Hai­tí, de la Revo­lu­ción de 1804 a la cri­sis actual

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 mar­zo 2020.-

Una revo­lu­ción bre­ve y una con­tra­rre­vo­lu­ción inter­mi­na­ble

Por Dia­na Caro­li­na Alfon­soLau­ta­ro Riva­ra. Ima­gen: Pavel Egüez

Difí­cil­men­te poda­mos com­pren­der la for­ma­ción social hai­tia­na y la cri­sis pro­fun­da del mode­lo neo­co­lo­nial, neo­li­be­ral y post-esta­tal que la estruc­tu­ra, sin situar­nos en el pun­to exac­to de una lar­ga pará­bo­la de reco­lo­ni­za­ción del país, en lo que cons­ti­tu­ye la más exten­sa con­tra­rre­vo­lu­ción de nues­tra his­to­ria con­ti­nen­tal[i]. Hai­tí, en ese momen­to Saint-Domin­gue, era una colo­nia fran­ce­sa situa­da al oes­te de la isla La Espa­ño­la, la segun­da por exten­sión de las Anti­llas. Y supo desa­rro­llar entre los años 1791 y 1804 la pri­me­ra revo­lu­ción social exi­to­sa del hemis­fe­rio. La pri­me­ra, dado que la Revo­lu­ción de las Tre­ce Colo­nias nor­te­ame­ri­ca­nas, aun­que pre­via, revis­tió un mucho más aco­ta­do carác­ter polí­ti­co. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la huma­ni­dad, una rebe­lión escla­va con­quis­ta­ba un reso­nan­te triun­fo polí­ti­co y mili­tar, nada menos que en pug­na con las mayo­res poten­cias mili­ta­res de la épo­ca, en ese Cari­be que el domi­ni­cano Juan Bosch carac­te­ri­zó como una ver­da­de­ra «fron­te­ra impe­rial» (2012). De la mano de Jean-Jac­ques Des­sa­li­nes[ii], con­si­de­ra­do de for­ma uná­ni­me como el Padre de la Nación hai­tia­na pese al esca­mo­teo o a la demo­ni­za­ción occi­den­tal de su figu­ra, Hai­tí se bau­ti­za­ría a si mis­ma recu­pe­ran­do un vie­jo voca­blo indí­ge­na[iii] y fun­da­ría la Pri­me­ra Repú­bli­ca Negra del mun­do, rubri­ca­da con la cons­ti­tu­ción más avan­za­da de su tiem­po[iv]. Si la figu­ra mas­cu­li­na de Des­sa­li­nes no ha pasa­do la tri­lla de las ope­ra­cio­nes colo­nia­les, qué decir de las muje­res que han que­da­do rele­ga­das en la pro­pia his­to­rio­gra­fía nacio­nal patriar­cal (ni men­cio­nar la occi­den­tal), sobre­cen­tra­da en pró­ce­res y «pro­hom­bres». Nos refe­ri­mos a las muje­res que más allá de los roles auxi­lia­res que les son atri­bui­dos, han ocu­pa­do pues­tos capi­ta­les en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, sea en fun­cio­nes civi­les o mili­ta­res: Suzan­ne «Sani­te» Belair, Clai­re Heu­reu­se, Cathe­ri­ne Flon, Marie Jean­ne Lamar­ti­niè­re, Vic­to­ria Mon­tou y tan­tas otras.

Esta revo­lu­ción, la «más com­ple­ja y com­ple­ta» de la his­to­ria moder­na, de vuel­ta en tér­mi­nos de Bosch[v], con­ju­gó una gran can­ti­dad de aris­tas y dimen­sio­nes que comen­za­ron a ser dilu­ci­da­das con la obra pio­ne­ra del tri­ni­ten­se C.R.L. James (2013). Ésta fue una revo­lu­ción anti­es­cla­vis­ta exi­to­sa que abo­lió la escla­vi­tud 59 años antes que los Esta­dos Uni­dos y 88 años antes que la Ley Áurea en Bra­sil[vi]. Fue una revo­lu­ción social que movi­li­zó a las masas escla­vas con­tra la oli­gar­quía pro­pie­ta­ria, y que, en algu­nas de sus ten­den­cias, expre­só tam­bién rei­vin­di­ca­cio­nes anti-plan­ta­cio­nis­tas y por ende anti-capi­ta­lis­tas. Fue una revo­lu­ción des­co­lo­ni­za­do­ra que se valió de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la enton­ces ger­mi­nal cul­tu­ra nacio­nal hai­tia­na, como la len­gua creol, el vudú y la prác­ti­ca del cima­rro­na­je. Fue una gue­rra racial y anti­ra­cis­ta que enfren­tó, en coa­li­cio­nes diver­sas y fluc­tuan­tes, a negros escla­vos y liber­tos, mula­tos y blan­cos. Fue una revo­lu­ción que, en la cita­da Cons­ti­tu­ción de 1805, con­sa­gró dere­chos de avan­za­da para las muje­res como el divor­cio vin­cu­lar. Fue una gue­rra inter­na­cio­nal con fases defen­si­vas y ofen­si­vas que invo­lu­cró al pro­pio Hai­tí con su pro­yec­to de decre­tar la liber­tad al otro lado de una isla con­si­de­ra­da enton­ces «una e indi­vi­si­ble» por Tous­saint Lou­ver­tu­re[vii], a las ten­ta­ti­vas res­tau­ra­do­ras de la metró­po­lis fran­ce­sa, y a los intere­ses geo­po­lí­ti­cos cru­za­dos de Espa­ña e Ingla­te­rra. Y fue, final­men­te, una revo­lu­ción nacio­nal y de inde­pen­den­cia que ase­gu­ró la sobe­ra­nía popu­lar de la isla y la des­ga­jó del impe­rio colo­nial fran­cés en el Cari­be.

Sin embar­go, esta ges­ta huma­na resul­ta hoy casi tan des­co­no­ci­da como hace dos siglos. Bas­te men­cio­nar que Eric Hobs­bawm, un escri­tor canó­ni­co de la izquier­da aca­dé­mi­ca, fue capaz de escri­bir un libro como La Era de la Revo­lu­ción, 1789 – 1848, en el que la revo­lu­ción hai­tia­na es rele­ga­da a dos men­cio­nes pre­su­ro­sas y una nota al pie, tal y como nos los recuer­da el his­to­ria­dor hai­tiano Michel-Rolph Troui­llot (2017). Ni men­cio­nar lo acon­te­ci­do en la his­to­rio­gra­fía fran­ce­sa tras la derro­ta colo­nial del ejér­ci­to mejor arma­do y más expe­ri­men­ta­do del mun­do, con­su­ma­da la pér­di­da irre­me­dia­ble de una colo­nia fabu­lo­sa­men­te rica que era a la vez el cen­tro de expe­ri­men­ta­ción de un mode­lo de pro­duc­ción no clá­si­co de «capi­ta­lis­mo de escla­vi­tud», como se des­pren­de del estu­dio pio­ne­ro de Eric Williams (2011). Allí, la reac­ción intem­pes­ti­va orde­na­da por Napo­león fue la vir­tual prohi­bi­ción de men­cio­nar a Hai­tí en la lite­ra­tu­ra, la his­to­rio­gra­fía y los demás sopor­tes de la memo­ria nacio­nal-esta­tal. Recuér­de­se, por caso, que debe­rían pasar 206 años des­de la ges­ta revo­lu­cio­na­ria para que un pre­si­den­te de la ex metró­po­li visi­ta­se Hai­tí, y no sin mediar la pre­sión gene­ra­da por el devas­ta­dor terre­mo­to que sacu­dió a la isla en enero de 2010. En mar­zo, el expre­si­den­te Jac­ques Chi­rac decla­ra­ba: «Hai­tí no ha sido, pro­pia­men­te hablan­do, una colo­nia fran­ce­sa»[viii].

El pro­ce­so de reco­lo­ni­za­ción coman­da­do por las oli­gar­quías regio­na­les y nacio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, plan­ta­cio­nis­tas o hacen­da­ta­rias, tuvo por fina­li­dad ase­gu­rar la con­ti­nui­dad, en sus tra­zos fun­da­men­ta­les, de una estruc­tu­ra de cla­ses racia­li­za­das. De des­mo­vi­li­zar a las masas indí­ge­nas, negras, mes­ti­zas y/​o cam­pe­si­nas que habían con­for­ma­do los ejér­ci­tos de libe­ra­ción e impues­to algu­nos de los pun­tos pro­gra­má­ti­cos más avan­za­dos. Y de sos­te­ner, aho­ra bajo éli­tes de recam­bio blan­co-crio­llas, un régi­men de acu­mu­la­ción y una moda­li­dad de inser­ción depen­dien­te y extro­ver­ti­da en el mer­ca­do capi­ta­lis­ta. En Hai­tí, por la pro­fun­di­dad, com­ple­ji­dad y com­ple­ti­tud de la Revo­lu­ción, el pro­ce­so reco­lo­ni­za­dor debió abo­car­se tam­bién a des­mon­tar una serie de con­quis­tas lega­das por el pro­pio ciclo revo­lu­cio­na­rio, de una radi­ca­li­dad que nin­gún pro­ce­so polí­ti­co moderno vol­ve­ría a cono­cer.

Si en otras lati­tu­des la coyun­tu­ra post-revo­lu­cio­na­ria fue ante todo un freno de mano, en Hai­tí impli­có un gran sal­to hacia atrás con­tra diver­sos avan­ces: la refor­ma agra­ria de Des­sa­li­nes y la prohi­bi­ción de la titu­la­ri­dad extran­je­ra de la tie­rra; la des­truc­ción físi­ca de la anti­gua cla­se pro­pie­ta­ria sea como cau­sa de la gue­rra socio-racial, el exi­lio a otras colo­nias o la lisa y lla­na eli­mi­na­ción físi­ca de los colo­nos pro­pie­ta­rios blan­cos; la abo­li­ción de los fun­da­men­tos racis­tas de la ciu­da­da­nía polí­ti­ca; el empo­de­ra­mien­to fác­ti­co de muje­res que asu­mie­ron roles mili­ta­res con coman­do de tro­pa; la des­truc­ción, en algu­nas regio­nes, de la pro­pia infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca plan­ta­cio­nis­ta, que­ma­da en la polí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da de la lla­ma­da «arma­da indí­ge­na»; la radi­cal y pio­ne­ra abo­li­ción de la escla­vi­tud, obte­ni­da ya no como con­ce­sión pre­ca­ria sino manu mili­ta­ri; la con­so­li­da­ción de cier­tos ele­men­tos cen­tra­les de la cul­tu­ra nacio­nal-popu­lar hai­tia­na como el vudú, que rápi­da­men­te que­dó exclui­do como cul­to for­mal y empe­za­ría a ser per­se­gui­do por el Esta­do has­ta lle­gar a la fir­ma del Con­cor­da­to con la Igle­sia Cató­li­ca en el año 1860[ix]; y por últi­mo, la sedi­men­ta­ción y con­so­li­da­ción de una memo­ria polí­ti­ca cima­rro­na e insu­rrec­cio­nal, ope­ran­te has­ta nues­tros días. Nues­tros estu­dios y apro­xi­ma­cio­nes a pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios como el cubano, el hai­tiano o el gra­na­dino, nos con­du­cen a una hipó­te­sis: todo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, par­cial­men­te retro­trai­ble en sus alcan­ces, sedi­men­ta sin embar­go con­quis­tas irre­ver­si­bles, sea en la memo­ria oral, la sub­je­ti­vi­dad nacio­nal o las prác­ti­cas polí­ti­cas y orga­ni­za­ti­vas de las cla­ses popu­la­res. Sólo así es posi­ble com­pren­der la impo­si­bi­li­dad his­tó­ri­ca de esta­bi­li­zar los regí­me­nes de domi­na­ción en Hai­tí y la pro­cli­vi­dad de las cla­ses popu­la­res a la insu­rrec­ción per­ma­nen­te. La his­to­ria lar­ga del país has­ta nues­tros días impli­ca siem­pre un inten­to de reac­tua­li­zar o recu­pe­rar aquel lega­do trun­co de la revo­lu­ción, en torno a aspec­tos como la sobe­ra­nía y la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal, el mode­lo eco­nó­mi­co y de desa­rro­llo, la polí­ti­ca agra­ria, la cul­tu­ra y la reli­gio­si­dad popu­lar, etc.

Neo­li­be­ra­lis­mo, neo­co­lo­nia­lis­mo y post-esta­ta­li­dad: una for­ma­ción social más allá del umbral

En la actua­li­dad, carac­te­ri­za­mos a la for­ma­ción social hai­tia­na como neo­li­be­ral, neo­co­lo­nial y post/​paraestatal. Res­pec­to a su carác­ter neo­li­be­ral no nos exten­de­re­mos dema­sia­do, en tan­to el neo­li­be­ra­lis­mo ha sido pro­fu­sa­men­te estu­dia­do en nues­tro con­ti­nen­te en las últi­mas déca­das. Tan sólo seña­la­re­mos que la implan­ta­ción del neo­li­be­ra­lis­mo en Hai­tí, comen­za­da duran­te los últi­mos años de la dic­ta­du­ra de Jean-Clau­de Duva­lier (Baby Doc), impli­có aquí no solo un pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción de empre­sas públi­cas, libe­ra­li­za­ción comer­cial y finan­cie­ra y des­in­dus­tria­li­za­ción. El rol asig­na­do a Hai­tí en la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo fue per­fec­ta y trá­gi­ca­men­te sin­te­ti­za­do por un inefa­ble «ami­go de Hai­tí», el expre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Bill Clin­ton: de lo que se tra­ta­ba era de hacer del país el Tai­wán del Cari­be. Más allá de la explo­ta­ción de mine­ra­les como la pla­ta, el cobre, el oro y la bau­xi­ta por par­te de tras­na­cio­na­les cana­dien­ses y esta­dou­ni­den­ses, y más allá de la pre­sen­cia de eco­no­mías ilí­ci­tas como el nar­co­trá­fi­co que uti­li­zan al país y sus islas adya­cen­tes como esta­ción de paso hacia el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, el prin­ci­pal recur­so de expor­ta­ción de Hai­tí, su autén­ti­ca com­mo­di­tie, es hoy por hoy la mise­ria. La pau­pe­ri­za­ción gene­ral de la pobla­ción, la rui­na agrí­co­la y el éxo­do cam­pe­sino, la des­truc­ción ya no sólo de ini­cia­ti­vas indus­tria­li­za­do­ras sino inclu­so de la más ele­men­tal agro­in­dus­tria, la hete­ro­no­mía ali­men­ta­ria indu­ci­da en aso­cia­ción con el com­ple­jo agro­ex­por­ta­dor domi­ni­cano y esta­dou­ni­den­se, la deva­lua­ción de la mone­da nacio­nal, el des­em­pleo masi­vo, el ham­bre y la inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, entre otros fenó­me­nos, depre­cia­ron los sala­rios has­ta hacer de la fuer­za labo­ral hai­tia­na una de las más bara­tas y super­ex­plo­ta­das del hemis­fe­rio.

Esta super­ex­plo­ta­ción rela­ti­va per­mi­tió el des­pla­za­mien­to de seg­men­tos de las cade­nas de valor glo­ba­les ins­ta­la­das en el sudes­te asiá­ti­co hacia Hai­tí, que comen­zó a desa­rro­llar el mode­lo de las zonas fran­cas indus­tria­les, más cono­ci­das como maqui­la­do­ras, en don­de miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras ensam­blan o con­fec­cio­nan pie­zas elec­tró­ni­cas o tex­ti­les para el cer­cano mer­ca­do esta­dou­ni­den­se[x]. Sin más indus­tria que los encla­ves mine­ros o las pro­pias maqui­la­do­ras, sin agro­in­dus­tria ni cul­ti­vos de expor­ta­ción ren­ta­bles, y con la tra­di­cio­nal eco­no­mía cam­pe­si­na arrui­na­da, el país fue con­de­na­do a mal­vi­vir de las reme­sas de su nutri­da diás­po­ra y de la inyec­ción de recur­sos de la lla­ma­da «coope­ra­ción inter­na­cio­nal al desa­rro­llo»[xi]. El res­to de la eco­no­mía, intra y extra­mu­ros, se asien­ta en la pesa­da labor de muje­res que acu­mu­lan jor­na­das domés­ti­cas exte­nuan­tes entre el lava­do de ropa a mano, la coci­na a car­bón de leña, la crian­za de los niños y el cui­da­do de los enfer­mos. Con arduas tareas agrí­co­las en la rotu­ra­ción de la tie­rra, la siem­bra, el rie­go y la cose­cha. Con labo­res de comer­cia­li­za­ción que arti­cu­lan la pro­duc­ción rural con el abas­te­ci­mien­to de Puer­to Prín­ci­pe y otras ciu­da­des. Y con la pro­pia ven­ta al menu­deo en los popu­lo­sos mer­ca­dos calle­je­ros de todo el país. Como las cariá­ti­des ate­nien­ses, las muje­res hai­tia­nas sos­tie­nen sobre sí el peso del coti­diano y pagan los cos­tos más one­ro­sos de una for­ma­ción social lle­va­da has­ta el umbral de su pro­pia repro­duc­ción.

En sín­te­sis, hoy encon­tra­mos la mis­ma reci­pro­ci­dad coac­ti­va que en los tiem­pos del mono­po­lio comer­cial impues­to por la colo­nia, sólo que bajo otra ecua­ción. Si antes los flu­jos eran la expor­ta­ción de azú­car y otros pro­duc­tos tro­pi­ca­les a cam­bio de manu­fac­tu­ras de lujo para la ocio­sa cla­se domi­nan­te, hoy lo que encon­tra­mos es la expor­ta­ción de mine­ra­les y mano de obra bara­ta (más explo­ta­da aún en su femi­ni­za­ción e infan­ti­li­za­ción), y la impor­ta­ción de reme­sas y dine­ro de la lla­ma­da «ayu­da huma­ni­ta­ria». Este mode­lo no pue­de dar lugar más que a cla­ses socia­les estruc­tu­ral­men­te débi­les. Si de un lado encon­tra­mos una cla­se domi­nan­te con­for­ma­da por una oli­gar­quía y una bur­gue­sía impro­duc­ti­vas, ren­tis­tas e impor­ta­do­ras, del otro lado encon­tra­mos a las inmen­sas mayo­rías popu­la­res com­pul­si­va­men­te homo­ge­nei­za­das en su pau­pe­ri­za­ción: pre­ca­rios, infor­ma­les, exclui­dos, cam­pe­si­nos, ven­de­do­ras y comer­cia­li­za­do­ras, pobres urba­nos. Entre medio, una peque­ña bur­gue­sía exigua, hiper­co­lo­ni­za­da y dis­fó­ri­ca, care­ce de acce­so a empleos de cali­dad en el ámbi­to pri­va­do o a pues­tos esta­ta­les sufi­cien­tes en los que repro­du­cir­se.

Este esque­ma, que expli­ca en el país la sobre­de­ter­mi­na­ción polí­ti­ca del fren­te inter­na­cio­nal, ha comen­za­do a colap­sar por la madu­ra­ción de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes. El corre­la­to direc­to de la debi­li­dad estruc­tu­ral de las cla­ses domi­nan­tes es su recu­rren­cia a poten­cias inter­na­cio­na­les que pue­dan arbi­trar sus con­flic­tos inso­lu­bles. Esto, suma­do a la impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca de la región Cari­be en gene­ral (Cece­ña, Barrios, Yedra, Inclán: 2010) y de la Isla La Espa­ño­la en par­ti­cu­lar, expli­can la subor­di­na­ción neo­co­lo­nial de un país que ha sufri­do, tan sólo en los últi­mos años, tres inter­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les de los Esta­dos Uni­dos, Fran­cia y Cana­dá, o por la acción con­jun­ta de fuer­zas mul­ti­la­te­ra­les. Las pre­sun­tas misio­nes de «esta­bi­li­za­ción» y «jus­ti­cia» de las Nacio­nes Uni­das (las últi­mas desa­rro­lla­das entre el 2004 y el 2019), el estí­mu­lo a gru­pos delin­cuen­cia­les y la infil­tra­ción de para­mi­li­ta­res des­de los EE.UU., jue­gan el mis­mo rol que juga­ban las expe­di­cio­nes puni­ti­vas de los comi­sio­na­dos fran­ce­ses en los tiem­pos de la Revo­lu­ción: for­zar des­de el exte­rior un orden interno que el pro­pio sis­te­ma es inca­paz de garan­ti­zar, en tan­to no pue­de pro­mo­ver el más míni­mo con­sen­so en las inmen­sas mayo­rías popu­la­res. Esto expli­ca tam­bién otra sin­gu­la­ri­dad de la socie­dad hai­tia­na: la coexis­ten­cia, apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­ria, de altí­si­mos nive­les de con­cien­cia y movi­li­za­ción popu­lar espon­tá­nea, con bajos nive­les de orga­ni­za­ción. Esto, debi­do tam­bién a fenó­me­nos como la pre­ca­rie­dad mate­rial, la hete­ro­no­mía finan­cie­ra de los movi­mien­tos rura­les y urba­nos, la migra­ción de los ele­men­tos mejor cua­li­fi­ca­dos hacia el exte­rior, los pro­ce­sos de coop­ta­ción por par­te de las ONGs tras­na­cio­na­les, la cri­sis de repre­sen­ta­ción gene­ra­li­za­da que sur­ge del des­cré­di­to del sis­te­ma elec­to­ral y de par­ti­dos, la ato­mi­za­ción de las fuer­zas pro­gre­sis­tas y de izquier­da, etc.

En Hai­tí, como en el res­to de las for­ma­cio­nes socia­les neo­li­be­ra­les «madu­ras», la polí­ti­ca repre­si­va se vuel­ve fun­da­men­tal, sea a tra­vés del des­plie­gue de las fuer­zas arma­das (disuel­tas en Hai­tí en la déca­da del ’90), los gol­pes de esta­do, los ase­si­na­tos y masa­cres selec­ti­vas, la movi­li­za­ción y estí­mu­lo a gru­pos para­mi­li­ta­res, el decre­to de esta­dos de sitio y excep­ción, o el con­trol pobla­cio­nal mer­ced al terror impues­to por el nar­co­trá­fi­co y el cri­men polí­ti­ca­men­te orga­ni­za­do[xii]. De lo ante­rior se des­pren­de otra vin­cu­la­ción, aque­lla que se da entre la con­quis­ta del cuer­po de las muje­res y el «cuer­po de la nación». Como lo sos­tie­ne la soció­lo­ga y refe­ren­ta femi­nis­ta hai­tia­na Sabi­ne Lamour, coor­di­na­do­ra gene­ral de la orga­ni­za­ción SOFA, hay una corre­la­ción direc­ta entre las polí­ti­cas de ocu­pa­ción y con­trol terri­to­rial y las vio­la­cio­nes masi­vas y sis­te­má­ti­cas, al menos des­de la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na de 1915 – 1934[xiii]. Esto se ha reedi­ta­do en cada coyun­tu­ra de inje­ren­cia inter­na­cio­nal, como lo demues­tra la par­ti­ci­pa­ción de Cas­cos Azu­les en casos de vio­la­ción sis­te­má­ti­cos y en redes de explo­ta­ción sexual de niñas, niños y muje­res, así como en las vio­la­cio­nes que acom­pa­ñan las masa­cres come­ti­das con­tra las pobla­cio­nes rura­les y urba­nas movi­li­za­das con­tra las polí­ti­cas del gobierno de Jove­nel Moï­se. Por eso es que la orga­ni­za­ción SOFA y otras desa­rro­llan un femi­nis­mo estric­ta­men­te arti­cu­la­do a las deman­das sobe­ra­nis­tas y anti-impe­ria­lis­tas del con­jun­to del movi­mien­to popu­lar.

Par­tien­do de lo ante­di­cho es que habla­mos de la post o para­es­ta­ta­li­dad en Hai­tí, al menos si nos guia­mos por las defi­ni­cio­nes clá­si­cas de lo que es o debie­ra ser un Esta­do-nación moderno. El esta­do hai­tiano, sin haber des­apa­re­ci­do, lan­gui­de­ce sin un con­trol efec­ti­vo del terri­to­rio, sin un mono­po­lio ni real ni apa­ren­te de la fuer­za, sin con­trol sobe­rano sobre las peque­ña ínsu­las que lo rodean, sin fuer­zas pro­duc­ti­vas pro­pias, con una ins­ti­tu­cio­na­li­dad polí­ti­ca frac­tu­ra­da, con ser­vi­cios sani­ta­rios, edu­ca­ti­vos y guber­na­men­ta­les que atra­vie­san lar­gos perío­dos de pará­li­sis duran­te las pro­tes­tas, y con un país suje­to al artícu­lo VII de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, y por tan­to, bajo la auto­ri­dad de su Con­se­jo de Segu­ri­dad. Y, sin embar­go, Hai­tí no es un país anár­qui­co ni en gue­rra.

Pero enton­ces, ¿cuá­les son las for­mas de ges­tión de lo común en Hai­tí? ¿Qué y quié­nes garan­ti­zan el orden en esta post o para-esta­ta­li­dad? Es aquí don­de encon­tra­mos sobe­ra­nías múl­ti­ples, yux­ta­pues­tas y con­tra­dic­to­rias. Empre­sas mul­ti­na­cio­na­les que seño­rean las regio­nes mine­ras, ini­cia­ti­vas turís­ti­cas de gran por­te que mono­po­li­zan las fran­jas cos­te­ras, fuer­zas inter­na­cio­na­les de ocu­pa­ción, ONGs de alcan­ce tras­na­cio­nal que mane­jan varias veces más fon­dos que el Esta­do nacio­nal, gru­pos cri­mi­na­les terri­to­ria­li­za­dos, e inclu­so igle­sias neo­pen­te­cos­ta­les capi­lar­men­te situa­das en toda la geo­gra­fía nacio­nal con un pré­di­ca nota­ble­men­te influ­yen­te. Todos estos acto­res coha­bi­tan, arti­cu­lan y even­tual­men­te dispu­tan la ges­tión del terri­to­rio. Es decir que, más allá del Esta­do capi­ta­lis­ta modé­li­co, exis­ten for­mas post o para­es­ta­ta­les de ges­tión de lo común y del terri­to­rio aún más con­flic­ti­vas, des­igua­les y vio­len­tas. Y es que aún más dra­má­ti­ca, por ejem­plo, que la repre­sión a car­go de fuer­zas de segu­ri­dad lega­les, visi­bles y puni­bles, es la repre­sión fan­tas­ma­gó­ri­ca de gru­pos para­mi­li­ta­res infil­tra­dos, al mar­gen del dere­cho, invi­si­bles para los medios de comu­ni­ca­ción e inmu­nes a toda for­ma de con­trol social. Aho­ra bien, este carác­ter post-esta­tal (que no nie­ga, sino que se com­ple­men­ta con la esta­ta­li­dad en su sen­ti­do clá­si­co), no nos per­mi­te sus­cri­bir las tesis en boga de los «esta­dos falli­dos», «esta­dos frá­gi­les», «esta­dos deli­cues­cen­tes», «enti­da­des caó­ti­cas ingo­ber­na­bles» o «low inco­me country under stress«[xiv]. Toda esta ter­mi­no­lo­gía, acu­ña­da por los tan­ques de pen­sa­mien­to libe­ral y occi­den­tal, com­par­ten una carac­te­rís­ti­ca: la de cifrar en cau­sas pura­men­te endó­ge­nas el colap­so de for­ma­cio­nes nacio­na­les ente­ras, sos­la­yan­do el rol que las gue­rras impe­ria­lis­tas o las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les han teni­do en su regre­sión infi­ni­ta. Más que un esta­do falli­do, el de Hai­tí es un esta­do impe­di­do en su con­for­ma­ción sobe­ra­na, que demues­tra a la vez cuá­les son los últi­mos umbra­les a los que pue­da ser arras­tra­da una socie­dad por la con­ti­nui­dad inin­te­rrum­pi­da de déca­das de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, impe­ria­les y neo­co­lo­nia­les.

Es esta for­ma­ción social regre­si­va, resul­tan­te de un feno­me­nal y exten­so pro­ce­so con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, la que ha entra­do en cri­sis has­ta un pun­to que carac­te­ri­za­mos como de «bifur­ca­ción y no retorno» (Riva­ra, 2019). Lamen­ta­ble­men­te, el apro­xi­ma­do millón y medio de per­so­nas que se movi­li­za­ron en julio del 2018 en Hai­tí con­tra las polí­ti­cas del gobierno nacio­nal y del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal que bus­ca­ban ele­var has­ta un 51% el pre­cio de los com­bus­ti­bles, no fue­ron noti­cia para la lla­ma­da «comu­ni­dad inter­na­cio­nal», ni tam­po­co, es nece­sa­rio pre­ci­sar­lo, para bue­na par­te de los par­ti­dos de izquier­da y los movi­mien­tos socia­les del con­ti­nen­te. Para­dó­ji­ca­men­te, mien­tras las fuer­zas pro­gre­si­vas del hemis­fe­rio teo­ri­za­ban una segun­da olea­da insu­rrec­cio­nal con la que fre­nar la ofen­si­va colo­nial-impe­rial y per­mi­tir el relan­za­mien­to de los pro­ce­sos anti­neo­li­be­ra­les en la región, se desa­rro­lla­ba una feno­me­nal insu­rrec­ción popu­lar de masas que pasa­ba des­aper­ci­bi­da para pro­pios y extra­ños.

Dimen­sio­nes de una cri­sis

Como vimos, diver­sas ope­ra­cio­nes de silen­cia­mien­to y ter­gi­ver­sa­ción colo­nial han sido recu­rren­tes en la his­to­ria de la nación hai­tia­na, y se repi­ten de for­ma ince­san­te. La actual cri­sis, por ejem­plo, sin impor­tar su mag­ni­tud, su radi­ca­li­dad, o su carác­ter pio­ne­ro de los levan­ta­mien­tos anti­neo­li­be­ra­les casi gene­ra­li­za­dos que atra­ve­sa­ron el con­ti­nen­te duran­te todo el año 2019, se man­tie­ne en penum­bras. En noviem­bre del 2018, el debut de la pri­me­ra movi­li­za­ción de algu­nos miles de ciu­da­da­nos pari­si­nos en lo que más tar­de con­for­ma­ría el lla­ma­do movi­mien­to de los «cha­le­cos ama­ri­llos» alcan­za­ba rápi­da­men­te reso­nan­cia glo­bal, sus­ci­tan­do una cas­ca­da de opi­nio­nes de apo­yo o recha­zo, elo­gios o invec­ti­vas. Sin embar­go, el millón o millón y medio de per­so­nas que se movi­li­za­ron en julio del 2018 en Hai­tí con­tra las polí­ti­cas del gobierno nacio­nal y del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal para ele­var has­ta un 51% el pre­cio de los com­bus­ti­bles (una cifra esca­lo­frian­te si la extra­po­la­mos a otros paí­ses, con­si­de­ran­do que Hai­tí es una nación de 11 millo­nes de habi­tan­tes) no fue­ron noti­cia para la lla­ma­da «comu­ni­dad inter­na­cio­nal». Des­de enton­ces (y tam­bién con­si­de­ran­do la his­to­ria lar­ga del país) los epi­so­dios de cri­sis y movi­li­za­ción en Hai­tí han esta­do sig­na­dos por esas tres carac­te­rís­ti­cas: masi­vi­dad, radi­ca­li­dad e invi­si­bi­li­dad.

Tras la falli­da ten­ta­ti­va de aumen­tar los hidro­car­bu­ros, otros cata­li­za­do­res han azu­za­do la movi­li­za­ción. Entre media­dos y fines del 2018 se fue vol­vien­do cada vez más evi­den­te la exis­ten­cia de un des­fal­co de fon­dos públi­cos de pro­por­cio­nes, por el cual la cla­se polí­ti­ca hai­tia­na (a la que ya hemos carac­te­ri­za­do) se apro­pió de for­ma ilí­ci­ta de al menos 2 mil millo­nes de dóla­res de la pla­ta­for­ma de inte­gra­ción ener­gé­ti­ca Petro­ca­ri­be, tal y como fue docu­men­ta­do por sen­dos infor­mes pre­sen­ta­dos por el Sena­do y por el Tri­bu­nal Supe­rior de Cuen­tas. Final­men­te, lue­go de una tre­gua a comien­zos del 2019, los últi­mos meses del año esta­rían atra­ve­sa­dos por una cri­sis ener­gé­ti­ca gra­ve que dejó al país sin sumi­nis­tro de hidro­car­bu­ros, pro­du­cien­do el recru­de­ci­mien­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca, y, en con­jun­to con las masi­vas y coti­dia­nas movi­li­za­cio­nes, la prac­ti­ca para­li­za­ción de la vida guber­na­men­tal y civil.

Por su par­te, la depen­den­cia de Hai­tí en todos los nive­les, la polí­ti­ca neo­co­lo­nial sos­te­ni­da por los Esta­dos Uni­dos y otras nacio­nes occi­den­ta­les, así como el dere­cho de tute­la ejer­ci­do por la ONU y otros orga­nis­mos supra­na­cio­na­les, han pre­dis­pues­to a una cada vez más deci­si­va inje­ren­cia de los acto­res exter­nos en la cri­sis que atra­vie­sa el país. Esta inje­ren­cia reco­no­ce varias moda­li­da­des, des­de la pre­sión diplo­má­ti­ca y la coac­ción finan­cie­ra de los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les de cré­di­to, has­ta la per­ma­nen­cia de misio­nes «civi­les» en el país y la infil­tra­ción per­ma­nen­te de para­mi­li­ta­res extran­je­ros que ate­rro­ri­zan a las pobla­cio­nes. Estos acto­res devie­nen así en el últi­mo y deci­si­vo sos­tén del gobierno tras la caí­da de la últi­ma mas­ca­ra­da ins­ti­tu­cio­nal, hacien­do que las opcio­nes de fuer­za ganen pre­pon­de­ran­cia. Sin un Pri­mer Minis­tro en fun­cio­nes, sin pre­su­pues­to nacio­nal, con el apla­za­mien­to inde­fi­ni­do de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, con el man­da­to de los sena­do­res cadu­co, y con la asun­ción del pre­si­den­te de un gobierno por decre­to que con­tra­vie­ne la car­ta cons­ti­tu­cio­nal, Hai­tí ha inau­gu­ra­do for­mal­men­te el últi­mo gobierno de fac­to de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be.

En res­pues­ta, las mayo­rías popu­la­res, con un des­ta­ca­do pro­ta­go­nis­mo de las juven­tu­des urba­nas peri­fé­ri­cas, pero cada vez más arti­cu­la­das tam­bién a las zonas rura­les y los movi­mien­tos cam­pe­si­nos, han crea­do y actua­li­za­do en este tiem­po méto­dos de acción direc­ta como las lla­ma­das ope­ra­cio­nes de peyi lock (país blo­quea­do), ten­dien­te a impe­dir la movi­li­dad de bie­nes, capi­ta­les y per­so­nas, inclu­so de agen­tes de segu­ri­dad, por todo el terri­to­rio nacio­nal. Para­le­la­men­te a este pro­ce­so de insu­rrec­ción popu­lar per­ma­nen­te, las fuer­zas nacio­na­les, pro­gre­sis­tas y de izquier­da, fuer­te­men­te ato­mi­za­das des­de la implo­sión de la coa­li­ción Lava­las que lle­vó a Aris­ti­de al poder, comen­za­ron a reagru­par­se en diver­sas pla­ta­for­mas, ela­bo­ran­do dife­ren­tes pro­gra­mas de tran­si­ción y rup­tu­ra con el orden esta­ble­ci­do.

Tras el pre­vi­si­ble y nue­vo impas­se de fin de año, ya las diver­sas fuer­zas en pug­na comien­zan a acu­mu­lar fuer­zas para nue­vas coyun­tu­ras deci­si­vas. Mien­tras que las cla­ses domi­nan­tes loca­les e impe­ria­les inten­ta­rán pro­fun­di­zar las diná­mi­cas cao­ti­zan­tes y repre­si­vas de una for­ma­ción social como la que ana­li­za­mos, las cla­ses popu­la­res comien­zan a recu­pe­rar las aris­tas pro­gra­má­ti­cas, los méto­dos de lucha y tam­bién la dimen­sión mís­ti­co-sim­bó­li­ca de la ges­ta revo­lu­cio­na­ria de 1804. La lar­ga con­fron­ta­ción entre revo­lu­ción y con­tra­rre­vo­lu­ción, pese a la acu­mu­la­ción de derro­tas duras pero pro­vi­so­rias y de vic­to­rias bre­ves pero espe­ran­za­do­ras, aún no ha dicho su últi­ma pala­bra.

REFERENCIAS

Alfon­so, Dia­na Caro­li­na (2019). «Hai­tí y la raza: ten­sio­nes y con­tra­dic­cio­nes para el femi­nis­mo anti­rra­cis­ta y plu­ri­na­cio­nal». Dis­po­ni­ble en: https://notasperiodismopopular.com.ar/2019/11/21/haiti-raza-tensiones-contradicciones-feminismo-antirracista-plurinacional‑i/

Basi­le, Gon­za­lo. «La geo­po­lí­ti­ca de la colo­nia­li­dad éti­ca del Sis­te­ma Inter­na­cio­nal de Coope­ra­ción: el caso Hai­tí» en (Bosch, Matias; Acos­ta Matos, Elia­de; Pérez Var­gas, Amaury, edit.) (2018). Masa­cre de 1937: 80 años des­pués. San­to Domin­go: Fun­da­ción Juan Bosch.

Bosch, Juan. (2017). Para com­pren­der Hai­tí: tex­tos selec­tos. San­to Domin­go: Fun­da­ción Juan Bosch.

Bosch, Juan. (2012). De Cris­tó­bal Colón a Fidel Cas­tro: el Cari­be fron­te­ra impe­rial. San­to Domin­go: Fun­da­ción Juan Bosch.

Cece­ña, Ana Esther et al (2010). El Gran Cari­be. Umbral de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial. Qui­to: Obser­va­to­rio Lati­no­ame­ri­cano de Geo­po­lí­ti­ca.

Césai­re, Aimé (1962). Tous­saint Lou­ver­tu­re, la Révo­lu­tion Fra­nçai­se et le pro­blè­me colo­nial. Paris: Pré­sen­ce Afri­cai­ne.

Chal­mers, Cami­lle (2019). «El impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano se vale de Hai­tí para sabo­tear la uni­dad regio­nal». Entre­vis­ta dis­po­ni­ble en: https://​www​.tele​surtv​.net/​o​p​i​n​i​o​n​/​E​l​-​i​m​p​e​r​i​a​l​i​s​m​o​-​n​o​r​t​e​a​m​e​r​i​c​a​n​o​-​s​e​-​v​a​l​e​-​d​e​-​H​a​i​t​i​-​p​a​r​a​-​s​a​b​o​t​e​a​r​-​l​a​-​u​n​i​d​a​d​-​r​e​g​i​o​n​a​l​-​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​-​C​a​m​i​l​l​e​-​C​h​a​l​m​e​r​s​-​2​0​1​9​1​011 – 0011.html

Cor­ten, André (2013). Hai­tí y Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, mira­das des­de el siglo XXI. Pétion-Ville: C3 Edi­tions.

Dei­ve, Car­los Este­ban (comp.) (2019). 101 escri­tos de Tous­saint Lou­ver­tu­re. San­to Domin­go: Archi­vo Gene­ral de la Nación.

James, C.R.L. (2013). Los jaco­bi­nos negros: Tous­saint L´Ouverture y la Revo­lu­ción de Hai­tí. Bue­nos Aires: Edi­cio­nes RyR.

Riva­ra, Lau­ta­ro (2019). «La cri­sis de Hai­tí: pun­to de bifur­ca­ción y no retorno» en Revis­ta Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to, n° 546, diciem­bre 2019, Qui­to.

Sei­ten­fus, Ricar­do (2016). Recons­truir Hai­tí: entre la espe­ran­za y el tri­den­te impe­rial. Bue­nos Aires: CLACSO.

Tri­con­ti­nen­tal, Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción Social (2019). «La tasa de explo­ta­ción: el caso del iPho­ne». Cua­derno n° 2. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.the​tri​con​ti​nen​tal​.org/​e​s​/​l​a​-​t​a​s​a​-​d​e​-​e​x​p​l​o​t​a​c​i​o​n​-​e​l​-​c​a​s​o​-​d​e​l​-​i​p​h​o​ne/

Tri­con­ti­nen­tal, Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción Social (2018). «La insu­rrec­ción popu­lar hai­tia­na y la nue­va fron­te­ra impe­rial». Dos­sier n° 8. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.the​tri​con​ti​nen​tal​.org/​e​s​/​l​a​-​i​n​s​u​r​r​e​c​c​i​o​n​-​p​o​p​u​l​a​r​-​h​a​i​t​i​a​n​a​-​y​-​l​a​-​n​u​e​v​a​-​f​r​o​n​t​e​r​a​-​i​m​p​e​r​i​al/

Troui­llot, Michel-Rolph. (2017). Silen­cian­do el pasa­do. El poder y la pro­duc­ción de la His­to­ria. Gra­na­da: Edi­to­rial Coma­res.

Val­des León, Cami­la y Vol­tai­re, Frantz (coord.) (2018). Anto­lo­gía del pen­sa­mien­to crí­ti­co hai­tiano con­tem­po­rá­neo. Bue­nos Aires: CLACSO.

Vas­tey, Jean Louis. (2018). El sis­te­ma colo­nial deve­la­do. Bue­nos Aires: Edi­cio­nes del CCC.

War­gny, Chris­tophe (2008). Haï­ti n’existe pas: 1804 – 2004, deux cents ans de soli­tu­de. Autre­ment: Paris. 

Williams, Eric. (2011). Capi­ta­lis­mo y escla­vi­tud. Madrid: Tra­fi­can­tes de sue­ños.

Zar­do­ya Lou­re­da, Rubén (2014). «La revo­lu­ción hai­tia­na en el pen­sa­mien­to de Juan Bosch» en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Hai­tí, el dere­cho a vivir (Bosch, Matias et al)San­to Domin­go: Fun­da­ción Juan Bosch.


[i] Jean Louis Vas­tey, can­ci­ller y secre­ta­rio del Rey Chris­tophe, adver­ti­ría tem­pra­na­men­te sobre los ries­gos de la reco­lo­ni­za­ción post-revo­lu­cio­na­rio en su obra El sis­te­ma colo­nial deve­la­do (1814) y otros tex­tos sub­si­guien­tes.

[ii] Un expli­ca­ble ses­go ha pri­vi­le­gia­do en el exte­rior el cul­to, por sobre la figu­ra de Des­sa­li­nes, de aque­lla otra de Tous­saint L’Ouverture, quién pese a sus gran­des méri­tos de esta­dis­ta y a su coman­do de bue­na par­te del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, no expre­só la línea más avan­za­da de la Revo­lu­ción ni logró con­du­cir­la hacia la vic­to­ria. Obras clá­si­cas como la de Aimé Césai­re (1962) o la de C.R.L. James (1938) han con­tri­bui­do a este ses­go, tal vez influi­dos por los este­reo­ti­pos que hicie­ron de Des­sa­li­nes una figu­ra bár­ba­ra y san­gui­na­ria.

[iii] «Ayi­ti» según su deno­mi­na­cion en creol, la len­gua nacio­nal y popu­lar de Hai­tí, aun­que el Esta­do per­sis­ta prác­ti­ca­men­te suje­to al mono­lin­güis­mo en fran­cés.

[iv] Se tra­ta de la Cons­ti­tu­ción Impe­rial de 1805, dis­po­ni­ble ínte­gra en la web: https://​deco​lo​nia​lucr​.files​.word​press​.com/​2​0​1​4​/​0​9​/​c​o​n​s​t​i​t​u​c​i​o​n​-​i​m​p​e​r​i​a​l​-​d​e​-​h​a​i​t​i​-​1​8​0​5​-​b​i​l​b​i​o​t​e​c​a​-​a​y​a​c​u​c​h​o​.​pdf

[v] Para un exce­len­te aná­li­sis de la evo­lu­ción del aná­li­sis de Bosch sobre la Revo­lu­ción Hai­tia­na, y sobre sus dife­ren­tes dimen­sio­nes, véa­se el tex­to de Zar­do­ya Lou­re­da (2014) o los diver­sos artícu­los en Bosch (2017).

[vi] Nóte­se que se tra­tó de abo­li­cio­nes más nomi­na­les que efec­ti­vas.

[vii] Véa­se la recien­te e intere­san­te com­pi­la­ción de 101 de sus tex­tos y dis­cur­sos más diver­sos de Dei­ve, Car­los Este­ban (2019).

[viii] Para un estu­dio de las rela­cio­nes de Fran­cia con su exco­lo­nia véa­se: War­gny, Chris­tophe (2008).

[ix] Sobre el Con­cor­da­to, y en gene­ral sobre sobre el amplio y apa­sio­nan­te tema del vudú y su rol en las luchas anti­es­cla­vis­tas y anti­co­lo­nia­les, reco­men­da­mos la obra de los inte­lec­tua­les hai­tia­nos Jean Casi­mir y Laën­nec Hur­bon.

[x] Cabe des­ta­car que estas indus­trias serían invia­bles de ser pro­du­ci­das según los cos­tos y las leyes labo­ra­les vigen­tes en los paí­ses cen­tra­les, por lo que el empla­za­mien­to de sus plan­tas en las peri­fe­rias y la uti­li­za­ción de mano de obra super explo­ta­da son datos estruc­tu­ra­les y no acce­so­rios. Véa­se por ejem­plo el estu­dio del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal sobre la tasa de explo­ta­ción de los telé­fo­nos iPho­ne (2019).

[xi] Reco­men­da­mos sobre el tema un artícu­lo de Basi­le (2018) y el libro de Sei­ten­funs (2016).

[xii] Algu­nas datos sobre la polí­ti­ca repre­si­va pue­den encon­trar­se en los últi­mos infor­mes de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, dis­po­ni­bles en: https://​www​.amnesty​.org/​e​s​/​l​a​t​e​s​t​/​n​e​w​s​/​2​0​1​9​/​1​0​/​h​a​i​t​i​-​a​m​n​e​s​t​y​-​v​e​r​i​f​i​e​s​-​e​v​i​d​e​n​c​e​-​e​x​c​e​s​s​i​v​e​-​f​o​r​c​e​-​a​g​a​i​n​s​t​-​p​r​o​t​e​s​t​e​rs/

[xiii] Entre­vis­ta iné­di­ta rea­li­za­da en Puer­to Prín­ci­pe en el mar­co del Día Inter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia con­tra la Mujer.

[xiv] Algu­nos de estos con­cep­tos pro­ble­má­ti­cos son abor­da­dos, aun­que con un enfo­que que no sus­cri­bi­mos, en Cor­ten, André (2013).

Publi­ca­do en Memo­ria n°273, https://​revis​ta​me​mo​ria​.mx/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *