Bra­sil. Fre­nan la cam­pa­ña con­tra el ais­la­mien­to

El minis­tro de Salud anun­ció medi­das a con­tra­mano de lo que pre­go­na Bol­so­na­ro

Por Eric Nepo­mu­ceno, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 mar­zo 2020

La Jus­ti­cia deter­mi­nó la inme­dia­ta sus­pen­sión de la cam­pa­ña publi­ci­ta­ria crea­da por el gobierno inci­tan­do los bra­si­le­ños salir de casa bajo el slo­gan “Bra­sil no pue­de parar”.

Foto Luiz Hen­ri­que Man­det­ta, minis­tro de Salud de Bol­so­na­ro. 



Alre­de­dor de las seis de la tar­de de ayer, se divul­gó el nue­vo núme­ro de víc­ti­mas del coro­na­vi­rus en Bra­sil: 114 muer­tos y 3.904 con­ta­mi­na­dos. El total de con­ta­mi­na­dos expe­ri­men­tó un brin­co en 24 horas, y solo ayer fue­ron 20 muer­tos. Casi uno a cada hora.

Por la maña­na, la Jus­ti­cia había deter­mi­na­do la
inme­dia­ta sus­pen­sión de la cam­pa­ña publi­ci­ta­ria crea­da por el gobierno
inci­tan­do los bra­si­le­ños salir de casa. Bajo el slo­gan “Bra­sil no pue­de
parar”,
algu­nas pie­zas cir­cu­la­ron por redes socia­les y se eva­lua­ba la posi­bi­li­dad de lle­var­las a las emi­so­ras de tele­vi­sión.

La reac­ción del gobierno fue negar que la cam­pa­ña fue­se de su auto­ría o
res­pon­sa­bi­li­dad. Otra agre­sión más del des­pa­cho pre­si­den­cial a la
ver­dad: no solo fue lle­va­da a la pági­na ofi­cial de la Secre­ta­ría de
Comu­ni­ca­ción Social de la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, tam­bién fue
inten­sa­men­te trans­mi­ti­da por las redes socia­les del ultra­de­re­chis­ta
pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro y de sus tres hijos que actúan en la polí­ti­ca e
inte­gran el lla­ma­do “gabi­ne­te del odio” ins­ta­la­do en el pala­cio
pre­si­den­cial.

Por la tar­de, una sor­pre­sa: el un lar­go pro­nun­cia­mien­to a la pren­sa, el minis­tro de Salud, Luiz Hen­ri­que Man­det­ta,
médi­co orto­pe­dis­ta, refir­mó un docu­men­to que había cir­cu­la­do,
pro­po­nien­do una acción con­jun­ta con las secre­ta­rías pro­vin­cia­les del
sec­tor.

Esa acción pre­vé, entre otros pun­tos, sus­pen­sión total de
cla­ses en escue­las y uni­ver­si­da­des has­ta fines de abril y la
deter­mi­na­ción de “ais­la­mien­to social”, es decir, cua­ren­te­na, para los
mayo­res de sesen­ta años. Deter­mi­na, ade­más, adop­tar medi­das rigu­ro­sas
para impe­dir aglo­me­ra­cio­nes en espa­cios abier­tos y mani­fes­ta­cio­nes
con­tra­rias a las medi­das adop­ta­das por el sis­te­ma de salud.

La idea de Man­det­ta es lograr una acción armo­nio­sa en todo Bra­sil.
Cines, tea­tros, casas de espec­tácu­los y tem­plos debe­rán per­ma­ne­cer
cerra­dos al menos has­ta mayo. Bares y res­tau­ran­tes podrán fun­cio­nar,
pero a la mitad de su capa­ci­dad ins­ta­la­da. Sec­to­res del comer­cio, que
toda­vía no fue­ron defi­ni­dos, podrán fun­cio­nar, pero tam­bién a la mitad
de su capa­ci­dad.

Todo eso va en con­tra de lo que quie­re Jair Bol­so­na­ro. Y
en otro lan­ce a con­tra­co­rrien­te del pre­si­den­te, su minis­tro de Salud
advir­tió que no hay nin­gu­na medi­ci­na com­pro­ba­da de com­ba­te al
coro­na­vi­rus. Dijo que hay estu­dios en Bra­sil y un sin­fín de paí­ses, que
ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas y el mis­mo minis­te­rio de Salud están en
con­tac­to per­ma­nen­te, pero no hay com­pro­ba­ción abso­lu­ta de que una de las
medi­ci­nas más pro­pa­ga­das por Bol­so­na­ro como sali­da para la cri­sis, la
clo­ro­qui­na, sea total­men­te efi­caz.

La ver­dad es que, en su
pro­nun­cia­mien­to, Man­det­ta des­min­tió todo lo que dice el pre­si­den­te
ultra­de­re­chis­ta. Afir­mó, por ejem­plo, que no hay com­pa­ra­ción entre el
Covid-19 y la gri­pe H1n1, de la que los jóve­nes tam­bién son víc­ti­mas
(casi la mitad de los con­ta­mi­na­dos bra­si­le­ños tie­nen menos de 40 años),
aun­que de mane­ra menos gra­ve, pero son trans­mi­so­res poten­cia­les por no
pre­sen­tar los sín­to­mas.

Para no ser abso­lu­ta­men­te diso­nan­te con
Bol­so­na­ro, en todo caso, Man­det­ta se rehu­só a uti­li­zar el tér­mino
cua­ren­te­na, ase­gu­ró que ape­nas una peque­ña par­ce­la de las víc­ti­mas
fata­les murie­ron por el coro­na­vi­rus, y que casi todas por enfer­me­da­des
ante­rio­res (olvi­dán­do­se, cla­ro, de men­cio­nar que el virus debi­li­ta el
orga­nis­mo al extre­mo, con­tri­bu­yen­do al dece­so del pacien­te), y
des­po­tri­có vio­len­ta­men­te con­tra los medios de comu­ni­ca­ción.

Tam­bién resal­tó, en la par­te final del pro­nun­cia­mien­to, que su
equi­po está tra­ba­jan­do inten­sa­men­te jun­to al minis­te­rio de Eco­no­mía. Y
al reite­rar enfá­ti­ca­men­te ese tra­ba­jo con­jun­to, crí­ti­có dura­men­te a una
medi­da defen­di­da por la mayo­ría de los gober­na­do­res pro­vin­cia­les del
país: dijo que el ais­la­mien­to total, tal como fue orde­na­do por ejem­plo
en San Pablo y Rio de Janei­ro, pro­vo­ca­ría un “desas­tre total” en el
país. Ade­más, defen­dió que se dis­cu­ta en con­jun­to con el equi­po
eco­nó­mi­co medi­das de res­tric­cio­nes que no sig­ni­fi­quen el sofo­ca­mien­to
nacio­nal abso­lu­to.

La inde­pen­den­cia con que el minis­tro de
Salud se pro­nun­ció con rela­ción a la pos­tu­ra de Bol­so­na­ro sor­pren­dió a
ana­lis­tas polí­ti­cos, dipu­tados, sena­do­res y gober­na­do­res.
Ha sido,
en todo caso, el resul­ta­do de una lar­ga reu­nión entre el pre­si­den­te y
varios de sus minis­tros, que una vez más le reco­men­da­ron enfá­ti­ca­men­te
un cam­bio de tono en su acti­tud, bien como en la de sus tres hijos.

Al
comien­zo de la noche se con­fir­mó que el pro­nun­cia­mien­to de Bol­so­na­ro
pre­vis­to para maña­na por una red nacio­nal de radio y tele­vi­sión fue
can­ce­la­do. Como una de las carac­te­rís­ti­cas más fuer­tes del pre­si­den­te ultra­de­re­chis­ta es pre­ci­sa­men­te su impre­vi­si­bi­li­dad, está por ver­se si la can­ce­la­ción es real. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *