Méxi­co. En fase tres de la pan­de­mia por Covid-19, Fuer­zas Arma­das podrían enca­be­zar “esta­do de excepción”

Éri­ka Ramí­rez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de mar­zo de 2020

Al decla­rar la fase tres de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus Covid-19, la Secre­ta­ría de Salud podrá deter­mi­nar la nece­si­dad de que ele­men­tos de segu­ri­dad públi­ca, la Guar­dia Nacio­nal o las Fuer­zas Arma­das res­trin­jan dere­chos de la pobla­ción como el de la libre movi­li­dad; ello, bajo la apro­ba­ción pre­si­den­cial. Nin­gún otro nivel de gobierno pue­de tomar­se esa atri­bu­ción por­que la “Acción Extra­or­di­na­ria en Mate­ria de Salu­bri­dad Gene­ral” es un con­cep­to simi­lar al de “esta­do de excep­ción”, expli­can expertos

Ante la con­tin­gen­cia epi­de­mio­ló­gi­ca que se vive en Méxi­co por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus Covid-19, aumen­ta la posi­bi­li­dad de que en la fase tres se apli­que una espe­cie de “esta­do de excep­ción” –que redu­ce o can­ce­la la movi­li­dad de las per­so­nas y sus­pen­de otros dere­chos– para con­te­ner los con­ta­gios. Esta dis­po­si­ción podría ser eje­cu­ta­da por las Fuer­zas Arma­das, poli­cia­les o la Guar­dia Nacional.

Con­sul­ta­dos por Con­tra­lí­nea, exper­tos en dere­chos huma­nos ase­gu­ran que sólo a tra­vés de una decla­ra­to­ria de “Acción Extra­or­di­na­ria en Mate­ria de Salu­bri­dad Gene­ral” –esta­ble­ci­da en la Ley Gene­ral de Salud– se podrían tomar medi­das más extre­mas para la con­ten­ción de las per­so­nas, como ya ocu­rre en Espa­ña e Ita­lia, por ejem­plo; y como suce­dió en Chi­na con el con­fi­na­mien­to for­zo­so de los habi­tan­tes del enton­ces epi­cen­tro de la pan­de­mia con la con­se­cuen­te sus­pen­sión de sus derechos.

El abo­ga­do Iván Gon­zá­lez, inte­gran­te de la Red Nacio­nal de Orga­nis­mos Civi­les de Dere­chos Huma­nos, dice en entre­vis­ta que la “Acción Extra­or­di­na­ria en Mate­ria de Salu­bri­dad Gene­ral” sí con­tem­pla la regu­la­ción del trán­si­to terres­tre, marí­ti­mo y aéreo. Sin embar­go, aña­de, “sabe­mos que esta medi­da no es la idó­nea. La pre­sen­cia de la Guar­dia Nacio­nal y los mili­ta­res aumen­ta las vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos, por lo que no es per­ti­nen­te tomar estas medi­das. De nin­gu­na mane­ra esto pue­de fun­da­men­tar la militarización”.

El artícu­lo 184 de la Ley Gene­ral de Salud indi­ca que esta acción extra­or­di­na­ria será ejer­ci­da por la Secre­ta­ría de Salud, “la que podrá inte­grar bri­ga­das espe­cia­les que actua­rán bajo su direc­ción y res­pon­sa­bi­li­dad y ten­drán las atri­bu­cio­nes siguientes:

“I. Enco­men­dar a las auto­ri­da­des fede­ra­les, esta­ta­les y muni­ci­pa­les, así como a los pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos y auxi­lia­res de las dis­ci­pli­nas para la salud, el desem­pe­ño de las acti­vi­da­des que esti­me nece­sa­rias y obte­ner para ese fin la par­ti­ci­pa­ción de los particulares;

“II. Dic­tar medi­das sani­ta­rias rela­cio­na­das con reunio­nes de per­so­nas, entra­da y sali­da de ellas en las pobla­cio­nes y con los regí­me­nes higié­ni­cos espe­cia­les que deban implan­tar­se, según el caso;

“III. Regu­lar el trán­si­to terres­tre, marí­ti­mo y aéreo, así como dis­po­ner libre­men­te de todos los medios de trans­por­te de pro­pie­dad del esta­do y de ser­vi­cio públi­co, cual­quie­ra que sea el régi­men legal a que estén suje­tos estos últimos:

“IV. Uti­li­zar libre y prio­ri­ta­ria­men­te los ser­vi­cios tele­fó­ni­cos, tele­grá­fi­cos y de correos, así como las trans­mi­sio­nes de radio y tele­vi­sión, y

“V. Las demás que deter­mi­ne la pro­pia Secretaría.”

Lo ante­rior, expo­ne el abo­ga­do Iván Gon­zá­lez, podría impli­car la pre­sen­cia de ele­men­tos de segu­ri­dad –como la Guar­dia Nacio­nal, el Ejér­ci­to, la Mari­na y poli­cías esta­ta­les y locales­– patru­llan­do las calles para con­te­ner a las per­so­nas en medio de una cri­sis sani­ta­ria. Sin embar­go, para que esto ocu­rra “es nece­sa­rio que se lle­gue a la fase tres de la epidemia”.

De acuer­do con las auto­ri­da­des sani­ta­rias, la fase uno com­pren­de la impor­ta­ción del coro­na­vi­rus, don­de los casos con­fir­ma­dos de Covid-19 vie­nen del exte­rior. La fase dos se refie­re a la trans­mi­sión es comu­ni­ta­ria (esta fue decla­ra­da el pasa­do 23 de mar­zo, con 367 casos con­fir­ma­dos). Y la fase tres impli­ca que el virus ya se encon­tra­ría en todo el terri­to­rio nacio­nal, con un núme­ro mayor de casos.

Es jus­to en la ter­ce­ra fase –la epi­de­mio­ló­gi­ca – , don­de ya pue­den decre­tar la Acción Extra­or­di­na­ria en Mate­ria de Salu­bri­dad Gene­ral, expo­ne el defen­sor de dere­chos huma­nos. Agre­ga que los aspec­tos que se deben tomar en cuen­ta para que no sean vio­la­dos los dere­chos huma­nos en este posi­ble con­tex­to son:

  1. Garan­ti­zar la infor­ma­ción proac­ti­va y trans­pa­ren­cia en todas las medi­das empleadas.
  2. Fun­da­men­tar y moti­var todas las accio­nes que impli­quen res­tric­cio­nes a derechos.
  3. Racio­na­li­dad en las medi­das emplea­das que impli­quen limi­ta­cio­nes a derechos.
  4. Garan­ti­zar los ser­vi­cios pri­mor­dia­les para la pre­ven­ción de la pro­pa­ga­ción (agua, aten­ción médi­ca, medicamentos)
  5. Limi­tar el uso de fuer­zas de seguridad/​ejército al per­so­nal médi­co o de auxilio.

Auna­do a ello, el artícu­lo 181 de la Ley Gene­ral de Salud esta­ble­ce que “en caso de epi­de­mia de carác­ter gra­ve, peli­gro de inva­sión de enfer­me­da­des trans­mi­si­bles, situa­cio­nes de emer­gen­cia o catás­tro­fe que afec­ten al país, la Secre­ta­ría de Salud dic­ta­rá inme­dia­ta­men­te las medi­das indis­pen­sa­bles para pre­ve­nir y com­ba­tir los daños a la salud, a reser­va de que tales medi­das sean des­pués san­cio­na­das por el pre­si­den­te de la República”.

Ade­más, en su artícu­lo 183 man­da­ta que el Eje­cu­ti­vo fede­ral podrá decla­rar, median­te decre­to, “la región o regio­nes ame­na­za­das que que­dan suje­tas, duran­te el tiem­po nece­sa­rio, a la acción extra­or­di­na­ria en mate­ria de salu­bri­dad gene­ral”. Una vez que hayan des­apa­re­ci­do las cau­sas que hayan ori­gi­na­do la decla­ra­ción, el Eje­cu­ti­vo expe­di­rá un decre­to que decla­re ter­mi­na­da dicha acción.

Por su par­te, el abo­ga­do Augus­to César San­dino Rive­ro Espi­no­sa, socio fun­da­dor de Rive­ro y Asociados/​Defensa Estra­té­gi­ca en Dere­chos Huma­nos, SC, expli­ca que es impor­tan­te tener en cuen­ta que la Acción Extra­or­di­na­ria tie­ne un pare­ci­do con el “esta­do de excep­ción”, por­que se sus­pen­den dere­chos. Por ello, aler­ta sobre posi­bles exce­sos en las res­tric­cio­nes, por­que como lo ha reco­no­ci­do la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, “las vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos aumen­tan cuan­do hay poli­cía, Guar­dia Nacio­nal y agen­tes mili­ta­res en las calles”.

El abo­ga­do comen­ta que antes de ver a los ele­men­tos de segu­ri­dad con­te­ner el trán­si­to de las per­so­nas, es fun­da­men­tal que el Esta­do atien­da medi­das sani­ta­rias más urgen­tes, como la revi­sión de las per­so­nas en los aeropuertos.

Al res­pec­to, Enri­que Gue­rre­ro, defen­sor de dere­chos huma­nos e inte­gran­te del Colec­ti­vo Liqui­dám­bar, expo­ne que el esta­do de excep­ción “no debe enten­der­se como la res­tric­ción de todas las garan­tías y dere­chos, cons­ti­tu­cio­nal y con­ven­cio­nal­men­te, sino como la sus­pen­sión excep­cio­nal de deter­mi­na­dos dere­chos por un tiem­po deter­mi­na­do, con el obje­ti­vo de que el Esta­do haga fren­te a una situa­ción de emer­gen­cia que lo pone en riesgo”.

Por ejem­plo, en esta fase pan­dé­mi­ca hay una res­tric­ción del dere­cho a la edu­ca­ción por sal­va­guar­dar el dere­cho a la vida y la salud, y cons­ti­tu­ye una medi­da excep­cio­nal. El espe­cia­lis­ta agre­ga que si dichas medi­das se pro­fun­di­zan (como ha veni­do ocu­rrien­do con el cie­rre de comer­cios, luga­res de entre­te­ni­mien­to y res­tric­ción del libre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad), tam­bién serán medi­das excep­cio­na­les. “Por tan­to, se actua­li­za en los hechos un esta­do de excep­ción, aun­que difí­cil­men­te se reco­no­ce­rá con­for­me al artícu­lo 29 constitucional”.

Dicho artícu­lo de la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos seña­la: “En los casos de inva­sión, per­tur­ba­ción gra­ve de la paz públi­ca, o de cual­quier otro que pon­ga a la socie­dad en gra­ve peli­gro o con­flic­to, sola­men­te el Pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos, con la apro­ba­ción del Con­gre­so de la Unión o de la Comi­sión Per­ma­nen­te cuan­do aquel no estu­vie­re reu­ni­do, podrá res­trin­gir o sus­pen­der en todo el país o en lugar deter­mi­na­do el ejer­ci­cio de los dere­chos y las garan­tías que fue­sen obs­tácu­lo para hacer fren­te, rápi­da y fácil­men­te a la situa­ción; pero debe­rá hacer­lo por un tiem­po limi­ta­do, por medio de pre­ven­cio­nes gene­ra­les y sin que la res­tric­ción o sus­pen­sión se con­trai­ga a deter­mi­na­da per­so­na. Si la res­tric­ción o sus­pen­sión tuvie­se lugar hallán­do­se el Con­gre­so reu­ni­do, éste con­ce­de­rá las auto­ri­za­cio­nes que esti­me nece­sa­rias para que el Eje­cu­ti­vo haga fren­te a la situa­ción; pero si se veri­fi­ca­se en tiem­po de rece­so, se con­vo­ca­rá de inme­dia­to al Con­gre­so para que las acuerde.

“En los decre­tos que se expi­dan, no podrá res­trin­gir­se ni sus­pen­der­se el ejer­ci­cio de los dere­chos a la no dis­cri­mi­na­ción, al reco­no­ci­mien­to de la per­so­na­li­dad jurí­di­ca, a la vida, a la inte­gri­dad per­so­nal, a la pro­tec­ción a la fami­lia, al nom­bre, a la nacio­na­li­dad; los dere­chos de la niñez; los dere­chos polí­ti­cos; las liber­ta­des de pen­sa­mien­to, con­cien­cia y de pro­fe­sar creen­cia reli­gio­sa algu­na; el prin­ci­pio de lega­li­dad y retro­ac­ti­vi­dad; la prohi­bi­ción de la pena de muer­te; la prohi­bi­ción de la escla­vi­tud y la ser­vi­dum­bre; la prohi­bi­ción de la des­apa­ri­ción for­za­da y la tor­tu­ra; ni las garan­tías judi­cia­les indis­pen­sa­bles para la pro­tec­ción de tales dere­chos”, señala.

Des­de un pun­to de vis­ta de la filo­so­fía del dere­cho, el defen­sor de dere­chos huma­nos Enri­que Gue­rre­ro expo­ne que “el esta­do de excep­ción es la para­do­ja de sus­pen­der la Ley para con­ser­var­la. El ejem­plo más cla­ro y dolo­ro­so de los años recien­tes esta­ría en el momen­to en que Feli­pe Cal­de­rón orde­nó al Ejér­ci­to que rea­li­za­ra labo­res de segu­ri­dad públi­ca y repre­sión, a pesar de que en tiem­pos de paz eso está prohi­bi­do por el Artícu­lo 129 constitucional”.

El tex­to cons­ti­tu­cio­nal indi­ca: “En tiem­po de paz nin­gu­na auto­ri­dad mili­tar pue­de ejer­cer más fun­cio­nes que las que ten­gan exac­ta cone­xión con la dis­ci­pli­na mili­tar. Sola­men­te habrá coman­dan­cias mili­ta­res fijas y per­ma­nen­tes en los cas­ti­llos, for­ta­le­zas y alma­ce­nes que depen­dan inme­dia­ta­men­te del gobierno de la Unión o en los cam­pa­men­tos cuar­te­les o depó­si­tos que fue­ra de las pobla­cio­nes esta­ble­cie­re para la esta­ción de tropas”.

Dicho “esta­do de excep­ción”, indi­ca el abo­ga­do del Colec­ti­vo Liqui­dám­bar, dejó un “desas­tre en mate­ria de vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos (tor­tu­ra, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, pre­sos polí­ti­cos, etcé­te­ra), jamás se reco­no­ció legal­men­te y de fac­to se per­pe­tuo duran­te todo el sexe­nio de Peña Nieto”.

Esta­dos y muni­ci­pios, por la libre

A pesar de que por ley corres­pon­de a la fede­ra­ción decla­rar res­tric­cio­nes, el pasa­do 21 de mar­zo, el doc­tor Hugo López-Gatell Ramí­rez, sub­se­cre­ta­rio de Pre­ven­ción y Pro­mo­ción de la Salud, de la Secre­ta­ría de Salud, acu­só que en algu­nos muni­ci­pios del país se han “empe­za­do a con­si­de­rar accio­nes de res­tric­cio­nes de movi­li­dad o de una espe­cie de cie­rre fron­te­ri­zo, si se quie­re ver de esa mane­ra, en los lími­tes terri­to­ria­les de las enti­da­des fede­ra­ti­vas o inclu­so de los muni­ci­pios. Esto es con­tra­rio a las leyes, es inapro­pia­do, es estor­bo­so para la res­pues­ta y no debe persistir”.

Una nota del sema­na­rio Pro­ce­so refie­re que en Coli­ma entra­ron en vigor las “medi­das res­tric­ti­vas de libre trán­si­to de per­so­nas en la vía públi­ca”, a par­tir del 19 de mar­zo. Lo ante­rior, deri­va­do de la “Decla­ra­to­ria de Emer­gen­cia” emi­ti­da por el gober­na­dor José Igna­cio Peral­ta Sánchez.

Tam­bién en Sono­ra, el perio­dis­ta Rubén A. Ruiz –del dia­rio El Impar­cial– dio cuen­ta de que para el mis­mo 21 de mar­zo se había pro­cla­ma­do “toque de que­da” en el muni­ci­pio de San­ta Ana.

Un día antes, el ayun­ta­mien­to de Cabor­ca anun­ció median­te las redes socia­les que “el pre­si­den­te muni­ci­pal Libra­do Macías Gon­zá­lez, ha orde­na­do prohi­bir la cir­cu­la­ción vehi­cu­lar y de per­so­nas por las noches duran­te los fines de sema­na des­de el día de hoy y has­ta el 20 de abril”.

El comu­ni­ca­do advier­te que “bajo la adver­ten­cia de que las per­so­nas que no ten­gan algu­na jus­ti­fi­ca­ción y sean sor­pren­di­dos en las calles por la Poli­cía Muni­ci­pal podrán ser remi­ti­dos a las ins­ta­la­cio­nes de Segu­ri­dad Públi­ca, con posi­ble apli­ca­ción de sanciones”.

López Gatell infor­mó en la con­fe­ren­cia de ese sába­do que la secre­ta­ria de Gober­na­ción, Olga Sán­chez Cor­de­ro, ha comen­za­do a man­te­ner con­tac­to con las auto­ri­da­des corres­pon­dien­tes para evi­tar que se con­ti­núen con este tipo de medidas.

Es la exmi­nis­tra, dijo, “quien tie­ne no sola­men­te atri­bu­cio­nes espe­cí­fi­cas, sino una gran capa­ci­dad para el diá­lo­go y para la per­sua­sión, ha esta­do en con­tac­to de mane­ra muy opor­tu­na con dis­tin­tas auto­ri­da­des del nivel local pre­ci­sa­men­te para expli­car­les la impor­tan­cia de man­te­ner la uni­dad nacio­nal para un even­to de esta naturaleza”.

Pro­mue­ven ampa­ro en con­tra del gobierno de AMLO por “defi­cien­tes medi­das sanitarias”

El abo­ga­do Rive­ro Espi­no­sa fue pro­mo­ven­te de un ampa­ro en con­tra de las “omi­sio­nes que, has­ta este momen­to, han teni­do las auto­ri­da­des sani­ta­rias. En con­cre­to, diji­mos en la deman­da de ampa­ro que no se había pre­ve­ni­do y no se esta­ba evi­tan­do la pro­pa­ga­ción del virus”.

Ante esta situa­ción, Ale­jan­dra Gua­da­lu­pe Pérez Ceri­so­la, secre­ta­ria del juz­ga­do Déci­mo Ter­ce­ro Admi­nis­tra­ti­va en la Ciu­dad de Méxi­co, otor­gó una nue­va sus­pen­sión de plano que orde­na al gobierno del pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor y a las auto­ri­da­des de la Secre­ta­ría de Salud ins­tru­men­tar las accio­nes nece­sa­rias para detec­tar a las per­so­nas infec­ta­das con coro­na­vi­rus Covid-19 y evi­tar la pro­pa­ga­ción de éste en el país, expo­ne San­dino Rivero.

El abo­ga­do defen­sor de dere­chos huma­nos aña­de que Pérez Ceri­so­la tam­bién deman­dó al titu­lar del Eje­cu­ti­vo Fede­ral “poner en mar­cha accio­nes para des­cu­brir a las per­so­nas infec­ta­das que se encuen­tren en los aero­puer­tos del país, ya sea por ser usua­rios o tra­ba­ja­do­res que ope­ran en los mismos”.

Fuen­te: ContraLínea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.