Pales­ti­na. En el Día de la Tie­rra la con­sig­na sigue sien­do resis­tir a la ocu­pa­ción sio­nis­ta /​Tam­bién se lucha con­tra el Covid-19

Resu­men Medio Orien­te, 30 mar­zo 2020

Este lunes se con­me­mo­ra el Día de la Tie­rra Pales­ti­na, en toda la patria ocu­pa­da como en la diás­po­ra, los pales­ti­nos y todos los que creen en la jus­ti­cia, la liber­tad y los dere­chos huma­nos, con­me­mo­ra­mos este día, reafir­man­do el recha­zo a las polí­ti­cas de Apartheid, Lim­pie­za Étni­ca y robo de tie­rras que Israel lle­va a cabo. 

El 30 de mar­zo de 1976, la socie­dad pales­ti­na con­vo­có una huel­ga gene­ral en pro­tes­ta por el con­ti­nuo robo de sus tie­rras por par­te del sio­nis­mo israe­lí. El Ejér­ci­to ase­si­nó a sie­te jóve­nes pales­ti­nos con «ciu­da­da­nía israe­lí» en las mani­fes­ta­cio­nes que acom­pa­ña­ron esa huel­ga. Des­de enton­ces, el 30 de mar­zo ha que­da­do mar­ca­do como una jor­na­da de rei­vin­di­ca­ción de los dere­chos legí­ti­mos del pue­blo pales­tino. 44 años des­pués, la colo­ni­za­ción de Pales­ti­na con­ti­núa. Día a día, el Esta­do de Israel roba tie­rras, expul­sa de ellas a sus legí­ti­mos habi­tan­tes, cons­tru­ye asen­ta­mien­tos y trans­fie­re allí a colo­nos sio­nis­tas extran­je­ros reco­lec­ta­dos de todos los rin­co­nes del mun­do. Estas prác­ti­cas con­tra­vie­nen la legis­la­ción inter­na­cio­nal y los Dere­chos Huma­nos y han sido con­de­na­das por Nacio­nes Uni­das y por la gran mayo­ría de gobier­nos del mun­do, inclui­dos los de la Unión Euro­pea y Esta­dos Unidos.

Sin embar­go, estas con­de­nas no han sido acom­pa­ña­das por san­cio­nes efec­ti­vas, por lo que Israel con­ti­núa la colo­ni­za­ción sin sufrir por ello nin­gu­na con­se­cuen­cia. Ya son más de medio millón los colo­nos que viven en los asen­ta­mien­tos ‘ile­ga­les’, (TODOS los asen­ta­mien­tos son ILEGALES, según la legis­la­ción inter­na­cio­nal) y el núme­ro de hec­tá­reas roba­das supera los 800.000. El robo de tie­rras sigue en for­ma ace­le­ra­da y con­ti­núan las accio­nes de lim­pie­za étni­ca de la pobla­ción his­tó­ri­ca palestina.

Las per­so­nas pales­ti­nas con ciu­da­da­nía israe­lí –aque­llas que viven en el Esta­do de Israel- siguen sien­do dis­cri­mi­na­das. Hay loca­li­da­des ances­tra­les pales­ti­nas que no son reco­no­ci­das y por ello care­cen de pre­su­pues­to y otras que reci­ben trans­fe­ren­cias meno­res a las que les corres­pon­de­rían por su peso pobla­cio­nal. Ade­más, el Esta­do de Israel prac­ti­ca con estas per­so­nas una dis­cri­mi­na­ción edu­ca­ti­va y labo­ral que con­du­ce a su marginalización.

Los pales­ti­nos se enfren­tan a dos enemi­gos: La Ocu­pa­ción y la Pandemia

A pesar de la pan­de­mia mun­dial, es lo mis­mo de siem­pre para la ocu­pa­ción mili­tar israe­lí en Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza. 

Niños pales­ti­nos usan mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras en la ciu­dad de Gaza
el 22 de mar­zo. Hay nue­ve casos con­fir­ma­dos de per­so­nas con el nuevo
coro­na­vi­rus en el terri­to­rio, todos en cua­ren­te­na. Moham­med Zaanoun
ActiveStills

A pesar de la pan­de­mia mun­dial, es lo mis­mo de siem­pre para la ocu­pa­ción mili­tar israe­lí en Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza.

El núme­ro de casos con­fir­ma­dos de COVID-19, la enfer­me­dad res­pi­ra­to­ria cau­sa­da por el nue­vo coro­na­vi­rus, ha aumen­ta­do a casi 2.700 en Israel, apro­xi­ma­da­men­te 80 en la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da y nue­ve en la ase­dia­da Fran­ja de Gaza.

La enfer­me­dad se ha cobra­do la vida de ocho israe­líes has­ta el momen­to, y una mujer pales­ti­na en la Cis­jor­da­nia ocupada.

Mien­tras que el coro­na­vi­rus enfer­ma a más per­so­nas, los pales­ti­nos se
enfren­tan simul­tá­nea­men­te a un enemi­go mayor: la ocu­pa­ción militar
israelí.

Gaza ase­dia­da y den­sa­men­te pobla­da está en par­ti­cu­lar peli­gro debi­do a una epi­de­mia generalizada.

«Israel no podrá des­viar la cul­pa si este esce­na­rio de pesa­di­lla se
con­vier­te en una reali­dad que creó y no hizo nin­gún esfuer­zo por
evi­tar», advir­tió esta sema­na el gru­po israe­lí de dere­chos huma­nos, B’Tselem.

El dis­tan­cia­mien­to físi­co, que­dar­se en casa y man­te­ner la higie­ne son
pre­cau­cio­nes que los pales­ti­nos luchan por tomar mien­tras Israel
con­ti­núa demo­lien­do estruc­tu­ras, rea­li­zan­do incur­sio­nes nocturnas,
arres­tan­do arbi­tra­ria­men­te a niños y hos­ti­gan­do ruti­na­ria­men­te a
civiles.

Apro­ve­cha­mien­to de estruc­tu­ras para clí­ni­ca de campo

La madru­ga­da del jue­ves, las fuer­zas israe­líes demo­lie­ron e incautaron
estruc­tu­ras des­ti­na­das a una clí­ni­ca de cam­po y vivien­das de emergencia
en Ibziq, una aldea en el nor­te del Valle del Jor­dán en la Cisjordania
ocupada.

Esto se hizo bajo la super­vi­sión de la Admi­nis­tra­ción Civil, el bra­zo buro­crá­ti­co de la ocu­pa­ción mili­tar de Israel.

Las fuer­zas israe­líes con­fis­ca­ron car­pas, un gene­ra­dor y sumi­nis­tros de construcción.

«Cerrar una ini­cia­ti­va comu­ni­ta­ria de pri­me­ros auxi­lios duran­te una
cri­sis de salud es un ejem­plo espe­cial­men­te cruel del abu­so regular
infli­gi­do a estas comu­ni­da­des», decla­ró el gru­po israe­lí de dere­chos huma­nos B’Tselem.

Según
el jefe del con­se­jo de la aldea, Abdul Majid Khdei­rat, esto se hizo con
el pre­tex­to de que la cons­truc­ción esta­ba en una zona mili­tar cerrada.

Israel decla­ra habi­tual­men­te que las tie­rras ocu­pa­das de Cis­jor­da­nia son zonas de tiro o mili­ta­res y lue­go con­fis­ca las tie­rras para asen­ta­mien­tos ile­ga­les israelíes.

Las fuer­zas israe­líes tam­bién demo­lie­ron las casas de tres fami­lias pales­ti­nas en la aldea de al-Duyuk, cer­ca de Jericó.

Una exca­va­do­ra mili­tar israe­lí des­tru­yó las casas de Mua­yad Abu Obaida,
Thaer al-Sha­rif y Yasir Ala­yan, por­que fue­ron cons­trui­das sin permisos
que Israel casi nun­ca otor­ga a los pales­ti­nos. Esto no les deja otra
opción que cons­truir casas sin el per­mi­so del ocupante.

Los tres agri­cul­to­res son resi­den­tes de Jerusalén.

Fotos y videos de la demo­li­ción dis­tri­bui­dos en los medios locales:

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.