ARGENTINA. «LAS VILLAS, EL OTRO GRUPO DE RIESGO»

Por Nacho Levy /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​1 de abril de 2020

INFORME ESPECIAL:
«LAS VILLAS, EL OTRO GRUPO DE RIESGO»

Duran­te toda esta lar­ga noche de cua­ren­te­na, noche de sol, noche
a cual­quier hora, noche cayen­do sobre los barrios, no halla­mos hora­rios para
sen­tar­nos a escri­bir, ni para sen­tar­nos a dis­cu­tir, ni para sen­tar­nos.
Vomi­tan­do coro­la­rios impo­si­bles para con­mo­ver a fun­cio­na­rios incon­mo­vi­bles,
tosien­do cam­pa­ñas de dona­cio­nes en las redes y cami­nan­do por las pare­des, entre
los yugos de ver­du­gos que nos ponen de cucli­llas y la cur­va del den­gue
dis­pa­ra­da cada día más arri­ba, nues­tras villas tam­bién están entran­do a tera­pia
inten­si­va, sin res­pi­ra­do­res para los come­do­res que siguen sal­van­do abue­las e hijos,
sin guan­tes ni bar­bi­jos para sus labu­ran­tes. Sin agua, sin pla­tos, sin bidet y
sin datos para Inter­net, ni siquie­ra para el ANSES, tam­po­co hubo tiem­po de
con­tes­tar­le a la tele­vi­sión, don­de los mie­dos con­ti­núan al ace­cho y la
indig­na­ción flu­ye con total natu­ra­li­dad, como si todos tuvie­ran un techo y
dere­cho a la dig­ni­dad. A los noti­cie­ros, como a los medios com­pa­ñe­ros que
acer­ca­ron su soli­da­ri­dad, hoy les agra­de­ce­mos con todas las gar­gan­tas de
nues­tra comu­ni­dad y les trae­mos algu­nos esbo­zos de res­pues­tas a esas pre­gun­tas
pos­pues­tas que no bus­can vol­ver­se un repro­che, pero sí bus­can la cura para la
hipo­cre­sía que con­ta­gia la sobre­in­for­ma­ción, por­que hoy la noche es más oscu­ra.
Y se vie­ne el día en tu cora­zón.

………………………………………………….

– ¿CÓMO SE VIENE LLEVANDO LA CUARENTENA EN LAS CASAS DONDE LA
CUARENTENA NO TIENE TAN LINDAS CASAS?

* Como se pue­de, como se pue­de por­que inevi­ta­ble­men­te se
com­pli­ca, tal como lo indi­ca la expe­rien­cia en la super­vi­ven­cia de quie­nes han
debi­do enfren­tar a la mala­ria, en lar­gas déca­das de resis­ten­cia comu­ni­ta­ria.
Ahí está nues­tro capi­tal. Por­que sí, el coro­na­vi­rus dis­tin­gue cla­se social y no
es lo mis­mo que­dar­se en la casa cuan­do la casa tie­ne todos los ser­vi­cios
vita­les, que cuan­do la caza se vuel­ve un cóc­tel de tram­pas mor­ta­les. Y no
ten­gan dudas: esta­mos hacien­do todo lo huma­na­men­te posi­ble para mini­mi­zar los
ries­gos en cada comu­ni­dad, pero hoy más que nun­ca nece­si­ta­mos la empa­tía del
res­to de la socie­dad, para esos hom­bres y muje­res con la sufi­cien­te ter­nu­ra
como para seguir lavan­do ver­du­ra, mien­tras tan­tos mora­lis­tas se resis­ten a
cor­tar el alam­bre. Ni coci­ne­ros, ni coci­ne­ras, son los tera­pis­tas del ham­bre.

* El coro­na­vi­rus lle­gó para sumar­se a las demás epi­de­mias que
venían azo­tan­do a las villas con impu­ni­dad: el ries­go eléc­tri­co, la
pre­ca­rie­dad, esos cables ase­si­nos que no por mala suer­te fue­ron cau­sal de
muer­te, los incen­dios, la des­ocu­pa­ción en la bata­lla, la des­nu­tri­ción que trae
défi­cit de talla, la nar­co­po­li­cía, los pobri­ci­dios, la tra­ta del terror, los
femi­ci­dios con silen­cia­dor… Una infi­ni­dad de epi­de­mias que no supie­ron
infec­tar a toda toda toda la socie­dad: hay que fre­nar la pan­de­mia de la
des­igual­dad.

* Según el últi­mo rele­va­mien­to que reali­zó nues­tro pro­pio
Obser­va­to­rio Ville­ro, hoy están vivien­do entre 4 y 10 per­so­nas en cada hogar,
aco­mo­da­das así, «como se pue­de»; la casa de mi veci­na es la casa de
19.

* Sólo este año se regis­tra­ron 1833 casos de den­gue en la Ciu­dad
de la pos­ver­dad. Sólo en las comu­nas del sur, 1091. Sólo en la últi­ma sema­na,
suma­mos 450. Sólo en la Villa 21, hubo 214. Pero fíjen­se qué curio­so, qué
impre­de­ci­ble, qué inima­gi­na­ble: jus­ti­to ahí, en la Villa 21, el 70% no tie­ne
agua pota­ble. Y enton­ces para lavar­se las manos, debe jun­tar­la den­tro de
cacha­rros que se hacen lugar en el haci­na­mien­to, escon­di­di­tos en cual­quier
rin­cón: el den­gue lle­ga y entra, con tar­je­ta de invi­ta­ción.

* El 40% de la pobla­ción del barrio Los Ála­mos, en La Matan­za,
pade­ce enfer­me­da­des car­día­cas o com­pli­ca­cio­nes res­pi­ra­to­rias debi­do a las inun­da­cio­nes,
afec­cio­nes que difi­cul­tan toda­vía más el encie­rro en la impo­si­ble sole­dad,
sole­dad en el tumul­to, sole­dad en la hume­dad. Todas esas con­di­cio­nes impo­nen
las limi­ta­cio­nes del «Que­da­teEn­Ca­sa» si se pasa por alto la
nece­si­dad: cuan­do el cuer­po recha­za un reme­dio, qui­zá esté pade­cien­do algu­na
otra enfer­me­dad. Sea­mos sin­ce­ros, hoy los curas ville­ros y tam­bién el pro­pio
gobierno están bus­can­do rece­tas que se pue­dan ir ajus­tan­do, sub­ra­yan­do que por
supues­to no sig­ni­fi­ca esto nin­gún tipo de habi­li­ta­ción para que sal­gan a
bolu­dear los que se abu­rren en su sillón. Y sí, ahí está la razón del terror
que nos enfer­ma, el temor a la even­tual cir­cu­la­ción inter­na.

* En innu­me­ra­bles casos y casas del hábi­tat infor­mal, no exis­te
ni siquie­ra la infra­es­truc­tu­ra sani­ta­ria esen­cial, como bien se pue­de ver en
Entre Ríos, al sur de Para­ná, don­de muchas fami­lias pasan sema­nas sin una sola
gota de agua, por­que no pue­den inven­tar­la, ni salir a com­prar­la. ¿Cómo te
rela­jás? Por más que se indig­nen, se sal­gan de sus caba­les o se can­sen de
pon­ti­fi­car en sus edi­to­ria­les, hay muchí­si­ma gen­te que no se lava las manos
cada dos horas, no por­que no quie­re, ¡por­que no pue­de!

………………………………………………….

– ¿CÓMO SIGUEN FUNCIONANDO LOS COMEDORES DE LOS BARRIOS CUANDO
LOS FUNCIONARIOS QUE SIGUEN MORFANDO DEJAN DE FUNCIONAR?

* Siguen fun­cio­nan­do por amor al amor, gra­cias al motor
comu­ni­ta­rio que fabri­có la villa en 70 años de resis­ten­cia, esa con­cien­cia
colec­ti­va que le per­mi­tió sobre­vi­vir a la deri­va, a las topa­do­ras de la
dic­ta­du­ra, al neo­li­be­ra­lis­mo de los 90, al ayuno del 2001 o al cinis­mo del
cho­co­ba­ris­mo, por­que la villa enten­dió cla­ri­to que acá nadie se sal­va sóli­to. Y
en esa tra­yec­to­ria de nues­tra cul­tu­ra comu­ni­ta­ria que recién aho­ra el mun­do
pare­cie­ra comen­zar a valo­rar, ¡ahí está el pul­mo­tor que nos hace res­pi­rar!

* Fun­cio­nan mal o fun­cio­nan bien, tam­bién gra­cias al entra­ma­do
de orga­ni­za­cio­nes socia­les, nos cai­gan bár­ba­ro o no tan bár­ba­ro, por­que son
esos vagos­cho­ri­pla­ne­ros­ceos­de­la­po­bre­za­que­vi­ven­de­les­ta­do quie­nes dejan a sus
fami­lias de lado para pre­sio­nar las res­pues­tas a las pre­gun­tas que se aho­gan en
la grie­ta de la impu­ni­dad, cuan­do la mez­quin­dad pue­de más que cual­quier
pan­de­mia, cuan­do nie­gan los recur­sos para los ali­men­tos o cuan­do tene­mos que
pro­fun­di­zar deter­mi­na­dos pro­nun­cia­mien­tos, ponien­do en ries­go su esté­ti­ca de
tipos bue­nos, por­que su ima­gen les preo­cu­pa más que los estó­ma­gos aje­nos.

* Fun­cio­nan por­que la dig­ni­dad no tie­ne fre­nos, por­que si no
fun­cio­na­ran, la cur­va del Coro­na­vi­rus hoy esta­ría infec­tan­do al ARSAT. Y
enton­ces ahí están, entre­gan­do vian­das para que no se pro­duz­can aglo­me­ra­cio­nes,
hacien­do el deli­very que no pagan las jubi­la­cio­nes y abra­zan­do con empa­tía a
los inmu­ni­za­dos del pan de cada día: alba­ñi­les, reci­cla­do­ras, ayu­dan­tes, ven­de­do­ras
ambu­lan­tes, tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía infor­mal que, cuan­do
dejan de labu­rar, ¡dejan de mor­far!

* Fun­cio­nan con la ener­gía que pro­vee la rebel­día, barrien­do la
mugre de la alta socie­dad, por­que bro­ta la nece­si­dad de dar­le una res­pues­ta
urgen­te a esos bido­nes de deter­gen­te que no están don­de deben estar, por­que
nadie los pue­de pagar. No es fácil ni bara­to con­se­guir los pro­duc­tos de
lim­pie­za que per­mi­ten man­te­ner impe­ca­bles los meren­de­ros de tan­tos, ni sus
coci­nas lis­tas, ni sus pisos bri­llo­sos, ni sus pul­cras pile­tas, como lo exi­gen
tan­tos pane­lis­tas des­de sus mara­vi­llo­sos pla­ne­tas…

* Fun­cio­nan por­que la vida impor­ta y por­que, cuan­do se tra­ta de
comi­da, la expli­ca­ción es cor­ta: a espal­das de todos los reco­no­ci­mien­tos, los
come­do­res de Rosa­rio tri­pli­ca­ron la deman­da de ali­men­tos. Y en el barrio
pla­ten­se Los Hor­nos, hoy se va en almuer­zo lo que antes tam­bién cubría la cena:
se dupli­có la deman­da con la cua­ren­te­na.

* Fun­cio­nan como sea pero fun­cio­nan igual. Y menos mal que
fun­cio­nan, inclu­so en la Capi­tal Fede­ral, don­de gobier­na la pre­po­ten­cia de una
cas­ta aria, con sus «tres vías» para la
«»»asis­ten­cia»»» ali­men­ta­ria: 1) Median­te las
escue­las, que siguie­ron repar­tien­do los mis­mos san­gu­chi­tos pela­dos, pero enci­ma
con­cen­tra­dos en pocas bocas, indu­cien­do a esas lar­gas colas que des­pués
denos­tan des­de la TV, apro­ve­chan­do que la pau­ta se pone y no se ve. Recién
aho­ra, por la pre­sión de los gre­mios y sus docen­tes fun­da­men­ta­les, anun­cian que
darán cajas sema­na­les y por supues­to no les cree­mos. Vere­mos. 2) Median­te los
Cen­tros de Pri­me­ra Infan­cia, don­de cada uno reci­be lo que reci­be, como si la
deman­da fue­ra la mis­ma que ayer, de acuer­do al poder o la afi­ni­dad con el
Gobierno de la Ciu­dad. 3) Los come­do­res comu­ni­ta­rios, don­de las racio­nes atra­san
más que los sala­rios, por­que todo este para­te de chan­gas mul­ti­pli­có la
con­cu­rren­cia e inclu­so el núme­ro de miem­bros por fami­lia que nece­si­tan
asis­ten­cia. Y lo peor de toda esta doble vara es que nun­ca, nun­ca, nun­ca ponen
la cara, por­que así como los direc­ti­vos de las escue­las apa­re­cen como
res­pon­sa­bles de las vian­das impre­sen­ta­bles, las veci­nas y los veci­nos deben
poner el cuer­po que otros pre­fie­ren escon­der, para decir­le a otro ser humano:
«Hoy no vas a comer».

* Y la ver­dad, ami­gos perio­dis­tas, así como el pico del virus no
lle­gó según los pro­pios sani­ta­ris­tas, el pico de la deman­da ali­men­ta­ria
tam­po­co, por­que poco a poco se van ter­mi­nan­do los res­ti­tos de suel­di­tos que
toda­vía les per­mi­ten a muchos valer­se de su pro­pio ali­men­to: don­de se ter­mi­na
la comi­da, se ter­mi­na el ais­la­mien­to.

………………………………………………….

– ¿CÓMO GARANTIZAN LA SALUD, DONDE NO LLEGAN LOS INSUMOS, NI LAS
AMBULANCIAS, NI UN ATAÚD?

* Ante todo, hay una reali­dad que no se dice, ni se pien­sa,
por­que bue­na par­te de la pren­sa se aver­güen­za: en las villas se hace muy
difí­cil esca­lar has­ta la ter­ce­ra edad, por­que hay un labe­rin­to de difi­cul­tad
para sobre­vi­vir a la niñez, la juven­tud y la adul­tez, ram­pas y tram­pas que no
siem­pre se pue­den sor­tear. Hay que tener mucha, pero mucha suer­te para ganar. Y
si no, lean los núme­ros de la reali­dad: hay 20 años de dife­ren­cia entre la
lon­ge­vi­dad del barrio Zava­le­ta y la gla­mo­ro­sa Reco­le­ta.

* Hoy las dis­tin­tas asam­bleas vie­nen des­ple­gan­do sus pro­pias
pos­tas de salud, a lo ladran y a lo san­cho del terri­to­rio nacio­nal, en
espe­cial, para el acom­pa­ña­mien­to de nues­tras vie­ji­tas y vie­ji­tos, como cajas
mul­ti­pli­ca­do­ras de gri­tos para con­te­ner, cui­dar, aten­der e infor­mar.

* En la Villa 1−11−14, por ejem­plo, el cen­tro médi­co que atien­de
las zonas 19, 20 y 40 exhi­be una pre­dis­po­si­ción feno­me­nal, pero vive des­bor­da­do
por la fal­ta de per­so­nal y la esca­sez de insu­mos para los enfer­mos de pobre­za:
fal­tan guan­tes, bar­bi­jos y pro­duc­tos de lim­pie­za, tam­bién ahí, en la sali­ta,
sí.

* El pasi­llo 2 del barrio San Peters­bur­go, en La Matan­za, tie­ne
vacía la pan­za y una sola sala médi­ca que fue remo­de­la­da un año atrás: hoy
cuen­ta nada más que con una médi­ca gene­ra­lis­ta. Y para con­se­guir un turno hay
que ano­tar­se en una lis­ta, hacien­do fila des­de la madru­ga­da, pero sin que te
vea la pren­sa, ¡por­que está muy eno­ja­da!

* Con el fin de repli­car ese des­ma­dre por allá, el hos­pi­tal
públi­co en la baja­da de Para­ná sólo entre­ga tur­nos tele­fó­ni­cos, para revi­sar
abue­los o emba­ra­za­das: eso sí, «todas las líneas están colap­sa­das».

* Ape­nas casos ais­la­dos, que se repli­can en todos lados por­que
así tra­ba­jan los heroi­cos médi­cos de la Patria Baja, admi­nis­tran­do goti­tas de
medi­ci­na en cada barria­da de Amé­ri­ca Lati­na. Y en muchí­si­mos pasi­llos libres de
ambu­lan­cias, tam­bién en la Ciu­dad. Por cues­tio­nes de acce­si­bi­li­dad. Y por la
fal­ta de volun­tad.

………………………………………………….

– ¿CÓMO SE AMESETA LA CURVA DE LOS FEMIICIDIOS, CUANDO EL
CORONAVIRUS GANA EL MONOPOLIO DE LOS HOMICIDIOS?

* Todas las Casas de las Muje­res y las Disi­den­cias que com­po­nen
el Fren­te de Géne­ros, están des­do­blan­do sus bra­zos coti­dia­na­men­te en cada
órbi­ta local, mien­tras acom­pa­ñan 327 casos a nivel nacio­nal.

* Todos nues­tros barrios tie­nen aho­ra com­pa­ñe­ras asig­na­das a
moni­to­rear las denun­cias y las ame­na­zas que sólo cir­cu­lan en ámbi­tos de
con­fian­za, por­que la úni­ca espe­ran­za es la comu­ni­dad al ser­vi­cio de la
soro­ri­dad, con guar­dias en casos par­ti­cu­la­res y con muchí­si­mas veci­nas
tra­ba­jan­do des­de sus hoga­res, para sal­va­guar­dar la vida de otras com­pa­ñe­ras,
vidas ville­ras que oja­lá val­gan tan­to como la de cual­quier tipo, aho­ra que
«todos juga­mos en el mis­mo equi­po».

* Todas esas veci­nas que ya venían luchan­do por su pro­pia
inte­gri­dad, están sien­do acom­pa­ña­das en la coti­dia­nei­dad por otras muje­res que
sos­tie­nen talle­res, coope­ra­ti­vas o asam­bleas, por­que ade­más de gri­tos, tene­mos
ideas que tam­po­co se pue­den silen­ciar; cuan­do todo pare­ce jodi­do, ¡es cuan­do
hay que gri­tar!

………………………………………………….

– ¿CÓMO SE CUIDA LA GENTE DE LA VILLA DE LOS QUE VAN A CUIDAR A
LA GENTE DE LA VILLA?

* Sobre calles casi vacías, aho­ra lle­nas de poli­cías, los
apre­mios están al des­or­den del día, por­que aun cuan­do pri­ma­ra nues­tra pro­pia
volun­tad de refun­dar a las Fuer­zas de Segu­ri­dad, «arran­can­do sus malas
yer­bas», hoy son vive­ros de malas yer­bas, que no se pue­den arran­car, ni
ende­re­zar en lo que dura una cua­ren­te­na. Y hete aquí el pro­ble­ma: en el Bajo
Flo­res, dos pibes ver­du­guea­dos, videos de abu­sos por todos lados, una cace­ría por
acá, unos escar­mien­tos por bus­car comi­da allá, una vio­la­ción de domi­ci­lio en
Tucu­mán y van… ¿Cuán­tas van? Los vio­len­tos que no que­dan regis­tra­dos, ni son
vira­li­za­dos por el con­jun­to de la socie­dad, nun­ca ter­mi­nan pasa­dos a
dis­po­ni­bi­li­dad y enton­ces nos que­da nues­tra pro­pia capa­ci­dad de orga­ni­zar­nos,
para cui­dar­nos de los que vie­nen a «sal­var­nos».

* Cada dis­po­si­ti­vo de con­trol popu­lar al accio­nar poli­cial
fun­cio­na en base a un mapa de segui­mien­to barrial, en el cual se iden­ti­fi­can
los pues­tos de las fuer­zas inmer­sas en cada terri­to­rio y los pun­tos rojos de
inse­gu­ri­dad que gene­ra la Segu­ri­dad, como así tam­bién las ins­ti­tu­cio­nes de
apo­yo per­ma­ne­cen abier­tas y una lis­ta de veci­nos aler­tas en cada sec­tor del
barrio, que man­tie­nen entre sí las comu­ni­ca­cio­nes per­ma­nen­tes para moni­to­rear
el tra­ba­jo de los agen­tes.

* Des­de ahí, se asis­te a veci­nas y veci­nos dete­ni­dos
arbi­tra­ria­men­te por el artícu­lo 205, para que la ver­sión veci­nal lle­gue con
ahín­co has­ta el Poder Judi­cial.

* Al detec­tar situa­cio­nes de vio­len­cia poli­cial, un res­pon­sa­ble
desig­na­do se pone a dis­po­si­ción de la víc­ti­ma inme­dia­ta­men­te, por si requie­re
algún tipo de aten­ción urgen­te y dis­pa­ra nues­tro pro­to­co­lo de acom­pa­ña­mien­to,
en ese mis­mo momen­to.

* Ahí nomás, inte­gran­tes del equi­po en ais­la­mien­to toman los casos
para impul­sar los pasos que sea nece­sa­rio dar: ofi­cia­li­zar la denun­cia,
com­ple­tar el regis­tro, reco­pi­lar imá­ge­nes, conec­tar tes­ti­gos y con­tac­tar a las
enti­da­des médi­cas que cus­to­dian el bien­es­tar de cada víc­ti­ma en cues­tión, así
como tam­bién la arti­cu­la­ción con todas esas ins­ti­tu­cio­nes que com­po­nen la
cade­na de cui­da­dos: defen­so­rías, secre­ta­rías, juz­ga­dos.

* En el barrio Bos­co II de San­tia­go del Este­ro, detu­vie­ron a un
com­pa­ñe­ro cuan­do asis­tía a una seño­ra mayor que vive jus­to al lado de su casa,
pero si no pasa en la tele, no pasa. Y enton­ces ter­mi­nó cagado a palos, jus­to
por «los pocos poli­cías malos» en la comi­sa­ría 5°, has­ta que fue
libe­ra­do, gol­pea­do, ahor­ca­do y ame­na­za­do.

* El 23 de mar­zo, la Poli­cía de Tucu­mán ingre­só a la casa de
José Luis Ríos, para dete­ner a Juan José Ríos, otra per­so­na que vive en otra
casa y, en medio del alla­na­mien­to, entre insul­tos, pata­das y caños, le
apun­ta­ron a su hija, que tie­ne 6 años.

* El 24 de mar­zo, sí, el 24 de mar­zo, Raquel Rodrí­guez fue
dete­ni­da por la Poli­cía de la Ciu­dad en su barrio, la Villa 31, por un deli­to
ate­rra­dor: salió a bus­car comi­da a un come­dor.

* El 25 de mar­zo, Nahuel Orre­go fue dete­ni­do y apa­lea­do en la
Villa 21, por la Pre­fec­tu­ra Naval, por haber ido al kios­co en una acti­tud
cri­mi­nal.

* El 26 de mar­zo, Mir­ta Echa­va­rría y su hija, una com­pa­ñe­ra
trans, fue­ron rete­ni­das en el mis­mo barrio, por la mis­ma Pre­fec­tu­ra, en otro
inde­bi­do pro­ce­so: «Calla­te, mari­cón, te vamos a meter pre­so».

* El 27 de mar­zo, en el mis­mo barrio, fren­te a la mis­ma
Pre­fec­tu­ra, Jesús Reales vio inte­rrum­pi­do su reco­rri­do hacia el bono del
sala­rio social com­ple­men­ta­rio: le labra­ron un acta, por no ser millo­na­rio.

* El 28 de mar­zo, la Poli­cía de San­ta Fe detu­vo a Ale­jan­dro
Gómez, pero ade­más con­si­de­ró pru­den­te des­nu­dar­lo y gol­pear­lo en las cos­ti­llas,
para mas­tur­bar­se con su pro­pio poder. Y para que las mar­cas no se pudie­ran ver.

* Y sí, es toda una nove­dad que los pasen a dis­po­ni­bi­li­dad con
seme­jan­te cele­ri­dad, pero no bas­ta que algu­nos apren­dan la lec­ción. Nece­si­ta­mos
garan­ti­zar la pre­ven­ción fren­te a todos estos atro­pe­llos: si no los con­tro­la­mos
noso­tros, nos con­tro­lan ellos.

………………………………………………….

– ¿CÓMO SE HAN AMPLIADO, ADAPTADO O TENIDO QUE REINVENTAR
NUESTRAS REDES DE ORGANIZACIÓN POPULAR?

* Cada una de las asam­bleas pode­ro­sas en Argen­ti­na, en
arti­cu­la­ción con otras de Amé­ri­ca Lati­na, tie­nen coor­di­na­do­res de todas las
áreas que atra­vie­san nues­tra agen­da barrial, por enci­ma de cual­quier diver­si­dad
cul­tu­ral: refe­ren­tes de tie­rra, de salud, de edu­ca­ción, de géne­ros, de
depor­tes, de eco­no­mía, de comu­ni­ca­ción, de con­trol a la repre­sión, de cul­tu­ra y
de varias ramas más, pero el coro­na­vi­rus nos obli­gó a esta­ble­cer ade­más 4
nue­vas refe­ren­cias para con­te­ner las emer­gen­cias: ali­men­ta­rias, sani­ta­rias, de
vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal y de vio­len­cia intra­fa­mi­liar; para que se pue­dan
cen­tra­li­zar las noti­fi­ca­cio­nes y para que no deba­mos con­vo­car a gran­des
reunio­nes.

* Des­de que comen­zó el ais­la­mien­to, todo ese acom­pa­ña­mien­to se
come nues­tro tiem­po y tam­bién nues­tro finan­cia­mien­to comu­ni­ta­rio, que va des­de
las recau­da­cio­nes de cada barrio y cada coope­ra­ti­va, has­ta la últi­ma estra­te­gia
efec­ti­va de auto­ges­tión, tra­gán­do­se inclu­so el peque­ño col­chón de reser­vas que
las asam­bleas sue­len guar­dar para que los peques pue­dan cono­cer el mar, cuan­do
lle­gan las vaca­cio­nes, inclu­yen­do las más deses­pe­ra­das cam­pa­ñas de
dona­cio­nes…

* Segu­ra­men­te, no ter­mi­na­ría nun­ca este infor­me nece­sa­rio, si
deta­llá­ra­mos cada ges­to soli­da­rio o cada ini­cia­ti­va con impron­ta coope­ra­ti­va,
pero val­gan tres como sín­te­sis ilus­tra­ti­va: 1) En Rodri­go Bueno, la
foto­co­pia­do­ra Pau­lo Frei­re deci­dió seguir tra­ba­jan­do a puer­tas cerra­das, no
para ven­tas ter­ce­ri­za­das, sino para garan­ti­zar las tareas de edu­ca­ción popu­lar
y para que todos los niños que deban estar en su hogar cuen­ten con dibu­jos para
colo­rear. 2) La coope­ra­ti­va tex­til Jua­na Azur­duy empe­zó a pro­du­cir bar­bi­jos
para gene­rar algún ingre­so y tam­bién para inver­tir todo eso en los pro­duc­tos
que nos hacen fal­ta para lim­piar mejor cada come­dor. 3) La cope Sub-Lima­da de
San­ta Fe, en el medio de toda esta oscu­rí­si­ma noche, no sólo está encen­dien­do
una nue­va luna, ¡está labu­ran­do gra­tis para la Casa Cuna!

………………………………………………….

– ¿Y ENTONCES CÓMO CARAJO SALIMOS ADELANTE?

* No sabe­mos, pero vamos a
inver­tir mucho cora­zón y cabe­za, ¡para ven­cer! Y para dis­tri­buir la rique­za,
por­que no exis­te otra for­ma de com­ba­tir la pobre­za y por­que nadie se pue­de
ais­lar en ayuno: hay que repar­tir la gui­ta, ¡empe­zan­do por la de uno! Quie­nes pue­dan
donar fres­cos, ¡pue­den donar fres­cos! Quie­nes pue­dan com­prar los packs que
vamos a lan­zar para cola­bo­rar, ¡pue­den com­prar esos packs! Y quie­nes pue­dan
donar millo­nes de pesos, ¡deben donar millo­nes de pesos! Todas y todos jun­tos
debe­mos acom­pa­ñar y trac­cio­nar al Esta­do, para que nadie nun­ca más deje de
mirar a su lado. Por­que si algo real­men­te vino a con­ta­giar­nos para
trans­for­mar­nos como per­so­nas, como colec­ti­vos, como huma­ni­dad, esta reali­dad
tie­ne que cam­biar hoy mis­mo, ¡la gue­rra no es con­tra un virus, es con­tra el
egoís­mo! Y sí, jus­ti­fi­car abu­sos, humi­lla­cio­nes o vio­la­cio­nes a dere­chos
esen­cia­les, sólo pen­san­do en tus garan­tías indi­vi­dua­les, ¡es otra ver­sión del
«sál­ve­se quien pue­da»! Otra mise­ria ves­ti­da de seda como ésta que
dejó al mun­do tan en off side, sin gol y sin abra­zo, cuan­do la mier­da tiró este
pelo­ta­zo. Quie­nes defien­den toda­vía su pro­pio poder o su pro­pia jerar­quía, aún
no han podi­do enten­der que, si no valo­ra­mos a todos, nun­ca ten­drá valor nadie.
¡Pero nadie! Ya no se pue­de pedir mano dura en cual­quie­ra de sus for­mas, para
todos menos para quie­nes la eje­cu­tan vio­lan­do todas las nor­mas. Y real­men­te sí,
será muy difí­cil hacer­les enten­der a los pibes de cual­quier esqui­na el valor
que tie­ne tu vida, tan indis­cu­ti­ble­men­te sagra­da, mien­tras les haga­mos creer
que la suya no vale nada. Vamos, ¡tene­mos mucho tra­ba­jo! Y esta vez tam­bién, es
por aba­jo.

Fuen­te: Nacho Levy

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *