La pan­de­mia y el fin de la era neo­li­be­ral

Por Ati­lio A. Boron, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 mar­zo 2020.-

El coro­na­vi­rus ha des­ata­do un torren­te de refle­xio­nes y aná­li­sis que tie­nen como común deno­mi­na­dor la inten­ción de dibu­jar los (difu­sos) con­tor­nos del tipo de socie­dad y eco­no­mía que resur­gi­rán una vez que el fla­ge­lo haya sido con­tro­la­do. Sobran las razo­nes para incur­sio­nar en esa cla­se de espe­cu­la­cio­nes, oja­lá que bien infor­ma­das y con­tro­la­das, por­que si de algo esta­mos com­ple­ta­men­te segu­ros es que la pri­me­ra víc­ti­ma fatal que se cobró la pan­de­mia fue la ver­sión neo­li­be­ral del capi­ta­lis­mo. Y digo la “ver­sión” por­que ten­go serias dudas acer­ca de que el virus en cues­tión haya obra­do el mila­gro de aca­bar no sólo con el neo­li­be­ra­lis­mo sino tam­bién como la estruc­tu­ra que lo sus­ten­ta: el capi­ta­lis­mo como modo de pro­duc­ción y como sis­te­ma inter­na­cio­nal. Pero la era neo­li­be­ral es un cadá­ver aún inse­pul­to pero impo­si­ble de resu­ci­tar. ¿Qué ocu­rri­rá con el capi­ta­lis­mo? Bien, de eso tra­ta esta colum­na.

Sim­pa­ti­zo mucho con la obra y la per­so­na de Sla­voj Zizek pero esto no me alcan­za para otor­gar­le la razón cuan­do sen­ten­cia que la pan­de­mia le pro­pi­nó “un gol­pe a lo Kill Bill al sis­te­ma capi­ta­lis­ta” lue­go de lo cual, siguien­do la metá­fo­ra cine­ma­to­grá­fi­ca, éste debe­ría caer muer­to a los cin­co segun­dos. No ha ocu­rri­do y no ocu­rri­rá por­que, como lo recor­da­ra Lenin en más de una oca­sión, “el capi­ta­lis­mo no cae­rá si no exis­ten las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas que lo hagan caer.” El capi­ta­lis­mo sobre­vi­vió a la mal lla­ma­da “gri­pe espa­ño­la”, que aho­ra sabe­mos vio la luz en Kan­sas, en mar­zo de 1918, en la base mili­tar Fort Riley, y que lue­go las tro­pas esta­dou­ni­den­ses que mar­cha­ron a com­ba­tir en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial dise­mi­na­ron el virus de for­ma incon­tro­la­da. Los muy impre­ci­sos cálcu­los de su leta­li­dad osci­lan entre 20, 50 y 100 millo­nes de per­so­nas, por lo cual no es nece­sa­rio ser un obse­si­vo de las esta­dís­ti­cas para des­con­fiar del rigor de esas esti­ma­cio­nes difun­di­das amplia­men­te por muchas orga­ni­za­cio­nes, entre ellas la Natio­nal Geo­graphi­cal Maga­zi­ne . El capi­ta­lis­mo sobre­vi­vió tam­bién al tre­men­do derrum­be glo­bal pro­du­ci­do por la Gran Depre­sión, demos­tran­do una inusual resi­lien­cia –ya adver­ti­da por los clá­si­cos del mar­xis­mo- para pro­ce­sar las cri­sis e inclu­si­ve y salir for­ta­le­ci­do de ellas. Pen­sar que en ausen­cia de aque­llas fuer­zas socia­les y polí­ti­cas seña­la­das por el revo­lu­cio­na­rio ruso (que de momen­to no se per­ci­ben ni en Esta­dos Uni­dos ni en los paí­ses euro­peos) aho­ra se pro­du­ci­rá el tan anhe­la­do dece­so de un sis­te­ma inmo­ral, injus­to y pre­da­to­rio, enemi­go mor­tal de la huma­ni­dad y la natu­ra­le­za, es más una expre­sión de deseos que pro­duc­to de un aná­li­sis con­cre­to. Zizek con­fía en que a con­se­cuen­cia de esta cri­sis para sal­var­se la huma­ni­dad ten­drá la posi­bi­li­dad de recu­rrir a “algu­na for­ma de comu­nis­mo rein­ven­ta­do”. Es posi­ble y desea­ble, sin dudas. Pero, como casi todo en la vida social, depen­de­rá del resul­ta­do de la lucha de cla­ses; más con­cre­ta­men­te de si, vol­vien­do a Lenin, “los de aba­jo no quie­ren y los de arri­ba no pue­den seguir vivien­do como antes”, cosa que has­ta el momen­to no sabe­mos. Pero la bifur­ca­ción de la sali­da de esta coyun­tu­ra pre­sen­ta otro posi­ble des­en­la­ce, que Zizek iden­ti­fi­ca muy cla­ra­men­te: “la bar­ba­rie”. O sea, la reafir­ma­ción de la domi­na­ción del capi­tal recu­rrien­do a las for­mas más bru­ta­les de explo­ta­ción eco­nó­mi­ca, coer­ción polí­ti­co-esta­tal y mani­pu­la­ción de con­cien­cias y cora­zo­nes a tra­vés de su has­ta aho­ra intac­ta dic­ta­du­ra mediá­ti­ca. “Bar­ba­rie”, Ist­ván Més­za­rós solía decir con una dosis de amar­ga iro­nía, “si tene­mos suer­te.”

Pero, ¿por qué no pen­sar en algu­na sali­da inter­me­dia, ni la tan temi­da “bar­ba­rie” (de la cual hace tiem­po se nos vie­nen admi­nis­tran­do cre­cien­tes dosis en los capi­ta­lis­mos real­men­te exis­ten­tes”) ni la igual­men­te tan anhe­la­da opción de un “comu­nis­mo rein­ven­ta­do”? ¿Por qué no pen­sar que una tran­si­ción hacia el post­ca­pi­ta­lis­mo será inevi­ta­ble­men­te “des­igual y com­bi­na­da”, con avan­ces pro­fun­dos en algu­nos terre­nos: la des­fi­nan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía, la des­mer­can­ti­li­za­ción de la sani­dad y la segu­ri­dad social, por ejem­plo y otros más vaci­lan­tes, tro­pe­zan­do con mayo­res resis­ten­cias de la bur­gue­sía, en áreas tales como el rigu­ro­so con­trol del casino finan­cie­ro mun­dial, la esta­ti­za­ción de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca (para que los medi­ca­men­tos dejen de ser una mer­can­cía pro­du­ci­da en fun­ción de su ren­ta­bi­li­dad), las indus­trias estra­té­gi­cas y los medios de comu­ni­ca­ción, amén de la recu­pe­ra­ción públi­ca de los lla­ma­dos “recur­sos natu­ra­les” (bie­nes comu­nes, en reali­dad)? ¿Por qué no pen­sar en “esos muchos socia­lis­mos” de los que pre­mo­ni­to­ria­men­te habla­ba el gran mar­xis­ta inglés Ray­mond Williams a media­dos de los años ochen­ta del siglo pasa­do?

Ante la pro­pues­ta de un “comu­nis­mo rein­ven­ta­do” el filó­so­fo sur-coreano de Byung-Chul Han sal­ta al rue­do para refu­tar la tesis del eslo­veno y se arries­ga a decir que «tras la pan­de­mia, el capi­ta­lis­mo con­ti­nua­rá con más pujan­za.” Es una afir­ma­ción teme­ra­ria por­que si algo se dibu­ja en el hori­zon­te es el gene­ra­li­za­do recla­mo de toda la socie­dad a favor de una mucho más acti­va inter­ven­ción del esta­do para con­tro­lar los efec­tos des­qui­cian­tes de los mer­ca­dos en la pro­vi­sión de ser­vi­cios bási­cos de salud, vivien­da, segu­ri­dad social, trans­por­te, etcé­te­ra y para poner fin al escán­da­lo de la híper­con­cen­tra­ción de la mitad de toda la rique­za del pla­ne­ta en manos del 1 por cien­to más rico de la pobla­ción mun­dial. Ese mun­do post-pan­dé­mi­co ten­drá mucho más esta­do y mucho menos mer­ca­do, con pobla­cio­nes “con­cien­ti­za­das” y poli­ti­za­das por el fla­ge­lo a que han sido some­ti­das y pro­pen­sas a bus­car solu­cio­nes soli­da­rias, colec­ti­vas, inclu­si­ve “socia­lis­tas” en paí­ses como Esta­dos Uni­dos, nos recuer­da Judith Butler, repu­dian­do el desen­freno indi­vi­dua­lis­ta y pri­va­tis­ta exal­ta­do duran­te cua­ren­ta años por el neo­li­be­ra­lis­mo y que nos lle­vó a la trá­gi­ca situa­ción que esta­mos vivien­do. Y ade­más un mun­do en don­de el sis­te­ma inter­na­cio­nal ya ha adop­ta­do, defi­ni­ti­va­men­te, un for­ma­to dife­ren­te ante la pre­sen­cia de una nue­va tría­da domi­nan­te, si bien el peso espe­cí­fi­co de cada uno de sus acto­res no es igual. Si Samir Amin tenía razón hacia fina­les del siglo pasa­do cuan­do habla­ba de la tría­da for­ma­da por Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Japón hoy aque­lla la cons­ti­tu­yen Esta­dos Uni­dos, Chi­na y Rusia. Y a dife­ren­cia del orden tri­po­lar pre­ce­den­te, en don­de Euro­pa y Japón eran junior part­ners (por no decir peo­nes o laca­yos, lo que sue­na un tan­to des­pec­ti­vo pero es la carac­te­ri­za­ción que se mere­cen) de Washing­ton, hoy éste tie­ne que vér­se­las con la for­mi­da­ble poten­cia eco­nó­mi­ca chi­na, sin duda la actual loco­mo­to­ra de la eco­no­mía mun­dial rele­gan­do a Esta­dos Uni­dos a un segun­do lugar y que, ade­más, ha toma­do la delan­te­ra en la tec­no­lo­gía 5G y en Inte­li­gen­cia Arti­fi­cial. A lo ante­rior se suma la no menos ame­na­zan­te pre­sen­cia de una Rusia que ha vuel­to a los pri­me­ros pla­nos de la polí­ti­ca mun­dial: rica en petró­leo, ener­gía y agua; due­ña de un inmen­so terri­to­rio (casi dos veces más exten­so que el esta­dou­ni­den­se) y un pode­ro­so com­ple­jo indus­trial que ha pro­du­ci­do una tec­no­lo­gía mili­tar de pun­ta que en algu­nos rubros deci­si­vos aven­ta­ja a la nor­te­ame­ri­ca­na, Rusia com­ple­men­ta con su for­ta­le­za en el plano mili­tar la que Chi­na osten­ta en el terreno de la eco­no­mía. Difí­cil que, como dice Han, el capi­ta­lis­mo adquie­ra reno­va­da pujan­za en este tan poco pro­mi­so­rio esce­na­rio inter­na­cio­nal. Si aquél tuvo la gra­vi­ta­ción y pene­tra­ción glo­bal que supo tener fue por­que, como decía Samuel P. Hun­ting­ton, había un “she­riff soli­ta­rio” que sos­te­nía el orden capi­ta­lis­ta mun­dial con su inape­la­ble pri­ma­cía eco­nó­mi­ca, mili­tar, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca. Hoy la pri­me­ra está en manos de Chi­na y el enor­me gas­to mili­tar de EEUU no pue­de con un peque­ño país como Corea del Nor­te ni para ganar una gue­rra con­tra una de las nacio­nes más pobres del pla­ne­ta como Afga­nis­tán. La ascen­den­cia polí­ti­ca de Washing­ton se man­tie­ne pren­di­da con alfi­le­res ape­nas en su “patio inte­rior”: Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be, pero en medio de gran­des con­vul­sio­nes. Y su pres­ti­gio inter­na­cio­nal se ha vis­to muy debi­li­ta­do: Chi­na pudo con­tro­lar la pan­de­mia y Esta­dos Uni­dos no; Chi­na, Rusia y Cuba ayu­dan a com­ba­tir­la en Euro­pa, y Cuba, ejem­plo mun­dial de soli­da­ri­dad, envía médi­cos y medi­ca­men­tos a los cin­co con­ti­nen­tes mien­tras que lo úni­co que se les ocu­rre a quie­nes tran­si­tan por la Casa Blan­ca es enviar 30.000 sol­da­dos para un ejer­ci­cio mili­tar con la OTAN e inten­si­fi­car las san­cio­nes con­tra Cuba, Vene­zue­la e Irán, en lo que cons­ti­tu­ye un evi­den­te cri­men de gue­rra. Su anti­gua hege­mo­nía ya es cosa del pasa­do. Lo que hoy se dis­cu­te en los pasi­llos de las agen­cias del gobierno esta­dou­ni­den­se no es si el país está en decli­na­ción o no, sino la pen­dien­te y el rit­mo del decli­ve. Y la pan­de­mia está ace­le­ran­do este pro­ce­so por horas.

El sur­co­reano Han tie­ne razón, en cam­bio, cuan­do afir­ma que “nin­gún virus es capaz de hacer la revo­lu­ción” pero cae en la redun­dan­cia cuan­do escri­be que “no pode­mos dejar la revo­lu­ción en manos del virus.” ¡Cla­ro que no! Mire­mos el regis­tro his­tó­ri­co: la Revo­lu­ción Rusa esta­lló antes que la pan­de­mia de la “gri­pe espa­ño­la”, y la vic­to­ria de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios en Chi­na, Viet­nam y Cuba no fue­ron pre­ce­di­dos por nin­gu­na pan­de­mia. La revo­lu­ción la hacen las cla­ses subal­ter­nas cuan­do toman con­cien­cia de la explo­ta­ción y opre­sión a las que son some­ti­das; cuan­do vis­lum­bran que lejos de ser una ilu­sión inal­can­za­ble un mun­do post-capi­ta­lis­ta es posi­ble y, final­men­te, cuan­do logran dar­se una orga­ni­za­ción a esca­la nacio­nal e inter­na­cio­nal efi­caz para luchar con­tra una “bur­gue­sía impe­rial” que anta­ño entre­la­za­ba con fuer­za los intere­ses de los capi­ta­lis­tas en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Hoy, gra­cias a Donald Trump, esa férrea uni­dad en la cús­pi­de del sis­te­ma impe­ria­lis­ta se ha res­que­bra­ja­do irre­pa­ra­ble­men­te y la lucha allá arri­ba es de todos con­tra todos, mien­tras Chi­na y Rusia con­ti­núan pacien­te­men­te y sin alti­so­nan­cias cons­tru­yen­do las alian­zas que sos­ten­drán un nue­vo orden mun­dial.

Una últi­ma refle­xión. Creo que hay que cali­brar la extra­or­di­na­ria gra­ve­dad de los efec­tos eco­nó­mi­cos de esta pan­de­mia que hará de una vuel­ta al pasa­do una misión impo­si­ble. Los dis­tin­tos gobier­nos del mun­do se han vis­to obli­ga­dos a enfren­tar un cruel dile­ma: la salud de la pobla­ción o el vigor de la eco­no­mía. Las recien­tes decla­ra­cio­nes de Donald Trump (y otros man­da­ta­rios como Ange­la Mer­kel y Boris John­son) en el sen­ti­do de que él no va a adop­tar una estra­te­gia de con­ten­ción del con­ta­gio median­te la pues­ta en cua­ren­te­na de gran­des sec­to­res de la pobla­ción por­que tal cosa para­li­za­ría la eco­no­mía pone de relie­ve la con­tra­dic­ción basal del capi­ta­lis­mo. Por­que, con­vie­ne recor­dar­lo, si la pobla­ción no va a tra­ba­jar se detie­ne el pro­ce­so de crea­ción de valor y enton­ces no hay ni extrac­ción ni rea­li­za­ción de la plus­va­lía. El virus sal­ta de las per­so­nas a la eco­no­mía, y esto pro­vo­ca el pavor de los gobier­nos capi­ta­lis­tas que están renuen­tes a impo­ner o man­te­ner la cua­ren­te­na por­que el empre­sa­ria­do nece­si­ta que la gen­te sal­ga a la calle y vaya a tra­ba­jar aún a sabien­das de que pone en ries­go su salud. Según Mike Davis en Esta­dos Uni­dos un 45 por cien­to de la fuer­za de tra­ba­jo “no tie­ne acce­so a licen­cia paga por cau­sa de una enfer­me­dad y está prác­ti­ca­men­te obli­ga­da a ir a su tra­ba­jo y trans­mi­tir la infec­ción o que­dar­se con un pla­to vacío.” La situa­ción es insos­te­ni­ble por el lado del capi­tal, que nece­si­ta explo­tar a su fuer­za de tra­ba­jo y que le resul­ta into­le­ra­ble se que­de en su casa; y por el lado de los tra­ba­ja­do­res, que si acu­den a su tra­ba­jo o se infec­tan o hacen lo pro­pio con otros, y si se que­dan en casa no tie­nen dine­ro para sub­ve­nir sus más ele­men­ta­les nece­si­da­des. Esta crí­ti­ca encru­ci­ja­da expli­ca la cre­cien­te beli­ge­ran­cia de Trump con­tra Cuba, Vene­zue­la e Irán, y su insis­ten­cia en atri­buir el ori­gen de la pan­de­mia a los chi­nos. Tie­ne que crear una cor­ti­na de humo para ocul­tar las nefas­tas con­se­cuen­cias de lar­gas déca­das de des­fi­nan­cia­mien­to del sis­te­ma públi­co de salud y de com­pli­ci­dad con las esta­fas estruc­tu­ra­les de la medi­ci­na pri­va­da y la indus­tria far­ma­céu­ti­ca de su país. O para acha­car la cau­sa de la rece­sión eco­nó­mi­ca a quie­nes acon­se­jan a la gen­te que­dar­se en sus casas. En todo caso, y más allá de si la sali­da a esta cri­sis será un “comu­nis­mo reno­va­do” como quie­re Zizek o un expe­ri­men­to híbri­do pero cla­ra­men­te apun­tan­do en la direc­ción del pos­ca­pi­ta­lis­mo, esta pan­de­mia (como lo expli­can cla­ra­men­te Mike Davis, David Har­vey, Iña­ki Gil de San Vicen­te, Juan­lu Gon­zá­lez, Vice­nç Nava­rro, Alain Badiou, Fer­nan­do Buen Abad, Pablo Gua­da­rra­ma, Roc­co Car­bo­ne, Ernes­to López, Wim Dierckx­sens y Wal­ter For­men­to en diver­sos artícu­los que cir­cu­lan pro­fu­sa­men­te en la web) ha movi­do las pla­cas tec­tó­ni­cas del capi­ta­lis­mo glo­bal y ya nada podrá vol­ver a ser como antes. Ade­más nadie quie­re, sal­vo el puña­do de mag­na­tes que se enri­que­cie­ron con la sal­va­je rapi­ña per­pe­tra­da duran­te la era neo­li­be­ral, que el mun­do vuel­va a ser como antes. Tre­men­do desa­fío para quie­nes que­re­mos cons­truir un mun­do post-capi­ta­lis­ta por­que, sin duda, la pan­de­mia y sus devas­ta­do­res efec­tos ofre­cen una opor­tu­ni­dad úni­ca, ines­pe­ra­da, que sería imper­do­na­ble des­apro­ve­char. Por lo tan­to, la con­sig­na de la hora para todas las fuer­zas anti­ca­pi­ta­lis­tas del pla­ne­ta es: con­cien­ti­zar, orga­ni­zar y luchar; luchar has­ta el fin, como que­ría Fidel cuan­do en un memo­ra­ble encuen­tro con inte­lec­tua­les sos­te­ni­do en el mar­co de la Feria Inter­na­cio­nal del Libro de La Haba­na, en febre­ro del 2012, se des­pi­dió de noso­tros dicien­do: “si a uste­des les afir­man: ten­gan la segu­ri­dad de que se aca­ba el pla­ne­ta y se aca­ba esta espe­cie pen­san­te, ¿qué van a hacer, poner­se a llo­rar? Creo que hay que luchar, es lo que hemos hecho siem­pre.” ¡Manos a la obra!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *