Perú. Repre­sión ino­cu­la­da

Por Ana María Vidal Carras­co* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de mar­zo de 2020

Lo que no pue­de hacer­se, y se está hacien­do, es vio­lar el Esta­do de dere­cho, es asu­mir que esta­mos en gue­rra y limi­tar aún más dere­chos. No se pue­de per­mi­tir la tor­tu­ra ni los malos tra­tos, ni menos la impu­ni­dad por el uso des­me­di­do de la fuer­za. Y eso es lo que están inten­tan­do hacer.

Pre­fe­ría no ver pelí­cu­las dis­tó­pi­cas sobre el fin del mun­do. Me angus­tia­ban. Hoy, sin dar­nos cuen­ta, esta­mos vivien­do una reali­dad ni siquie­ra ima­gi­na­da en esas pelí­cu­las. Recu­pe­rar el mun­do tal como era antes es impo­si­ble, sabe­mos que cuan­do esto aca­be, si es que aca­ba, el mun­do no vol­ve­rá a ser el mis­mo. Por aho­ra segui­mos hacien­do el esfuer­zo para que el virus no cau­se los estra­gos que ha gene­ra­do en Espa­ña o Ita­lia. Aún no sabe­mos si lo logra­re­mos.

Pero mien­tras esta­mos como en uno de los uni­ver­sos para­le­los más biza­rros jamás ima­gi­na­dos, pare­ce que no todos rema­ran en la mis­ma direc­ción. Las taras de siem­pre no des­pa­re­cen, por el con­tra­rio, se acen­túan. La repre­sión se con­so­li­da.

Pri­me­ro un mili­tar dán­do­le de cache­ta­das a un menor de edad, repi­tién­do­le que le iba a per­do­nar la vida. La res­pues­ta del Minis­te­rio de Defen­sa fue inme­dia­ta y por un momen­to sen­ti­mos un ali­vio.

Sin embar­go, la espe­ran­za se dilu­yó rápi­da­men­te. No solo la repre­sión se ha mul­ti­pli­ca­do. El video de un can­tan­te en Ica que, mien­tras ensa­ya­ba en su casa, es aga­rra­do a gol­pes por la poli­cía, insul­ta­do, dete­ni­do, veja­do, es solo la mues­tra de tan­tos casos que se deben estar repi­tien­do a nivel nacio­nal.

Lue­go, un ofi­cial mili­tar salien­do a pro­po­ner el ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio para meno­res de edad. Según el gene­ral, si des­de 16 años los jóve­nes no estu­dian debe­rían tra­ba­jar de mane­ra for­za­da den­tro de las Fuer­zas Arma­das. Y todo el Perú sabe a quién va diri­gi­da esa nor­ma. Por­que esa nor­ma no va a diri­gi­da a los hijos del gene­ral o de los ofi­cia­les del Ejér­ci­to, la Mari­na o la Fuer­za Aérea, que de segu­ro han estu­dia­do o tuvie­ron la opor­tu­ni­dad de hacer­lo ni bien ter­mi­na­ron el cole­gio. Esa pro­pues­ta es para los pobres (en mas­cu­lino, a pro­pó­si­to), que no tie­nen cómo pagar­se un ins­ti­tu­to supe­rior o una uni­ver­si­dad. Por­que siem­pre fue así. Los sol­da­dos son los pobres, los ofi­cia­les, no. En la pan­de­mia, los mie­dos y pre­jui­cios se poten­cian y el sis­te­ma mili­tar de cas­tas que ya había­mos olvi­da­do cobra nue­va vigen­cia.

Los sol­da­dos son los pobres, los ofi­cia­les, no. En la pan­de­mia, los mie­dos y pre­jui­cios se poten­cian y el sis­te­ma mili­tar de cas­tas que ya había­mos olvi­da­do cobra nue­va vigen­cia. 

Subrep­ti­cia­men­te, des­de el Eje­cu­ti­vo se han apro­ba­do una serie de nor­mas preo­cu­pan­tes. Qui­zás la más evi­den­te, una Fe de erra­tas apro­ba­da median­te Decre­to Supre­mo (que por natu­ra­le­za es solo para corre­gir algún defec­to de orto­gra­fía o de redac­ción) que ter­mi­na amplian­do las facul­ta­des para que las Fuer­zas Arma­das, aun cuan­do no hayan asu­mi­do el con­trol del orden interno en esta­dos de emer­gen­cia, pue­dan efec­tuar deten­cio­nes. Así, cuan­do haya aca­ba­do esta emer­gen­cia, los mili­ta­res segui­rán facul­ta­dos para dete­ner a las per­so­nas. Pre­ca­vi­dos, ya están pen­san­do en lo que harán cuan­do todo esto pase.

Hoy des­per­ta­mos con una nor­ma aún más preo­cu­pan­te. Este Con­gre­so apro­bó una ley (N° 31012) que no pudo ser apro­ba­da por el Con­gre­so ante­rior, en par­te por­que reci­bió muchos cues­tio­na­mien­tos. La han lla­ma­do “Ley de pro­tec­ción poli­cial”, pero pare­ce más una ley de impu­ni­dad poli­cial. Esta ley borra de un plu­ma­zo el prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad, prin­ci­pio impres­cin­di­ble cuan­do la poli­cía hace uso de la fuer­za.

Ade­más, como si arma­ran un rom­pe­ca­be­zas de pie­zas repre­si­vas, impi­de que los jue­ces dic­ten pri­sión pre­ven­ti­va con­tra un poli­cía que haya mata­do a alguien. Cada una de estas medi­das por sí solas son preo­cu­pan­tes, jun­tas ya sabe­mos lo que pue­den gene­rar.

Así, en Perú esta reali­dad que aún no dige­ri­mos, este encie­rro angus­tian­te para algu­nas per­so­nas, invi­vi­ble para otras e impo­si­ble para miles que tie­nen que bus­car el pan dia­rio para ali­men­tar a sus hijas e hijos, vie­ne acom­pa­ña­do de repre­sión. Una repre­sión que no es nue­va, ya la cono­ci­mos en el con­flic­to arma­do interno, con miles de comu­ne­ros ase­si­na­dos, des­apa­re­ci­dos, con miles de muje­res vio­la­das. Y para la gran mayo­ría de estos crí­me­nes la úni­ca res­pues­ta fue la impu­ni­dad.

ese virus de la repre­sión que creía­mos con­tro­la­do avan­za tan o más rápi­do que el coro­na­vi­rus. 

Y fue tan­ta la impu­ni­dad y nos la ino­cu­la­ron has­ta lo más pro­fun­do de nues­tro incons­cien­te, que inclu­si­ve nos prohi­bie­ron nom­brar lo que había pasa­do, y de pron­to ya no podía­mos lla­mar­le con­flic­to al con­flic­to arma­do, pasó a lla­mar­se “el perio­do entre los años 80 y 2000”. Por eso aho­ra al más míni­mo des­ba­lan­ce, tan­tos años de impu­ni­dad y silen­cio nos explo­tan en la cara y ese virus de la repre­sión que creía­mos con­tro­la­do avan­za tan o más rápi­do que el coro­na­vi­rus.

Tene­mos que cum­plir las nor­mas, sí. Tene­mos que aca­tar el esta­do de emer­gen­cia. Y quien no lo haga debe ser san­cio­na­do. Eso está fue­ra de toda dis­cu­sión. Es impres­cin­di­ble para salir de esta pan­de­mia. Lo que no pue­de hacer­se, y se está hacien­do, es vio­lar el Esta­do de dere­cho, es asu­mir que esta­mos en gue­rra y limi­tar aún más dere­chos. No se pue­de per­mi­tir la tor­tu­ra ni los malos tra­tos, ni menos la impu­ni­dad por el uso des­me­di­do de la fuer­za. Y eso es lo que están inten­tan­do hacer.


* Ana María Vidal Carras­co es abo­ga­da, liti­gan­te en dere­chos huma­nos y géne­ro.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *