Colom­bia. La Paz que nos cos­tó la vida

Luz Mari­na López Espi­no­sa /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​31 de mar­zo de 2020

“Toda la pro­pa­gan­da de gue­rra, todos los gri­tos, las men­ti­ras y el odio, pro­vie­nen inva­ria­ble­men­te, de gen­te que no está luchan­do”. Geor­ge Orwell

Sí. En pasa­do. Por­que ese gri­to como un sor­ti­le­gio de espe­ran­za que con­ju­ra­ra los espí­ri­tus de la muer­te mero­dean­do el Acuer­do sus­cri­to entre el gobierno de Colom­bia y la gue­rri­lla de las FARC-EP “Que la paz no nos cues­te la vida”,  fue en vano. Y sí que nos cos­tó. Ya son casi dos­cien­tas almas cuyos cuer­pos des­can­sa­ron en paz cuan­do eran sus vidas las que por­fia­ban en ello. Pero no en esa, la de fes­to­nes negros y sepul­cros tem­pra­na­men­te abier­tos, sino en aque­lla, la del sur­co hos­pi­ta­la­rio, el hogar cáli­do y bulli­cio­so y la pala­bra con­vo­can­te y seductora.

Sí, tem­pra­na­men­te, como el de ese hijo de la paz, el peque­ño Samuel David Gon­zá­lez de tan sólo sie­te meses, cuyos ase­si­nos erra­ron los dis­pa­ros mor­ta­les que habrían de ser para sus padres Car­los Enri­que y San­dra a quie­nes ape­nas hirie­ron, dos excom­ba­tien­tes de las Farc de la etnia wayuú en pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción. Y que en todo esta­ban sien­do fie­les al jura­men­to de dejar las armas y optar por la pala­bra fecun­da, hecho tam­bién por ellos en los Lla­nos del Yarí en el cora­zón de la sel­va. Fue en la X Con­fe­ren­cia de las Farc un día de sep­tiem­bre de 2016, cuan­do para pas­mo de cien­tos de invi­ta­dos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, con la solem­ni­dad de una coral clá­si­ca, dos­cien­tos gue­rri­lle­ros irrum­pie­ron en for­ma­ción mar­cial des­de los cua­tro pun­tos car­di­na­les ento­nan­do el Himno a la Ale­gría bajo los subli­mes acor­des de la Nove­na Sin­fo­nía. Era el toque de dia­na de la paz.

Y como Car­los Enri­que y San­dra, de quie­nes jamás podrá decir­se salie­ron bien libra­dos del lan­ce de los ase­si­nos, igual Astrid Con­de la pri­me­ra exgue­rri­lle­ra caí­da en la capi­tal de la repú­bli­ca don­de ade­lan­ta­ba su pro­ce­so estu­dian­do y como defen­so­ra de dere­chos huma­nos. Con lo que los ase­si­nos mos­tra­ban la ubi­cui­dad del poder de su lar­go bra­zo: de Mai­cao en el nor­te a El Char­co, Puer­to Asís y San Vicen­te del Caguán en el sur, pasa por Corin­to y Miran­da, da un rodeo por El Tarra y Con­ven­ción en el orien­te, cir­cun­va­la por Ituan­go y Tene­ri­fe en el cen­tro, y no tie­ne reca­to en reca­lar en Bogo­tá. Y así la muche­dum­bre de sacri­fi­ca­dos. Sin una expli­ca­ción creí­ble ni dicha con con­vic­ción por el mis­mo Gobierno, sino al con­tra­rio, una que lle­na de inquie­tud y lla­ma a preo­cu­pa­ción. Esto, por­que la del pre­si­den­te Iván Duque es una narra­ti­va sos­pe­cho­sa­men­te idén­ti­ca a la de los gober­nan­tes de enton­ces Vir­gi­lio Bar­co y César Gavi­ria, cuan­do el Esta­do des­ató la feroz cam­pa­ña de exter­mi­nio de la Unión Patrió­ti­ca, movi­mien­to igual que la Farc de hoy, naci­do de un acuer­do con esa enton­ces gue­rri­lla: “Es el nar­co­trá­fi­co el que los está matan­do”. Y ya la his­to­ria sen­ten­ció la fal­sía del rela­to ofi­cial. No. No era el nar­co­trá­fi­co. Era el Estado.

Y sí, hoy igual nos pegun­ta­mos: ¿por qué habría de ser el nar­co­trá­fi­co? Nue­va­men­te el tiem­po giran­do en redon­do, Pablo Esco­bar y Rodrí­guez Gacha como hace trein­ta años, cul­pa­bles galo­pan­do por los tele­ti­pos, las ondas her­tzia­nas y las seña­les sate­li­ta­les del perio­dis­mo ofi­cial y ofi­cia­lis­ta. Opor­tuno como­dín de la cla­se domi­nan­te para escon­der sus felo­nías. Por­que es cla­ro, y sea este un “Yo Acu­so” al Esta­do colom­biano repre­sen­ta­do en el Gobierno Nacio­nal, en nom­bre de las víc­ti­mas silen­cia­das: hay una men­te que pla­ni­fi­ca y dise­ña los crí­me­nes dán­do­les sis­te­ma­ti­ci­dad; tie­ne capa­ci­dad ope­ra­ti­va y logís­ti­ca, cubre el terri­to­rio nacio­nal y cuen­ta con el favor de la impu­ni­dad. Y ese alguien tan inmu­ne y pode­ro­so no pue­de ser el nar­co­trá­fi­co, al que ade­más, tam­po­co le va inte­rés en ello. Ese alguien es el Esta­do a quien sí le va, según nada disi­mu­la­das expre­sio­nes –“vol­ver tri­zas el Acuer­do”, pre­gón del par­ti­do de gobierno-, y goza de ese poder.

Y es que al igual que en el exter­mi­nio de la Unión Patrió­ti­ca, en unos pocos even­tos, una dis­fun­ción en el obrar delic­tuo­so, un fallo en el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de los crí­me­nes puso en evi­den­cia a los auto­res y con ellos la men­te orde­na­do­ra. Dos en par­ti­cu­lar: uno, el acto de fero­ci­dad que cons­ti­tu­yó el ase­si­na­to de Dimar Torres en Con­ven­ción (N. de San­tan­der), víc­ti­ma de sór­di­da cela­da idea­da y eje­cu­ta­da por el coro­nel Jor­ge Arman­do Pérez Améz­qui­ta coman­dan­te de la “Fuer­za de tarea Vul­cano” asen­ta­da en ese lugar. Cri­men sobre el que el minis­tro de Defen­sa, el comer­cian­te Gui­ller­mo Bote­ro, mani­fes­tó su total soli­da­ri­dad con los ase­si­nos, cuan­do ya las prue­bas apor­ta­das por la comu­ni­dad de la zona los habían delatado.

El otro suce­so don­de que­dó el ras­tro de la men­te cri­mi­nal detrás de él, si se quie­re más sinies­tro que el aca­ba­do de expo­ner, fue el de dos ex com­ba­tien­tes, Ger­son Moi­sés Mora­les y Car­los Andrés Ricaur­te come­ti­do en Filan­dia (Quin­dío) ape­nas des­pun­tan­do este 2020. Ase­si­na­to orgu­llo­sa­men­te rei­vin­di­ca­do por el direc­tor nacio­nal de la poli­cía como obra de sus hom­bres, para lo cual hizo una ver­sión más per­ver­sa si fue­ra posi­ble, de la atro­ci­dad cono­ci­da como “fal­so posi­ti­vo”. Y es que el jefe máxi­mo del cuer­po arma­do tuvo la avi­lan­tez de ela­bo­rar un libre­to de tan gen­til apa­rien­cia, que con­fian­do en su ver­dad y la pro­bi­dad del emi­sor, el pre­si­den­te del Par­ti­do Farc, Rodri­go Lon­do­ño Eche­verry, le agra­de­ció por haber­le “sal­va­do la vida”. Mas no hubo tal. Los dos excom­ba­tien­tes fir­mes en el pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción, el uno músi­co dedi­ca­do, el otro fun­cio­na­rio nada menos que de la esta­tal Uni­dad Nacio­nal de Pro­tec­ción iró­ni­ca­men­te a car­go de la segu­ri­dad de sus cama­ra­das, fue­ron acri­bi­lla­dos a san­gre fría y esta­do de inde­fen­sión, en un retén poli­cial. Y mos­tra­dos en medio de enor­me alha­ra­ca mediá­ti­ca, como dados de baja en desa­rro­llo de fie­ro com­ba­te, cuan­do se dis­po­nían a ase­si­nar a Lon­do­ño Eche­verry quien vaca­cio­na­ba en un lugar cer­cano. Abso­lu­ta­men­te nada de la ver­sión poli­cial con­cuer­da ni con la reali­dad del supues­to aten­ta­do, ni con el “com­ba­te” que habrían ofre­ci­do los anti­guos insur­gen­tes, a quie­nes se los exhi­bió bajo el infa­man­te rótu­lo de sicarios.

Por eso, por la per­fi­dia de la que siem­pre ha dado mues­tras el Esta­do ante la gene­ro­si­dad del adver­sa­rio que acep­ta depo­ner las armas, es por lo que hay que subir­le el tono a la dia­léc­ti­ca de la pala­bra, la denun­cia y la orga­ni­za­ción. El Esta­do capi­ta­lis­ta y de cla­ses ha demos­tra­do con cre­ces que no hace con­ce­sión algu­na a las cla­ses subal­ter­nas, y cual­quie­ra que con­si­de­re le haya sido hecha por algu­na frac­ción del blo­que de poder – v. y gr. J. M. San­tos y el Acuer­do de Paz‑, lo con­si­de­ra alta trai­ción a su cas­ta. Y la cobra, si es el caso, con san­gre. Tal la some­ra expli­ca­ción dia­léc­ti­ca de las his­tó­ri­cas trai­cio­nes del Esta­do a los pac­tos de paz sus­cri­tos en cual­quier tiem­po. Por­que hay ade­más sed de ven­gan­za con­tra quie­nes osa­ron impug­nar la legi­ti­mi­dad –a veces “divi­na”- del orden que ellos esta­ble­cie­ron. Y ade­más, siem­pre tra­ta­rán de rever­tir los odio­sos, inacep­ta­bles bene­fi­cios que juz­gan, se le hicie­ron al enemi­go. Si se qui­sie­ra la prue­ba rei­na de ello, ¿no ha sido aca­so los recla­man­tes de la tie­rra des­po­ja­da y sus líde­res el obje­ti­vo mili­tar pri­me­ro del sin eufe­mis­mos deno­mi­na­do “ejér­ci­to anti restitución?

Por todo lo ante­rior, las de Samuel David, Astrid, David, Ander­son, Albei­ro, Hol­man, Rigo­ber­to, Ale­xan­der, José Huber, Rul­ber, Ger­son, Car­los Andrés y cien­to ochen­ta más, son vidas que nos corres­pon­de hon­rar. Y ante las que incli­na­mos nues­tras ban­de­ras, no para arriar­las, sino para en su nom­bre y en el de la inso­lu­ta cau­sa jus­ti­cie­ra por la que murie­ron, izar­las muy en alto.

Alian­za de Medios por la Paz

@Koskita en Twiter

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.