Cuba. La otra cara de la medalla

Por Gus­ta­vo Espi­no­za M., Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 mar­zo 2020

La exten­sión del Coro­na­vi­rus, y los daños que infie­re a la huma­ni­dad, exi­gen plan­tear temas del deba­te que intere­san a millo­nes. En todos los con­ti­nen­tes y paí­ses la COVID 19 aso­ma como un reto inelu­di­ble y obli­ga a pue­blos y a gobier­nos a adop­tar medi­das en aras de pro­te­ger a la mis­ma espe­cie humana.

Ocu­rre, sin embar­go, que no en todos los casos las res­pues­tas ‑ni las accio­nes- son las mis­mas. Mien­tras algu­nos se empe­ñan de ver­dad en una gue­rra jus­ta y abier­ta en defen­sa de la salud de todos; otros tri­via­li­zan el asun­to, y has­ta se bur­lan con des­ca­ro por­que no les impor­ta lo que ocu­rra más adelante. 

A esta últi­ma espe­cie per­te­ne­cen per­so­na­jes que, lamen­ta­ble­men­te, tie­nen Poder y están en capa­ci­dad de deci­dir la suer­te de millo­nes. Donald Trump, el oca­sio­nal inqui­lino de la Casa Blan­ca, es uno de ellos.

Sos­tie­ne ale­gre­men­te que esta es una gri­pe que “ya pasa­rá” , en la que “sólo mue­ren los vie­ji­tos”; y que ante ella, no hay nada que cam­biar: la gen­te debe seguir reu­nién­do­se, tra­ba­jan­do, divir­tien­do y abs­tra­yen­do de preocupaciones.

En la mis­ma línea, Jair Bol­so­na­ro ‑el deplo­ra­ble man­da­ta­rio bra­si­le­ño- bus­ca apro­ve­char la cri­sis para auto­ri­zar a las empre­sas a des­pe­dir a los tra­ba­ja­do­res que no asis­tan a sus cen­tros de tra­ba­jo cua­tro días consecutivos.

Y Sebas­tián Piñe­ra y Jesi­ca Añez –la boli­via­na- la usan para dife­rir com­pro­mi­sos cívi­cos que se vie­ron for­za­dos a acep­tar por deman­da públi­ca: en Chi­le, se sus­pen­de­rá el ple­bis­ci­to de abril para abo­lir la Cons­ti­tu­ción here­da­da de la dic­ta­du­ra; y en el país alti­plá­ni­co se pos­pon­drá, sin fecha, el pro­ce­so elec­to­ral nacio­nal pro­gra­ma­do para el 3 de mayo.

Cada quien bus­ca arran­car­le un hue­so a la pre­sa que tie­ne al fren­te, elu­dien­do el tema cen­tral: la salud de la pobla­ción. En el fon­do, lo úni­co que les impor­ta, es el “mode­lo” al que no están dis­pues­tos a renunciar.

De algu­na mane­ra lo han sos­te­ni­do aquí diver­sos voce­ros de la Cla­se Domi­nan­te. Para algu­nos, las medi­das dis­pues­tas por el gobierno son “exce­si­vas”, “inne­ce­sa­rias” y has­ta “alar­mis­tas”. Y para otros, ape­nas un pre­tex­to para cues­tio­nar el régi­men eco­nó­mi­co vigente.

No quie­ren per­ci­bir la reali­dad: la Pan­de­mia que nos visi­ta, exi­ge un Esta­do más fuer­te y un mer­ca­do sub­si­dia­rio. Y no al revés. Si nues­tro país care­ce de posi­bi­li­da­des reales de enfren­tar la ame­na­za que se cier­ne aho­ra, ello sólo pue­de atri­buir­se al hecho que el Esta­do fue pri­va­do ‑por man­da­to de la Cons­ti­tu­ción del 93- de la posi­bi­li­dad de cons­truir un esque­ma social amplio y segu­ro que nos hubie­se per­mi­ti­do defen­der a la pobla­ción en mejo­res condiciones.

Los gobier­nos que defien­den el “mode­lo” hoy vigen­te, omi­ten que sus paí­ses son víc­ti­mas de los efec­tos más devas­ta­do­res de la Pan­de­mia. Esta­dos Uni­dos se ha con­ver­ti­do ya en el cen­tro de la expan­sión del virus. Sólo la ciu­dad de Mia­mi, mues­tra más de mil afec­ta­dos por el mal.

Las “poten­cias capi­ta­lis­tas” ‑Esta­dos Uni­dos, Espa­ña e Ita­lia- viven dra­mas ine­na­rra­bles. Allí, los gobier­nos dere­chis­tas impu­sie­ron “ajus­tes” neo libe­ra­les inmi­se­ri­cor­des que hoy nau­fra­gan. Por lo demás, en auxi­lio de la patria de Gui­sep­pe Ver­di, no acu­de la Unión Euro­pea. Sólo Chi­na, Rusia, Cuba y Venezuela.

La otra cara de la meda­lla es la peque­ña Cuba. Hacien­do honor a la expe­rien­cia de sus últi­mas seis déca­das, irra­dia ter­nu­ra, soli­da­ri­dad y heroís­mo. Una bre­ve selec­ción de sus accio­nes, toma­da a des­gai­re de las misas redes socia­les, lo con­fir­ma “Cuba Deba­te”. Veamos: 

El tras­bor­do el 18 de mar­zo de los pasa­je­ros del cru­ce­ro bri­tá­ni­co MS Brae­mar, quie­nes, des­de el 8 de mar­zo, estu­vie­ron con­fi­na­dos con cin­co casos posi­ti­vos a la COVID-19, mien­tras otros paí­ses les nega­ban ayu­da. Hoy todos ‑pasa­je­ros y tri­pu­lan­tes- están sanos y sal­vos en sus hogares.

La selec­ción por las auto­ri­da­des sani­ta­rias chi­nas del inter­fe­rón cubano alfa 2B (IFRrec), entre otros 30 medi­ca­men­tos para com­ba­tir la COVID-19. Hoy, Chi­na con­fir­mó que tie­ne ya la vacu­na con­tra el virus.

La lle­ga­da de dele­ga­cio­nes médi­cas cuba­nas a Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Espa­ña e Ita­lia para apo­yar la estra­te­gia de con­ten­ción de la COVID-19. En 19 paí­ses ope­ran las Bri­ga­das Cuba­nas de Salud para urti­ca­ria del Imperio.

La pre­sen­cia en el cora­zón de la gol­pea­da Lom­bar­día de una bri­ga­da de 52 médi­cos y enfer­me­ros cuba­nos tra­ba­jan­do en con­di­cio­nes de cam­pa­ña. Con ellos, médi­cos rusos y chi­nos tra­ba­jan por la sal­va­ción de miles de afectados.

La soli­ci­tud de paí­ses en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, Euro­pa, Áfri­ca y Asia de con­tar con per­so­nal cubano espe­cia­li­za­do en el enfren­ta­mien­to a enfer­me­da­des tras­mi­si­vas. El Perú ha dado algu­nos pasos en esa direc­ción, pero pare­cie­ra que las auto­ri­da­des temen “el veto” de Washington.

Esta reali­dad resul­ta sen­ci­lla­men­te irre­ba­ti­ble. Y se pro­du­ce a par­tir de un país aco­sa­do, blo­quea­do des­de hace sesen­ta años, aban­do­na­do muchas veces por sus Pares Regio­na­les y la Comu­ni­dad Internacional.

Se gene­ra des­de un pue­blo nutri­do por las mejo­res ense­ñan­zas de la his­to­ria y que hoy sal­va la vida y extien­de la mano gene­ro­sa a millo­nes de personas. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.