Pales­ti­na. En el Día de la Tie­rra la con­sig­na sigue sien­do resis­tir a la ocu­pa­ción sio­nis­ta /​Tam­bién se lucha con­tra el Covid-19

Resu­men Medio Orien­te, 30 mar­zo 2020

Este lunes se con­me­mo­ra el Día de la Tie­rra Pales­ti­na, en toda la patria ocu­pa­da como en la diás­po­ra, los pales­ti­nos y todos los que creen en la jus­ti­cia, la liber­tad y los dere­chos huma­nos, con­me­mo­ra­mos este día, reafir­man­do el recha­zo a las polí­ti­cas de Apartheid, Lim­pie­za Étni­ca y robo de tie­rras que Israel lle­va a cabo.

El 30 de mar­zo de 1976, la socie­dad pales­ti­na con­vo­có una huel­ga gene­ral en pro­tes­ta por el con­ti­nuo robo de sus tie­rras por par­te del sio­nis­mo israe­lí. El Ejér­ci­to ase­si­nó a sie­te jóve­nes pales­ti­nos con «ciu­da­da­nía israe­lí» en las mani­fes­ta­cio­nes que acom­pa­ña­ron esa huel­ga. Des­de enton­ces, el 30 de mar­zo ha que­da­do mar­ca­do como una jor­na­da de rei­vin­di­ca­ción de los dere­chos legí­ti­mos del pue­blo pales­tino. 44 años des­pués, la colo­ni­za­ción de Pales­ti­na con­ti­núa. Día a día, el Esta­do de Israel roba tie­rras, expul­sa de ellas a sus legí­ti­mos habi­tan­tes, cons­tru­ye asen­ta­mien­tos y trans­fie­re allí a colo­nos sio­nis­tas extran­je­ros reco­lec­ta­dos de todos los rin­co­nes del mun­do. Estas prác­ti­cas con­tra­vie­nen la legis­la­ción inter­na­cio­nal y los Dere­chos Huma­nos y han sido con­de­na­das por Nacio­nes Uni­das y por la gran mayo­ría de gobier­nos del mun­do, inclui­dos los de la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos.

Sin embar­go, estas con­de­nas no han sido acom­pa­ña­das por san­cio­nes efec­ti­vas, por lo que Israel con­ti­núa la colo­ni­za­ción sin sufrir por ello nin­gu­na con­se­cuen­cia. Ya son más de medio millón los colo­nos que viven en los asen­ta­mien­tos ‘ile­ga­les’, (TODOS los asen­ta­mien­tos son ILEGALES, según la legis­la­ción inter­na­cio­nal) y el núme­ro de hec­tá­reas roba­das supera los 800.000. El robo de tie­rras sigue en for­ma ace­le­ra­da y con­ti­núan las accio­nes de lim­pie­za étni­ca de la pobla­ción his­tó­ri­ca pales­ti­na.

Las per­so­nas pales­ti­nas con ciu­da­da­nía israe­lí –aque­llas que viven en el Esta­do de Israel- siguen sien­do dis­cri­mi­na­das. Hay loca­li­da­des ances­tra­les pales­ti­nas que no son reco­no­ci­das y por ello care­cen de pre­su­pues­to y otras que reci­ben trans­fe­ren­cias meno­res a las que les corres­pon­de­rían por su peso pobla­cio­nal. Ade­más, el Esta­do de Israel prac­ti­ca con estas per­so­nas una dis­cri­mi­na­ción edu­ca­ti­va y labo­ral que con­du­ce a su mar­gi­na­li­za­ción.

Los pales­ti­nos se enfren­tan a dos enemi­gos: La Ocu­pa­ción y la Pan­de­mia

A pesar de la pan­de­mia mun­dial, es lo mis­mo de siem­pre para la ocu­pa­ción mili­tar israe­lí en Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza.

Niños pales­ti­nos usan mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras en la ciu­dad de Gaza
el 22 de mar­zo. Hay nue­ve casos con­fir­ma­dos de per­so­nas con el nue­vo
coro­na­vi­rus en el terri­to­rio, todos en cua­ren­te­na. Moham­med Zaa­noun
Acti­veS­tills

A pesar de la pan­de­mia mun­dial, es lo mis­mo de siem­pre para la ocu­pa­ción mili­tar israe­lí en Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza.

El núme­ro de casos con­fir­ma­dos de COVID-19, la enfer­me­dad res­pi­ra­to­ria cau­sa­da por el nue­vo coro­na­vi­rus, ha aumen­ta­do a casi 2.700 en Israel, apro­xi­ma­da­men­te 80 en la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da y nue­ve en la ase­dia­da Fran­ja de Gaza.

La enfer­me­dad se ha cobra­do la vida de ocho israe­líes has­ta el momen­to, y una mujer pales­ti­na en la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da.

Mien­tras que el coro­na­vi­rus enfer­ma a más per­so­nas, los pales­ti­nos se
enfren­tan simul­tá­nea­men­te a un enemi­go mayor: la ocu­pa­ción mili­tar
israe­lí.

Gaza ase­dia­da y den­sa­men­te pobla­da está en par­ti­cu­lar peli­gro debi­do a una epi­de­mia gene­ra­li­za­da.

«Israel no podrá des­viar la cul­pa si este esce­na­rio de pesa­di­lla se
con­vier­te en una reali­dad que creó y no hizo nin­gún esfuer­zo por
evi­tar», advir­tió esta sema­na el gru­po israe­lí de dere­chos huma­nos, B’Tselem.

El dis­tan­cia­mien­to físi­co, que­dar­se en casa y man­te­ner la higie­ne son
pre­cau­cio­nes que los pales­ti­nos luchan por tomar mien­tras Israel
con­ti­núa demo­lien­do estruc­tu­ras, rea­li­zan­do incur­sio­nes noc­tur­nas,
arres­tan­do arbi­tra­ria­men­te a niños y hos­ti­gan­do ruti­na­ria­men­te a
civi­les.

Apro­ve­cha­mien­to de estruc­tu­ras para clí­ni­ca de cam­po

La madru­ga­da del jue­ves, las fuer­zas israe­líes demo­lie­ron e incau­ta­ron
estruc­tu­ras des­ti­na­das a una clí­ni­ca de cam­po y vivien­das de emer­gen­cia
en Ibziq, una aldea en el nor­te del Valle del Jor­dán en la Cis­jor­da­nia
ocu­pa­da.

Esto se hizo bajo la super­vi­sión de la Admi­nis­tra­ción Civil, el bra­zo buro­crá­ti­co de la ocu­pa­ción mili­tar de Israel.

Las fuer­zas israe­líes con­fis­ca­ron car­pas, un gene­ra­dor y sumi­nis­tros de cons­truc­ción.

«Cerrar una ini­cia­ti­va comu­ni­ta­ria de pri­me­ros auxi­lios duran­te una
cri­sis de salud es un ejem­plo espe­cial­men­te cruel del abu­so regu­lar
infli­gi­do a estas comu­ni­da­des», decla­ró el gru­po israe­lí de dere­chos huma­nos B’Tselem.

Según
el jefe del con­se­jo de la aldea, Abdul Majid Khdei­rat, esto se hizo con
el pre­tex­to de que la cons­truc­ción esta­ba en una zona mili­tar cerra­da.

Israel decla­ra habi­tual­men­te que las tie­rras ocu­pa­das de Cis­jor­da­nia son zonas de tiro o mili­ta­res y lue­go con­fis­ca las tie­rras para asen­ta­mien­tos ile­ga­les israe­líes.

Las fuer­zas israe­líes tam­bién demo­lie­ron las casas de tres fami­lias pales­ti­nas en la aldea de al-Duyuk, cer­ca de Jeri­có.

Una exca­va­do­ra mili­tar israe­lí des­tru­yó las casas de Mua­yad Abu Obai­da,
Thaer al-Sha­rif y Yasir Ala­yan, por­que fue­ron cons­trui­das sin per­mi­sos
que Israel casi nun­ca otor­ga a los pales­ti­nos. Esto no les deja otra
opción que cons­truir casas sin el per­mi­so del ocu­pan­te.

Los tres agri­cul­to­res son resi­den­tes de Jeru­sa­lén.

Fotos y videos de la demo­li­ción dis­tri­bui­dos en los medios loca­les:

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *