Perú. Orga­ni­za­cio­nes de DDHH advier­ten ries­go en pro­pues­ta de uso de armas con­tra civi­les

Por Luis F. Rodrí­guez Jimé­nez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de mar­zo de 2020

El jefe del Coman­do Con­jun­to de las Fuer­zas Arma­das, gene­ral César Astu­di­llo, seña­ló en un dia­rio local que, para garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio decre­ta­do por el Esta­do, las fuer­zas mili­ta­res usa­rán las armas “en los barrios mar­gi­na­les”.

“Hemos pues­to a patru­llar perros de gue­rra y el empleo de armas: esco­pe­tas con per­di­go­nes y balas de goma […] Y ten la segu­ri­dad de que si nues­tros sol­da­dos tie­nen que usar las armas, las van a emplear por­que la ley lo per­mi­te”, seña­ló a Perú 21.

Estas decla­ra­cio­nes lla­man la aten­ción espe­cial­men­te por­que el Decre­to Supre­mo (D.S.) N° 44 seña­la que la Poli­cía Nacio­nal del Perú (PNP) es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de velar por el orden interno en la Emer­gen­cia Nacio­nal, con apo­yo de las Fuer­zas Arma­das (FF.AA.). Es decir, las accio­nes mili­ta­res no pue­den rea­li­zar­se sin coor­di­na­ción con la Poli­cía, ins­ti­tu­ción encar­ga­da del orden civil, según con­fir­ma­ron fuen­tes del Minis­te­rio de Defen­sa a Way­ka.

El Decre­to Supre­mo N° 44 seña­la como res­pon­sa­bles del orden interno a la Poli­cía Nacio­nal con el apo­yo de las FF.AA.

Pero, ¿es posi­ble que, den­tro del esta­do de emer­gen­cia para la con­ten­ción del coro­na­vi­rus (COVID-19), las FF.AA. uti­li­cen las armas para hacer res­pe­tar las nor­mas del D.S. N° 44?

El esta­do de emer­gen­cia no legi­ti­ma el uso indis­cri­mi­na­do de armas

Way­ka con­sul­tó la vali­dez de estas decla­ra­cio­nes con Mar Pérez, repre­sen­tan­te de la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos (CNDDHH). Al res­pec­to, la abo­ga­da seña­ló que, debi­do a que la situa­ción exce­de a la Poli­cía, es nece­sa­rio que inter­ven­gan las FF.AA. aun­que esto “gene­ra muchos ries­gos” para los dere­chos huma­nos.

“[El D.S. N°44] no sus­pen­de el dere­cho a no ser tor­tu­ra­do ni el dere­cho a la inte­gri­dad per­so­nal. Lo úni­co que se está sus­pen­dien­do ahí es el dere­cho a la liber­tad de trán­si­to y la liber­tad per­so­nal de las per­so­nas que no aca­tan esta res­tric­ción”, refi­rió.

Por otro lado, Mar Pérez seña­ló que el uso de armas con­tra civi­les que no aca­ten la nor­ma no pue­de ser indis­cri­mi­na­do sino que debe ceñir­se a estric­tos prin­ci­pios de los dere­chos huma­nos.

“El prin­ci­pio más impor­tan­te es que solo se pue­de usar la fuer­za poten­cial­men­te letal cuan­do hay un ries­go gra­ve e inmi­nen­te para la vida. Solo se pue­de matar a otra per­so­na para sal­var una vida que está en ries­go. Esto exclu­ye la posi­bi­li­dad de usar la fuer­za letal con­tra una per­so­na que ha incum­pli­do el toque de que­da”, mani­fes­tó.

Mar Pérez, repre­sen­tan­te de la CNDDHH, seña­ló que hay estric­tos prin­ci­pios de los dere­chos huma­nos que limi­tan el uso de armas (Foto: You­tu­be)

Asi­mis­mo, seña­ló que el uso de la fuer­za se regu­la por tres prin­ci­pios: lega­li­dad, nece­si­dad y pro­por­cio­na­li­dad.

“Si tu obje­ti­vo legal es dete­ner a per­so­na que ha incum­pli­do el esta­do de emer­gen­cia, solo se pue­de usar la fuer­za nece­sa­ria para inmo­vi­li­zar­la, colo­car­le unas espo­sas; pero ya no habría nin­gu­na nece­si­dad de cache­tear­la ni mucho menos dis­pa­rar­le […] Solo se pue­de dis­pa­rar con­tra una per­so­na si es que está a pun­to de aten­tar con­tra la vida de otra”, refi­rió.

Sobre las decla­ra­cio­nes del Gral. César Astu­di­llo acer­ca del empleo de “esco­pe­tas con per­di­go­nes y balas de goma”, Mar Pérez seña­ló que estas armas pue­den cau­sar gra­ves daños a la salud de las per­so­nas “como en el caso de Chi­le en que muchos mani­fes­tan­tes per­die­ron la vis­ta”.

Por ello, con­si­de­ró que el uso de este tipo de arma­men­to tam­bién debía ceñir­se al prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad de la fuer­za; es decir, emplear­lo solo en situa­cio­nes en que sea “estric­ta­men­te nece­sa­rio” y que el daño que se va a cau­sar sea com­pa­ra­ble “al daño que se está tra­tan­do de evi­tar”.

Acer­ca del empleo de las armas en “barrios mar­gi­na­les”, Mar Pérez seña­ló que ésta era una expre­sión dis­cri­mi­na­to­ria.

Las armas “no leta­les” pue­den cau­sar gra­ves daños a las per­so­nas

Way­ka tam­bién con­sul­tó con Mari­na Nava­rro, repre­sen­tan­te de Amnis­tía Inter­na­cio­nal. Al res­pec­to, seña­ló que, den­tro del ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio, “hay dere­chos que en nin­gún momen­to pue­den res­trin­gir­se”.

“Como la prohi­bi­ción total y abso­lu­ta de la tor­tu­ra de cual­quier tra­to inhu­mano o degra­dan­te. […] La dig­ni­dad de las per­so­nas tie­ne que estar por enci­ma de que exis­ta un esta­do de emer­gen­cia”, refi­rió.

Mari­na Nava­rro, repre­sen­tan­te de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, refi­rió que no pue­de emplear­se el uso de armas para invo­car a la gen­te a que vuel­va a sus casas (Foto: You­tu­be)

Sobre el uso de armas “como esco­pe­tas con per­di­go­nes y balas de goma”, Nava­rro coin­ci­dió en que “el uso de fuer­za debe ser pro­por­cio­nal a lo que esté ocu­rrien­do” y no pue­den emplear­se “para invo­car a que la gen­te vuel­va a sus casas”.

“En tér­mi­nos gene­ra­les, lo que es impor­tan­te saber es que el uso de las lla­ma­das armas no leta­les real­men­te no son así, sino que son menos leta­les por­que pue­den lle­gar a ser leta­les usa­das a cor­ta dis­tan­cia o pue­den lle­gar a cau­sar gra­ves daños a la salud de la per­so­na. No se deben usar más de lo abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio cuan­do la salud y la vida de las per­so­nas está en peli­gro”, sos­tu­vo.

Sobre las decla­ra­cio­nes del Gral. César Astu­di­llo acer­ca del uso de armas en “barrios mar­gi­na­les”, Mari­na Nava­rro seña­ló que, de ser así, “cual­quier medi­da tie­ne que ser sin nin­gún tipo de dis­cri­mi­na­ción”. Es decir, “las mis­mas medi­das o méto­dos se deben uti­li­zar en abso­lu­ta­men­te todos los barrios, ciu­da­des o espa­cios don­de pue­da ocu­rrir”.

Con apo­yo del Eje­cu­ti­vo

El minis­tro de Defen­sa, Wal­ter Mar­tos, decla­ró a un medio de comu­ni­ca­ción que se reu­nió con el gene­ral Astu­di­llo y con el jefe de la Poli­cía para coor­di­nar el uso de «armas no leta­les» con­tra civi­les.

«Indu­da­ble­men­te las FF.AA. están capa­ci­ta­das para hacer uso de armas leta­les […] pero en base a la expe­rien­cia que hemos teni­do en estos últi­mos años, las FF.AA. han sabi­do apo­yar a la PNP […] Las FF.AA. se han empe­za­do a equi­par con armas no leta­les como son escu­dos […] varas, esco­pe­tas de gomas y de per­di­go­nes. Hay un gru­po de las FF.AA. que está entre­na­da y equi­pa­da para hacer uso de este arma­men­to en caso de con­flic­tos socia­les», seña­ló.

Minis­tro de Defen­sa, Wal­ter Mar­tos, resal­tó la nece­si­dad de emplear el uso de armas no leta­les con­tra civi­les que des­aca­ten el Esta­do de emer­gen­cia o agre­dan a las fuer­zas del orden (Foto: Ges­tión)

Por otro lado, resal­tó que hay zonas espe­cí­fi­cas en don­de exis­te la nece­si­dad de uti­li­zar esta cla­se de armas.

«Aque­llas zonas don­de la gen­te es irres­pe­tuo­sa, por ejem­plo en Bella­vis­ta, Sulla­na, en algu­nas zonas de Cata­caos, el per­so­nal va a salir en patru­llas mix­tas tan­to de la PNP, las FF.AA. y aun de sere­naz­go […] y par­te de esta patru­lla va a estar equi­pa­da con este tipo de armas», refi­rió al res­pec­to.

Fuen­te: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *