Perú. Pese a emer­gen­cia por coro­na­vi­rus: 3.4 millo­nes no tie­ne acce­so a agua pota­ble

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de mar­zo de 2020

Cerrar la bre­cha de acce­so al agua requie­re accio­nes urgen­tes, como la mejo­ra de la infra­es­truc­tu­ra con­ven­cio­nal, la pro­tec­ción de la infra­es­truc­tu­ra natu­ral, y el cam­bio de nues­tros hábi­tos de con­su­mo.

Actual­men­te vivi­mos en un Esta­do de Emer­gen­cia por la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus (COVID-19) don­de los hábi­tos de higie­ne, como el lava­do de manos, son esen­cia­les para pro­te­ger nues­tra salud. Sin embar­go, miles de perua­nos no cuen­tan con el ser­vi­cio bási­co de agua pota­ble y alcan­ta­ri­lla­do.

Para cerrar esta bre­cha duran­te la cri­sis, el Gobierno anun­ció que se están imple­men­tan­do medi­das para abas­te­cer de agua a la pobla­ción a tra­vés de camio­nes cis­ter­na. En Lima, Seda­pal, en coor­di­na­ción con el Minis­te­rio de Vivien­da, Cons­truc­ción y Sanea­mien­to, anun­ció que 360 cis­ter­nas repar­ti­rán agua pota­ble gra­tis duran­te el Esta­do de Emer­gen­cia.

“Aplau­di­mos las accio­nes del Gobierno Peruano y Seda­pal para abor­dar la bre­cha del acce­so al agua pota­ble en el cor­to pla­zo con la imple­men­ta­ción de cis­ter­nas, y espe­ra­mos que estos esfuer­zos exten­de­rán a inver­sio­nes nece­sa­rias en las redes, plan­tas y otras infra­es­truc­tu­ras cons­trui­das que son nece­sa­rias para cerrar la bre­cha del acce­so a agua pota­ble”, dijo Gena Gam­mie, sub­di­rec­to­ra del Pro­yec­to Infra­es­truc­tu­ra Natu­ral para la Segu­ri­dad Hídri­ca, Forest Trends.

Sin embar­go, con­si­de­ró que “será en vano enfo­car solo en esta infra­es­truc­tu­ra si no cui­da­mos el pri­mer esla­bón de la cade­na de valor del agua, los eco­sis­te­mas que nos pro­veen de agua y que son cada día más ame­na­za­dos: lagos y ríos sí, pero tam­bién bos­ques, bofe­da­les, pára­mos y hume­da­les”.

El caso de Lima

Lima es la ciu­dad de Amé­ri­ca Lati­na con menor capa­ci­dad de alma­ce­na­mien­to de agua por habi­tan­te (35 m³ por habi­tan­te ver­sus 135 m³ de San­tia­go de Chi­le o 123 m³ de Bogo­tá). Según un Estu­dio del Ban­co Mun­dial, se esti­ma que, con las con­di­cio­nes actua­les, Lima solo podrá sopor­tar un año con una tem­po­ra­da baja de llu­vias.

La infra­es­truc­tu­ra natu­ral –así como la infra­es­truc­tu­ra ances­tral, como los ande­nes y las amu­nas– cap­tan, infil­tran y regu­lan el agua, y man­tie­ne esta­bles los sue­los.

Por lo tan­to, resul­tan herra­mien­tas cla­ve en la resi­lien­cia del sis­te­ma de agua que abas­te­ce a la capi­tal perua­na y sus alre­de­do­res.

“Por un lado, esta­mos per­dien­do la infra­es­truc­tu­ra natu­ral que actual­men­te brin­da ser­vi­cios: por ejem­plo, las bofe­da­les de Caram­po­ma (par­te alta de Lima) se están des­tru­yen­do de for­ma ace­le­ra­da por extrac­ción ile­gal para comer­cia­li­za­ción en vive­ros y pro­yec­tos inmo­bi­lia­rios, por mine­ría infor­mal y cons­truc­ción de carre­te­ras (lega­les e ile­ga­les).

Por otro lado, la res­tau­ra­ción y esca­la­mien­to de infra­es­truc­tu­ra ances­tral como las amu­nas, pre­sen­tes en Hua­man­tan­ga, Lima, podría incre­men­tar has­ta en 33% la dis­po­ni­bi­li­dad de agua para toda la ciu­dad y no la esta­mos apro­ve­chan­do”, resal­ta Fer­nan­do Momiy Hada, direc­tor del Pro­yec­to Infra­es­truc­tu­ra Natu­ral para la Segu­ri­dad Hídri­ca.

Estas ten­den­cias no solo se pre­sen­tan en Lima. En el Perú, más de 140 mil hec­tá­reas de nues­tros bos­ques son defo­res­ta­dos al año; los ríos y eco­sis­te­mas son con­ta­mi­na­dos por la mine­ría ile­gal, las indus­trias y los des­per­di­cios gene­ra­dos por las ciu­da­des; asi­mis­mo, bofe­da­les y pára­mos son depre­da­dos. Nues­tros eco­sis­te­mas están sufrien­do un dete­rio­ro ace­le­ra­do y tene­mos poca capa­ci­dad de res­pues­ta.

Foto: SPDA/​La pro­tec­ción de bofe­da­les y pára­mos es esen­cial para ase­gu­rar la dis­po­ni­bi­li­dad de agua en el país, sobre todo en la capi­tal.

Hacía un futu­ro resi­lien­te

“La bue­na noti­cia es que con­ta­mos con recur­sos finan­cie­ros y cono­ci­mien­to para empe­zar a cons­truir sis­te­mas robus­tos y resi­lien­tes. Ya pode­mos tra­ba­jar en la solu­ción a estos pro­ble­mas y fre­nar el dete­rio­ro ambien­tal con pro­yec­tos eco­sis­té­mi­cos que están en pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y que requie­ren mucha volun­tad polí­ti­ca para ser ace­le­ra­dos”, expli­ca Gena Gam­mie.

Por su par­te, Fer­nan­do Momiy con­si­de­ra que “hoy tene­mos la opor­tu­ni­dad de repen­sar nues­tras polí­ti­cas y prác­ti­cas para cons­truir una socie­dad ver­da­de­ra­men­te resi­lien­te: ¿será el momen­to en el que como ciu­da­da­nos nos empie­ce a inte­re­sar más lo que pasa en los eco­sis­te­mas natu­ra­les que nos per­mi­ten con­tar con el agua que nece­si­ta­mos para vivir? ¿De enten­der que, sin esos guar­dia­nes y guar­dia­nas del agua, la mayo­ría vivien­do en extre­ma pobre­za y sin ser­vi­cios bási­cos, no tene­mos futu­ro?”.

Dato:

El pro­yec­to Infra­es­truc­tu­ra Natu­ral para la Segu­ri­dad Hídri­ca es finan­cia­do por la Agen­cia de los Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (USAID) y el Gobierno de Cana­dá, y lide­ra­do por Forest Trends, con sus socios Con­de­san, la Socie­dad Perua­na de Dere­cho Ambien­tal (SPDA), Eco­De­ci­sión e inves­ti­ga­do­res del Impe­rial Colle­ge Lon­don.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *