Cuba. Nada es más impor­tan­te que la salud

Por Tony López R.*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 mar­zo 2020.-

Nada es más impor­tan­te que la salud, es el prin­ci­pal con­cep­to que deben res­pe­tar aque­llos gobier­nos que diri­gen los des­ti­nos de sus pue­blos y prin­ci­pio fun­da­men­tal de res­pe­to a los dere­chos huma­nos. Hoy asis­ti­mos a una terri­ble enfer­me­dad que ya ha cos­ta­do la vida a más de 21 mil per­so­nas y que man­tie­ne a nivel glo­bal cer­ca de medio millón de habi­tan­tes de nues­tro pla­ne­ta infec­ta­das y con ame­na­zas para sus vidas, con­vir­tién­do­se, tal como lo ha decla­ra­do la OMS, en una pandemia.

En medio de esta ver­da­de­ra des­gra­cia para los pue­blos de 171 nacio­nes, entre ellas Ita­lia, una de las nacio­nes mas afec­ta­das con cer­ca de la lamen­ta­ble per­di­da de un poco más de 6 mil falle­ci­dos, está nación y su gobierno aten­dien­do a la alta pro­fe­sio­na­li­dad y pres­ti­gio de la cual goza la medi­ci­na cuba­na, acu­dió a nues­tro gobierno y le soli­ci­tó apo­yo para que un equi­po de médi­cos y pro­fe­sio­na­les de la salud cuba­na, acu­die­ran en su apo­yo, peti­ción fue res­pon­di­da posi­ti­va­men­te y ya 130 pro­fe­sio­na­les cuba­nos se encuen­tran, en una de las zonas más afec­ta­das, Lom­bar­día enfren­tan­do a este terri­ble mal.

El ges­to cubano con Ita­lia y con el gobierno del Rei­no Uni­do, de per­mi­tir el atra­que del cru­ce­ro ingles MS Braer­mar, para tras­la­dar a cer­ca de 950 per­so­nas por vía aérea a Lon­dres, de los cua­les, tenían medio cen­te­nar de per­so­nas sos­pe­cho­sas de estar con­ta­gia­das con el virus Covid- 19 y cin­co de ellas enfer­mas, ello pro­vo­có una llu­via de men­sa­jes y artícu­los en medios de pren­sa, de agra­de­ci­mien­tos des­de Euro­pa, Amé­ri­ca Lati­na y de muchas par­tes del mun­do, y jun­to a ellas cri­ti­can­do a Esta­dos Uni­dos, por negar­se acep­tar en sus puer­tos el atra­que del cru­ce­ro inglés, sin tomar en cuen­ta que esas per­so­nas podían con­ta­giar­se y tener un alto nume­ro de muertes.

La cam­pa­ña de soli­da­ri­dad con Cuba y reco­no­cien­do la pro­fe­sio­na­li­dad de la medi­ci­na cuba­na, inclu­yen­do el uso del inter­fe­rón alfa-B2, que no cura, pero evi­ta, que la enfer­me­dad se desa­rro­lle y eva­dir com­pli­ca­cio­nes, por tan­to sal­va las vidas de los pacien­tes, como ha dado a cono­cer el gobierno de la her­ma­na Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, lo que hizo tri­zas, la cam­pa­ña del gobierno de Esta­dos Uni­dos, con­tra la medi­ci­na cuba­na y la alta pro­fe­sio­na­li­dad de nues­tros gale­nos, la cual como ton­to papa­ga­yo, venia repi­tien­do el Secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo y el pro­pio pre­si­den­te Donald Trump.

Al que­dar como unos reales men­ti­ro­sos y usan­do los mez­qui­nos, des­pre­cia­bles y maquia­vé­li­cos méto­dos, de hace 60 años con­tra Cuba, hace ape­nas 72 horas el Depar­ta­men­to de Esta­do, vol­vió a car­gar con­tra la Isla, pidién­do­le a los gobier­nos que no soli­ci­ten el ser­vi­cio de los médi­cos cuba­nos, repi­tien­do las mis­mas men­ti­ras, que nues­tros pro­fe­sio­na­les son “escla­vos de la dic­ta­du­ra”, y otras can­ti­dad de estu­pi­de­ces, que ni ellos mis­mos se creen y mucho menos los apá­tri­das y ane­xio­nis­tas que usan­do las redes socia­les como Ciber­cu­ba se hacen eco, pues algu­nos de ellos son paga­dos por la emba­ja­da de Esta­dos Unidos.

Mien­tras Trump y Pom­peo se dedi­can ata­car a Vene­zue­la y a Cuba y recru­de­cer sus polí­ti­cas de san­cio­nes y blo­queo, hay tam­bién que dar a cono­cer a nues­tros lec­to­res lo que según polí­ti­cos y cien­tí­fi­cos esta­dou­ni­den­ses comen­tan sobre la polí­ti­ca del gobierno de Trump rela­cio­na­do con la salud en Esta­dos Uni­dos y con el Covid-19. 

El polí­ti­co repu­bli­cano esta­dou­ni­den­se Peter Weh­ner expre­só al dia­rio Atlan­tic, el pasa­do 16 de mar­zo lo siguien­te: “en enero de 2016, escri­bí que a pesar de ser un repu­bli­cano de toda la vida y tra­ba­jé en las tres admi­nis­tra­cio­nes ante­rio­res del Par­ti­do Repu­bli­cano, que nun­ca vota­ría por Donald Trump.” “Lo que expli­qué enton­ces, y lo he dicho muchas veces des­de enton­ces, es que Trump, es fun­da­men­tal­men­te no apto (inte­lec­tual, moral, tem­pe­ra­men­tal y psi­co­ló­gi­ca­men­te) para el cargo.

Para Weh­ner, “esa es la con­si­de­ra­ción pri­mor­dial en la elec­ción de un pre­si­den­te, en par­te por­que en algún momen­to es razo­na­ble espe­rar que un pre­si­den­te enfren­te una cri­sis ines­pe­ra­da, y en ese pun­to, el jui­cio y el dis­cer­ni­mien­to del pre­si­den­te, su carác­ter y capa­ci­dad de lide­raz­go, real­men­te importa”.

“El señor Trump no desea fami­lia­ri­zar­se con la mayo­ría de los pro­ble­mas, y mucho menos domi­nar­los”, así lo expre­sé hace cua­tro años. “Nin­gún can­di­da­to pre­si­den­cial impor­tan­te ha sido tan des­de­ño­so de cono­ci­mien­to, tan indi­fe­ren­te a los hechos, tan des­preo­cu­pa­do por su ignorancia”.

“Aña­de Weh­ner “La viru­len­ta com­bi­na­ción de igno­ran­cia, ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, dema­go­gia, solip­sis­mo y ven­gan­za del señor Trump no hará más que resul­tar en una pre­si­den­cia falli­da; podría muy bien con­du­cir a una catás­tro­fe nacio­nal. La pers­pec­ti­va de Donald Trump como coman­dan­te en jefe debe­ría pro­vo­car un esca­lo­frío en la colum­na ver­te­bral de cada estadounidense”.

Si toma­mos en cuen­ta esta opi­nión de quien fue­ra un impor­tan­te fun­cio­na­rio de tres admi­nis­tra­cio­nes repu­bli­ca­nas, debe­mos tener cla­ro que cual­quier loca acción pue­de tomar el inqui­lino de la Casa Blan­ca. Pero vea­mos, que seña­lan los cien­tí­fi­cos esta­dou­ni­den­ses, sobre el fenó­meno del Covid-19 y esta ame­na­za­do­ra pan­de­mia para Esta­dos Uni­dos que ya ha lle­ga­do a 84 mil con­ta­gia­dos y que su núme­ro lamen­ta­ble­men­te pue­de crecer.

Según Weh­ner “el pre­si­den­te y su admi­nis­tra­ción son res­pon­sa­bles de erro­res gra­ves y cos­to­sos, espe­cial­men­te los fallos épi­cos de fabri­ca­ción en las prue­bas de diag­nós­ti­co, la deci­sión de eva­luar a muy pocas per­so­nas, la demo­ra en ampliar las prue­bas a los labo­ra­to­rios fue­ra de los Cen­tros para el Con­trol y la Pre­ven­ción de Enfer­me­da­des, y pro­ble­mas en la cade­na de sumi­nis­tro. Estos erro­res nos han deja­do cie­gos y muy reza­ga­dos, y, duran­te algu­nas sema­nas cru­cia­les, crea­ron una fal­sa sen­sa­ción de seguridad.

“Lo que aho­ra sabe­mos, aña­de, es que el coro­na­vi­rus se pro­pa­gó en silen­cio duran­te varias sema­nas, sin que nos demos cuen­ta y mien­tras no hacía­mos nada para dete­ner­lo. Los esfuer­zos de con­ten­ción y miti­ga­ción podrían haber dis­mi­nui­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su pro­pa­ga­ción en un pun­to crí­ti­co tem­prano, pero des­per­di­cia­mos esa oportunidad”.

“Sim­ple­men­te han per­di­do tiem­po que no pue­den com­pen­sar. No se pue­de recu­pe­rar seis sema­nas de cegue­ra”, dijo a The Washing­ton Post Jeremy Konyndyk, quien ayu­dó a super­vi­sar la res­pues­ta inter­na­cio­nal al Ébo­la duran­te la admi­nis­tra­ción de Oba­ma y es un miem­bro prin­ci­pal de polí­ti­cas en el Cen­tro para el Desa­rro­llo Glo­bal. ”En la medi­da en que haya alguien a quien cul­par aquí, la cul­pa está en la ges­tión pobre y caó­ti­ca de la Casa Blan­ca y la fal­ta de reco­no­ci­mien­to del pano­ra­ma general».

A prin­ci­pios de esta sema­na, Anthony Fau­ci, el res­pe­ta­do direc­tor del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Aler­gias y Enfer­me­da­des Infec­cio­sas, admi­tió en un tes­ti­mo­nio ante el Con­gre­so que Esta­dos Uni­dos toda­vía no está pro­por­cio­nan­do prue­bas ade­cua­das para el coro­na­vi­rus. “Está fallan­do. Admi­tá­mos­lo». Él aña­dió, “La idea de que nadie con­se­guir [prue­bas] fácil­men­te, la mane­ra en que la gen­te de otros paí­ses lo están hacien­do, no esta­mos pre­pa­ra­do para eso. Creo que debe­ría ser, pero no lo somos «.

“Es cono­ci­do que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud tenía exá­me­nes de tra­ba­jo que Esta­dos Uni­dos recha­zó, y los inves­ti­ga­do­res de un pro­yec­to en Seattle inten­ta­ron rea­li­zar prue­bas tem­pra­nas para el coro­na­vi­rus, pero los fun­cio­na­rios fede­ra­les se lo impi­die­ron. (Los médi­cos del pro­yec­to de inves­ti­ga­ción final­men­te deci­die­ron rea­li­zar prue­bas de coro­na­vi­rus sin apro­ba­ción federal”).

“Pero eso no es todo. Según los infor­mes, el pre­si­den­te igno­ró las adver­ten­cias tem­pra­nas sobre la gra­ve­dad del virus y se eno­jó con un fun­cio­na­rio de los CDC que en febre­ro advir­tió que un bro­te era inevitable”.

La admi­nis­tra­ción Trump des­man­te­ló la ofi­ci­na de salud glo­bal del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, cuyo pro­pó­si­to era abor­dar las pan­de­mias mun­dia­les; aho­ra esta­mos pagan­do el pre­cio por eso. «Tra­ba­ja­mos muy bien con esa ofi­ci­na», dijo Fau­ci al Con­gre­so. «Sería bueno si la ofi­ci­na toda­vía estu­vie­ra allí». Pode­mos enfren­tar una esca­sez de ven­ti­la­do­res y sumi­nis­tros médi­cos, y los hos­pi­ta­les pron­to pue­den ver­se abru­ma­dos, si el núme­ro de casos de coro­na­vi­rus aumen­ta a un rit­mo simi­lar en paí­ses como Ita­lia. (Esto cau­sa­ría no solo muer­tes inne­ce­sa­rias rela­cio­na­das con el coro­na­vi­rus, sino tam­bién muer­tes de aque­llos que pade­cen otras dolen­cias que no ten­drán acce­so inme­dia­to a la aten­ción hospitalaria).

Esta es la lamen­ta­ble y crí­ti­ca situa­ción, de cómo impor­tan­tes exper­tos y cien­tí­fi­cos esta­dou­ni­den­ses, están eva­luan­do la situa­ción inter­na que tie­ne su país del sis­te­ma de salud, no solo res­pec­to a esta pan­de­mia, tam­bién las muer­tes de aque­llos que pade­cen otras dolen­cias, que pade­cen ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, por el aban­dono fede­ral del gobierno de Donald Trump y este señor y su Secre­ta­rio de Esta­do, se abro­ga el dere­cho de usan­do fal­se­da­des, cri­ti­car y armar una cam­pa­ña con­tra el el mode­lo de salud cubano.

Como era de espe­rar nues­tra can­ci­lle­ría dio una con­tun­den­te res­pues­ta a tan­ta mal­dad, men­ti­ras y cobar­día del gobierno de Donald Trump y recor­dó que, en mayo del 2003, el his­tó­ri­co dis­cur­so del coman­dan­te Fidel Cas­tro en Bue­nos Aires, Argen­ti­na, cuan­do expre­só “nues­tro país no lan­za bom­bas con­tra otros pue­blos, ni man­da miles de avio­nes a bom­bar­dear ciu­da­des, nues­tro país no posee ni armas nuclea­res, ni bio­ló­gi­cas”. Nues­tro país envía médi­cos y no bom­bas, pre­ci­sa­ba Fidel en aquel discurso.

Médi­cos para sal­var vidas, y ejem­plos hay muchos, como se hizo, inclu­so en la déca­da del 60 cuan­do el terre­mo­to azo­tó a Nica­ra­gua y exis­tía la cruel dic­ta­du­ra de Somo­za, que por cier­to apo­ya­ba Esta­dos Uni­dos. Fue­ron nues­tros médi­cos a Perú, Pakis­tán, Chi­le, Ecua­dor, entre otros luga­res y sin que media­ra nin­gún tipo de inte­rés, ni polí­ti­co ni eco­nó­mi­co, sola­men­te la soli­da­ri­dad huma­na, que, para Busch, eran oscu­ros rin­co­nes del mundo.

Bom­bas y metra­lla, las que uti­li­zó Esta­dos Uni­dos con­tra el iner­me pue­blo pana­me­ño, cuan­do el 20 de diciem­bre de 1989, de mane­ra cobar­de y usan­do su bru­tal pode­río, inva­die­ron Pana­má, con el pre­tex­to de dete­ner al gene­ral Manuel Anto­nio Norie­ga, acu­sa­do, según ellos, de estar vin­cu­la­dos al nar­co­trá­fi­co, otra gigan­tes­ca men­ti­ra que, nun­ca lo pudie­ron pro­bar y ase­si­na­ron a miles de pana­me­ños cifra aún des­co­no­ci­das, algu­nos la ubi­can en mas de 5 mil y otros en 10 mil muer­tos, ase­si­na­dos por esas bom­bas y metrallas. 

Cuan­do ter­mi­na­ba este artícu­lo reci­bí la denun­cia del can­ci­ller Jor­ge Arria­za, tras­mi­ti­da por Tele­sur, dan­do a cono­cer que el Depar­ta­men­to de Esta­do, había pre­sen­ta­do ante el Fis­cal Gene­ral de Esta­do Uni­dos, una acu­sa­ción con­tra el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro por nar­co­te­rro­ris­mo y a otros diri­gen­tes vene­zo­la­nos, estar aso­cia­dos con los coman­dan­tes gue­rri­lle­ros Iván Már­quez y Jesús San­trich , quien ante la trai­ción del gobierno colom­biano que pre­si­den­te Iván Duque, reto­ma­ron las armas y con­ti­núan su lucha con­tra ese auto­ri­ta­rio y des­pres­ti­gia­do gobierno.

Este paso del gobierno de Donald Trump, debe ser toma­do muy en cuen­ta por nues­tros pue­blos, y oja­lá esté equi­vo­ca­do, pero en mi modes­ta opi­nión, esta­mos en pre­sen­cia del pre­lu­dio de una agre­sión mili­tar con­tra Vene­zue­la, usan­do los mis­mos y men­ti­ro­sos argu­men­tos que usa­ron con­tra Pana­má, Afga­nis­tán e Irak.

Pero esta noti­cia, será obje­to de un pró­xi­mo artícu­lo, por­que con­si­de­ro fir­me­men­te en una inmi­nen­te acción mili­tar, usan­do diver­sas moda­li­da­des y uti­li­zan­do la actual coyun­tu­ra pro­vo­ca­da por la pan­de­mia, con­tra Vene­zue­la y los pue­blos deben estar aten­to a esta seria amenaza.

*Perio­dis­ta, poli­tó­lo­go y ana­lis­ta internacional. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.