Boli­via. Gus­ta­vo Torri­co: “La jus­ti­cia y los medios fue­ron cla­ves para silen­ciar”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 31 de mar­zo de 2020

Gus­ta­vo Torri­co es diri­gen­te y asam­bleís­ta por el Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) en Boli­via. Des­de febre­ro se encuen­tra pri­va­do de su liber­tad acu­sa­do de “sedi­ción” y “terro­ris­mo”. Denun­cia la vio­la­ción de todos sus dere­chos, sobre todo el de libre expre­sión. 

El asam­bleís­ta depar­ta­men­tal del MAS, Gus­ta­vo Torri­co se encuen­tra pri­va­do de su liber­tad con pri­sión domi­ci­lia­ria hace más de un mes bajo la cará­tu­la de “terro­ris­mo”, “sedi­ción” y “finan­cia­mien­to al terro­ris­mo”. Como gran par­te de sus cole­gas exiliados/​as o presos/​as, la cau­sa es la mis­ma: ser inte­gran­te del Ins­tru­men­to de Cam­bio garan­ti­za­do por Evo Mora­les. Gus­ta­vo lo toma con gra­cia. Se encuen­tra cum­plien­do el encie­rro sin con­de­na en un hos­pi­tal, a pesar de que sus fue­ros lo ava­lan. Lo entre­vis­ta­mos como par­te de la Dele­ga­ción Femi­nis­ta Plu­ri­na­cio­nal para que su his­to­ria haga par­te Infor­me Sin Fron­te­ras, y fue el encuen­tro con una per­so­na­li­dad rebel­de y píca­ra que nos per­mi­tió ahon­dar en el meca­nis­mo de las empre­sas de comu­ni­ca­ción y la jus­ti­cia para la ins­ta­la­ción de un Gol­pe que pre­ten­de avan­zar en la pros­crip­ción y la sus­pen­sión de dere­chos fun­da­men­ta­les para las y los boli­via­nos. 

“El tema comien­za el 24 de octu­bre, 4 días des­pués de las elec­cio­nes”, anti­ci­pó Torri­co al comen­zar su rela­to. Expli­có que ese día fue invi­ta­do a gra­bar un pro­gra­ma en la radio Patria Nue­vo y el Canal 7, del panel par­ti­ci­pa­ron el ex Minis­tro de Tra­ba­jo y abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, Gon­za­lo Tri­go­so; Dina Chu­qui­mia, el ex vocal del Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral; los perio­dis­tas Iván Mal­do­na­do y Way­ra Godoy. “Enton­ces empe­za­mos a hablar de cómo había vivi­do las elec­cio­nes, lo intere­san­te – apor­tó Torri­co- era que meses atrás, cin­co o seis meses, en el mis­mo pro­gra­ma yo había denun­cia­do que había una con­fa­bu­la­ción que los miem­bros del Tri­bu­nal Supre­mo iban a renun­ciar. Inclu­so les dije, éste renun­cia pri­me­ro, éste es el segun­do, éste es ter­ce­ro, etc., etc. y el últi­mo, fal­tan­do 10 días para la elec­ción; es Cos­ta, y con eso que­rían tirar aba­jo las elec­cio­nes”. 

Para el asam­bleís­ta, ese era el pri­mer plan que iban a emplear pero tenían un plan b: “una vez que gane­mos la elec­ción, por­que la íba­mos a ganar, la opo­si­ción sal­dría y diría ´Evo no es legal­men­te can­di­da­to´, y según algu­na inter­ven­ción del Tri­bu­nal Elec­to­ral se iba a reco­no­cer al segun­do, en un efec­to Guai­dó, diga­mos”. Las renun­cias se die­ron como Torri­co dijo. Fue enton­ces cuan­do lo invi­ta­ron, una sema­na antes de las elec­cio­nes, a un pro­gra­ma en el mis­mo medio, don­de le dije­ron: “ha falla­do en las pre­dic­cio­nes, no ha renun­cia­do Cos­ta”. “Ana­li­ce­mos la polí­ti­ca ‑recuer­da haber inter­ve­ni­do- si él renun­cia aho­ra ya no nos intere­sa, a nadie le intere­sa por­que hay quó­rum, hay todo, y el Tri­bu­nal sigue fun­cio­nan­do, él se va a que­dar y va a boi­co­tear las elec­cio­nes. Y bueno, pasó”. 

Tras la renun­cia de Cos­ta des­de Canal 7 se vuel­ven a comu­ni­car con Torri­co para ana­li­zar su pre­dic­ción y tras su inter­ven­ción en el nue­vo esce­na­rio de vio­len­cia gol­pis­ta, el asam­bleís­ta mani­fes­tó: “a las madres, no man­den a sus hijos a pelear con la poli­cía, qué sacan, pue­de haber muer­tos, la poli­cía dis­pa­ra”. “Esa fue mi fra­se ‑afir­mó- y que lue­go agre­gó:: ´pero no pien­sen los que están hacien­do la con­tra de que nos vamos a que­dar calla­dos ni quie­tos. Noso­tros vamos a defen­der nues­tra revo­lu­ción´”. 

En los días que siguie­ron comen­zó a cir­cu­lar una foto del zóca­lo de Canal 7 duran­te la entre­vis­ta a Torri­co. Era una cap­tu­ra de pan­ta­lla rea­li­za­da con un celu­lar a la pan­ta­lla de un tele­vi­sor, la mis­ma decía: “Torri­co ame­na­za con matar a sus hijos” y fue esa cap­tu­ra la que repli­ca­ron como noti­cia los perió­di­cos sin cons­ta­tar fuen­te. “A mi me pre­gun­ta­ron varios medios de acá y les dije que ´no había men­cio­na­do eso´ pero ni caso” expre­sa. 

Pasa­ron dos meses y recién el 20 de diciem­bre, Torri­co recor­dó haber vis­to las noti­cias don­de “sale el Fis­cal (Mar­co Villa) y dice ´voy a ampliar la denun­cia de terro­ris­mo con­tra Juan Ramón y en con­tra de Gus­ta­vo Torri­co y Zaba­le­ta´ Yo lo que hago es hablar con mi abo­ga­do y le digo ´vamos a pre­sen­tar­nos´, fui­mos, pero no esta­ba y no había ni quién nos atien­da, enton­ces nos aper­so­na­mos. Nadie me dice nada”, expli­có. El 26 vol­vió a salir el fis­cal en la TV dicien­do que Torri­co no había ido a decla­rar, y que por ese moti­vo, pedía su pri­sión. “Y yo me vuel­vo a pre­sen­tar y le digo ´señor fis­cal, aca­bo de ver los medios y usted nun­ca me ha cita­do´ ni me con­tes­ta”, expli­có des­de su pri­sión domi­ci­lia­ria en el Hos­pi­tal del Torax de La Paz. “Pasó todo enero y cuan­do, a prin­ci­pios de febre­ro, veo en las noti­cias lo más nor­mal en mi casa hacien­do mis cosas y apa­re­ce el Coro­nel Rojas dicien­do ´hemos arma­do un equi­po espe­cial que lo está bus­can­do´, por­que según infor­mes que no cita hace un mes no esta­ba ya aquí”. Torri­co expli­có que se comu­ni­có con el canal y envió su ubi­ca­ción GPS para des­men­tir esa infor­ma­ción. Pero tam­po­co obtu­vo res­pues­ta.

El 8 de febre­ro, Gus­ta­vo esta­ba en su casa, como des­de hace unos meses por cues­tio­nes de salud, cuan­do el coman­dan­te Rojas se pre­sen­tó en su puer­ta. Torri­co rela­tó que el diá­lo­go fue más o menos así: 

  • Soy el Coro­nel Rojas. 
  • Soy Gus­ta­vo Torri­co, ¿en qué le sir­vo?
  • Ten­go una orden de pri­sión con­tra usted.
  • Si uste­des nun­ca me han noti­fi­ca­do.
  • Yo no estoy para dis­cu­tir, tie­ne una orden de noti­fi­ca­ción, o nos acom­pa­ña o alla­na­mos su domi­ci­lio.
  • No se haga pro­ble­ma. 
  • O nos acom­pa­ña, o alla­na­mos (insis­tió).
  • ¿Sabe qué?, deme 10 minu­tos, me voy a bañar.

“Me bañé, me ves­tí, lis­to y le dije vamos”, rela­tó Torri­co. “En las casas al fren­te, lle­nas de fran­co­ti­ra­do­res, por la terra­za del vecino como si fue­ra Osa­ma Bin Laden”, recor­dó.

Una vez en la Fuer­za de Lucha con­tra el Cri­men (FELCC), comen­zó el show mediá­ti­co, el jui­cio que con­fir­ma que no tie­ne nin­gu­na lega­li­dad: “avi­san a la pren­sa que esta­mos por lle­gar, me espo­san, me inten­tan cubrir la cabe­za digo ´yo no soy nin­gún malean­te´. Todo el cir­co se había arma­do, lis­tas, sus cama­ri­tas. Bueno y me sen­ta­ron y me dije­ron, ¿por qué lo han dete­ni­do? Por masis­ta, pre­gún­te­les sino”. Des­de el 23 de febre­ro, Torri­co y su abo­ga­do pidie­ron las copias del expe­dien­te, por­que has­ta el momen­to no sabía de qué lo acu­sa­ban, más allá de la cará­tu­la que le cabe a todos y todos los inte­gran­tes del MAS de “terro­ris­mo, sedi­ción, finan­cia­mien­to al terro­ris­mo” y que tie­ne al Esta­do como que­re­llan­te. 

Torri­co estu­vo demo­ra­do más de ocho horas has­ta que le toma­ron la denun­cia. “Les digo cuál es la prue­ba de terro­ris­mo ‑nos dice con son­ri­sa cóm­pli­ce- esa cap­tu­ra de la tele­vi­sión con ese titu­lar, esa fra­se de ´cui­den a sus hijos …´ fue inver­ti­da con la otra decla­ra­ción que hice y pusie­ron ´vamos a defen­der la revo­lu­ción. Cui­den a sus hijos´ sin siquie­ra haber pedi­do el archi­vo al canal” . A con­ti­nua­ción, el fis­cal vio la decla­ra­ción y le con­sul­tó “¿cono­ce a Evo Mora­les o a Zaba­le­ta?’, ‘y yo creo que los conoz­co por­que son de mi gobierno’ res­pon­dí. Cómo no los voy a cono­cer” nos con­tó rien­do Torri­co. Y con­ti­nuó, “entre el 20 de octu­bre y el 15 de noviem­bre, tuvo con­tac­to con Evo Mora­les o con Zaba­le­ta. Tuvo con­tac­to tele­fó­ni­co? Nos comu­ni­ca­mos. Esa fue la pre­gun­ta, enton­ces me que­dé apren­di­do y me metió en esas cel­das que es puro cemen­to que no hay camas que no hay nada”. 

Duran­te cin­co días, el asam­bleís­ta estu­vo dete­ni­do en cel­das judi­cia­les pasean­do entre fis­ca­les, decla­ra­cio­nes y noti­fi­ca­cio­nes. Entró un jue­ves y recién el lunes le dije­ron que se le otor­ga­rá una cau­te­lar para eso, en Boli­via, cual­quier per­so­na tie­ne que tener fami­lia, casa y tra­ba­jo. “Y enton­ces el fis­cal inter­vie­ne, él pue­de irse del país cuan­do quie­ra y la prue­ba es su flu­jo migra­to­rio” recor­dó el asam­bleís­ta. “Y le digo, mi flu­jo migra­to­rio son 6 via­jes que he hecho cuan­do era de la Comi­sión de Dere­cho del Con­gre­so y la últi­ma era de 2011, has­ta el juez se le ha reí­do”. Vol­vie­ron a inten­tar­lo, “acep­ta­mos que tie­ne fami­lia, que tie­ne una casa, pero si bien es asam­bleís­ta al haber pre­sen­ta­do licen­cia a la asam­blea no tie­ne tra­ba­jo” expli­có Torri­co, “pedí licen­cia inde­fi­ni­da si me quie­ro defen­der, esto no dura dos días. Al haber pedi­do licen­cia ya no tie­ne tra­ba­jo, enton­ces le pido a la asam­blea que me incor­po­re maña­na. Ten­go tra­ba­jo”. “Ellos piden mi deten­ción y lue­go pide, por­que dice acá fal­ta que decla­re Juan Ramón y que decla­re Zaba­le­ta, y le digo, pero ese es su tema, o sea que yo soy aho­ra su rehén has­ta que sal­ga Juan Ramón” refle­xio­nó. 

Final­men­te, a Gus­ta­vo Torri­co le die­ron arres­to domi­ci­lia­rio con dos cus­to­dios, tuvo que pagar 25 mil pesos boli­via­nos de fian­za. “Todi­to lo hemos cum­pli­do al día siguien­te menos los cus­to­dios, man­da­mos a cuan­ti­fi­ca­ción al régi­men peni­ten­cia­rio, pero dije­ron que no tenían”, rela­tó sin dejar de sor­pren­der­se mien­tras recor­da­ba que para mos­trar­lo delan­te de la pren­sa dece­nas de ofi­cia­les eran soli­ci­ta­dos sin nin­gún sen­ti­do. “Enton­ces, no me die­ron cus­to­dios y como verán, pese a que la ley dice que en cuan­to se da la medi­da cau­te­lar, es cum­pli­da inme­dia­ta­men­te, me han teni­do 15 días en cel­das judi­cia­les”. Sin lograr un avan­ce, Torri­co fue lle­va­do al hos­pi­tal por una com­pli­ca­ción de salud don­de aún se encuen­tra. Des­pués de nue­vas idas y vuel­tas, Torri­co fue lla­ma­do el lunes para la ape­la­ción. El fis­cal Villa pidió que se sus­pen­da la audien­cia por­que los estu­dios de salud se tenían que cer­ti­fi­car y valo­rar, expli­có el asam­bleís­ta, “has­ta el juez le dijo ´es el ins­ti­tu­to de más pres­ti­gio que tie­ne el país, hay más de 15 médi­cos en una jun­ta que han vis­to el caso de él”. Su his­to­ria trans­cu­rrió entre chis­tes e iro­nías pero fue con­tun­den­te al hablar de la herra­mien­ta que fue cla­ve para con­cre­tar el Gol­pe de Esta­do en Boli­via: “la jus­ti­cia y los medios fue­ron cla­ves para silen­ciar”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *