Eus­kal Herria. Falle­ció un gran­de del perio­dis­mo crí­ti­co: Anto­nio Álva­rez Solis

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 mar­zo 2020

Ha falle­ci­do Anto­nio Álva­rez-Solís, comu­ni­ca­dor de exce­len­cia y un reco­no­ci­do denun­cia­dor del fran­quis­mo y el fas­cis­mo. Tenía 90 años y actual­men­te escri­bía para el dia­rio Gara, ade­más de mos­tras des­de hace muchos años su adhe­sión al inde­pen­den­tis­mo vas­co. Su cita con los lec­to­res y con el perio­dis­mo com­pro­me­ti­do se ha man­te­ni­do has­ta el final.

Antonio_alvarez_solis

Anto­nio Alva­rez-Solís

Anto­nio Álva­rez-Solís nació en Madrid en julio de 1929. Su infan­cia la pasó en Astu­ries. Estu­dió Dere­cho en Bar­ce­lo­na y San­tia­go de Com­pos­te­la e ini­ció su vida pro­fe­sio­nal en ‘La Van­guar­dia’, don­de lle­gó a redac­tor-jefe a los vein­ti­sie­te años, resi­dien­do lue­go más de cua­ren­ta años en Cata­lun­ya.

Más tar­de fue direc­tor fun­da­dor de ‘Inter­viú’​y uno de los fun­da­do­res de ‘Por favor, cuya ter­ce­ra pági­na fir­mó has­ta la des­apa­ri­ción de la revis­ta. Fun­dó y diri­gió Eco­no­mía Medi­te­rrá­nea y dos revis­tas de gas­tro­no­mía y turis­mo. Como con­se­je­ro edi­to­rial del Gru­po Zeta, cola­bo­ró en la sali­da de ‘El Perió­di­co’. Ha sido cola­bo­ra­dor en ter­tu­lias de varias tele­vi­sio­nes y emi­so­ras de radio de ámbi­to esta­tal y auto­nó­mi­co, así como de GARA has­ta el últi­mo momen­to.

En esta entre­vis­ta con Julio Flor para ZAZPIKA con
moti­vo de su 88º ani­ver­sa­rio, Anto­nio Álva­rez-Solís, des­ta­ca­ba que era
feliz cuan­do escri­bía para EGIN y pos­te­rior­men­te para GARA. En esa mis­ma
entre­vis­ta, mos­tra­ba su valo­ra­ción posi­ti­va de las movi­li­za­cio­nes
femi­nis­tas y de las de los jubi­la­dos. «Lle­vo más de dos­cien­tos artícu­los
escri­bien­do a favor de las movi­li­za­cio­nes», enu­me­ra­ba.

Su últi­ma cola­bo­ra­ción fue publi­ca­da en GARA la sema­na pasa­da, el 24 de mar­zo, cuan­do el país esta­ba ya inmer­so en la excep­cio­na­li­dad de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y, una vez más, rea­li­za­ba una lec­tu­ra crí­ti­ca de la socie­dad en la que esta­mos inmer­sos. 

El direc­tor de Gara, Iña­ki Soto, ha dicho en su cuen­ta de Twit­ter que Álva­rez Solís era «un por­ten­to escri­bien­do, con una luci­dez des­lum­bran­te, una hones­ti­dad ins­pi­ra­do­ra y ele­gan­cia inclu­so a la hora de insul­tar. Él ha sido para noso­tros un maes­tro, noso­tros para él un refu­gio».

Segu­ra­men­te Anto­nio Álva­rez-Solís sea uno de los últi­mos gran­des perio­dis­tas entre los dos siglos.

Res­ca­ta­mos una entre­vis­ta rea­li­za­da al comu­ni­ca­dor Alva­rez Solís.

por Lois Pérez Lei­ra

Su lar­ga tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal lo hizo pro­ta­go­nis­ta de los acon­te­ci­mien­tos más impor­tan­tes de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Espa­ña. Nació en Madrid en el fatí­di­co día18 de julio de 1929, duran­te el gobierno de Pri­mo de Rive­ra. Ini­ció su carre­ra pro­fe­sio­nal en la Van­guar­dia de Bar­ce­lo­na. Fue direc­tor y fun­da­dor de Inter­viú y de Por favor. Par­ti­ci­pó en el Con­se­jo edi­to­rial del Gru­po Zeta. Cola­bo­ró en la sali­da de El Perió­di­co. Ha sido cola­bo­ra­dor en ter­tu­lias de varias tele­vi­sio­nes y emi­so­ras de radio de ámbi­to esta­tal y auto­nó­mi­co, como TVE, RNE, COPE, Onda Cero, Ser etc. Ha tra­ba­ja­do con María Tere­sa Cam­pos, Luis del Olmo, Iña­ki Gabi­lon­do y Car­los Herre­ra entre otros. Par­ti­ci­pó acti­va­men­te en la polí­ti­ca enca­be­zan­do la lis­ta del Par­tit dels Comu­nis­tes de Cata­lun­ya al sena­do. En las elec­cio­nes del 2011 cerró la lis­ta de Bil­du por Bil­bao.

Hace unos días ha pre­sen­ta­do su últi­mo libro de poe­sías titu­la­do “El”, don­de Álva­rez-Solís, rea­li­za una pro­fun­da refle­xión inte­rior con su esen­cia espi­ri­tual. Con un esti­lo poé­ti­co seme­jan­te a los gran­des poe­tas de fines del siglo XIX y prin­ci­pios del XX como Rubén Darío o Anto­nio Macha­do. Álva­rez-Solís nos va intro­du­cien­do y refle­xio­nan­do sobre el Yo exis­ten­cial, reafir­mán­do­se en su fe cris­tia­na.

¿Valió la pena tan­tos años de lucha?
Nun­ca he pen­sa­do mi vida así. La lucha es la expre­sión vital de un gran pro­yec­to humano. Uno ha naci­do para ser mun­do. Eso pare­ce evi­den­te. Siem­pre he teni­do el alma en bús­que­da: de la igual­dad, de la jus­ti­cia, de la fra­ter­ni­dad. Sim­ple­men­te, he vivi­do con el “otro” para lograr mi pro­pio ser. Es mi for­ma de egoís­mo.
¿Como ser humano cuán­do se for­jó en tí una iden­ti­dad soli­da­ria?
Me los fue dic­tan­do la con­ver­sa­ción cons­tan­te con mi alma.
En la Uni­ver­si­dad ini­cié mi refle­xión. Me di cuen­ta de que yo era “el cur­so” y que debía ser­vir a “mi” colec­ti­vi­dad. Mi mejor com­pa­ñe­ro era de fami­lia muy modes­ta y yo pasa­ba días ente­ros en su casa dis­cu­tien­do pro­ble­mas huma­nos. Era­mos como los idea­lis­tas ale­ma­nes del siglo XVIII, ese siglo que des­co­no­cen los espa­ño­les para su des­gra­cia per­ma­nen­te.

¿Des­de siem­pre se ha sen­ti­do comu­nis­ta y cris­tiano?
Nun­ca dejé de sen­tir­me cris­tiano y nun­ca me sen­tí fue­ra del comu­nis­mo. Marx me ense­ñó a hacer los núme­ros y Cris­to me empu­jó a apli­car­los expul­san­do a la ban­ca de mi tem­plo vital.

¿Como ha vivi­do el hecho de haber tra­ba­ja­do en los medios de comu­ni­ca­ción más impor­tan­tes de nues­tro país?
Los viví sir­vien­do mis idea­les; unas veces en una rela­ti­va clan­des­ti­ni­dad y, otras, dan­do la cara. Me han soli­ci­ta­do repe­ti­da­men­te un rela­to bio­grá­fi­co sobre mi tiem­po, pero he pre­fe­ri­do gotear muchos mate­ria­les de for­ma que no se pudie­ra dar con las fuen­tes. Mi padre me ense­ñó que el ejer­ci­cio perio­dís­ti­co era equi­va­len­te a un secre­to de con­fe­sión, peni­ten­cia inclui­da. Los que pudie­ran cer­ti­fi­car mis noti­cias están muer­tos en su mayo­ría y ade­más el mun­do es dema­sia­do impor­tan­te para que yo quie­ra subir­me al polo nor­te. Sólo le garan­ti­zo que mi vida paseó por sen­das pri­vi­le­gia­das para la infor­ma­ción. Uti­li­cé esa infor­ma­ción para ela­bo­rar con­clu­sio­nes hones­tas sobre la tris­te reali­dad de los últi­mos sesen­ta años. Amo la ver­dad, pero la admi­nis­tro a fin de que no la degra­den más aún la mayo­ría de los polí­ti­cos y perio­dis­tas actua­les. Pien­se que de Madrid a Paris, de París a Lon­dres, de Lon­dres a Roma, de Roma a Ber­lín y de Ber­lín a Mos­cú –sin olvi­dar mi modes­tí­si­ma par­ti­ci­pa­ción en la inol­vi­da­ble Revo­luçao dos Cra­vos– tra­té con diri­gen­tes polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos que me habla­ron de trai­cio­nes, de crí­me­nes, de egoís­mos vena­les, pero tam­bién de sacri­fi­cios, de leal­ta­des a los pue­blos, de sin­ce­ri­dad ideo­ló­gi­ca…

¿A su jui­cio la Tran­si­ción fue un hecho posi­ti­vo o una clau­di­ca­ción con el neo fran­quis­mo?
Yo diri­gía enton­ces “Inter­viú” y en mi cró­ni­ca polí­ti­ca sema­nal afir­mé des­de el pri­mer momen­to que aque­llo era una trai­ción a la demo­cra­cia y un gol­pe con­tra la lega­li­dad repu­bli­ca­na, en la que yo seguía cre­yen­do por­que la impues­ta monar­quía era pro­duc­to del gol­pis­mo mili­tar. Muchos espa­ño­les no saben vivir sin dic­ta­do­res que les aho­rren el tra­ba­jo del pen­sa­mien­to.

¿Cómo ve a la izquier­da actual?
¿Exis­te eso, apar­te del espí­ri­tu cívi­co de “Pode­mos” y de otros par­ti­dos meno­res o de cier­tas expre­sio­nes nacio­na­lis­tas que se baten con­tra la opre­sión del poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co de un cen­tra­lis­mo colo­nia­lis­ta al que solo le que­da la domi­na­ción sobre una peri­fe­ria con­cre­ta que nun­ca fue Espa­ña: me refie­ro a Cata­lun­ya, Eus­ka­di y la Gali­cia del galle­guis­mo. En cuan­to al socia­lis­mo está en des­com­po­si­ción des­de hace casi cien años. Si yo le habla­se de la trai­ción del PSOE a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que cul­mi­nó en la trai­ción de Sures­nes.

¿Cree posi­ble y nece­sa­ria una izquier­da repu­bli­ca­na y rup­tu­ris­ta?
Sólo el sis­te­ma repu­bli­cano, que se crió en el izquier­dis­mo inte­rior de una mino­ría mal­tra­ta­da, pue­de incor­po­rar a Espa­ña a la moder­ni­dad inte­lec­tual y pro­gre­sis­ta, como demos­tró el entu­sias­mo popu­lar de 1931, aho­ga­do en san­gre tan rápi­da­men­te por una dere­cha que retor­nó a Espa­ña al seca­rral y al ara­do de las este­pas a la que se negó a venir un inte­lec­tual como Eras­mo, autor de aque­lla fra­se radi­cal “His­pa­nia non pla­cet”. Para enten­der el fra­ca­so huma­nís­ti­co espa­ñol hay que hacer una lec­tu­ra polí­ti­ca del Qui­jo­te, cuyo éxi­to se for­jó en ese men­sa­je; un tema cier­ta­men­te muy intere­san­te.

¿Ve con­tra­dic­to­rio con­ci­liar el pen­sa­mien­to cris­tiano con el pen­sa­mien­to mar­xis­ta?
Dado mi ecu­me­nis­mo, pre­fie­ro que se me deno­mi­ne cris­tiano, aun­que me bau­ti­za­ron y per­te­nez­co a la comu­ni­dad cató­li­ca.
Soy mar­xis­ta en la ver­tien­te del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, refor­za­do con el espí­ri­tu cris­tiano que me obli­ga a una tras­cen­den­cia pro­fun­da­men­te huma­na.
La filo­so­fía idea­lis­ta tuvo gran­des pen­sa­do­res ateos y mate­ria­lis­tas y la meta­fí­si­ca no es una fan­ta­sía reac­cio­na­ria for­zo­sa­men­te. La meta­fí­si­ca tra­ta sobre todo de los valo­res, que son tam­bién reali­da­des rotun­das, como la fe, el pen­sa­mien­to, la ver­dad, la jus­ti­cia. Al joven Marx de “La Gace­ta Rena­na” le preo­cu­pa­ban mucho estas cosas.

Aca­ba de pre­sen­tar un libro de 100 poe­sías que como bien dice son 100 ora­cio­nes. ¿Por qué en este momen­to ha teni­do nece­si­dad de pre­sen­tar este ale­ga­to poé­ti­co?
Se tra­ta de la cul­mi­na­ción de un lar­go y com­pli­ca­do pro­ce­so sobre la exis­ten­cia de dos mun­dos que con­flu­yen: el de la reali­dad visi­ble, sea dicho así, por acor­tar el len­gua­je, y el del espí­ri­tu que res­pal­da enér­gi­ca­men­te esa reali­dad, dan­do lugar a un ser humano pro­fun­da y exi­gen­te­men­te éti­co. Todo eso lo expli­co en un lar­go pró­lo­go del libro.

Como comu­nis­ta y cris­tiano ¿cree que es nece­sa­ria la suma de fuer­zas mar­xis­tas y cris­tia­nas para cons­truir un mun­do más jus­to y más soli­da­rio?

Obser­va el pano­ra­ma que nos rodea y tie­nes la res­pues­ta.

En su libro hace una dedi­ca­to­ria al Papa Fran­cis­co ¿Cuál es su opi­nión sobre el nue­vo Papa argen­tino?
Soy del Papa Juan, del Papa Fran­cis­co y del Papa Juan Pablo I –¡ojo al ordi­nal!– cuya muer­te súbi­ta siem­pre me hace orar por la Igle­sia del Cris­to cami­nan­te.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *