del cas­co urbano don­de tie­ne juris­dic­ción el Ejér­ci­to que tie­ne como obje­ti­vo velar por la segu­ri­dad y paz en el territorio».

En el mis­mo sen­ti­do afir­mó que hoy ven con preo­cu­pa­ción esto hechos: «noso­tros hemos veni­do denun­cian­do des­de un ini­cio que hay que tomar medi­das para mini­mi­zar esta acción que está vivien­do el depar­ta­men­to del Putu­ma­yo, así como medi­das que real­men­te pre­sen­ten resul­ta­dos que jus­ti­fi­quen la pre­sen­cia mili­tar empe­zan­do por la iden­ti­fi­ca­ción y cap­tu­ra de los responsables».

Y con­clu­yó con el lla­ma­do que hacen des­de la Red de DDHH para que las mis­ma auto­ri­da­des cum­plan con las medi­das sani­ta­rias del Covid-19, «la erra­di­ca­ción gene­ra con­cen­tra­cio­nes, de erra­di­ca­do­res, anti­nar­có­ti­cos e inte­gran­tes de Ejér­ci­to, que a su vez cau­san que cer­ca de 300 per­so­nas sal­gan a defen­der su territorio».

Con­ta­gio Radio*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.