Bra­sil. Fre­nan la cam­pa­ña con­tra el aislamiento

El minis­tro de Salud anun­ció medi­das a con­tra­mano de lo que pre­go­na Bolsonaro

Por Eric Nepo­mu­ceno, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 mar­zo 2020

La Jus­ti­cia deter­mi­nó la inme­dia­ta sus­pen­sión de la cam­pa­ña publi­ci­ta­ria crea­da por el gobierno inci­tan­do los bra­si­le­ños salir de casa bajo el slo­gan “Bra­sil no pue­de parar”.

Foto Luiz Hen­ri­que Man­det­ta, minis­tro de Salud de Bolsonaro. 



Alre­de­dor de las seis de la tar­de de ayer, se divul­gó el nue­vo núme­ro de víc­ti­mas del coro­na­vi­rus en Bra­sil: 114 muer­tos y 3.904 con­ta­mi­na­dos. El total de con­ta­mi­na­dos expe­ri­men­tó un brin­co en 24 horas, y solo ayer fue­ron 20 muer­tos. Casi uno a cada hora.

Por la maña­na, la Jus­ti­cia había deter­mi­na­do la
inme­dia­ta sus­pen­sión de la cam­pa­ña publi­ci­ta­ria crea­da por el gobierno
inci­tan­do los bra­si­le­ños salir de casa. Bajo el slo­gan “Bra­sil no puede
parar”,
algu­nas pie­zas cir­cu­la­ron por redes socia­les y se eva­lua­ba la posi­bi­li­dad de lle­var­las a las emi­so­ras de televisión. 

La reac­ción del gobierno fue negar que la cam­pa­ña fue­se de su auto­ría o
res­pon­sa­bi­li­dad. Otra agre­sión más del des­pa­cho pre­si­den­cial a la
ver­dad: no solo fue lle­va­da a la pági­na ofi­cial de la Secre­ta­ría de
Comu­ni­ca­ción Social de la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, tam­bién fue
inten­sa­men­te trans­mi­ti­da por las redes socia­les del ultraderechista
pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro y de sus tres hijos que actúan en la polí­ti­ca e
inte­gran el lla­ma­do “gabi­ne­te del odio” ins­ta­la­do en el palacio
presidencial.

Por la tar­de, una sor­pre­sa: el un lar­go pro­nun­cia­mien­to a la pren­sa, el minis­tro de Salud, Luiz Hen­ri­que Man­det­ta,
médi­co orto­pe­dis­ta, refir­mó un docu­men­to que había circulado,
pro­po­nien­do una acción con­jun­ta con las secre­ta­rías pro­vin­cia­les del
sector. 

Esa acción pre­vé, entre otros pun­tos, sus­pen­sión total de
cla­ses en escue­las y uni­ver­si­da­des has­ta fines de abril y la
deter­mi­na­ción de “ais­la­mien­to social”, es decir, cua­ren­te­na, para los
mayo­res de sesen­ta años. Deter­mi­na, ade­más, adop­tar medi­das rigurosas
para impe­dir aglo­me­ra­cio­nes en espa­cios abier­tos y manifestaciones
con­tra­rias a las medi­das adop­ta­das por el sis­te­ma de salud.

La idea de Man­det­ta es lograr una acción armo­nio­sa en todo Brasil.
Cines, tea­tros, casas de espec­tácu­los y tem­plos debe­rán permanecer
cerra­dos al menos has­ta mayo. Bares y res­tau­ran­tes podrán funcionar,
pero a la mitad de su capa­ci­dad ins­ta­la­da. Sec­to­res del comer­cio, que
toda­vía no fue­ron defi­ni­dos, podrán fun­cio­nar, pero tam­bién a la mitad
de su capacidad. 

Todo eso va en con­tra de lo que quie­re Jair Bol­so­na­ro. Y
en otro lan­ce a con­tra­co­rrien­te del pre­si­den­te, su minis­tro de Salud
advir­tió que no hay nin­gu­na medi­ci­na com­pro­ba­da de com­ba­te al
coro­na­vi­rus. Dijo que hay estu­dios en Bra­sil y un sin­fín de paí­ses, que
ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas y el mis­mo minis­te­rio de Salud están en
con­tac­to per­ma­nen­te, pero no hay com­pro­ba­ción abso­lu­ta de que una de las
medi­ci­nas más pro­pa­ga­das por Bol­so­na­ro como sali­da para la cri­sis, la
clo­ro­qui­na, sea total­men­te eficaz.

La ver­dad es que, en su
pro­nun­cia­mien­to, Man­det­ta des­min­tió todo lo que dice el presidente
ultra­de­re­chis­ta. Afir­mó, por ejem­plo, que no hay com­pa­ra­ción entre el
Covid-19 y la gri­pe H1n1, de la que los jóve­nes tam­bién son víctimas
(casi la mitad de los con­ta­mi­na­dos bra­si­le­ños tie­nen menos de 40 años),
aun­que de mane­ra menos gra­ve, pero son trans­mi­so­res poten­cia­les por no
pre­sen­tar los síntomas.

Para no ser abso­lu­ta­men­te diso­nan­te con
Bol­so­na­ro, en todo caso, Man­det­ta se rehu­só a uti­li­zar el término
cua­ren­te­na, ase­gu­ró que ape­nas una peque­ña par­ce­la de las víctimas
fata­les murie­ron por el coro­na­vi­rus, y que casi todas por enfermedades
ante­rio­res (olvi­dán­do­se, cla­ro, de men­cio­nar que el virus debi­li­ta el
orga­nis­mo al extre­mo, con­tri­bu­yen­do al dece­so del pacien­te), y
des­po­tri­có vio­len­ta­men­te con­tra los medios de comunicación. 

Tam­bién resal­tó, en la par­te final del pro­nun­cia­mien­to, que su
equi­po está tra­ba­jan­do inten­sa­men­te jun­to al minis­te­rio de Eco­no­mía. Y
al reite­rar enfá­ti­ca­men­te ese tra­ba­jo con­jun­to, crí­ti­có dura­men­te a una
medi­da defen­di­da por la mayo­ría de los gober­na­do­res pro­vin­cia­les del
país: dijo que el ais­la­mien­to total, tal como fue orde­na­do por ejemplo
en San Pablo y Rio de Janei­ro, pro­vo­ca­ría un “desas­tre total” en el
país. Ade­más, defen­dió que se dis­cu­ta en con­jun­to con el equipo
eco­nó­mi­co medi­das de res­tric­cio­nes que no sig­ni­fi­quen el sofocamiento
nacio­nal absoluto.

La inde­pen­den­cia con que el minis­tro de
Salud se pro­nun­ció con rela­ción a la pos­tu­ra de Bol­so­na­ro sor­pren­dió a
ana­lis­tas polí­ti­cos, dipu­tados, sena­do­res y gober­na­do­res.
Ha sido,
en todo caso, el resul­ta­do de una lar­ga reu­nión entre el pre­si­den­te y
varios de sus minis­tros, que una vez más le reco­men­da­ron enfáticamente
un cam­bio de tono en su acti­tud, bien como en la de sus tres hijos.

Al
comien­zo de la noche se con­fir­mó que el pro­nun­cia­mien­to de Bolsonaro
pre­vis­to para maña­na por una red nacio­nal de radio y tele­vi­sión fue
can­ce­la­do. Como una de las carac­te­rís­ti­cas más fuer­tes del pre­si­den­te ultra­de­re­chis­ta es pre­ci­sa­men­te su impre­vi­si­bi­li­dad, está por ver­se si la can­ce­la­ción es real. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.