Chi­le. Por el agua y los terri­to­rios: de esta cri­sis mul­ti­sis­té­mi­ca sur­gi­rá un nue­vo país

Mar­tín San­za­na /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​30 de mar­zo de 2020

Este año el día mun­dial del agua (22M) trans­cu­rre en medio de una coyun­tu­ra en la cual con­ver­gen todas las cri­sis, lo que impo­ne nue­vos desa­fíos a la rebe­lión octu­bris­ta.

Ante la cri­sis
des­ata­da por la pro­fun­di­za­ción del neo­li­be­ra­lis­mo en todos los terri­to­rios y
esfe­ras de la vida, en octu­bre pasa­do una mayo­ría social deci­dió hacer fren­te a
los efec­tos de ese mode­lo y luchar con­tra quie­nes lo sos­tie­nen. La cri­sis
social es tam­bién eco­ló­gi­ca, como plan­tean los movi­mien­tos socio-ambien­ta­les, y
en espe­cial la lucha por el agua y los terri­to­rios hidro-socia­les es
estra­té­gi­ca, en un esce­na­rio don­de la corre­la­ción de fuer­zas no está aún a
nues­tro favor.

Fren­te la cru­da
evi­den­cia de los impac­tos pro­vo­ca­dos por el saqueo del agua y el cam­bio
cli­má­ti­co, gran­des pro­pie­ta­rios y empre­sas mine­ras, com­pa­ñías de ener­gía, el agro­ne­go­cio
y la indus­tria ali­men­ti­cia, los ban­cos e inmo­bi­lia­rias, y las empre­sas
sani­ta­rias, han ace­le­ra­do la apues­ta por ase­gu­rar sus nego­cios extrac­ti­vis­tas y
su esti­lo de vida depre­da­dor. Para ello con­cen­tran en sus manos el agua dis­po­ni­ble
median­te la com­pra de dere­chos de agua res­tan­tes de ríos y acuí­fe­ros, la
cons­truc­ción de una red de nue­vos embal­ses, repre­sas, cana­les y carre­te­ras
hídri­cas que des­tru­yen cuen­cas y comu­ni­da­des, y tam­bién dere­cha­men­te con el
robo. En su vio­len­ta carre­ra tras el capi­tal y domi­nio, no vaci­lan en
des­po­seer, des­truir y abu­sar de comu­ni­da­des y eco­sis­te­mas.

Pero los días de
lucha echa­ron por tie­rra las men­ti­ras y enga­ños, apu­ran­do la toma de con­cien­cia
y movi­li­za­ción en torno a muchas situa­cio­nes de injus­ti­cia hídri­ca que
atra­vie­san todos los terri­to­rios. Gra­cias a la rebe­lión de octu­bre varios pue­blos
y loca­li­da­des han recu­pe­ra­do el agua ejer­cien­do la acción direc­ta, así como
rema­tes de aguas y pro­yec­tos se han pos­ter­ga­do o retra­sa­do por la denun­cia y
movi­li­za­ción de comu­ni­da­des y acti­vis­tas. Los movi­mien­tos que ya venían
luchan­do por el agua gana­ron voz y visi­bi­li­dad, y muchas más orga­ni­za­cio­nes y
loca­li­da­des se levan­ta­ron, ani­ma­das por la cer­te­za que debe­mos recu­pe­rar el
agua y los terri­to­rios, rever­tir la pri­va­ti­za­ción del agua y la des­truc­ción de
la natu­ra­le­za.

Avan­ce­mos hoy en las
luchas loca­les por el agua, en las bata­llas por un cam­bio en la con­cien­cia y
modos de vida no-con­su­mis­tas, que se com­ple­men­tan con cam­bios eco­nó­mi­cos y
lega­les. Una nue­va pers­pec­ti­va del agua comien­za allí mis­mo don­de deja­mos de
ver el agua como un recur­so, sepa­ra­do de su ciclo hidro­so­cial y de las cuen­cas,
terri­to­rios y cuer­pos por don­de flu­ye. La lucha es en todos los fren­tes: la
calle y los terri­to­rios, los cora­zo­nes y men­tes, los tri­bu­na­les, e inclu­so en
el cam­po mina­do elec­to­ral si es nece­sa­rio.

Por ello hoy redo­blan
sus esfuer­zos los ávi­dos de hidro-poder, para hacer fren­te al desa­fío que para
ellos repre­sen­tan los pue­blos cons­cien­tes, soli­da­rios, orga­ni­za­dos y movi­li­za­dos.
Por eso los empre­sa­rios de Chi­le eli­gen como jefe a un direc­ti­vo que repre­sen­ta
a la agro­in­dus­tria y a los lati­fun­dis­tas, quien enca­be­za una cor­po­ra­ción
empre­sa­rial que pro­mue­ve la pri­va­ti­za­ción total del agua median­te carre­te­ras
hídri­cas y embal­ses, como solu­ción a los pro­ble­mas que el pro­pio neo­li­be­ra­lis­mo
ha gene­ra­do. Par­ti­da­rio del Recha­zo a
la nue­va cons­ti­tu­ción, este jefe de la CPC es jun­to a “auto­ri­da­des” y
“exper­tos” otra pie­za del lobby para defen­der sus intere­ses, en un con­tex­to de
rebel­día social y deseo mayo­ri­ta­rio de la socie­dad de dero­gar el códi­go de
aguas y cam­biar la Cons­ti­tu­ción hacia un enfo­que de res­pe­to a los dere­chos huma­nos,
socia­les y de la natu­ra­le­za.

En ese mar­co la epi­de­mia
de coro­na­vi­rus sur­ge como nue­vo desa­fío ante el pue­blo octu­bris­ta en su camino
a la eman­ci­pa­ción, que ame­na­za seria­men­te tan­to a la salud de la pobla­ción como
su capa­ci­dad de orga­ni­zar­se y luchar por sus dere­chos. Esta pan­de­mia lle­ga a des­mo­vi­li­zar
y con­fun­dir, espar­cien­do un nue­vo tipo de mie­do que está sien­do apro­ve­cha­do por
la cas­ta gober­nan­te para mili­ta­ri­zar el país, pos­ter­gar el ple­bis­ci­to,
des­in­for­mar y dis­tan­ciar a la socie­dad. Si el agua es el ele­men­to cla­ve para el
con­trol de la eco­no­mía y la socie­dad, las fuer­zas con­ser­va­do­ras y
trans­for­mis­tas apro­ve­cha­rán cada minu­to que baje­mos la guar­dia para cap­tu­rar el
agua y poner­le can­da­dos a sus leyes e ins­ti­tu­cio­nes.

Fren­te a la
indo­len­cia y opor­tu­nis­mo de las auto­ri­da­des en com­ba­tir el virus, el pue­blo y
la socie­dad orga­ni­za­da ya se han deci­di­do por el auto­cui­da­do colec­ti­vo,
explo­ran­do a la vez nue­vas for­mas de encuen­tro y orga­ni­za­ción para con­ti­nuar su
lucha y no dejar­se enfer­mar por la codi­cia empre­sa­rial y la pre­po­ten­cia del
gobierno. El res­guar­do sani­ta­rio es tam­bién tiem­po para tejer lazos más fuer­tes
y dibu­jar nues­tro pro­yec­to eco-social, plu­ri­na­cio­nal, anti-patriar­cal y anti-capi­ta­lis­ta.
Cuan­do sal­ga­mos de la cri­sis del coro­na­vi­rus que sea para dar nue­vos pasos
hacia la socie­dad que anhe­la­mos.

Salud y Auto­no­mía

Auto­no­mía Octu­bris­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *