Argen­ti­na. “En los pabe­llo­nes de lesa huma­ni­dad no hay haci­na­mien­to y tie­nen aten­ción médi­ca las 24 hs.”

Fer­nan­do Tebe­le /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​30 de mar­zo de 2020

Mer­ce­des Soi­za Reilly, quien fue fis­cal en el tra­mo más rele­van­te de la Mega­cau­sa ESMA, opi­nó en el pro­gra­ma Oral y Públi­co de Radio La Reta­guar­dia acer­ca de los pedi­dos de pri­sión domi­ci­lia­ria que rea­li­za­ron geno­ci­das con­de­na­dos por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad por la pan­de­mia de Coro­na­vi­rus. La abo­ga­da deta­lló las reso­lu­cio­nes dic­ta­das por la jus­ti­cia y los pro­to­co­los de pre­ven­ción apli­ca­dos por el Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio Fede­ral para pre­ser­var la salud de los dete­ni­dos.

Una comi­sión inter­na del Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio Fede­ral estu­vo encar­ga­da de infor­mar acer­ca de los poten­cia­les pacien­tes de ries­go que exis­ten en las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes car­ce­la­rias en vis­tas de la pan­de­mia del virus COVID-19. A par­tir de ese infor­me, las defen­sas de dece­nas de geno­ci­das en todo el país con­de­na­dos por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, soli­ci­ta­ron a la jus­ti­cia el bene­fi­cio de excar­ce­la­ción y/​o pri­sión domi­ci­lia­ria. Mer­ce­des Soi­za Reilly, ex fis­cal del Minis­te­rio Públi­co duran­te el ter­cer tra­mo de la Mega­cau­sa ESMA, con­tó a La Reta­guar­dia acer­ca de esos pedi­dos que , en su mayo­ría, están sien­do recha­za­dos por la jus­ti­cia. La abo­ga­da ase­gu­ró que el SPF cum­ple con las reso­lu­cio­nes y pro­to­co­los esta­ble­ci­dos por el Gobierno para que pre­ve­nir y evi­tar el con­ta­gio del virus de los pre­sos: “Hay una cri­sis sani­ta­ria glo­bal que hoy es prio­ri­dad. Esto reper­cu­te en el esta­do de hiper­sen­si­bi­li­dad que se mane­ja den­tro de los luga­res de encie­rro. Da lugar a que se des­en­ca­de­nen los pedi­dos de los pre­sos para salir, ya sea bajo pri­sión domi­ci­lia­ria o por excar­ce­la­cio­nes. Sabe­mos que las con­di­cio­nes de deten­ción en las cár­ce­les argen­ti­nas son, en la mayo­ría de los casos, infra­hu­ma­nas. Lo hemos denun­cia­do. A la vez, sabe­mos que las con­di­cio­nes de deten­ción en los pabe­llo­nes de lesa huma­ni­dad son dia­me­tral­men­te dife­ren­tes. Según los infor­mes del Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio Fede­ral (SPF), se están man­te­nien­do las con­di­cio­nes de higie­ne gene­ral. Ade­más, los pabe­llo­nes de lesa huma­ni­dad no están super­po­bla­dos; eso no es poco. No hay haci­na­mien­to, como ocu­rre en otras uni­da­des peni­ten­cia­rias con pre­sos ‘comu­nes’. Hay espa­cios para man­te­ner la dis­tan­cia entre per­so­nas y tie­nen aten­ción médi­ca las 24 horas. No es un dato menor a la hora de hablar si se con­ce­de o no se con­ce­de una pri­sión domi­ci­lia­ria”, ase­gu­ró Soi­za Reilly en su pri­me­ra colum­na radial en La Reta­guar­dia, y expre­só que pare­ce­ría ser que se vie­nen recha­zos mayo­ri­ta­rios por par­te de cada tri­bu­nal. “Nin­gu­na de las reso­lu­cio­nes que has­ta aho­ra se han toma­do a nivel esta­tal, con todos los pode­res en jue­go, hacen pen­sar en una sali­da indis­cri­mi­na­da de per­so­nas impu­tadas de gra­ves crí­me­nes. Muy por el con­tra­rio. La nor­ma­ti­va trae que las ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias deben esta­ble­cer pro­to­co­los de emer­gen­cia. En nin­gún momen­to dice nada de con­ce­der liber­ta­des ni pri­sio­nes domi­ci­lia­rias. El Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio ya puso en prác­ti­ca estos pro­to­co­los y estas direc­ti­vas. No habla de una libe­ra­ción indis­cri­mi­na­da sino, por el con­tra­rio, hablan de un cui­da­do interno, intra­mu­ros”, dijo.

Vale des­ta­car dos cues­tio­nes impor­tan­tes que seña­ló Soi­za Reilly. Aún no hay repor­tes de con­ta­gios den­tro de las uni­da­des peni­ten­cia­rias. Ade­más, de exis­tir alguno, den­tro de las pri­sio­nes con­ta­rán con un ser­vi­cio de salud que, pro­ba­ble­men­te y a medi­da que avan­ce la pan­de­mia en nues­tro país, esta­rá colap­sa­do fue­ra de los pena­les. “Las pre­gun­tas que nos hace­mos son: si se con­ce­den esas liber­ta­des, ¿quién garan­ti­za que en los domi­ci­lios estas per­so­nas no con­trai­gan el virus? ¿Cómo hace­mos para con­tro­lar que los con­vi­vien­tes no hayan esta­do en con­tac­to con el virus? Cuan­do avan­ce el esta­do de la pan­de­mia la salud públi­ca va a estar colap­sa­da. Los pre­sos de lesa huma­ni­dad alo­ja­dos en sus domi­ci­lios tam­bién van a sufrir las con­se­cuen­cias de ese colap­so. Estos datos son los que están toman­do los tri­bu­na­les para recha­zar la con­ce­sión de estos bene­fi­cios. Otro dato: no se regis­tran con­ta­gios en las uni­da­des peni­ten­cia­rias, lo que sig­ni­fi­ca que la situa­ción pue­de ver­se con­tro­la­da. Hay un plan de con­ten­ción epi­de­mio­ló­gi­co para evi­tar no solo la pro­pa­ga­ción sino tam­bién la detec­ción a tiem­po del cau­san­te. El 24 de mar­zo se apro­bó un pro­to­co­lo mara­vi­llo­so por lo que con­tie­ne: Detec­ción, diag­nós­ti­co pre­coz, ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo y ais­la­mien­to sani­ta­rio por Coro­na­vi­rus en todos los esta­ble­ci­mien­tos peni­ten­cia­rios del país. Es para todos los pre­sos del país”, expre­só la abo­ga­da. De todos modos, si se pro­du­je­ran con­ta­gios en los pabe­llo­nes de pre­sos comu­nes, la situa­ción podría ser la con­tra­ria, por­que allí sí hay haci­na­mien­to y rei­na la des­aten­ción médi­ca y la desidia.

De los 200 geno­ci­das con­de­na­dos en todo el país que aún per­ma­ne­cen en ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias, más de 70 pidie­ron el bene­fi­cio al tiem­po de la publi­ca­ción de esta nota. Soi­za Reilly acla­ró que, en caso de con­ce­der­se los bene­fi­cios, la medi­da debe­ría durar has­ta que se logre fre­nar la pan­de­mia: “No hay que per­der de vis­ta que el bene­fi­cio no es auto­má­ti­co. Hay que ana­li­zar las posi­bi­li­da­des de otor­ga­mien­to en cada uno de los casos. En caso que se con­ce­dan, estas medi­das son de carác­ter excep­cio­nal y extra­or­di­na­rio. Están suje­tas al pla­zo que dure esta cri­sis sani­ta­ria”, cerró.

Redac­ción: Die­go Adur 

Foto: Cami­lo del Cerro

La Reta­guar­dia*


Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *