Inter­na­cio­nal. Coro­na­vi­rus afec­ta por tres a muje­res: Salud, vio­len­cia machis­ta y más tra­ba­jo doméstico

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​30 de mar­zo de 2020

Las res­tric­cio­nes y otras medi­das que gobier­nos han adop­ta­do en dis­tin­tos paí­ses para inten­tar miti­gar el avan­ce de la COVID-19 tam­bién aumen­tan el ries­go de vio­len­cia hacia la mujer. El con­fi­na­mien­to hace que muchas muje­res en rela­cio­nes abu­si­vas que­den atra­pa­das en casa temien­do por su segu­ri­dad. Tam­bién aumen­tan su car­ga de tra­ba­jo domés­ti­co debi­do al cui­da­do de otras per­so­nas, ya sean infan­tes o per­so­nas de ter­ce­ra edad. Jun­to a esto, las muje­res emba­ra­za­das pre­sen­tan ries­go de con­ta­gio al tener que asis­tir a cen­tros de salud o bien sus con­tro­les han sido suspendidos.

Según indi­ca el Fon­do de Pobla­ción de las Nacio­nes Uni­das de (UNFPA), la pan­de­mia de la enfer­me­dad COVID-19 afec­ta par­ti­cu­lar­men­te a la pobla­ción feme­ni­na en todo el mun­do. Esto por­que ha inte­rrum­pi­do el acce­so a ser­vi­cios de salud repro­duc­ti­va, la obs­ta­cu­li­za­do la capa­ci­dad de auto­ri­da­des para hacer fren­te a la vio­len­cia machista.

Su direc­to­ra, Nata­lia Kanem indi­có al sitio de noti­cias de Nacio­nes Uni­das que «Las emba­ra­za­das, que nece­si­tan aten­ción pre­na­tal, pero no saben si es segu­ro ir a la clí­ni­ca; las muje­res en rela­cio­nes abu­si­vas atra­pa­das en casa en el futu­ro pre­vi­si­ble y temien­do por su segu­ri­dad. Las dece­nas de millo­nes de per­so­nas en los cam­pos de refu­gia­dos, que están con­tan­do los días para que lle­gue el coro­na­vi­rus, y para quie­nes el dis­tan­cia­mien­to social sim­ple­men­te no es una opción. Las per­so­nas mayo­res, muchas de las cua­les están atra­pa­das de for­ma ais­la­da, care­cen de inter­ac­ción social y son par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­bles a enfer­mar­se gra­ve­men­te por el virus».

El pro­ble­ma de la vio­len­cia domés­ti­ca duran­te la cuarentena

La ins­ti­tu­ción depen­dien­te de Nacio­nes Uni­das indi­ca que las res­tric­cio­nes lle­va­das ade­lan­te por gobier­nos tie­nen el efec­to de inten­si­fi­car el ries­go de vio­len­cia de géne­ro en el ambien­te doméstico.

La rela­to­ra espe­cial de la ONU sobre vio­len­cia hacia la mujer Dubrav­ka Simo­no­vic expli­có que «Es muy pro­ba­ble que aumen­ten las tasas de vio­len­cia domés­ti­ca gene­ra­li­za­da, como ya sugie­ren los infor­mes ini­cia­les de la poli­cía y la línea de ayu­da direc­ta. Para dema­sia­das muje­res y niños, el hogar pue­de ser un lugar de mie­do y abu­so. Esa situa­ción empeo­ra con­si­de­ra­ble­men­te en casos de ais­la­mien­to, como los blo­queos impues­tos duran­te la pan­de­mia de la COVID-19″.

La espe­cia­lis­ta advir­tió que esto podría con­du­cir a un aumen­to de la vio­len­cia inclu­yen­do los femi­ci­dios«El ries­go se agra­va en un momen­to en que no hay o hay menos refu­gios y ser­vi­cios de ayu­da dis­po­ni­bles para las víc­ti­mas; cuan­do es difí­cil acce­der a aque­llos que aún están abier­tos; y cuan­do hay menos apo­yo de la comu­ni­dad; menos inter­ven­cio­nes poli­cia­les y menos acce­so a la jus­ti­cia ya que muchos tri­bu­na­les están cerra­dos» expli­có Simonovic.

Incre­men­to del tra­ba­jo doméstico

La rela­to­ra indi­có que para muchas muje­res en el mun­do, estas medi­das de emer­gen­cia aumen­tan la car­ga de tra­ba­jo domés­ti­co debi­do al cui­da­do de niños/​as, parien­tes ancia­nos y fami­lia­res con enfermedades.

«Para empeo­rar las cosas, las res­tric­cio­nes de movi­mien­to, las res­tric­cio­nes finan­cie­ras y la incer­ti­dum­bre gene­ra­li­za­da enva­len­to­nan a los per­pe­tra­do­res y les pro­por­cio­nan poder y con­tro­les adi­cio­na­les» expli­có.

Los gru­pos de muje­res más afec­ta­dos son quie­nes pre­sen­tan dis­ca­pa­ci­da­desmuje­res migran­tes sin docu­men­tos o víc­ti­mas de tra­ta de personas.

En este preo­cu­pan­te esce­na­rio, la espe­cia­lis­ta lla­mó a los gobier­nos a man­te­ner la pro­tec­ción de las víc­ti­mas y a con­ti­nuar com­ba­tien­do la vio­len­cia domés­ti­ca y machis­ta duran­te esta pan­de­mia.

Resu­men*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.