Colom­bia. La Paz que nos cos­tó la vida

Luz Mari­na López Espi­no­sa /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​31 de mar­zo de 2020

“Toda la pro­pa­gan­da de gue­rra, todos los gri­tos, las men­ti­ras y el odio, pro­vie­nen inva­ria­ble­men­te, de gen­te que no está luchan­do”. Geor­ge Orwell

Sí. En pasa­do. Por­que ese gri­to como un sor­ti­le­gio de espe­ran­za que con­ju­ra­ra los espí­ri­tus de la muer­te mero­dean­do el Acuer­do sus­cri­to entre el gobierno de Colom­bia y la gue­rri­lla de las FARC-EP “Que la paz no nos cues­te la vida”,  fue en vano. Y sí que nos cos­tó. Ya son casi dos­cien­tas almas cuyos cuer­pos des­can­sa­ron en paz cuan­do eran sus vidas las que por­fia­ban en ello. Pero no en esa, la de fes­to­nes negros y sepul­cros tem­pra­na­men­te abier­tos, sino en aque­lla, la del sur­co hos­pi­ta­la­rio, el hogar cáli­do y bulli­cio­so y la pala­bra con­vo­can­te y seduc­to­ra.

Sí, tem­pra­na­men­te, como el de ese hijo de la paz, el peque­ño Samuel David Gon­zá­lez de tan sólo sie­te meses, cuyos ase­si­nos erra­ron los dis­pa­ros mor­ta­les que habrían de ser para sus padres Car­los Enri­que y San­dra a quie­nes ape­nas hirie­ron, dos excom­ba­tien­tes de las Farc de la etnia wayuú en pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción. Y que en todo esta­ban sien­do fie­les al jura­men­to de dejar las armas y optar por la pala­bra fecun­da, hecho tam­bién por ellos en los Lla­nos del Yarí en el cora­zón de la sel­va. Fue en la X Con­fe­ren­cia de las Farc un día de sep­tiem­bre de 2016, cuan­do para pas­mo de cien­tos de invi­ta­dos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, con la solem­ni­dad de una coral clá­si­ca, dos­cien­tos gue­rri­lle­ros irrum­pie­ron en for­ma­ción mar­cial des­de los cua­tro pun­tos car­di­na­les ento­nan­do el Himno a la Ale­gría bajo los subli­mes acor­des de la Nove­na Sin­fo­nía. Era el toque de dia­na de la paz.

Y como Car­los Enri­que y San­dra, de quie­nes jamás podrá decir­se salie­ron bien libra­dos del lan­ce de los ase­si­nos, igual Astrid Con­de la pri­me­ra exgue­rri­lle­ra caí­da en la capi­tal de la repú­bli­ca don­de ade­lan­ta­ba su pro­ce­so estu­dian­do y como defen­so­ra de dere­chos huma­nos. Con lo que los ase­si­nos mos­tra­ban la ubi­cui­dad del poder de su lar­go bra­zo: de Mai­cao en el nor­te a El Char­co, Puer­to Asís y San Vicen­te del Caguán en el sur, pasa por Corin­to y Miran­da, da un rodeo por El Tarra y Con­ven­ción en el orien­te, cir­cun­va­la por Ituan­go y Tene­ri­fe en el cen­tro, y no tie­ne reca­to en reca­lar en Bogo­tá. Y así la muche­dum­bre de sacri­fi­ca­dos. Sin una expli­ca­ción creí­ble ni dicha con con­vic­ción por el mis­mo Gobierno, sino al con­tra­rio, una que lle­na de inquie­tud y lla­ma a preo­cu­pa­ción. Esto, por­que la del pre­si­den­te Iván Duque es una narra­ti­va sos­pe­cho­sa­men­te idén­ti­ca a la de los gober­nan­tes de enton­ces Vir­gi­lio Bar­co y César Gavi­ria, cuan­do el Esta­do des­ató la feroz cam­pa­ña de exter­mi­nio de la Unión Patrió­ti­ca, movi­mien­to igual que la Farc de hoy, naci­do de un acuer­do con esa enton­ces gue­rri­lla: “Es el nar­co­trá­fi­co el que los está matan­do”. Y ya la his­to­ria sen­ten­ció la fal­sía del rela­to ofi­cial. No. No era el nar­co­trá­fi­co. Era el Esta­do.

Y sí, hoy igual nos pegun­ta­mos: ¿por qué habría de ser el nar­co­trá­fi­co? Nue­va­men­te el tiem­po giran­do en redon­do, Pablo Esco­bar y Rodrí­guez Gacha como hace trein­ta años, cul­pa­bles galo­pan­do por los tele­ti­pos, las ondas her­tzia­nas y las seña­les sate­li­ta­les del perio­dis­mo ofi­cial y ofi­cia­lis­ta. Opor­tuno como­dín de la cla­se domi­nan­te para escon­der sus felo­nías. Por­que es cla­ro, y sea este un “Yo Acu­so” al Esta­do colom­biano repre­sen­ta­do en el Gobierno Nacio­nal, en nom­bre de las víc­ti­mas silen­cia­das: hay una men­te que pla­ni­fi­ca y dise­ña los crí­me­nes dán­do­les sis­te­ma­ti­ci­dad; tie­ne capa­ci­dad ope­ra­ti­va y logís­ti­ca, cubre el terri­to­rio nacio­nal y cuen­ta con el favor de la impu­ni­dad. Y ese alguien tan inmu­ne y pode­ro­so no pue­de ser el nar­co­trá­fi­co, al que ade­más, tam­po­co le va inte­rés en ello. Ese alguien es el Esta­do a quien sí le va, según nada disi­mu­la­das expre­sio­nes –“vol­ver tri­zas el Acuer­do”, pre­gón del par­ti­do de gobierno-, y goza de ese poder.

Y es que al igual que en el exter­mi­nio de la Unión Patrió­ti­ca, en unos pocos even­tos, una dis­fun­ción en el obrar delic­tuo­so, un fallo en el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de los crí­me­nes puso en evi­den­cia a los auto­res y con ellos la men­te orde­na­do­ra. Dos en par­ti­cu­lar: uno, el acto de fero­ci­dad que cons­ti­tu­yó el ase­si­na­to de Dimar Torres en Con­ven­ción (N. de San­tan­der), víc­ti­ma de sór­di­da cela­da idea­da y eje­cu­ta­da por el coro­nel Jor­ge Arman­do Pérez Améz­qui­ta coman­dan­te de la “Fuer­za de tarea Vul­cano” asen­ta­da en ese lugar. Cri­men sobre el que el minis­tro de Defen­sa, el comer­cian­te Gui­ller­mo Bote­ro, mani­fes­tó su total soli­da­ri­dad con los ase­si­nos, cuan­do ya las prue­bas apor­ta­das por la comu­ni­dad de la zona los habían dela­ta­do.

El otro suce­so don­de que­dó el ras­tro de la men­te cri­mi­nal detrás de él, si se quie­re más sinies­tro que el aca­ba­do de expo­ner, fue el de dos ex com­ba­tien­tes, Ger­son Moi­sés Mora­les y Car­los Andrés Ricaur­te come­ti­do en Filan­dia (Quin­dío) ape­nas des­pun­tan­do este 2020. Ase­si­na­to orgu­llo­sa­men­te rei­vin­di­ca­do por el direc­tor nacio­nal de la poli­cía como obra de sus hom­bres, para lo cual hizo una ver­sión más per­ver­sa si fue­ra posi­ble, de la atro­ci­dad cono­ci­da como “fal­so posi­ti­vo”. Y es que el jefe máxi­mo del cuer­po arma­do tuvo la avi­lan­tez de ela­bo­rar un libre­to de tan gen­til apa­rien­cia, que con­fian­do en su ver­dad y la pro­bi­dad del emi­sor, el pre­si­den­te del Par­ti­do Farc, Rodri­go Lon­do­ño Eche­verry, le agra­de­ció por haber­le “sal­va­do la vida”. Mas no hubo tal. Los dos excom­ba­tien­tes fir­mes en el pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción, el uno músi­co dedi­ca­do, el otro fun­cio­na­rio nada menos que de la esta­tal Uni­dad Nacio­nal de Pro­tec­ción iró­ni­ca­men­te a car­go de la segu­ri­dad de sus cama­ra­das, fue­ron acri­bi­lla­dos a san­gre fría y esta­do de inde­fen­sión, en un retén poli­cial. Y mos­tra­dos en medio de enor­me alha­ra­ca mediá­ti­ca, como dados de baja en desa­rro­llo de fie­ro com­ba­te, cuan­do se dis­po­nían a ase­si­nar a Lon­do­ño Eche­verry quien vaca­cio­na­ba en un lugar cer­cano. Abso­lu­ta­men­te nada de la ver­sión poli­cial con­cuer­da ni con la reali­dad del supues­to aten­ta­do, ni con el “com­ba­te” que habrían ofre­ci­do los anti­guos insur­gen­tes, a quie­nes se los exhi­bió bajo el infa­man­te rótu­lo de sica­rios.

Por eso, por la per­fi­dia de la que siem­pre ha dado mues­tras el Esta­do ante la gene­ro­si­dad del adver­sa­rio que acep­ta depo­ner las armas, es por lo que hay que subir­le el tono a la dia­léc­ti­ca de la pala­bra, la denun­cia y la orga­ni­za­ción. El Esta­do capi­ta­lis­ta y de cla­ses ha demos­tra­do con cre­ces que no hace con­ce­sión algu­na a las cla­ses subal­ter­nas, y cual­quie­ra que con­si­de­re le haya sido hecha por algu­na frac­ción del blo­que de poder – v. y gr. J. M. San­tos y el Acuer­do de Paz‑, lo con­si­de­ra alta trai­ción a su cas­ta. Y la cobra, si es el caso, con san­gre. Tal la some­ra expli­ca­ción dia­léc­ti­ca de las his­tó­ri­cas trai­cio­nes del Esta­do a los pac­tos de paz sus­cri­tos en cual­quier tiem­po. Por­que hay ade­más sed de ven­gan­za con­tra quie­nes osa­ron impug­nar la legi­ti­mi­dad –a veces “divi­na”- del orden que ellos esta­ble­cie­ron. Y ade­más, siem­pre tra­ta­rán de rever­tir los odio­sos, inacep­ta­bles bene­fi­cios que juz­gan, se le hicie­ron al enemi­go. Si se qui­sie­ra la prue­ba rei­na de ello, ¿no ha sido aca­so los recla­man­tes de la tie­rra des­po­ja­da y sus líde­res el obje­ti­vo mili­tar pri­me­ro del sin eufe­mis­mos deno­mi­na­do “ejér­ci­to anti res­ti­tu­ción?

Por todo lo ante­rior, las de Samuel David, Astrid, David, Ander­son, Albei­ro, Hol­man, Rigo­ber­to, Ale­xan­der, José Huber, Rul­ber, Ger­son, Car­los Andrés y cien­to ochen­ta más, son vidas que nos corres­pon­de hon­rar. Y ante las que incli­na­mos nues­tras ban­de­ras, no para arriar­las, sino para en su nom­bre y en el de la inso­lu­ta cau­sa jus­ti­cie­ra por la que murie­ron, izar­las muy en alto.

Alian­za de Medios por la Paz

@Koskita en Twi­ter

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *