Argen­ti­na. Lxs infec­tadxs, lxs que salen, lxs que están afue­ra: el mie­do y la vio­len­cia.

Por Elia­na Lacom­be, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 mar­zo 2020


Des­pués del siglo de las gue­rras mun­dia­les y las dic­ta­du­ras del Cono Sur,
sin lugar a dudas, el ais­la­mien­to masi­vo por la ame­na­za del coro­na­vi­rus, será
de las expe­rien­cias trau­má­ti­cas colec­ti­vas que más nos apor­ta­rá para
estu­diar­nos y com­pren­der­nos como socie­dad del siglo XXI.

Ape­nas lle­va­mos tres meses des­de que se hizo públi­ca la enfer­me­dad en
Chi­na, menos de un mes que lle­gó a nues­tro país, y nues­tra vida colec­ti­va ha
dado un vuel­co radi­cal, abso­lu­ta­men­te ines­pe­ra­do para la gran mayo­ría de los
mor­ta­les.

Hace unos días ‑exac­ta­men­te dos sema­nas- en el aula con­ver­sa­ba con mis
alumnxs de sex­to año (de entre 17 y 20 años) sobre libros prohi­bi­dos
duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra en Argen­ti­na y refle­xio­ná­ba­mos sobre la difi­cul­tad
de com­pren­der un perío­do que les resul­ta­ba tan “lejano”; por­que ellxs son de
las pocas gene­ra­cio­nes pri­vi­le­gia­das en este país que han vivi­do toda su vida
en demo­cra­cia… Y la expe­rien­cia ‑en tan­to viven­cia per­so­nal- es
intrans­fe­ri­ble, aun­que pue­da ser comu­ni­ca­da cul­tu­ral­men­te.

Pien­so enton­ces en mis alumnxs, que no cono­cen de res­tric­cio­nes a la
cir­cu­la­ción, a las reunio­nes, a las sali­das… que no cono­cen del mie­do
masi­vo… Sus res­tric­cio­nes habi­tual­men­te esta­ban más liga­das a las caren­cias
eco­nó­mi­cas, pero no a las impo­si­cio­nes nor­ma­ti­vas del Esta­do…

Es cla­ro que hay enor­mes dife­ren­cias entre las res­tric­cio­nes a la liber­tad
coti­dia­na de las dic­ta­du­ras y las gue­rras y el actual ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo
por el coro­na­vi­rus. No obs­tan­te, quie­ro refle­xio­nar a par­tir de algu­nas
viven­cias de estos días que encien­den alar­mas sobre la for­ma­ción y “con­ta­gio”
del mie­do y la sos­pe­cha en torno a la cons­truc­ción de otrxs: lxs infec­tadxs,
lxs que salen y lxs que están afue­ra.

Esce­nas de la vida real I: Lxs infec­tadxs

Es vier­nes 20 de mar­zo de 2020 (de la Era cris­tia­na y según el calen­da­rio
gre­go­riano). Me des­pier­to con la pesa­dum­bre de haber teni­do pesa­di­llas y lo
pri­me­ro que quie­ro ver son las nove­da­des en el Whats App. En el gru­po “las
ami­gas de siem­pre” (inte­gra­do por las entra­ña­bles ami­gas del cole­gio
secun­da­rio), leo la his­to­ria clí­ni­ca de un nue­vo con­ta­gia­do de coro­na­vi­rus que
estu­vo en el pue­blo. Tam­bién hay una foto evi­den­te­men­te baja­da de face­book don­de
la per­so­na está remar­ca­da con un círcu­lo rojo. Y, a con­ti­nua­ción, un lis­ta­do
con nom­bre y ape­lli­dos de per­so­nas que habrían teni­do con­tac­to con él bajo la
leyen­da: “Si ven a estas per­so­nas cir­cu­lan­do por el pue­blo, denún­cie­los a la
poli­cía”. Se me hace un nudo en el estó­ma­go y des­de allí me bro­ta la
indig­na­ción… Escri­bo, borro, rees­cri­bo… “Todo esto es ile­gal” ‑pien­so
mien­tras no encuen­tro el tono ade­cua­do para res­pon­der en el gru­po. Pero no es
la ile­ga­li­dad en sí mis­ma lo que me ener­va… Con­tes­to al men­sa­je comen­tan­do
que nues­tra fami­lia hace una sema­na está en ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo por­que en la
escue­la de mi hija se con­fir­mó un caso de coro­na­vi­rus. Les digo que no hay que
tra­tar a lxs enfermxs como delin­cuen­tes, que cual­quie­ra se pue­de con­ta­giar de
la mane­ra más absur­da y que nadie ‑con­ta­giadx o no- pue­de salir por estos días.
Reci­bo la apro­ba­ción de una de las ami­gas que vive en Ibi­za (Espa­ña) y fue la
pri­me­ra en adver­tir­nos sobre la gra­ve­dad del asun­to… Se suma el comen­ta­rio de
la ami­ga que vive en Bue­nos Aires y el silen­cio de las demás… Ni siquie­ra me
pre­gun­tan cómo esta­mos… Me ima­gino que mi nom­bre y el de todxs lxs
inte­gran­tes de mi fami­lia pue­den estar en una lis­ta cir­cu­lan­do por los
celu­la­res de lxs vecinxs de mi barrio.

Me levan­to y sal­go al patio. “Somos unxs pri­vi­le­giadxs de tener
patio”-pienso una vez más. Me pre­gun­to cómo esta­rán las per­so­nas que deben
per­ma­ne­cer ence­rra­das en depar­ta­men­tos… cómo esta­rán las per­so­nas que viven de
chan­gas… Recuer­do que la
últi­ma vez que estu­ve en Cór­do­ba sólo le di diez pesos al lim­pia­vi­drios y me sien­to una
mise­ra­ble…

Con som­bre­ro de alas y pala en mano me pon­go a remo­ver la tie­rra de la
huer­ta que había­mos aban­do­na­do des­pués de las vaca­cio­nes. Mi com­pa­ñe­ro se suma
a la tarea. Con el cuer­po dobla­do sobre la tie­rra vamos arran­can­do las
“male­zas”… Diga­mos mejor: dis­cri­mi­nan­do entre las plan­tas que come­mos y las
que no… Algo que­da toda­vía: rúcu­la, pimien­tos, zapa­llos y varias aro­má­ti­cas… El cli­ma de este mar­zo es increí­ble­men­te
bello. Sereno y cáli­do. Vivi­mos a cua­tro cua­dras de una auto­pis­ta y ape­nas a
una cua­dra de un autó­dro­mo… Aho­ra per­ci­bi­mos el silen­cio. El silen­cio se
sien­te… Has­ta el aire se ha puri­fi­ca­do.

Esce­nas de la vida real II: Lxs que
salen

Mien­tras rie­go la huer­ta y per­ci­bo el olor a tie­rra húme­da, comien­zo a
escu­char el auto pro­pa­la­dor. Es un men­sa­je de la Muni­ci­pa­li­dad. Soli­ci­ta que lxs
vecinxs no saquen la basu­ra, ya que no habrá reco­lec­ción el lunes. Recuer­da que
está prohi­bi­da la cir­cu­la­ción de per­so­nas y reco­mien­da denun­ciar al 101 a las
per­so­nas que vio­len esta nor­ma­ti­va. La gra­ba­ción se repi­te por alto­par­lan­te en
todas las cua­dras…

Mi micro­cos­mos se rom­pe en mil peda­zos… Recuer­do el taller que hici­mos
con Eli­za­beth Jelin en el Archi­vo Pro­vin­cial de la Memo­ria sobre las mar­cas
de memo­ria
en Ale­ma­nia; recuer­do las repro­duc­cio­nes de las órde­nes del
Esta­do nazi que prohi­bían la cir­cu­la­ción de “los judíos” y las ins­truc­cio­nes
para dela­tarlxs, pega­das en los pos­tes de las vere­das de Ber­lín… Sien­to
esca­lo­fríos…

A los pocos minu­tos, escu­cho una moto que fre­na abrup­ta­men­te en fren­te de
casa. Por estos lados no tene­mos tim­bre. Sabe­mos que alguien lle­ga a nues­tra
casa por­que ladran los perros o bien reco­no­ce­mos un motor que se detie­ne… Me
acer­co a la sali­da para ver quién es y escu­cho un gri­to: “Poné las manos ahí”.
Es la poli­cía. La per­so­na de la moto dice que salió a com­prar. El poli­cía está
alte­ra­do, le habla a los gri­tos; le dice que lo pasó por la ruta, que anda sin
casco…y no sé que otras cosas más… Que­do para­li­za­da. No les veo la cara, el
cer­co de jaz­mi­nes es alto y está tan tupi­do… Estoy inmó­vil escu­chan­do.
Recuer­do las raz­zias con­tra lxs pibxs de la calle, me atra­vie­san en una sola
sen­sa­ción todos los rela­tos de deten­cio­nes arbi­tra­rias sufri­das por lxs chicxs
de La Luciér­na­ga… Me dan ganas de llo­rar… No inter­ven­go, sigo
para­li­za­da.

En el gru­po de Whats App del “barrio”, la mayo­ría está indig­na­da con la
gen­te que no cum­ple la cua­ren­te­na, quie­ren “mano dura”. ¿Alguien les pre­gun­ta a
las per­so­nas que cir­cu­lan a dón­de van, si nece­si­tan algo, antes de
denun­ciar­los?

A la tar­de­ci­ta, pren­do la tele. No he que­ri­do “saber nada” duran­te el
día… (aun­que todo el día el coro­na­vi­rus ha esta­do mol­dean­do nues­tra vida,
nues­tras sen­sa­cio­nes, nues­tras acti­vi­da­des inusua­les, nues­tro espa­cio, nues­tro
tiem­po, nues­tro rit­mo…). Entre las noti­cias, al núme­ro de con­ta­giadxs y muertxs,
se ha suma­do la cifra récord de dete­nidxs por vio­lar la cua­ren­te­na. Veo la
ima­gen de una joven, ten­drá 18 años, está espo­sa­da y la suben a un patru­lle­ro.
Pien­so en mis alumnxs del secun­da­rio, ence­rradxs… sin saber estar­lo… Me
vuel­ve el nudo en el estó­ma­go… 

Esce­nas de la vida real III: Lxs que están afue­ra

Leo en el por­tal de noti­cias ‑y me sien­to una pri­vi­le­gia­da por aún tener
datos- que la minis­tra de segu­ri­dad dice que quie­nes se fue­ron de vaca­cio­nes no
podrán vol­ver a su casa. Que se que­den dón­de están… Otro titu­lar afir­ma que
son 30 mil lxs argen­tinxs que salie­ron des­pués del 13 de mar­zo, día en que se
decla­ró la pan­de­mia. 20 mil aún están en el exte­rior. Dice que el Esta­do
nacio­nal pri­vi­le­gia­rá la repa­tria­ción de las per­so­nas que se fue­ron antes.

Los comen­ta­rios sobre la irres­pon­sa­bi­li­dad, la fal­ta de soli­da­ri­dad, la
inmo­ra­li­dad de lxs que se fue­ron a la cos­ta, de los que salie­ron del país en
ple­na pan­de­mia, se repli­can en todos lados. Las con­de­nas y repu­dios están en
todos mis gru­pos de Whats App, tan­to en los de cen­tro-dere­cha, los filo-pro­gre­sis­tas
y de izquier­da….[1]

Un capí­tu­lo com­ple­to mere­ce­rían las cons­truc­cio­nes de otre­dad y peli­gro en rela­ción a lxs extran­jerxs que están en el país.

Fotos: La Tina

Mien­tras la segu­ri­dad está aden­tro, en la casa, todo el peli­gro está afue­ra o vie­ne de afue­ra. Podría­mos recons­truir esca­las mora­les de sos­pe­chosxs y con­de­na­bles del afue­ra
en orden ascen­den­te: lxs argen­tinxs que salen a dar una vuel­ta por el
barrio, lxs que se van a vera­near, lxs que lle­ga­ron del extran­je­ro, lxs
que están en el extran­je­ro y lxs que se fue­ron al extran­je­ro duran­te la
pan­de­mia, lxs que lle­ga­ron del extran­je­ro y no cum­plen la “cua­ren­te­na”,
lxs infec­tadxs que vinie­ron del extran­je­ro y salen de sus casas.

Mien­tras tan­to, 20 mil per­so­nas de car­ne y hue­so están vara­das en
aero­puer­tos extran­je­ros, sien­do car­ne de cañón del virus, que­rien­do,
nece­si­tan­do, vol­ver…

Alar­mas y refle­xio­nes

Esta­mos ante una expe­rien­cia social abso­lu­ta­men­te iné­di­ta para esta
gene­ra­ción. Nues­tra vida ha dado un vuel­co que es difí­cil aún de sig­ni­fi­car…
Pero algu­nas memo­rias socia­les del pasa­do pue­den ser­vir­nos para encen­der­nos
alar­mas sobre cami­nos que no debe­mos re-tran­si­tar. La cons­truc­ción de lxs otrxs
como peli­grosxs y mere­ce­dorxs de segre­ga­ción, repre­sión, cas­ti­go y has­ta
ani­qui­la­ción, ha sido pro­di­gio­sa­men­te estu­dia­da… Sin embar­go, ¿por qué somos
tan sus­cep­ti­bles a la cons­truc­ción de otrxs como mere­ce­dorxs de nues­tras
vio­len­cias?

Cla­ra­men­te quie­nes vio­lan la nor­ma­ti­va de ais­la­mien­to son irres­pon­sa­bles e
inso­li­da­rixs, nos ponen en ries­go a todos… Pero de allí a recla­mar para ellxs
lin­cha­mien­tos mediá­ti­cos, dela­cio­nes, deten­cio­nes, espo­sas, cala­bo­zos… creo
que hay un gran abis­mo…

No renie­go de las polí­ti­cas epi­de­mio­ló­gi­cas de este gobierno; pero sí
temo al des­bor­de de las accio­nes civi­les alen­ta­das por los dis­cur­sos
mora­li­zan­tes en rela­ción a lxs que salenlxs que están afue­ra. Entien­do
la impor­tan­cia de las medi­das que el gobierno tomó en Argen­ti­na. Temo a
la demo­ni­za­ción de lxs enfermxs. Temo al mie­do. A lo que las per­so­nas
con mie­do pue­den hacer, al des­co­no­ci­mien­to de la huma­ni­dad de lxs otrxs,
a la inso­li­da­ri­dad con lxs que nece­si­tan salir y lxs que nece­si­tan
vol­ver. Temo a las veja­cio­nes a la inti­mi­dad de lxs infec­ta­dos
y sus redes de víncu­los… Temo a la “caza de bru­jas”… A los “exce­sos
poli­cia­les”… Esta­mos ence­rra­dos y el encie­rro nos afec­ta emo­cio­nal­men­te…
Temo a los des­bor­des ciu­da­da­nos… a la “jus­ti­cia por mano pro­pia”… a la
frag­men­ta­ción social…

Tene­mos que decir y com­pren­der que las per­so­nas enfer­mas son víc­ti­mas
que el Esta­do debe pro­te­ger, que lxs irres­pon­sa­bles deben apren­der y
que lxs que están afue­ra, están a la intem­pe­rie, mucho más en ries­go que lxs obe­dien­tes pri­vi­le­gia­dos que pode­mos que­dar­nos en casa.

Tene­mos que estar más uni­dos que nun­ca en este “dis­tan­cia­mien­to social”. La
per­so­na que se enfer­ma es una víc­ti­ma del virus, no un mons­truo. Pre­gun­té­mo­nos
cómo esta­rá de salud, si tie­ne mie­do por sus seres cer­ca­nos, si teme por lxs
des­co­no­cidxs que ha con­ta­gia­do sin saberlo…si nece­si­ta ayu­da…

Sobre lxs irres­pon­sa­bles que vio­lan la cua­ren­te­na, son “irres­pon­sa­bles”, no
ase­sinxs…

En mar­zo, a pocos días de un nue­vo ani­ver­sa­rio del “Desas­tre de Taym”, me
lla­ma la aten­ción que estxs pró­fu­gos del ais­la­mien­to por el coro­na­vi­rus
pue­den lle­gar a pagar penas mayo­res que lxs (i)responsables de la Plan­ta de
tra­ta­mien­to y ente­rra­mien­to de resi­duos peli­gro­sos, que por sus vio­la­cio­nes
sis­te­má­ti­cas a las nor­mas ambien­ta­les y pro­to­co­los de segu­ri­dad, cola­bo­ra­ron
con la inun­da­ción y con­ta­mi­na­ción del canal Los Moli­nos que abas­te­ce de agua a
medio millón de habi­tan­tes de la ciu­dad de Cór­do­ba. Y con­ta­mi­na­ron con resi­duos
peli­gro­sos el sue­lo, el aire, el agua sub­te­rrá­nea de un enor­me terri­to­rio nun­ca
dimen­sio­na­do. Lxs (i)responsables de este desas­tre ambien­tal jamás fue­ron, ni
serán, dete­nidxs… Pues, el deli­to por con­ta­mi­na­ción tie­ne penas máxi­mas de
dos años, excar­ce­la­bles… Ni hablar, de lxs res­pon­sa­bles públicxs que
auto­ri­za­ron la ins­ta­la­ción de esa Plan­ta en un lugar inun­da­ble; ellos ni
siquie­ra han sido con­vo­ca­dos por la jus­ti­cia… Pen­se­mos enton­ces en la
inequi­dad de las medi­das recla­ma­das…

El pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez dice por estos días: “No quie­ro decla­rar el
Esta­do de Sitio”…

La san­gre se me hie­la… No qui­sie­ra jamás estar en su lugar… Se nota que
no quie­re… pero la opi­nión públi­ca asus­ta­da y lxs irres­pon­sa­bles que no se
que­dan en casa, lo pre­sio­nan… “El mie­do es mal con­se­je­ro”, dicen en mi
pue­blo. 

Hoy es 24 de mar­zo, día de la Memo­ria, la Ver­dad y la Justicia… y no pue­do evi­tar que todo mi cuer­po recuer­de que la cons­truc­ción de otrxs peli­grosxs mere­ce­dorxs de repre­sión,
de lin­cha­mien­tos públi­cos, de dela­cio­nes, de deten­cio­nes, de espo­sas y
cala­bo­zos… nos con­du­ce a un lugar don­de jura­mos como nación Nun­ca Más vol­ver…

*Dra. en Cien­cias Antro­po­ló­gi­cas – FFyH – UNC
Villa Par­que San­ta Ana, 24 de mar­zo de 2020.


[1] Sobre los dis­cur­sos en
redes socia­les en rela­ción al coro­na­vi­rus reco­mien­do el artícu­lo de Sonia
Budas­si: “Los dis­cur­sos de la pan­de­mia. Voce­ros del virus: Pseu­do­pro­gres,
tibios y extre­mis­tas” en Anfi­bia, mar­zo 2020. 
https://​revis​taan​fi​bia​.com/​e​n​s​a​y​o​/​v​o​c​e​r​o​s​-​d​e​l​-​v​i​r​u​s​-​p​s​e​u​d​o​p​r​o​g​r​e​s​-​t​i​b​i​o​s​-​e​x​t​r​e​m​i​s​t​as/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *