Argen­ti­na. La dere­cha cons­pi­ra en cuarentena

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Latinoamericano,31 mar­zo 2020

Para la dere­cha no hay cua­ren­te­na que val­ga. Ellos no paran jamás en sus pla­nes des­truc­ti­vos, sal­vo que deci­dan fre­nar­los quie­nes vie­nen sopor­tan­do sus estra­te­gias de ham­bre, mise­ria y muer­te. Aho­ra, en Argen­ti­na se está otra vez ante una ope­ra­ción con pro­nun­cia­da matriz dere­cho­sa empresarial. 

Lo hacen de mane­ra anó­ni­ma pero es fácil adi­vi­nar qué nom­bres hay detrás de un mani­fies­to abier­ta­men­te des­es­ta­bi­li­za­dor que está cir­cu­lan­do por las redes y que ha pro­vo­ca­do esco­zor en filas ofi­cia­les. Se tra­ta de empre­sa­rios millo­na­rios que con­vo­can a una «rebe­lión fis­cal» con la excu­sa del agra­va­mien­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca que pro­vo­ca el coro­na­vi­rus y las medi­das de pre­ven­ción orde­na­das a tra­vés de la cuarentena. 

Pre­ci­sa­men­te el sec­tor empre­sa­rial que se dio la gran vida duran­te el gobierno entre­guis­ta de Macri y sus secua­ces, arre­me­te aho­ra con un len­gua­je casi de «izquier­da» invo­can­do al gene­ral San Mar­tín, y se plan­ta con dis­gus­to fren­te a la socie­dad y el gobierno, pro­vo­can­do des­pi­dos por doquier, gene­ran­do aumen­tos de pre­cios en artícu­los impres­cin­di­bles, lla­man­do a “cace­ro­las» y boi­co­tean­do cual­quier ini­cia­ti­va popular. 

Alta­ne­ros, exi­gen que Alber­to Fer­nán­dez les pres­te aten­ción, los mime y pre­mie, como hacían Macri y la gober­na­do­ra Vidal. Quie­ren, que se los tra­te como un sec­tor pri­vi­le­gia­do, de éli­te. Son, a su mane­ra, los supre­ma­cis­tas loca­les que se rebelan.

Invo­can­do al Liber­ta­dor plan­tean, con des­ca­ro, que “No hay revo­lu­ción sin revo­lu­cio­na­rios” y ame­na­zan: “En esta cri­sis terri­ble y sin pre­ce­den­tes, un espe­ran­za­dor bro­te de rebe­lión se está cal­dean­do. Una suer­te de indi­cios hace pen­sar que de esta catás­tro­fe va a sur­gir el fós­fo­ro que final­men­te pren­da la mecha de una bom­ba que debe­ría haber explo­ta­do hace mucho tiempo”. 

Lue­go, sigue el tex­to que no tie­ne fir­mas visi­bles aun­que varios de los cons­pi­ra­do­res han aplau­di­do por las redes el mani­fies­to: “Hoy los nom­bres no tie­nen impor­tan­cia. Podría ser cual­quie­ra de los millo­nes de argen­ti­nos que empren­de­mos, arries­ga­mos, inver­ti­mos, con­tra­ta­mos gen­te, tra­ba­ja­mos sin jor­na­da, sin per­mi­tir­nos licen­cias; depen­dien­do mes a mes de nues­tro esfuer­zo e inge­nio, sin nin­gu­na cer­te­za de ganan­cia cierta. 

Podría ser otro más de los que está can­sa­do de ver a su socio mayo­ri­ta­rio y bobo, el Fis­co, lle­var­se la mayor taja­da sin hacer nada. Sin hacer nada excep­to obs­truir, impe­dir y com­pli­car”. Es real­men­te obs­ceno que esta fau­na pata­lee por pagar impues­tos cuan­do ellos han sido y son los que más han medra­do con otro tipo de impues­to mucho más san­gran­te para los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, que es la plus­va­lía que coti­dia­na­men­te extraen, como pará­si­tos, del esfuer­zo y el sacri­fi­cio de los ver­da­de­ros sos­te­ne­do­res de una nación.

No es posi­ble que nos man­ten­ga­mos impá­vi­dos ante el accio­nar de esta esco­ria incom­bus­ti­ble que se atre­ve a parar­se de manos, por­que quie­ren seguir ganan­do más, inclu­so en medio de la tra­ge­dia que pro­vo­ca la gue­rra bacteriológica.que otros como ellos comen­za­ran. A gen­te de esta cala­ña solo les preo­cu­pa sal­var­se ellos, apro­ve­chan el momen­to para vol­ver a ganar espa­cios (de los pocos en que han sido des­pla­za­dos), se pre­pa­ran para «el día des­pués» y de paso car­gan con muni­ción grue­sa con­tra medi­das tan lógi­cas como nece­sa­rias toma­das por el gobierno, como es el inten­tar vol­ver atrás con los des­pi­dos impues­tos por los Roca y Capu­to, entre otros. 

Mien­tras esta cla­se pudien­te se pin­ta la cara, millo­nes de pobres de los barrios del conur­bano y de todo el país no solo no pue­den hacer cua­ren­te­na por­que deja­rían de salir a bus­car el sus­ten­to dia­rio para poder ali­men­tar a sus fami­lias, sino que tam­bién tie­nen que pelear con­tra el des­abas­te­ci­mien­to pro­vo­ca­do y los espe­cu­la­do­res que remar­can los pre­cios apro­ve­chán­do­se de la situación.

Así esta­mos para­dos en medio del pan­de­mó­nium de la pan­de­mia, a pocos meses de asu­mir el car­go el gobierno social­de­mó­cra­ta de AF, quien des­pués de que­dar bien con todos, comien­za a ver­le las ore­jas al lobo, y en esta nue­va ver­sión de la lucha de cla­ses des­car­na­da va a tener que deci­dir pron­to en qué lugar pararse. 

Nece­si­ta accio­nar no solo de pala­bra, por­que este enemi­go que nun­ca se fue, es como Trump: con tal de no per­der pri­vi­le­gios son capa­ces de las iniqui­da­des más tre­men­das. Se hace nece­sa­rio enton­ces que todas y todos tome­mos nota: quie­nes aca­ban de irse hace tres meses quie­ren vol­ver pron­to y están dis­pues­tos inclu­so a uti­li­zar un len­gua­je con­fu­so en sus “pro­cla­mas”.

A seme­jan­te enemi­go, al que cono­ce­mos muy bien por­que ya lo hemos sufri­do, no se lo con­ven­ce con fra­ses tibias sino que hay que parar­los con todo y en todos los terre­nos. Con­tra ellos debe estar diri­gi­da la bate­ría de medi­das amo­nes­ta­do­ras y no con­tra los más humil­des, a los que poli­cías y gen­dar­mes ver­du­guean, abu­san, pegan y detie­nen por sim­ple por­ta­ción de ros­tro o por ir a ganar­se el pan. 

Ten­ga­mos cla­ro tam­bién, que de esta com­pli­ca­da coyun­tu­ra se sale sin que se des­ti­ne un peso para pagar una deu­da que con­tra­je­ron entre otros estos que hoy lla­man a la rebelión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.