Femi­nis­mos. Vejez, revuel­ta, pan­de­mia: un chas­qui­do femi­nis­ta

Por Gil­da Luon­go , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 31 de mar­zo de 2020

Un chas­qui­do femi­nis­ta. Leer ansio­sa La vejez de Simo­ne de Beau­voir por ter­ce­ra vez. Tomar este libro den­so para sen­tir, enten­der pro­fun­do la vida, la muta­da, la meta­mor­fo­sea­da, la tras­tor­na­da de una mujer en pro­ce­so de enve­je­ci­mien­to. Julia Rojas, femi­nis­ta entra­ña­ble, lo puso en mis manos hace una déca­da atrás. El dete­rio­ro senil de mi madre en sus noven­ta, vol­vió mis ojos gran­des, entris­te­ci­dos, a sus pági­nas por pri­me­ra vez. La labor de inves­ti­ga­ción me obli­gó una segun­da lec­tu­ra.

Aho­ra, Alon­dra Cas­ti­llo, can­tau­to­ra femi­nis­ta de amar, con sus entre­vis­tas sobre mi expe­rien­cia de la vejez, me revol­vió a Simo­ne. Libros escri­tos por/​para las muje­res femi­nis­tas. Tra­yec­tos posi­bles para ima­gi­nar de modo inter­mi­na­ble nues­tras vidas. Com­pa­ñías bené­fi­cas, pro­vo­ca­do­ras del sen­ti­pen­sar. Por­que “vivir una vida femi­nis­ta” (Ahmed) nece­si­ta de sus­ten­tos pode­ro­sos, qué duda cabe, para no des­ca­la­brar, para no sucum­bir ante los muros exclu­yen­tes, o para caer y vol­ver a resis­tir en medio de las pre­gun­tas por la vida, “lan­zar la vida como una pre­gun­ta al aire” (Ahmed).

La agua­fies­tas femi­nis­ta nece­si­ta de un apa­ra­ta­je que le favo­rez­ca sobre­lle­var su ago­ta­do­ra mira­da crí­ti­ca del mun­do por­que rom­pe, res­que­bra­ja, hace esta­llar en peda­zos lo que se entien­de como sen­ti­do común, como lo nor­mal. “Morir pre­ma­tu­ra­men­te o enve­je­cer: no hay otra alter­na­ti­va”, dice Simo­ne. Sen­ten­cia bre­ve, cor­tan­te, defi­ni­ti­va. Esta expe­rien­cia vivi­da en el cuer­po, incar­di­na­da en su sin­gu­la­ri­dad por las muje­res en sus dife­ren­cias, resul­ta una labor ardua en socie­da­des capi­ta­lis­tas y patriar­ca­les vora­ces, expo­lia­do­ras de la sobre­vi­ven­cia huma­na. Un chas­qui­do femi­nis­ta.

La revuel­ta del 18 de octu­bre del 2019 y la pan­de­mia de mar­zo 2020, en Chi­le, se dan la mano: dos epi­so­dios que me han movi­do a sen­tir, pen­sar, habi­tar la cues­tión de las dife­ren­cias gene­ra­cio­na­les como una ten­sa, cor­tan­te, filo­sa ‘casa de las dife­ren­cias’ (Lor­de). La revuel­ta social me lle­vó, de modo radi­cal, a recor­dar la expe­rien­cia de la Uni­dad Popu­lar, el gol­pe de esta­do y la dic­ta­du­ra en Chi­le. Creo que estas memo­rias que por­ta­mos las muje­res vie­jas, las trans­gre­so­ras y polí­ti­cas de la épo­ca, no han sido pues­tas a cir­cu­lar des­de su sin­gu­la­ri­dad en cru­ce con los femi­nis­mos, en su ancha com­ple­ji­dad psí­qui­ca y social.

No estoy hablan­do solo de hacer aco­pio de los even­tos vivi­dos en con­tex­tos de poli­ti­za­ción y mili­tan­cias par­ti­dis­tas inten­sas de esos años. Tam­po­co estoy hablan­do de eri­gir monu­men­tos, auto­ri­da­des, ni museos, menos vic­ti­mi­za­ción. Estoy sen­ti­pen­san­do en las memo­rias múl­ti­ples en cru­ce con nues­tras sub­je­ti­vi­da­des, afec­tos, deseos, vul­ne­ra­bi­li­da­des, heri­das pro­fun­das que san­gran cada tan­to. La polí­ti­ca femi­nis­ta de los afec­tos. Un chas­qui­do femi­nis­ta. La fra­gi­li­dad expe­ri­men­ta­da con los mili­ta­res en las calles, la repre­sión de lxs pacxs, las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos otra vez, muer­tes, tor­tu­ras, abu­sos, gol­pi­zas, muti­la­cio­nes, deten­cio­nes, vuel­ven a abrir esas heri­das que nece­si­ta­mos curar. Sanar es resis­tir (Yolan­da Agui­lar). Cuer­pos vul­ne­ra­dos por com­ba­tir, ayer y hoy, la vio­len­cia estruc­tu­ral de un sis­te­ma per­ver­so.

No, no es la mis­ma his­to­ria, pero quién sabe la dimen­sión de estas imá­ge­nes reite­ra­das al infi­ni­to en la ima­gi­na­ción de cada mujer vie­ja. La mujer vie­ja que sien­te, recrea, reme­mo­ra, expe­ri­men­ta en su cuer­po esa dimen­sión. “Tu cuer­po pue­de ser lo que te fre­na” (Ahmed). Ya no pue­des estar en pri­me­ra línea, aun­que lo desees con fer­vor; no pue­des huir de la repre, las rodi­llas gri­tan; no pue­des res­pi­rar en medio de las lacri­mó­ge­nas por­que el resue­llo no alcan­za. La cuer­pa no da, la ener­gía no da. Las emo­cio­nes en revuel­ta: mie­do, pena, rabia.

Y qué decir de la pér­di­da de inge­nui­dad fren­te a los pode­res de la cla­se polí­ti­ca y su coci­na ins­ti­tu­cio­nal sucia. La nue­va cons­ti­tu­ción en el mar­co del pac­to por la paz como pesa­di­lla que reite­ra su eco­la­lia mez­qui­na: “en la medi­da de lo posi­ble”. No hay con­sue­lo. Un chas­qui­do femi­nis­ta. Y casi como en una pirue­ta de sal­to mor­tal nos damos de fren­te con la pan­de­mia. Coro­na­mos el rei­no de Chi­le con el coro­na­vi­rus.

Pare­cie­ra ser que la revuel­ta que­dó aplas­ta­da. Pero no. Otra vez la vejez es pro­ta­go­nis­ta silen­cio­sa. Apa­re­ce como pre­ca­ri­za­ción extre­ma del patriar­ca­do capi­ta­lis­ta. Cuer­pos que no impor­tan por­que no pro­du­cen ni engor­dan al mer­ca­do. Lábi­les, tie­nen menos defen­sas, están menos pre­pa­ra­dos para resis­tir la inva­sión a los pul­mo­nes, órga­nos dete­rio­ra­dos. No pue­den lidiar con los tér­mi­nos béli­cos que ron­dan el com­ba­te viral, su bata­lla. Cuer­pos pre­ca­rios que van a sucum­bir. Hacer vivir y dejar morir.

La necro­po­lí­ti­ca (Achi­lle). Un chas­qui­do femi­nis­ta. Y las muje­res vie­jas, las pobres, las pen­sio­na­das de mise­ria, las abue­las sin acce­so a la salud decen­te, a la dig­ni­dad de un tra­to humano, las que hemos cui­da­do toda la vida por­que nos ense­ña­ron que ese era el lugar que nos corres­pon­día por natu­ra­le­za, aho­ra que­da­mos a expen­sas de las errá­ti­cas e injus­tas deci­sio­nes de un esta­do terro­ris­ta que ayer no más abu­sa­ba, repri­mía, vio­len­ta­ba, dete­nía, gol­pea­ba, some­tía al movi­mien­to social. Las auto­ri­da­des, que hacen aho­ra de sal­va­do­ras de la vida, no han hecho ni una sola men­ción a las vie­jas, ni siquie­ra como simu­la­da e hipó­cri­ta preo­cu­pa­ción. Un chas­qui­do femi­nis­ta.

Y los mili­ta­res vuel­ven a la esce­na, los que ayer repri­mían hoy son los ‘bue­ni­tos’ que cau­te­la­rán el orden social para ‘pro­te­ger­nos’ de nosotrxs mismxs en medio de la emer­gen­cia catas­tró­fi­ca, cala­mi­to­sa de la pan­de­mia viral. Un chas­qui­do femi­nis­ta. Simo­ne de Beau­voir, pro­vo­ca­do­ra como siem­pre, nos rega­la al final de La vejez lo que pul­sa como lati­do urgen­te en medio de la revuel­ta y la pan­de­mia: “Cuan­do se ha com­pren­di­do lo que es la con­di­ción de lxs viejxs no es posi­ble con­for­mar­se con recla­mar ‘una polí­ti­ca de la vejez’ más gene­ro­sa, un aumen­to de las pen­sio­nes, alo­ja­mien­tos sanos, ocios orga­ni­za­dos. Todo el sis­te­ma es lo que está en jue­go y la rei­vin­di­ca­ción no pue­de sino ser radi­cal: cam­biar la vida.” (650)

Gil­da Luon­go, femi­nis­ta escri­to­ra chi­le­na, par­ti­ci­pan­te de Auch!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *