Boli­via en tiem­pos de Pan­de­mia

Por Luis Rome­ro Wama­ni, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de mar­zo de 2020.-

En estos tiem­pos, de coro­na virus, es con­ve­nien­te hablar sobre algo que preo­cu­pa a la ciu­da­da­nía del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, en lo social y polí­ti­co. Es muy preo­cu­pan­te que el gobierno de fac­to deno­mi­na­do de tran­si­ción ha gene­ra­do con­fu­sión entre las polí­ti­cas públi­cas de salud y la polí­ti­ca par­ti­da­ria, es decir la pos­tu­la­ción a la pre­si­den­cia de Añez. Por ello tene­mos la inmen­sa nece­si­dad de repen­sar sobre cómo se lle­van a cabo las polí­ti­cas públi­cas (como es en estos momen­tos es la salud) y la polí­ti­ca par­ti­da­ria (cam­pa­ña elec­to­ral de cara a recu­pe­rar la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del poder eje­cu­ti­vo). Si el obje­to es paci­fi­car, había que encon­trar el diá­lo­go entre todos los sec­to­res de la socie­dad, pero esta­mos muy lejos de dicho obje­ti­vo, todo lo con­tra­rio: la grie­ta y la frag­men­ta­ción son mayo­res.

En lo polí­ti­co, ya sabe­mos cómo está lleno de des­en­cuen­tros y lejos de la paci­fi­ca­ción, con la pre­sen­ta­ción de la can­di­da­tu­ra del actual régi­men. Se con­tri­bu­yó con leña, por no decir que se echó naf­ta al fue­go; con ello se pro­fun­di­za la grie­ta, el odio y la estig­ma­ti­za­ción a un sec­tor polí­ti­co que hoy está en la opo­si­ción. Pero aho­ra, en tiem­pos de coro­na­vi­rus, eso es lo menos impor­tan­te, como ya lo seña­ló el ex pre­si­den­te y tam­bién el actual can­di­da­to de la opción (MAS IPSP). El gran pro­ble­ma es que se está poli­ti­zan­do un pro­ble­ma de salud públi­ca.

En lo social: Es impor­tan­te seña­lar dis­tin­tos aspec­tos que hacen a la vida social de un país en con­tex­to de la cua­ren­te­na. En este sen­ti­do es fun­da­men­tal hacer refe­ren­cia al área de salud como par­te fun­da­men­tal para sope­sar la pan­de­mia, es impor­tan­te echar cla­ri­dad a las polí­ti­cas de Esta­do. Por eso, es impor­tan­te men­cio­nar el decre­to de nece­si­dad y urgen­cia que decla­ra la cua­ren­te­na total con cie­rre de fron­te­ras para dis­mi­nuir la cur­va de la infec­ción de este virus. El gran pro­ble­ma con el que nos tro­pe­za­mos es la incon­sis­ten­cia de todo aque­llo que hace al acom­pa­ña­mien­to del decre­to; nos encon­tra­mos con anun­cios súper impor­tan­tes que van detrás de los pro­ble­mas, no se están acom­pa­ñan­do y menos anti­ci­pan­do a los acon­te­ci­mien­tos.

En cuan­to al cum­pli­mien­to del decre­to, se ape­la a la mili­ta­ri­za­ción y a una enor­me pre­sen­cia de la poli­cía en las calles, este ele­men­to esta pre­ce­di­do por un dis­cur­so de odio, de estig­ma­ti­za­ción y la ame­na­za a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de la socie­dad. Y tal pare­ce como dicen algu­nos ana­lis­tas, esta es una cua­ren­te­na de cue­llo blan­co; ya que pare­ce que quie­nes sólo están en posi­bi­li­da­des de cum­plir­la, es el sec­tor con cier­ta hol­gu­ra y esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. En cam­bio para el sec­tor que tie­ne una con­di­ción de pre­ca­rie­dad, de vul­ne­ra­bi­li­dad para lle­var ade­lan­te dicha cua­ren­te­na, la mone­da corrien­te es la ame­na­za y la cri­mi­na­li­za­ción. Los que viven al día, por el encie­rro, van con­su­mien­do su peque­ño capi­tal de tra­ba­jo y así que­dán­do­se sin recur­sos. Si bien fren­te a este hecho se decla­ra la entre­ga de una canas­ta con ali­men­tos para este sec­tor, una vez más no se dice cómo será la mecá­ni­ca para hacer lle­gar dicha canas­ta. Mien­tras tan­to pasa el tiem­po y se incre­men­ta la des­es­pe­ran­za, el temor y la incer­ti­dum­bre. La des­es­pe­ran­za ya esta reca­lan­do en este sec­tor, que por cier­to es mayo­ri­ta­rio.

Los anun­cios sue­nan impor­tan­tes y rim­bom­ban­tes, como el Bono fami­liar de Bs. 500 por hijo para los que están en las escue­las públi­cas, pero no se dice nada sobre aquel otro sec­tor que no tie­ne hijos, no se dice como se apli­ca­rá, ni quien será la auto­ri­dad de apli­ca­ción. Se supo­ne que es el Minis­te­rio de Edu­ca­ción, pero no se expli­ca con cla­ri­dad quie­nes serán los inter­me­dia­rios y cuál será el meca­nis­mo por el que se lle­ga­rá con esa pro­me­sa. Lo jus­to es decir que hay algu­nas medi­das de las que se anun­cian que son impor­tan­tes, pero vol­ve­mos a recal­car, que no tie­nen la con­sis­ten­cia ni los meca­nis­mos de apli­ca­ción, lo cual cae en un vacio. Debi­do a estas incon­sis­ten­cias ya hay mani­fes­ta­cio­nes y resis­ten­cias a cum­plir la cua­ren­te­na, y esto no es por des­co­no­ci­mien­to ni por­que no se quie­re cum­plir con la nor­ma, sino que real­men­te no está lle­gan­do la ayu­da, ya se que­da­ron sin recur­sos y si tie­nen un infec­ta­do no hay mane­ra de ais­lar­lo, por vivir en con­di­cio­nes de haci­na­mien­to. Fren­te a esto, una vez más, lo que se pro­mue­ve des­de el gobierno es la estig­ma­ti­za­ción y el odio de este sec­tor de la socie­dad.

En cuan­to a cómo se está abor­dan­do la pan­de­mia, es impor­tan­te indi­car que apa­re­cen los spots, seña­lan­do que se tie­nen que lavar las manos con agua y jabón y uti­li­zar el alcohol en gel, pero nada se dice cómo hará un frag­men­to de esta socie­dad que no cuen­ta con agua domi­ci­lia­ria y lamen­ta­ble­men­te tie­nen que reco­rrer cier­ta dis­tan­cia para pro­veer­se de dicho ele­men­to vital. El minis­te­rio de Salud en sus con­fe­ren­cias de pren­sa, se limi­ta a seña­lar el núme­ro de los infec­ta­dos, los sos­pe­cha­dos, muer­tos y los que se die­ron de alta; todo un rela­to alre­de­dor de estos datos. Lo que es reite­ra­ti­vo y abun­dan­te es la ame­na­za, pero nada se dice de las medi­das espe­ci­fi­cas con res­pec­to a la salud; con cuan­tos res­pi­ra­do­res se cuen­tan, ni cómo están los recur­sos del per­so­nal sani­ta­rio, ni siquie­ra hablar de los insu­mos de bio­sa­lud, que son míni­mos, por no decir que no exis­ten. Lo que sí se sabe es que el per­so­nal de salud está tra­ba­jan­do en con­di­cio­nes de pre­ca­rie­dad y de enor­me vul­ne­ra­bi­li­dad. Si la cur­va de infec­ción ascien­de, este sec­tor está en un ver­da­de­ro ries­go y de hecho, extra ofi­cial­men­te, ya se sabe que hay médi­cos y enfer­me­ras infec­ta­dos y en cua­ren­te­na.

En este con­tex­to nada se dice sobre lo que le pasa a un Minis­tro muy visi­ble y de enor­me pro­ta­go­nis­mo del poder eje­cu­ti­vo en tran­si­ción, como es el Minis­tro de Gobierno, Artu­ro Muri­llo. Las últi­mas veces que se le vio fue por­tan­do un bar­bi­jo y sor­pre­si­va­men­te ha des­apa­re­ci­do de la esce­na polí­ti­ca, en par­ti­cu­lar de la TV, extra ofi­cial­men­te se dice que podría estar infec­ta­do por el coro­na­vi­rus. De con­fir­mar­se esto, es gra­ve, ya que podría haber infec­ta­do a muchos, por­que en sus últi­mas apa­ri­cio­nes tele­vi­si­vas estu­vo reco­rrien­do dis­tin­tos depar­ta­men­tos del país, y esto hecho sería muy gra­ve. Las últi­mas apa­ri­cio­nes son vía audio, entre­vis­tas radia­les, pero no así visual­men­te, que­da plan­tea­da la inte­rro­gan­te.

Den­tro de este pano­ra­ma, como
para ir cerran­do, se pue­de decir, que lamen­ta­ble­men­te el pano­ra­ma en cuan­to a
la pan­de­mia, es incier­ta, por­que se ha poli­ti­za­do y esto tie­ne que ver direc­ta­men­te
con la cam­pa­ña polí­ti­ca. Y si bien la fecha elec­to­ral es dudo­sa por obvias
razo­nes, la pre­si­den­ta de tran­si­ción, la can­di­da­ta, aun­que sola­pa­da­men­te, sigue
con la cam­pa­ña polí­ti­ca de cara a las futu­ras elec­cio­nes y de ahí la fal­ta de
cre­di­bi­li­dad. La pan­de­mia se ha infec­ta­do por la cam­pa­ña polí­ti­ca.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *