Méxi­co. En fase tres de la pan­de­mia por Covid-19, Fuer­zas Arma­das podrían enca­be­zar “esta­do de excep­ción”

Éri­ka Ramí­rez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de mar­zo de 2020

Al decla­rar la fase tres de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus Covid-19, la Secre­ta­ría de Salud podrá deter­mi­nar la nece­si­dad de que ele­men­tos de segu­ri­dad públi­ca, la Guar­dia Nacio­nal o las Fuer­zas Arma­das res­trin­jan dere­chos de la pobla­ción como el de la libre movi­li­dad; ello, bajo la apro­ba­ción pre­si­den­cial. Nin­gún otro nivel de gobierno pue­de tomar­se esa atri­bu­ción por­que la “Acción Extra­or­di­na­ria en Mate­ria de Salu­bri­dad Gene­ral” es un con­cep­to simi­lar al de “esta­do de excep­ción”, expli­can exper­tos

Ante la con­tin­gen­cia epi­de­mio­ló­gi­ca que se vive en Méxi­co por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus Covid-19, aumen­ta la posi­bi­li­dad de que en la fase tres se apli­que una espe­cie de “esta­do de excep­ción” –que redu­ce o can­ce­la la movi­li­dad de las per­so­nas y sus­pen­de otros dere­chos– para con­te­ner los con­ta­gios. Esta dis­po­si­ción podría ser eje­cu­ta­da por las Fuer­zas Arma­das, poli­cia­les o la Guar­dia Nacio­nal.

Con­sul­ta­dos por Con­tra­lí­nea, exper­tos en dere­chos huma­nos ase­gu­ran que sólo a tra­vés de una decla­ra­to­ria de “Acción Extra­or­di­na­ria en Mate­ria de Salu­bri­dad Gene­ral” –esta­ble­ci­da en la Ley Gene­ral de Salud– se podrían tomar medi­das más extre­mas para la con­ten­ción de las per­so­nas, como ya ocu­rre en Espa­ña e Ita­lia, por ejem­plo; y como suce­dió en Chi­na con el con­fi­na­mien­to for­zo­so de los habi­tan­tes del enton­ces epi­cen­tro de la pan­de­mia con la con­se­cuen­te sus­pen­sión de sus dere­chos.

El abo­ga­do Iván Gon­zá­lez, inte­gran­te de la Red Nacio­nal de Orga­nis­mos Civi­les de Dere­chos Huma­nos, dice en entre­vis­ta que la “Acción Extra­or­di­na­ria en Mate­ria de Salu­bri­dad Gene­ral” sí con­tem­pla la regu­la­ción del trán­si­to terres­tre, marí­ti­mo y aéreo. Sin embar­go, aña­de, “sabe­mos que esta medi­da no es la idó­nea. La pre­sen­cia de la Guar­dia Nacio­nal y los mili­ta­res aumen­ta las vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos, por lo que no es per­ti­nen­te tomar estas medi­das. De nin­gu­na mane­ra esto pue­de fun­da­men­tar la mili­ta­ri­za­ción”.

El artícu­lo 184 de la Ley Gene­ral de Salud indi­ca que esta acción extra­or­di­na­ria será ejer­ci­da por la Secre­ta­ría de Salud, “la que podrá inte­grar bri­ga­das espe­cia­les que actua­rán bajo su direc­ción y res­pon­sa­bi­li­dad y ten­drán las atri­bu­cio­nes siguien­tes:

“I. Enco­men­dar a las auto­ri­da­des fede­ra­les, esta­ta­les y muni­ci­pa­les, así como a los pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos y auxi­lia­res de las dis­ci­pli­nas para la salud, el desem­pe­ño de las acti­vi­da­des que esti­me nece­sa­rias y obte­ner para ese fin la par­ti­ci­pa­ción de los par­ti­cu­la­res;

“II. Dic­tar medi­das sani­ta­rias rela­cio­na­das con reunio­nes de per­so­nas, entra­da y sali­da de ellas en las pobla­cio­nes y con los regí­me­nes higié­ni­cos espe­cia­les que deban implan­tar­se, según el caso;

“III. Regu­lar el trán­si­to terres­tre, marí­ti­mo y aéreo, así como dis­po­ner libre­men­te de todos los medios de trans­por­te de pro­pie­dad del esta­do y de ser­vi­cio públi­co, cual­quie­ra que sea el régi­men legal a que estén suje­tos estos últi­mos:

“IV. Uti­li­zar libre y prio­ri­ta­ria­men­te los ser­vi­cios tele­fó­ni­cos, tele­grá­fi­cos y de correos, así como las trans­mi­sio­nes de radio y tele­vi­sión, y

“V. Las demás que deter­mi­ne la pro­pia Secre­ta­ría.”

Lo ante­rior, expo­ne el abo­ga­do Iván Gon­zá­lez, podría impli­car la pre­sen­cia de ele­men­tos de segu­ri­dad –como la Guar­dia Nacio­nal, el Ejér­ci­to, la Mari­na y poli­cías esta­ta­les y locales­– patru­llan­do las calles para con­te­ner a las per­so­nas en medio de una cri­sis sani­ta­ria. Sin embar­go, para que esto ocu­rra “es nece­sa­rio que se lle­gue a la fase tres de la epi­de­mia”.

De acuer­do con las auto­ri­da­des sani­ta­rias, la fase uno com­pren­de la impor­ta­ción del coro­na­vi­rus, don­de los casos con­fir­ma­dos de Covid-19 vie­nen del exte­rior. La fase dos se refie­re a la trans­mi­sión es comu­ni­ta­ria (esta fue decla­ra­da el pasa­do 23 de mar­zo, con 367 casos con­fir­ma­dos). Y la fase tres impli­ca que el virus ya se encon­tra­ría en todo el terri­to­rio nacio­nal, con un núme­ro mayor de casos.

Es jus­to en la ter­ce­ra fase –la epi­de­mio­ló­gi­ca – , don­de ya pue­den decre­tar la Acción Extra­or­di­na­ria en Mate­ria de Salu­bri­dad Gene­ral, expo­ne el defen­sor de dere­chos huma­nos. Agre­ga que los aspec­tos que se deben tomar en cuen­ta para que no sean vio­la­dos los dere­chos huma­nos en este posi­ble con­tex­to son:

  1. Garan­ti­zar la infor­ma­ción proac­ti­va y trans­pa­ren­cia en todas las medi­das emplea­das.
  2. Fun­da­men­tar y moti­var todas las accio­nes que impli­quen res­tric­cio­nes a dere­chos.
  3. Racio­na­li­dad en las medi­das emplea­das que impli­quen limi­ta­cio­nes a dere­chos.
  4. Garan­ti­zar los ser­vi­cios pri­mor­dia­les para la pre­ven­ción de la pro­pa­ga­ción (agua, aten­ción médi­ca, medi­ca­men­tos)
  5. Limi­tar el uso de fuer­zas de seguridad/​ejército al per­so­nal médi­co o de auxi­lio.

Auna­do a ello, el artícu­lo 181 de la Ley Gene­ral de Salud esta­ble­ce que “en caso de epi­de­mia de carác­ter gra­ve, peli­gro de inva­sión de enfer­me­da­des trans­mi­si­bles, situa­cio­nes de emer­gen­cia o catás­tro­fe que afec­ten al país, la Secre­ta­ría de Salud dic­ta­rá inme­dia­ta­men­te las medi­das indis­pen­sa­bles para pre­ve­nir y com­ba­tir los daños a la salud, a reser­va de que tales medi­das sean des­pués san­cio­na­das por el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca”.

Ade­más, en su artícu­lo 183 man­da­ta que el Eje­cu­ti­vo fede­ral podrá decla­rar, median­te decre­to, “la región o regio­nes ame­na­za­das que que­dan suje­tas, duran­te el tiem­po nece­sa­rio, a la acción extra­or­di­na­ria en mate­ria de salu­bri­dad gene­ral”. Una vez que hayan des­apa­re­ci­do las cau­sas que hayan ori­gi­na­do la decla­ra­ción, el Eje­cu­ti­vo expe­di­rá un decre­to que decla­re ter­mi­na­da dicha acción.

Por su par­te, el abo­ga­do Augus­to César San­dino Rive­ro Espi­no­sa, socio fun­da­dor de Rive­ro y Asociados/​Defensa Estra­té­gi­ca en Dere­chos Huma­nos, SC, expli­ca que es impor­tan­te tener en cuen­ta que la Acción Extra­or­di­na­ria tie­ne un pare­ci­do con el “esta­do de excep­ción”, por­que se sus­pen­den dere­chos. Por ello, aler­ta sobre posi­bles exce­sos en las res­tric­cio­nes, por­que como lo ha reco­no­ci­do la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, “las vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos aumen­tan cuan­do hay poli­cía, Guar­dia Nacio­nal y agen­tes mili­ta­res en las calles”.

El abo­ga­do comen­ta que antes de ver a los ele­men­tos de segu­ri­dad con­te­ner el trán­si­to de las per­so­nas, es fun­da­men­tal que el Esta­do atien­da medi­das sani­ta­rias más urgen­tes, como la revi­sión de las per­so­nas en los aero­puer­tos.

Al res­pec­to, Enri­que Gue­rre­ro, defen­sor de dere­chos huma­nos e inte­gran­te del Colec­ti­vo Liqui­dám­bar, expo­ne que el esta­do de excep­ción “no debe enten­der­se como la res­tric­ción de todas las garan­tías y dere­chos, cons­ti­tu­cio­nal y con­ven­cio­nal­men­te, sino como la sus­pen­sión excep­cio­nal de deter­mi­na­dos dere­chos por un tiem­po deter­mi­na­do, con el obje­ti­vo de que el Esta­do haga fren­te a una situa­ción de emer­gen­cia que lo pone en ries­go”.

Por ejem­plo, en esta fase pan­dé­mi­ca hay una res­tric­ción del dere­cho a la edu­ca­ción por sal­va­guar­dar el dere­cho a la vida y la salud, y cons­ti­tu­ye una medi­da excep­cio­nal. El espe­cia­lis­ta agre­ga que si dichas medi­das se pro­fun­di­zan (como ha veni­do ocu­rrien­do con el cie­rre de comer­cios, luga­res de entre­te­ni­mien­to y res­tric­ción del libre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad), tam­bién serán medi­das excep­cio­na­les. “Por tan­to, se actua­li­za en los hechos un esta­do de excep­ción, aun­que difí­cil­men­te se reco­no­ce­rá con­for­me al artícu­lo 29 cons­ti­tu­cio­nal”.

Dicho artícu­lo de la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos seña­la: “En los casos de inva­sión, per­tur­ba­ción gra­ve de la paz públi­ca, o de cual­quier otro que pon­ga a la socie­dad en gra­ve peli­gro o con­flic­to, sola­men­te el Pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos, con la apro­ba­ción del Con­gre­so de la Unión o de la Comi­sión Per­ma­nen­te cuan­do aquel no estu­vie­re reu­ni­do, podrá res­trin­gir o sus­pen­der en todo el país o en lugar deter­mi­na­do el ejer­ci­cio de los dere­chos y las garan­tías que fue­sen obs­tácu­lo para hacer fren­te, rápi­da y fácil­men­te a la situa­ción; pero debe­rá hacer­lo por un tiem­po limi­ta­do, por medio de pre­ven­cio­nes gene­ra­les y sin que la res­tric­ción o sus­pen­sión se con­trai­ga a deter­mi­na­da per­so­na. Si la res­tric­ción o sus­pen­sión tuvie­se lugar hallán­do­se el Con­gre­so reu­ni­do, éste con­ce­de­rá las auto­ri­za­cio­nes que esti­me nece­sa­rias para que el Eje­cu­ti­vo haga fren­te a la situa­ción; pero si se veri­fi­ca­se en tiem­po de rece­so, se con­vo­ca­rá de inme­dia­to al Con­gre­so para que las acuer­de.

“En los decre­tos que se expi­dan, no podrá res­trin­gir­se ni sus­pen­der­se el ejer­ci­cio de los dere­chos a la no dis­cri­mi­na­ción, al reco­no­ci­mien­to de la per­so­na­li­dad jurí­di­ca, a la vida, a la inte­gri­dad per­so­nal, a la pro­tec­ción a la fami­lia, al nom­bre, a la nacio­na­li­dad; los dere­chos de la niñez; los dere­chos polí­ti­cos; las liber­ta­des de pen­sa­mien­to, con­cien­cia y de pro­fe­sar creen­cia reli­gio­sa algu­na; el prin­ci­pio de lega­li­dad y retro­ac­ti­vi­dad; la prohi­bi­ción de la pena de muer­te; la prohi­bi­ción de la escla­vi­tud y la ser­vi­dum­bre; la prohi­bi­ción de la des­apa­ri­ción for­za­da y la tor­tu­ra; ni las garan­tías judi­cia­les indis­pen­sa­bles para la pro­tec­ción de tales dere­chos”, seña­la.

Des­de un pun­to de vis­ta de la filo­so­fía del dere­cho, el defen­sor de dere­chos huma­nos Enri­que Gue­rre­ro expo­ne que “el esta­do de excep­ción es la para­do­ja de sus­pen­der la Ley para con­ser­var­la. El ejem­plo más cla­ro y dolo­ro­so de los años recien­tes esta­ría en el momen­to en que Feli­pe Cal­de­rón orde­nó al Ejér­ci­to que rea­li­za­ra labo­res de segu­ri­dad públi­ca y repre­sión, a pesar de que en tiem­pos de paz eso está prohi­bi­do por el Artícu­lo 129 cons­ti­tu­cio­nal”.

El tex­to cons­ti­tu­cio­nal indi­ca: “En tiem­po de paz nin­gu­na auto­ri­dad mili­tar pue­de ejer­cer más fun­cio­nes que las que ten­gan exac­ta cone­xión con la dis­ci­pli­na mili­tar. Sola­men­te habrá coman­dan­cias mili­ta­res fijas y per­ma­nen­tes en los cas­ti­llos, for­ta­le­zas y alma­ce­nes que depen­dan inme­dia­ta­men­te del gobierno de la Unión o en los cam­pa­men­tos cuar­te­les o depó­si­tos que fue­ra de las pobla­cio­nes esta­ble­cie­re para la esta­ción de tro­pas”.

Dicho “esta­do de excep­ción”, indi­ca el abo­ga­do del Colec­ti­vo Liqui­dám­bar, dejó un “desas­tre en mate­ria de vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos (tor­tu­ra, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, pre­sos polí­ti­cos, etcé­te­ra), jamás se reco­no­ció legal­men­te y de fac­to se per­pe­tuo duran­te todo el sexe­nio de Peña Nie­to”.

Esta­dos y muni­ci­pios, por la libre

A pesar de que por ley corres­pon­de a la fede­ra­ción decla­rar res­tric­cio­nes, el pasa­do 21 de mar­zo, el doc­tor Hugo López-Gatell Ramí­rez, sub­se­cre­ta­rio de Pre­ven­ción y Pro­mo­ción de la Salud, de la Secre­ta­ría de Salud, acu­só que en algu­nos muni­ci­pios del país se han “empe­za­do a con­si­de­rar accio­nes de res­tric­cio­nes de movi­li­dad o de una espe­cie de cie­rre fron­te­ri­zo, si se quie­re ver de esa mane­ra, en los lími­tes terri­to­ria­les de las enti­da­des fede­ra­ti­vas o inclu­so de los muni­ci­pios. Esto es con­tra­rio a las leyes, es inapro­pia­do, es estor­bo­so para la res­pues­ta y no debe per­sis­tir”.

Una nota del sema­na­rio Pro­ce­so refie­re que en Coli­ma entra­ron en vigor las “medi­das res­tric­ti­vas de libre trán­si­to de per­so­nas en la vía públi­ca”, a par­tir del 19 de mar­zo. Lo ante­rior, deri­va­do de la “Decla­ra­to­ria de Emer­gen­cia” emi­ti­da por el gober­na­dor José Igna­cio Peral­ta Sán­chez.

Tam­bién en Sono­ra, el perio­dis­ta Rubén A. Ruiz –del dia­rio El Impar­cial– dio cuen­ta de que para el mis­mo 21 de mar­zo se había pro­cla­ma­do “toque de que­da” en el muni­ci­pio de San­ta Ana.

Un día antes, el ayun­ta­mien­to de Cabor­ca anun­ció median­te las redes socia­les que “el pre­si­den­te muni­ci­pal Libra­do Macías Gon­zá­lez, ha orde­na­do prohi­bir la cir­cu­la­ción vehi­cu­lar y de per­so­nas por las noches duran­te los fines de sema­na des­de el día de hoy y has­ta el 20 de abril”.

El comu­ni­ca­do advier­te que “bajo la adver­ten­cia de que las per­so­nas que no ten­gan algu­na jus­ti­fi­ca­ción y sean sor­pren­di­dos en las calles por la Poli­cía Muni­ci­pal podrán ser remi­ti­dos a las ins­ta­la­cio­nes de Segu­ri­dad Públi­ca, con posi­ble apli­ca­ción de san­cio­nes”.

López Gatell infor­mó en la con­fe­ren­cia de ese sába­do que la secre­ta­ria de Gober­na­ción, Olga Sán­chez Cor­de­ro, ha comen­za­do a man­te­ner con­tac­to con las auto­ri­da­des corres­pon­dien­tes para evi­tar que se con­ti­núen con este tipo de medi­das.

Es la exmi­nis­tra, dijo, “quien tie­ne no sola­men­te atri­bu­cio­nes espe­cí­fi­cas, sino una gran capa­ci­dad para el diá­lo­go y para la per­sua­sión, ha esta­do en con­tac­to de mane­ra muy opor­tu­na con dis­tin­tas auto­ri­da­des del nivel local pre­ci­sa­men­te para expli­car­les la impor­tan­cia de man­te­ner la uni­dad nacio­nal para un even­to de esta natu­ra­le­za”.

Pro­mue­ven ampa­ro en con­tra del gobierno de AMLO por “defi­cien­tes medi­das sani­ta­rias”

El abo­ga­do Rive­ro Espi­no­sa fue pro­mo­ven­te de un ampa­ro en con­tra de las “omi­sio­nes que, has­ta este momen­to, han teni­do las auto­ri­da­des sani­ta­rias. En con­cre­to, diji­mos en la deman­da de ampa­ro que no se había pre­ve­ni­do y no se esta­ba evi­tan­do la pro­pa­ga­ción del virus”.

Ante esta situa­ción, Ale­jan­dra Gua­da­lu­pe Pérez Ceri­so­la, secre­ta­ria del juz­ga­do Déci­mo Ter­ce­ro Admi­nis­tra­ti­va en la Ciu­dad de Méxi­co, otor­gó una nue­va sus­pen­sión de plano que orde­na al gobierno del pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor y a las auto­ri­da­des de la Secre­ta­ría de Salud ins­tru­men­tar las accio­nes nece­sa­rias para detec­tar a las per­so­nas infec­ta­das con coro­na­vi­rus Covid-19 y evi­tar la pro­pa­ga­ción de éste en el país, expo­ne San­dino Rive­ro.

El abo­ga­do defen­sor de dere­chos huma­nos aña­de que Pérez Ceri­so­la tam­bién deman­dó al titu­lar del Eje­cu­ti­vo Fede­ral “poner en mar­cha accio­nes para des­cu­brir a las per­so­nas infec­ta­das que se encuen­tren en los aero­puer­tos del país, ya sea por ser usua­rios o tra­ba­ja­do­res que ope­ran en los mis­mos”.

Fuen­te: Con­tra­Lí­nea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *