Cuba. La otra cara de la meda­lla

Por Gus­ta­vo Espi­no­za M., Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 mar­zo 2020

La exten­sión del Coro­na­vi­rus, y los daños que infie­re a la huma­ni­dad, exi­gen plan­tear temas del deba­te que intere­san a millo­nes. En todos los con­ti­nen­tes y paí­ses la COVID 19 aso­ma como un reto inelu­di­ble y obli­ga a pue­blos y a gobier­nos a adop­tar medi­das en aras de pro­te­ger a la mis­ma espe­cie huma­na.

Ocu­rre, sin embar­go, que no en todos los casos las res­pues­tas ‑ni las accio­nes- son las mis­mas. Mien­tras algu­nos se empe­ñan de ver­dad en una gue­rra jus­ta y abier­ta en defen­sa de la salud de todos; otros tri­via­li­zan el asun­to, y has­ta se bur­lan con des­ca­ro por­que no les impor­ta lo que ocu­rra más ade­lan­te.

A esta últi­ma espe­cie per­te­ne­cen per­so­na­jes que, lamen­ta­ble­men­te, tie­nen Poder y están en capa­ci­dad de deci­dir la suer­te de millo­nes. Donald Trump, el oca­sio­nal inqui­lino de la Casa Blan­ca, es uno de ellos.

Sos­tie­ne ale­gre­men­te que esta es una gri­pe que “ya pasa­rá” , en la que “sólo mue­ren los vie­ji­tos”; y que ante ella, no hay nada que cam­biar: la gen­te debe seguir reu­nién­do­se, tra­ba­jan­do, divir­tien­do y abs­tra­yen­do de preo­cu­pa­cio­nes.

En la mis­ma línea, Jair Bol­so­na­ro ‑el deplo­ra­ble man­da­ta­rio bra­si­le­ño- bus­ca apro­ve­char la cri­sis para auto­ri­zar a las empre­sas a des­pe­dir a los tra­ba­ja­do­res que no asis­tan a sus cen­tros de tra­ba­jo cua­tro días con­se­cu­ti­vos.

Y Sebas­tián Piñe­ra y Jesi­ca Añez –la boli­via­na- la usan para dife­rir com­pro­mi­sos cívi­cos que se vie­ron for­za­dos a acep­tar por deman­da públi­ca: en Chi­le, se sus­pen­de­rá el ple­bis­ci­to de abril para abo­lir la Cons­ti­tu­ción here­da­da de la dic­ta­du­ra; y en el país alti­plá­ni­co se pos­pon­drá, sin fecha, el pro­ce­so elec­to­ral nacio­nal pro­gra­ma­do para el 3 de mayo.

Cada quien bus­ca arran­car­le un hue­so a la pre­sa que tie­ne al fren­te, elu­dien­do el tema cen­tral: la salud de la pobla­ción. En el fon­do, lo úni­co que les impor­ta, es el “mode­lo” al que no están dis­pues­tos a renun­ciar.

De algu­na mane­ra lo han sos­te­ni­do aquí diver­sos voce­ros de la Cla­se Domi­nan­te. Para algu­nos, las medi­das dis­pues­tas por el gobierno son “exce­si­vas”, “inne­ce­sa­rias” y has­ta “alar­mis­tas”. Y para otros, ape­nas un pre­tex­to para cues­tio­nar el régi­men eco­nó­mi­co vigen­te.

No quie­ren per­ci­bir la reali­dad: la Pan­de­mia que nos visi­ta, exi­ge un Esta­do más fuer­te y un mer­ca­do sub­si­dia­rio. Y no al revés. Si nues­tro país care­ce de posi­bi­li­da­des reales de enfren­tar la ame­na­za que se cier­ne aho­ra, ello sólo pue­de atri­buir­se al hecho que el Esta­do fue pri­va­do ‑por man­da­to de la Cons­ti­tu­ción del 93- de la posi­bi­li­dad de cons­truir un esque­ma social amplio y segu­ro que nos hubie­se per­mi­ti­do defen­der a la pobla­ción en mejo­res con­di­cio­nes.

Los gobier­nos que defien­den el “mode­lo” hoy vigen­te, omi­ten que sus paí­ses son víc­ti­mas de los efec­tos más devas­ta­do­res de la Pan­de­mia. Esta­dos Uni­dos se ha con­ver­ti­do ya en el cen­tro de la expan­sión del virus. Sólo la ciu­dad de Mia­mi, mues­tra más de mil afec­ta­dos por el mal.

Las “poten­cias capi­ta­lis­tas” ‑Esta­dos Uni­dos, Espa­ña e Ita­lia- viven dra­mas ine­na­rra­bles. Allí, los gobier­nos dere­chis­tas impu­sie­ron “ajus­tes” neo libe­ra­les inmi­se­ri­cor­des que hoy nau­fra­gan. Por lo demás, en auxi­lio de la patria de Gui­sep­pe Ver­di, no acu­de la Unión Euro­pea. Sólo Chi­na, Rusia, Cuba y Vene­zue­la.

La otra cara de la meda­lla es la peque­ña Cuba. Hacien­do honor a la expe­rien­cia de sus últi­mas seis déca­das, irra­dia ter­nu­ra, soli­da­ri­dad y heroís­mo. Una bre­ve selec­ción de sus accio­nes, toma­da a des­gai­re de las misas redes socia­les, lo con­fir­ma “Cuba Deba­te”. Vea­mos:

El tras­bor­do el 18 de mar­zo de los pasa­je­ros del cru­ce­ro bri­tá­ni­co MS Brae­mar, quie­nes, des­de el 8 de mar­zo, estu­vie­ron con­fi­na­dos con cin­co casos posi­ti­vos a la COVID-19, mien­tras otros paí­ses les nega­ban ayu­da. Hoy todos ‑pasa­je­ros y tri­pu­lan­tes- están sanos y sal­vos en sus hoga­res.

La selec­ción por las auto­ri­da­des sani­ta­rias chi­nas del inter­fe­rón cubano alfa 2B (IFRrec), entre otros 30 medi­ca­men­tos para com­ba­tir la COVID-19. Hoy, Chi­na con­fir­mó que tie­ne ya la vacu­na con­tra el virus.

La lle­ga­da de dele­ga­cio­nes médi­cas cuba­nas a Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Espa­ña e Ita­lia para apo­yar la estra­te­gia de con­ten­ción de la COVID-19. En 19 paí­ses ope­ran las Bri­ga­das Cuba­nas de Salud para urti­ca­ria del Impe­rio.

La pre­sen­cia en el cora­zón de la gol­pea­da Lom­bar­día de una bri­ga­da de 52 médi­cos y enfer­me­ros cuba­nos tra­ba­jan­do en con­di­cio­nes de cam­pa­ña. Con ellos, médi­cos rusos y chi­nos tra­ba­jan por la sal­va­ción de miles de afec­ta­dos.

La soli­ci­tud de paí­ses en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, Euro­pa, Áfri­ca y Asia de con­tar con per­so­nal cubano espe­cia­li­za­do en el enfren­ta­mien­to a enfer­me­da­des tras­mi­si­vas. El Perú ha dado algu­nos pasos en esa direc­ción, pero pare­cie­ra que las auto­ri­da­des temen “el veto” de Washing­ton.

Esta reali­dad resul­ta sen­ci­lla­men­te irre­ba­ti­ble. Y se pro­du­ce a par­tir de un país aco­sa­do, blo­quea­do des­de hace sesen­ta años, aban­do­na­do muchas veces por sus Pares Regio­na­les y la Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal.

Se gene­ra des­de un pue­blo nutri­do por las mejo­res ense­ñan­zas de la his­to­ria y que hoy sal­va la vida y extien­de la mano gene­ro­sa a millo­nes de per­so­nas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *