Amé­ri­ca Lati­na. Covid-19: El des­man­te­la­mien­to de la salud públi­ca, y las per­so­nas más vul­ne­ra­bles

Álva­ro Ver­zi Ran­gel /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​29 de mar­zo de 2020

En Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be afron­ta­mos la cri­sis del sis­te­ma, don­de las pro­pues­tas para enfren­tar la pan­de­mia no sig­ni­fi­can lo mis­mo para unos que para otros: ampli­fi­can las dife­ren­cias, con­tri­bu­yen a la mar­gi­na­li­dad y la vul­ne­ra­bi­li­dad y des­nu­dan el cos­to del des­man­te­la­mien­to neo­li­be­ral de la salud públi­ca.

El sen­ci­llo men­sa­je Lavar­se las manos fre­cuen­te­men­te es para muchas fami­lias más que con­se­jo, una ilu­sión o bur­la, en una región don­de el 40% de hoga­res care­ce de acce­so a agua pota­ble en sus casas.

¿Alguien se pre­gun­tó cómo sufren el Qué­da­te en casa aque­llas fami­lias que habi­tan en haci­na­mien­to de pocos metros cua­dra­dos, don­de viven, duer­men, coci­nan? Estas pala­bras como cua­ren­te­na, con­fi­na­mien­to, ais­la­mien­to, care­cen de sen­ti­do para quie­nes encuen­tran en la calle, en la vere­da de sus pobla­cio­nes mar­gi­na­les, la úni­ca posi­bi­li­dad de sobre­vi­vir.

Solo una par­te de la pobla­ción tie­ne idea de lo que real­men­te pasa. La infor­ma­ción no lle­ga a mucha gen­te, sobre todo a la pobla­ción pobre. Los medios hege­mó­ni­cos están más intere­sa­dos en el impac­to bur­sá­til que en el impac­to social de la pan­de­mia.

Algu­nos rela­tos perio­dís­ti­cos sobre la enfer­me­dad y su difu­sión, fun­da­men­tal­men­te en redes socia­les y otras pla­ta­for­mas, se han trans­for­ma­do en armas fun­cio­na­les a la bata­lla que Esta­dos Uni­dos ha lan­za­do para no per­der su hege­mo­nía eco­nó­mi­ca.

Sin embar­go, este fenó­meno, el de las noti­cias fal­sas ins­pi­ra­das en las usi­nas del gran capi­tal que mane­ja los medios hege­mó­ni­cos y las redes socia­les, no es un hecho ais­la­do, tam­po­co nue­vo. Hoy es el coro­na­vi­rus, maña­na será otro el tema a mani­pu­lar. En la gue­rra eco­nó­mi­ca, la bata­lla ideo­ló­gi­ca-cul­tu­ral es estra­té­gi­ca.

La expan­sión de la pan­de­mia es una ame­na­za real, con posi­bles con­se­cuen­cias desas­tro­sas sobre la salud de la pobla­ción en vul­ne­ra­bi­li­dad. En la actua­li­dad, alre­de­dor de 190 millo­nes de lati­no­ame­ri­ca­nos viven en situa­ción de pobre­za y 65 millo­nes en situa­ción de pobre­za extre­ma.

La eco­no­mía en nues­tros paí­ses se va a para­li­zar, el mun­do entra­rá en rece­sión. El virus cir­cu­la en el movi­mien­to del capi­tal y dete­ner el virus sig­ni­fi­ca dete­ner el capi­tal. Y se nece­si­ta deci­sión polí­ti­ca para hacer­lo. Difí­cil­men­te lo pue­da hacer un país ais­la­da­men­te. Aho­ra se pue­de enten­der mejor los esfuer­zos de Washing­ton por sepul­tar los orga­nis­mos de inte­gra­ción de la región, como Mer­co­sur, Una­sur, Celac.

Hay y habrá ten­sio­nes socia­les sobre quie­nes pagan la fac­tu­ra de la cri­sis eco­nó­mi­ca, y lo que se debe evi­tar es que esta situa­ción recai­ga sobre los tra­ba­ja­do­res y esta vez la paguen los due­ños de los ban­cos y de la deu­da exter­na.

En toda la región, hay más de cin­co millo­nes de niños con des­nu­tri­ción cró­ni­ca, y la mayor par­te tam­bién viven en zonas rura­les. En Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Méxi­co, Nica­ra­gua, Pana­má y Perú, más de las mitad de los peque­ños que viven en el cam­po no come lo sufi­cien­te.

Y enton­ces, uno se pre­gun­ta –por ejem­plo- por­qué hay ham­bre en Argen­ti­na si el país pro­du­ce comi­da para 440 millo­nes de per­so­nas, diez veces su pobla­ción.

Muchos gobier­nos de la región han adop­ta­do la cua­ren­te­na y la res­tric­ción par­cial de movi­li­dad, que obvia­men­te no tie­ne en cuen­ta la nece­si­dad de salir de los tra­ba­ja­do­res for­za­dos por los empre­sa­rios y el tra­ba­jo infor­mal.

En varios paí­ses ya han pues­to en mar­cha medi­das como mora­to­ria de pago de alqui­le­res, luz, agua y tele­fo­nía; bonos o ren­tas soli­da­rias duran­te el tiem­po que dure la cri­sis para per­so­nas afec­ta­das o para toda la pobla­ción en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, apo­yo a peque­ñas empre­sas y eco­no­mía infor­mal y a la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de peque­ños cam­pe­si­nos, para que sigan garan­ti­zan­do la ali­men­ta­ción.

La salud no es públi­ca

La des­igual­dad y los altos cos­tos de ser­vi­cios médi­cos, son de los mayo­res pro­ble­mas de Amé­ri­ca Lati­na con res­pec­to a la salud, ade­más de la poca inver­sión guber­na­men­tal que no supera el 6 por cien­to del ingre­so de las nacio­nes, tal como lo esta­ble­ce la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS).

El pro­ble­ma gra­ve que tene­mos en casi toda la región, ade­más de la des­igual­dad social, es un sis­te­ma de salud raquí­ti­co y muy pri­va­ti­za­do. Es el Esta­do el que hoy debe inter­ve­nir y admi­nis­trar toda la red hos­pi­ta­la­ria, inclui­da la pri­va­da, y con­tra­tar direc­ta y abre­via­da­men­te la ade­cua­ción para la epi­de­mia en todo hos­pi­tal o clí­ni­ca aban­do­na­do o cerra­do.

Ante la pan­de­mia y pese a las pri­va­ti­za­cio­nes, hoy es el Esta­do quien debe hacer com­pras masi­vas de equi­pos médi­cos, camas de cui­da­dos inten­si­vos, apa­ra­tos de ayu­da res­pi­ra­to­ria, medi­ci­nas como la clo­ro­qui­na y el inter­fe­rón, que se hace en Cuba. Debe usar hote­les para aten­der enfer­mos y sepa­rar­los de los demás.

La Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud (OPS) advier­te que el 30 por cien­to de la pobla­ción en Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be no tie­ne acce­so a la salud públi­ca gra­tui­ta y sólo cua­tro paí­ses de la región –Cuba (invier­te más del 28 por cien­to de sus ingre­sos en asis­ten­cia médi­ca social), Cos­ta Rica, Uru­guay y Pana­má- cum­plían un lus­tro atrás con los están­da­res de inver­sión esta­ble­ci­dos por el orga­nis­mo.

Las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas, la poca inver­sión de algu­nos gobier­nos en mate­ria de vacu­na­ción y pre­ven­ción de enfer­me­da­des impi­den que per­so­nas empo­bre­ci­das reci­ban aten­ción médi­ca, por su alto cos­to. Ade­más, per­sis­ten impe­di­men­tos demo­grá­fi­cos para los tras­la­dos en zonas rura­les o de difí­cil acce­so, así como la ausen­cia de cen­tros de salud rura­les equi­pa­dos para per­so­nas de esca­sos recur­sos.

Para la OPS, la salud públi­ca inclu­ye sis­te­mas de salud públi­cos (hos­pi­ta­les y con­sul­to­rios rura­les), vacu­na­ción, cober­tu­ra en mater­ni­dad, sis­te­ma de pre­ven­ción con­trol y tra­ta­mien­to de enfer­me­da­des (como el VIH y cán­cer), dota­ción de equi­pos médi­cos de alta tec­no­lo­gía, desa­rro­llar la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca sobre los avan­ces en medi­ci­na.

Del 50 por cien­to de las muer­tes por mater­ni­dad en Lati­noa­mé­ri­ca, más del 20 por cien­to son repor­ta­das en regio­nes rura­les de menor desa­rro­llo. El bajo índi­ce de inver­sión en salu­bri­dad pre­va­le­ce en la mayo­ría de las nacio­nes, entre las que des­ta­can Hon­du­ras, Argen­ti­na y Hai­tí.

  • La pan­de­mia trae algu­nas refle­xio­nes:
  1. La ola neo­li­be­ral dise­ña­da en Esta­dos Uni­dos y pues­ta en mar­cha en nues­tra región por gobier­nos neo­li­be­ra­les (tan­to de fuer­za como elec­tos) ha des­man­te­la­do los sis­te­mas de salud públi­cos, en pro­ve­cho de las ganan­cias del sec­tor pri­va­do.
  2. Siguien­do el nega­cio­nis­mo que inten­ta­ra el gobierno de Esta­dos Uni­dos, varios paí­ses de la región, con gobier­nos neo­li­be­ra­les, han demo­ra­do la pues­ta en mar­cha de medi­das de ais­la­mien­to, con­de­nan­do a un even­tual geno­ci­dio. Es el caso de Bra­sil, de Uru­guay, de Chi­le, de Colom­bia, don­de la ciu­da­da­nía pide urgen­tes medi­das con­tra el virus ‑con cace­ro­la­zos en las noches- son los movi­mien­tos sin­di­ca­les y socia­les quie­nes salen en auxi­lio de la pobla­ción más nece­si­ta­da.
  3. En nues­tra región se veri­fi­ca una rápi­da regre­sión del cua­dro social don­de el ham­bre se ha con­ver­ti­do en la peli­gro­sa pan­de­mia que afec­ta prin­ci­pal­men­te a los niños y la pobre­za afec­ta al 40% de la pobla­ción, lo que hace nece­sa­rio apli­car una sali­da redis­tri­bu­ti­va de la rique­za, don­de el con­trol públi­co sobre ali­men­tos, agua y ener­gía es cla­ve para tran­si­tar hoy la emer­gen­cia sani­ta­ria y lue­go con­du­cir la recu­pe­ra­ción pro­duc­ti­va.
  4. Esta situa­ción de emer­gen­cia abre tam­bién carri­les para dis­cu­tir el papel del Esta­do, que en muchos de nues­tros paí­ses se ha con­ver­ti­do en un meca­nis­mo de repro­duc­ción y amplia­ción de las ganan­cias de las gran­des empre­sas.
  5. Es hora de repen­sar la pers­pec­ti­va extrac­ti­vis­ta, pro­duc­ti­vis­ta y con­su­mis­ta cuan­do se hace nece­sa­rio sal­va­guar­dar al con­jun­to de la socie­dad, a garan­ti­zar su ali­men­ta­ción, su acce­so a recur­sos bási­cos como el agua (a la que no tie­nen acce­so un alto por­cen­ta­je de la pobla­ción) y la ener­gía, y en par­ti­cu­lar a mejo­rar y coor­di­nar el sis­te­ma de salud. Y como en todas las rela­cio­nes socia­les, las situa­cio­nes fren­te a la pan­de­mia tie­nen un ses­go de cla­se.

Cui­dar la vida pro­pia y la de los demás es el acto de soli­da­ri­dad más gran­de. El virus se derro­ta con la soli­da­ri­dad, que debe ser el prin­ci­pal valor de nues­tras socie­da­des.

* Soció­lo­go vene­zo­lano, Codi­rec­tor del Obser­va­to­rio en Comu­ni­ca­ción y Demo­cra­cia y del Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *