Covid19. Des­pués de la pes­te ven­drán rebe­lio­nes

Por Manuel Hum­ber­to Res­tre­po Domín­guez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 mar­zo 2020.-

La pri­me­ra gue­rra mun­dial, se negó a irse sola, en su final dejó el ras­tro de la pes­te. Un enemi­go invi­si­ble, al que no detec­ta­ron los rada­res, ni pudie­ron pre­de­cir la físi­ca y las mate­má­ti­cas. No hubo tiem­po para des­ci­frar los códi­gos enig­mas como si ocu­rrió con las ope­ra­cio­nes de asal­to y bom­bar­deo. De la pan­de­mia, se supo por las calles inun­da­das de cadá­ve­res, cuan­do nadie podía espe­rar cosas peo­res a las ya vivi­das. Eran tiem­pos de ham­bru­na y degra­da­ción, de mise­ria y olor pes­ti­len­te a bar­ba­rie que salía de pare­des derrui­das, ensan­gren­ta­das. Lo poco de huma­nos que había que­da­do en pie, lo derrum­bó la pes­te. Lo que no des­tro­zó la gue­rra lo car­co­mió el con­ta­gio.

Hace 100 años el mun­do era dis­per­so y a la sole­dad se le suma­ba silen­cio. Hoy el mun­do es otro, 3000 millo­nes de huma­nos con­fi­na­dos en sus casas, tra­tan­do de estar en en línea (on line), jun­to a una pan­ta­lla que emi­te en direc­to la tra­ge­dia, en la que mien­tras unos llo­ran a sus muer­tos, a otros los divier­te el dolor ajeno, y qui­zá ya afec­ta­dos men­tal­men­te por el paso arra­sa­dor del virus, dedi­can tiem­po a memes, fakes news, fal­se­da­des y men­ti­ras, que los delei­ta metien­do mie­do entre los hue­sos y la men­te de los mas débi­les, si el con­ta­gio cae sobre ellos, ya no habrá lagri­mas para des­pe­dir­los. Enton­ces no había mane­ra de pre­de­cir, ni cálcu­los basa­dos en varia­bles y dimen­sio­nes com­ple­jas. No exis­tían como aho­ra preo­cu­pa­cio­nes por males neu­ro­na­les, ansie­da­des, depre­sio­nes y sen­ti­mien­tos de sole­dad espe­cial­men­te para jóve­nes, mas inmu­nes a la pes­te y más frá­gi­les ante el dolor, nadie estu­vo exen­to de ries­go al con­ta­gio y la muer­te, cual­quie­ra podía ser tras­mi­sor o recep­tor, aun­que no todos habrían de con­ta­giar­se.

La gue­rra y la pes­te per­ma­ne­cen jun­tas, van cam­bian­do al mun­do de inme­dia­to, no hay un antes y un des­pués, si no un con­ti­nuum. La que pare­cía ser la ulti­ma gue­rra a ini­cios del siglo XX, sella­da con el armis­ti­cio, fue la ante­sa­la de una bar­ba­rie peor, ins­ta­la­da por el par­ti­do nazi, que des­tru­yó el sen­ti­do de ser humano, de huma­ni­dad y de dig­ni­dad. Ais­ló en cam­pos de con­cen­tra­ción a los que cali­fi­co de apes­ta­dos ideo­ló­gi­cos para exter­mi­nar­los, lle­vó las con­di­cio­nes de tra­ba­jo a su peor con­di­ción crea­ti­va, eli­mi­nó de la socie­dad el espí­ri­tu colec­ti­vo y arre­ba­tó en serie la vida de millo­nes. Nada de eso pare­ce tener rela­ción con la pes­te de hoy, pero en muchas dis­cur­sos se repi­ten cole­ta­zos del holo­caus­to vito­rea­do por fas­cis­tas y dise­ña­do con una inigua­la­ble mal­dad pues­ta a prue­ba.

Des­pués del con­ta­gio, nada será igual, como había ocu­rri­do con la pes­te negra que cam­bio las per­cep­cio­nes de la vida y las mane­ras de orga­ni­zar al mun­do medie­val en el siglo XIV. El mun­do hace 100 años empe­zó a ser mas rápi­do y hace 75 las cosas toma­ron aún mayor velo­ci­dad, en una ima­gen pasar de la loco­mo­to­ra a la for­mu­la uno. Los fenó­me­nos se glo­ba­li­za­ron y lo que pasa en un lugar reper­cu­te en otro. Los due­ños del capi­tal, des­pués de la pes­te o la gue­rra, siem­pre se han pro­pues­to recu­pe­rar rápi­da­men­te lo per­di­do, así amplia­ron los limi­tes del des­po­jo con la con­quis­ta de otras gala­xias, del espa­cio, del fon­do del mar y del cere­bro humano para cam­biar­le su rum­bo. Todo eso ocu­rrió des­pués de la gue­rra y la pes­te de hace 100 años. El holo­caus­to hace 75 años, se selló con nue­vos blo­ques eco­nó­mi­cos aso­cia­dos a sis­te­mas polí­ti­cos que rein­ven­ta­ron la gue­rra para dos, pero libra­da en otros terri­to­rios y en el últi­mo cuar­to de siglo entre bila­te­ra­lis­mo y mul­ti­la­te­ra­lis­mo el mun­do que­dó a mer­ced de tras­na­cio­na­les que hacen girar sobre su órbi­ta a esta­dos débi­les, que deci­den quien pue­de vivir y quien debe morir.

Hoy la pes­te arti­cu­la una acu­mu­la­ción de peque­ñas varia­cio­nes y seña­la el tran­si­to hacia nue­vas for­mas orga­ni­za­ti­vas socia­les, eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les. Turis­mo, ofi­cios, pro­fe­sio­nes, modos de edu­car y de apren­der, no que­da­rán a sal­vo, sal­drán afec­ta­dos, se per­de­rán millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, que pare­cían esta­bles, ina­mo­vi­bles, eco­no­mías sin rum­bo, como el virus, bus­ca­rán don­de posar­se, y habrá vidas sanas serán lisia­das. Las igle­sias cerra­ron puer­tas, la fe cam­bia, se ora sin altar, a lo lejos se divi­san cru­ce­ros ais­la­dos en mitad de la mar, aero­puer­tos sella­dos, esta­dos de sitio sin levan­ta­mien­tos arma­dos, into­le­ran­cias sin des­tino fijo, psi­quis rotas.

Des­pués de la pes­te la huma­ni­dad que­da­rá ago­ta­da, lis­ta a reco­men­zar de otra mane­ra, oja­la con mas sen­ti­do colec­ti­vo que egoís­mo, indi­vi­dua­li­za­ción y vio­len­cias. La tem­pes­tad de llu­vias y malas cose­chas pro­du­jo las ham­bru­nas del siglo XIV y des­pués vinie­ron gue­rras sin tre­gua, ham­bru­nas y nue­va pes­te, que conec­tó al siglo XX y aho­ra reapa­re­ce en siglo XXI y de la que ape­nas se sabe que existe.Cuando cese el ago­ta­mien­to, si es que hay tiem­po para el descanso,vendrán muta­cio­nes socia­les des­ata­das por la pes­te. Siem­pre des­pués del con­ta­gio han flo­re­ci­do levan­ta­mien­tos, gran­des movi­li­za­cio­nes, las ha habi­do de cam­pe­si­nos, obre­ros, rebe­lio­nes con­tra el orden judi­cial y finan­cie­ro, ata­ques a la pro­pie­dad y a la opu­len­cia. Y el orden natu­ral pare­ce apro­ve­char para recor­dar cosas y remo­ver la memo­ria, el dar­wi­nis­mo social anun­cia ani­ma­les de sel­va que regre­san a pasear­se en las ciu­da­des soli­ta­rias y mori­bun­das, ais­la­das por la pes­te y a gen­tes de ciu­dad que­rien­do regre­sar a la sel­va, huir para escon­der su debi­li­dad y has­tió o sim­ple­men­te bus­can­do sobre­vi­vir al con­ta­gio de incóg­ni­tos, entre sole­dad y silen­cio. Sea lo que sea es tiem­po de pru­den­cia, pacien­cia, inte­li­gen­cia, soli­da­ri­dad y espe­ran­za, esta bata­lla con­tra el virus se gana.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *