Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Autop­sia de la vul­ne­ra­bi­li­dad sis­té­mi­ca de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta

Said Boua­ma­ma /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de mar­zo de 2020

Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos

Exis­ten los ava­ta­res y exis­te la vul­ne­ra­bi­li­dad que lle­va a las catás­tro­fes. La con­fu­sión entre ambas cues­tio­nes es una de las carac­te­rís­ti­cas esen­cia­les del dis­cur­so ofi­cial del gobierno fran­cés (y de otros muchos gobier­nos). No es de extra­ñar esta con­fu­sión volun­ta­ria cuya fun­ción es ocul­tar y hacer des­apa­re­cer la segun­da que, en efec­to, cum­ple la fun­ción de ana­li­za­do­ra de las con­tra­dic­cio­nes de un sis­te­ma social, de reve­la­do­ra de la reali­dad que la ideo­lo­gía domi­nan­te ocul­ta o defor­ma habi­tual­men­te y de espe­jo de aumen­to de unas des­igual­da­des y domi­na­cio­nes que la carac­te­ri­zan. Efec­ti­va­men­te, el hecho de cen­trar­se volun­ta­ria­men­te en la dimen­sión de “catás­tro­fe” difu­mi­na unas imá­ge­nes de impre­vi­si­bi­li­dad, de incer­ti­dum­bre, de ausen­cia de res­pon­sa­bi­li­dad huma­na, etc. El hecho de cen­trar­se en la vul­ne­ra­bi­li­dad cues­tio­na las cau­sas eco­nó­mi­cas y socia­les de una situa­ción, las ver­da­de­ras razo­nes del con­jun­to de las con­se­cuen­cias de una catás­tro­fe y los intere­ses eco­nó­mi­cos que han pro­vo­ca­do esta vul­ne­ra­bi­li­dad. ¿Qué nos reve­la la pan­de­mia sobre la vul­ne­ra­bi­li­dad de nues­tro mun­do domi­na­do por una glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta?

Precisiones con­cep­tuales

La com­pa­ra­ción entre los efec­tos del hura­cán Iván que azo­tó a Cuba en sep­tiem­bre y los del ciclón Katri­na que se aba­tió sobre Flo­ri­da, Lui­sia­na y Misi­si­pi un año des­pués per­mi­te apor­tar algu­nas pre­ci­sio­nes con­cep­tua­les sobre las nocio­nes de ries­go, ava­tar, catás­tro­fe y vul­ne­ra­bi­li­dad. Sin embar­go, ambos ciclo­nes, que eran de la cate­go­ría 5, es decir, la velo­ci­dad del vien­to supe­ra­ba los 249 kiló­me­tros por hora, tuvie­ron unos balan­ces huma­nos abso­lu­ta­men­te dis­pa­res: nin­gu­na per­so­na muer­ta en Cuba y 1.836 per­so­nas muer­tas y 135 des­apa­re­ci­das en Esta­dos Uni­dos. Así, ava­ta­res simi­la­res pro­vo­can con­se­cuen­cias dia­me­tral­men­te opues­tas. El voca­bu­la­rio ela­bo­ra­do para des­cri­bir estos fenó­me­nos natu­ra­les excep­cio­na­les y sus con­se­cuen­cias igual de excep­cio­na­les pue­de ayu­dar a com­pren­der lo que está en jue­go en estos momen­tos ante la pan­de­mia que esta­mos vivien­do.

Un pri­mer con­cep­to cla­ve es el ava­tar natu­ral que desig­na unos acon­te­ci­mien­tos cli­má­ti­cos sobre los que el ser humano no tie­ne influen­cia en el momen­to que se des­en­ca­de­nan (inun­da­ción, hura­cán, erup­ción vol­cá­ni­ca, etc.). Aun­que la apa­ri­ción de un virus mor­tí­fe­ro es de natu­ra­le­za dife­ren­te, pue­de enca­jar en esta defi­ni­ción, al menos con los cono­ci­mien­tos que tene­mos en estos momen­tos. Los ava­ta­res con­lle­van ries­gos para el ser humano y este con­cep­to se pue­de defi­nir como un peli­gro, es decir, como una con­se­cuen­cia poten­cial del ava­tar. La vul­ne­ra­bi­li­dad, por su par­te, desig­na los efec­tos pre­vi­si­bles de un ava­tar sobre el ser humano y ellos mis­mos depen­de de varios fac­to­res: den­si­dad de pobla­ción de las zonas de ries­go, capa­ci­dad de pre­ven­ción, esta­do de las infra­es­truc­tu­ras que per­mi­ta reac­cio­nar rápi­da y efi­caz­men­te, etc. La catás­tro­fe, por últi­mo, defi­ne un ries­go cuya poten­cia­li­dad se trans­for­ma en reali­dad y cuyas con­se­cuen­cias esta­rán en fun­ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad.

Dar cuen­ta de una catás­tro­fe sin abor­dar la cues­tión de la vul­ne­ra­bi­li­dad es una arti­ma­ña ideo­ló­gi­ca que per­mi­te redi­mir a las cla­ses domi­nan­tes eli­mi­nan­do unas cau­sas eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les que expli­can la mag­ni­tud de las con­se­cuen­cias. En efec­to, esta ope­ra­ción con­sis­te en acha­car ente­ra­men­te a la natu­ra­le­za unas con­se­cuen­cias que en gran par­te tes­tan rela­cio­na­das con unas opcio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas. La mag­ni­tud de la catás­tro­fe depen­de a su vez del esta­do de una socie­dad en el momen­to que sobre­vie­ne el ava­tar y de las deci­sio­nes toma­das para reac­cio­nar a él.

Si a lar­go pla­zo se pue­de espe­rar de los pro­gre­sos de la cien­cia que conoz­ca­mos y con­tro­le­mos mejor los ava­ta­res, a cor­to pla­zo solo la reduc­ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad pue­de limi­tar drás­ti­ca­men­te las con­se­cuen­cias de los ava­ta­res, es decir, evi­tar que se trans­for­men en catás­tro­fes o limi­tar estas. Por con­si­guien­te, la pan­de­mia actual se pue­de con­si­de­rar un reve­la­dor de la vul­ne­ra­bi­li­dad: “Los balan­ces socio-eco­nó­mi­cos y las muchas lec­cio­nes apren­di­das en los últi­mos años nos ense­ñan que las catás­tro­fes son ver­da­de­ros reve­la­do­res de vul­ne­ra­bi­li­da­des huma­nas y terri­to­ria­les en el seno de las comu­ni­da­des y socie­da­des afec­ta­das” (1), resu­men los geó­gra­fos Fré­dé­ric Leo­ne y Freddy Vinet. La fun­ción de reve­la­dor inter­vie­ne aquí a un nivel doble: el gra­do de expo­si­ción al ries­go que en el caso de las enfer­me­da­des cues­tio­na las polí­ti­cas de pre­ven­ción y las des­igual­da­des socia­les, y la capa­ci­dad de reac­cio­nar ante la catás­tro­fe que cues­tio­na el esta­do del sis­te­ma sani­ta­rio, de sus infra­es­truc­tu­ras y sus medios. Por otra par­te, las polí­ti­cas con­cer­nien­tes a otros sec­to­res de la vida social y polí­ti­ca tie­nen impac­to en la capa­ci­dad de res­pues­ta: polí­ti­ca de vivien­da, polí­ti­ca migra­to­ria, polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, etc. Esa es la razón por la que tan­to a esca­la mun­dial como a esca­la fran­ce­sa se pue­de con­si­de­rar la pan­de­mia un reve­la­dor de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta.

Una vul­ne­ra­bi­li­dad colec­ti­va hija de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta

Las ideo­lo­gías que acom­pa­ñan a la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta se han ela­bo­ra­do a par­tir de dos pos­tu­la­dos com­ple­men­ta­rios que des­de ha déca­das se repi­ten ince­san­te­men­te en los dis­cur­sos polí­ti­cos y mediá­ti­cos domi­nan­tes. El pri­me­ro es la pri­ma­cía del indi­vi­duo sobre las estruc­tu­ras en la expli­ca­ción de los pro­ble­mas socia­les a esca­la de cada nación. Este pos­tu­la­do per­mi­te eli­mi­nar la noción de cla­se social y de des­igual­dad social a bene­fi­cio de una supues­ta res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual que fre­cuen­te­men­te se tra­du­ce en el dis­cur­so de la asun­ción indi­vi­dual del ries­go. La dife­ren­cia de vul­ne­ra­bi­li­dad ante la salud y las enfer­me­da­des ya no se refie­re a las des­igual­da­des socia­les sino a las carac­te­rís­ti­cas indi­vi­dua­les por una par­te y a los com­por­ta­mien­tos indi­vi­dua­les por otra. El dis­cur­so de la res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual sir­ve aquí para ocul­tar la res­pon­sa­bi­li­dad del sis­te­ma social, es decir, de las cla­ses domi­nan­tes que deci­den sus reglas de fun­cio­na­mien­to. “Toda­vía se sigue con­si­de­ran­do en gran medi­da la vul­ne­ra­bi­li­dad social de las pobla­cio­nes des­de el pun­to de vis­ta del indi­vi­duo y su lugar en el gru­po. Aun­que son los indi­vi­duos quie­nes sopor­tan bien las prue­bas de vul­ne­ra­bi­li­dad, es a nivel de las estruc­tu­ras socia­les don­de se mani­fies­tan las con­di­cio­nes que hacen esas prue­bas más o menos sopor­ta­bles. En otras pala­bras, entre el indi­vi­duo y el ava­tar tam­bién hay estruc­tu­ras socia­les” (2), resu­men los geó­gra­fos sani­ta­rios Marion Bor­de­ron y Sébas­tien Oli­veau. Aun­que es evi­den­te que la pan­de­mia actual afec­ta­rá al con­jun­to de las cla­ses socia­les debi­do a su mag­ni­tud, tam­bién es indis­cu­ti­ble que la mor­bi­li­dad afec­ta­rá en pri­mer lugar a la cla­ses popu­la­res y den­tro de ellas a los sec­to­res más pre­ca­rios.

El segun­do pos­tu­la­do es la pri­ma­cía de cada nación sobre las estruc­tu­ras que rigen las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. Este pos­tu­la­do per­mi­te ocul­tar las rela­cio­nes de domi­na­ción entre los paí­ses del cen­tro domi­nan­te y los de la peri­fe­ria domi­na­dos. Las des­igua­les vul­ne­ra­bi­li­da­des nacio­na­les ante la salud y la enfer­me­dad ya no se refie­ren en abso­lu­to a las des­igual­da­des socia­les mun­dia­les sino a las carac­te­rís­ti­cas espe­cí­fi­cas de cada nación (cli­ma y catás­tro­fes natu­ra­les, cul­tu­ra, demo­gra­fía, etc.) por una par­te y a las opcio­nes polí­ti­cas nacio­na­les por otra. El dis­cur­so de la res­pon­sa­bi­li­dad nacio­nal sir­ve aquí para ocul­tar la exis­ten­cia del neo­co­lo­nia­lis­mo y del impe­ria­lis­mo. Sin embar­go, bas­ta­ría con obser­var la geo­gra­fía de las des­igual­da­des de salud en el mun­do para dar­se cuen­ta de que coin­ci­de per­fec­ta­men­te con la divi­sión bina­ria cen­tro-peri­fe­ria, a excep­ción de algu­nos paí­ses sig­ni­fi­ca­ti­vos como Cuba, por ejem­plo. Así, las esta­dís­ti­cas de la OMS en 2015 sobre la can­ti­dad de médi­cos por país pre­ci­san que en Aus­tria se cuen­ta con 52 médi­cos por 10.000 habi­tan­tes, 39 en Ita­lia y Espa­ña, 32 en Fran­cia, etc., y en el otro extre­mo, un solo médi­co en Ruan­da y Ugan­da, 9 en Sri Lan­ka o 10 en Pakis­tán. Todos los demás indi­ca­do­res (can­ti­dad de per­so­nal de enfer­me­ría, por­cen­ta­je des­ti­na­do a sani­dad en el pre­su­pues­to nacio­nal, dis­po­ni­bi­li­dad de medi­ca­men­tos, etc.) pre­sen­tan cifras simi­la­res (3).

Con todo, esta mira­da foto­grá­fi­ca no bas­ta para cali­brar total­men­te el sig­ni­fi­ca­do que tie­ne la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta para la salud huma­na. Con­vie­ne com­ple­tar­la tenien­do en cuen­ta el dete­rio­ro del acce­so a la aten­ción médi­ca tan­to en el cen­tro como en la peri­fe­ria. Aquí se debe com­ple­tar la lec­tu­ra sin­cró­ni­ca con un enfo­que dia­cró­ni­co. En efec­to, la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta no es solo el capi­ta­lis­mo, tam­bién es el capi­ta­lis­mo de una secuen­cia his­tó­ri­ca pre­ci­sa mar­ca­da por la domi­na­ción del ultra­li­be­ra­lis­mo en mate­ria de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca. La des­in­ver­sión del Esta­do, el debi­li­ta­mien­to y/​o la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos, las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad, etc., han pro­vo­ca­do en todo el pla­ne­ta un aumen­to de la vul­ne­ra­bi­li­dad, que es lo que se reve­la en toda su mag­ni­tud con la cri­sis del coro­na­vi­rus.

En un país como Fran­cia el capi­ta­lis­mo glo­ba­li­za­do y su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca ultra­li­be­ral han aumen­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te la vul­ne­ra­bi­li­dad des­de hace cua­tro déca­das. En el voca­bu­la­rio libe­ral de sani­dad esto se deno­mi­na “racio­na­li­za­ción de la ofer­ta asis­ten­cial”, que en con­cre­to sig­ni­fi­ca la supre­sión de un 13 % de las camas de hos­pi­tal a tiem­po com­ple­to (es decir, que aco­gen a un pacien­te más de 24 horas) solo entre los años 2003 y 2016 (69.000 camas), según las pro­pias cifras del Minis­te­rio de Sani­dad (4). El balan­ce es simi­lar aun­que se tomen como indi­ca­do­res los pre­su­pues­tos de los hos­pi­ta­les, los efec­ti­vos del per­so­nal sani­ta­rio o la can­ti­dad de esta­ble­ci­mien­tos públi­cos: el “des­man­te­la­mien­to del siglo”, en pala­bras de los soció­lo­gos Pie­rre-André Juven, Fré­dé­ric Pie­rru y Fanny Vin­cent (5). Esta vul­ne­ra­bi­li­dad cada vez mayor es lo que se reve­la hoy con la prue­ba de la pan­de­mia tan­to en la fal­ta de camas de reani­ma­ción y de prue­bas de detec­ción como en el maca­bro cule­brón de la esca­sez de mas­ca­ri­llas. La esca­sez de prue­bas y de mas­ca­ri­llas no es en abso­lu­to el resul­ta­do de un error sino uno de los axio­mas fun­da­men­ta­les de la lógi­ca ultra­li­be­ral, esto es, la pro­duc­ción “en flu­jo ten­so”, que con­sis­te en redu­cir al míni­mo los pro­duc­tos alma­ce­na­dos para redu­cir los cos­tes. Lo que se ha ins­ta­la­do a lo lar­go de las cua­tro últi­mas déca­das no es sino una “pri­va­ti­za­ción insi­dio­sa” de los hos­pi­ta­les públi­cos, resu­me el sin­di­ca­to CGT Sani­dad: “La pri­va­ti­za­ción de los hos­pi­ta­les se ha hecho por par­tes, poco a poco, al hilo de las suce­si­vas refor­mas. Ha habi­do al menos dos eta­pas fun­da­men­ta­les para com­pren­der la trans­for­ma­ción de los hos­pi­ta­les públi­cos: la geren­cia­li­za­ción (la modi­fi­ca­ción de la orga­ni­za­ción de los hos­pi­ta­les según las moda­li­da­des de lo pri­va­do) y la mer­can­ti­li­za­ción (intro­duc­ción de una lógi­ca de ren­ta­bi­li­dad comer­cial en la aten­ción sani­ta­ria). Estos dos pun­tos cons­ti­tu­yen lo que se podría deno­mi­nar la «pri­va­ti­za­ción insi­dio­sa» de los hos­pi­ta­les. Aun­que des­de el pun­to de vis­ta jurí­di­co los hos­pi­ta­les no se vuel­ven pri­va­dos, lo son en la prác­ti­ca ya que repro­du­cen exac­ta­men­te los méto­dos, los mode­los de orga­ni­za­ción y los obje­ti­vos de lo pri­va­do” (6).

La mis­ma lógi­ca pero con una vio­len­cia aún más des­truc­ti­va se ha des­ple­ga­do en los paí­ses de la peri­fe­ria domi­na­da. Los Pla­nes de Ajus­te Estruc­tu­ral (PAE) impues­tos por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial, es decir, por las poten­cias impe­ria­lis­tas, des­man­te­la­ron los sis­te­mas nacio­na­les de salud. Entre las con­di­cio­nes impues­tas por estos PAE para obte­ner un prés­ta­mo figu­ra sis­te­má­ti­ca­men­te la dis­mi­nu­ción de los pre­su­pues­tos públi­cos y la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos. Prác­ti­ca­men­te en todas par­tes la sani­dad y la edu­ca­ción serán los sec­to­res más afec­ta­dos por la impo­si­ción de estos recor­tes de pre­su­pues­to. Uno de los efec­tos que pro­vo­can estos PAE es la “fuga de cere­bros” y en par­ti­cu­lar de los médi­cos y otros pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios que tra­ba­ja­ban sobre todo en estos ser­vi­cios públi­cos sacri­fi­ca­dos. Tal como ates­ti­gua un estu­dio de 2013 sobre la “hui­da de médi­cos afri­ca­nos” a Esta­dos Uni­dos, las cifras son elo­cuen­tes: “La hui­da de médi­cos del Áfri­ca sub­saha­ria­na a Esta­dos Uni­dos empe­zó con fuer­za a media­dos de la déca­da de 1980 y se ace­le­ró en la de 1990 duran­te los años en los que se apli­ca­ron los pro­gra­mas de ajus­te estruc­tu­ral impues­tos por […] el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial” (7).Los médi­cos nor­te­afri­ca­nos o de Orien­te Pró­xi­mo que tra­ba­jan en los hos­pi­ta­les fran­ce­ses son tes­ti­mo­nio del mis­mo pro­ce­so en Euro­pa. Los daños que se pre­vé pue­de pro­vo­car la pan­de­mia en Áfri­ca, por ejem­plo, si no se detie­ne antes serán de una mag­ni­tud sin paran­gón con la que cono­ce­mos en Euro­pa. La mira­da euro­cén­tri­ca domi­nan­te en los medios de comu­ni­ca­ción invi­si­bi­li­za esta poten­cial heca­tom­be de masas.

Las aporías de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta que saca a relu­cir la pan­de­mia

“Cuan­do todo se pri­va­ti­ce, esta­re­mos pri­va­dos de todo”. Este eslo­gan de las pan­car­tas de nues­tras mani­fes­ta­cio­nes resu­me per­fec­ta­men­te la racio­na­li­dad de las cla­ses domi­nan­tes en la actual secuen­cia his­tó­ri­ca mun­dial ultra­li­be­ral. Con­tra­ria­men­te a una crí­ti­ca dema­sia­do rápi­da y dema­sia­do fre­cuen­te, las cla­ses domi­nan­tes no son idio­tas ni irra­cio­na­les, sino que sim­ple­men­te tie­nen la racio­na­li­dad de sus intere­ses. Por supues­to, esta racio­na­li­dad domi­nan­te es anta­go­nis­ta de otra racio­na­li­dad: la que no se basa en maxi­mi­zar el bene­fi­cio. Así, la lucha de cla­ses es una lucha de racio­na­li­dad. Es lo que ilus­tran las muchas apo­rías que mues­tran las estra­te­gias de lucha con­tra la pan­de­mia en Fran­cia. Una apo­ría es una con­tra­dic­ción irre­so­lu­ble. Vea­mos dos ejem­plos no exhaus­ti­vos que reve­lan la prue­ba de ver­dad que cons­ti­tu­ye la pan­de­mia.

El pri­mer ejem­plo sig­ni­fi­ca­ti­vo es el de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria des­de hace varias déca­das. El haci­na­mien­to en las cár­ce­les es una reali­dad abru­ma­do­ra muy docu­men­ta­da. La tasa de ocu­pa­ción de los esta­ble­ci­mien­tos peni­ten­cia­rios “es hoy en día del 116 % con 70.651 per­so­nas pre­sas para 61.080 pla­zas (a fecha del 1 de enero de 2020). El haci­na­mien­to se con­cen­tra en los cen­tros de deten­ción pre­ven­ti­va, que aco­gen a las per­so­nas en espe­ra de jui­cio y a las con­de­na­das a penas bre­ves de pri­sión. En estos esta­ble­ci­mien­tos, que alber­gan a más de dos ter­cios de la pobla­ción car­ce­la­ria, la tasa de ocu­pa­ción media es del 138 %, que obli­ga a dos o tres per­so­nas (a veces más) a com­par­tir la mis­ma cel­da y a más de 1.600 per­so­nas a dor­mir cada noche en col­cho­nes en el sue­lo” (8), resu­me el Obser­va­to­rio Nacio­nal de Pri­sio­nes. Esta situa­ción se con­tra­di­ce con una lucha efi­caz con­tra la pan­de­mia al tiem­po que supo­ne un sacri­fi­cio selec­ti­vo de par­te de la pobla­ción. Exis­ten situa­cio­nes simi­la­res con la polí­ti­ca migra­to­ria y el haci­na­mien­to en luga­res como Calais, en cen­tros de deten­ción super­po­bla­dos o en vivien­das insa­lu­bres que tam­bién están super­po­bla­das; con la polí­ti­ca des­ti­na­da a las per­so­nas sin hogar; con la de vivien­da que pro­du­ce una fuer­te sobre­ocu­pa­ción para las cla­ses popu­la­res o, por últi­mo, con la ausen­cia de una ver­da­de­ra polí­ti­ca de lucha por la igual­dad entre los sexos. De estas apo­rías se des­pren­den direc­ta­men­te la mag­ni­tud del pre­cio humano que paga­re­mos duran­te esta pan­de­mia y su dis­tri­bu­ción por cla­se social, sexo y ori­gen. La mor­bi­li­dad vin­cu­la­da a la pan­de­mia ten­drá indu­da­ble­men­te una dimen­sión de cla­se y tam­bién esta­rá uni­da inevi­ta­ble­men­te al géne­ro y al color.

El segun­do ejem­plo igual de sig­ni­fi­ca­ti­vo es el de las per­so­nas refu­gia­das que se amon­to­nan en los pun­tos con­flic­ti­vos de Ita­lia y Gre­cia debi­do a la polí­ti­ca de la Euro­pa For­ta­le­za. Aun­que la aper­tu­ra de las fron­te­ras tur­cas y la reac­ción bru­tal y repre­si­va del Esta­do grie­go han refor­za­do aún más las escan­da­lo­sas con­di­cio­nes de exis­ten­cia de estas per­so­nas refu­gia­das, los medios de comu­ni­ca­ción domi­nan­tes orga­ni­zan el silen­cio y la invi­si­bi­li­dad. Antes de que se pro­du­je­ran ambas la juris­ta Clai­re Rodier hacía el siguien­te balan­ce de los pun­tos con­flic­ti­vos grie­gos: “pro­ble­mas de pro­mis­cui­dad, de coha­bi­ta­ción de meno­res no acom­pa­ña­dos con adul­tos, de ali­men­ta­ción insu­fi­cien­te, de malas con­di­cio­nes higié­ni­cas debi­do a la satu­ra­ción de las ins­ta­la­cio­nes sani­ta­rias, etc. [ …] En enero de 2017 Amnis­tía Inter­na­cio­nal reve­la­ba una tasa de ocu­pa­ción del 148 % en Les­bos, del 215 % en Samos y del 163 % en Kos. Debi­do a ello, duran­te el invierno de 2016 – 2017, que fue par­ti­cu­lar­men­te duro en la región, algu­nos de ellos se vie­ron obli­ga­dos a dor­mir a la intem­pe­rie, envuel­tos en sim­ples man­tas que cubría la nie­ve por la noche” (9). Basán­do­se en los infor­mes de la misión de Amnis­tía Inter­na­cio­nal (10), Clai­re Rodier aña­de que el balan­ce en las zonas con­flic­ti­vas ita­lia­nas es el mis­mo. La ONG Méde­cins Sans Fron­tiè­re [Médi­cos sin Fron­te­ras] uti­li­za acer­ta­da­men­te la expre­sión “bom­ba sani­ta­ria” para carac­te­ri­zar la situa­ción: “En algu­nas zonas del cam­pa­men­to de Moria solo hay un pun­to de agua para 1.300 per­so­nas y no hay jabón. Fami­lias de cin­co o seis per­so­nas tie­nen que dor­mir en espa­cios que no supe­ran los tres metros cua­dra­dos, lo que sig­ni­fi­ca que las medi­das reco­men­da­das, como el lava­do fre­cuen­te de manos y el dis­tan­cia­mien­to social para evi­tar la pro­pa­ga­ción del virus, son sim­ple­men­te impo­si­bles” (11). Tam­bién en este caso el resul­ta­do es simi­lar: por un apar­te, debi­li­ta­mien­to de la capa­ci­dad para hacer fren­te efi­caz­men­te a la pan­de­mia y, por otra, sacri­fi­cio de las per­so­nas refu­gia­das.

El día des­pués

Unas apo­rías tan impor­tan­tes debi­li­tan con­si­de­ra­ble­men­te la efi­ca­cia de la ideo­lo­gía domi­nan­te, que ya está muy debi­li­ta­da por el movi­mien­to de los Cha­le­cos Ama­ri­llos y el movi­mien­to con­tra la refor­ma de las pen­sio­nes. Al menos momen­tá­nea­men­te, ya no es posi­ble man­te­ner un dis­cur­so libe­ral sobre la sani­dad, des­pre­ciar los ser­vi­cios públi­cos y ala­bar lo pri­va­do, ni siquie­ra sim­ple­men­te cri­mi­na­li­zar la inter­ven­ción del Esta­do. Con todo, el Elí­seo ya está pre­pa­ran­do el día des­pués de la pan­de­mia. Sin ser exhaus­ti­vo, ya se pue­den iden­ti­fi­car algu­nos de los com­po­nen­tes de esta pre­pa­ra­ción. El pri­me­ro es la pues­ta en esce­na de una supues­ta “irres­pon­sa­bi­li­dad” de una par­te de la ciu­da­da­nía. Las imá­ge­nes macha­co­na­men­te difun­di­das de per­so­nas que no res­pe­tan el con­fi­na­mien­to, el lugar que ocu­pa esta “irres­pon­sa­bi­li­dad” en la comu­ni­ca­ción del gobierno, el recor­da­to­rio por par­te de los medios de comu­ni­ca­ción de la can­ti­dad de amo­nes­ta­cio­nes, etc., son ele­men­tos que ponen de relie­ve un estra­te­gia des­ti­na­da a pre­sen­tar la pre­vi­si­ble mag­ni­tud de las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia como resul­ta­do de la indis­ci­pli­na irres­pon­sa­ble y no como resul­ta­do de cau­sas polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. El obje­ti­vo es tam­bién ins­tru­men­ta­li­zar el mie­do legí­ti­mo a la pan­de­mia para difun­dir la ima­gen de un gobierno res­pon­sa­ble que, a pesar de la indis­ci­pli­na, hace fren­te a la “gue­rra”, por reto­mar la expre­sión de Macron.

El segun­do com­po­nen­te de la pre­pa­ra­ción se sitúa en la ver­tien­te eco­nó­mi­ca. En este caso se tra­ta de pre­pa­rar a la opi­nión públi­ca para un nue­vo ciclo de aus­te­ri­dad para el “día des­pués”. Aun­que la pan­de­mia demues­tra el cos­te humano de las polí­ti­cas de recor­tes de los pre­su­pues­tos socia­les, el obje­ti­vo es aquí ins­tru­men­ta­li­zar­lo para vol­ver a legi­ti­mar la idea de la nece­si­dad de recor­tes del pre­su­pues­to jus­ti­fi­ca­dos por los “daños de gue­rra” y el impe­ra­ti­vo de la “recons­truc­ción”. El voca­bu­la­rio de la gue­rra y de la uni­dad nacio­nal va en esa direc­ción. Esta­mos ante un ejem­plo de lo que la perio­dis­ta Nao­mi Klein deno­mi­na “la estra­te­gia del shock”. En su libro publi­ca­do en 2007 demues­tra la uti­li­za­ción de shocks psi­co­ló­gi­cos sus­ci­ta­dos por desas­tres para impo­ner un ultra­li­be­ra­lis­mo aún mayor. Este pro­ce­so (el “capi­ta­lis­mo del desas­tre”, como ella lo deno­mi­na) “recu­rre inten­cio­na­da­men­te a cri­sis y catás­tro­fes para sus­ti­tuir los valo­res demo­crá­ti­cos a los que aspi­ran las socie­da­des por la ley del mer­ca­do y la bar­ba­rie de la espe­cu­la­ción” (12), expli­ca Nao­mi Klein.

El ter­cer com­po­nen­te es jurí­di­co y adop­ta la for­ma de una ley “de emer­gen­cia para hacer fren­te a la epi­de­mia del Covid-19” que cues­tio­na varios dere­chos de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras. Esta ley per­mi­te al gobierno adop­tar dis­po­si­cio­nes “pro­vi­sio­na­les” en mate­ria de dere­cho labo­ral. Auto­ri­za a los emplea­do­res de los “sec­to­res par­ti­cu­lar­men­te nece­sa­rios para la segu­ri­dad de la nación o para la con­ti­nui­dad de la vida eco­nó­mi­ca y social”, los cua­les se defi­ni­rán por decre­to, “a dero­gar […] las esti­pu­la­cio­nes con­ven­cio­na­les rela­ti­vas a la dura­ción de la jor­na­da labo­ral, al des­can­so sema­nal y al des­can­so domi­ni­cal” (art 17). Redu­ce el pla­zo de avi­so de las vaca­cio­nes paga­das de cua­tro sema­nas a seis días.Por últi­mo, auto­ri­za al gobierno a modi­fi­car “las moda­li­da­des de infor­ma­ción y con­sul­ta de las ins­tan­cias repre­sen­ta­ti­vas del per­so­nal y, sobre todo, del comi­té eco­nó­mi­co y social”. Mien­tras que al gobierno no le pare­ce urgen­te pro­por­cio­nar mas­ca­ri­llas a las per­so­nas que ejer­cen pro­fe­sio­nes de con­tac­to, con­si­de­ra urgen­te cues­tio­nar los dere­chos de las per­so­nas emplea­das.

Si la pan­de­mia es un ana­li­za­dor de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta y de su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca ultra­li­be­ral, no es, sin embar­go, su derro­ta. El día des­pués será el de la fac­tu­ra y de seña­lar quién la va a pagar. A pesar de nues­tra ato­mi­za­ción debi­da al con­fi­na­mien­to, es impe­ra­ti­vo pre­pa­rar­lo des­de hoy como lo pre­pa­ran ya las cla­ses domi­nan­tes. Tam­bién es impe­ra­ti­vo exi­gir des­de aho­ra una ayu­da impor­tan­te y sin con­di­cio­nes para que los paí­ses de Áfri­ca pue­dan hacer fren­te a la pan­de­mia, paí­ses que los gobier­nos occi­den­ta­les han hecho a sabien­das extre­ma­da­men­te vul­ne­ra­bles en mate­ria de salud. Las per­so­nas domi­na­das de todo el pla­ne­ta tie­ne más inte­rés que nun­ca en cen­trar sus luchas en las cau­sas de la situa­ción y no sólo en sus con­se­cuen­cias. El coro­na­vi­rus demues­tra indis­cu­ti­ble­men­te que estas cau­sas se sitúan en la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta. Con­tra esta glo­ba­li­za­ción es con­tra lo que que debe­mos luchar. Si otro mun­do es posi­ble, tam­bién es nece­sa­rio y urgen­te.

Notas:

(1) Fré­dé­ric Leo­ne y Freddy Vinet, “La vul­né­ra­bi­li­té, un con­cept fon­da­men­tal au cœur des métho­des d’évaluation des ris­ques natu­rels”, en Fré­dé­ric Leo­ne et Freddy Vinet (dir.), La vul­né­ra­bi­li­té des socié­tés et des terri­toi­res face aux mena­ces natu­re­lles, Publi­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Paul Valery de Mont­pe­llier 3, 2005, p. 9.

(2) Marion Bor­de­ron et Sébas­tien Oli­veau, Vul­né­ra­bi­li­tés socia­les et chan­ge­ment d’échelle, Espa­ces, popu­la­tions et socié­tés, n° 20163, p. 1.

(3) Base de datos de la OMS, sec­ción “Health sys­tems”, http://​apps​.who​.int/​g​h​o​/​d​a​t​a​/​n​o​d​e​.​m​a​i​n​.​4​7​5​?​l​a​n​g​=en, con­sul­ta­do el 21 de mar­zo de 2020 a las 20:53 h.

(4) Béné­dic­te Bois­gué­rin (coord.), Les éta­blis­se­ments de san­té, Minis­tè­re de la san­té et des soli­da­ri­tés, Direc­tion de la recher­che, des étu­des, de l’évaluation et des sta­tis­ti­ques, Edi­ción 2019, p. 8.

(5) Pie­rre-André Juven, Fré­dé­ric Pie­rru, Fanny Vin­cent, La Cas­se du siè­cle : à pro­pos des réfor­mes de l’hôpital public, Rai­son d’Agir, París, 2019.

(6) Anne Braun, Alya Lécri­vain, Dia­ne Beau­de­non, Vic­to­rien Pâté y Mathieu Cocq, L’Hôpital public : vers une pri­va­ti­sa­tion con­tra­in­te ?, 2019, pp. 3 – 4.

(7) Akhe­na­ten Ben­ja­min, Caglar Ozden, y Sten Ver­mund, Phy­si­cian Emi­gra­tion from Sub-Saha­ran Afri­ca to the Uni­ted Sta­tes, PLOS Medi­ci­ne, volu­men 10, n° 12, 2013, p. 16.

(8) Sec­tion fra­nçai­se de l’Observatoire Natio­nal des Pri­sons, Sur­po­pu­la­tion car­cé­ra­le, https://​oip​.org/​d​e​c​r​y​p​t​e​r​/​t​h​e​m​a​t​i​q​u​e​s​/​s​u​r​p​o​p​u​l​a​t​i​o​n​-​c​a​r​c​e​r​a​le/con­sul­ta­do el 21 de mar­zo de 2020 a las 11:10 h.

(9) Clai­re Rodier, Le faux sem­blant des hots­pots, La revue des droits de l’homme, n° 13, 2018, p. 5.

(10) Ibid, pp. 8 – 9.

(11) Comu­ni­ca­do de MSF del 13 de mar­zo de 2020, Coro­na­vi­rus : plus que jamais, l’urgence de l’évacuation des camps grecs, https://​www​.msf​.fr/​a​c​t​u​a​l​i​t​e​s​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​p​l​u​s​-​q​u​e​-​j​a​m​a​i​s​-​l​-​u​r​g​e​n​c​e​-​d​e​-​l​-​e​v​a​c​u​a​t​i​o​n​-​d​e​s​-​c​a​m​p​s​-​g​r​ecscon­sul­ta­do el 22 de mar­zo de 2020 a las 12:15 h.

(12) Nao­mie Klein, La stra­té­gie du choc. La mon­tée d’un capi­ta­lis­me du désas­tre, Actes Sud, París, 2008, con­tra­por­ta­da. [En cas­te­llano La doc­tri­na del «shock»: el auge del capi­ta­lis­mo del desas­tre, Bar­ce­lo­na, Pai­dós, 2007; tra­duc­ción de Isa­bel Fuen­tes Gar­cía et al.].

Fuen­te: Rebe­lion

Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *