Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La vida sobre el capi­tal: tiem­po de Nues­tra Amé­ri­ca

Por Lla­nis­ca Lugo Gon­zá­lez- La Haba­na, Cuba /​Resumen lati­no­ame­ri­cano, 28 mar­zo 2020

Estos días en que esta­mos en casa para limi­tar la pro­pa­ga­ción del Covid-
19, es un desa­fío esca­par de la ten­ta­ción de la res­pues­ta indi­vi­dual a la cri­sis
y la fan­ta­sía de un futu­ro que se pre­sen­ta, autó­no­mo a nues­tra exis­ten­cia,
como ese momen­to “cuan­do todo esto pase”; el tiem­po al que lle­ga­re­mos,
más uni­dos o en mayor sole­dad.

El neo­li­be­ra­lis­mo y sus ins­tru­men­tos ganan pro­ta­go­nis­mo en la cri­sis, se
pre­sen­tan autó­no­mos y al mis­mo tiem­po afec­ta­dos, se vic­ti­mi­zan, y lle­gan
a apa­re­cer como cau­sa por la que algu­nos héroes debie­ran dar la vida.

El des­car­te de los que ya acu­mu­la­ron tiem­po de vida, esos que ya no
pue­den seguir pro­du­cien­do rique­za para la socie­dad de mer­ca­do, toma
apa­rien­cia de ofren­da.

Por esa liber­tad de con­su­mir, habrá que dar­lo todo.

El lla­ma­do al dis­tan­cia­mien­to social ocul­ta el aban­dono. Otra vez nos
colo­can fren­te a la fan­ta­sía de lo nece­sa­rio, ocul­tan­do la lógi­ca
apa­ren­te­men­te natu­ral del “sál­ve­se quien pue­da” y “cada quien vaya a su
casa”.

Algu­nos filó­so­fos toman par­te en la dispu­ta de pro­yec­tos que vivi­mos y
refle­xio­nan sobre la posi­bi­li­dad de supe­rar el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, fren­te a
la des­nu­dez de la fra­gi­li­dad del capi­tal para sal­var vidas.

En dos pun­tos están de acuer­do:

Pri­me­ro: El abso­lu­to fra­ca­so del mer­ca­do se expre­sa una vez más en esta cri­sis. Se hun­de la ima­gen de la mano invi­si­ble que no pre­ci­sa al Esta­do. ¿Por qué la mano invi­si­ble no colo­ca nue­vas camas y amplía la capa­ci­dad hos­pi­ta­la­ria ante los lími­tes de las estruc­tu­ras sani­ta­rias y los sis­te­mas de

salud en gene­ral? ¿Por qué no dis­tri­bu­ye equi­pa­mien­tos bási­cos y deja a
gran­des ciu­da­des espe­ran­do por el apo­yo que pue­da lle­gar? El virus ha sido
la gota que col­ma.

Por otro lado, como plan­tea David Har­vey, “no hay desas­tres natu­ra­les, las
cir­cuns­tan­cias en que la muta­ción de un virus se con­vier­te en una ame­na­za
para la vida, depen­de de accio­nes huma­nas. La difu­sión del virus depen­de
de grie­tas y vul­ne­ra­bi­li­da­des en el mode­lo eco­nó­mi­co hege­mó­ni­co.”

A par­tir de ese con­sen­so, el deba­te está en si podre­mos supe­rar la lógi­ca
del capi­tal ima­gi­nan­do un mun­do en comu­ni­dad, de soli­da­ri­dad glo­bal,
cen­tra­do en la vida; o si el capi­ta­lis­mo gana­rá toda­vía más fuer­za y poder
de con­trol sobre todos los ciu­da­da­nos del pla­ne­ta y nos espe­ra un tiem­po
de mayor pobre­za, sole­dad y total entre­ga de nues­tra inti­mi­dad, don­de los
de siem­pre se car­ga­rán las peo­res con­se­cuen­cias.

Sla­voj Zizek ha habla­do del gol­pe mor­tal que sig­ni­fi­ca el coro­na­vi­rus al
capi­ta­lis­mo y del tiem­po de las alter­na­ti­vas, de socie­da­des más allá de los
esta­dos nación, mien­tras el filó­so­fo sud­co­reano Byung –Chul Han dice que
el virus no ven­ce­rá al capi­ta­lis­mo dada su capa­ci­dad de ais­lar­nos. “Nin­gún
virus es capaz de hacer la revo­lu­ción. Son las per­so­nas.” Con esta fra­se se
deve­la la natu­ra­le­za de un deba­te que pare­cie­ra externo a noso­tros.

En nues­tra región el dile­ma capi­tal – vida está en el cen­tro de la dispu­ta de
pro­yec­tos, con­du­ci­da por gobier­nos de extre­ma dere­cha y gobier­nos
com­pro­me­ti­dos con pro­yec­tos de jus­ti­cia.

Alber­to Fer­nán­dez dice que luchar con­tra la pan­de­mia es ir jun­tos, trae de vuel­ta al país a los argen­ti­nos, tra­ba­ja con los inten­den­tes para tomar las medi­das, se encuen­tra con los curas de las villas, agra­de­ce a los camio­ne­ros que están en la calle jun­to a otros tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras sir­vien­do al pue­blo, a los médi­cos y per­so­nal de salud, y en la Cum­bre vir­tual del G20 plan­tea la bata­lla entre eco­no­mía y vida. Mien­tras tan­to, Bol­so­na­ro insis­te en dejar­le a Dios la res­pues­ta a la pan­de­mia, demos­tran­do total inca­pa­ci­dad para sal­var la vida de su pue­blo, insis­te en que el coro­na­vi­rus es una “gri­pe­ci­ta que no afec­ta­rá a los bra­si­le­ños”, quie­nes pue­den bucear en una alcan­ta­ri­lla y salir ile­sos; sigue sin decla­rar la cua­ren­te­na con más de 2000 casos.

Mien­tras Nico­lás Madu­ro supri­me el pago de alqui­le­res de comer­cio y
vivien­das, admi­nis­tra una cri­sis agra­va­da por las san­cio­nes de EEUU,
man­tie­ne la entre­ga de las cajas CLAP a las fami­lias vene­zo­la­nas, toma
medi­das drás­ti­cas para evi­tar la pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad y dis­mi­nu­ye
el patrón de con­ta­gio; en Perú los ban­cos siguen cobran­do la con­ge­la­ción
de deu­das, ganan­do más dine­ro con la cri­sis, y en EEUU la admi­nis­tra­ción
Trump pier­de tiem­po en res­pon­der a la pan­de­mia y expre­sa preo­cu­pa­ción
con que el reme­dio expre­sa­do en las medi­das no sea peor que la
enfer­me­dad cau­sa­da a una eco­no­mía impac­ta­da por esta otra cri­sis.

En medio del dra­ma y la inca­pa­ci­dad de hacer fren­te a la pro­pa­ga­ción de la
enfer­me­dad, EEUU for­ta­le­ce las san­cio­nes con­tra Vene­zue­la, inclu­yen­do la
ame­na­za a labo­ra­to­rios para que no les ven­dan prue­bas ni medi­ca­men­tos;
pide a los paí­ses que se nie­guen a la ayu­da médi­ca ofre­ci­da des­de Cuba,
pre­sio­na para unas elec­cio­nes de la OEA que han deja­do a Alma­gro por
cin­co años más en la silla y se lan­za a la bús­que­da de una vacu­na en
Ale­ma­nia con dudo­sas inten­cio­nes. Ellos saben que todo eso es absur­do,
casi increí­ble, y aun así, lo hacen.

La cri­sis tam­bién nos reve­la la ausen­cia de meca­nis­mos de inte­gra­ción
soli­da­rios. Recien­te­men­te en la Cum­bre de la Unión Euro­pea, Ale­ma­nia,
Holan­da y Aus­tria se han nega­do al pedi­do de Fran­cia, Ita­lia y Espa­ña de
un plan euro­peo ambi­cio­so y con­jun­to. Han dicho que “nues­tra res­pues­ta se
inten­si­fi­ca­rá según sea nece­sa­rio, con más accio­nes, de mane­ra inclu­si­va
(…) a la luz de los acontecimientos…para una res­pues­ta inte­gral…” En fin,
¿se acuer­dan de aque­lla can­ción de Serrat: “los sica­rios no pier­den oca­sión
de decla­rar públi­ca­men­te su empe­ño en pro­pi­ciar un dia­lo­go de fran­ca
dis­ten­sión que les per­mi­ta hallar un mar­co pre­vio que garan­ti­ce unas
pre­mi­sas míni­mas que faci­li­ten crear los resor­tes… entre esos tipos y yo
hay algo per­so­nal”. Y yo que creía que a Serrat se le iba la mano.

En nues­tra región, ante un FMI que negó la ayu­da a Vene­zue­la del fon­do de emer­gen­cias ocul­tan­do su ori­gen en la espal­da de los más pobres, de la explo­ta­ción de nues­tros bie­nes comu­nes, de la fra­gi­li­dad de nues­tras eco­no­mías endeu­da­das y ante una OEA total­men­te des­apa­re­ci­da fren­te a la cri­sis, qué dis­tin­to sería si con­tá­ra­mos con UNASUR y el Ban­co del Sur, con una CELAC capaz de arti­cu­lar visio­nes regio­na­les; con meca­nis­mos de

inte­gra­ción que cons­tru­ye­ron sobe­ra­nía regio­nal para el diá­lo­go y la
cola­bo­ra­ción.

En su ausen­cia, nos hemos refu­gia­do en las reali­da­des nacio­na­les, solo
supe­ra­das por el inter­na­cio­na­lis­mo y la soli­da­ri­dad entre algu­nos pue­blos
de la región que sos­tie­nen los prin­ci­pios del ALBA como ins­pi­ra­ción
coti­dia­na. .

Con una ges­tión que ha demos­tra­do com­pro­mi­so con el pue­blo, auto­ri­dad y
osa­día en el tra­ta­mien­to a la pan­de­mia, enfren­tan­do una cri­sis tam­bién
agra­va­da por las san­cio­nes recru­de­ci­das del blo­queo de EEUU hacia la isla,
hoy están en Vene­zue­la 136 médi­cos cuba­nos para enfren­tar el coro­na­vi­rus.
A los 53 que lle­ga­ron a Lom­bar­día, se suman 200 en El Cari­be que esta­rán
tra­ba­jan­do en Anti­gua y Bar­bu­das, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, Domi­ni­ca
y San­ta Lucía. Son 140 los médi­cos cuba­nos miem­bros de la Bri­ga­da Henry
Reeve que ya están en Jamai­ca y lle­gó a Bue­nos Aires el pri­mer avión con
cola­bo­ra­do­res cuba­nos. El dis­tan­cia­mien­to nece­sa­rio para pre­ve­nir el virus
no pue­de dejar­nos solos, aban­do­na­dos a la suer­te de cada quien.

Ante la lógi­ca sacri­fi­cial del capi­tal, se pre­ci­sa la belle­za de com­par­tir
recur­sos y expe­rien­cias para guar­dar cada vida; ante el dolor de cada
pér­di­da, la ter­nu­ra entre los pue­blos.

Tene­mos esa fuer­za. Veni­mos de años de luchas, de tes­ti­mo­nios diver­sos
de la posi­bi­li­dad de un mun­do dis­tin­to. Debe­mos hacer notar esa resis­ten­cia
para recons­truir la demo­cra­cia, poner la alter­na­ti­va sobre la mesa y regre­sar
a un camino de jus­ti­cia, como nos dice Nao­mi Klein.

No hay tiem­po que per­der. La gen­te está en casa, pero pen­dien­te,
expec­tan­te, eva­luan­do, preo­cu­pa­da por lo que pasa­rá; ima­gi­nan­do la cri­sis
que ven­drá, en la incer­ti­dum­bre, en la sos­pe­cha de quie­nes car­ga­rán con
los des­pi­dos y la pobre­za.

El movi­mien­to popu­lar en Amé­ri­ca Lati­na tie­ne pro­pues­tas: la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, la sus­pen­sión del pago de la deu­da de la que real­men­te somos acree­do­res, la garan­tía de todos los dere­chos en salud y edu­ca­ción que tan afec­ta­dos han sido en los últi­mos años, el dere­cho a la tie­rra de quien la tra­ba­ja, la garan­tía de sala­rios y ren­ta para toda la pobla­ción, la nece­si­dad de polí­ti­cas para los tra­ba­ja­do­res pre­ca­ri­za­dos, que ni siquie­ra pue­den estar tran­qui­la­men­te en casa por­que mori­rían de ham­bre, la defen­sa de los

dere­chos de las muje­res sobre quie­nes caen todos los impac­tos de un
sis­te­ma patriar­cal que sabe por don­de comen­zar su cace­ría.

En estos días la gen­te refle­xio­na, ima­gi­na las cosas de otro modo, des­cu­bre
sen­ti­mien­tos dor­mi­dos, deve­la cau­sas y res­pon­sa­bles. Es tiem­po enton­ces
de dia­lo­gar, de bus­car las vías para pen­sar jun­tos, para ser más, para
regre­sar más uni­dos cuan­do pase la tor­men­ta. La incer­ti­dum­bre es
inevi­ta­ble, pero una cer­te­za tene­mos: depen­de­rá de noso­tros.

Estas no son con­sig­nas. Son luchas que anun­cian la semi­lla de otro tiem­po,
don­de la jus­ti­cia, la vida en armo­nía con la Natu­ra­le­za, el pro­ta­go­nis­mo
popu­lar en los barrios, serán con­quis­tas de las bata­llas que libre­mos
orga­ni­za­dos en amplios fren­tes de luchas.

En este tiem­po, Nues­tra Amé­ri­ca debe hacer­se car­go de su futu­ro, ins­pi­ra­da
en la fuer­za de los pue­blos cuan­do se unen en nom­bre de la jus­ti­cia, la
liber­tad y la belle­za, en nom­bre de la vida.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *