Cuba. Nada es más impor­tan­te que la salud

Por Tony López R.*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 mar­zo 2020.-

Nada es más impor­tan­te que la salud, es el prin­ci­pal con­cep­to que deben res­pe­tar aque­llos gobier­nos que diri­gen los des­ti­nos de sus pue­blos y prin­ci­pio fun­da­men­tal de res­pe­to a los dere­chos huma­nos. Hoy asis­ti­mos a una terri­ble enfer­me­dad que ya ha cos­ta­do la vida a más de 21 mil per­so­nas y que man­tie­ne a nivel glo­bal cer­ca de medio millón de habi­tan­tes de nues­tro pla­ne­ta infec­ta­das y con ame­na­zas para sus vidas, con­vir­tién­do­se, tal como lo ha decla­ra­do la OMS, en una pan­de­mia.

En medio de esta ver­da­de­ra des­gra­cia para los pue­blos de 171 nacio­nes, entre ellas Ita­lia, una de las nacio­nes mas afec­ta­das con cer­ca de la lamen­ta­ble per­di­da de un poco más de 6 mil falle­ci­dos, está nación y su gobierno aten­dien­do a la alta pro­fe­sio­na­li­dad y pres­ti­gio de la cual goza la medi­ci­na cuba­na, acu­dió a nues­tro gobierno y le soli­ci­tó apo­yo para que un equi­po de médi­cos y pro­fe­sio­na­les de la salud cuba­na, acu­die­ran en su apo­yo, peti­ción fue res­pon­di­da posi­ti­va­men­te y ya 130 pro­fe­sio­na­les cuba­nos se encuen­tran, en una de las zonas más afec­ta­das, Lom­bar­día enfren­tan­do a este terri­ble mal.

El ges­to cubano con Ita­lia y con el gobierno del Rei­no Uni­do, de per­mi­tir el atra­que del cru­ce­ro ingles MS Braer­mar, para tras­la­dar a cer­ca de 950 per­so­nas por vía aérea a Lon­dres, de los cua­les, tenían medio cen­te­nar de per­so­nas sos­pe­cho­sas de estar con­ta­gia­das con el virus Covid- 19 y cin­co de ellas enfer­mas, ello pro­vo­có una llu­via de men­sa­jes y artícu­los en medios de pren­sa, de agra­de­ci­mien­tos des­de Euro­pa, Amé­ri­ca Lati­na y de muchas par­tes del mun­do, y jun­to a ellas cri­ti­can­do a Esta­dos Uni­dos, por negar­se acep­tar en sus puer­tos el atra­que del cru­ce­ro inglés, sin tomar en cuen­ta que esas per­so­nas podían con­ta­giar­se y tener un alto nume­ro de muer­tes.

La cam­pa­ña de soli­da­ri­dad con Cuba y reco­no­cien­do la pro­fe­sio­na­li­dad de la medi­ci­na cuba­na, inclu­yen­do el uso del inter­fe­rón alfa-B2, que no cura, pero evi­ta, que la enfer­me­dad se desa­rro­lle y eva­dir com­pli­ca­cio­nes, por tan­to sal­va las vidas de los pacien­tes, como ha dado a cono­cer el gobierno de la her­ma­na Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, lo que hizo tri­zas, la cam­pa­ña del gobierno de Esta­dos Uni­dos, con­tra la medi­ci­na cuba­na y la alta pro­fe­sio­na­li­dad de nues­tros gale­nos, la cual como ton­to papa­ga­yo, venia repi­tien­do el Secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo y el pro­pio pre­si­den­te Donald Trump.

Al que­dar como unos reales men­ti­ro­sos y usan­do los mez­qui­nos, des­pre­cia­bles y maquia­vé­li­cos méto­dos, de hace 60 años con­tra Cuba, hace ape­nas 72 horas el Depar­ta­men­to de Esta­do, vol­vió a car­gar con­tra la Isla, pidién­do­le a los gobier­nos que no soli­ci­ten el ser­vi­cio de los médi­cos cuba­nos, repi­tien­do las mis­mas men­ti­ras, que nues­tros pro­fe­sio­na­les son “escla­vos de la dic­ta­du­ra”, y otras can­ti­dad de estu­pi­de­ces, que ni ellos mis­mos se creen y mucho menos los apá­tri­das y ane­xio­nis­tas que usan­do las redes socia­les como Ciber­cu­ba se hacen eco, pues algu­nos de ellos son paga­dos por la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos.

Mien­tras Trump y Pom­peo se dedi­can ata­car a Vene­zue­la y a Cuba y recru­de­cer sus polí­ti­cas de san­cio­nes y blo­queo, hay tam­bién que dar a cono­cer a nues­tros lec­to­res lo que según polí­ti­cos y cien­tí­fi­cos esta­dou­ni­den­ses comen­tan sobre la polí­ti­ca del gobierno de Trump rela­cio­na­do con la salud en Esta­dos Uni­dos y con el Covid-19. 

El polí­ti­co repu­bli­cano esta­dou­ni­den­se Peter Weh­ner expre­só al dia­rio Atlan­tic, el pasa­do 16 de mar­zo lo siguien­te: “en enero de 2016, escri­bí que a pesar de ser un repu­bli­cano de toda la vida y tra­ba­jé en las tres admi­nis­tra­cio­nes ante­rio­res del Par­ti­do Repu­bli­cano, que nun­ca vota­ría por Donald Trump.” “Lo que expli­qué enton­ces, y lo he dicho muchas veces des­de enton­ces, es que Trump, es fun­da­men­tal­men­te no apto (inte­lec­tual, moral, tem­pe­ra­men­tal y psi­co­ló­gi­ca­men­te) para el car­go.

Para Weh­ner, “esa es la con­si­de­ra­ción pri­mor­dial en la elec­ción de un pre­si­den­te, en par­te por­que en algún momen­to es razo­na­ble espe­rar que un pre­si­den­te enfren­te una cri­sis ines­pe­ra­da, y en ese pun­to, el jui­cio y el dis­cer­ni­mien­to del pre­si­den­te, su carác­ter y capa­ci­dad de lide­raz­go, real­men­te impor­ta”.

“El señor Trump no desea fami­lia­ri­zar­se con la mayo­ría de los pro­ble­mas, y mucho menos domi­nar­los”, así lo expre­sé hace cua­tro años. “Nin­gún can­di­da­to pre­si­den­cial impor­tan­te ha sido tan des­de­ño­so de cono­ci­mien­to, tan indi­fe­ren­te a los hechos, tan des­preo­cu­pa­do por su igno­ran­cia”.

“Aña­de Weh­ner “La viru­len­ta com­bi­na­ción de igno­ran­cia, ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, dema­go­gia, solip­sis­mo y ven­gan­za del señor Trump no hará más que resul­tar en una pre­si­den­cia falli­da; podría muy bien con­du­cir a una catás­tro­fe nacio­nal. La pers­pec­ti­va de Donald Trump como coman­dan­te en jefe debe­ría pro­vo­car un esca­lo­frío en la colum­na ver­te­bral de cada esta­dou­ni­den­se”.

Si toma­mos en cuen­ta esta opi­nión de quien fue­ra un impor­tan­te fun­cio­na­rio de tres admi­nis­tra­cio­nes repu­bli­ca­nas, debe­mos tener cla­ro que cual­quier loca acción pue­de tomar el inqui­lino de la Casa Blan­ca. Pero vea­mos, que seña­lan los cien­tí­fi­cos esta­dou­ni­den­ses, sobre el fenó­meno del Covid-19 y esta ame­na­za­do­ra pan­de­mia para Esta­dos Uni­dos que ya ha lle­ga­do a 84 mil con­ta­gia­dos y que su núme­ro lamen­ta­ble­men­te pue­de cre­cer.

Según Weh­ner “el pre­si­den­te y su admi­nis­tra­ción son res­pon­sa­bles de erro­res gra­ves y cos­to­sos, espe­cial­men­te los fallos épi­cos de fabri­ca­ción en las prue­bas de diag­nós­ti­co, la deci­sión de eva­luar a muy pocas per­so­nas, la demo­ra en ampliar las prue­bas a los labo­ra­to­rios fue­ra de los Cen­tros para el Con­trol y la Pre­ven­ción de Enfer­me­da­des, y pro­ble­mas en la cade­na de sumi­nis­tro. Estos erro­res nos han deja­do cie­gos y muy reza­ga­dos, y, duran­te algu­nas sema­nas cru­cia­les, crea­ron una fal­sa sen­sa­ción de segu­ri­dad.

“Lo que aho­ra sabe­mos, aña­de, es que el coro­na­vi­rus se pro­pa­gó en silen­cio duran­te varias sema­nas, sin que nos demos cuen­ta y mien­tras no hacía­mos nada para dete­ner­lo. Los esfuer­zos de con­ten­ción y miti­ga­ción podrían haber dis­mi­nui­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su pro­pa­ga­ción en un pun­to crí­ti­co tem­prano, pero des­per­di­cia­mos esa opor­tu­ni­dad”.

“Sim­ple­men­te han per­di­do tiem­po que no pue­den com­pen­sar. No se pue­de recu­pe­rar seis sema­nas de cegue­ra”, dijo a The Washing­ton Post Jeremy Konyndyk, quien ayu­dó a super­vi­sar la res­pues­ta inter­na­cio­nal al Ébo­la duran­te la admi­nis­tra­ción de Oba­ma y es un miem­bro prin­ci­pal de polí­ti­cas en el Cen­tro para el Desa­rro­llo Glo­bal. ”En la medi­da en que haya alguien a quien cul­par aquí, la cul­pa está en la ges­tión pobre y caó­ti­ca de la Casa Blan­ca y la fal­ta de reco­no­ci­mien­to del pano­ra­ma gene­ral».

A prin­ci­pios de esta sema­na, Anthony Fau­ci, el res­pe­ta­do direc­tor del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Aler­gias y Enfer­me­da­des Infec­cio­sas, admi­tió en un tes­ti­mo­nio ante el Con­gre­so que Esta­dos Uni­dos toda­vía no está pro­por­cio­nan­do prue­bas ade­cua­das para el coro­na­vi­rus. “Está fallan­do. Admi­tá­mos­lo». Él aña­dió, “La idea de que nadie con­se­guir [prue­bas] fácil­men­te, la mane­ra en que la gen­te de otros paí­ses lo están hacien­do, no esta­mos pre­pa­ra­do para eso. Creo que debe­ría ser, pero no lo somos «.

“Es cono­ci­do que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud tenía exá­me­nes de tra­ba­jo que Esta­dos Uni­dos recha­zó, y los inves­ti­ga­do­res de un pro­yec­to en Seattle inten­ta­ron rea­li­zar prue­bas tem­pra­nas para el coro­na­vi­rus, pero los fun­cio­na­rios fede­ra­les se lo impi­die­ron. (Los médi­cos del pro­yec­to de inves­ti­ga­ción final­men­te deci­die­ron rea­li­zar prue­bas de coro­na­vi­rus sin apro­ba­ción fede­ral”).

“Pero eso no es todo. Según los infor­mes, el pre­si­den­te igno­ró las adver­ten­cias tem­pra­nas sobre la gra­ve­dad del virus y se eno­jó con un fun­cio­na­rio de los CDC que en febre­ro advir­tió que un bro­te era inevi­ta­ble”.

La admi­nis­tra­ción Trump des­man­te­ló la ofi­ci­na de salud glo­bal del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, cuyo pro­pó­si­to era abor­dar las pan­de­mias mun­dia­les; aho­ra esta­mos pagan­do el pre­cio por eso. «Tra­ba­ja­mos muy bien con esa ofi­ci­na», dijo Fau­ci al Con­gre­so. «Sería bueno si la ofi­ci­na toda­vía estu­vie­ra allí». Pode­mos enfren­tar una esca­sez de ven­ti­la­do­res y sumi­nis­tros médi­cos, y los hos­pi­ta­les pron­to pue­den ver­se abru­ma­dos, si el núme­ro de casos de coro­na­vi­rus aumen­ta a un rit­mo simi­lar en paí­ses como Ita­lia. (Esto cau­sa­ría no solo muer­tes inne­ce­sa­rias rela­cio­na­das con el coro­na­vi­rus, sino tam­bién muer­tes de aque­llos que pade­cen otras dolen­cias que no ten­drán acce­so inme­dia­to a la aten­ción hos­pi­ta­la­ria).

Esta es la lamen­ta­ble y crí­ti­ca situa­ción, de cómo impor­tan­tes exper­tos y cien­tí­fi­cos esta­dou­ni­den­ses, están eva­luan­do la situa­ción inter­na que tie­ne su país del sis­te­ma de salud, no solo res­pec­to a esta pan­de­mia, tam­bién las muer­tes de aque­llos que pade­cen otras dolen­cias, que pade­cen ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, por el aban­dono fede­ral del gobierno de Donald Trump y este señor y su Secre­ta­rio de Esta­do, se abro­ga el dere­cho de usan­do fal­se­da­des, cri­ti­car y armar una cam­pa­ña con­tra el el mode­lo de salud cubano.

Como era de espe­rar nues­tra can­ci­lle­ría dio una con­tun­den­te res­pues­ta a tan­ta mal­dad, men­ti­ras y cobar­día del gobierno de Donald Trump y recor­dó que, en mayo del 2003, el his­tó­ri­co dis­cur­so del coman­dan­te Fidel Cas­tro en Bue­nos Aires, Argen­ti­na, cuan­do expre­só “nues­tro país no lan­za bom­bas con­tra otros pue­blos, ni man­da miles de avio­nes a bom­bar­dear ciu­da­des, nues­tro país no posee ni armas nuclea­res, ni bio­ló­gi­cas”. Nues­tro país envía médi­cos y no bom­bas, pre­ci­sa­ba Fidel en aquel dis­cur­so.

Médi­cos para sal­var vidas, y ejem­plos hay muchos, como se hizo, inclu­so en la déca­da del 60 cuan­do el terre­mo­to azo­tó a Nica­ra­gua y exis­tía la cruel dic­ta­du­ra de Somo­za, que por cier­to apo­ya­ba Esta­dos Uni­dos. Fue­ron nues­tros médi­cos a Perú, Pakis­tán, Chi­le, Ecua­dor, entre otros luga­res y sin que media­ra nin­gún tipo de inte­rés, ni polí­ti­co ni eco­nó­mi­co, sola­men­te la soli­da­ri­dad huma­na, que, para Busch, eran oscu­ros rin­co­nes del mun­do.

Bom­bas y metra­lla, las que uti­li­zó Esta­dos Uni­dos con­tra el iner­me pue­blo pana­me­ño, cuan­do el 20 de diciem­bre de 1989, de mane­ra cobar­de y usan­do su bru­tal pode­río, inva­die­ron Pana­má, con el pre­tex­to de dete­ner al gene­ral Manuel Anto­nio Norie­ga, acu­sa­do, según ellos, de estar vin­cu­la­dos al nar­co­trá­fi­co, otra gigan­tes­ca men­ti­ra que, nun­ca lo pudie­ron pro­bar y ase­si­na­ron a miles de pana­me­ños cifra aún des­co­no­ci­das, algu­nos la ubi­can en mas de 5 mil y otros en 10 mil muer­tos, ase­si­na­dos por esas bom­bas y metra­llas. 

Cuan­do ter­mi­na­ba este artícu­lo reci­bí la denun­cia del can­ci­ller Jor­ge Arria­za, tras­mi­ti­da por Tele­sur, dan­do a cono­cer que el Depar­ta­men­to de Esta­do, había pre­sen­ta­do ante el Fis­cal Gene­ral de Esta­do Uni­dos, una acu­sa­ción con­tra el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro por nar­co­te­rro­ris­mo y a otros diri­gen­tes vene­zo­la­nos, estar aso­cia­dos con los coman­dan­tes gue­rri­lle­ros Iván Már­quez y Jesús San­trich , quien ante la trai­ción del gobierno colom­biano que pre­si­den­te Iván Duque, reto­ma­ron las armas y con­ti­núan su lucha con­tra ese auto­ri­ta­rio y des­pres­ti­gia­do gobierno.

Este paso del gobierno de Donald Trump, debe ser toma­do muy en cuen­ta por nues­tros pue­blos, y oja­lá esté equi­vo­ca­do, pero en mi modes­ta opi­nión, esta­mos en pre­sen­cia del pre­lu­dio de una agre­sión mili­tar con­tra Vene­zue­la, usan­do los mis­mos y men­ti­ro­sos argu­men­tos que usa­ron con­tra Pana­má, Afga­nis­tán e Irak.

Pero esta noti­cia, será obje­to de un pró­xi­mo artícu­lo, por­que con­si­de­ro fir­me­men­te en una inmi­nen­te acción mili­tar, usan­do diver­sas moda­li­da­des y uti­li­zan­do la actual coyun­tu­ra pro­vo­ca­da por la pan­de­mia, con­tra Vene­zue­la y los pue­blos deben estar aten­to a esta seria ame­na­za.

*Perio­dis­ta, poli­tó­lo­go y ana­lis­ta inter­na­cio­nal. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *