Boli­via. Gus­ta­vo Torri­co: “La jus­ti­cia y los medios fue­ron cla­ves para silenciar”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 31 de mar­zo de 2020

Gus­ta­vo Torri­co es diri­gen­te y asam­bleís­ta por el Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) en Boli­via. Des­de febre­ro se encuen­tra pri­va­do de su liber­tad acu­sa­do de “sedi­ción” y “terro­ris­mo”. Denun­cia la vio­la­ción de todos sus dere­chos, sobre todo el de libre expresión. 

El asam­bleís­ta depar­ta­men­tal del MAS, Gus­ta­vo Torri­co se encuen­tra pri­va­do de su liber­tad con pri­sión domi­ci­lia­ria hace más de un mes bajo la cará­tu­la de “terro­ris­mo”, “sedi­ción” y “finan­cia­mien­to al terro­ris­mo”. Como gran par­te de sus cole­gas exiliados/​as o presos/​as, la cau­sa es la mis­ma: ser inte­gran­te del Ins­tru­men­to de Cam­bio garan­ti­za­do por Evo Mora­les. Gus­ta­vo lo toma con gra­cia. Se encuen­tra cum­plien­do el encie­rro sin con­de­na en un hos­pi­tal, a pesar de que sus fue­ros lo ava­lan. Lo entre­vis­ta­mos como par­te de la Dele­ga­ción Femi­nis­ta Plu­ri­na­cio­nal para que su his­to­ria haga par­te Infor­me Sin Fron­te­ras, y fue el encuen­tro con una per­so­na­li­dad rebel­de y píca­ra que nos per­mi­tió ahon­dar en el meca­nis­mo de las empre­sas de comu­ni­ca­ción y la jus­ti­cia para la ins­ta­la­ción de un Gol­pe que pre­ten­de avan­zar en la pros­crip­ción y la sus­pen­sión de dere­chos fun­da­men­ta­les para las y los bolivianos. 

“El tema comien­za el 24 de octu­bre, 4 días des­pués de las elec­cio­nes”, anti­ci­pó Torri­co al comen­zar su rela­to. Expli­có que ese día fue invi­ta­do a gra­bar un pro­gra­ma en la radio Patria Nue­vo y el Canal 7, del panel par­ti­ci­pa­ron el ex Minis­tro de Tra­ba­jo y abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, Gon­za­lo Tri­go­so; Dina Chu­qui­mia, el ex vocal del Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral; los perio­dis­tas Iván Mal­do­na­do y Way­ra Godoy. “Enton­ces empe­za­mos a hablar de cómo había vivi­do las elec­cio­nes, lo intere­san­te – apor­tó Torri­co- era que meses atrás, cin­co o seis meses, en el mis­mo pro­gra­ma yo había denun­cia­do que había una con­fa­bu­la­ción que los miem­bros del Tri­bu­nal Supre­mo iban a renun­ciar. Inclu­so les dije, éste renun­cia pri­me­ro, éste es el segun­do, éste es ter­ce­ro, etc., etc. y el últi­mo, fal­tan­do 10 días para la elec­ción; es Cos­ta, y con eso que­rían tirar aba­jo las elecciones”. 

Para el asam­bleís­ta, ese era el pri­mer plan que iban a emplear pero tenían un plan b: “una vez que gane­mos la elec­ción, por­que la íba­mos a ganar, la opo­si­ción sal­dría y diría ´Evo no es legal­men­te can­di­da­to´, y según algu­na inter­ven­ción del Tri­bu­nal Elec­to­ral se iba a reco­no­cer al segun­do, en un efec­to Guai­dó, diga­mos”. Las renun­cias se die­ron como Torri­co dijo. Fue enton­ces cuan­do lo invi­ta­ron, una sema­na antes de las elec­cio­nes, a un pro­gra­ma en el mis­mo medio, don­de le dije­ron: “ha falla­do en las pre­dic­cio­nes, no ha renun­cia­do Cos­ta”. “Ana­li­ce­mos la polí­ti­ca ‑recuer­da haber inter­ve­ni­do- si él renun­cia aho­ra ya no nos intere­sa, a nadie le intere­sa por­que hay quó­rum, hay todo, y el Tri­bu­nal sigue fun­cio­nan­do, él se va a que­dar y va a boi­co­tear las elec­cio­nes. Y bueno, pasó”. 

Tras la renun­cia de Cos­ta des­de Canal 7 se vuel­ven a comu­ni­car con Torri­co para ana­li­zar su pre­dic­ción y tras su inter­ven­ción en el nue­vo esce­na­rio de vio­len­cia gol­pis­ta, el asam­bleís­ta mani­fes­tó: “a las madres, no man­den a sus hijos a pelear con la poli­cía, qué sacan, pue­de haber muer­tos, la poli­cía dis­pa­ra”. “Esa fue mi fra­se ‑afir­mó- y que lue­go agre­gó:: ´pero no pien­sen los que están hacien­do la con­tra de que nos vamos a que­dar calla­dos ni quie­tos. Noso­tros vamos a defen­der nues­tra revolución´”. 

En los días que siguie­ron comen­zó a cir­cu­lar una foto del zóca­lo de Canal 7 duran­te la entre­vis­ta a Torri­co. Era una cap­tu­ra de pan­ta­lla rea­li­za­da con un celu­lar a la pan­ta­lla de un tele­vi­sor, la mis­ma decía: “Torri­co ame­na­za con matar a sus hijos” y fue esa cap­tu­ra la que repli­ca­ron como noti­cia los perió­di­cos sin cons­ta­tar fuen­te. “A mi me pre­gun­ta­ron varios medios de acá y les dije que ´no había men­cio­na­do eso´ pero ni caso” expresa. 

Pasa­ron dos meses y recién el 20 de diciem­bre, Torri­co recor­dó haber vis­to las noti­cias don­de “sale el Fis­cal (Mar­co Villa) y dice ´voy a ampliar la denun­cia de terro­ris­mo con­tra Juan Ramón y en con­tra de Gus­ta­vo Torri­co y Zaba­le­ta´ Yo lo que hago es hablar con mi abo­ga­do y le digo ´vamos a pre­sen­tar­nos´, fui­mos, pero no esta­ba y no había ni quién nos atien­da, enton­ces nos aper­so­na­mos. Nadie me dice nada”, expli­có. El 26 vol­vió a salir el fis­cal en la TV dicien­do que Torri­co no había ido a decla­rar, y que por ese moti­vo, pedía su pri­sión. “Y yo me vuel­vo a pre­sen­tar y le digo ´señor fis­cal, aca­bo de ver los medios y usted nun­ca me ha cita­do´ ni me con­tes­ta”, expli­có des­de su pri­sión domi­ci­lia­ria en el Hos­pi­tal del Torax de La Paz. “Pasó todo enero y cuan­do, a prin­ci­pios de febre­ro, veo en las noti­cias lo más nor­mal en mi casa hacien­do mis cosas y apa­re­ce el Coro­nel Rojas dicien­do ´hemos arma­do un equi­po espe­cial que lo está bus­can­do´, por­que según infor­mes que no cita hace un mes no esta­ba ya aquí”. Torri­co expli­có que se comu­ni­có con el canal y envió su ubi­ca­ción GPS para des­men­tir esa infor­ma­ción. Pero tam­po­co obtu­vo respuesta.

El 8 de febre­ro, Gus­ta­vo esta­ba en su casa, como des­de hace unos meses por cues­tio­nes de salud, cuan­do el coman­dan­te Rojas se pre­sen­tó en su puer­ta. Torri­co rela­tó que el diá­lo­go fue más o menos así: 

  • Soy el Coro­nel Rojas. 
  • Soy Gus­ta­vo Torri­co, ¿en qué le sirvo?
  • Ten­go una orden de pri­sión con­tra usted.
  • Si uste­des nun­ca me han notificado.
  • Yo no estoy para dis­cu­tir, tie­ne una orden de noti­fi­ca­ción, o nos acom­pa­ña o alla­na­mos su domicilio.
  • No se haga problema. 
  • O nos acom­pa­ña, o alla­na­mos (insis­tió).
  • ¿Sabe qué?, deme 10 minu­tos, me voy a bañar.

“Me bañé, me ves­tí, lis­to y le dije vamos”, rela­tó Torri­co. “En las casas al fren­te, lle­nas de fran­co­ti­ra­do­res, por la terra­za del vecino como si fue­ra Osa­ma Bin Laden”, recordó.

Una vez en la Fuer­za de Lucha con­tra el Cri­men (FELCC), comen­zó el show mediá­ti­co, el jui­cio que con­fir­ma que no tie­ne nin­gu­na lega­li­dad: “avi­san a la pren­sa que esta­mos por lle­gar, me espo­san, me inten­tan cubrir la cabe­za digo ´yo no soy nin­gún malean­te´. Todo el cir­co se había arma­do, lis­tas, sus cama­ri­tas. Bueno y me sen­ta­ron y me dije­ron, ¿por qué lo han dete­ni­do? Por masis­ta, pre­gún­te­les sino”. Des­de el 23 de febre­ro, Torri­co y su abo­ga­do pidie­ron las copias del expe­dien­te, por­que has­ta el momen­to no sabía de qué lo acu­sa­ban, más allá de la cará­tu­la que le cabe a todos y todos los inte­gran­tes del MAS de “terro­ris­mo, sedi­ción, finan­cia­mien­to al terro­ris­mo” y que tie­ne al Esta­do como querellante. 

Torri­co estu­vo demo­ra­do más de ocho horas has­ta que le toma­ron la denun­cia. “Les digo cuál es la prue­ba de terro­ris­mo ‑nos dice con son­ri­sa cóm­pli­ce- esa cap­tu­ra de la tele­vi­sión con ese titu­lar, esa fra­se de ´cui­den a sus hijos …´ fue inver­ti­da con la otra decla­ra­ción que hice y pusie­ron ´vamos a defen­der la revo­lu­ción. Cui­den a sus hijos´ sin siquie­ra haber pedi­do el archi­vo al canal” . A con­ti­nua­ción, el fis­cal vio la decla­ra­ción y le con­sul­tó “¿cono­ce a Evo Mora­les o a Zaba­le­ta?’, ‘y yo creo que los conoz­co por­que son de mi gobierno’ res­pon­dí. Cómo no los voy a cono­cer” nos con­tó rien­do Torri­co. Y con­ti­nuó, “entre el 20 de octu­bre y el 15 de noviem­bre, tuvo con­tac­to con Evo Mora­les o con Zaba­le­ta. Tuvo con­tac­to tele­fó­ni­co? Nos comu­ni­ca­mos. Esa fue la pre­gun­ta, enton­ces me que­dé apren­di­do y me metió en esas cel­das que es puro cemen­to que no hay camas que no hay nada”. 

Duran­te cin­co días, el asam­bleís­ta estu­vo dete­ni­do en cel­das judi­cia­les pasean­do entre fis­ca­les, decla­ra­cio­nes y noti­fi­ca­cio­nes. Entró un jue­ves y recién el lunes le dije­ron que se le otor­ga­rá una cau­te­lar para eso, en Boli­via, cual­quier per­so­na tie­ne que tener fami­lia, casa y tra­ba­jo. “Y enton­ces el fis­cal inter­vie­ne, él pue­de irse del país cuan­do quie­ra y la prue­ba es su flu­jo migra­to­rio” recor­dó el asam­bleís­ta. “Y le digo, mi flu­jo migra­to­rio son 6 via­jes que he hecho cuan­do era de la Comi­sión de Dere­cho del Con­gre­so y la últi­ma era de 2011, has­ta el juez se le ha reí­do”. Vol­vie­ron a inten­tar­lo, “acep­ta­mos que tie­ne fami­lia, que tie­ne una casa, pero si bien es asam­bleís­ta al haber pre­sen­ta­do licen­cia a la asam­blea no tie­ne tra­ba­jo” expli­có Torri­co, “pedí licen­cia inde­fi­ni­da si me quie­ro defen­der, esto no dura dos días. Al haber pedi­do licen­cia ya no tie­ne tra­ba­jo, enton­ces le pido a la asam­blea que me incor­po­re maña­na. Ten­go tra­ba­jo”. “Ellos piden mi deten­ción y lue­go pide, por­que dice acá fal­ta que decla­re Juan Ramón y que decla­re Zaba­le­ta, y le digo, pero ese es su tema, o sea que yo soy aho­ra su rehén has­ta que sal­ga Juan Ramón” reflexionó. 

Final­men­te, a Gus­ta­vo Torri­co le die­ron arres­to domi­ci­lia­rio con dos cus­to­dios, tuvo que pagar 25 mil pesos boli­via­nos de fian­za. “Todi­to lo hemos cum­pli­do al día siguien­te menos los cus­to­dios, man­da­mos a cuan­ti­fi­ca­ción al régi­men peni­ten­cia­rio, pero dije­ron que no tenían”, rela­tó sin dejar de sor­pren­der­se mien­tras recor­da­ba que para mos­trar­lo delan­te de la pren­sa dece­nas de ofi­cia­les eran soli­ci­ta­dos sin nin­gún sen­ti­do. “Enton­ces, no me die­ron cus­to­dios y como verán, pese a que la ley dice que en cuan­to se da la medi­da cau­te­lar, es cum­pli­da inme­dia­ta­men­te, me han teni­do 15 días en cel­das judi­cia­les”. Sin lograr un avan­ce, Torri­co fue lle­va­do al hos­pi­tal por una com­pli­ca­ción de salud don­de aún se encuen­tra. Des­pués de nue­vas idas y vuel­tas, Torri­co fue lla­ma­do el lunes para la ape­la­ción. El fis­cal Villa pidió que se sus­pen­da la audien­cia por­que los estu­dios de salud se tenían que cer­ti­fi­car y valo­rar, expli­có el asam­bleís­ta, “has­ta el juez le dijo ´es el ins­ti­tu­to de más pres­ti­gio que tie­ne el país, hay más de 15 médi­cos en una jun­ta que han vis­to el caso de él”. Su his­to­ria trans­cu­rrió entre chis­tes e iro­nías pero fue con­tun­den­te al hablar de la herra­mien­ta que fue cla­ve para con­cre­tar el Gol­pe de Esta­do en Boli­via: “la jus­ti­cia y los medios fue­ron cla­ves para silenciar”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.