Esta­do espa­ñol. Plan de cho­que social: un pri­mer ensa­yo para la cri­sis que llega

Óscar Blan­co /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​28 de mar­zo de 2020

El jue­ves 12 de mar­zo el Sin­di­cat de Llo­ga­te­res de Cata­lun­ya, la CGT Cata­lun­ya, la IAC, Riders por Dere­chos y Eli­te Taxi lan­za­ban a tra­vés de las redes socia­les un decá­lo­go de medi­das para hacer fren­te a la cri­sis del coro­na­vi­rus que titu­la­ban “Plan de Cho­que”. Aún no había sido decre­ta­do el Esta­do de Alar­ma y era real­men­te difí­cil anti­ci­par­se a la ace­le­ra­ción polí­ti­ca y a la pro­fun­di­dad de la cri­sis social, eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria que hemos vivi­do las dos últi­mas sema­nas. Sin embar­go, comen­za­ba a ser una intui­ción com­par­ti­da que exis­tía una ofen­si­va de la cla­se domi­nan­te para hacer pagar esta cri­sis de nue­vo a los mis­mos que corrie­ron con la cuen­ta en 2008. La Bol­sa se des­plo­ma­ba y la patro­nal comen­za­ba a exi­gir medi­das que recor­da­ban al res­ca­te bancario.

Tam­bién se veía que la com­bi­na­ción entre la emer­gen­cia sani­ta­ria y el cie­rre de los cen­tros edu­ca­ti­vos azu­za­ba la cri­sis de cui­da­dos. Casi toda la res­pon­sa­bi­li­dad de la repro­duc­ción social se envia­ba a los hoga­res con­ver­ti­dos en una olla pre­sión. Para dar con­tex­to es reco­men­da­ble leer a Car­men San José que expli­ca­ba el impac­to que esta cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal pue­de tener en la cla­se tra­ba­ja­do­ra con pro­fu­sión de datos. Tam­bién Iolan­da Fres­ni­llo apor­ta­ba en un artícu­lo tra­du­ci­do por El Sal­to una refle­xión sobre la dimen­sión de la cri­sis y su cone­xión con la bur­bu­ja de endeu­da­mien­to en todo el mun­do. Había que reac­cio­nar o sería dema­sia­do tar­de para evi­tar salir de esta emer­gen­cia con más des­igual­dad e injus­ti­cia social.

Las medi­das que se apun­ta­ron en ese pri­mer momen­to des­de el Plan de Cho­que Social se pue­den resu­mir en tres ejes: refuer­zo del sis­te­ma sani­ta­rio públi­co, defen­sa del dere­cho a la vivien­da y defen­sa del empleo, las con­di­cio­nes labo­ra­les y unos ingre­sos míni­mos para todo el mun­do. En lo que se refie­re a lo labo­ral se exi­gía garan­ti­zar el suel­do ínte­gro tan­to para las per­so­nas en cua­ren­te­na como para quien ten­ga que encar­gar­se de los cui­da­dos de per­so­nas de su fami­lia o entorno. Tam­bién fre­nar los des­pi­dos con la para­li­za­ción de todos los Expe­dien­tes de Regu­la­ción de Empleo, tam­bién los Tem­po­ra­les. Apo­yar tam­bién a los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia. En vivien­da se exi­gía para­li­zar los desahu­cios y fre­nar el cobro de alqui­le­res e hipo­te­cas. Y, por últi­mo, en el prin­ci­pal esce­na­rio en este momen­to de la pan­de­mia, la sani­dad, se rei­vin­di­ca­ba la inter­ven­ción de todos los recur­sos pri­va­dos al ser­vi­cio del inte­rés gene­ral y la reaper­tu­ra de las plan­tas cerra­das por una déca­da de recor­tes, que se ha hecho notar espe­cial­men­te en el sis­te­ma de salud cata­lán. En resu­men, en ese momen­to de ges­ta­ción de una cri­sis sin pre­ce­den­tes se plan­tea una vía para bási­ca­men­te parar el gol­pe y exi­gir que el Gobierno PSOE-UP no apli­que medi­das al ser­vi­cio del Capital.

Obvia­men­te no es un pro­gra­ma ni mucho menos aca­ba­do, pero en un momen­to de shock se anti­ci­pa­ba a algu­nos de los pro­ble­mas socia­les más acu­cian­tes en un futu­ro inme­dia­to. Esa anti­ci­pa­ción es qui­zás la prin­ci­pal vir­tud. Rápi­da­men­te se suma­ron dece­nas de colec­ti­vos. Prin­ci­pal­men­te del sin­di­ca­lis­mo labo­ral y social cata­lán, es decir, los cola­bo­ra­do­res más habi­tua­les de estas pri­me­ras orga­ni­za­cio­nes que encen­die­ron la mecha. A medi­da que la pro­pues­ta se ha ido expan­dien­do a más sec­to­res y que el con­fi­na­mien­to ha evo­lu­cio­na­do se amplían algu­nas deman­das y otras se corri­gen. Se ha ido dan­do un pro­ce­so atro­pe­lla­do, diver­so y colec­ti­vo de apor­ta­cio­nes. En las siguien­tes sema­nas de ebu­lli­ción han ido sur­gien­do otras pro­pues­tas des­de muchos luga­res y con dife­ren­tes pro­pó­si­tos, pero el Plan de Cho­que Social se ha con­so­li­da­do como una refe­ren­cia en cons­truc­ción de una sali­da jus­ta a la cri­sis. Una pri­me­ra fede­ra­ción de males­ta­res y resis­ten­cias. Un ensa­yo de cómo luchar en tiem­pos de pandemia.

Medi­das para la cri­sis social

En medio de estos inten­tos de com­po­si­ción se lan­zó una nue­va cam­pa­ña para pre­sio­nar sobre el Con­se­jo de Minis­tros del que sal­dría el “real Decre­to-ley 8/​2020, de 17 de mar­zo, de medi­das urgen­tes extra­or­di­na­rias para hacer fren­te al impac­to eco­nó­mi­co y social del Covid-19”. En esa oca­sión se con­cen­tra­ban esfuer­zos en pedir que no se pro­du­je­ra nin­gún des­pi­do, exi­gir una ren­ta bási­ca para quien se que­de sin ingre­sos, la sus­pen­sión del pago del alqui­ler, la hipo­te­ca y los sumi­nis­tros bási­cos e insis­tir en la inter­ven­ción de la sani­dad pri­va­da sin nin­gu­na compensación.

En cam­bio, las medi­das apro­ba­das por el Gobierno iban en otra direc­ción. La que más impac­to ha teni­do ha sido la faci­li­ta­ción de los ERTE soli­ci­ta­da por la patro­nal, CCOO y UGT y que ha envia­do ya a millo­nes de tra­ba­ja­do­res tem­po­ral­men­te al paro con pres­ta­cio­nes y coti­za­cio­nes a car­go de la ya mer­ma­da caja de la Segu­ri­dad Social. Mikel de la Fuen­te ana­li­za­ba con deta­lle las medi­das de ese decre­to. La cur­va de con­ta­gio seguía avan­zan­do, los sec­to­res más pre­ca­rios se que­da­ban sin nin­gún tipo de ingre­sos, millo­nes de per­so­nas se veían for­za­dos a poner en ries­go su salud sin las medi­das de pro­tec­ción nece­sa­rias y la sani­dad, las resi­den­cias o el ser­vi­cio de aten­ción domi­ci­lia­ria lle­ga­ban a una situa­ción de colap­so y caos abso­lu­to. Este impac­to en el sis­te­ma socio­sa­ni­ta­rio es espe­cial­men­te duro en la Comu­ni­dad de Madrid. En Madrid se sola­pa la prin­ci­pal con­cen­tra­ción de casos en el Esta­do espa­ñol con déca­das de una gober­nan­za neo­li­be­ral basa­da en pri­va­ti­za­cio­nes, exter­na­li­za­cio­nes y recor­tes del gas­to públi­co. De todas for­mas, en las pró­xi­mas sema­nas todo apun­ta a que vere­mos lo mis­mo en más territorios.

Apre­tar al Gobierno pro­gre­sis­ta

El lunes 23 de mar­zo se saca­ba un comu­ni­ca­do con­jun­to des­de el Plan de Cho­que Social exi­gien­do un giro en la ges­tión de la cri­sis y medi­das de emer­gen­cia que pon­gan en el cen­tro la vida. En pri­me­ra línea de las rei­vin­di­ca­cio­nes los sec­to­res que los pode­res eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos están dis­pues­tos a dejar en la cune­ta: tra­ba­ja­do­ras de los cui­da­dos o de la eco­no­mía infor­mal, migran­tes, per­so­nas pre­sas o las muje­res que van a enfren­tar­se ais­la­das a un recru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia machis­ta, entre muchos otros. Ade­más, se plan­tea­ba por pri­me­ra vez una dis­cu­sión des­de esta pla­ta­for­ma: el aumen­to bru­tal del gas­to públi­co que supo­ne la ges­tión que está hacien­do el Gobierno de la pan­de­mia (por ejem­plo, el pago de los ERTE) y la nece­si­dad de hacer que los ricos y las empre­sas paguen.

En ese momen­to ya se habían adhe­ri­do más de 200 orga­ni­za­cio­nes y la lis­ta con­ti­núa amplián­do­se cons­tan­te­men­te. Hay que des­ta­car que la ini­cia­ti­va gana capi­la­ri­dad terri­to­rial, con la crea­ción de dife­ren­tes coor­di­na­cio­nes, y social, al aña­dir­se nue­vos sec­to­res. Pese a la pre­sión, el Con­se­jo de Minis­tros del mar­tes 24 no anun­cia nin­gu­na medi­da social com­ple­men­ta­ria y el vier­nes anun­cia ‑a bom­bo y pla­ti­llo y con una comu­ni­ca­ción polí­ti­ca diga­mos que poco rigu­ro­sa- que no habrá des­pi­dos obje­ti­vos ale­gan­do el Covid-19 y una tími­da mejo­ra de la pro­tec­ción de los con­tra­tos tem­po­ra­les. Hay que recor­dar que el des­pi­do sigue sien­do libre. Ade­más, con la vigen­cia de la refor­ma labo­ral y la com­po­si­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo es extre­ma­da­men­te bara­to por­que el 90% de los con­tra­tos de tra­ba­jo en 2019 fue­ron temporales.

Una de las dispu­tas prin­ci­pa­les de la últi­ma sema­na ha sido la exi­gen­cia de para­li­zar todas las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas no esen­cia­les. ¿Qué sen­ti­do tie­nen las fuer­tes res­tric­cio­nes a la movi­li­dad si des­pués millo­nes de per­so­nas son obli­ga­das a des­pla­zar­se a tra­ba­jar cada día en empre­sas que no son impres­cin­di­bles? El Gobierno de Pedro Sán­chez se ha resis­ti­do a esta medi­da ponien­do por delan­te los intere­ses de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta a la salud públi­ca. Aho­ra cuan­do final­men­te se ha ren­di­do a la evi­den­cia pre­ten­de tras­pa­sar el cos­to a los tra­ba­ja­do­res con el “per­mi­so retri­bui­do recuperable”.

Pen­sar la polí­ti­ca en tiem­pos de confinamiento

Has­ta aho­ra los posi­bi­li­da­des de pre­sión del Plan de Cho­que Social se han vis­to cons­tre­ñi­das a las redes socia­les y a con­se­guir colar algu­nas ideas en los medios de comu­ni­ca­ción, con difi­cul­ta­des para lle­gar a los más masi­vos. En un pano­ra­ma mar­ca­do por un lar­go con­fi­na­mien­to los méto­dos de acción habi­tua­les de los movi­mien­tos socia­les y de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res están blo­quea­dos. Nada de asam­bleas, mani­fes­ta­cio­nes o cual­quier cla­se de acción colec­ti­va en el espa­cio públi­co. Esta situa­ción insó­li­ta es un reto para pen­sar de que for­ma se pue­de resis­tir y de que for­ma gene­rar con­flic­to social sor­tean­do el aislamiento.

Estas pri­me­ras sema­nas pare­ce que los bal­co­nes pue­den ser el espa­cio al que se des­pla­ce la con­fron­ta­ción polí­ti­ca y a dia­rio apa­re­cen ini­cia­ti­vas para dispu­tar­los, des­de cace­ro­la­das en defen­sa de las tra­ba­ja­do­ras del hogar has­ta inten­tos de la extre­ma dere­cha. Sin embar­go, has­ta el momen­to, más allá de la reac­ti­vi­dad (por ejem­plo, con­tra el Rey) o el encuen­tro social de las 8 de la tar­de, no pare­ce que nin­gu­na ini­cia­ti­va con cla­ro con­te­ni­do polí­ti­co cua­je. La capa­ci­dad de ima­gi­nar un reper­to­rio y sím­bo­los que pue­dan pene­trar en esta extra­ña vida coti­dia­na segu­ra­men­te será deter­mi­nan­te para que el Plan de Cho­que Social pue­da lle­var sus plan­tea­mien­tos más allá de la fron­te­ras del acti­vis­mo. Pue­de que sea la for­ma de lle­gar a cana­li­zar la frus­tra­ción y la inse­gu­ri­dad social en pleno auge.

Fue­ra de los bal­co­nes y de lo digi­tal, un actor al que mirar para ins­pi­rar­se en este con­tex­to es el Sin­di­ca­to de Man­te­ros de Bar­ce­lo­na que está desa­rro­llan­do dos ini­cia­ti­vas: por un lado, un ban­co de ali­men­tos para las per­so­nas del sin­di­ca­to que se han que­da­do sin posi­bi­li­dad de tener ingre­sos por no poder salir a ven­der y, por otro lado, ha vol­ca­do su taller tex­til con 20 máqui­nas indus­tria­les en la pro­duc­ción de mas­ca­ri­llas para quien las nece­si­te. Tam­bién la CGT Cata­lun­ya ha encon­tra­do una vía de acción con el pedi­do a Chi­na de unas pri­me­ras 10.000 mas­ca­ri­llas para los cen­tros sani­ta­rios. Ade­más, esta com­pra colec­ti­va finan­cia­da con cuo­tas de la afi­lia­ción ha sido posi­ble por la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que tuvie­ron con Chi­na en enero los sin­di­ca­tos de Sani­dad de Tarra­go­na y Terres de L’Ebre. Son algu­nas for­mas de poner la orga­ni­za­ción social al ser­vi­cio de las nece­si­da­des gene­ra­les que entron­can con el mutua­lis­mo y el apo­yo mutuo his­tó­ri­cos del movi­mien­to obre­ro. Habrá que pen­sar tam­bién en cajas de resis­ten­cias y otras fór­mu­las de poner en común los pro­ble­mas que vienen.

¿Es sufi­cien­te con abor­dar la urgencia?

Igual que se han vis­to ence­rra­das en las redes socia­les, las pri­me­ras ini­cia­ti­vas del Plan de Cho­que Social tam­bién se han vis­to con un cor­sé: la urgen­cia y la obli­ga­ción de reac­cio­nar a las deci­sio­nes del Gobierno. En estas pri­me­ras sema­nas qui­zás sea un lími­te inevi­ta­ble para res­pon­der a una coyun­tu­ra de excep­ción y volá­til. Sin embar­go, una sali­da a esta cri­sis va a nece­si­tar una res­pues­ta sis­té­mi­ca y hay que avan­zar­se a algu­nos deba­tes polí­ti­cos cru­cia­les si se quie­re tener res­pues­tas cohe­ren­tes y a la altu­ra de los pro­ble­mas exis­ten­tes. Por ejem­plo, esta la cues­tión del papel de la Unión Euro­pea que entre otros han desa­rro­lla­do Manuel Garí y Fer­nan­do Luen­go o, con una impor­tan­cia cen­tral, la cues­tión de la cri­sis eco­ló­gi­ca y su dimen­sión cli­má­ti­ca. Una cri­sis civi­li­za­to­ria no se solu­cio­na con par­ches. El equi­li­brio entre dar res­pues­tas con­cre­tas que per­mi­tan lle­gar a sec­to­res menos poli­ti­za­dos y tener una visión lo sufi­cien­te­men­te amplia para que vaya a la raíz de las cosas sólo se pue­de con­se­guir en la práctica.

Por últi­mo, el Plan de Cho­que Social abre (incier­tas) posi­bi­li­da­des de supe­rar la frag­men­ta­ción de los movi­mien­tos socia­les, su fal­ta de pro­yec­to com­par­ti­do y su exis­ten­cia como un archi­pié­la­go de peque­ñas expe­rien­cias de acti­vis­tas. Para desa­rro­llar esta opción no se pue­de con­ver­tir en una mera suma de siglas o otra pla­ta­for­ma más dón­de se aca­ban vien­do las mis­mas caras. Las cir­cuns­tan­cias son difí­ci­les, pero se podría con­ver­tir en un herra­mien­ta que faci­li­te la arti­cu­la­ción entre un sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo en los cen­tros de tra­ba­jo más nece­sa­rio que nun­ca y dife­ren­tes for­mas de sin­di­ca­lis­mo social que res­pon­dan a las nece­si­da­des en el ámbi­to de la repro­duc­ción social. En este sen­ti­do, es intere­san­te la siner­gia que des­de la cam­pa­ña por la sus­pen­sión de los alqui­le­res se bus­ca con los sin­di­ca­tos labo­ra­les para poder hacer lle­gar esta pro­pues­ta a quien ha sido des­pe­di­do, afec­ta­do por un ERTE o sim­ple­men­te no va a tener ingre­sos. No es un momen­to para pen­sar pro­yec­tos para unos pocos. En medio de esta cri­sis como esta hay que bus­car la for­ma de fomen­tar la auto­or­ga­ni­za­ción de las millo­nes de per­so­nas que se van a ver cru­za­das por esta pan­de­mia y los impac­tos que va a detonar.

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.