Méxi­co. Para­li­za el coro­na­vi­rus la fron­te­ra más tran­si­ta­da: Méxi­co-EEUU

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de mar­zo de 2020

Tijuana/​Ciudad Juá­rez. Las res­tric­cio­nes impues­tas para fre­nar el bro­te de coro­na­vi­rus entre Esta­dos Uni­dos y Méxi­co han apa­ci­gua­do la acti­vi­dad en la fron­te­ra más con­cu­rri­da del mun­do, impi­dien­do que millo­nes de mexi­ca­nos, inclui­dos com­pra­do­res, cui­da­do­res y emplea­dos de empre­sas esta­du­ni­den­ses, reali­cen sus coti­dia­nos cru­ces.

Al menos cua­tro millo­nes de mexi­ca­nos resi­den­tes en ciu­da­des a lo lar­go de la fron­te­ra de 3 mil 169 kiló­me­tros se han vis­to afec­ta­dos por la res­tric­ción de via­jes no esen­cia­les, la cual inva­li­da en la prác­ti­ca las visas que per­mi­ten cru­ces cor­tos para visi­tar a fami­lia­res, reci­bir aten­ción médi­ca o hacer com­pras.

Aun­que estas «tar­je­tas de cru­ce fron­te­ri­zo» B1/​B2 son ofi­cial­men­te recrea­ti­vas, Reuters habló con casi dos doce­nas de resi­den­tes de Tijua­na, Noga­les y Ciu­dad Juá­rez que las usan para tra­ba­jar o para cui­dar a fami­lia­res del lado esta­du­ni­den­se.

Todos los entre­vis­ta­dos dije­ron que ya no podían cru­zar, lo que impli­ca un duro gol­pe a las empre­sas que ya se habían vis­to afec­ta­das con el cese de acti­vi­da­des en Esta­dos Uni­dos, inclu­yen­do las del sec­tor ser­vi­cios y comer­cio e indus­trias vita­les como la agri­cul­tu­ra.

Las res­tric­cio­nes por el coro­na­vi­rus prohí­ben todos los via­jes no esen­cia­les des­de Méxi­co hacia Esta­dos Uni­dos, sin embar­go, no se han impues­to medi­das simi­la­res a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que via­jan hacia Méxi­co.

«Le dije a mi jefa que no me podía arries­gar a per­der la visa», con­fe­só Rosa­rio Cruz, de 28 años, madre de dos peque­ños y quien tra­ba­ja­ba para una empre­sa de lim­pie­za en Cali­for­nia. «No sé qué voy a hacer sin dine­ro. Sólo estoy espe­ran­do un mila­gro».

El Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas de Esta­dos Uni­dos (ICE, por sus siglas en inglés) dijo que no tenía una esti­ma­ción de cuán­tos mexi­ca­nos con visas de turis­mo tra­ba­jan sin per­mi­so en Esta­dos Uni­dos, pero exper­tos en migra­ción esta­dou­ni­den­ses y mexi­ca­nos dicen que esa prác­ti­ca es común.

Según un infor­me de la ofi­ci­na de visas de Esta­dos Uni­dos, que depen­de del Depar­ta­men­to de Esta­do, se han emi­ti­do más de cua­tro millo­nes de tar­je­tas fron­te­ri­zas des­de 2015, las cua­les son váli­das por diez años.

Antes de las res­tric­cio­nes por el coro­na­vi­rus, más de 950 mil per­so­nas ingre­sa­ban en un día típi­co a Esta­dos Uni­dos des­de Méxi­co, a pie o en auto­mó­vi­les, según datos ofi­cia­les.

Andrew Selee, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Polí­ti­cas Migra­to­rias con sede en Washing­ton, dijo que limi­tar el trans­por­te para con­te­ner la epi­de­mia era com­pren­si­ble, pero que en ciu­da­des como San Die­go o El Paso «las empre­sas que real­men­te debe­rían estar abier­tas en medio de la cri­sis podrían que­dar­se sin emplea­dos».

«Esta­mos hablan­do de tra­ba­jo agrí­co­la, esta­mos hablan­do de cui­da­do­res y pro­ba­ble­men­te de la pro­duc­ción de ali­men­tos, como ope­ra­cio­nes de enla­ta­dos y alma­ce­na­mien­to», ase­ve­ró.

¿Onda expan­si­va?

Los cru­ces uti­li­za­dos por pea­to­nes y auto­mó­vi­les se han vacia­do debi­do a las medi­das, jun­to con el temor de las per­so­nas a con­traer el virus, que ha infec­ta­do a más de 738 mil per­so­nas en el mun­do y ame­na­za con des­en­ca­de­nar una masi­va rece­sión.

Cindy Ramos-David­son, direc­to­ra de la Cáma­ra de Comer­cio His­pa­na de El Paso, dijo que la fal­ta de com­pra­do­res mexi­ca­nos era «devas­ta­do­ra» para la indus­tria mino­ris­ta, ade­más de que le preo­cu­pa­ba la mano de obra para las gran­jas cer­ca­nas que cul­ti­van chi­les, toma­tes, heno y alfal­fa.

«Depen­den de los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las, los jor­na­le­ros», con­fe­só tras reco­no­cer que algu­nos de estos emplea­dos usan visas rela­cio­na­das con el turis­mo para ingre­sar a Esta­dos Uni­dos.

Los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las son desig­na­dos como via­je­ros «esen­cia­les» bajo las nue­vas reglas del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal (DHS, por sus siglas en inglés). Los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las que cru­zan usan­do tar­je­tas fron­te­ri­zas están atra­pa­dos en el lado mexi­cano.

El DHS dijo que las medi­das no «per­tur­ba­rían las cade­nas de sumi­nis­tro crí­ti­cas». La Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP, por sus siglas en inglés) dijo en un comu­ni­ca­do que el trans­por­te de car­ga con­ti­núa y no es una ame­na­za.

Pao­la Ávi­la, vice­pre­si­den­ta de asun­tos comer­cia­les inter­na­cio­na­les de la Cáma­ra de Comer­cio Regio­nal de San Die­go, ase­gu­ró que el mayor impac­to del cie­rre de la fron­te­ra ha sido para el turis­mo que va de com­pras, el segun­do mayor con­tri­bu­yen­te a la eco­no­mía de la ciu­dad.

Un geren­te de un hotel de San Die­go, que se negó a com­par­tir su nom­bre por­que la com­pa­ñía emplea a mexi­ca­nos sin per­mi­sos de tra­ba­jo lega­les de Esta­dos Uni­dos, dijo que las medi­das diez­ma­ron la fuer­za labo­ral del esta­ble­ci­mien­to.

«El impac­to fue tan gran­de que deci­di­mos cerrar; los tra­ba­ja­do­res lega­les no habrían podi­do hacer fren­te», con­fe­só.

Ávi­la tam­bién está preo­cu­pa­da por el efec­to en los resi­den­tes esta­dou­ni­den­ses aten­di­dos por fami­lia­res que cru­zan des­de Méxi­co, y vice­ver­sa, espe­cial­men­te en medio de una cri­sis de salud públi­ca. «Si los hos­pi­ta­les se des­bor­dan y comien­zan a enviar a las per­so­nas a su casa para que ahí sean aten­di­das, ¿quién los cui­da­rá?», se pre­gun­tó.

Ese es el mis­mo mie­do que enfren­ta Joel Sosa, de 45 años, cuyos padres mayo­res viven en El Paso. Por lo gene­ral, los visi­ta tres veces por sema­na para lim­piar la casa y lle­var ali­men­tos y medi­ca­men­tos para la dia­be­tes y el cán­cer de su madre. Pero bajo las nue­vas res­tric­cio­nes, ya no pue­de cru­zar.

Cuan­do se le pre­gun­tó sobre ese tipo de casos huma­ni­ta­rios, un fun­cio­na­rio de la CBP dijo a Reuters que sus ofi­cia­les mane­jan tales situa­cio­nes de for­ma dis­cre­cio­nal, caso por caso.

«Es indis­pen­sa­ble que yo vaya», dijo Sosa, teme­ro­so por sus padres. «No pue­den ir a la calle para nada por­que son más sus­cep­ti­bles (al coro­na­vi­rus)». 

Fuen­te: La Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *