En soli­da­ri­dad con los pue­blos del mun­do

Por Oscar Mon­te­ro, El Pai­sa

El coro­na­vi­rus no es tan­to una ame­na­za para la eco­no­mía y las ganan­cias de las empre­sas, sino para la vida huma­na en el pla­ne­ta. En Colom­bia el pre­si­den­te Duque se preo­cu­pa más por sal­var ban­cos que por sal­var vidas. Es la inver­sión más absur­da de todos los valo­res. Ese es el ver­da­de­ro virus a derro­tar.

Este gobierno es exper­to en pala­bras vacías y solu­cio­nes mediá­ti­cas. Orde­na con­fi­na­mien­to para todo el mun­do, lo cual está bien, en espe­cial para la gen­te que tie­ne recur­sos y va a Caru­lla y com­pra de todo para afron­tar la cri­sis; pero está mal, muy mal ence­rrar a los pobres que no tie­nen nada que comer. Es com­pren­si­ble que tie­nen que salir sí o sí a rebus­car­se la vida en la infor­ma­li­dad o como sea. La barri­ga no da espe­ra. Al paso que vamos, a los pobres no los va matar el covid-19, sino el ham­bre.

Esos fun­cio­na­rios carre­tu­dos del gobierno y el pre­si­den­te mis­mo, debie­ran asis­tir a la gen­te que vive en la mise­ria con ali­men­tos que les alcan­cen para todo el tiem­po que dure la cua­ren­te­na. Y no sola­men­te: el Esta­do debe garan­ti­zar­les de mane­ra gra­tui­ta medi­ca­men­tos, agua pota­ble, gas, ener­gía eléc­tri­ca y has­ta una ren­ta bási­ca men­sual que les per­mi­ta sub­sis­tir has­ta que encuen­tren empleo.

Se pro­yec­tan con más sen­si­bi­li­dad social Artu­ro Calle y otros empre­sa­rios que en esta emer­gen­cia man­da­ron a sus emplea­dos para la casa garan­ti­zán­do­les su sala­rio. Aplau­sos para ellos. Pero debie­ra san­cio­nar­se a los empre­sa­rios “ama­rra­dos” y taca­ños que están obli­gan­do a sus obre­ros a pre­sen­tar­se en sus pues­tos de tra­ba­jo.

Lo que debe preo­cu­par­le a Duque, no le impor­ta. Lo úni­co que le preo­cu­pa es que las mul­ti­mi­llo­na­rias ganan­cias de Sar­mien­to Angu­lo no se vayan a redu­cir. Debe estar rea­li­za­do y desean­do que el coro­na­vi­rus gol­pee a la gen­te para que nun­ca más se vuel­va a hablar de sus escan­da­lo­sos nexos y los de Uri­be con el nar­co­tra­fi­can­te mafio­so Ñeñe Her­nán­dez, el Ñeñe­vi­rus de la polí­ti­ca que lo ayu­dó a alcan­zar la pre­si­den­cia. Que esto no se nos olvi­de nun­ca, y que no se nos borre de la memo­ria, que el gobierno de Duque es el gobierno de la corrup­ción, de la impu­ni­dad y de los paque­ta­zos eco­nó­mi­cos que afec­tan a los más pobres para vol­ver más ricos a los ricos. Por eso debe­mos seguir en la pro­tes­ta.

Este gobierno no ha mos­tra­do ni piz­ca de soli­da­ri­dad con la gen­te más nece­si­ta­da.

Hoy el mun­do nece­si­ta la soli­da­ri­dad, pero las poten­cias capi­ta­lis­tas se hacen las des­en­ten­di­das. En esta cri­sis mun­dial ha des­co­lla­do la soli­da­ri­dad de Cuba, la isla inhu­ma­na­men­te blo­quea­da por el Gobierno de Donald Trump. En cual­quie­ra par­te del mun­do don­de se requie­re soli­da­ri­dad con los pue­blos sufrien­tes, has­ta allá lle­gan los médi­cos cuba­nos, sus muje­res y hom­bres de blan­co a com­ba­tir las enfer­me­da­des. Al pue­blo de Fidel y de Mar­tí hay que devol­ver­le Amor con amor. Exi­ja­mos el fin del cri­mi­nal blo­queo del actual gobierno de los Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba.

Los colom­bia­nos debe­mos valo­rar estos ges­tos sin­ce­ros de her­man­dad, como el de Rusia que ha envia­do médi­cos y medi­ci­nas a apo­yar a Ita­lia azo­ta­da por el virus mor­tal.

La soli­da­ri­dad, decía el Che, es la ter­nu­ra de los pue­blos. En nom­bre de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, lla­mo a la soli­da­ri­dad en este momen­to de pan­de­mia, de dolor y sufri­mien­to. Entre todos tene­mos que sal­var la vida en la tie­rra.

Des­de las mon­ta­ñas rebel­des de Colom­bia.Mar­zo 26 de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *