Esta­do espa­ñol. Plan de cho­que social: un pri­mer ensa­yo para la cri­sis que lle­ga

Óscar Blan­co /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​28 de mar­zo de 2020

El jue­ves 12 de mar­zo el Sin­di­cat de Llo­ga­te­res de Cata­lun­ya, la CGT Cata­lun­ya, la IAC, Riders por Dere­chos y Eli­te Taxi lan­za­ban a tra­vés de las redes socia­les un decá­lo­go de medi­das para hacer fren­te a la cri­sis del coro­na­vi­rus que titu­la­ban “Plan de Cho­que”. Aún no había sido decre­ta­do el Esta­do de Alar­ma y era real­men­te difí­cil anti­ci­par­se a la ace­le­ra­ción polí­ti­ca y a la pro­fun­di­dad de la cri­sis social, eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria que hemos vivi­do las dos últi­mas sema­nas. Sin embar­go, comen­za­ba a ser una intui­ción com­par­ti­da que exis­tía una ofen­si­va de la cla­se domi­nan­te para hacer pagar esta cri­sis de nue­vo a los mis­mos que corrie­ron con la cuen­ta en 2008. La Bol­sa se des­plo­ma­ba y la patro­nal comen­za­ba a exi­gir medi­das que recor­da­ban al res­ca­te ban­ca­rio.

Tam­bién se veía que la com­bi­na­ción entre la emer­gen­cia sani­ta­ria y el cie­rre de los cen­tros edu­ca­ti­vos azu­za­ba la cri­sis de cui­da­dos. Casi toda la res­pon­sa­bi­li­dad de la repro­duc­ción social se envia­ba a los hoga­res con­ver­ti­dos en una olla pre­sión. Para dar con­tex­to es reco­men­da­ble leer a Car­men San José que expli­ca­ba el impac­to que esta cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal pue­de tener en la cla­se tra­ba­ja­do­ra con pro­fu­sión de datos. Tam­bién Iolan­da Fres­ni­llo apor­ta­ba en un artícu­lo tra­du­ci­do por El Sal­to una refle­xión sobre la dimen­sión de la cri­sis y su cone­xión con la bur­bu­ja de endeu­da­mien­to en todo el mun­do. Había que reac­cio­nar o sería dema­sia­do tar­de para evi­tar salir de esta emer­gen­cia con más des­igual­dad e injus­ti­cia social.

Las medi­das que se apun­ta­ron en ese pri­mer momen­to des­de el Plan de Cho­que Social se pue­den resu­mir en tres ejes: refuer­zo del sis­te­ma sani­ta­rio públi­co, defen­sa del dere­cho a la vivien­da y defen­sa del empleo, las con­di­cio­nes labo­ra­les y unos ingre­sos míni­mos para todo el mun­do. En lo que se refie­re a lo labo­ral se exi­gía garan­ti­zar el suel­do ínte­gro tan­to para las per­so­nas en cua­ren­te­na como para quien ten­ga que encar­gar­se de los cui­da­dos de per­so­nas de su fami­lia o entorno. Tam­bién fre­nar los des­pi­dos con la para­li­za­ción de todos los Expe­dien­tes de Regu­la­ción de Empleo, tam­bién los Tem­po­ra­les. Apo­yar tam­bién a los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia. En vivien­da se exi­gía para­li­zar los desahu­cios y fre­nar el cobro de alqui­le­res e hipo­te­cas. Y, por últi­mo, en el prin­ci­pal esce­na­rio en este momen­to de la pan­de­mia, la sani­dad, se rei­vin­di­ca­ba la inter­ven­ción de todos los recur­sos pri­va­dos al ser­vi­cio del inte­rés gene­ral y la reaper­tu­ra de las plan­tas cerra­das por una déca­da de recor­tes, que se ha hecho notar espe­cial­men­te en el sis­te­ma de salud cata­lán. En resu­men, en ese momen­to de ges­ta­ción de una cri­sis sin pre­ce­den­tes se plan­tea una vía para bási­ca­men­te parar el gol­pe y exi­gir que el Gobierno PSOE-UP no apli­que medi­das al ser­vi­cio del Capi­tal.

Obvia­men­te no es un pro­gra­ma ni mucho menos aca­ba­do, pero en un momen­to de shock se anti­ci­pa­ba a algu­nos de los pro­ble­mas socia­les más acu­cian­tes en un futu­ro inme­dia­to. Esa anti­ci­pa­ción es qui­zás la prin­ci­pal vir­tud. Rápi­da­men­te se suma­ron dece­nas de colec­ti­vos. Prin­ci­pal­men­te del sin­di­ca­lis­mo labo­ral y social cata­lán, es decir, los cola­bo­ra­do­res más habi­tua­les de estas pri­me­ras orga­ni­za­cio­nes que encen­die­ron la mecha. A medi­da que la pro­pues­ta se ha ido expan­dien­do a más sec­to­res y que el con­fi­na­mien­to ha evo­lu­cio­na­do se amplían algu­nas deman­das y otras se corri­gen. Se ha ido dan­do un pro­ce­so atro­pe­lla­do, diver­so y colec­ti­vo de apor­ta­cio­nes. En las siguien­tes sema­nas de ebu­lli­ción han ido sur­gien­do otras pro­pues­tas des­de muchos luga­res y con dife­ren­tes pro­pó­si­tos, pero el Plan de Cho­que Social se ha con­so­li­da­do como una refe­ren­cia en cons­truc­ción de una sali­da jus­ta a la cri­sis. Una pri­me­ra fede­ra­ción de males­ta­res y resis­ten­cias. Un ensa­yo de cómo luchar en tiem­pos de pan­de­mia.

Medi­das para la cri­sis social

En medio de estos inten­tos de com­po­si­ción se lan­zó una nue­va cam­pa­ña para pre­sio­nar sobre el Con­se­jo de Minis­tros del que sal­dría el “real Decre­to-ley 8/​2020, de 17 de mar­zo, de medi­das urgen­tes extra­or­di­na­rias para hacer fren­te al impac­to eco­nó­mi­co y social del Covid-19”. En esa oca­sión se con­cen­tra­ban esfuer­zos en pedir que no se pro­du­je­ra nin­gún des­pi­do, exi­gir una ren­ta bási­ca para quien se que­de sin ingre­sos, la sus­pen­sión del pago del alqui­ler, la hipo­te­ca y los sumi­nis­tros bási­cos e insis­tir en la inter­ven­ción de la sani­dad pri­va­da sin nin­gu­na com­pen­sa­ción.

En cam­bio, las medi­das apro­ba­das por el Gobierno iban en otra direc­ción. La que más impac­to ha teni­do ha sido la faci­li­ta­ción de los ERTE soli­ci­ta­da por la patro­nal, CCOO y UGT y que ha envia­do ya a millo­nes de tra­ba­ja­do­res tem­po­ral­men­te al paro con pres­ta­cio­nes y coti­za­cio­nes a car­go de la ya mer­ma­da caja de la Segu­ri­dad Social. Mikel de la Fuen­te ana­li­za­ba con deta­lle las medi­das de ese decre­to. La cur­va de con­ta­gio seguía avan­zan­do, los sec­to­res más pre­ca­rios se que­da­ban sin nin­gún tipo de ingre­sos, millo­nes de per­so­nas se veían for­za­dos a poner en ries­go su salud sin las medi­das de pro­tec­ción nece­sa­rias y la sani­dad, las resi­den­cias o el ser­vi­cio de aten­ción domi­ci­lia­ria lle­ga­ban a una situa­ción de colap­so y caos abso­lu­to. Este impac­to en el sis­te­ma socio­sa­ni­ta­rio es espe­cial­men­te duro en la Comu­ni­dad de Madrid. En Madrid se sola­pa la prin­ci­pal con­cen­tra­ción de casos en el Esta­do espa­ñol con déca­das de una gober­nan­za neo­li­be­ral basa­da en pri­va­ti­za­cio­nes, exter­na­li­za­cio­nes y recor­tes del gas­to públi­co. De todas for­mas, en las pró­xi­mas sema­nas todo apun­ta a que vere­mos lo mis­mo en más terri­to­rios.

Apre­tar al Gobierno pro­gre­sis­ta

El lunes 23 de mar­zo se saca­ba un comu­ni­ca­do con­jun­to des­de el Plan de Cho­que Social exi­gien­do un giro en la ges­tión de la cri­sis y medi­das de emer­gen­cia que pon­gan en el cen­tro la vida. En pri­me­ra línea de las rei­vin­di­ca­cio­nes los sec­to­res que los pode­res eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos están dis­pues­tos a dejar en la cune­ta: tra­ba­ja­do­ras de los cui­da­dos o de la eco­no­mía infor­mal, migran­tes, per­so­nas pre­sas o las muje­res que van a enfren­tar­se ais­la­das a un recru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia machis­ta, entre muchos otros. Ade­más, se plan­tea­ba por pri­me­ra vez una dis­cu­sión des­de esta pla­ta­for­ma: el aumen­to bru­tal del gas­to públi­co que supo­ne la ges­tión que está hacien­do el Gobierno de la pan­de­mia (por ejem­plo, el pago de los ERTE) y la nece­si­dad de hacer que los ricos y las empre­sas paguen.

En ese momen­to ya se habían adhe­ri­do más de 200 orga­ni­za­cio­nes y la lis­ta con­ti­núa amplián­do­se cons­tan­te­men­te. Hay que des­ta­car que la ini­cia­ti­va gana capi­la­ri­dad terri­to­rial, con la crea­ción de dife­ren­tes coor­di­na­cio­nes, y social, al aña­dir­se nue­vos sec­to­res. Pese a la pre­sión, el Con­se­jo de Minis­tros del mar­tes 24 no anun­cia nin­gu­na medi­da social com­ple­men­ta­ria y el vier­nes anun­cia ‑a bom­bo y pla­ti­llo y con una comu­ni­ca­ción polí­ti­ca diga­mos que poco rigu­ro­sa- que no habrá des­pi­dos obje­ti­vos ale­gan­do el Covid-19 y una tími­da mejo­ra de la pro­tec­ción de los con­tra­tos tem­po­ra­les. Hay que recor­dar que el des­pi­do sigue sien­do libre. Ade­más, con la vigen­cia de la refor­ma labo­ral y la com­po­si­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo es extre­ma­da­men­te bara­to por­que el 90% de los con­tra­tos de tra­ba­jo en 2019 fue­ron tem­po­ra­les.

Una de las dispu­tas prin­ci­pa­les de la últi­ma sema­na ha sido la exi­gen­cia de para­li­zar todas las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas no esen­cia­les. ¿Qué sen­ti­do tie­nen las fuer­tes res­tric­cio­nes a la movi­li­dad si des­pués millo­nes de per­so­nas son obli­ga­das a des­pla­zar­se a tra­ba­jar cada día en empre­sas que no son impres­cin­di­bles? El Gobierno de Pedro Sán­chez se ha resis­ti­do a esta medi­da ponien­do por delan­te los intere­ses de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta a la salud públi­ca. Aho­ra cuan­do final­men­te se ha ren­di­do a la evi­den­cia pre­ten­de tras­pa­sar el cos­to a los tra­ba­ja­do­res con el “per­mi­so retri­bui­do recu­pe­ra­ble”.

Pen­sar la polí­ti­ca en tiem­pos de con­fi­na­mien­to

Has­ta aho­ra los posi­bi­li­da­des de pre­sión del Plan de Cho­que Social se han vis­to cons­tre­ñi­das a las redes socia­les y a con­se­guir colar algu­nas ideas en los medios de comu­ni­ca­ción, con difi­cul­ta­des para lle­gar a los más masi­vos. En un pano­ra­ma mar­ca­do por un lar­go con­fi­na­mien­to los méto­dos de acción habi­tua­les de los movi­mien­tos socia­les y de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res están blo­quea­dos. Nada de asam­bleas, mani­fes­ta­cio­nes o cual­quier cla­se de acción colec­ti­va en el espa­cio públi­co. Esta situa­ción insó­li­ta es un reto para pen­sar de que for­ma se pue­de resis­tir y de que for­ma gene­rar con­flic­to social sor­tean­do el ais­la­mien­to.

Estas pri­me­ras sema­nas pare­ce que los bal­co­nes pue­den ser el espa­cio al que se des­pla­ce la con­fron­ta­ción polí­ti­ca y a dia­rio apa­re­cen ini­cia­ti­vas para dispu­tar­los, des­de cace­ro­la­das en defen­sa de las tra­ba­ja­do­ras del hogar has­ta inten­tos de la extre­ma dere­cha. Sin embar­go, has­ta el momen­to, más allá de la reac­ti­vi­dad (por ejem­plo, con­tra el Rey) o el encuen­tro social de las 8 de la tar­de, no pare­ce que nin­gu­na ini­cia­ti­va con cla­ro con­te­ni­do polí­ti­co cua­je. La capa­ci­dad de ima­gi­nar un reper­to­rio y sím­bo­los que pue­dan pene­trar en esta extra­ña vida coti­dia­na segu­ra­men­te será deter­mi­nan­te para que el Plan de Cho­que Social pue­da lle­var sus plan­tea­mien­tos más allá de la fron­te­ras del acti­vis­mo. Pue­de que sea la for­ma de lle­gar a cana­li­zar la frus­tra­ción y la inse­gu­ri­dad social en pleno auge.

Fue­ra de los bal­co­nes y de lo digi­tal, un actor al que mirar para ins­pi­rar­se en este con­tex­to es el Sin­di­ca­to de Man­te­ros de Bar­ce­lo­na que está desa­rro­llan­do dos ini­cia­ti­vas: por un lado, un ban­co de ali­men­tos para las per­so­nas del sin­di­ca­to que se han que­da­do sin posi­bi­li­dad de tener ingre­sos por no poder salir a ven­der y, por otro lado, ha vol­ca­do su taller tex­til con 20 máqui­nas indus­tria­les en la pro­duc­ción de mas­ca­ri­llas para quien las nece­si­te. Tam­bién la CGT Cata­lun­ya ha encon­tra­do una vía de acción con el pedi­do a Chi­na de unas pri­me­ras 10.000 mas­ca­ri­llas para los cen­tros sani­ta­rios. Ade­más, esta com­pra colec­ti­va finan­cia­da con cuo­tas de la afi­lia­ción ha sido posi­ble por la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que tuvie­ron con Chi­na en enero los sin­di­ca­tos de Sani­dad de Tarra­go­na y Terres de L’Ebre. Son algu­nas for­mas de poner la orga­ni­za­ción social al ser­vi­cio de las nece­si­da­des gene­ra­les que entron­can con el mutua­lis­mo y el apo­yo mutuo his­tó­ri­cos del movi­mien­to obre­ro. Habrá que pen­sar tam­bién en cajas de resis­ten­cias y otras fór­mu­las de poner en común los pro­ble­mas que vie­nen.

¿Es sufi­cien­te con abor­dar la urgen­cia?

Igual que se han vis­to ence­rra­das en las redes socia­les, las pri­me­ras ini­cia­ti­vas del Plan de Cho­que Social tam­bién se han vis­to con un cor­sé: la urgen­cia y la obli­ga­ción de reac­cio­nar a las deci­sio­nes del Gobierno. En estas pri­me­ras sema­nas qui­zás sea un lími­te inevi­ta­ble para res­pon­der a una coyun­tu­ra de excep­ción y volá­til. Sin embar­go, una sali­da a esta cri­sis va a nece­si­tar una res­pues­ta sis­té­mi­ca y hay que avan­zar­se a algu­nos deba­tes polí­ti­cos cru­cia­les si se quie­re tener res­pues­tas cohe­ren­tes y a la altu­ra de los pro­ble­mas exis­ten­tes. Por ejem­plo, esta la cues­tión del papel de la Unión Euro­pea que entre otros han desa­rro­lla­do Manuel Garí y Fer­nan­do Luen­go o, con una impor­tan­cia cen­tral, la cues­tión de la cri­sis eco­ló­gi­ca y su dimen­sión cli­má­ti­ca. Una cri­sis civi­li­za­to­ria no se solu­cio­na con par­ches. El equi­li­brio entre dar res­pues­tas con­cre­tas que per­mi­tan lle­gar a sec­to­res menos poli­ti­za­dos y tener una visión lo sufi­cien­te­men­te amplia para que vaya a la raíz de las cosas sólo se pue­de con­se­guir en la prác­ti­ca.

Por últi­mo, el Plan de Cho­que Social abre (incier­tas) posi­bi­li­da­des de supe­rar la frag­men­ta­ción de los movi­mien­tos socia­les, su fal­ta de pro­yec­to com­par­ti­do y su exis­ten­cia como un archi­pié­la­go de peque­ñas expe­rien­cias de acti­vis­tas. Para desa­rro­llar esta opción no se pue­de con­ver­tir en una mera suma de siglas o otra pla­ta­for­ma más dón­de se aca­ban vien­do las mis­mas caras. Las cir­cuns­tan­cias son difí­ci­les, pero se podría con­ver­tir en un herra­mien­ta que faci­li­te la arti­cu­la­ción entre un sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo en los cen­tros de tra­ba­jo más nece­sa­rio que nun­ca y dife­ren­tes for­mas de sin­di­ca­lis­mo social que res­pon­dan a las nece­si­da­des en el ámbi­to de la repro­duc­ción social. En este sen­ti­do, es intere­san­te la siner­gia que des­de la cam­pa­ña por la sus­pen­sión de los alqui­le­res se bus­ca con los sin­di­ca­tos labo­ra­les para poder hacer lle­gar esta pro­pues­ta a quien ha sido des­pe­di­do, afec­ta­do por un ERTE o sim­ple­men­te no va a tener ingre­sos. No es un momen­to para pen­sar pro­yec­tos para unos pocos. En medio de esta cri­sis como esta hay que bus­car la for­ma de fomen­tar la auto­or­ga­ni­za­ción de las millo­nes de per­so­nas que se van a ver cru­za­das por esta pan­de­mia y los impac­tos que va a deto­nar.

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *